domingo 19 de mayo de 2024

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a Motivar. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
Empresas de familia

Agroinsumos: un amplio recorrido de los suplementos a los probióticos

Los hermanos Barros Morrone continúan el legado de su abuelo bajo la tutela de su madre, Cristina Morrone. Planes de inversión y nuevos mercados en la mira para este laboratorio fundado en 1977.
Motivar | Facundo Sonatti
Por Facundo Sonatti 1 de septiembre de 2021 - 00:07
CON FOCO EN EL CRECIMIENTO, LA INVERSIÓN Y EL POSICIONAMIENTO Cristina Morrone lidera junto a sus hijos María y Martín los destinos del laboratorio fundado allá en 1977 por el recordado José Eduardo Morrone. Con nuevos proyectos en mente y un acuerdo internacional que le permite repensar sus líneas, Agroinsumos apuesta por seguir invirtiendo en el país. CON FOCO EN EL CRECIMIENTO, LA INVERSIÓN Y EL POSICIONAMIENTO- Cristina Morrone lidera junto a sus hijos María y Martín los destinos del laboratorio fundado allá en 1977 por el recordado José Eduardo Morrone. Con nuevos proyectos en mente y un acuerdo internacional que le permite repensar sus líneas, Agroinsumos apuesta por seguir invirtiendo en el país.

Las aguas que tuvo que transitar la familia Morrone entre 2013 y 2015 fueron las más turbulentas en la prolongada historia de Laboratorios Agroinsumos.
La muerte del fundador y referente de la compañía, Dr. José Eduardo Morrone, llevó a que sus hijas, Cristina y Claudia, convivieran en una transición hasta que la primera adquirió la parte de la segunda.

Participar de la industria veterinaria es lo que sabemos hacer y la verdad que el laboratorio nos ha dado muchas satisfacciones”. Cristina Morrone.

“Papá fue una persona que dejó mucha estela, dejó su marca, fue un pionero, sin dudas. Siempre fue integrador y colaborador con la familia y eso me llevó a participar del área de comercio exterior en los 2000. Lo sentí como una invitación. Me sumé a Agroinsumos, me empapé de lo que era la empresa y sentí que todo esto no se podía terminar con su partida”, resume Cristina Morrone que, escoltada por sus hijos, los hermanos Martín y María Barros Morrone, conduce los destinos de la empresa por aguas más calmas desde 2015.
Laboratorios Agroinsumos ofrece una gama amplia de cerca de 50 productos que van desde los suplementos minerales, con los que nació la firma, hasta una alianza con el gigante Chr. Hansen para comercializar Probios Bac en el país.
Con planta propia en la Chacarita, Buenos Aires, y alrededor de 30 colaboradores, la firma que exporta un 50% de su producción está embarcada en una ampliación por más de un millón de dólares y a la caza de nuevos mercados.

En equipo. De 2015 a esta parte, Agroinsumos a consolidado su staff de colaboradores. En equipo. De 2015 a esta parte, Agroinsumos a consolidado su staff de colaboradores.

La nueva generación

Inversiones. La empresa proyecta seguir creciendo. Inversiones. La empresa proyecta seguir creciendo.

“Cuando me incorporé a Agroinsumos, en 2009, me encontré con el típico caso de empresa dirigida por el self-made-man que podés ver en cualquier manual del mundo”, dispara Martín Barros Morrone en diálogo con MOTIVAR en un nuevo especial de empresas de familia. “Mi abuelo controlaba absolutamente todo desde la planta, pasando por compras y ventas hasta la administración, todo pasaba por él. Es por eso que el gran desafío era profesionalizar la compañía que tenía una estructura de alrededor de 20 colaboradores y un 50% de las ventas ya se generaban por exportaciones”, repasa. Y completa: “el proceso fue lento porque el Dr. Morrone tenía una personalidad muy fuerte y como los clásicos fundadores de antes era reacio a los cambios: “si a mí me fue tan bien por qué voy a cambiar algo”, repetía”.

Cuando me incorporé a Agroinsumos, en 2009, me encontré con el típico caso de empresa dirigida por el self-made-man que podes ver en cualquier manual del mundo”. Martín Barros Morrone.

María Barros Morrone, se sumó hace solo tres años, después de estudiar economía empresarial en la Universidad Torcuato Di Tella.
“Decidí hacer carrera en una empresa ajena a la familia, sumé experiencia en el área de compras de Wal Mart y tras ese paso, me incorporé a Agroinsumos donde empecé a enfocar mi trabajo, lo que me permitió aprender mucho sobre la dinámica de la empresa”, asegura.
“Con mi hermana nos complementamos muy bien. Estoy en busca de nuevos proyectos y ella pone mis ideas en orden. A su vez, me ocupo de las ventas y María de las finanzas”, explica Martín los roles.
Para su madre, la formación universitaria de sus hijos facilitó el proceso de transición y profesionalización.
“Hasta el momento lo hicimos todo sin asesores externos”, afirma Morrone que, si bien promete dejar pronto el día a día, porque confía ciegamente en sus hijos, hace las veces de “moderadora” y aún colabora en la empresa.

Producción. Desde la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, la empresa abastece al mercado local e internacional. Producción. Desde la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, la empresa abastece al mercado local e internacional.

