fbpx
MOTIVAR- Descarga – Main
HomePosts Tagged "INTA" (Page 4)

El Servicio de Diagnóstico Veterinario Especializado informó las patologías más frecuentemente reportadas: hipomagnesemia, diplodiosis, intoxicación con ionóforos y polioencefalomalacia de origen nutricional.

DE LA REDACCION DE MOTIVAR
redaccion@motivar.com.ar

Recientemente puesto a disposición de los interesados, el resumen sanitario 2016 del Servicio de Diagnóstico Veterinario Especializado deja en claro que en la mayoría de las explotaciones pecuarias se producen pérdidas productivas en distintas categorías animales, en las que no se pueden determinar el origen. “Son producidas por enfermedades infecciosas, carenciales, metabólicas, tóxicas o parasitarias, entre otras”, asegura el material generado por Ernesto Odriozola, Germán Cantón, Nahuel Bibbó Corbalán, Micaela Dalceggio, Matías Dorsch, Pablo Ferreyra, Fermín González Cayssials, Leonor Sicalo Gianechinie Ignacio Urrutia. “Generalmente se detecta una falta de aplicación de programas sanitarios integrales para la prevención de estos problemas, y esto se refleja en bajas tasas de preñez, destete, de extracción y la consiguiente menor rentabilidad del sistema”, aseguran los expertos.

Actividades y propuestas
El SDVE del INTA Balcarce utiliza toda la capacidad de un grupo de investigadores especialistas en distintas disciplinas de la sanidad y producción animal para apoyara los asesores (veterinarios, agrónomos, zootecnistas).
A lo largo de 2016, ingresaron al servicio 813protocolos que incluyeron muestras enviadas por asesores y laboratorios de diagnóstico privados, así como viajes de diagnóstico. Esas muestras enviadas se analizaron en los diferentes laboratorios del Grupo de Sanidad Animal; las principales patologías diagnosticadas se muestran en el Gráfico Nº 1.
Se realizaron 181 necropsias: 90 de ellasen viajes de diagnóstico, 38 en fetos bovinos abortados recibidos y las restantes en la sala de necropsia. Buena parte de ese recorrido se centró en Buenos Aires, siguiendo las provincias de Córdoba, Mendoza, San Luis y Río Negro. Allí se diagnosticaron más de 30 entidades patológicas diferentes, que pudieron ser agrupadas según su origen en: metabólicas/carenciales (30,2%),tóxicas (22,1%), infecciosas (17,4%) y parasitarias(11,6%), entre otras. Las patologías más frecuentemente diagnosticadas fueron: hipomagnesemia, diplodiosis, intoxicación con ionóforos y polioencefalomalacia de origen nutricional.
A continuación, un resumen los casos de diagnóstico más relevantes de 2016.
Tuberculosis meníngea
En marzo se diagnosticó en terneras Holando de recría de un tambo de Lincoln (Buenos Aires) que habían presentado incoordinación, “pedaleo”, bruxismo y opistótonos. A la necropsia se observaron múltiples granulomas meníngeos, distribuidos aleatoriamente. La etiología se confirmó mediante PCR, al amplificarse ADN de Mycobacteriumbovis. Esta presentación no es la más frecuente de la Tuberculosis, pero demuestra la importancia de incluirla como diagnóstico diferencial de enfermedad neurológica en tambos con antecedentes.

Parasitosis pulmonar
En julio se diagnosticó una Dictyocaulosis severa en terneros Angus de 7-8 meses, pastoreando un raigrás en Ayacucho (Buenos Aires). Los pulmones estaban edematosos y enfisematosos con infestación de Dictyocaulus en vías aéreas. Esta categoría presenta mayor susceptibilidad a esta parasitosis por su escasa experiencia inmunitaria y por consumir pasturas con alta carga de parásitos y en rodeos con un deficiente control de las parasitosis gastrointestinales.

Leucoencefalomalacia en caballos
En septiembre se diagnosticó Leucoencefalomalacia en 6 caballos criollos de un total de 20, en Maipú (Buenos Aires); eran alimentados con silo de maíz infestado con Fusarium verticilloides. A la necropsia se observó malacia bilateral de la sustancia blanca cerebral y puntillado hemorrágico en hígado.
Se detectaron grandes áreas de necrosis licuefactiva en sustancia blanca con hemorragia y necrosis hepática centrolobulillar. Esta enfermedad no es reportada frecuentemente en Argentina a pesar del alto grado de contaminación por micotoxinas que podría existir en maíces y subproductos.

