fbpx
MOTIVAR- Descarga – Main
HomePosts Tagged "Mario Sirven"

El 11 de octubre pasado la jornada que organizó Tambo en Equipo, en Trenque Lauquen, fue una muestra más de que trabajar con la gente, desde la gente, potencia las capacidades individuales y grupales.

En la actividad no solo se potenciaron las actividades de los participantes sino de los disertantes como el Ing. Fernando Preumayr y Dr. Mario Sirven que aceptaron el desafío de involucrar e involucrarse con el otro enriqueciendo las dinámicas propuestas con contenidos técnicos sobre las dos caras del bienestar en el tambo: humana y animal

De” bienestares” también hablaron los 5 equipos de trabajo, de distintos tambos y zonas, que participaron del encuentro poniendo en común sus experiencias en con Tambo en Equipo. Precisamente esa fue la idea de la Coordinadora de esta iniciativa Lic Marcela Evans cuando organizó con su equipo esta jornada: “Me imagino la alegría de los equipos que vienen trabajando con nosotros, de poder venir a un encuentro de capacitación, al mejor estilo de Tambo en Equipo. Con dinámicas que permitan la integración, el conocimiento, y el armado de una red. Donde pierdan el miedo a los expositores y se animen a hablar, contar sus experiencias, preguntar o dialogar con otros. Ser ellos protagonistas del cambio y la transformación… Una manera diferente de vivir y sentir el trabajo en el tambo”

Con esta premisa Sirven interactuó con los presentes en la etapa de taller y desde allí invitó a todos a comprender que “las vacas son nuestras compañeras de trabajo” y propuso integrarlas al equipo. En su charla explicó que si bien el cuero de estos animales es duro no las aísla del dolor porque está provisto de sensibles terminaciones nerviosas. Dentro de las prácticas de cuidado instó a usar anestesias locales en prácticas comunes como el descornado. Señaló que el principal factor de alargamiento de la rutina de ordeñe es el manejo de las vacas en el corral de espera, “las vacas tienen que entrar solas al ordeñe” y recalcó que todos los estímulos que no son naturales deben ser agradables y formar parte de una rutina establecida.

“No podemos tener organizaciones diferentes con gente indiferente”, fue una de las muchas reflexiones que dejó Preumayr, líder del Proyecto Factor Humano en Tambo, quien celebró poder estar participando de un evento con más de 40 personas reunidas para hablar de lo que les está pasando en la construcción de sus equipos de trabajo. “Los cambios no perduran si no se arraigan en las personas, en lo que creen, en su valores, en su manera de ver el mundo, en el modo relacionarse… sino se asume la responsabilidad del cambio… La motivación y el compromiso no son causa sino consecuencia…”

La palabra de los protagonistas
Los testimonios dieron cuenta de los procesos de cambio que vienen sintiendo los distintos grupos de trabajo. “Al principio las reuniones eran muy tensas, había mucho silencio, muchos que no querían jugar, la gente no quería formar equipo… y fue muy loco porque los que no querían participar, los que se negaban a jugar se terminaron yendo solos… en la primavera pudimos irnos 20 días de vacaciones por primera vez en 5 años! Sin un equipo eso era impensable», recordaron los Olson, encargados de un tambo de 900 vacas. Por otro lado Felix, segundo encargado, de otro establecimiento, reconoció que el trabajo en los talleres “sirve para abrir el lado humano de la gente, un lado personal. De tu empleado con tu empleador. No ser un número, saber qué piensa de vos. Afianzar el grupo el tema es la voluntad de crecer en lo personal y lo grupal, al abrir el lado humano adquirís la eficiencia laboral.”

Lo ganado en eficiencia a partir del “bien estar” con el otro en el trabajo diario fue un factor común en las experiencias relatadas: menos rotación de gente, más delegación y, por lo tanto, más tiempo para pensar en otras mejoras. En algún caso hasta se pudo agregar francos por mes, y también se registró evolución en los parámetros productivos.

