martes 16 de abril de 2024

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a Motivar. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE

«Hay que preñar las vacas en otoño»

16 de abril de 2009 - 16:20

» Si bien este tipo de medidas debe ser analizada para cada campo en particular, desde Syntex la destacan como una forma activa de hacer frente a la coyuntura que vive el sector.

El mercado generado a partir de la inseminación artificial a tiempo  fijo se ha convertido en los últimos años en un segmento clave tanto para los productores ganaderos, los proveedores de insumos y, fundamentalmente, para los médicos veterinarios.
En este sentido, es importante destacar que en el año 2000 se inseminaban a tiempo fijo (IATF) en nuestro país alrededor de 100 mil animales por año, mientras que ese número ha superado la barrera de las 1.000.000 de madres en los últimos tiempos, mientras que los  especialistas auguran un continuo crecimiento en cuanto a la implementación de esta técnica de la mano del profesional veterinario.
«Independientemente de esto, lo ocurrido en los últimos dos años en nuestro país ha puesto en juego todo lo que se había avanzado.
La ganadería local comenzó a sufrir la coyuntura política y económica nacional y esto llevó a que el sistema se pusiera en riesgo», resaltó el gerente de Syntex, Ignacio Videla Dorna.

MOTIVAR: ¿Cuál fue la evolución de este mercado en 2008?
Ignacio Videla Dorna:
La realidad es que fue un año difícil.
Si bien este segmento no sufrió caídas tan significativas como otros, se ha notado una disminución en cuanto a la  cantidad de animales que fueron sometidos a protocolos de IATF (entre un 10 y un 15% menos que en 2007, dependiendo de cada producto o la zona).
Esta ha sido sin dudas una señal de alerta, sobre todo si tenemos en cuenta la sequía que perjudicó a la producción.
De todas maneras, la IATF es una muy buena herramienta para hacer frente a este tipo de coyunturas, ya que permite preñar un gran número de animales en poco tiempo, incluso aquellos que, por su condición corporal, no entrarían en un servicio natural con toros.

¿De qué manera puede contribuir a solucionar los problemas actuales?
La sequía reinante en nuestro país en los meses de octubre, noviembre y diciembre de 2008 hizo que muchos   vientres quedaran vacíos.
Un productor tradicional, que no está habituado a usar este tipo de tecnología, perdió la oportunidad de preñar sus vientres. En un esquema de servicio natural tendría que esperar hasta la próxima temporada reproductiva para cubrir eficientemente los animales vacíos, dado el mal estado que aún tienen muchos animales. Nosotros le proponemos que no deje pasar todo ese tiempo.
Es vital preñar esos vientres durante este otoño (marzo, abril, mayo) implementando protocolos de IATF de la mano de un veterinario y resolviendo, al menos parcialmente, los problemas anteriormente mencionados.
De esta manera, lograríamos una ganancia de seis meses en cuanto a la edad de gestación y evitaríamos que se dispersen aún más los partos de los animales, con la consiguiente pérdida de kilos de terneros logrados.

¿Es por esto que lanzan el programa Syntex Suma?
Si, creemos que es una manera concreta de reconocer la figura del médico veterinario como único responsable del gerenciamiento reproductivo de los rodeos nacionales.
La realidad es que el programa aparece en medio de uno de los peores conflictos de la ganadería argentina de los últimos años.
Los conceptos clásicos del marketing indicarían que no deberíamos aplicar acciones tan ambiciosas en momentos en que el mercado está deprimido.
Contrariamente a ello, decidimos hacerlo porque consideramos que la oportunidad para los veterinarios sigue estando latente, no ha desaparecido.
Ya que si a los problemas de la sequía le sumamos el inconveniente al cual se enfrentará el país en los próximos dos años (por la falta de carne para afrontar, incluso, la demanda interna), no quedan dudas de que realmente existe una oportunidad (Ver «Enfrentar la crisis ).
Queremos que, lejos de deprimirse, dejar pasar el tiempo y no hacer nada, tanto productores como veterinarios se mantengan activos frente a la coyuntura.
El momento es malo, no hay dudas.
Pero la oportunidad sigue estando. Y una manera de aprovecharla es preñando a las vacas: todos los vientres que quedaron vacíos en la temporada pasada, deben ser preñados en otoño.
No hay que esperar un año más.
Y con esta idea se alinea nuestro programa: debemos hacerle frente a esta  actualidad, con una herramienta activa y no con una actitud pasiva.
También es importante destacar que el programa Syntex Suma no tiene fecha de terminación, por lo cual los veterinarios participantes pueden acumular  puntos en sucesivas campañas hasta lograr el puntaje deseado para canjear por el premio elegido.

