jueves 15 de febrero de 2024

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a Motivar. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
Análisis

¿Cómo hacer para que las palabras se las lleve el equipo y no el viento?

Compartimos un nuevo aporte del MV Fernando Grippaldi para hacer más eficiente la ganadería bovina.

Por Fernando Grippaldi 16 de marzo de 2023 - 11:36

Cada tanto es bueno repasar nuestras experiencias laborales, en las que no solo lo productivo tiene que ver con nuestro rol como profesionales.
Cuando me fui haciendo a la idea de “qué quería ser cuando fuera grande”, al elegir esta profesión me imaginé cesáreas, mangas, vacunas, raspajes, necropsias y, por allá a lo lejos, …planificación, asesoramiento, números, etc.
Pero al llegar la fecha de empezar a trabajar, es decir luego de recibirme, veía que el campo venía pegando un cambio. Ese cambio era de campo a empresa. Cambio que comenzaba a exigir números, datos, análisis, decisiones más de tipo empresarial. Más preventivas, que curativas.
Entonces, ahí aparecemos los no tan clínicos, quirúrgicos, etc., para comenzar a formarnos como “Veterinarios Produccionistas”.
Es de ahí que surge esa frase que siempre repito: “En mis años de profesional, me dio más de comer la ‘compu’, que un lazo”.
Si bien al principio me tocó hacer todo lo otro –y nunca dejé de hacerlo–, esa base de manga, caballo, contacto estrecho con el personal y patrón, nos baja a tierra y nos recuerda que, cuando planificamos, en el campo hay personas, llueve, hay sequías, idiosincrasias, culturas, que es bilogía pura y, sobre todo, que no todos los días dos más dos es cuatro: a veces puede ser tres, otras veces cinco y otras menos diez.
Pero una de las cosas que más rescato, es que me enseñó a conocer a la gente, su idiosincrasia, sus intenciones con bondad, pero también sus “agachadas” y tener siempre una palabra para zafar de la macana, a sacarse el lazo del cuello si pasó algo que no está bien. No siempre, no todos.
Pero debemos estar atentos.

En todos mis años de profesión, me dio más de comer la computadora que el lazo.

¿A qué viene todo esto?

Arranco explicando que, en estos casos, no hablo de un profesional full time, sino de aquellos que hacemos visitas semanales, quincenales y a veces mensuales, para redireccionar, acomodar y replantear que, aquello que asesoramos, no está funcionando por diversas cuestiones y debemos reacomodarlo.
Siempre pienso que nuestras visitas no deben ser “tirar” una fórmula, una medida de manejo, un plan porque si.
Debemos sentarnos con parte del equipo para que esa decisión nueva a tomar tenga el consenso de aquellos que están todos los días.

Una premisa que no debe pasar por alto: a los animales no les puede faltar el agua en cantidad y frescura. La observación permanente de la hacienda es una de las claves para cumplir con esto.

Es fácil decir hay que hacer o dejar de hacer tal o cual cosa, total si no sale, el hilo se cortará por lo más delgado, eso no es trabajar en equipo.
En el transcurso del ejercicio de nuestra profesión como asesores, no siempre nos tocará hablar con los empleados de sanidad, nutrición, reproducción.
También lo humano, cuando debemos tomar la decisión de decirle a un empleado que se queda sin trabajo por negligencia, o porque cometió un error tan grande como para dar aviso al dueño y que sea él quien tome la decisión.
Ahí también ponemos en juego nuestro rol de persona-asesor, cuando el profesionalismo no debe superar lo humano.
Tenemos que evitar que suceda una negligencia imperdonable, por las consecuencias que puede traer y por las tantas y reiteradas veces que expliqué los por qué.

Acá viene el desenlace

Situación: corral de casi 300 animales, novillos en terminación, dos de los tres cuerpos de los bebederos están llenos de barro (Ver foto).
A esto se le suma la época del año que estamos transcurriendo: pleno verano. El día de la recorrida hacían 35°C, agravados para los animales porque están con dieta de terminación, alta en energía.
Cuando recién me hago cargo o entra un operario nuevo, en mis charlas o recorridas, les voy explicando muchas cosas. Siempre de a una, y diciéndoles que no tengan pruritos en preguntar y dejándoles claro que “La peor pregunta es la que no se hace”.
Abriéndoles el panorama, para que se sientan cómodos, tranquilos y así poder aprender. Entre todas estas cosas, les digo que a los animales “¡No les puede faltar el agua en cantidad y frescura!”.
En la recorrida, les explico que no solo deben ver el estado del bebedero, sino que, desde lejos, deben observar.
¿Qué deben observar? El comportamiento de los animales.
Primer aviso: Hay algo mal, que no está bien.
Es aquí donde nuestra humanidad, a veces más o menos sensible, nos hace pensar si la decisión de prescindir de su trabajo es la correcta y cómo vamos a encararla.

Mientras damos las directivas, debemos poder explicar los motivos de las decisiones.

¿Dónde quiero llegar con esto? A que si él, no pensó en su familia, yo tampoco me puse a pensar en ella. Menos cuando uno, en forma “educativa” y paciente, le expliqué el porqué y el cómo afecta la falta de agua a los animales.
Como asesores debemos hacer docencia con el operario, es cierto.
No solo debemos llegar al campo, dar, cambiar, reformular tal o cual medida. Tener la capacidad de, mientras damos las nuevas directivas, vayamos enseñando el porqué de ese cambio. Pero… no somos “maestras jardineras”.
No podemos estar encima de ellos todos los días. Debemos delegarles esa responsabilidad que, a modo de docencia, les transmitimos.
También pasa que, cuando andamos con ellos, todo lo hacen bien o mejor. El tema está en nuestra ausencia, debemos confiar en que lo harán igual de bien.
Si los años nos nutren con esa experiencia, podemos ver que, si cuando no estamos no lo hacen bien, en algo se ve.
Estando atentos y aprovechando los años de experiencia, no hace falta estar presentes el día de la macana.
Si fuimos claros, educados y coherentes al dar la indicación…
¿Esto puede perdonarse? Quizás la pregunta sea cerrada, ábranla a criterio de cada uno, para poner por qué si, o por qué no. Opinar nos nutre.
La ronda de mate sigue y este año, espero, seamos cada vez más, cada uno con su mate, como nos marcó el 2020.
Lo profesional no quita lo humano.

Lo abordado por el MV Fernando Grippaldi, está a disposición en charlas destinadas a productores, técnicos y operarios.

Más información: [email protected]

Seguí leyendo

Dejá tu comentario

Las Más Leídas

Elanco detalló el vínculo que tndrá Suizo Argentina con las distribuidoras veterinarias. 
¿Qué pasó en la región que aumentaron las micotoxinas en alimentos?

Te puede interesar