Hipovitaminosis A congénita
En julio se diagnosticó deficiencia de vitamina A en neonatos de vaquillonas de un tambo del este de Córdoba. Las vaquillonas se habían criado en confinamiento con una ración sin forraje verde. De 421terneros nacidos, 168 fueron afectados: nacían ciegos, débiles y morían a las 72 horas (96 en total).
A la necropsia se observó herniación cerebelar y coloración opaca depapila óptica. Microscópicamente se detectó metaplasia escamosa de conductos parotídeos e hiperqueratosis de papilas ruminales. Los niveles de vitamina A en suero de vaquillonas y terneros estaban por debajo de los normales. Además, no se detectó reserva hepática de vitamina A. Este es el primer reporte de esta patología en Argentina y debido al aumento de la crianza en confinamiento, se la debe considerar como una posible enfermedad emergente.

Diplodiosis congénita
Desde junio a agosto se registraron 6 episodios de intoxicación congénita con Stenocarpella maydis y se efectuaron otras consultas donde se confirmaron infestaciones en maíces que los vientres consumían y signología asociada. En su mayoría fueron establecimientos de cría en Buenos Aires, donde se pastoreaban rastrojos o maíces diferidos. En algunos casos, los vientres manifestaron signología compatible, y en otros solo los terneros nacían afectados: debilidad, incoordinación y muerte. El cuadro se confirmó por histopatología revelando una severa degeneración espongiforme en diferentes localizaciones del SNC.
Esta patología debería tenerse en cuenta en el futuro por la amplia difusión que ha tenido en la región el uso de maíces diferidos con vacas gestantes.

Intoxicación con sunchillo
En diciembre se diagnosticó intoxicación con Wedelia glauca en 19 terneros de destete precoz en el partido de Azul (Buenos Aires), alimentados con balanceado y fardos de alfalfa, donde se identificó la maleza. Esta planta es la más frecuentemente identificada como causal de intoxicaciones en la zona. También hay que tenerla en cuenta cuando se suministra heno que pudiera contenerla.

Intoxicación crónica por sal
En noviembre se diagnosticó intoxicación crónica por Na en vacas de cría con ternero al pie en Torquinst (Buenos Aires). Siete días antes habían muerto 19 vacas debido a una restricción hídrica accidental. A la necropsia se observó aparente edema en corteza cerebral, aunque no se detectaron lesiones histopatológicas. Los niveles de Na en sangre y líquido cefalorraquídeo se encontraron elevados, confirmando el cuadro.
Esto demuestra la importancia de evitar estos errores de manejo cuando se realizan movimientos y encierres en los meses de mayor temperatura ambiente.

Causas de abortos diagnosticados
Durante 2016, en el SDVE se analizaron 37 fetos bovinos abortados procedentes en su mayoría de la provincia de Buenos Aires y otros de La Pampa y Santa Fe. Se arribó a un diagnóstico etiológico en 37,8% de los casos y entre los que quedaron sin diagnóstico, en el 60,1% se detectaron lesiones histopatológicas compatibles con una causa infecciosa. De los 37 fetos, 32 provenían de campos de cría, mientras que los restantes fueron de tambos. Las principales etiologías diagnosticadas se muestran en el gráfico, siendo Neosporacaninum el principal patógeno asociado al aborto (Gráfico Nº 2).

Pérdidas reproductivas asociadas a Leptospiras
Durante este año se registraron varios episodios de pérdidas reproductivas en campos de cría y tambos, asociadas a infecciones por serovares de Leptospira adaptadas al bovino. Si bien en algunos de estos rodeos también se identificaron otros patógenos, en todos se detectaron títulos elevados a serovares wolffi y hardjo. A pesar de que ya se han detectado casos similares previamente, en los últimos años se observó una mayor prevalencia.

En la producción porcina la prevalencia de afecciones varía entre cada etapa. Las distintas categorías presentan diferente sensibilidad o predisposición a padecer enfermedades y entre las más frecuentes están relacionadas a los problemas digestivos y respiratorios.

El conocimiento de las principales enfermedades que afectan el ganado porcino, facilita el diagnóstico y su posterior tratamiento y control para que no sucedan brotes. En porcicultura intensiva el éxito de los tratamientos terapéuticos está ligado a la rapidez, intensidad y a la continuidad de su aplicación. (Más información)

Dado que la gestión de un buen plan sanitario en la granja influye positivamente sobre la inocuidad y rentabilidad de la misma desde la Estación Experimental del INTA se trabaja junto al sector productivo en la prevención, monitoreo y control de las enfermedades de los cerdos.

