martes 28 de mayo de 2024

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a Motivar. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
LA EMPRESA CUMPLIÓ SUS OBJETIVOS Y YA PIENSA EN SEGUIR CRECIENDO Y EXPANDIRSE EN EL MUNDO

“El vínculo entre veterinarios y ganaderos fomenta la adopción de tecnología”

El gerente general de CDV, Juan Roô, analizó el desempeño del laboratorio en 2020, repasó los cambios impulsados por la pandemia y destacó el crecimiento de los planes sanitarios aplicados sobre los rodeos bovinos.
1 de diciembre de 2020 - 00:13
Juan Roô. “Estamos camino a una certificación PICS para nuestras plantas de elaboración”. Juan Roô. “Estamos camino a una certificación PICS para nuestras plantas de elaboración”.

Sin dudas este fue un año distinto, desafiante y complejo desde el inicio de la pandemia por COVID19. Que la producción agropecuaria y nuestra industria veterinaria fueran declaradas esenciales desde un comienzo, no quiere decir que no hayamos tenido que reconvertir toda la capacidad operativa”. Con estas palabras definió Juan Roô, gerente general en el Laboratorio CDV, lo que ha sido este 2020 para una empresa que logró adaptarse, cuidar la salud de las personas que allí trabajan e incluso, crecer respecto de años anteriores.
“Paradójicamente fue un año excepcional en materia de resultados”, dejó en claro Roô en el marco de una entrevista publicada en la Revista CDVet que edita el laboratorio, donde también explicó: “Si bien tuvimos que tomar muchas medidas, adecuarnos a diversas situaciones sobre las cuales no había experiencia previa, CDV logró crecer en producción y ventas, tanto en Argentina, como en mercados internacionales. Superamos las expectativas”.
A continuación, Juan Roô destaca la consolidación de la planta de elaboración de vacuna antiaftosa, anuncia nuevas inversiones y refuerza el rol estratégico de los profesionales veterinarios como difusores de las tecnologías sanitarias con las que hoy cuentan los productores ganaderos para hacer frente a la demanda local e internacional de carne bovina.

¿Cómo fue el proceso de adecuación al contexto de pandemia en CDV?

En materia de prevención sanitaria, asepsia e higiene, mantuvimos las precauciones y metodologías de trabajo que habitualmente se emplean en las plantas de elaboración de productos biológicos de CDV.
Nuestra gente estaba ya acostumbrada al uso de barbijos, a mantener distancia, a lavarse las manos, ducharse, usar cofias, anteojos, guantes… Son medidas habituales, más allá de las cuales se profundizaron las acciones de limpieza y se reorganizó el arribo de las personas a las instalaciones.
Pusimos en marcha cambios e inversiones, como la realizada en el traslado del personal de su casa a la planta y viceversa, dejando de lado el transporte público y cubriendo el 100% de estos nuevos costos.
Claro que fuera del personal productivo, el resto del equipo de CDV se mantuvo trabajando desde sus casas, conectados vía distintas plataformas, desde las cuales las distintas gerencias se coordinaron con sus equipos para definir las acciones. Hoy nos encontramos retornando a las oficinas.

¿Cuál es el aprendizaje respecto de las metodologías empleadas estos meses? ¿Reemplazarán lo que se venía haciendo?

Hemos conversado respecto de este tema tanto con las áreas gerenciales de la empresa, como también en el marco de la Cámara Argentina de la Industria de Productos Veterinarios (Caprove), de la cual CDV forma parte junto a las principales compañías nacionales y multinacionales que operan en el país. Considero que algunas cosas quedarán y otras cambiarán sin dudas.
Claro que se puede aprender mucho de las herramientas que ya teníamos, pero usábamos poco. Por ejemplo, en el campo de las capacitaciones a distancia. Más allá de esto, entiendo que el vínculo presencial volverá, fundamentalmente en un rubro como el ganadero.

¿Qué cambió para que se incrementara la adopción de tecnología y principalmente vacunas en los rodeos bovinos?

Soy un convencido de que esta mayor demanda y cumplimiento de objetivos están dados por una mayor participación de los veterinarios a campo y una mayor interacción con los dueños de dichos establecimientos.
En estos meses, los veterinarios fueron más consultados. Y cuando eso ocurre, los planes sanitarios se aplican más y mejor, las dosis crecen y las pariciones también.
En un análisis económico que haga cualquier productor que invirtió más este año en prevenir la aparición de enfermedades en su rodeo, se dará cuenta que la inversión en sanidad tiene una rentabilidad muy alta por permitir expresar el máximo potencial productivo de los animales.
Es un círculo virtuoso: menos pérdidas evitables, más carne para exportar, más divisas para el país, más consultas a los profesionales, más terneros disponibles. Este año llegaremos probablemente a las 900.000 o 1 millón de toneladas de carne bovina exportadas como récord histórico. Y tenemos demanda por el doble, quizás. Es posible abastecer este mercado, sin descuidar el consumo interno de los argentinos. Espero que esta prueba de que la prevención y las tecnologías sirven se vea reflejada en la continuidad de las inversiones.
Es válido destacar el trabajo que hemos realizado como empresa en este sentido, sobre las bases planteadas en el Plan Sanitario Productivo que promueve Caprove desde hace años. Es clave subrayar la labor que ha realizado la Cámara este año, fomentando un intercambio muy productivo entre los líderes de las compañías del sector.
No tengo dudas que cuando veamos los resultados productivos de este año, veremos que serán mejores que en los anteriores, aunque con un claro potencial hacia adelante.

