fbpx
MOTIVAR encabezado diarios
HomePosts Tagged "Productividad Animal"

Según Federico Santangelo, director de Agroideas, esta actividad arroja un margen bruto de hasta $9.600 por hectárea al año y una rentabilidad neta anual -sobre suelo arrendado- en torno al 13%.

Facundo SonattiFACUNDO SONATTI
facundo@motivar.com.ar

Clave. “Incrementar la eficiencia productiva y, por ende, los volúmenes.”

Clave. “Incrementar la eficiencia productiva y, por ende, los volúmenes.”

La producción ganadera es una de las industrias más representativas de la economía argentina. Solo la actividad primaria factura más de US$ 7.000 millones cada 12 meses; es decir, el equivalente a lo que recaudó el Estado en concepto de los derechos de exportación en soja, cada año, durante la última década.
Sin embargo, los índices productivos se mantienen estancos desde hace al menos 25 años, con niveles nacionales de preñez y destete que no pueden romper el tantas veces mencionado techo del 60%.
Tal como se destaca en la editorial de esta publicación y en el marco de su 15º Aniversario, MOTIVAR se ha planteado este año el desafío de reunir el testimonio de referentes y expertos en las actividades más destacadas de la producción animal nacional. Y es en ese sentido, que compartimos una interesante charla con el asesor veterinario y consultor Federico Santangelo, director de Agroideas, quien analizó pasado, presente y futuro de la ganadería nacional.

MOTIVAR: ¿Cuál es hoy la foto de la ganadería argentina?
Federico Santangelo: El sector sigue con la problemática que se originó entre 2008 y 2009 cuando se liquidaron 12 millones de cabezas.
Hasta ahora, apenas se recuperó entre un 40% y un 50% de ese stock. Eso te habla de una escasez en la oferta de carne que llevará muchos años más en recuperarse.

M: ¿Qué alternativas existen para avanzar en esta recuperación?
FS: En aquel momento generamos un modelo de simulación que trazaba la recuperación en un período de 10 años y medianamente se viene cumpliendo, aunque claro que en esos tiempos Argentina producía 3,3 millones de toneladas de carne al año y ahora estamos en los 2,7 millones. Es decir, nos están faltando al menos 500.000 toneladas que, por lo pronto, son las que no se exportan.
La suma de la escasez de oferta de hacienda (terneros y novillos), de faena y, por ende, la falta de carne, explican que los precios hayan subido.
A su vez, el sector sigue haciendo las cosas mal en términos de producción y el 60% de destete ya es una cifra histórica que parece imposible de rebatir.

M: ¿Considera realmente que es imposible mejorar ese índice?
FS: La solución a esta problemática está en incrementar la eficiencia productiva y, por ende, los volúmenes. Para romper esos límites sin dudas se debe trabajar en los cuatro pilares de una buena producción: manejo, nutrición, sanidad y genética.

M: Pero eso tiene un costo, ¿es viable que los productores inviertan en esos aspectos para incrementar los volúmenes actuales?
FS: A la hora de invertir, dentro de estos cuatro pilares, hay dos con mayor demanda de capital: nutrición (implantación de pasturas) y la genética. En cambio, si el productor pretende mejorar la producción con baja inversión tiene que pensar en un buen manejo y atender la sanidad del rodeo.

M: ¿Por qué no se invierte más si está probado que el retorno puede ser mucho mayor al mejorar aspectos como la sanidad?
FS: No sé si es cultural o dónde está la falla. El criador es un eslabón clave si se quiere mejorar la eficiencia productiva y la tecnología está disponible.
Quizás como veterinarios no sabemos comunicar la correcta implementación de un modelo sanitario sustentable; nos detenemos en su costo y no el beneficio.
Sin embargo, hoy vemos un contexto benévolo para el sector agropecuario con una agricultura rentable y una ganadería que también lo es. Lejos de la amplia brecha entre los márgenes que ambas actividades manifestaban en la última crisis de 2008 – 2009, actualmente la posibilidad de diversificar el riesgo es una opción viable y eso de algún modo, junto a un cambio generacional en las empresas agropecuarias, abre la posibilidad de incrementar la producción cárnica argentina.

“La posibilidad de diversificar el riesgo entre la agricultura y la ganadería es una opción viable y eso de algún modo, junto a un cambio generacional, abre la posibilidad de incrementar la producción cárnica argentina”.

M: ¿Cuál es el modelo más sustentable para invertir en ganadería?
FS: Hoy el modelo ganadero con mejor margen es la recría intensiva.
Incentivamos a los criadores a avanzar algo más en la cadena, implantando pasturas o verdeos para tener hasta cinco terneros por hectárea. El objetivo es sumarles 120 kilos adicionales a los animales, en un período de seis a ocho meses a pasto y -en lugar de sacar al ternero de destete de 180 kilos- llévalo a los 280 o 300 kilos. Para ello será necesario no perder de vista la sanidad y el manejo de la hacienda. Este modelo está probado y arroja un margen bruto anual de $9.600 por hectárea. Si la actividad se realiza sobre suelos arrendados, la rentabilidad neta anual puede superar el 13% en dólares.
De este modo, el modelo se presenta como una manera de diversificar el riesgo y optimizar el uso de la explotación, haciendo agricultura y ganadería, sin resignar márgenes.

M: ¿Qué pasa con los márgenes en el resto de los eslabones?
FS: Hoy los márgenes en cría se están acotando porque el precio del ternero subió muchísimo a fines de 2015 (hasta un 50%) pero luego se estancó; a tal punto que tenemos precios relativos incluso por debajo a los de hace un año.
Aún no se puede decir que es un escenario malo, pero los costos van ganando terreno. En un modelo con buena eficiencia productiva (un nivel de destete del 84%, sobre suelo arrendado) el margen neto por hectárea ronda los $600 anuales.
En el caso de los feedlots, los márgenes son muy justos y, desde hace un año, cuando el precio del maíz subió, la situación se tornó aún más complicada.

M: ¿Es negocio ser productor ganadero?
FS: Debemos tener en cuenta que el productor no puede interferir en materia de precios: sus ingresos se miden en “Precio xCantidad”, es Microeconomía.
Por eso, más allá de que el ganadero haga todo muy bien y su vecino, todo mal, cuando salgan a vender su ternero ambos van a cobrar $35 el kilo.
Esto nos quiere decir que debemos trabajar sobre la cantidad. ¿Cómo?
Tranqueras adentro y en un campo de cría eso lo explica el porcentaje de preñez, los destetes y carga de animal por hectárea. En la medida que un productor no trabaje bien (con un nivel de destete inferior al 80%) dependerá de buenos preciospara tapar las ineficiencias: será rentable porque su mercadería vale mucho.
En cambio, cuando los precios no son los mejores, como ahora, empieza a mirar más los gastos. Mientras que cuando los precios son decididamente malos, solo el productor eficiente sobrevive. ¿El resto? Se funde. Así fue como desaparecieron 12 millones de cabezas y, con ellas, muchos establecimientos.

“En la medida que el productor no trabaje bien (con niveles de destete inferiores al 80%) dependerá solo de buenos precios para tapar las ineficiencias”.

M: ¿Es un incentivo real el recuperar mercados de exportación?
FS: En la práctica, las exportaciones no despegan y entre las razones de por qué esto ocurre se suman un mercado interno que paga más y la falta novillos. A su vez, con un dólar atrasado y costos en alza, la industria frigorífica no está pasando un buen momento. A todo esto se suma la competencia desleal por parte de las cooperativas de trabajo que no pagan cargas salariales y aquellas plantas fuera de la supervisión del Senasa.
Todo esto nos saca competitividad.

M: Pero si se recupera el comercio internacional, ¿subirá la producción?
FS: En el hipotético caso que se recuperen las exportaciones, el volumen total de producción crecerá poco, y solo a costa de la oferta interna.
Este año vemos precios planchados, después de un 2016 de estabilidad tras el fuerte aumento de 2015. China en el mercado externo es un jugador demandante, el mundo compra carne, pero no tenemos la categoría de exportación disponible, que es el novillo y estamos caros en dólares. Suena demasiado optimista pensar que este año vamos a exportar 300.000 toneladas.

M: ¿Cuáles son las expectativas?
FS: A mediano plazo, dependerá de cómo el productor reaccione: hoy crece vía retención de vientres y no a través del incremento de su eficiencia productiva.
Si sobre 100 vacas, 20 se descartan cada año y, a su vez, con un destete del 60%, la mitad de los terneros son hembras, al menos 20 deben reponer a las vacas descartadas.
Cuando se da retención de vientres el número se eleva a 23 o 24 hembras, resignando cabezas enviadas a faena. Sin embargo, nadie piensa en el destete, si fuese del 80% la producción de hembras sería de 40 por cada 100 vacas y la posibilidad de incrementar el rodeo se multiplicaría más rápido.

M: ¿Sigue la retención de hembras?
FS: Si, aún estamos en un proceso de retención, que comenzó hace dos años.
La faena de hembras se mantiene por debajo del 43% del total y eso significa inversión por parte del productor; cuando supera el 46% estamos ante liquidación de vientres, por lo tanto un ratio entre 44 y 45% denota estabilidad.
Nunca en los últimos 20 años hubo tres años de retención.Sin embargo, en este 2017 el ánimo se aplacó levementedespués de la fuerte expectativa inicial que despertó el nuevo Gobierno en el sector.