La acción de extensión y asistencia técnica promueve la producción de cerdos desde un enfoque de salud pública con líneas de trabajo orientadas a enfermedades que afectan a la región. Entre las investigaciones se han resuelto casos de infecciones por la bacteria Streptococcus suis que “se encuentra en las amígdalas de la mayoría de los cerdos y son capaces de causar meningitis, además de artritis, endocarditis valvular, miocarditis, pericarditis, abortos y también se la considera un agente secundario de la neumonía”.

Entre los factores predisponentes los técnicos destacan como más importantes para la presentación de la enfermedad a “aquellos que favorecen las situaciones de stress”, dado que se ha observado que “los brotes de meningitis se presentan con mayor frecuencia en cerdos recién destetados, los que habitan en lugares con alta densidad, humedad y mala higiene”.

Para detectar la afección se deben observar los signos clínicos que, “si bien presentan variantes con la edad del animal, se manifiestan en la pérdida de apetito, enrojecimiento de la piel, fiebre, depresión, perdida del equilibrio, cojera, parálisis, temblores y convulsiones, llegándose a producirse muertes en casos en que los animales enfermos no son tratados”.

Para lograr un diagnóstico definitivo los profesionales del INTA indican el “aislamiento de la bacteria estreptococo suis (según signos clínicos en cerebro, articulaciones, pulmones, bazo, etc.) y descripción de los órganos enfermos”.

Los animales afectados pueden ser tratados de forma individual con inyecciones de penicilina o amoxicilina, y anti-inflamatorio. El tratamiento temprano previene la muerte y puede resultar en una recuperación completa. En general, los estreptococos son resistentes a las tetraciclinas.

El cerdo afectado debe ser retirado del corral, ya que estos animales pueden arrojar grandes cantidades de bacterias e infectar otros animales en el mismo corral. El control se realiza disminuyendo los factores de strees del animal, puesto que no existen y vacunas comerciales para la prevención.

El video muestra el pre y post – tratamiento de un caso clínico típico de meningitis con amoxicilina (15mg./kg.) y dexametasona (0,08 mg./kg.), durante 5 días.

Tratamiento de Meningitis from INTA Cuenca on Vimeo.

El dato surge de un trabajo realizado por Daniel Scandolo, Martin Maciel y Gustavo Zimmermann (INTA Rafaela) y Diego Esborraz, del laboratorio OVER, en tambos de Santa Fe y Córdoba. Aquí, un resumen.

Lo más frecuente. “Suministrar 2 o 3 litros de calostro diarios en la primera toma”.

Lo más frecuente. “Suministrar 2 o 3 litros de calostro diarios en la primera toma”.

La cantidad de lgG en el calostro bovino varía considerablemente entre vacas (<1-235 g/L), donde entre el 29,4 / 57,8% de las muestras no alcanza la cantidad mínima deseada de 50 g lgG/L.
El 49% del calostro obtenido de vacas durante el primer ordeñe es de buena calidad, existiendo marcadas diferencias entre primíparas y multíparas.
De todas maneras, datos del NAHMS2007 (Estados Unidos) indican que solo el 13% de los productores evalúa de manera rutinaria lacalidad de calostro (volumen y apariencia): el 56% de estos lo estima de maneravisual.
Los resultados de una encuesta realizadaen Pensylvania (Estados Unidos) en 2007 indican que la concentración de muchos nutrientes del calostro ha incrementado si se los compara con reportes previos.
Las razones de estos incrementos estarían asociadas posiblemente aque las prácticas de manejo del calostro han mejorado con el transcurso del tiempo, especialmente su almacenamiento y administración.
El objetivo del trabajo fue recolectar datos sobre la alimentación y manejo de calostro que realizan los veterinarios en tambos de Santa Fe y Córdoba.