“Siempre miré y observé, Lo que les faltaba a ellos era la comunicación, No tenían comunicación ni adentro de la fosa, ni afuera. Por eso la gente iba y venía. Ellos dicen que yo cambie, me adapté a ellos. Cuando uno se adapta a alguien es porque te gusta el equipo que tenés, entonces si te gusta tu gente, hay que tratar de cambiar para que se queden, siempre dentro de los parámetros de un buen trabajo. Hacemos reuniones todos los lunes para informar cómo vamos, intercambiamos ideas, ellos también me pueden enseñar a mi, a veces discutimos», Horacio, encargado.

“La gente es todo, después viene la buena preñez, los buenos litros, el buen uso del pasto, las pocas roturas de maquinarias en el campo», aporta Pablo, encargado.

“Lo más difícil del tambo es esto, (señalando el buen clima grupal de la reunión) estar con otros, compartir, el resto es fácil” dijo Ruben y con contundente simpleza sintetizó el espíritu de este primer encuentro intergrupal de Tambo en Equipo.

Esta frase fue la elegida por el español Xavier Manteca para graficar la apertura del “Primer encuentro multi – especie en bienestar animal y manejo del dolor”, que tuvo lugar el pasado 19 de septiembre.

Facundo SonattiFACUNDO SONATTI
facundo@motivar.com.ar

Cerdos, vacas y animales de compañía tienen muchas cosas en común y una de ellas es, sin lugar a dudas, la posibilidad real de sufrir y sentir dolor.
Con esa temática sobre la mesa, Boehringer Ingelheim impulsó el “Primer encuentro multi especie sobre bienestar animal y manejo del dolor”, con el apoyo del Centro de Educación en Bienestar de Animales de Producción (FAWEC), el Grupo de Técnicos y Productores Porcinos (GTPC) y la Universidad Nacional del Centro de la Provincia de Buenos Aires (UNCPBA).
El encuentro tuvo lugar en la Facultad de Ciencias Veterinarias de la localidad bonaerense de Tandil el pasado 19 de septiembre y contó con asistencia perfecta. Más de 140 alumnos de último año y veterinarios privados escucharon atentos las disertaciones y participaron activamente de los talleres que estuvieron a cargo del español Xavier Manteca (Universidad de Barcelona – FAWEC), Mario Sirven (especialista en bienestar animal) y Marcelo Zysman (especialista en angiología).
Vale decir que MOTIVAR estuvo presente en un evento donde Oscar González y Juan Nimo (de Boehringer Ingelheim) y el Dr. Marcelo Aba, decano de la FCV, fueron los responsables de las presentaciones oficiales.

Ningún tema nuevo

“Lo importante no es que los animales pueden razonar o hablar sino si pueden sufrir”, rompió el hielo el Dr. Xavier Manteca, apelando a la frase del filosofó Jeremy Bentham de fines del siglo XVIII y dejando en claro que el bienestar animal no es una atención novedosa.
“Hay tres elementos que dan cuenta de la importancia actual del tema. Por un lado, la OIE tiene un plan estratégico para el bienestar porque entiende que es clave para promover la salud de los animales. A la vez, para el Banco Mundial es importante porque genera oportunidades de negocios y, finalmente, la FAO sostiene que el bienestar animal es estratégico para lograr el desarrollo humano”, aseguró el profesional español que visita una vez al año la Argentina.
“Es por todo esto que los veterinarios están destinados a tener un rol fundamental en este proceso. La relación entre el bienestar animal y el bienestar humano es estrecha porque el primero contribuye a la sustentabilidad de la producción tanto social (porque son cada vez más los consumidores que piden que los procesos se realicen de determinada manera), como económicamente (puesto que sanos, los animales son más productivos y eficientes”, explicó. Y advirtió: “También puede aportar a la sustentabilidad ambiental, ya que aquellos animales que viven con estrés crónico producen más gases de efecto invernadero”.
Tras la presentación inicial del tema, con un enfoque generalista, los presentes se dividieron en tres salas para atender puntualmente las problemáticas en la materia de cerdos, bovinos y animales de compañía.