La brecha entre las potencialidades de la producción argentina y los crudos números de la realidad se explica, en gran medida, por la inacción e ineficiencia manifestada durante años de estancamiento.

Facundo SonattiFACUNDO SONATTI
facundo@motivar.com.ar

Argentina es un país colmado de potencialidades.
La sensación inequívoca que atraviesa a buena parte de la sociedad se sintetiza en un “nos merecemos ser algo más de lo que somos”. Y el sector ganadero argentino no es ajeno a esa sensación. Basta con repasar algunos números o participar de un par de seminarios sobre la actividad para anoticiarse que los niveles actuales de producción de carne y leche están bien lejos de lo que el país realmente puede ofrecer a un mundo demandante de alimentos.
Lo llamativo de esta reflexión, repetida en diversos claustros, es que no se traslada a la acción; y lo que es aún más intrigante es la inacción de los productores que, con cifras elocuentes a su favor, no avanzan hacia una expansión de la frontera productiva, mejorando sus propios ingresos.

Bovinos de vacaciones

Las pérdidas anuales que sufre el sector ganadero por la implementación de un plan sanitario deficiente representan un agujero de $28.000 millones cada 12 meses, según cálculos recientes de un estudio realizado por la Cámara Argentina de la Industria de Productos Veterinarios (Caprove).
“Hay un sobre-entendimiento de lo que hace el productor en materia de sanidad: se cree que vacunar contra aftosa es suficiente para decir que se cumplió con el propósito sanitario. Eso no es así”, sentenció Juan Carlos Aba, presidente de la mencionada Cámara.
Por su parte, Fernando Canosa -asesor ganadero de la firma ADBlick Agro- sostiene frecuentemente que, si se llevase los niveles de preñez de los actuales 63% a un promedio nacional del 75% (cifra que ya alcanzaron los productores de la Pampa Húmeda), se podría incrementar la producción de carne hasta las 5 millones de toneladas por año.
La eventual ecuación duplicaría los volúmenes actuales y equipararía la demanda interna con los despachos al exterior, generando un saldo exportable superior a los US$ 12.000 millones.
No hace falta describir el impacto que generaría este potencial incremento en la producción, tanto en los sectores primarios relacionados, como en las exportaciones (en los últimos tiempos, las ventas al mundo apenas superaron los US$ 1.100 millones al año).

Vaca muerta

Si se pone la lupa sobre la producción láctea, la brecha entre la realidad y las aspiraciones del sector se amplían también considerablemente.
Nuestra Argentina produce lo mismos litros cada año desde hace casi 20 primaveras.
El último gran salto productivo se dio en la década del ’90, cuando los volúmenes subieron un 70%, al pasar de 6.000 a 10.300 millones de litros.
Desde entonces y salvo honrosas excepciones, la producción osciló en torno a ese pico alcanzado en 1999.
Mientras tanto, por citar solo un ejemplo y con menores ventajas comparativas, Perú duplicó su producción entre 1999 y 2012.
Para el especialista israelí en estrés calórico Israel Flamenbaum, el sector lechero argentino pierde aproximadamente 3.000 litros de leche por vaca cada año al basarse en un sistema pastoril que no protege a las vacas de la radiación solar con suficiente sombra y no logra mitigar correctamente el estrés calórico mediante un buen enfriamiento en los meses requeridos.
Solo si se atendiese con responsabilidad este factor, la producción local podría incrementarse un 50%, sin necesidad de aumentar el volumen de vacas en ordeñe.

Manos a las obras

Argentina es un país de potencialidades, pero también uno ineficiente.
La distancia que separa los números actuales de los objetivos que promete alcanzar cada rubro del sector agroganadero está plagada de obstáculos que se resumen en una enorme ineficiencia.
Este mote no atraviesa a todos los productores por igual, pero sí a una buena parte de ellos, la cual históricamente suele repetirse haciendo siempre lo mismo, en lugar de cambiar.
En este escenario, el rol de los médicos veterinarios será entonces fundamental para guiar, aconsejar, resaltar e, incluso, instar a sus clientes a cumplir con sus obligaciones y a aspirar con una mejora continua para dejar atrás los potenciales y pasar lisa y llanamente a la acción.

La producción de carnes alcanzaría un “nuevo tope histórico” en 2017, en tanto que las exportaciones también crecerían 80%, según un análisis publicado recientemente por la Mesa Nacional de las Carnes.

El mundo lo demanda. El país incrementará un 80% sus envíos de carne al exterior”.

El mundo lo demanda. El país incrementará un 80% sus envíos de carne al exterior”.

“La producción de todas las carnes alcanzará un total de 5,9 millones de toneladas en 2017, marcando un nuevo récord histórico“, estimaron.
De acuerdo con los cálculos y en base a ese volumen de producción “el consumo interno dispondrá de 5,1 millones de toneladas, que equivalen 120 kilos por habitante / año”.
Al respecto, destacó que esa es “la misma cantidad que tuvo a lo largo del 2016 y que se ubica nuevamente en los niveles históricos más altos”.
Y el informe agregó: “la oferta por especie se estima que será de 2,73 millones de tn en carne vacuna; 2,4 millones, en aviar; 730 mil tn de cerdo; y 55 mil tn para la carne ovina”.
A su vez, desde la Mesa Nacional proyectaron: “El volumen que quedará disponible de carne vacuna y aviar para las exportaciones representa un crecimiento del 80% y permitirá agregar valor en origen, un ingreso adicional de divisas por US$ 1.500 millones, generar nuevos puestos de trabajo e incrementar la recaudación de impuestos por parte del Estado”.
Asimismo, el organismo señaló que “estos objetivos suponen un cumplimiento irrestricto de las medidas anunciadas, tales como el control de la informalidad, la efectiva implementación de la devolución de impuestos internos (reembolsos) y los cambios en identificación animal y trazabilidad, entre otros que permitan la necesaria mejora de la competitividad”.
Y concluyó: “la disponibilidad de oferta genera la oportunidad de mantener fluidamente el abastecimiento en el mercado interno e iniciar una agresiva acción para recuperar y expandir los mercados internacionales”.

Fuente: DyN.

Con la excusa de introducir un sistema de postventa en sus veterinarias, les ofrecemos una simple idea por medio de la cual poner en marcha acciones tendientes generar un vínculo diferente y formal con los ganaderos.
Se trata de reservarse un día a la semana para tomar contacto directo con algunos clientes, preferentemente de manera telefónica.
Lo primero que se debe lograr es una metodología por medio de la cual queden documentadas (escritas en un lugar destinado para este fin) las ventas que se realizaron en los últimos días desde el local (todas), detallando quién la concretó y el nombre y número de teléfono del comprador.
Imaginémonos que una de las operaciones realizadas (no por el veterinario a cargo de la llamada) involucraba 1.000 dosis de vacuna reproductiva y 15 frascos de ivermectina. A partir de allí y tras explicar que el motivo del contacto tiene que ver con certificar que los productos hayan sido correctamente entregados, se podría avanzar en las siguientes preguntas y objetivos:
• ¿Ya usaste los productos? Si la respuesta es afirmativa, podemos indagar sobre la acción que se realizó, la cantidad de hacienda involucrada y sus categorías, para -con ese conocimiento- realizar alguna sugerencia que desde el punto de vista profesional sea relevante. En caso que no se hayan empleado aún los productos, se debe alertar sobre la fecha de vencimiento de los biológicos y remarcar la importancia de la cadena de frío en su almacenado.
• ¿Te alcanzó lo que llevaste? Si la cantidad no fue suficiente, se tiene que proponer el envío de aquello que hiciera falta inmediatamente.
• ¿Qué otro trabajo estás por hacer? Estas preguntas sirven para lograr una respuesta a partir de la cual se podría concretar una nueva venta.
• ¿Viste que ahora empiezan los problemas de diarreas, no? Siempre es interesante tener a mano algún evento sanitario a partir del cual se pueda despertar interés en el productor para recibir el asesoramiento específico y -¿por qué no?- ofrecer los productos que le serán necesarios.
• ¿Qué tal te trataron los chicos en la vete? Si no se cuenta con un método específico para evaluar al personal del local, no hay mejor manera de hacerlo que preguntándole al cliente.
• ¿Te contaron que estamos haciendo inseminaciones? Cada profesional sabe qué novedad tiene para comunicar en cuanto a su servicio; este es sólo un ejemplo. La idea es tener en cuenta que ya que se entabló el contacto y que se está brindando un servicio a quién ya compró, hay que aprovechar e informar todo lo que sea necesario, con el objetivo siempre de interesar y acercar al otro hacia una nueva visita o compra.
Como quedó claro y más allá de coincidir con el contenido, con sólo seis preguntas uno tiene la posibilidad de no sólo quedar bien sino también, brindar un servicio.

Este fue el deseo del secretario de Agricultura, Ganadería y Pesca de la Nación, Ricardo Negri, en un encuentro realizado por ADBlick Agro y el IAE.

