martes 23 de julio de 2024

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a Motivar. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE

“Las ganancias se reducen entre 8 y 28%”

Según el INTA, la fasciola hepática sigue corriendo sus fronteras, generando pérdidas reproductivas y muertes en bovinos y ovinos.
8 de julio de 2013 - 13:16
Según el INTA, la fasciola hepática sigue corriendo sus fronteras, generando pérdidas reproductivas y muertes en bovinos y ovinos.
Hola. El problema llegó a Benito Juárez. Hola. El problema llegó a Benito Juárez.

Una de las parasitosis que corrió sus fronteras es la fasciola hepática, cuya incidencia es muy alta en la zona de pre-cordillera, Entre Ríos, San Luis, Córdoba y Corrientes. En Buenos Aires se manifiesta en Sierra de la Ventana y partidos aledaños, Cuenca del Salado, San Pedro, Zárate y Capitán Sarmiento. Pero durante 2001-2003 se detectaron casos en Azul, Tapalqué, Olavarría, Las Flores, Chivilcoy y Tandil. Hoy, 2013, se les suma Benito Juárez.

«La importancia de esta parasitosis radica en las pérdidas en producción, que pasan generalmente inadvertidas. El curso de la enfermedad es lento y los síntomas que pueden estar presentes son: reducción en la ganancia diaria de peso en animales en desarrollo (8-28%), menor conversión alimenticia y producción láctea, pérdidas reproductivas por abortos o menor eficiencia en la inseminación artificial, aparición de enfermedades relacionadas y muerte. En bovinos adultos, la lesión hepática ocasionada por esta parasitosis predispone a la presentación de la hemoglobinuria bacilar bovina», sostuvo el Dr. José Manuel Dimattia, del INTA Balcarce.

 

¿Qué hacer?

Dimattia explicó que el control de esta enfermedad difiere según la categoría del animal. «Con los adultos hay que combinar varios aspectos, como época del año, manejo del rodeo, desparasitación estratégica y vacunación contra hemoglobinuria bacilar. Los animales en crecimiento, no deberían nunca entrar en zona sucias», sostuvo.

Y agregó: «En época favorable al caracol y con casos clínicos en potreros infestados, desparasitar a los animales con triclabendazol, repetir a las 8 semanas y luego de 8 semanas usar ivermectina combinada con clorsuron o albendazole o nitroximin. Si no hay casos clínicos pero los diagnósticos son positivos, se repiten los tratamientos en octubre, enero y mayo no siendo, generalmente, necesario el triclabendazole. Siempre bajo supervisión veterinaria», enfatizó.

Dejá tu comentario

Las Más Leídas

MOTIVAR N° 257 - Julio - Agosto 2024
CDV respondió punto por punto las acusaciones de Tecnovax.
Javier y Arturo, segunda y tercera generación de veterinarios en la familia de la Mata, de La Pampa.
¿Cambió del negocio veterinario? ¿Qué dice los empresarios del sector?
Senasa se expidió sobre el recurso de Laboratorios Snaiwer.

Te puede interesar