Tambos: camino al spa vacuno

Junto a su equipo de trabajo, Mario Sirven arribó a una serie de conclusiones: se debe prestar atención a las condiciones del tambo y a las superficies por donde transitan los animales; además de instrumentar un buen manejo veterinario y prestar especial atención a las tareas que no son de rutina.
“Hacer un análisis de las zonas productivas y del drenaje de los caminos es fundamental porque cuando llueve, en algunos lugares el suelo le da lugar a las piedras, que provocan mucho dolor en los animales. Por otro lado, en los corrales de espera, no solamente deberemos hacer un arreo sin castigos sino también contar con pisos antideslizantes y evitar obstáculos que puedan producir dolor”, aseguró Sirven, quien también llamó a tener en cuenta las superficies a emplear para evitar amontonamientos… Y completó: “La capacitación del personal es primordial para alcanzar estos objetivos”.
Luego, el profesional señaló que en cuestiones como el descorné, la atención del parto y en cualquier situación que se plantee una intervención quirúrgica, se debe priorizar el tratamiento del dolor en los animales.
“Más allá de los analgésicos que se utilicen durante la cirugía, será crucial la administración de los antiinflamatorios no corticoides y -principalmente los que inhiban la encima cox 2, que es la actúa como mediadora en el dolor-”, explicó el veterinario”.
Por último y en relación a los síntomas de dolor manifestados en tareas que no son de rutina sino que se plantean en la atención de animales con algún trauma, Sirven destacó el rol del personal para hacer una detección temprana tras la cual se pueda aplicar un tratamiento adecuado con analgésicos.
“A su vez, aquí el uso de antiinflamatorios no corticoides para evitar los dolores, y por ende, las consecuencias del estrés son fundamentales”, concluyó el referente local en la materia.
Perros y gatos primeros
“En los animales de compañía, a diferencia de las otras especies, el factor emocional es el que rige todo”, sentenció Zysman, responsable de llevar adelante el taller con más cantidad de asistentes de todos los que se realizaron en Tandil.
“Para los médicos no hay un factor económico sino emocional y a partir de ello, buscamos orientar al propietario. Hablamos primero del bienestar según la especie, perro y gato, pero también lograr respectar características generales e individuales, ya que por ejemplo, la especie canina tiene la mayor variabilidad fenotípica entre todas las que habitan el Planeta”, analizó el profesional. Y siguió: “Otra definición a tener en cuenta tiene que ver con concientizar a los veterinarios en su rol de líderes de opinión, destacando lo que implica realmente el bienestar animal más allá de las emociones”.
Desde ese lugar, el profesional planteó algunas ideas para la prevención y control del dolor. “En ese punto, decimos que el control del dolor es el espacio exclusivo del veterinario, donde nadie más puede meterse para lograr ese bien ser”.

Manejo en cerdos

A su turno, Xavier Manteca enfocó su disertación sobre el bienestar animal en cerdos sobre tres ejes centrales: gestación, maternidad y engorde, transporte y sacrificio. En todos los casos se identificaron los principales problemas a considerar, una posible solución y los contratiempos que pueden plantearse para alcanzarla, atendiendo la realidad del sector en Argentina.
En la etapa de la maternidad, los principales problemas abordados fueron la mortalidad neonatal y los desequilibrios en los pesos de los lechones, donde la capacitación en el manejo de las cerdas y sus crias se presentó como la solución. A pesar de ello, se debatió sobre los bajos niveles de inversión actuales en capacitación y los inconvenientes que plantea un alto recambio de personal.
En materia de engorde, transporte y sacrificio, se presentó un deficitario sistema de transporte en carga y descarga y un ineficiente sistema de noqueo en algunos casos, donde la capacitación del personal volvió a surgir como el principal escollo, aunque también se discutió sobre el control oficial en plantas de faena y sus distintos estándares en función de ser municipales, provinciales o nacionales.
Por último, en materia de gestación, y considerando el objetivo global de liberarse de las jaulas de parición, durante el taller se discutieron las dificultades que la implementación de estas acciones generarían en un mercado local con bajo acceso al financiamiento de largo plazo y la falta de sanciones sobre quienes no avancen en ese sentido.

Compartimos la visión de profesionales veterinarios de diversas regiones del país en torno a las tareas que deben seguir realizándose en los tambos locales, inclusive durante un momento complejo para la actividad.

Malas noticias. Cerca del 80% de la zona lechera nacional se vio afectada por el clima.

Malas noticias. Cerca del 80% de la zona lechera nacional se vio afectada por el clima.