Sobre el escenario. De izquierda a derecha: José Demicheli, Ricardo Negri, Juan José Aranguren, Guillermo Dietrich y Mariano Mayer.

Sobre el escenario. De izquierda a derecha: José Demicheli, Ricardo Negri, Juan José Aranguren, Guillermo Dietrich y Mariano Mayer.

Hacia fines del pasado mes de diciembre se realizó un evento que se enmarca en el paraguas de “Argentina Visión 2020/40”, donde ADBlick Agro y el IAE Business School, invitaron a reflexionar sobre el “Agro que viene, dentro de la Argentina que viene”.
Este encuentro contó con la presencia de Juan José Aranguren (ministro de Energía y Minería de la Nación), Guillermo Dietrich (ministro de Transporte), Rodolfo Rivarola (decano del IAE Business School), Ricardo Negri (secretario de Agricultura, Ganadería y Pesca de la Nación) y Mariano Mayer (secretario de Emprendedores y Pymes del Ministerio de Producción).
Todos ellos compartieron su visión sobre las oportunidades y desafíos que tienen la Argentina y el agro para encarar una etapa de crecimiento.

Puro agro

Para comenzar, Ricardo Negri explicó que el año pasado se sembraron cerca de 39 millones de hectáreas y que si el factor climático acompaña, se espera una cosecha record de 130 millones de toneladas. Además, agregó que “los niveles de incorporación de tecnología nos han sorprendido. Se incrementó notablemente la venta de maquinaria agrícola. Los actores reaccionaron muy bien y rápido a las medidas tomadas por el nuevo gobierno y aguardamos que la activación en el ciclo ganadero suceda más rápido de lo que esperábamos, pues estamos en un proceso de retención de vientres y faenas de mayor peso”.
Finalmente, Ricardo Negri aseguró que “hay una mayor articulación en el trabajo público-privado; somos un ministerio que trabaja siempre a puertas abiertas”.
¿Y los empresarios?
Por otro lado, Mariano Mayer explicó que “estamos en un momento muy particular en Argentina y en el mundo con respecto a la generación de empleo. Mucho se reflexionó en estos días sobre la pobreza y el desempleo en el país y este es el principal desafío que tenemos desde el Estado. Debemos generar las condiciones necesarias para aumentar la productividad y la competitividad de la mayoría de las Pymes argentinas y generar desarrollo con equidad”, explicó. Y agregó: “Un empresario es un sobreviviente, cuando no debería ser así y esto es en gran medida responsabilidad del Estado”.
Además, Mayer aseguró que “el objetivo es que se creen más empresas en el país, para lo cual es fundamental trabajar en red, lograr mayores programas de financiamiento y capacitar a emprendedores. Hay un nuevo ADN emprendedor en nuestro país, el cual debemos capitalizar”.

El rol de la energía

Luego Aranguren aseguró que el sector energético es responsable de entre el 6 y el 8% del PBI. “Hay un vínculo muy fuerte entre el sector energético y la Agroindustria. El campo debe pasar de ser un consumidor a ser un prosumidor. Es decir, que consuma y produzca energía al mismo tiempo y está en ese camino. Hoy la oportunidad significa un desafío hacia adelante”, aseguró.
Además, Aranguren comentó que “necesitamos fuentes de energía diversificadas a precios accesibles y esto es lo que tenemos que hacer en los próximos años”.

Transporte multimodal

Dietrich comenzó su exposición asegurando que “hoy estamos trabajando en un plan de transporte multimodal, a partir de una visión integral. Hay muchas oportunidades de desarrollo, inversiones que ya se están haciendo y muchos compromisos de inversión ya firmados. Tal vez esto no se ve en lo inmediato de forma tangible, pero se está haciendo. La obra pública se está reactivando, las inversiones en infraestructura están dinamizando la economía del país. Es un camino largo, hay que ir reconstruyendo y reordenando todo”.

Entrevistamos a Raúl Eduardo Marín, presidente de la Asociación Argentina de Veterinarios de Laboratorios de Diagnóstico, entidad que concretó su XXI Reunión Científico Técnica en la provincia de Jujuy.

Nicolas de la FuenteNICOLAS DE LA FUENTE
redaccion@motivar.com.ar

Recuerdo. Raúl Marín (izquierda) fue el ganador del Premio Caprove en 2011.

Recuerdo. Raúl Marín (izquierda) fue el ganador del Premio Caprove en 2011.

Hasta San Salvador de Jujuy se trasladaron los más de 150 médicos veterinarios y profesionales vinculados al rubro para participar de la XXI Reunión Científico Técnica llevada adelante por la Asociación Argentina de Veterinarios de Laboratorios de Diagnóstico a comienzos de octubre.
“El planteo de una opción interesante en cuanto a las temáticas propuestas, con el aporte de destacados especialistas nacionales e internacionales, propició un espacio de intercambio de conocimientos y discusión, para una región con un gran potencial ganadero, en la que el diagnóstico de las enfermedades animales conforma un punto crítico para el desarrollo exitoso de la producción pecuaria”, le explicó a MOTIVAR el Dr. Raúl Eduardo Marín, presidente AAVLD 2014.
Más allá de esto, el profesional que se hiciera acreedor del Premio Caprove en 2011 por su aporte al incremento de la productividad animal, destacó el desafío de realizar este evento en Jujuy y en un año económicamente complejo.
“Por eso propusimos agenda con mayor presencia de temáticas ligadas a los sistemas productivos y, en una menor proporción, a los pequeños animales”, explicó Marín.
Vale recalcar que el encuentro de la AAVLD se concretó en la tierra natal de quien fuera socio fundador y primer presidente de la misma, con cuyo nombre se denominó a la Reunión Técnica en cuestión: el Dr. Bernardo Jorge Carrillo.

72 horas de pura información

Ya en el congreso, se destacó la presencia del patólogo uruguayo Franklin Riet Correa, quien compartió sus conocimientos sobre enfermedades neurológicas con presencia en rumiantes y equinos. “Luego de las charlas se realizó una mesa redonda sobre rabia, una problemática muy difundida en nuestra zona. “Pudimos mostrar que el 80% de los diagnósticos en problemas neurológicos no corresponden a rabia. A partir de esto, presentaremos ante organismos oficiales la necesidad de contar con laboratorios de referencia que puedan realizar un diagnóstico integral de la neuropatología”, detalló Marín.
El segundo día de la reunión técnica, contó con la participación de disertantes nacionales e internacionales (España, Chile y México) pertenecientes a la red ProtozooVAC (auspiciada por la CYTED).
La jornada culminó con otra mesa redonda, esta vez sobre enfermedades reproductivas. De la misma participaron los Dres. Carlos Campero, Gustavo Combessies (Laboratorio Azul) y el español Luis Ortega Mora, especialista en neosporosis bovina.
El encuentro de la AAVLD culminó con una jornada completa orientada a las enfermedades hemoparasitarias en caninos, de la mano del especialista de la FCV de Universidad de La Plata (Dr. Diego Eiras); al tiempo que miembros del INTA Cerrillos (Cecilia Venturini y Reinaldo Mota) expusieron toda la casuística que existe sobre camélidos sudamericanos. Vale mencionar que aquellos interesados en recibir todos los resúmenes de las conferencias y los trabajos técnicos presentados en Jujuy pueden solicitarlos vía redaccion@motivar.com.ar.
“Es la primera vez que nuestra región recibe un evento de esta envergadura”, resaltó Marín. Y concluyó: “El potencial ganadero en el NOA es verdaderamente significativo pero su principal limitante es la cuestión sanitaria. Tenemos mucho camino por recorrer a la hora de determinar fehacientemente cuál es la situación real en materia de presencia de enfermedades”.

NEOSPOROSIS EN ARGENTINA

“Su prevalencia real en el país es parcialmente conocida”

Dadin Prando Moore
CONICET

La neosporosis es una enfermedad causada por el protozoo apicomplexa Neospora caninum. Esfuerzos sustanciales para lograr el aislamiento de cepas locales han tenido su fruto mediante el hallazgo de 3 nuevas cepas denominadas: NC-6 Argentina, aislada desde las heces de un perro naturalmente infectado; NC-LP1, de un ternero congénitamente infectado y NC Axis, de un ciervo.
Los abortos en bovinos y casos de enfermedad neuromuscular en caninos que han sido informados en nuestro país ocasionaron que los laboratorios privados de diagnóstico veterinario implementen técnicas serológicas, histopatológicas y moleculares para la identificación del parásito.
Aunque se han realizado estudios para desarrollar inmunógenos, obteniendo resultados alentadores, aún se encuentran en etapa de experimentación.
Sin escapar a la realidad de otras vacunas, el desafío es buscar un balance entre inocuidad y eficacia.
En el país, no existen estudios que hayan evaluado la utilización de drogas en bovinos para evitar la infección o el aborto.
Las pérdidas económicas ocasionadas han sido estimadas en 33 y 13 millones de dólares para la industria lechera y carnicera, respectivamente.

DISPONIBLES: TODOS LOS RESUMENES DE LA JORNADA

resumenSi bien en este artículo compartimos buena parte de la conferencia brindada por Dadín Prando Moore sobre la Neosporosis en Argentina, los interesados en acceder a la versión electrónica completa con todos los resúmenes de la jornada organizada por la AAVLD pueden solicitar el material vía redaccion@motivar.com.ar.
Allí también encontrarán la totalidad de los trabajos presentados sobre distintas temáticas en diferentes especies.

