domingo 03 de marzo de 2024

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a Motivar. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE

Aumento del riesgo sanitario en los bovinos de zonas inundadas

«En las zonas inundadas los bovinos están sometidos a mayores riesgos sanitarios, que comprometen la producción actual y futura .

9 de octubre de 2012 - 15:22
«En las zonas inundadas los bovinos están sometidos a mayores riesgos sanitarios, que comprometen la producción actual y futura .

Merial Las que siguen son «Recomendaciones para minimizar los posibles problemas sanitarios en los bovinos (Extraído de publicación del grupo de sanidad animal de INTA Balcarce, 2001).

Por Arturo Almada, Coordinador de Servicios Técnicos de Grandes Animales de Merial Argentina S.A.

Las inundaciones tienen un impacto directo al reducir las áreas de pastoreo, ello determina un  aumento de la carga instantánea y este mayor hacinamiento pone aún más en riesgo a los animales bajo diferentes aspectos sanitarios.

Enfermedades parasitarias: por las inundaciones habrá mayor oferta de larvas por unidad de superficie, por lo cual los animales van a ingerir mayor cantidad de larvas que durante la primavera la mayor proporción entrarán en inhibición (principalmente Ostertagia). Por ello se recomienda el tratamiento con un endectocida de calidad, que por su larga acción y alta efectividad es el más indicado para las larvas inhibidas, o bien tratamiento con bencimidazoles a dosis reforzada.

También pueden aparecer casos de Coccidiosis, debido al mayor hacinamiento y coprofagia (consumo de materia fecal), por lo cual se recomienda el uso de sulfas para una terapia adecuada.

Por experiencias previas, es normal que se vea reducida la infestación por moscas de los cuernos. En aquellos casos que sean necesarios (más de 200-300 moscas por animal) se puede recurrir al tratamiento de este ectoparásito.

Enfermedades clostridiales: ocasionan la muerte rápida de los animales, generalmente sin signos previos. La recomendación es cumplir con el plan de vacunación para evitar pérdidas innecesarias y utilizar vacunas de nueva generación multivalentes y con toxoides que poseen mayor eficacia que las vacunas tradicionales.

 

Enfermedades infecciosas:

La diarrea neonatal puede observarse en mayor proporción ya que el hacinamiento favorece la aparición de este tipo de patologías. Es recomendable tratar con antibióticos a los terneros con signos clínicos e hidratarlos.

Las neumonías en los terneros al pie de la madre es una de las afecciones más comunes en esta categoría de animales, por lo cual se recomienda vacunar y revacunar (a 30-40 días posteriores) para aumentarle las defensas y así disminuir e incluso evitar los casos de estas enfermedades tan contagiosas y dañinas.

La leptospirosis es una enfermedad que ocasiona abortos en vaquillonas y vacas e incluso la muerte (más común en los animales jóvenes). El aumento de agua en los campos predispone a la mayor difusión de las leptospiras que, además, pueden ser transmitidas por los roedores. Se recomienda revacunar a los animales y en los casos clínicos se pueden tratar con antibióticos.

 

Plantas tóxicas: bajo condiciones normales los animales tienden a no consumirlas, sólo ocurre en raras ocasiones. Pero ante situaciones límites, estas plantas se transforman en un recurso forrajero inesperado y una causa de muerte significativa.

Sunchillo (wedelia glauca) es una maleza ampliamente difundida que, además, crece en las zonas más altas de los potreros que serán refugio de los animales.

Senecio selloy es otra maleza muy difundida y su consumo ocasiona disminución de la producción futura. Además al ser hepatotóxica inevitablemente llevará a la muerte del animal. Como prevención es aconsejable revisar los potreros y el reconocimiento de las plantas para evitar su consumo. Otras plantas a considerar son: romerillo, duraznillo negro, cicuta, cardo asnal y chamico, abrojo grande y duraznillo blanco, entre otras.

 

Enfermedades venéreas: al estar los campos bajo agua en muchos casos no se puede realizar el control preservicio de los toros, por lo cual se recomienda vacunar todos los toros con vacuna que contenga Campylobacter y revacunar las vacas y vaquillonas que entran a servicio. Otra alternativa es aumentar el número de animales sometidos a  inseminación o incorporar toros libres de trichomona y campylobacter.

Merial

Dejá tu comentario

Las Más Leídas

¿Se validan los aumentos de precios en la industria veterinaria? ¿Qué pasa con los stocks? ¿Y los honorarios?
Héctor Otermin y Federico Berger, gerente y presidente de la Federación Veterinaria Argentina.
Más que la rueda de la fortuna, un paso a paso para avanzar en lechería y no quedar en el camino. 
Modelo CANVAS para completar según tu negocio veterinario.
Las Jornadas Veterinarias de Intermédica se realizarán los días 5 y 6 de mayo.

Te puede interesar