Algunos datos servirán para confirmar que la percepción que la sociedad tiene sobre la situación que atraviesa la mayoría de los tambos en el país es más que justificada. En el combo que perjudica hoy a la producción conviven una sobre oferta de leche a nivel global, malos precios internacionales y locales, incremento del costo de producción (por el impacto de la devaluación y la quita de retenciones al maíz) y una situación climática que ya desde 2015 se mostró adversa con los calores de los últimos meses, agudizándose con las duras inundaciones que afectaron las regiones productivas tanto de Santa Fe, como de Córdoba y Entre Ríos, principalmente.
“Cerca del 80% de la zona lechera se ha visto afectada, con una pérdida de entre 20% y 25% en la producción a nivel nacional en abril, en comparación con igual mes del año pasado”, expresó el Centro de Industrias Lácteas (CIL). Además y en relación a las primeras estimaciones, según el CIL, en abril se registrarán caídas en la actividad en el orden del 15% frente al mes previo. “En las provincias mayormente perjudicadas, estas mermas son superiores”, remarcaron desde la entidad.
Más allá de esto y revalorizando aquello de que “los asesores están para proponer soluciones y no para darle el pésame a los productores”, compartiremos a continuación la opinión de profesionales de distintos lugares del país en relación a cuáles son las tareas que, inclusive en el contexto actual, se deben seguir realizando en materia de sanidad, manejo y nutrición.
“El exceso de agua favorece la ocurrencia de ciertas enfermedades que afectan al ganado. Se deben extremar entonces las medidas de manejo y prevención para mitigar las pérdidas”, le explicó a MOTIVAR la actual presidenta de la Asociación Pro Calidad de Leche (APROCAL) y jefa de Producto Línea Antibióticos de Biogénesis Bagó, Marisa Martínez. Y enfatizó: “Alentamos al productor a continuar trabajando con sus asesores de manera tal de lograr la mayor eficiencia productiva que se pueda alcanzar en este escenario particular, optimizando el uso de los recursos disponibles”.

Apuntar a preñar los vientres

Juan Pablo Russi tiene una maestría en Nutrición y un doctorado en Ciencias Veterinarias; es propietario de una empresa de nutrición animal, accionista en una planta de alimentos balanceados y dueño de una “glucosa protegida para vacas estresadas”, tal como él la define, patentada en los Estados Unidos.
“En momentos como el que vivimos es clave reconocer la importancia de poder seguir preñando las vacas que están produciendo”, explicó quien también asesora de forma privada a unos 20 tambos ubicados en el Sur de Córdoba, Oeste de Buenos Aires y Sur de Santa Fe. Y agregó: “Claro que esto no es sencillo con el stress que están sufriendo los animales, pero hablamos de hacer frente a la razón principal por lo cual las producciones del año que vienen pueden ser eficientes o no”. Destacando que, en condiciones climáticas estables, su asesoramiento propone que el 10% de los rodeos de ordeñe estén pariendo todos los meses del año (a excepción de enero, por ejemplo), Russi reconoce que hoy la realidad se ha modificado. “En la mayoría de los tambos estamos muy atrasados con los trabajos y nuestro principal objetivo es lograr que los productores se sobrepongan al contexto y lleguen bien preparados para producir cuando la situación general se estabilice”, destacó el experto. Y concluyó: “Tenemos que plantear nuestras recomendaciones, justificarlas y explicarle a los clientes el impacto de las decisiones que toman”.

La visión de la FAUBA

Desde la Facultad de Agronomía de la UBA también se advirtió recientemente sobre la gravedad de una situación en la cual no se puede desconocer el impacto que generó la quita de retenciones al maíz sobre la producción. “Esto provocó un aumento de 20% en el precio del cultivo; situación a la que habría que agregarle el efecto devaluatorio. Todo en un contexto en el que el cual maíz puede representar hoy hasta el 40% de la dieta anual de un animal”, sostuvo Alejandro Palladino, docente de la cátedra de Producción Lechera de la FAUBA. Además y en el marco de una serie de recomendaciones generales, el también coordinador de Lechería de AACREA mencionó la rapidez con la que se deberían tomar ciertas decisiones: “Lo primero sería sacarse de encima todas las categorías de animales que estaban siendo evaluadas para descartar, como las vacas de baja producción”, sostuvo.

