martes 16 de julio de 2024

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a Motivar. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
DESDE EL AÑO PASADO LA FIRMA FORMA PARTE DEL GRUPO SANOFI

“Hay chances de comercializar la vacuna antiaftosa desde la próxima campaña”

Entrevistamos a Carlos Molle, gerente general de Merial Argentina, quien analizó la situación actual de la empresa en el país.
Motivar | Luciano Aba
Por Luciano Aba 31 de julio de 2013 - 23:06
Molle. “El sector que mayor crecimiento porcentual evidenciará en el futuro es el porcino”. Molle. “El sector que mayor crecimiento porcentual evidenciará en el futuro es el porcino”.

Este 2013 no es un año más para Merial Argentina debido a que recientemente se ha integrado al grupo Sanofi, constituyéndose en su división de Salud Animal.

«Pasamos a formar parte de una compañía con más de 100 mil empleados en todo el mundo y una facturación superior a los 38 billones de Euros», le comentó Carlos Molle -gerente general de la filial local de la multinacional- a este Periódico MOTIVAR. Y agregó: «Dejamos atrás un sistema de gerenciamiento horizontal para introducirnos en uno matricial».

 

MOTIVAR: ¿Modifica esto la forma de trabajar?

Carlos Molle: El modo de llevar adelante los negocios no ha cambiado. Inclusive, comenzamos a percibir oportunidades de sinergismo y de hacer más eficientes, fundamentalmente, los procesos administrativos internos. El hecho de pertenecer a una compañía de estas características nos permite, también, proponer proyectos más ambiciosos que en el pasado.

Sanofi se orienta a crecer en todo el mundo, focalizándose principalmente en Latinoamérica, con lo cual es más factible que se escuchen nuestras propuestas.

Se están realizando inversiones en nuevos negocios. Por ejemplo, recientemente se adquirieron dos empresas veterinarias: una en Colombia y otra en India, las cuales seguramente le aportarán a Merial nuevos productos, líneas y mercados.

 

¿Cuál es la realidad de la empresa en cuanto a las medidas que tienen impacto fundamentalmente sobre el precio de los productos?

Justamente por pertenecer a Sanofi, a principios de 2012 fuimos integrados al sistema de control de precios por parte de la Secretaría de Comercio de la Nación, debiendo cumplir el mismo régimen que el sector farmacéutico humano.

Hoy ya hemos sistematizado el proceso y sabemos cuáles son las pautas de trabajo que debemos seguir.

Nos hemos alineado a esta realidad.

Es una situación similar a la que vivimos con Estrella Merieux allá por el año 1989, cuando la empresa debió congelar los precios de sus productos a lo largo de todo un año. Esto sin dudas fue difícil, puesto que aquella situación no sólo dejó los precios de los productos de la firma por debajo de sus costos sino también de los que manejaban los competidores: se perjudicaba la rentabilidad de todo el sector.

Hoy es factible llevar adelante aumentos escalonados, más allá de lo cual entiendo que también se ve afectado el resto del mercado. Hemos adaptado el negocio alrededor de lo que ya sabemos que se espera de nosotros.

 

¿Les dio esto una mayor competitividad en los mercados?

No creo que esté influyendo favor o en contra. Es difícil medir el impacto en el caso del sector de medicamentos ligados a la ganadería, por ejemplo, ya que al mismo tiempo que se estableció la medida, se detuvo la evolución en el precio de la hacienda y, por ende, la demanda de productos veterinarios.

 

¿Cómo ven el negocio avícola en estos momentos?

Desde hace algunos meses que ese sector en particular ha manifestado una reducción en los niveles que venía sosteniendo en cuanto a la demanda de productos biológicos, fundamentalmente. De hecho y al analizar las estadísticas semanales se percibe un freno en la producción de pollos, a causa de los malos precios que se vienen sosteniendo en los últimos meses por exceso de oferta local, que se da -en parte- por la reducción tanto en el consumo interno, como también en algunas exportaciones del sector.

Sin duda que esto repercute en la demanda de productos veterinarios.

Estamos pensando en redefinir los objetivos del negocio si es que la situación continúa de este modo.

 

¿Y al rubro de animales de compañía?

Frente a un contexto inflacionario y con cierta retracción al consumo, comienza a percibirse una tendencia del propietario de las mascotas a volcarse hacia marcas de productos que puede pagar. En nuestro caso particular y para el segmento de los antiparasitarios externos, hemos logrado últimamente una mayor participación del mercado tras haber ganado una demanda ligada a vigencia de una de nuestras patentes. Fue también muy importante conseguir participación en el segmento de los usuarios que privilegian el precio.

Esto lo logramos a través de una extensión de certificado.

En cuanto a los biológicos, la situación es estable.

No se incrementan los niveles de prevención; continúan en los mismos niveles que en los últimos años: una gran parte de la población canina y felina sigue sin la protección adecuada.