Los resultados
Se realizó, en conjunto con OVER, una encuesta anónima a veterinarios que participaron de la Jornada de Actualización Técnica organizada en 2016 por la empresa radicada en San Vicente, Santa Fe.
Allí se recolectaron 20 encuestas realizadas a veterinarios de San Vicente, el Trébol, Rafaela, María Juana, Carlos Pellegrini, Colonia Prosperidad, Marull, Totoras, Cañada Rosquín, Centeno, ColoniaVignaud, Morteros y San Francisco. Como primer resultado se vio que estos veterinarios asesoran a 74 tambos, de los cuales 7% son chicos (< 100 vacas); 26%, medianos (100 a 200 vacas) y 68%, grandes (> 200 vacas).
Si bien el trabajo completo puede solicitarse a redaccion@motivar.com.ar, compartimos algunas de sus conclusiones. En primer lugar, que “el suministro de 2 a 3 litros de calostro durante la primera toma es la práctica más frecuente, con un leve incremento a medida que crece la escala productiva. No obstante, aún una quinta parte de los establecimientos no lo tienen establecido”.
Luego, el informe destaca que “independientemente del tamaño de los tambos, las tres cuartas partes de los establecimientos suministran calostro mediante botella o mamadera, con un incipiente empleo de sonda orofaringea en los tambos denominados grandes.
El amamantamiento directo es una práctica que se realiza en menos del 10% de los tambos encuestados”.
Además y destacando que alrededor del 85% de los establecimientos calostra a sus terneros antes de las 6 horas de nacidos, la evaluación de los resultados arrojó que la totalidad de los tambos chicos suministran a los terneros calostros de sus madres, disminuyendo la proporción en un 20% a medida que los tambos van pasando a medianos y grandes, respectivamente.
“Por otra parte, se observa un incremento proporcional similar en la práctica de pool de calostro a medida que los tambos pasan de chicos a medianos y de medianos a grandes, respectivamente”, explica el informe. Y culmina: “La determinación de calidad de calostro no es una práctica de rutina en los tambos ya que alrededor de un 10% lo realiza, con un incremento en la proporción de empleo a medida que los tambos pasan de medianos a grandes”.

Este modelo favorece el bienestar animal y asegura ganancias de peso. Además mejora la fertilidad del suelo, por lo que la siembra posterior de soja y maíz rinde hasta 10% más.

Ecológico. La superficie es de 5 a 10 veces mayor que un engorde convencional.

Ecológico. La superficie es de 5 a 10 veces mayor que un engorde convencional.

En un escenario global propicio para la ganadería argentina, el INTA Concepción del Uruguay, Entre Ríos, desarrolló un modelo de engorde intensivo que, basado en la rotación entre parcelas, favorece el bienestar animal y asegura ganancias de peso similares a las de un feedlot convencional.
Además, mejora el nivel de fertilidad del suelo y permite la siembra posterior de soja y maíz con aumentos de hasta el 10% en los rindes.
Conocida como “feedlot ecológico”, esta tecnología fue validada durante ocho años de manera experimental y se encuentra aplicada en campos comerciales de la zona núcleo. “Si bien esta nominación fue aceptada para facilitar la adopción, el uso del término ecológico no es estrictamente correcto, debido a que tiene un significado preciso asociado con la producción de carne ecológica certificada”, aclaró Sebastián Vittone, especialista en producción animal del INTA Concepción del Uruguay.
No obstante, Vittone explicó que “la concentración de animales en espacios reducidos con encierres precarios y la falta de programas de instalaciones, así como de estrategias de manejo de insumos y efluentes, generan conflictos desde el punto de vista ambiental en cercanías a ciudades, pueblos y rutas y exigen la búsqueda de otras alternativas productivas”.
Este modelo de invernada estima un número máximo de entre 500 y 1.000 animales por unidad productiva con una carga máxima de 100 cabezas por hectárea –equivalente a 80 m2 por bovino en parcelas de 40 individuos–.
“La superficie es de 5 a 10 veces mayor de la que puede llegar a tener un feedlot convencional”, comparó Vittone. Además, el técnico destacó los resultados de los ensayos y dijo “la asignación de mayor superficie por animal en sistemas de engorde bajo condiciones de encierre no provocan alteraciones relacionadas con la contaminación de suelos y aguas circundantes”.
En cuanto al encierre, sugirió rotar a los animales semanalmente en divisiones de cuatro parcelas para facilitar el manejo de efluentes. “Esas condiciones permiten que el animal vuelva a las parcelas con los excrementos secos, atenúan la liberación de olores desagradables y favorecen la distribución del estiércol, debido a que los bovinos se instalan en diferentes lugares del área de encierre”, remarcó.

Un modelo probado. Lleva 8 años de estudios.

Un modelo probado. Lleva 8 años de estudios.