La recuperación

También miembro de APROCAL, Mario Sirven asesora tambos ubicados tanto en la provincia de Buenos Aires, como en Santa Fe.
Consultado por MOTIVAR sobre las tareas que en esos campos se tendrían que estar llevando adelante, el veterinario explicó que aquellos productores que puedan hacerlo, deberían sacar las vacas de los encierres a pastoreo (mientras que la humedad lo permita, con el objetivo de reducir así costos de alimento. Y aportó: “Cuando el clima mejore habrá que empezar otra vez: la puesta a punto de cuestiones nutricionales, mantenimiento de corrales y caminos, así como también recuperar esquemas sanitarios que han sido en algunos casos un poco abandonados, para así volver a recuperar la producción”.

Mario Labarere

“En nuestra zona las lluvias de abril han sido de alrededor de 200mm, lo cual impactó en los verdeos de otoño-invierno”, nos describió también Mario Labarere, médico veterinario de Brandsen, Buenos Aires. “Otro tema que siempre nos replanteamos ante estas situaciones climáticas es la carga animal, la cual debe fijarse entre los asesores agrónomos y veterinarios y productor del establecimiento”, agregó el profesional que se desempeña en la zona Abasto Sur (Brandsen, parte de La Plata, General Paz, Cañuelas, San Vicente), a la vez de atender también un tambo en Lobos. “Siempre aconsejo que, a pesar de las crisis, no se deben abandonar las acciones más importantes para el sistema productivo como lo son: nutrición, sanidad, reproducción, genética, guachera y recrías”, sostuvo Labarere y puntualizó: “En materia sanitaria resulta imprescindible vacunar a las categorías menores contra las enfermedades de mayor impacto productivo y económico: clostridiales, neumonías, queratoconjuntivitis; así como también desparasitar estratégicamente.
Lamentablemente en estas situaciones de crisis se suelen vender terneras y vaquillonas, a veces, de manera poco planificada, generando baches en las producciones futuras”.

“Hay cosas que no se pueden negociar”

Roberto Albergucci también es integrante de APROCAL y se desempeña profesionalmente en casi toda la cuenca lechera central: Sur de Santa Fe, Córdoba y Buenos Aires, visitando tambos de medianos a grandes (cantidad de cabezas). “En el contexto actual se intenta seguir trabajando en materia sanitaria y nutricional, sabiendo que existen acciones que no se pueden negociar, puesto que dejar de hacerlas implicaría un retraso mayor en la eficiencia y sustentabilidad de los sistemas”, le explicó Albergucci a MOTIVAR. En ese sentido, destacó la importancia de no retacear inversiones en los tratamientos contra las mastitis. “Lo que no hagas ahora, no te va a repercutir en el cheque de este mes sino todo el año”, advirtió.

“Hay que estar preparados para cuando mejore”

Por último, Juan Nimo, ex presidente de la Asociación Pro Calidad de Leche y representante de Boehringer Ingelheim, compartió la visión sobre la situación que atraviesan los tambos de punta en nuestro país: “Se percibe un incremento en el uso de productos veterinarios debido a que se han hasta duplicado los casos de mastitis clínicas y los problemas podales. Pero también se perciben algunos recortes en cuanto a espaciar los servicios de los especialistas”.
Específicamente para el caso de las mastitis, el médico veterinario resaltó la importancia de tratarlas a tiempo, puesto que de no hacerlo, esas vacas no recuperarán su producción en lo que les queda de la lactancia. “Tendremos que apoyarnos no solo en el uso de antibióticos sino también en antiinflamatorios no esteroides”, explicó.
Respecto de la situación y perspectivas para los productores, Nimo sostuvo que los mismos se encuentran realizando un gran esfuerzo por mantener a las vacas en buen estado y no caer en la tentación de tocar algunos costos estratégicos, situación que muchas veces termina sacrificando la situación de los vientres. “Cuando el clima se estabilice y los precios repunten, esas vacas tienen que estar en condiciones de responder. No podemos, encima, tener que esperar un año y medio o dos para volver a producir”, concluyó.

Esta fue una de las conclusiones a las que arribaron los veterinarios y agrónomos que participaron del encuentro «La vaca alrededor de la ubre», organizado por APROCAL.

