domingo 26 de mayo de 2024

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a Motivar. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE

Carta de Clamevet a MOTIVAR

31 de agosto de 2009 - 23:02

Por Carlos Labale
Presidente de la Cámara de Laboratorios Argentinos Medicinales Veterinarios.

Foto Labale Carlos Labale (Clamevet).

Asiduo lector de vuestra publicación, dirigida específicamente a los quehaceres de «nuestra industria veterinaria», siempre me surge algún comentario ó interrogante, naturalmente relacionado, con alguno de los artículos que en ella se publican. El planteo surge desde el natural conocimiento de la mayoría de los temas tratados.
Profundamente desarrollados algunos, o superficialmente tratados otros, todos se relacionan con nuestra actividad.
Por eso es que, más de una vez nos ha tentado responder a sus planteos, ya sea por acuerdo ó desacuerdo. Esta intención de replicar, se diluye generalmente porque otras tareas impiden encontrar el momento para hacerlo adecuadamente, y porque además seguramente que el tema, «no daba para tanto».
Pero en esta ocasión, dos notas simultáneas y algún descomedido agregado, en la última publicada, hicieron realidad de la intención postergada.
La presidencia de Clamevet, con que mis pares me han honrado; desde el inicio de nuestra Cámara; me habilita, y a la par me obliga, a responder a lo expresado.
Por efecto o por defecto, ninguna empresa es igual ya, a lo que era, hace cuatro años. Por efecto, porque esmerándose en dar el cambio que se les exige, la gran mayoría, han mejorado en relación a lo que eran. Por defecto, porque las pocas que no emprendieron ese camino, se diferencian hoy muchísimo, de la «media» que logró mejorarse.
Lo cierto es que, mayoritariamente, logramos el despegue necesario para transformarnos en una industria, más eficiente aún, de lo que éramos hace un tiempo.
Como en este proceso Clamevet tuvo mucho que ver, no podemos dejar pasar la oportunidad de defendernos de críticas nuevas, que utilizan viejos argumentos, que ya considerábamos superados, con la evidencia de los hechos. Desde nuestra creación, se nos adjudicó la intención de «juntarnos para lograr que la Resolución Senasa 482/2002 no se aplicara». Demostrar lo contrario nos cuesta poco. Sólo con tener en cuenta que en dos oportunidades rechazamos el ofrecimiento de postergación de la puesta en vigencia de la misma, bastaría: el Sr. secretario de Agricultura y Ganadería de la Nación en una primera instancia, y posteriormente el presidente del Servicio Nacional de Sanidad Animal, nos ofrecieron esa medida, que nuestra Cámara rechazó. Pero si además agregamos, los más de 20 cursos dictados en relación a la normativa de calidad, las múltiples gestiones realizadas ante autoridades, con el ánimo de encontrar herramientas que nos facilitaran en «algo» el arduo camino para llegar al cumplimiento de la normativa, las declaraciones públicas a favor de las Buenas Prácticas de Manufactura y la colaboración con la Coordinación General de Aprobación de Productos Farmacológicos y Alimentos para Animales, para que su aplicación progresiva y racional fuera posible.
Creemos que sobran las evidencias para desestimar ya el viejo discurso en el que nos endilgaban una posición reaccionaria al progreso y al mejoramiento. Que en la realidad nunca existió.
Desconocemos el por qué de la permanente desestimación a las intenciones de nuestras empresas. Podemos sospechar que se trata de una posición originada en una falsa concepción de la competencia, ya que se suma a otro viejo e indeseable argumento esgrimido toda vez que se ha mencionado un doble estándar de calidad, posibilidad, que en una actividad regulada como es la fabricación de productos farmacológicos, no existe, por la sencilla razón, de tener que responder obligatoriamente al que indica la Autoridad Sanitaria.
No descartamos con ello, el que se puedan verificar irregularidades, pero para ello existe otra calificación, y no responde ciertamente a una tipificación determinada de empresas, ni a sectores, ni a nacionalidades.
Por último agregaremos que ya tenemos en nuestra Cámara, empresas que han «certificado» el cumplimiento de la normativa prevista en la Resolución 482/2002 y varias más son las que aguardan su certificación.

Volver a la tapa

Dejá tu comentario

Las Más Leídas

El laboratorio de diagnóstico de Esperanza Distribuciones tomó y analizó las muestras de la granja con Aujeszky en Emilia.
Cuando la medicina veterinaria se une a la salud humana.
Tecnovax avanza en el mercado veterinario: a partir del 1 de junio adquirirá al laboratorio Generar. 
Las prevalencias de la diarrea neonatal varían según la región y el sistema de producción.
Queda mucho por mejorar en la producción ganadera: las buenas expectativas vienen de la mano de la situación climática.

Te puede interesar