El encierre se organiza en potreros con un manejo similar a un pastoreo rotativo en franjas o sistema de pastoreo radial sin calle.
Además, requiere caminos accesibles para garantizar el abastecimiento regular de alimento y el tránsito de los animales; utiliza alambrado eléctrico para las divisiones y, según el diseño, incorpora aguadas y comederos móviles.
De acuerdo con el especialista, la provisión de alimentos en tolvas sigue el esquema de “a comedero lleno, grano entero y fibra cero”.
De esta forma, “se eliminan las expresiones de dominancia de los más agresivos respecto de los más pasivos cuando se suministra el alimento en pocas tomas diarias, que generan falta de bienestar animal”, apuntó.
Más allá de la categoría de que se trate, consideró la importancia de incorporar animales de no menos de 200 kilos de peso vivo. “La razón de este peso mínimo se relaciona con la forma de ofrecer la ración –a voluntad– en los comederos tolva y con el peso mínimo de faena fijado por disposición nacional”, explicó Vittone.
La ración utilizada está compuesta por un 90% de maíz y un 10% de concentrado proteico.
“La presencia de grano entero de maíz evita timpanismos y acidosis, ya que no se aporta fibra de ningún tipo durante el engorde –fardo o rollo–“, dijo el técnico, quien además recomendó: “Al igual que en cualquier encierre terminal con granos, es necesario el período de acostumbramiento para aquellos animales que provienen de sistemas pastoriles”.

Aplicación comercial

Proteínas. La ración es a base de maíz (90%) y concentrado.

Proteínas. La ración es a base de maíz (90%) y concentrado.

Con el apoyo del Grupo de Cría Bovina Intensiva del INTA Venado Tuerto, el sistema de feedlot rotativo fue instalado en cuatro establecimientos ubicados en Santa Fe y Córdoba, con diferentes alternativas de parcelamiento, comederos y aguadas. Se realizaron análisis de suelo pre y post engorde y, posteriormente, se hizo la siembra de cultivos de soja y maíz sobre las parcelas fertilizadas bajo este sistema. “Los resultados obtenidos se corresponden con los registrados en los ensayos del instituto en cuanto a la incorporación de minerales –fósforo, sobre todo–“, señaló el técnico.
Por su parte, los cultivos de soja y maíz –cosechados en las parcelas donde se estableció el engorde– obtuvieron un 9 y 10% más de rendimiento respectivamente, con relación a los índices registrados en un lote testigo sin animales. Según el establecimiento, se utilizó una carga de entre 30 y 50 animales por hectárea, mientras que la duración total de los ciclos de engorde osciló entre 105 y 140 días. “En todos los casos, los empresarios que adoptaron el sistema encontraron un importante aporte de fertilizante, a través del bosteo residual que los animales dejaron en la parcela”, explicó Vittone.

Ocho años a prueba

Los estudios a campo, llevados a cabo por el INTA Concepción del Uruguay, comprobaron que el aporte de las deyecciones al suelo –con una carga de 100 cabezas por hectárea durante 100 días– equiparó la fertilización requerida por un cultivo agrícola de alto potencial. “
Esto abre la posibilidad de compatibilizar un sistema de engorde no contaminante con un manejo sustentable de los suelos en rotación”, valoró Vittone. Asimismo, se registraron mejoras en la fertilidad del suelo que “alcanzaron incrementos de fósforo compatibles con un cultivo de alto potencial de rendimiento”, detalló el técnico.
En referencia a la productividad del rodeo, el especialista calculó que la duración de los períodos de engorde y la evolución de peso de los animales son comparables con las observadas en los engordes a corral con granos de tipo tradicional. Y avanzó: “Los resultados obtenidos indican que, prácticamente, no se forma barro –característico de los encierres a corral en la pampa húmeda–, incluso luego de precipitaciones de 80 mm; no se perciben los olores desagradables y los animales tienen más espacio y siempre disponen de un lugar seco para echarse”, enumeró Vittone. Con relación al impacto, el especialista aseguró que este modelo de invernada “permite anticiparse medidas paraarancelarias basadas en la contaminación ambiental derivada de los feedlots tradicionales para posibles destinos de exportación”.

A la medida regional

El sistema de engorde diseñado constituye una alternativa al encierre convencional en la zona entrerriana, donde la ocurrencia de precipitaciones en invierno y el carácter arcilloso de los suelos acentúan situaciones no deseadas –recurrentes en los feedlots– como concentración de animales, formación de barro en los corrales y emanación de olores desagradables.
“El problema se agrava con la adopción de la tecnología convencional que, desarrollada para precipitaciones menores a 400 mm, se aplica en una región con un promedio de 1.000 mm anuales y una distribución importante de lluvias en el invierno, lo cual es sinónimo de barro y ‘falta de piso’”, describió el especialista del INTA. Al mismo tiempo, “esto aumenta el riesgo de la producción de olores y los procesos de contracción y expansión, que caracterizan a las arcillas del suelo, crean condiciones para la infiltración de líquidos contaminantes a las napas freáticas”, detalló Vittone.

