sábado 20 de julio de 2024

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a Motivar. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE

Problemas por la mezcla de animales

31 de julio de 2010 - 23:03

sello-bienestar-animal

Por el Dr. Rodolfo Acerbi

Docente de la Facultad de Ciencias Veterinarias de Tandil

El cerdo es un animal gregario. En condiciones silvestres o ambientes seminaturales la unidad social básica la forman entre 2 y 4 hembras, normalmente emparentadas, con sus crías y los subadultos nacidos el año anterior. Los grupos son muy estables y sus miembros pueden mostrarse agresivos hacia los integrantes de otros grupos, especialmente cuando éstos intentan incorporarse a un nuevo grupo. Los machos suelen llevar una existencia más solitaria, uniéndose a las hembras únicamente durante la época de apareamiento y formando grupos menos estables que los de hembras con crías y subadultos. Dentro de cada grupo se establecen relaciones de dominancia entre los animales. Así, en la relación entre dos individuos, el subordinado va a ser el que reciba la mayoría de las agresiones, mientras que el dominante se va a beneficiar de acceso preferencial a recursos como la comida o el lugar para tumbarse.
En condiciones de producción intensiva, se ha observado que al mezclar animales que no se conocían previamente se produce un aumento muy importante de las interacciones agresivas entre los cerdos, sobre todo durante las dos primeras horas, aunque disminuye a lo largo de las 24-48 horas siguientes.
Problemas por la mezcla de animales

Este aumento de la agresividad se intenta explicar en base a dos hipótesis.
En primer lugar, la agresividad podría ser el resultado de la necesidad de los animales por establecer relaciones de dominancia cada vez que se incorpora un individuo nuevo. En segundo lugar, se ha observado que la agresividad tras mezclar animales es menor cuando los animales han tenido oportunidad de verse y olerse, aunque no hayan podido pelear entre sí. Por lo tanto, podría considerarse que la agresividad después de la mezcla se debe más a una falta de familiaridad entre los individuos que a la necesidad de resolver cuestiones de dominancia. No obstante, no hay que descartar que ambos factores influyan en el resultado final, ya que no son excluyentes entre sí.
La agresividad por mezcla de animales puede verse modificada por una gran variedad de factores. En primer lugar, si los animales están muy cansados o hambrientos en el momento de la mezcla las agresiones se retrasan en el tiempo, aunque con intensidades similares.
Algunos autores describen el mismo efecto cuando se administran fármacos como la azaperona, que rebaja la agresividad de los animales, pero únicamente en los primeros instantes, retrasando su aparición. En segundo lugar, la agresividad es muy variable entre individuos, con lo que, a menudo, unos pocos animales son responsables de la mayoría de agresiones. Al mismo tiempo, algunos autores han sugerido que este tipo de comportamiento se mantiene a lo largo del tiempo, por lo que podría haber una predisposición de ciertos individuos a mostrarse más agresivos en situaciones de mezcla de animales. Esto, a su vez, permitiría seleccionar en contra de este carácter identificando los animales conflictivos con test de comportamiento. En tercer lugar, se ha observado que la edad también es un factor importante y que los animales más jóvenes se pelean menos que los adultos. Al mismo tiempo, los jóvenes se pelean menos entre ellos cuando están en presencia de un adulto, pero no hay evidencias claras de que existan diferencias en la agresividad entre animales cuando éstos son de pesos similares o distintos.
El sentido del olfato tiene un papel muy importante en el control de las interacciones agresivas que se producen al mezclar animales que no habían tenido contacto previo. De hecho, en el cerdo, el reconocimiento individual depende básicamente del olor. De tal forma de engañar al cerdo con estímulos olfativos podría ser una buena estrategia para reducir las agresiones entre individuos. Entre las distintas estrategias utilizadas, como enmascarar el olor de los animales nuevos o impregnarlos con purines del grupo receptor, la que parece más prometedora es la utilización de feromonas, como análogos comerciales de la PAP (Pig Appeassing Pheromone).
La PAP es producida en condiciones naturales por las cerdas gestantes y se ha visto que disminuye la agresividad posterior a la mezcla tanto en animales inmaduros como en animales adultos. Otras técnicas para reducir esta agresividad están más relacionadas con el manejo. Hacer la mezcla de animales a última hora de la tarde o preferiblemente en condiciones de oscuridad, después de la puesta del sol reduce la incidencia de interacciones agresivas. La disponibilidad de alimento ad libitum después de introducir nuevos animales en el corral también es importante para no sumar a la agresividad por mezcla un efecto de agresividad por competencia por el alimento.
Proporcionar estímulos nuevos a los animales, tales como cadenas o neumáticos, también tiene cierto efecto.
No obstante, el factor más importante a tener en cuenta es la fuente propia del problema, por lo que siempre que sea posible, y especialmente en los animales mayores, la mezcla de cerdos durante el cebo debe evitarse.
Desde un punto de vista de bienestar, las consecuencias de estas mezclas de animales son las derivadas directamente del aumento en las agresiones que se producen entre individuos. En primer lugar, las lesiones producidas por las peleas, que en casos extremos, especialmente cuando los animales están afectados por otros factores ambientales como las temperaturas altas, pueden acabar con la muerte del individuo. En segundo lugar, la agresividad es en sí misma una causa de estrés, por lo que, indirectamente, inmunodeprime al animal y disminuye su consumo de alimento. Por último, también se ha descrito que la mezcla de animales puede influir en la compleja etiología de la mordedura de colas entre los animales de un mismo corral.

Volver a la tapa

Dejá tu comentario

Las Más Leídas

Senasaespecificó que los propietarios deberán reemplazar o excluir losmencionados principios activos de las formulaciones de dichos productos veterinarios.
Según Fiel, la falla en los tratamientos de la sarna bovina reside principalmente en un mal manejo de los tratamientos.
CDV respondió punto por punto las acusaciones de Tecnovax.
MOTIVAR N° 257 - Julio - Agosto 2024
Javier y Arturo, segunda y tercera generación de veterinarios en la familia de la Mata, de La Pampa.

Te puede interesar