La implementación de medidas integrales de manejo tendientes a interrumpir el ciclo de vida parasitario en establecimientos comerciales para leche permitió observar beneficios reproductivos y productivos.
Estas medidas incluyeron: a) evitar que perros y otros potenciales huéspedes definitivos contaminen con sus heces las pasturas y otras fuentes de alimento y agua; b) los caninos no debían tener acceso a material posiblemente infectado de huéspedes intermediarios como fetos, membranas fetales u otros tejidos; c) control de la población de roedores reduciendo el potencial riesgo de infección para los huéspedes definitivos; d) compra de animales seronegativos d) evitar factores que probablemente favorezcan la reactivación de la enfermedad en los bovinos infectados crónicamente (alimentos con micotoxinas, condiciones de estrés o infecciones concomitantes con el virus de la DVB); e) la transferencia embrionaria desde madres infectadas a hembras receptoras no infectadas; f) utilización de semen de toros de razas carniceras en vacas seropositivas puede ser una alternativa para producir carne en los tambos; g) destinar a faena las hembras que sufran aborto y sean seropositivas; h) debido a la gran fluctuación del nivel de anticuerpos se recomienda su evaluación en dos oportunidades antes del primer servicio (6 y 15 meses de edad).
La prevalencia real de la enfermedad en el país es parcialmente conocida, aunque se sigue acumulando evidencia acerca de su amplia distribución en las principales zonas ganaderas del país incluyendo el Noroeste, Noreste y centro.
La seropositividad en una hembra que abortó no es elemento suficiente para interpretar que el agente causal fue N. caninum.
Tampoco tiene validez establecer un título final porque hembras bovinas que paren terneros infectados sin signos clínicos pueden desarrollar altos títulos de anticuerpos.
Lo recomendado es recolectar muestras de vacas que han abortado y también muestras de vacas del mismo rodeo que mantengan aún la preñez.
La comparación de las proporciones de animales seropositivos en ambos grupos nos permitirá inferir si N. caninum estuvo involucrada en los abortos observados.
Igualmente, el hecho de encontrar anticuerpos en fluidos fetales o incluso la detección de ADN por PCR demuestran la infección congénita pero no debería interpretarse que el aborto fue causado por N. caninum siendo este hecho muy frecuente debido a la alta eficiencia que tiene este protozoo para transmitirse en forma congénita.
La histopatología adquiere relevante valor diagnóstico cuando se observan las lesiones patológicas características de meningoencefalitis necrotizante multifocal no supurativas.

Las medidas económicas trazaron lineamientos a largo plazo para el sector. El desafío es ahora combatir la informalidad y -tras recuperar la materia prima (terneros)- volver a jugar en el mercado mundial de carnes.

Facundo SonattiFACUNDO SONATTI
facundo@motivar.com.ar

Rodrigo Troncoso. La visión oficial.

Rodrigo Troncoso. La visión oficial.

La compañía ADBlick Agro convocó a una nueva edición de Argentina Visión 2020 con el foco puesto en la producción ganadera y, tal como sucede en cada convocatoria orientada al sector bovino este año, el salón del Club Alemán, ubicado en pleno Microcentro porteño, dejó a muchos de los asistentes de pie.
Sin embargo, el despertar de un gigante dormido solo alcanzará el éxito esperado si finalmente se ordena y formaliza el circuito y se le devuelve la competitividad al sector que cumple con las generales de la Ley.

La visión oficial y los expertos

Marcelo Paladino. En el cierre.

Marcelo Paladino. En el cierre.

José Demicheli, director General de ADBlick Agro, fue el anfitrión de un encuentro que, bajo el lema “El futuro de la ganadería”, contó con la presencia del subsecretario de Ganadería del Ministerio de Agroindustria de la Nación, Rodrigo Troncoso, y la palabra de Víctor Tonelli, Fernando Canosa y Marcelo Paladino, asesores del fideicomiso Ganadería III (Ver recuadro).
“Con casi un año dentro de la administración pública, vemos porqué no se podían resolver los problemas de informalidad de la cadena: la ganadería no era prioridad para nadie”, rompió el hielo Troncoso y profundizó: “quizás el concepto carne sí, pero los organismos que tenían que controlar no eran tenidos en cuenta el núcleo de sector.

UNA OPCION PARA SENTIRSE GANADERO

ADBlick Agro lanzó su tercera ronda de inversión en el sector ganadero, apostando con entre US$ 5 y 10 millones para comienzos de 2017. La iniciativa apunta a invertir en la compra de entre 8.000 y 15.000 terneros para recriar y engordar en diferentes puntos de la Argentina.
A su vez, se diversificará en el tipo de producto, produciendo novillos con destino a la exportación y al consumo interno, mediante acuerdos de abastecimiento con frigoríficos. Está abierta la suscripción para participar del negocio, en el cual el inversor puede ingresar con un ticket mínimo de $250.000.

En la AFIP, estamos normalizando la situación, trabajando sobre los frigoríficos y las cooperativas. La solución no pasa por controles individuales y aislados sino por establecer el trabajo en bloque que ya estamos realizando”.
A su turno, el consultor Tonelli afirmó: “la reducción de la informalidad y el equilibrio en el mercado será un gran impacto”. Y advirtió: “si se logra implementar con éxito el control de la informalidad sin dudas que la mejora de la competitividad de los formales será mayor que la devaluación y los reembolsos”. Más allá de esto, Troncoso aprovechó la oportunidad para repasar los puntos centrales que trazó el Gobierno para la ganadería en los próximos años. “Ordenamiento, simplificación, mercados, financiación y preservación de los recursos”, resumió.

Un futuro con números grandilocuentes

“El mundo está esperando que la ganadería local se despierte; ya que venimos de décadas de vaivenes. Entre 1993 y 1998 perdimos siete millones de cabezas de ganado y en la década siguiente crecimos 10 millones. Sin embargo, de 2008 a 2010 las volvimos a perder. Desde entonces solo recuperamos cuatro millones”, explicó el ex coordinador de Ganadería de AACREA y hoy consultor privado, Fernando Canosa.
“Eso nos demuestra dos cuestiones. Por un lado, que destruir es fácil, pero construir, muy difícil. Y, por otro, que hemos llegado a un punto donde la construcción es mucho más complicada porque pusimos en juego el mercado interno. Con ese escenario, uno de los problemas estructurales serios del país es un nivel de productividad del 62%; aunque esto también es una gran oportunidad: los márgenes para crecer son altos”, agregó.
“Hace algunos años realizamos un estudio para evaluar cuál es el potencial de la Argentina en producción de carne bovina, tras tocar un piso en materia de exportaciones”, avanzó. Y detalló: “En función de analizar el caso de productores con una eficiencia razonable (75% de preñez), concluimos que el país puede llevar la producción a 5 millones de toneladas y generar exportaciones por más de US$ 12.500 millones, equilibrando en partes iguales con el mercado interno. Se podrían generar 162.000 empleos en toda la cadena”.
Más allá de esto, Canosa advirtió: “nada de esto es viable si la producción de pasto no pasa de una base 100 a 140 en una primera etapa y el consumo de maíz avanza de las 3 millones actuales a 9 millones”.
Para finalizar, Marcelo Paladino (del IAE) explicó cómo se puede implementar esta nueva oportunidad: con recursos técnicos de gestión en toda la cadena y un cuidadoso manejo financiero, entre otras medidas.
“Ese nivel de sofisticación va a tener que llegar y significará que el negocio del productor se vinculará con sociedades del conocimiento. No hay desarrollo permanente en ningún sector sin nuevos ámbitos de cooperación público y privado, nacional y local. Hay que pensar en la ganadería como la industria del centavo: debemos ser muy eficientes en costos, cuidar cada variable y optimizar procesos, porque a pesar de sus volúmenes, la ganadería es un rubro que requiere de planificar cada paso”.

EN ARGENTINA Y ESPAÑA

“El leasing nos va a dar una mano”

Se realizó el 5° Congreso Argentino de Leasing en el auditorio del Banco Nación, con la presencia de 500 asistentes y el apoyo del Ministerio de Agroindustria de la Nación. En la apertura, el Lic. Mario Quintana, Secretario de Coordinación Interministerial de la Jefatura de Gabinete de la Nación, se refirió a la necesidad que tiene la Argentina de atraer inversiones y al Leasing como una importante herramienta de financiación en la transición que vive el país, luego de una década dedicada a combatir el capital. Por su parte, Rodrigo Troncoso, Subsecretario de Ganadería, puso énfasis en el desafío que esta Secretaría tiene en responder a los variados perfiles de productores que tiene la Argentina y la responsabilidad de poder ofrecerles diferentes herramientas que les permitan financiar sus sectores productivos, compartiendo la generación de un ambiente de productividad e innovación. Para ello, y en el marco Institucional de la Asociación de Leasing de Argentina se suma al trabajo de poner al mercado de capitales a disposición del mercado de producción. También mencionó el trabajo que están desarrollando con Senasa para que, antes de fin de año, pueda salir la resolución que regule la adquisición de ganado con esta herramienta. Por último, las palabras de Carlos Melconian, presidente del Banco Nación, fueron contundentes: “estamos dispuestos a poner al Banco a disposición de la obra pública y el Leasing nos va a dar una mano”.