Según un trabajo realizado por técnicos del INTA y en base a un stock de 2.310.485 vientres, durante 2016 la actividad ganadera de Corrientes dejó de percibir cerca de $900 millones.

FABIAN ACOSTA; LUIS GANDARA; RUBEN IBARRA; MARIA MERCEDES PEREIRA Y JUAN JOSE VERDOLJAK
INTA EEA Corrientes
verdoljak.juan@inta.gob.ar

Plan sanitario. Previo al inicio del servicio (30 y 60 días) hay que aplicar las vacunas reproductivas IBR, BVD, Campylobacteriosis (vibrosis) y Leptospirosis.

Plan sanitario. Previo al inicio del servicio (30 y 60 días) hay que aplicar las vacunas reproductivas IBR, BVD, Campylobacteriosis (vibrosis) y Leptospirosis.

Las mermas (mortandad que se producen entre la preñez y el destete) varían desde un 5% hasta el 15%, siendo el promedio, o valor más mencionado, el de 7 a 10%. Estas cifras son frecuentes y afectan de manera importante a los sistemas de cría de la provincia de Corrientes, a escala del establecimiento, provincial y también regional.
Sin embargo, existen alternativas a implementar para reducirlas.
Las pérdidas prenatales comprenden a las producidas entre el diagnóstico de preñez y la iniciación de los trabajos de parto. No incluyen, por lo tanto, las pérdidas embrionarias, que son anteriores al diagnóstico de preñez y los terneros que se encuentran muertos al momento del parto o que mueren durante el mismo. Las mismas son habitualmente generadas por enfermedades venéreas, brucelosis, leptospirosis, IBR y BVD, causando abortos.
Por lo tanto, es importante individualizar y separar vacas que se presume han abortado: aquellas que se alzan y las que aparezcan sucias en los cuartos y cola, aunque no se haya visto el aborto (vacas que no presentan ternero NPT).
Según las dimensiones del establecimiento (potreros grandes) y el tipo de manejo, los abortos son difíciles de ver en el campo, porque la acción de las aves rapaces y otros predadores los hacen desaparecer.
A su vez, el manejo tradicional que incluye: toros con vacas durante casi todo el año (sin servicio estacionado de 3 a 4 meses), la no realización de un diagnóstico de preñez (tacto rectal), deficiente plan sanitario (falta de incorporación de las vacunas reproductivas) y, sobre todo, la falta de registros de datos, forman un conjunto de hechos que favorecen a que estas mermas sean menos visibles y por esto, tal vez no tenidas en cuenta.

Fórmula N°1

Fórmula N°1

Las pérdidas perinatales incluyen los terneros que están muertos antes de nacer (y que son paridos a término), los muertos durante el parto por distocias y los que mueren en las 48 horas siguientes a su nacimiento. También los terneros que mueren por inanición, nacidos de vacas con bajo instinto materno y que no llegan a ser amamantados.

Cuadro 1: Distribución de Existencias Bovinas por Categoría. Marzo 2016 
Provincia Vacas Vaquillonas Novillos Novillitos Terneros Terneras Toros Toritos Bueyes Total Bovinos
Corrientes 2.310.485 798.958 329.893 345.178 520.755 580.799 120.044 1.724 79 5.007.915
Total nacional 22.945.852 7.545.259 2.823.732 3.952.320 6.876.606 7.230.931 1.065.162 184.947 11.969 52.636.778
Fuente: SENASA (marzo de 2016)

En las pérdidas desde la parición al destete los responsables podrían ser: onfalitis, diarrea neonatal, IBR – BDV, mancha y gangrena. Para lo cual es necesario tener ajustado y dar cumplimiento al calendario sanitario recomendado e identificar y tratar a los terneros que presenten síntomas de alguna enfermedad.
En definitiva, para controlar y disminuir las mermas será necesario incluir las siguientes tareas:

Fórmula N° 2

Fórmula N° 2

Estacionar el servicio: Hacer coincidir los máximos requerimientos del rodeo con la máxima producción del pasto (octubre a marzo).
El estacionamiento debería ser en el menor tiempo posible, ideal 3 meses.
En los sistemas tradicionales es común detectar la presencia de los toros durante todo el año o periodos muy largos de servicio, por eso se propone una estabilización gradual. ¿Cómo? Por ejemplo: el “año 1”, largar los toros a servicio desde octubre hasta febrero – marzo. El “año 2”, el servicio deberá finalizar en enero – febrero. El “año 3”, en diciembre – enero y, por último, en el “año 4”, ya podríamos tener el servicio estacionado en 3 meses.
Esta estrategia nos permitirá saber el inicio y el final de parición.