LUCIANO ABA
luciano@motivar.com.ar

Sirvén. “El trabajo del personal de tambo debe jerarquizarse”.

Sirvén. “El trabajo del personal de tambo debe jerarquizarse”.

A mediados de mayo, APROCAL llevó adelante «La vaca alrededor de la ubre», jornada doble realizada en el partido bonaerense de Junín y a la que asistieron 150 personas (profesionales, técnicos, productores y tamberos).

En ese marco fue el presidente de la Asociación, Juan Manuel Nimo, quien detallara los objetivos generales de la entidad para este año y diera paso al inicio de un evento en el cual Carlos Catracchia brindó recomendaciones concretas para aumentar los rodeos en base a la crianza eficiente de terneras. Seguidamente, Martín Pol avanzó en el marco del Control Lechero, destacando las ventajas de esta herramienta para la toma de decisiones. Por su parte, Alejandro Larriestra cuantificó las pérdidas económicas que genera la presencia de mastitis en los tambos, en base a una metodología de-sarrollada por APROCAL en conjunto con diversas universidades y organismos públicos y privados de nuestro país.

Interesante fueron también las repercusiones del taller vinculado con el impacto de las afecciones podales desarrollado por José de Nicolás.

Además, este Periódico MOTIVAR tomó contacto con Roberto Albergucci, Mario Sirvén, Bernardo Barcena, Julián Bartolomé y Juan Pablo Russi, quienes ampliaron los conceptos por ellos vertidos a lo largo de la jornada (Ver recuadro).

 

Bienestar Animal

Bartolomé. “Las mastitis impactan también en la reproducción”.

Bartolomé. “Las mastitis impactan también en la reproducción”.

Este tema se desarrolló en el marco de un taller moderado por Verónica Aimar y Roberto Albergucci, quien destacó que la modalidad permitió conocer la visión de los asistentes sobre aspectos que consideran válidos para evaluar la condición de los animales en el tambo. Estos aportes fueron agrupados en tres áreas de acción: manejo, instalaciones e índices productivos.

«Si bien el auge del Bienestar Animal en los tambos comienza con la posibilidad de cuantificar y accionar sobre el impacto del stress térmico, consideramos que todos los factores de stress producen el mismo efecto», explicó Albergucci.

Y agregó: «Son múltiples las variables que generan malestar en las vacas, llevando a rodeos con baja inmunidad, susceptibles a contraer enfermedades infecciosas».

Además y tras destacar al score corporal y de locomoción, la disponibilidad de agua y el estado de las ubres, entre otras variables mencionadas, concluyó: «No existe un método sistemático para evaluar concretamente el estado de bienestar de las vacas».

Vale decir que APROCAL desarrolló una herramienta para avanzar en este aspecto, la cual estará disponible para profesionales que reciban una capacitación.

«Los rodeos sanos no solo disponen de mayor inmunidad y menor presencia de enfermedades infecciosas, sino que logran mejores parámetros productivos y reproductivos en relación a los enfermos», enfatizó el profesional. Y avanzó: «Esto permite lograr más litros por animal, a la vez de producciones más estables, menores porcentaje de retención de placentas, de vacas rengas y de mastitis. Son los rodeos sanos los que lograrán eficiencia y mejores resultados económicos en momentos favorables para la actividad».

 

Factor humano

Mario Sirven llevó adelante un segundo taller vinculado a la problemática del personal; su trato, manejo y capacitación. «La preocupación existe y es una limitante, lo que no siempre se traduce en acciones concretas que mejoren la situación», explicó el profesional. Y enfatizó: «Muchos de los tambos que cierran lo hacen por problemas con el personal».

ESCUCHA TODAS LAS ENTREVISTAS

AlbergucciIngresando en el espacio con el que APROCAL cuenta en hablandodelonuestro.com.ar podrán acceder a los audios de las entrevistas concretadas con Roberto Albergucci (1), Mario Sirvén, Bernardo Barcena, Julián Bartolomé y Juan Pablo Russi, en el marco de la jornada «La vaca alrededor de la ubre».
Para más información al respecto: info@hablandodelonuestro.com.ar

El asesor se refirió al modo en que los profesionales podrían abordar el tema. «Lo primero que tenemos que hacer es lograr que los productores se ocupen de esto por su propio beneficio, haciéndoles ver que el trabajo de su personal debe ser jerarquizado», sostuvo.