Luego que Mauricio Macri y su par canadiense anunciaran la reapertura de las importaciones para la carne de cerdo proveniente del país del Norte, productores y entidades locales expresaron su preocupación.

Conferencia conjunta. Justin Trudeau y Mauricio Macri, juntos en la Casa Rosada.

Conferencia conjunta. Justin Trudeau y Mauricio Macri, juntos en la Casa Rosada.

Este 2016 no fue el mejor año para la actividad porcina nacional. A los inconvenientes ocasionados tranqueras adentro por el incremento en los costos de producción (fruto de la quita de retenciones al maíz y la devaluación de la moneda local) se fue sumando paulatinamente el fantasma de un viejo enemigo del rubro en su conjunto: la importación.
“Llevaremos adelante una serie de acuerdos que tienden a fortalecer el crecimiento de las clases medias, así como a promover acuerdos comerciales inclusivos y que generen empleo, restaurando –por ejemplo- el acceso del cerdo canadiense al mercado argentino a partir de agosto de 2017”, expresó el Primer Ministro de Canadá, Justin Trudeau, durante una conferencia de prensa conjunta con su par argentino, Mauricio Macri, tras una serie de reuniones bilaterales que se llevaron adelante a mediados de noviembre en nuestro país.
“Esto es bueno para los agricultores canadienses y sus familias; y también hará que los argentinos puedan tener acceso a un producto de alta calidad”, enfatizó Trudeau para luego manifestar que -en el marco de estos acuerdos- su país incrementará la colaboración para desarrollar una minería sostenible en Argentina…

Las repercusiones

Culminada la conferencia de prensa comenzaron a hacerse oír las voces de rechazo al anuncio realizado, no solo por parte de los productores porcinos y profesionales locales, sino también por dirigentes de la Federación Agraria y la Asociación Argentina de Productores Porcinos, entre otras.
En el caso de esta última entidad, fue su presidente, Juan Uccelli, quien hiciera pública (vía Twitter) una carta enviada al Ministro de Agroindustria de la Nación, Ricardo Buryaile, destacando que las palabras de Justin Trudeau no contemplaron en ningún momento la realidad y el bienestar de los productores porcinos argentinos y sus familias; y que la calidad de la carne de cerdo nacional es de la misma alta calidad que la canadiense.
“Nos hubiera gustado participar de las conversaciones. Estamos convencidos de la necesidad de competir y podemos hacerlo de igual a igual, pero con las mismas condiciones y no con la desventaja en la posibilidad de acceso al crédito, la alta carga impositiva local y la imposibilidad de usar herramientas tecnológicas que en Canadá sí se utilizan”, destacó Uccelli.
Un dato interesante ligado a esta posibilidad de competencia, tiene que ver con que el gobierno de Canadá entregó recientemente un subsidio cercano a los US$ 70 millones para financiar a sus productores de cerdo para hacer frente a una de las peores crisis que atraviesa el sector en 60 años. “La misma es causada por el aumento en el precio de los alimentos, la apreciación de su moneda, las leyes estadounidenses de etiquetamiento de alimentos y prohibiciones de exportación que llevaron a cerca de 1.000 criadores (11% del total) a dejar la industria el año pasado”, tal como se ha destacado en distintos medios internacionales últimamente.
Pero esto no fue todo: días después de la mencionada conferencia de prensa, la Federación Económica de Buenos Aires difundió que las importaciones de carne de cerdo aumentaron más de un 100%.
“De enero a septiembre, las importaciones de porcinos alcanzaron las 10.898 toneladas, contra unas 5.340 toneladas del mismo período de 2015”, expresaron.
Más allá de la importancia o no de los volúmenes, la tendencia es clara. Tanto como aquella que muestra el avance de Brasil como el principal exportador hacia la Argentina (en 2015 representaba el 62% y hoy aporta el 82% de lo importado).
Puertas adentro, el sector discute la creación de un Instituto de Promoción de Carnes Alternativas y un Fondo de Promoción del Consumo de la Carne de Cerdo.
Sin embargo, la mayor preocupación pasa por saber qué tan competitiva puede volverse la actividad frente al avance de las importaciones, cuando un 90% de los productores posee entre 1 y 100 cerdas. Sin dudas que 2017 planteará nuevos desafíos para un rubro que ocupa 35.000 personas de manera directa, cuenta con 4.600 productores y -durante 2015- facturó US$ 1.500 millones.

“La expansión del sector obedece a la inercia positiva que generó el fuerte proceso de inversiones (más de US$ 1.000 millones) en los últimos cinco años”, sostuvieron desde la consultora IES.

DE LA REDACCION DE MOTIVAR
redaccion@motivar.com.ar

Según un estudio difundido recientemente por la consultora Investigaciones Económicas Sectoriales (IES), “la producción de carne porcina creció en Argentina un 8,7% los primeros ocho meses, con respecto al mismo período de 2015; mientras que el consumo trepó hasta el récord de los 12,3 kilogramos por persona, lo que significó un aumento del 10,5% interanual”.
Más allá de esto, el documento señala que “la expansión del sector obedece a la inercia positiva que generó el fuerte proceso de inversiones en los últimos cinco años que, según estimaciones, llegaron a los US$ 1.000 millones, los cuales permitieron abrir nuevos frigoríficos en los dos últimos años, por lo que se amplió la capacidad productiva en el país”.

Tabla N°1

Año Faena Producción Importación Importación  Exportación  Consumo Consumo
(cabezas) (Tn Equ. Res) (Tn) Miles U$S (Tn) (Tn) (kg/Hab./año)
2002 1.999.865 171.000 17.125 23.159 1.126 186.999 4,98
2003 1.812.927 158.310 44.695 52.551 980 202.025 5,33
2004 2.148.509 185.300 36.270 55.773 1.633 219.937 5,75
2005 2.470.124 215.496 26.453 48.939 1.798 240.151 6,22
2006 3.023.388 282.173 27.053 49.074 1.944 287.282 7,37
2007 3.200.115 276.116 38.773 71.374 2.236 310.507 7,94
2008 3.153.829 274.246 35.058 90.671 3.638 305.157 7,62
2009 3.339.759 288.853 35.856 78.124 5.287 319.422 7,96
2010 3.234.133 279.102 48.080 133.048 3.903 323.279 8,06
2011 3.433.378 300.663 54.973 164.592 5.377 350.370 8,64
2012 3.818.758 331.000 30.604 102.817 6.968 354.636 8,56
2013 4.805.499 416.442 16.794 64.271 6.430 428.806 10,40
2014 5.110.083 442.025 8.929 38.031 7.568 443.386 10,65
2015 5.523.715 483.437 7.904 27.038 8.393 482.948 11,33
Fuente: Área Porcinos – Dirección de Porcinos, Aves de Granja y No Tradicionales con datos del SENASA y Gestión Estratégica de la Información – Fiscalización y Matriculación – MAGyP.

Producción
En base al informe de IES, de enero a agosto de 2016, la producción alcanzó las 340.000 toneladas (8,7% más que a igual período en 2015), mientras que la faena creció un 9.8%, con 3.9 millones de cabezas trabajadas.
“Esto generó un gran aumento en la oferta de carne porcina, lo que contuvo los precios internos y provocó la sustitución de la carne vacuna y aviar por la de cerdo”, aseguraron los consultores.

Tabla N° 2 – Distribución del stock porcino por provincia (2015) 
Provincia Total Porcinos %
Cantidad
Buenos Aires 1.193.221 23,81%
Córdoba 1.163.620 23,22%
Santa Fe 802.806 16,02
Entre Ríos 345.457 6,89%
Chaco 261.607 5,22%
Salta 230.273 4,59%
Formosa 179.407 3,58%
San Luis 170.925 3,41%
La Pampa 166.047 3,31%
Santiago del Estero 103.810 2,07%
Corrientes 72.895 1,45%
Misiones 65.674 1,31%
La Rioja 47.924 0,96%
Mendoza 39.074 0,78%
Tucumán 29.372 0,59%
Rio Negro 27.566 0,55%
Neuquén 23.490 0,47%
Jujuy 22.691 0,45%
Chubut 22.582 0,45%
San Juan 21.671 0,43%
Catamarca 17.280 0,34%
Santa Cruz 2.881 0,06%
Tierra del Fuego 1.049 0,02%
Ciudad Autónoma de Buenos Aires 124 0,00%
Total 5.011.446 100%

De la misma manera, el consumo aparente tuvo una expansión del 10,5% con 353.000 toneladas, lo que representó el récord de 12,3 kilogramos por habitante, un 11% más que el acumulado de enero a agosto del año pasado.
Vale decir también que el incremento en la producción fue acompañado por un aumento del 95,1% en las importaciones en cantidades y un 65.3% en valores entre enero y agosto de este año. Las compras totalizaron los US$ 40.1 millones y 13.900 Tn. “Las importaciones -en cantidades- provinieron principalmente de Brasil (92,5%), Dinamarca (6%) y España (1,4%), mientras que las exportaciones fueron “marginales”, ya que la producción local “apenas alcanza para abastecer el mercado interno y no restan excedentes”, consigno la consultora.