Corrientes. Las mermas representan $38.400 ($4.800 cada ternero) de cada 100 vientres puestos en servicio.

Corrientes. Las mermas representan $38.400 ($4.800 cada ternero) de cada 100 vientres puestos en servicio.

Plan sanitario: Previo al inicio del servicio (30 y 60 días) hay que aplicar las vacunas reproductivas IBR, BVD, Campylobacteriosis (vibrosis) y también contra Leptospirosis.
De ser posible, consultar con el veterinario de la zona o directamente en el INTA más cercano.
Además, incluir la evaluación sanitaria de los toros antes y después del servicio para detectar toros infectados (un toro cubre de 25 a 50 vientres durante el servicio) o sea que puede infectar a muchos vientres.
Capacitación del personal: Luego, ya con el servicio estacionado y un plan sanitario adecuado solo queda controlar y evaluar lar mermas para corregir a futuro los problemas. Para esto, es fundamental capacitar al personal encargado de las recorridas, que durante el periodo de parición deberían ser diarias. Este debería ser el primer punto a tratar en el plan de acción.
Por último, también es válido entrenar e incentivar y sobre todo valorar y reconocer el trabajo bien hecho, para que el personal esté comprometido con lo que realiza y facilitar el trabajo de diagnosticar las causas de los abortos o muertes.
Los golpes en los arreos o trabajos en el corral (manga baños y otros) pueden producir pérdidas en vacas preñadas.
El tacto mal realizado puede producir pérdidas en los fetos, o dar positivas vacas vacías, lo que luego se contabiliza como pérdida.
Las mermas cercanas al parto suelen ser importantes, especialmente cuando hay muchas vaquillonas pariendo (IATF), entonces es necesario aumentar las recorridas (a dos veces por día).

Análisis económico

La vaca de cría – vientre es un capital de explotación fijo vivo, en su clasificación. Como tal, no se amortiza porque se repone anualmente con las vaquillas que entran a servicio y, en el conjunto, la categoría no pierde su valor… no se produce una depreciación.
Como capital, debe tener su productividad dentro del sistema de producción y aproximarse al objetivo de la cría que es lograr un ternero por vaca por año.
Las pérdidas que se detectan entre la preñez y el destete reducen la cantidad de kilos de ternero logrado por vaca puesta en servicio y el ‘capital vaca’ pierde así productividad. El interrogante, entonces, es: ¿qué es más fácil aumentar la preñez o disminuir las mermas?
Los kilogramos de ternero destetados por vaca, disminuyen al haber menos kilos de ternero por vaca entorada y la merma de preñeces entre tacto y marcación se transforma así en pérdida de eficiencia del capital vientre, que puede ser calculada a través de la Fórmula Nº 1, la cual también determina los ingresos económicos del vientre entorado.
Se puede utilizar para evaluar los beneficios adicionales de un control para la reducción de las mermas.
De acuerdo a la información provista por el Senasa a marzo de 2016 (Ver Cuadro Nº 1), el porcentaje de marcación nacional se puede establecer en el 61% en forma aproximada, relacionando las existencias de terneros y terneras con las vacas. Aplicando el mismo razonamiento, en la provincia de Corrientes el porcentaje de marcación aproximado se ubica en el 48%.
Ahora bien, si las mermas tacto – marcación se estiman en 8% en Corrientes, en la provincia debiera existir un 56% de terneros sobre vaca entorada que llegan a peso de destete.
Simplificando los cálculos: de cada 100 vacas puestas en servicio se logran 48 ternero/as, en lugar de los 56 que se obtendrían eliminando totalmente las mermas. Si tomamos a $30 el kilo de ternero/a de 160 kilos a destete (promediando precio y peso, entre machos y hembras), los 8 terneros adicionales por eliminar mermas representan $38.400 ($4.800 cada ternero) de cada 100 vientres puestos en servicio.
Esta cantidad se deja de recibir si no se hace nada por controlar pérdidas que podrían comenzar a reducirse con recorridas frecuentes en la época prenatal y de parición para atender problemas en la vaca y en los terneros.
El precio de tres meses de jornales es de $30.408 (a razón de $337,87/jornal), logrando un excedente de $8.000 sobre lo percibido extra.
Es importante destacar que el personal extra podría realizar tareas complementarias en el rodeo.
Una persona podría controlar desde 300 a 500 vientres y, según la cantidad de vientres, se justificaría más la contratación de un personal extra ($115.200 y $192.000 en mermas de terneros por 300 y 500 vientres, respectivamente).
La eficiencia del vientre entorado expresada en kilos de ternero logrados por la disminución de merma, se obtiene aplicando la Fórmula Nº 2.
En 100 vientres en los que se reducen las mermas tacto – marcación (estimadas en un 8%) se ganan 12,8kg de ternero por vaca puesta en servicio.
Esto representa, además, un ingreso económico de 12,8 kg x $30/kg = $384 por vaca ($38.400 cada 100 vacas).
Con un stock provincial de 2.310.485 vientres lo que se deja de percibir por mermas puede estimarse en $887.226.240.