Vuelta de página

La transición desde el fallecimiento del Dr. Morrone hasta la consolidación del capital accionario en manos de Cristina y sus hijos fue la mayor crisis que vivió el laboratorio.
“Todo ese proceso estuvo repleto de incertidumbre no solo para nosotros sino también para nuestros colaboradores; pero la inmensa mayoría acompañó y hoy esas dudas se disiparon”, asegura Cristina Morrone que, previo a su ingreso a la compañía familiar, fue docente universitaria en la UBA y de posgrado, en la Asociación Odontológica Argentina.
“Participar de la industria veterinaria es lo que sabemos hacer y la verdad que el laboratorio nos ha dado muchas satisfacciones. A partir de 2015 la política fue de reinversión y crecimiento en el mercado externo, sin perder el posicionamiento local”, dicen a coro los miembros de la familia en este mano a mano con MOTIVAR.
Para Cristina, el optimismo y el diálogo con sus hijos para decidir cómo salir adelante son elementos claves para explicar el presente de la firma.
Además, sostiene: “estoy muy orgullosa de los hijos que tengo porque con sólo 27 y 31 años son muy responsables a cargo de la empresa que crearon sus abuelos”.
Para Martín, “el Dr. Morrone” fue un gran referente.
“A principios de los años ‘60, le hicieron estudiar Marketing y cómo posicionar una marca algo que era muy novedoso para la época”, señala y aporta un recuerdo: “fue de los pocos laboratorios que tuvo un cabezal en el diario La Nación haciendo recomendaciones semanales, en su momento, fue muy trascendental para el posicionamiento de la marca de la mano de un buen producto con el respeto por la calidad”.
Los tiempos cambiaron, pero la necesidad de la inversión continua sigue vigente.
“Hoy, estamos creciendo con recursos propios y acabamos de sumar un terreno lindero a la planta ubicada en el barrio de Chacarita, donde podemos sumar 1500 m2 cubiertos adicionales en pos de ampliar la capacidad instalada”, adelanta el empresario que destinará al menos un millón de dólares en esa nueva jugada pensada para la trascendencia.

Los próximos pasos

La apertura de nuestra oficina comercial en México está proyectada para mediados del año 2022”. María Barros Morrone.

Laboratorios Agroinsumos tiene múltiples desafíos de cara a los próximos años. Inversiones, nuevos mercados y la evaluación de más productos están entre los más importantes.
“La apertura de nuestra oficina comercial en México está proyectada para mediados de 2022”, adelanta María Barros Morrone.
Y amplía: “si bien trabajamos durante un tiempo como fabricantes para un gigante de ese país, la intención es tener el registro de nuestros productos a través de una filial allí”.
La presencia internacional de la compañía data de 1995, cuando desembarcaron en Paraguay. Hoy, Agroinsumos está presente en al menos una docena de mercados que van desde países limítrofes hasta Qatar y Arabia Saudita. “A su vez, estuvimos en Brasil, pero no fue lo que esperábamos y ahora volamos a México, porque es otro de los grandes mercados de América latina, no tenemos barrera idiomática y conocemos el mercado”, agrega Martín.
“Prepandemia, visitamos Dubai y estamos pronto a registrar productos en Emiratos Árabes Unidos, Kuwait y Arabia Saudita para abastecer y ampliar nuestra oferta en un gran mercado tanto de camélidos como equinos”, explica el joven empresario. Y completa: “ahí nuestro caballito de batallas es la línea Viterra pensada para equinos sobre todo porque hay mucho médico veterinario argentino trabajando en esa región y eso allanó el camino para el desembarco de los laboratorios locales”.
La empresa no solo piensa crecer en unidades a partir de la apertura de nuevos mercados sino también con nuevas líneas de productos.
En ese sentido, los hermanos Barros Morrone aseguran haber identificado oportunidades en donde no hay guerra de precios.
“Justo antes del comienzo de la pandemia, sellamos una alianza con el gigante Chr. Hansen para comercializar Probios Bac, un probiótico para brindar una solución práctica, segura y rentable con un alto grado de innovación en el tratamiento y aplicación en el mercado argentino”, ejemplifica Martín. Y adelanta: “Este año vamos a duplicar las importaciones de ese producto”.

A futuro. La firma nacional buscará reforzar la llegada de sus productos principalmente a mercados como el de México y Medio Oriente. A futuro. La firma nacional buscará reforzar la llegada de sus productos principalmente a mercados como el de México y Medio Oriente.

José Eduardo Morrone: El hombre detrás de la marca

El Dr. José Eduardo Morrone construyó su reputación al calor de las innovaciones, la calidad, pero sobre todo, a partir de las relaciones. Su primer contacto con la industria veterinaria fue cuando se incorporó a la filial local de la estadounidense Upjohn.
Allí, sumó experiencia, incluida su primera capacitación de marketing en México. Al abandonar la empresa, Morrone comenzó su nuevo camino a partir de una distribuidora que, luego, mutó a laboratorio.
Los primeros suplementos minerales que lanzó al mercado se los produjo Laboratorios Apucre, de un tío, en Mercedes. Agroinsumos vio la luz en 1977 con una innovación para la época.
Siempre tuvo intención de desarrollar nuevos productos, trabajó a la par de especialistas del INTA y profesores de múltiples universidades en busca de atender las distintas carencias y enfocado en las necesidades de cada región. En resumen, fue un gran viajero, rol que ahora ocupa su nieto: Martín Barros Morrone.

Dejá tu comentario

Las Más Leídas

Jorge Ferrario, médico veterinario de González Chaves, Buenos Aires, especializado en diagnóstico por imágenes. 
Es la primera vez que se detecta rabia en un tapir, el mamífero terrestre silvestre más grande de Sudamérica, emparentado lejanamente con los caballos.
MOTIVAR N° 256 - Mayo - Junio 2024
CRA apuntó a ciertos dirigentes que abogan por desmantelar el programa de vacunación antiaftosa dirigido por el Senasa.
La industria veterinaria atraviesa muchos cambios en lo que va del 2024.

Te puede interesar