sábado 25 de mayo de 2024

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a Motivar. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
CAUSANTE DE LOS MAYORES PERJUICIOS PARA LA APICULTURA ARGENTINA

Pérdidas por más de $300 millones

Desde INTA recomiendan apelar al mejor conocimiento de la enfermedad para utilizar las herramientas de control de manera eficiente.
31 de enero de 2016 - 23:01
Ejemplo. Curva de floración en la que se establecen los momentos de monitoreo de V. destructor, los posibles tratamientos acaricidas y los puntos críticos. Ejemplo. Curva de floración en la que se establecen los momentos de monitoreo de V. destructor, los posibles tratamientos acaricidas y los puntos críticos.

La Varroosis es la enfermedad que mayores perjuicios causa a la apicultura argentina, produciendo pérdidas por alrededor de $300 millones anuales, aun cuando se realizan aplicaciones de acaricidas desde hace más de tres décadas.
Usualmente se sugiere realizar el monitoreo y control de varroa ni bien haya finalizado el flujo principal de néctar: el mes variará en función de la curva de floraciones en cada región. Teniendo en cuenta el contexto en que se registra la paulatina pérdida de eficacia de los principios activos acaricidas utilizados, la situación se agrava por el aumento en las dosis de las preparaciones ilegales.
Sobre este tema, la Dra. Natalia Bulacio Cagnolo, de la EEA Rafaela y del Programa Nacional Apícola del INTA, expresó “hemos recibido reportes de prevalencias de varroa más altas de lo esperado para el mes de enero de 2015 en Centro y Sur de Santa Fe, Entre Ríos, Norte de Buenos Aires, Noroeste de Córdoba y en zona de riego de Santiago del Estero; momento en que las colonias se encuentran en plena temporada productiva”.
Y enfatizó: “Se sugiere realizar un monitoreo para controlar las prevalencias en enero y principios de febrero”. Asimismo, Bulacio comentó que si en alguna colmena del apiario se tiene, en estos momentos, más del 5% de varroa, el crecimiento de la población del parásito será exponencial para fin de la temporada ya que se considera que la cantidad de individuos se duplica cada 21 días. “Lamentablemente, contamos con pocas herramientas para el control que puedan solucionar esta situación”, sostuvo. Además, recomendó aplicar ácido oxálico en su formulación aprobada por Senasa en cámara de cría y reiterar el muestreo una vez finalizado el tratamiento. También recalcó que es importante que se realice en la cámara de cría debido que es allí donde se encuentran las abejas nodrizas y mayormente los ácaros.

El verano, la clave

La Dra. Bulacio Cagnolo afirmó que es de suma importancia no demorar los muestreos y los tratamientos acaricidas. “Retardar las curas traerá mayores inconvenientes en las colonias ocasionando daños irreparables en las mismas, disminuyendo por consiguiente la producción y haciendo que las poblaciones de ácaros se incrementen rápidamente”, enfatizó. Y agregó: “Esto hará que los productos aprobados, con alta eficacia, no podrán controlar la plaga y quedarán ácaros remanentes y, de esta manera, se obliga a un segundo tratamiento”.
Se debe seguir priorizando el monitoreo y control de fin de temporada (considerándose el monitoreo pre tratamiento acaricida), realizar otro a los 10 días de haber colocado el producto y un tercer muestreo luego de finalizada la cura de otoño.
Este control a fin de temporada debe permitir que las colmenas se encuentren con cargas lo más cercano a “0%” antes de los 2 últimos ciclos de cría; estas son las abejas que invernarán y necesitamos que nazcan sanas y con buenas reservas proteicas.
“No debemos olvidar que si posteriormente a los tratamientos de otoño aún se mantiene la cría, es probable que varroa vuelva a ser un riesgo por lo que se debe mantener el monitoreo. Luego de los monitoreos es clave controlar las cargas parasitarias a comienzos de la temporada”, concluyó la experta.

Recomendaciones del INTA

• Para saber cuántas muestras realizar, se debe tomar como referencia: 1) Más de 60 colmenas en el apiario, tomar muestras en el 10% de las mismas. 2) Menos de 60, tomar muestras en 6 como mínimo.
• De cada colmena tomar una muestra de aproximadamente 300 abejas. Las abejas se sacan de ambas caras de 3 cuadros con cría abierta, asegurando que la muestra represente el estado sanitario de cada colmena.
• No se deberán muestrear colmenas ubicadas en los extremos del apiario, las zanganeras, ni las huérfanas.
• Es fundamental que los muestreos en cada temporada se realicen sobre las mismas colmenas. Para ello, se aconseja identificar la cámara de cría y el frasco correspondiente con la misma marca.
• El mayor porcentaje de infestación obtenido en el muestreo, será utilizado como valor de referencia para tomar las medidas.
Teniendo en cuenta el momento del año, el muestreo sirve para tomar decisiones- Por ejemplo, luego del tratamiento de otoño y si en todas las muestras se obtienen infestaciones menores al 1%, se considera que el mismo fue efectivo. En el caso de que los niveles sean superiores, será clave consultar con un asesor especializado.

Dejá tu comentario

Las Más Leídas

El laboratorio de diagnóstico de Esperanza Distribuciones tomó y analizó las muestras de la granja con Aujeszky en Emilia.
Fiebre aftosa, GMP y antimicrobianos, son temas que se suman a los cambios en el marco regulatorio del Senasa.   
Cuando la medicina veterinaria se une a la salud humana.
Las prevalencias de la diarrea neonatal varían según la región y el sistema de producción.
La presencia de sarnaes incompatible con los sistemas productivos actuales, por lo cual hay que prestar atención al diagnóstico correcto y altratamiento temprano de esta parasitosis.

Te puede interesar