Lo que viene
En cuanto a las expectativas del rubro para 2017, fue el director de IES Consultores, Alejandro Ovando, quien sostuvo: “Se presenta un escenario positivo en el cual se alcanzarán nuevos récords de producción, debido a las inversiones en el sector, y nuevos récords en el consumo interno, gracias al encarecimiento de otras carnes que derivará en un mayor consumo de la porcina”.

Tabla N° 3 – Caracterización de la Industria Transformadora – 2015
Establecimientos 2015 Cantidad
Despostaderos y fábricas de chacinados 626
Personal empleado° 2015 19.000
Empleado promedio por empresa° 2015 30
Productividad (tn/empleado/año)° 2015 33
Consumo de embutidos y chacinados (kg/hab./año)° 2015 5,6
° Datos provisorios, sujetos a modificaciones

Cifras y exportaciones
Desde la Dirección Producción Ganadera perteneciente al Ministerio de Agroindustria de la Nación se compartió recientemente el Anuario 2015 de la actividad porcina en nuestro país, cuya versión completa puede ser solicitada vía e – mail a redaccion@motivar.com.ar.
Allí y entre una serie de datos estratégicos para comprender el funcionamiento del rubro en nuestro país, se describe la evolución 2002 – 2015 de sus principales indicadores (Ver Tabla Nº 1) y la distribución del stock nacional por provincia (Tabla Nº 2). Más allá de esto, el documento muestra la evolución anual de la faena (2014 – 2015), la distribución mensual de la producción, la evolución mensual de las importaciones y la caracterización de la industria transformadora (Ver Tabla Nº 3), entre otras cifras de interés.
Además, el trabajo indica que en 2015 se exportaron 8.393 Tn de carne de cerdo, siendo Hong Kong el principal destino de los productos, con el 27.6% del total, seguido por Rusia (23,9%), Angola (12,5%); Colombia (9,8%) y Chile (9,7%).
Ya en relación al rubro específico, se deja en claro que el principal producto de exportación el año pasado fueron “Menudencias y Visceras” (40,7% del total) seguido por las Harinas Animales (25%) y las carnes frescas (16,7%).
En este sentido, vale destacar la reciente creación del primer Consorcio de Cooperación de Exportación de Carne de Cerdo argentina: Argenpork, iniciativa que buscará reabrir mercados internacionales y que inicialmente estará conformada por 13 empresas (Aceitera General Deheza, Bravestar, Cabaña Argentina, El Hinojo, Ingacot y Santa Fe Agro, entre otras), las cuales contaron con el apoyo de la Asociación Argentina de Productores Porcinos.

Danilo Grandini, de Phibro Animal Health, se refirió al impacto de la intensificación sobre la productividad y destacó la importancia de trabajar sobre las ganancias de peso en carcasa de animales más pesados.

phibro1

Grandini. “Cada vez existen más problemas sanitarios y metabólicos”.

Con más de 1.200 empleados a nivel global y una facturación anual de US$ 750 millones, Phibro Animal Health es hoy una empresa pública que opera en 35 países y se focaliza en los segmentos de nutrición y salud animal, sin dejar atrás la cultura familiar que la llevó a ofrecer sus tecnologías en las actividades avícola, ganadera (carne y leche), porcina y acuícola, entre otras.
“Estados Unidos representa nuestro principal mercado, seguido por Brasil y el resto de América Latina”, le comentó Germán García, gerente regional para los negocios del laboratorio en el Cono Sur, a MOTIVAR en un encuentro generado para conocer más sobre una compañía que posee moléculas propias como la Virginiamicina, Semduramicina, y Amprolium. “Contamos con complejos productivos en Brasil, México, Israel y Estados Unidos”, aportó García.
De la entrevista también participó el brasileño Danilo Grandini, director global de Marketing para el segmento de bovinos en Phibro. “Estamos orientados mundialmente a colaborar en la generación de proteína animal de manera eficiente y sustentable”, sostuvo. Y aportó: “Con la mayor intensificación que vive la ganadería a nivel global, los problemas sanitarios y metabólicos en los animales son mayores y es en la prevención de ellos donde Phibro tiene mucho por aportar, avanzando también tanto con las ganancias de peso, como en la mejor conversión en carcasa”.

MOTIVAR: ¿Cuál es el objetivo de la empresa en Argentina?
Germán García: Si bien ya ocupamos un lugar destacado en la provisión de biológicos y aditivos para la avicultura local, avanzamos en la generación de una estructura sólida también en el área ganadera. Hacia ese segmento volcaremos nuestras futuras inversiones, con el objetivo de estimular la mayor utilización de nuestros aditivos, tanto en bovinos de carne, como de leche.

En Argentina. Germán García.

En Argentina. Germán García.

Vale decir también que ya existen feedlots y tambos que emplean nuestras tecnologías. En un año hemos duplicado la participación en el mercado y creemos que tenemos nuevas posibilidades por delante.
Danilo Grandini: En cuanto a la estrategia a seguir, sabemos que existen dos maneras de llegar al mercado: hablando del producto o de cómo hacer uso del mismo. Nosotros nos quedamos con la segunda opción, enfocándonos en la necesidad de salir de la indicación y avanzar hacia la recomendación de las tecnologías en los rodeos. Invertimos globalmente en difundir los beneficios de aplicar las herramientas que existen en la actualidad.
¿Qué pueden comentar sobre uno de sus productos, la virginiamicina?
GG: Es interesante decir, por ejemplo, que en 2014 y a nivel global la misma estuvo presente en la nutrición de 9.1 millones bovinos, mientras que el año pasado la cifra ascendió a 11.3 millones de cabezas. La mayor parte de ellas estaban en feedlot, seguidas por animales en pastoreo, establecimientos lecheros y vientres destinados a la actividad de cría.
En nuestro país, la virginiamicina está aprobada por el Senasa para el control de acidosis, descripción que comparte con buena parte de los otros países donde su uso está aprobado: Brasil, México, Australia y Estados Unidos, etc.
DG: Hablamos de un producto que es clave en la prevención de accidentes metabólicos. Su función es estratégica, garantizando el éxito de toda inversión que se realice, por ejemplo, en la intensificación de la actividad. Más allá de esto, la virginiamicina propicia mejoras en calidad de leche, así como también en la conversión de alimento en carne y leche y el mejor resultado en carcasa.
Proteger la salud de los animales lleva sin dudas a mejoras productivas.
¿Cómo es su utilización?
GG: Lo ideal es que llegue en la premezcla mineral vitamínica o balanceada que adquieren los establecimientos. La industria es nuestra aliada en el suministro, a lo cual nosotros le sumamos nuestras capacitaciones para que sean los técnicos los que difundan nuestro mensaje a campo.

¿Qué acciones implementadas en Brasil esperan replicar aquí?
DG: Si queremos pasar de la indicación a la recomendación, debemos comprender cuáles son actualmente las métricas que utilizan los productores para ganar dinero en sistemas productivos que tiendan a ser cada vez más intensivos.
Hoy en Argentina se habla de lograr animales con mayor peso de faena, pensando no sólo en sumar kilos a la producción, sino también avanzando sobre el mercado exportador. Esto llevará a analizar si es la conversión en peso vivo la métrica más conveniente a emplear o si bien deberíamos comenzar a hablar de eficiencia en carcasa, tal como ocurre hoy en Brasil.
Si decidimos avanzar en la segunda opción, deberemos enfocar nuestras acciones hacia las ganancias de peso en carcasa, donde el mayor rinde se define tanto por la presencia de proteína, como de gordura (grasa) en el peso final de faena. Es decir, un animal que no está bien “engrasado” no conseguirá los mejores rindes.
Claro que la grasa es un componente caro y es por ello que debemos poder establecer un balance entre lo que invertimos en generarla y lo que finalmente se produce.

¿Qué conceptos deben modificarse al hablar ya de peso en carcasa?
DG: Un tema clave tiene que ver con la ganancia de peso neta, donde la proporción de grasa es siempre la misma.
Es clave entender que el acúmulo de grasa y proteína es constante. Tenemos trabajos que demuestran esto en Nelore (Brasil) y también estamos avanzando en investigaciones propias para Argentina, vinculándonos con entidades públicas y privadas.
Hablamos de dos formas de analizar los rindes. Por un lado, podríamos seguir considerando que un animal faenado a los 550 kilos vivos –de los cuales 320 eran de carcasa- tuvo un rinde del 55%. Pero la propuesta es dividir la carcasa neta por el vivo neto. Ese dato, en el ejemplo anterior nos daría que el 65% de ganancia de peso vivo fue en carcasa, y este es el número que tenemos que empezar a usar, sabiendo también que existe un punto donde el incremento de grasa no es acompañado del incremento de eficiencia. Sabemos que al 32% de grasa por carcasa, se estanca la eficiencia de conversión del peso vivo.
¿Y cómo impacta este cambio de métrica en los esquemas?
Nuestra propuesta apunta a mejorar el uso de la monensina, un producto seguro pero que, a determinado nivel, reduce el consumo total de alimento en los animales; mientras que la virginiamicina le permite comer más y mejorar la producción total. Planteamos un esquema de suministro estratégico de ambas moléculas en los establecimientos argentinos tanto de carne, como de leche.
Apuntamos a generar dos cambios: lograr el incremento de carcasa por aumento de grasa y el cambio de una tecnología por otra para lograrlo, pensando siempre en el objetivo último que buscamos.