¿Qué valor se le otorga a haber logrado mantener un abastecimiento continuo durante toda la pandemia?

En CDV trabajamos siempre bajo el concepto de una Sola Salud.
El hecho de que la producción de alimentos y la sanidad animal hayan sido exceptuadas de cumplir con las medidas de aislamiento obligatorio hizo que no se detengan las vacunaciones, ni se produzca ningún tipo de desabastecimiento.
Claro que en un principio se encendieron las alarmas con los stocks e insumos mínimos para que las plantas funcionen con sus áreas de bioseguridad y demás, pero ha sido un enorme éxito el modo en que logramos aportar a que el país no detenga ni sus vacunaciones antiaftosa, ni las ligadas a brucelosis bovinas, ni tantas otras con las que CDV vuelca su tecnología al mercado.

«Pudimos mostrar que las vacunas sirven y tienen efecto, lo cual quedará aún más claro cuando veamos el aumento en los índices productivos de este 2020 en relación con años anteriores. Hay una mejor visión de la sanidad preventiva por el productor y el veterinario».

¿Cuáles son las expectativas para 2021?

La primera incógnita es la macroeconomía argentina. Como empresa el desafío es este de cara a 2021.
No podemos perder de vista que, si bien el sector agropecuario cierra un buen año, probablemente la economía nacional caiga entre un 8 y un 12% en relación con 2019. Habrá muchos sectores a los cuales seguramente les costará mucho recuperarse de la crisis causada por el COVID19.
Si bien soy optimista, esta no deja de ser una preocupación.
A nivel del laboratorio, en 2021 nos propondremos seguir creciendo tanto en producción, como en ventas locales, pero con un fuerte foco en el mercado exportador. Tenemos muchos países por explorar en los cuales hace tiempo que venimos trabajando.
Estamos camino a una certificación PICS de nuestras plantas de elaboración. Invertimos grandes volúmenes de dinero en estándares de calidad para certificar este tipo de normas internacionales, que nos permitirán avanzar tal como pretendemos con nuestras líneas de vacunas tanto en África, como en Oriente Medio, Australia, Nueva Zelanda y otros países de Europa. Hoy estamos próximos a lograr nuestros primeros registros en Rusia, por ejemplo.

¿Y en materia de inversiones?

En el marco de nuestro plan de crecimiento a 5 años, proyectamos avanzar en la construcción de una tercera planta de elaboración de biológicos.
En 2021 estaremos invirtiendo cerca de US$ 2 millones en nuevas áreas productivas en la Planta 1 con la que contamos en el Parque Industrial de Pilar y diversas tareas mantenimiento también en la planta de vacunas contra la fiebre aftosa.
La nueva planta que proyectamos sería un complemento a la producción de antígenos virales y bacterianos clásicos que se realizan hoy en la Planta 1, la cual se focalizará en seguir elaborando vacunas contra la brucelosis y la tuberculosis bovina, así como la línea para peces y una mayor capacidad para abastecer el trabajo coordinado que mantenemos con Vetanco, empresa para la cual escalamos y elaboramos muchos de sus nuevos desarrollos.
Más allá de esto, en 2021 CDV seguirá sumando colaboradores a su equipo, alcanzando los 230 empleados.
Sin dudas, estaremos todos consustanciados con el objetivo de lograr las certificaciones mencionadas, en favor de impulsar la expansión internacional de la empresa.

Fuente de la información: Revista CDVet.

AVANZA EL PROYECTO DE TRAZABILIDAD

“Productores ganaderos y asesores veterinarios podrán conocer el origen y componentes de cada una de las vacunas de CDV gracias a una codificación que pondremos en marcha próximamente y estará visible en las etiquetas de todos los productos”, adelantó Juan Roô.
Según el referente de CDV esta situación le permitirá a la cadena de distribución escanear un código y poder tener la identificación única para mejorar la administración y control, minimizando errores.
Además, cada etiqueta de las vacunas para bovinos del Laboratorio CDV incorporará un código QR para acceder a la información técnica de forma rápida y sencilla.

Dejá tu comentario

Las Más Leídas

El laboratorio de diagnóstico de Esperanza Distribuciones tomó y analizó las muestras de la granja con Aujeszky en Emilia.
Cuando la medicina veterinaria se une a la salud humana.
Tecnovax avanza en el mercado veterinario: a partir del 1 de junio adquirirá al laboratorio Generar. 
Las prevalencias de la diarrea neonatal varían según la región y el sistema de producción.
En los últimos 5 meses el valor de los novillos se incrementó en solo un 43%, los terneros un 26% y las vacas un 21%.

Te puede interesar