Y agregó: «Quienes ordeñan, inseminan o crían terneros en forma artificial hacen trabajos calificados. Debemos dotarlos de conocimiento específicos».

Interesante fue conocer la visión del referente sobre la capacitación como herramienta de motivación y permanencia en las empresas. «En el tambo es común que la gente no tenga horizonte, que no sepa qué pasará con ellos en el futuro. Además, se deberán garantizar cuestiones centrales ligadas a su calidad de vida y a la posibilidad de progresar», explicó.

Por último, Sirvén instó a dejar de pensar en que si se capacita a su personal, éste se irá a otro establecimiento. «Bajo esa premisa trabajaremos siempre con personas desmotivadas», sostuvo. Y culminó: «Se viene un cambio generacional entre los productores, el cual servirá para abordar estos temas de un modo distinto, modificando la mala prensa que tiene hoy el trabajo en los tambos».

 

Actitud positiva

Desde la Fundación Valores para Crecer, Bernardo Barcena participó de la jornada destacando que, cualquiera sea el ámbito, la mala comunicación es causa de conflictos que podrían evitarse.

«Si nos posicionamos como emisores, deberemos esforzarnos por no compartir mensajes incompletos, dando por sentadas situaciones que para el otro no son obvias», explicó Barcena. Y avanzó: «Ya en el rol de receptores, solemos completar lo que nos quieren decir con supuestos, presuponiendo y evitando preguntar. Todo esto termina generando conflictos entre las personas.

Interesantes fueron también los aportes realizados al describir cómo muchas veces las personas suelen adoptar un rol de víctima, buscando culpables externos a problemas concretos. Y culminó: «Cuando tratamos con estos perfiles (víctimas), lo más importante es asumir el rol de protagonista y movilizarlos a asumir las situaciones y promoverlos a gestionar el cambio que desean».

 

Mastitis y reproducción

«El efecto de la infección de la glándula mamaria sobre la reproducción es un tema que por años se ha subestimado», comentó Julián Bartolomé. «Hoy sabemos que el mayor impacto ocurre cuanto los casos de mastitis (clínicas y subclínicas) se presentan en un momento cercano al servicio o días después del mismo y principalmente al tratarse de una infección por bacterias gram negativas», agregó el médico veterinario radicado en La Pampa, destacando que la problemática puede afectar desde la manifestación de celos, la ovulación y el desarrollo embrionario temprano, hasta la mortalidad embrionaria y el aborto.

En este contexto y durante su exposición, Bartolomé compartió datos de tambos pampeanos en los que se evaluó el intervalo parto – concepción y la tasa de concepción y el porcentaje de vacas preñadas en una población de animales con, al menos, un caso de mastitis, versus otra libre de la enfermedad.

«Se percibe una diferencia importante en los porcentajes de preñez», culminó.

 

Nutrición y mucho más

Juan Pablo Russi destacó la importancia de abordar cada esquema productivo con un protocolo específico, que contemple no solo o la alimentación de los animales, sino también los cuidados a considerar en materia de reproducción, sanidad general, de ubre, y de patas, entre otros tantos.

«Para el caso de los sistemas pastoriles con suplementación, deberemos asumir una limitante de 22 o 23 litros por vaca, donde la premisa tendrá que ver con estimular el consumo de materia seca», nos explicó Russi.

Los tambos «intermedios», donde utilizan hasta un 30% de pastura, la producción podría alcanzar los 24 a 26 litros promedio, destacándose la necesidad de balancear la proteína y la energía que los mismos consumen. «Ahora bien, si hablamos de encierres intensificados, el potencial es de 30 litros por vaca, pero con la necesidad de establecer protocolos acordes», resaltó el profesional. Y ejemplificó: «Si el esquema es intensivo, la recría y la guachera también deberían serlo».

Destacando que las estrategias empleadas para preñar vacas en sistemas poco intensivos no funcionan en los intensificados y que la variable de ajuste en estos casos no es solo la nutricional, Russi concluyó: «Cada esquema tiene un protocolo reproductivo, sanitario y nutricional específico. Debemos empezar a aplicar la tecnología en base a donde estemos parados».