¿Tienen estos productos restricciones en el mercado exportador?
En absoluto. Si hablamos de Europa, debemos comprender que la CE no puede establecer restricciones de uso de productos en terceros países donde el producto está efectivamente aprobado por la autoridad sanitaria local. Europa exige al país proveedor que no sean detectados residuos de las moléculas en los productos de origen animal que ingresan a sus fronteras.
Más allá de esto, hay límites máximos de residuos (LMR’s) de drogas veterinarios en carnes, leche, huevos y miel, y en el caso de la virginiamicina, tanto Europa como Japón, Estados Unidos y Australia tienen límites establecidos para determinados productos de origen animal. Países como Brasil, Estados Unidos, Canadá y Australia emplean virginiamicina en el alimento de bovinos, cerdos y aves y exportan a Europa y a muchos otros países. En Brasil, por ejemplo, son 1.8 millones las cabezas de bovinos que incorporan virginiamicina en sus dietas y buena parte de ellas pertenecen a grupo frigoríficos líderes en exportación.

Con el desafío de modificar viejos paradigmas que todavía guían la producción local, el Dr. Amadeo Nicora asistió a las Jornadas Ganaderas de Pergamino.

Patricio JimenezPATRICIO JIMENEZ
patricio@motivar.com.ar

MIRA LA COBERTURA COMPLETA EN MOTIVAR TV





Cerca de 320 productores colmaron el auditorio donde se concretaron las XXIV Jornadas Ganaderas de Pergamino. “Estamos satisfechos con la convocatoria y con el temario desarrollado en torno a producción, productividad y tecnología”, le explicó a MOTIVAR TV el organizador del evento, Carlos Kitroser.

 

Vacas que producen

A lo largo de las jornadas se destacó la participación del presidente del INTA, Dr. Amadeo Nicora, quien subrayó el entusiasmo de los productores que se acercaron a la Sociedad Rural de Pergamino, Buenos Aires, a fines de junio. En ese marco y consultado por MOTIVAR TV, Nicora sostuvo que una de las prioridades para la ganadería local es incrementar el peso de faena por animal.
“Se trata de un factor clave, puesto que llevándolo de 220 a 240 kilos y propiciando una evolución del 8% en el porcentaje de destetes, podríamos triplicar las exportaciones sin descuidar el mercado interno”, sostuvo el referente del INTA.
Y agregó: “Si queremos producir más y mejor, será esencial avanzar en un mayor asesoramiento veterinario e incorporación de tecnologías sanitarias”. Finalmente y destacando que muchos ganaderos están acostumbrados a “resguardarse” en vacas frente a los vaivenes de la economía nacional, Nicora fue contundente: “Es muy bueno tener vacas, pero sería mejor hacerlas producir a todas”.

 

Alcanzar el potencial

Del encuentro también participó el presidente de Caprove, Dr. Juan Carlos Aba, quien difundió las ventajas de las herramientas que genera la industria veterinaria en Argentina.
“Históricamente ha existido la percepción de que se aplican planes sanitarios sobre los rodeos, pero cuando analizamos los números vemos que la ganadería ha crecido mucho en alimentación y en genética, pero no así en sanidad”, expresó Aba. En este punto, el veterinario dejó en claro que la situación debe modificarse, “sobre todo si entendemos que todas las ventajas que puedan lograrse sobre la hacienda desde el manejo, la nutrición y la genética se verán perjudicadas por no prevenir las enfermedades que afectan su desempeño productivo y reproductivo. Y subrayó: “Se considera que un 50% de lo que la Argentina no produce es a causa de problemas sanitarios, son $28.000 millones por año con las parasitosis a la cabeza con la mitad de esas pérdidas”. Por último, el presidente de Caprove aseguró que ese cambio de paradigma será posible solo de la mano del asesoramiento veterinario.

 

Vacas y terneros sanos

Desde MOTIVAR TV también dialogamos con el Dr. Martín Correa Luna (INTA Venado Tuerto), quien se refirió a la importancia de establecer prioridades a la hora de plantear mejoras sustantivas en la productividad de los establecimientos ganaderos. “En esquemas tanto de alta, como de baja producción, el mayor impacto lo tiene la vaca no preñada. Esto determina el techo de la producción”, aseguró Correa Luna. Y culminó: “Tenemos que tener vacas moderadas, preñar la mayor cantidad posible, produciendo la mayor cantidad de terneros por hectárea y evitando que se mueran en el destete”.

 

Productores y asesores asistieron a una triple cita organizada por Todo Agro en Córdoba, donde se compartieron expectativas a futuro tanto para la lechería, como para la ganadería bovina y los cerdos.

Facundo SonattiFACUNDO SONATTI
facundo@motivar.com.ar

Debate. Analistas de diversos rubros argumentaron sus visiones.

Debate. Analistas de diversos rubros argumentaron sus visiones.

Luego de sufrir las consecuencias de las últimas inundaciones, la localidad cordobesa de Pozo del Molle fue sede de un concurrido encuentro de productores, veterinarios y asesores, en el que se propició el marco ideal no solo para la realización de la Fiesta Nacional del Holando, sino también de las Jornadas Productivas, organizadas por Todo Agro. Hacia allí se dirigió MOTIVAR, con el objetivo de conocer y participar de los debates generados en torno al futuro de las producciones de leche, carne bovina y cerdos, aportando estrategias y visiones que permitan hacer frente al contexto actual.
Paso a paso
Bajo el lema: “Las enseñanzas de la crisis”, la apertura del encuentro estuvo abocada al desarrollo de las 10º Jornadas Lecheras Nacionales (Páginas Nº 12 y 13 de esta edición). “Un contexto internacional adverso, que se alejó de los US$5.500 por tonelada de leche en polvo” -en palabras del economista del INTA Manfredi, Martín Giletta- y un escenario interno complejo (con incrementos en los costos de producción, caída en los precios relativos e inclemencias climáticas) conformaron un combo difícil de disimular en los rostros de los asistentes, así como también en las palabras de los disertantes.
Queda claro que encontrarle una salida rápida a lo que la propia USDA calificó como “la peor crisis lechera del país en los últimos 20 años”, no será sencillo.
En ese marco, las palabras de los especialistas en materia de reproducción, sanidad y nutrición, combinadas con las visiones de analistas económicos y hasta productores como Luciano Di Tella, heredero de la mítica familia de industriales, no bastaron para levantar los ánimos y apenas expresaron posibles condimentos para sazonar algo que ya sabe amargo.
Durante el segundo día del evento se debatió en torno a la ganadería bovina: sector que sabe de crisis y, al parecer, se perfila como la estrella del campo argentino en los próximos años. Para abordar la situación de esta “industria a cielo abierto” los organizadores recurrieron a la palabra autorizada del consultor Víctor Tonelli, quien detalló los principales hitos del pasado, presente y futuro de este negocio en nuestro país.
Que la carne argentina cayó 10 escalafones en el concierto global es historia conocida, pero las proyecciones del USDA de cara a 2025 fueron música para los oídos de los más de 200 productores que asistieron al seminario “El negocio de la carne”, desarrollado en el marco de las jornadas de Todo Agro.
Así, Tonelli destacó que se prevé un incremento de hasta el 4% anual en el consumo global de carne vacuna para los próximos años, con una producción en niveles máximos (y límites) por parte de dos de los mayores proveedores mundiales: Estados Unidos y Australia. “No veremos otra cosa más que precios en alza”, sostuvo el disertante y destacó que Argentina tiene las condiciones necesarias para recuperar terreno y volver a ser un actor destacado, pero no sin antes reponer su stock y eficientizar la producción.

¿Y los cerdos?

En un punto intermedio entre la realidad de los tamberos y el futuro de los ganaderos, se encuentra una actividad porcina que ocupó un lugar destacado en la agenda desarrollada en Pozo del Molle (ver las Páginas 14 y 15 de esta edición).
Allí se dejó en claro que los productores pasaron de un “estado de confort” a fines de 2015 a vivir momentos de zozobra en los últimos meses.
El combo conformado por un dólar más alto, maíz sin retenciones e importaciones en crecimiento parece atentar contra la niña mimada del campo argentino en los últimos años. Más allá de esto, productores y analistas coincidieron en que la crisis es coyuntural y los buenos negocios volverán a verse en el mediano plazo, con estimaciones para 2025 que proyectan una demanda de 800.000 toneladas de carne porcina, un 60% más que lo faenado en 2015. Solo resta saber quiénes serán los dueños de ese nuevo negocio…

Así lo sostuvo el licenciado Martín Giletta, del INTA Manfredi, durante las 10º Jornadas Lecheras llevadas adelante en Pozo del Molle, Córdoba. Debates y visiones comunes con el objetivo de sobrellevar la coyuntura.

Facundo SonattiFACUNDO SONATTI
facundo@motivar.com.ar

INTA Manfredi. Martín Giletta.

