miércoles 21 de febrero de 2024
Profesión

Reunión de expertos en parasitología veterinaria

Con la presencia de Guadalupe Miró, Boehringer Ingelheim generó un espacio del cual también participaron referentes en parasitología veterinaria de todo el país.

Motivar | Guadalupe Varelli
Por Guadalupe Varelli 22 de noviembre de 2023 - 09:05

La palabra circuló por la mesa de una punta a la otra, sin reconocer jerarquías. Los expertos en parasitología veterinaria allí reunidos compartieron sus saberes y experiencias con la generosidad de quien está realmente interesado en que su campo de conocimiento crezca, se enriquezca y prospere.

La cita fue convocada por Boehringer Ingelheim y tuvo lugar el 6 de octubre en la Ciudad de Buenos Aires. Si, un día después del evento "Redescubriendo la parasitología", donde el laboratorio reunió a más de 400 veterinarios para compartir novedades sobre el control de las parasitosis en animales de compañía.

“Este evento está totalmente relacionado con el evento de ayer”, comentó Rosario Ares, gerente de Servicios Técnicos y Salud Pública de la división de Salud Animal de Boehringer Ingelheim, en diálogo exclusivo con MOTIVAR.

Y agregó que “Se da en un contexto en el que, desde el laboratorio, trabajamos fuertemente en concientización sobre la prevalencia de enfermedades parasitarias, con foco en zoonosis, y ofrecemos un portfolio de soluciones a través de nuestros productos endectocidas NexGard Spectra y Broadline”.

Meet the expert(s)

La Dra. Guadalupe Miró Corrales, veterinaria española referente internacional en parasitología, fue una de las oradoras del primer encuentro, junto con Pablo Borrás, veterinario argentino de referencia, y Rosario Ares por parte de la empresa.

Miró fue quien encabezó el meeting de expertos, del que participaron veterinarios referentes en parasitología de distintos lugares del país. En la mesa se reunieron profesionales que trabajan tanto en el ámbito público y como en el privado, en diferentes provincias como Córdoba, Santa Fe, Misiones y Buenos Aires, y profesionales del campo de laboratorios de diagnóstico, como el INTA y en el Instituto de Zoonosis Luis Pasteur. También participó un médico veterinario de la clínica general y un médico de humanos, Juan Pablo Solé, director médico para Argentina, Paraguay y Uruguay en Boehringer Ingelheim.

Uno de los objetivos, según Ares, fue comenzar a armar una red de trabajo que promueva la generación de datos de prevalencia de enfermedades parasitarias, algo de lo que hoy carece nuestro país. “Estamos a ciegas, no tenemos un mapa de parasitología y de prevalencia de enfermedades parasitarias a nivel nacional y nos parece que este puede llegar a ser un puntapié inicial”, destacó Ares. Y agregó: “Creo que los encuentros de expertos, como este, son sumamente enriquecedores ya que generan espacios para compartir conocimiento, compartir datos y nutrirnos entre todos”.

Entre los temas que se pusieron sobre la mesa, se destacó la desconexión que aún persiste entre la medicina humana y la medicina veterinaria a la hora de pensar en el concepto de Una Salud y en la prevención de zoonosis.

Durante el encuentro también se debatieron el rol del veterinario de animales de compañía en la salud pública, la importancia de los parásitos como enfermedades zoonóticas, el análisis de materia fecal y la anamnesis como estrategias de abordaje y la importancia de la prevención.

A continuación, compartimos el diálogo en exclusiva con la Dra. Guadalupe Miró Corrales, quien compartió con MOTIVAR sus impresiones tras el encuentro.

Guadalupe Miró Boehringer Ingelheim
Guadalupe Miró en Buenos Aires.

Guadalupe Miró en Buenos Aires.

MOTIVAR: ¿Cuál es la principal conclusión del encuentro?

Guadalupe Miró Corrales: Lo primero que hay que tener en cuenta es que el 75% de las zoonosis provienen de enfermedades que padecen los animales, como los perros y los gatos.

Entonces, el médico veterinario tiene una labor muy grande que hacer.

¿Y en ese ecosistema, cuál es el lugar de los parásitos?

Los parásitos ocupan un espacio significativo en este contexto.

Muchos de ellos atraviesan el sistema digestivo y, por lo tanto, las heces se convierten en la principal fuente de contaminación que afecta el entorno. En este sentido, es crucial comprender que estos parásitos mantienen su viabilidad durante un prolongado período de tiempo, incluso meses y años. Algunos parásitos, como el Toxocara, son capaces de subsistir en el ambiente durante siete años.

¿Qué importancia tiene el estudio de materia fecal? ¿Y la anamnesis?

El estudio de materia fecal es de vital importancia, ya que permite detectar la infección en el intestino de un perro, y lo que estás consiguiendo es medicarlo lo antes posible para evitar que ese cachorro o perro contamine el medio.

En este sentido se vincula con la anamnesis, ya que te permite descubrir sospechas y posibles razones de por qué un animal podría estar parasitado.