¿Qué características tiene el productor argentino que apuesta por esta tecnología en particular?
Es un ganadero básicamente obsesionado por la eficiencia.
Esta amenaza que tuvimos durante años por parte de la agricultura fue un motor estimulante para un productor que tuvo que implementar programas de este tipo para lograr la eficiencia que el negocio le requería. Necesitaba producir la misma cantidad de terneros en una  superficie menor, o no podía resignar espacio a mano de toros, por ejemplo.
Esta coyuntura en algún sentido nos ayudó. Fue una señal de alerta: «si quiere permanecer vivo en este negocio, tiene que ser más eficiente», le dijeron.
Y aquí no se trata de grandes o pequeños establecimientos, ni de la capacidad económica de cada uno de ellos.
Tenemos veterinarios que atienden e implementan la técnica en ambos, de manera similar.
Por otra parte y en el marco de la lechería, hay una tendencia creciente a la    concentración: están desapareciendo rápidamente los tambos pequeños a manos de los más tecnificados, que necesitan de este tipo de tecnologías. No es optativo. 
Quien tiene un tambo con más de 500 vacas en ordeñe, no puede no tener un programa de reproducción asistida.

 

Syntex Suma
Este programa fue generado con el objetivo de premiar a los usuarios de los productos de la empresa, desde donde se resalta que «es la primera vez que un plan de este tipo enfoca a todos los veterinarios y no solamente a aquellos que están involucrados en la comercialización de los packs reproductivos».No participan distribuidores, ni productores, ni agentes que formen parte de la cadena comercial, ni personas vinculadas a laboratorios. El único destinatario es el médico veterinario que implementa programas de reproducción en rodeos bovinos en Argentina.Otra de las particularidades de este programa pasa por los premios, ya que no sólo se limita a bienes tradicionales en los distintos sistemas de puntajes que existen, tales como electrodomésticos o viajes, sino que también se ofrecen herramientas de trabajo (computadoras portátiles o ecógrafos) y becas de capacitación. «La idea es darle al veterinario la posibilidad de que, utilizando los productos, acumule puntos que le sirvan de crédito para pagar, por ejemplo, una especialización en reproducción animal».Por último, desde Syntex destacaron que en las primeras semanas de vida del programa, se inscribieron más de 100 profesionales de todo el país, a través de www.syntexar.com/suma.»Los veterinarios esperaban algo así. Es muy estimulante para ellos, particularmente en momentos en que el mercado está deprimido, recibir una señal de este tipo, más allá del beneficio concreto obtenido por el uso de los productos en su trabajo», concluyeron.

 

Enfrentar la crisis

» Desde el servicio técnico de la empresa se posiciona a la IATF como una herramienta a favor de una mayor producción de carne.

En su trabajo, Tomás Díaz y Lucas Cutaia destacan la necesidad de que los técnicos y  profesionales argentinos planteen a los ganaderos las distintas alternativas que existen para hacer frente a un panorama desfavorable.
Los autores de dicho documento sostienen que «más allá que la caída del stock sea real (tanto como el aumento del consumo interno), tarde o temprano iremos saliendo de la crisis y el mundo seguirá demandando nuestros alimentos.
Tenemos que estar preparados para ese momento, para lo cual deberemos recomponer los stocks y mejorar las tasas de preñez y destete. Sólo así podemos dejar mayor cantidad de terneras para reposición».
Asimismo y asumiendo que cada establecimiento merecerá un análisis en particular, tanto en la oferta forrajera, estado de las vacas, índices  productivos y reproductivos, los especialistas destacan que el servicio de otoño sobre vacas vacías para paliar la falta de terneros el año que viene es una alternativa muy viable y con una rentabilidad segura.
«Hay otras propuestas, tanto a nivel productivo como reproductivo que tenemos al alcance de la mano y es fundamental que las usemos», resaltaron los autores.
Aquellos que deseen obtener el trabajo completo, en el cual se lleva adelante un interesante análisis en cuanto a la implementación de alternativas tecnológicas aplicables a la realidad que atraviesa la ganadería nacional, pueden solicitarlo a: [email protected] o a [email protected].

Volver a la tapa

Dejá tu comentario

Las Más Leídas

Dr. Carlos Lanusse junto a Damasia Becu de Villalobos en la ceremonia de la ANCBA por su aporte en las ciencias veterinarias. video
Roberto Bellinzoni, de Biogénesis Bagó, opinó sobre la vacuna contra la fiebre aftosa.
Para prevenir neumonías en feedlot, es clave aplicar un plan sanitario, un buen manejo y acondicionar los corrales.
Desde el Laboratorio CDV hacen énfasis en los controles del Senasa sobre posibles cambios en la vacuna contra la fiebre aftosa. 
La garrapata bovina, un flagelo que se come las ganancias del procutor ganadero.

Te puede interesar