INTA Manfredi. Martín Giletta.

Las 10º Jornadas Lecheras organizadas por Todo Agro en Pozo del Molle, Córdoba, ocuparon un día completo de debates que involucraron a autoridades regionales, productores, veterinarios y asesores, con el objetivo de comenzar a desasnar una situación local que, a priori, se presenta compleja en la mirada de aquellos que buscan una salida en el corto plazo.
En ese marco y tras una apertura que contó con la presencia del intendente de la localidad anfitriona, Carlos Salvático, y el presidente de la Sociedad Rural, Fernando Cuadrado, MOTIVAR pudo interiorizarse en una serie de temáticas en las cuales el término “crisis” se hizo presente de principio a fin.
Pero vayamos por partes. En primer lugar, vale contextualizar la complejidad nacional expresando que la situación climática que afectó las principales cuencas lecheras en los meses de abril y mayo presupone una caída del 10% en la producción de este año.
Esta realidad no hace más que acentuar un panorama negativo en cuanto a precios y una demanda que podría caer aún en mayor medida, tras la recomposición del poder adquisitivo de los consumidores, idea fuerza sobre la que coincidieron los presentes.
Fronteras afuera tampoco se vislumbra una salida rápida: los precios se muestran alejados de los picos de otros tiempos y la oferta argentina se limita a una leche en polvo sin demasiado valor agregado, atada a los vaivenes internacionales.

Di Tella. Aportó su visión en la jornada.

Di Tella. Aportó su visión en la jornada.

Frente a esto, fue el médico veterinario Pablo Chesta, especialista en reproducción, quien planteó las bases de una mayor eficiencia reproductiva y el elevado costo (económico, financiero y de planificación) que representa hoy dejar de preñar las vacas en los tambos. Además y proveniente del INTA de San Francisco, Alejandro Centeno (Ver recuadro) se sumó al especialista en nutrición Marco Minetti para abordar una serie de temáticas referidas a alimentación, el manejo de los sistemas y el perfil actual de la empresa tambera en Argentina.
Como frutilla de un postre que para esa altura ya sabía amargo, fueron el Lic. Martín Giletta -INTA Manfredi- y el empresario Luciano Di Tella los responsables de analizar pasado, presente y futuro de una de las industrias intensivas más golpeadas en nuestro país durante el último tiempo.

¿Qué nos pasó?

Abuelo, padre e hijo; tres generaciones con leche en las venas encarnó la presencia en estas jornadas de Luciano Di Tella, propietario de Yatasto, tambero y dirigente de las pequeñas y medianas empresas de esta industria.

¿QUE COSAS SE PUEDEN APRENDER DE LAS CRISIS?

Centeno. “Incorporar herramientas”.

Centeno. “Incorporar herramientas”.

Durante el transcurso de las Jornadas Lecheras de Pozo del Molle también se expuso un documento realizado por el INTA (previo a las inundaciones que afectaron a la cuenca lechera nacional), en el cual se reflejó el mapa de los tambos argentinos.
Algunos datos: aquellos con una producción menor a los 2.000 litros diarios, representan el 44% de los 10.500 productores que operan en el país. Sin embargo, estos solo aportan el 18% de la leche fluida.
Luego, el estrato intermedio -formado por aquellos que despachan entre 2.000 y hasta 4.000 litros (34% de los tamberos)- aporta un tercio de la producción.
Por último, los tambos con más de 4.000 litros diarios son apenas el 22% de las unidades totales en el país, pero aportan casi la mitad de la producción nacional.
Frente a esta descripción, el jefe del INTA San Francisco (Córdoba), Alejandro Centeno fue contundente: “Aquellos que sigan en el negocio tras está difícil situación deberán incorporar en sus rutinas los siguientes aprendizajes”.
1. Las crisis son parte del negocio. En este caso se debe considerar que las mismas pueden originarse tanto por temas climáticos, como por cuestiones económicas o por la poco conveniente relación insumo – producto. Es decir, la capacidad de compra del tambo con respecto al maíz y la soja, a partir de las variaciones de precios.
2. Es imprescindible ser eficientes. Tener siempre presente que el nivel de eficiencia productiva definirá qué tanto afecta una crisis al sistema.
3. Los cambios de escenarios modelan los sistemas productivos. Actualmente se producen, con rotación de cultivos, unas 5,2 toneladas de materia seca por hectárea, cuando el potencial de nuestras cuencas lácteas ronda las 12 toneladas. “Hay un potencial enorme para producir alimentos en campos propios”, explicó Centeno.
4. Eficacia no es lo mismo que eficiencia. “Si el objetivo es matar una mosca, puedo usar un cañón o un mata – mosca, ambas son efectivas, pero la más eficiente por la utilización de recursos es sin dudas la segunda”, graficó el representante del INTA.
5. Intensificar no implica mayor eficiencia. Cada sistema necesita un productor acompañado de un equipo formado para enfrentar los nuevos escenarios.
6. La lechería es un negocio que se debe gerenciar. “Es clave que de aquí en más, todos los involucrados en la cadena primaria administren sus tambos como una empresa, apuntando a ser lo más eficientes posibles productiva y financieramente”, concluyó Alejandro Centeno.

“Si analizamos el precio de la leche a nivel internacional entre 1995 y 2007 veremos que se mantuvo estable alrededor de los US$ 2.000. Luego, ingresamos en una montaña rusa que nos pone en riesgo como productores”, explicó Di Tella. Vale decir que este año y según estimaciones de la FAO, tanto Estados Unidos, como la Unión Europea incrementará su producción láctea, mientras que Nueva Zelanda, Australia y Argentina, entre otros, protagonizarán caídas en sus volúmenes.
“La explicación radica en que estos últimos países internalizan los valores internacionales; mientras que los norteamericanos y la UE concentran más del 90% de su industria para abastecer un mercado interno ajeno al precio internacional”, aseguró el disertante ante un auditorio con más de 200 asistentes.
“Solo un productor tambero puede soportar una caída del 70% en sus ingresos reales en apenas cinco meses, tras una combinación de reducción del 30% en los precios nominales y un salto del 40% en los costos”, graficó a través de su intervención en las Jornadas el Lic. Giletta. Siguiendo con su presentación, el profesional del INTA dejó en claro que la producción láctea argentina se encuentra frente a una de las crisis más profundas de su historia, en la cual coinciden diversas variables adversas. “Más allá de esto, la situación pone de manifiesto enormes deficiencias en los planteos primarios, en la cadena de comercialización y en la producción industrial; todos temas que se deberán ir resolviendo por medio de acciones concretas”, agregó.

Un mercado local que resulta primordial
“En el plano interno, pasamos de una sobreoferta con precios planchados en la primavera pasada a una crisis climática con faltantes de mercadería en mayo. Si no hacemos nada, vamos a seguir en este sube y baja”, retomó Di Tella, al tiempo que sostuvo: “Para lo que resta de 2016 y si efectivamente se resiente el consumo interno por la caída en el poder adquisitivo de la población, la demanda puede reducirse a 7.500 millones de litros, generando incluso un pequeño excedente que eleve algunos centavos un precio que no superará los $4,30 por litro”. Además y desde el punto de vista del empresario, “existe siempre una lucha por la renta en esta cadena que genera desconfianza entre los tamberos y los industriales”. En ese sentido, Di Tella recordó que el Centro de la Industria Lechera representa a las grandes usinas, provee el 70% de la leche y canaliza el grueso de sus ventas vía supermercados; mientras que las pymes –APYMEL- representan un cuarto de la producción (vía mayoristas). “Esto sucede porque resulta casi imposible ingresar a los supermercados sin que ellos pongan sus condiciones. Este escenario, atenta contra el poder de compra de los consumidores y explica, en parte, la poca multiplicidad de marcas y los precios desorbitantes de los quesos en góndola”, enfatizó.
Por último, el industrial puso el acento en errores que, según su visión, se cometieron en los últimos años: la entrega de subsidios a los tamberos: “Tanto el gobierno anterior, como el actual, han entregado $800 millones y $1.100 millones, respectivamente. Esto no hizo más que perjudicar a la industria”.

Las alternativas posibles
“Una de las salidas está en el Mercosur, con Brasil: 200 millones de consumidores y déficit en la producción de leche que Argentina podría suplir”, aportó el Lic. Giletta, dejando en claro que la producción del socio mayoritario del Mercosur también caerá, aproximadamente un 6% este año.
“El productor debe orientarse hacia la integración vertical de su actividad y no esperar nada del Gobierno: sistemáticamente el sector agropecuario ha financiado los desequilibrios e ineficiencias de este país. Con que no se meta, es suficiente”, aseguró el representante del INTA Manfredi. Y agregó: “Hoy una de las alternativas es diversificarse hacia la producción ganadera de carne, que sin dudas será el gran negocio en los próximos años, sobre todo la cría”.
Culminando ya las presentaciones y con el ojo puesto en el mercado externo, Di Tella concluyó: “Las pymes tienen una gran oportunidad que pasa por pensar en una marca país (como lo es Fonterra para Nueva Zelanda) de manera que podamos competir con valor agregado a escala global y dejar de exportar solo leche en polvo”.