Esto es relevante dado que muchas infecciones pueden manifestarse de manera subclínica, es decir, sin síntomas evidentes, lo que hace que los animales actúen como portadores mudos de parásitos, siendo una fuente de infección potencial.

¿Por qué la insistencia en el tratamiento de los cachorros?

El cachorro es la principal fuente de parásitos, por eso es que a todos los cachorros que entran en la consulta hay que hacerles un análisis de heces. Y esto se debe a dos razones.

La primera es porque muchos parásitos los adquiere en el seno materno, se los contagia la madre a través de la placenta o a través de la leche cuando está mamando, o en el medio contaminado de la perrera.

A todos los cachorros que entran en la consulta hay que hacerles un análisis de materia fecal A todos los cachorros que entran en la consulta hay que hacerles un análisis de materia fecal

Por otro lado, porque además tiene un sistema inmunitario inmaduro, entonces no se defiende igual frente a una infección, aunque sea leve, que lo hace un adulto.

¿Y cuál es el enfoque clínico con los animales adultos?

Con los animales adultos que no presentan síntomas aplica el refrán de que es mejor prevenir que curar.

Es decir, que hay enfermedades parasitarias que pueden provocarles cuadros más o menos graves, dependiendo de las situaciones, y que, si tú estás desparasitando con regularidad a esos animales, por un lado, no contaminan el medio si se infectan, y por otro lado están sanos.

¿Cuál es tu visión sobre el actual vínculo entre veterinarios y médicos de humanos?

Nos falta mucho trabajo por hacer. Los veterinarios hemos logrado integrar esta relación de manera efectiva a través de la interacción con las familias y brindando educación sanitaria a los dueños de perros y gatos. Sin embargo, al intentar extender esta colaboración al ámbito de la medicina humana, nos encontramos con una pared.

Sería más constructivo promover la comunicación con el veterinario y trabajar en conjunto para garantizar que la mascota esté en condiciones óptimas de salud. Deberían confiar en los conocimientos de los profesionales de la salud animal.

Hubo muchas regiones representadas en la mesa de discusión, ¿cuál es la importancia del ambiente en la difusión de los parásitos?

Los parásitos tienen distintas necesidades de temperatura y humedad, por lo que depende en gran medida de las regiones para su existencia en mayor o menor medida. Es decir, algunas garrapatas no pueden sobrevivir en zonas frías, mientras que otras no pueden prosperar en áreas extremadamente calurosas.

Por lo tanto, existe una distribución geográfica muy clara de los parásitos.

En climas templados, se encuentran una variedad de parásitos, pero en climas más severos, atlánticos o tropicales, se encuentran otros tipos de parásitos. Esto da lugar a una pregunta clave en la anamnesis: ¿dónde se encuentra el perro? ¿Dónde ha estado o viajado? Esto, sin duda, ayuda a orientar el diagnóstico en función del lugar en el que el animal se cría o donde vive habitualmente.

¿Cuál es para vos el vínculo entre la investigación y la clínica diaria?

Pues claramente, el conocimiento es poder. El conocimiento amplía tus horizontes. Es decir, que, si en tu clínica diaria eres capaz, aunque sea en tu pequeño mundo, en tu microcosmos, de realizar algo de estadística y dices: "Bueno, yo observo muchos casos de leishmaniosis, veo muchos casos de Dirofilariosis”, pero resulta que de los que observas, un porcentaje importante presenta dolor articular o enfermedad renal, entonces, dedícate a investigar eso.

Intenta buscarles sentido a las cosas que te pasan, a las cosas que les pasan a los perros que vienen a tu clínica. Por ejemplo, si tienes muchos perros con una determinada garrapata, identifícala. No te límites a decir que tienen garrapatas, ya que hay diferentes tipos de garrapatas que transmiten distintos patógenos. Entonces si tú los identificas o hablas con la universidad y haces una colaboración y los identificáis juntos, puedes llegar a concluir que realmente tú puedes controlar enfermedades transmitidas por esas garrapatas porque estás estudiándolo.

Esto es lo que llamamos investigación aplicada, y es de vital importancia.

Además, existe una faceta interesante relacionada con el estado de ánimo del veterinario. Cuando llevas 10 años en la profesión, te aburres de realizar las mismas tareas. Incorporar la investigación a tu rutina diaria y utilizar tu mente científica, proporciona un impulso revitalizador. Renueva tu perspectiva para ver las cosas desde otro enfoque.

¿Cuál crees que son los principales desafíos clínicos para la parasitología?

El desafío real, en mi opinión, radica en profundizar en el conocimiento, es decir, en saber más. Esto implica no solo comprender lo que sucede en tu propio entorno o área de práctica, sino también estar al tanto de las investigaciones y avances en otros países. Todos nosotros debemos aspirar a mejorar nuestras prácticas y explorar enfoques novedosos.

Seguí leyendo

Dejá tu comentario

Te puede interesar