 

¿Cómo evalúa los resultados de los biológicos propios para ganadería?

Estamos satisfechos por haber concretado una alianza con capitales nacionales para la producción de Alliance. Logramos superar problemas de abastecimiento y generar un producto que, desde nuestro punto de vista, es el indicado para la ganadería argentina y cuenta con la supervisión absoluta de Merial.

De hecho, hemos lanzado nuevos productos y eso lleva a que, por cuestiones reglamentarias, sólo podamos ofrecer vacunas con fecha de expiración corta.

Esto es así para el caso de los biológicos nuevos. Tras un año de licencia para cada serie, podremos comenzar las pruebas para lograr los 18 meses que maneja la competencia. También comenzamos el registro de estas vacunas en otros países de América Latina; otro de los objetivos que nos habíamos propuesto.

 

¿Tienen planes de producir más productos localmente?

Hemos presentado un proyecto a Sanofi para construir una planta propia en Argentina, pero -por el momento- el mismo está en estudio. Más allá de esto, la compañía ha decidido apoyarnos para financiar a empresas terceristas radicada en el país, a fin de que adquieran la tecnología y el equipamiento necesario para ampliar su capacidad de producción actual y así poder generar los mayores volúmenes de productos que nos requiere tanto el mercado local, como el internacional, al cual también abastecemos desde aquí.

 

¿Qué segmentos cree que tendrán un mayor desarrollo en el futuro?

Sin dudas que el sector que mayor crecimiento porcentual manifestará en el mediano plazo será el porcino.

Existen proyectos de inversión en el rubro que auguran un buen desempeño de cara al futuro. Esto será positivo para las empresas que dispongan de líneas específicas de productos. La lechería también seguirá creciendo y demandando insumos de calidad.

En lo que hace al rubro de las mascotas, ya desde hace un tiempo algunas empresas han comenzado a desarrollar pequeños segmentos, como por ejemplo la gerontología. A nivel global, el nicho de productos odontológicos es atractivo pero dudo que sea factible de ser de- sarrollado en el país en el corto plazo: se requieren importantes inversiones para modificar los hábitos actuales.

 

¿Cuál es la situación de la vacuna antiaftosa que iban a comenzar a comercializar localmente a principio de año?

Merial sigue trabajando para ser un proveedor más de vacunas en el país.

Lamentablemente, nos hemos encontrado con situaciones ajenas a la empresa que han enlentecido nuestra introducción en el mercado. Sabemos que existe una importante empresa nacional que ha realizado grandes inversiones en el rubro y que domina el segmento, pero consideramos que podemos participar con una cuota del 10 al 15% del mercado. Tenemos posibilidades de comercializar el producto en la próxima campaña.

 

¿Cuáles son esas situaciones ajenas a la empresa?

La vacuna antiaftosa de Merial es producida en Brasil, país que informó a fines de 2012 un caso en el cual una vaca de 15 años murió con sintomatología nerviosa y cuyas evaluaciones correspondientes arrojaron la presencia de priones compatibles con la enfermedad de la «vaca loca».

Debido a esto, Argentina decidió aguardar cuáles iban a ser las medidas sanitarias que tomarían tanto Brasil, como la comunidad internacional respecto del tema. Esto nos afecta debido a que en la producción del biológico se utiliza suero bovino.

LA OIE no modificó el estatus sanitario de Brasil con respecto a BSE pero la comisión científica le pidió que presentara información adicional.

Estamos a la espera del análisis de dicha información en septiembre y la confirmación definitiva de que Brasil sigue teniendo una clasificación de riesgo de BSE idéntica a la de Argentina. Frente a esto, nuestras autoridades aceptaron darle continuidad a las pruebas hasta que se lleve adelante la reunión técnica de los expertos de la Organización Mundial de Sanidad Animal. Además de esto y para dar más garantías al respecto, Merial se ha comprometido con el Senasa a elaborar vacuna con suero de países con riesgo insignificante, como Argentina, Australia o Nueva Zelandia. Ya se han iniciado evaluaciones para importar suero bovino desde la Argentina para la elaboración de la vacuna que se enviará a nuestro país y así evitar cualquier tipo de complicación epidemiológica que pueda modificar el status local frente a la enfermedad.

Dejá tu comentario

Las Más Leídas

Enesta primera instancia, se van a asistir a más de 150 productores con 1.100.000kilos de pellets destinado fundamentalmente a los medianos y pequeñosproductores de Santa Cruz.
Fernando Vilella renunció a su cargo al frente de la cartera de Bioeconomía.
Senasaespecificó que los propietarios deberán reemplazar o excluir losmencionados principios activos de las formulaciones de dichos productos veterinarios.
Según Fiel, la falla en los tratamientos de la sarna bovina reside principalmente en un mal manejo de los tratamientos.
Biogénesis Bagó sumó un nuevo aval gracias a sus buenas prácticas de fabricación de medicamentos.

Te puede interesar