Comentarios finales

Para la disminución de mermas tacto – marcación es necesaria una tarea de manejo e implementación de un plan sanitario ajustado a la región y recorridas frecuentes en la época prenatal y de parición para atender problemas, lo que tiene un impacto económico importante a nivel predial y regional.
Por esta razón, merece la atención necesaria de los productores y los organismos públicos de extensión ya que, se aumenta la eficiencia del sistema ganadero, no requiere aportes de capital extraordinarios y el esfuerzo es compensado económica y productivamente.

Este modelo favorece el bienestar animal y asegura ganancias de peso. Además mejora la fertilidad del suelo, por lo que la siembra posterior de soja y maíz rinde hasta 10% más.

Ecológico. La superficie es de 5 a 10 veces mayor que un engorde convencional.

Ecológico. La superficie es de 5 a 10 veces mayor que un engorde convencional.

En un escenario global propicio para la ganadería argentina, el INTA Concepción del Uruguay, Entre Ríos, desarrolló un modelo de engorde intensivo que, basado en la rotación entre parcelas, favorece el bienestar animal y asegura ganancias de peso similares a las de un feedlot convencional.
Además, mejora el nivel de fertilidad del suelo y permite la siembra posterior de soja y maíz con aumentos de hasta el 10% en los rindes.
Conocida como “feedlot ecológico”, esta tecnología fue validada durante ocho años de manera experimental y se encuentra aplicada en campos comerciales de la zona núcleo. “Si bien esta nominación fue aceptada para facilitar la adopción, el uso del término ecológico no es estrictamente correcto, debido a que tiene un significado preciso asociado con la producción de carne ecológica certificada”, aclaró Sebastián Vittone, especialista en producción animal del INTA Concepción del Uruguay.
No obstante, Vittone explicó que “la concentración de animales en espacios reducidos con encierres precarios y la falta de programas de instalaciones, así como de estrategias de manejo de insumos y efluentes, generan conflictos desde el punto de vista ambiental en cercanías a ciudades, pueblos y rutas y exigen la búsqueda de otras alternativas productivas”.
Este modelo de invernada estima un número máximo de entre 500 y 1.000 animales por unidad productiva con una carga máxima de 100 cabezas por hectárea –equivalente a 80 m2 por bovino en parcelas de 40 individuos–.
“La superficie es de 5 a 10 veces mayor de la que puede llegar a tener un feedlot convencional”, comparó Vittone. Además, el técnico destacó los resultados de los ensayos y dijo “la asignación de mayor superficie por animal en sistemas de engorde bajo condiciones de encierre no provocan alteraciones relacionadas con la contaminación de suelos y aguas circundantes”.
En cuanto al encierre, sugirió rotar a los animales semanalmente en divisiones de cuatro parcelas para facilitar el manejo de efluentes. “Esas condiciones permiten que el animal vuelva a las parcelas con los excrementos secos, atenúan la liberación de olores desagradables y favorecen la distribución del estiércol, debido a que los bovinos se instalan en diferentes lugares del área de encierre”, remarcó.

Un modelo probado. Lleva 8 años de estudios.

Un modelo probado. Lleva 8 años de estudios.

El encierre se organiza en potreros con un manejo similar a un pastoreo rotativo en franjas o sistema de pastoreo radial sin calle.
Además, requiere caminos accesibles para garantizar el abastecimiento regular de alimento y el tránsito de los animales; utiliza alambrado eléctrico para las divisiones y, según el diseño, incorpora aguadas y comederos móviles.
De acuerdo con el especialista, la provisión de alimentos en tolvas sigue el esquema de “a comedero lleno, grano entero y fibra cero”.
De esta forma, “se eliminan las expresiones de dominancia de los más agresivos respecto de los más pasivos cuando se suministra el alimento en pocas tomas diarias, que generan falta de bienestar animal”, apuntó.
Más allá de la categoría de que se trate, consideró la importancia de incorporar animales de no menos de 200 kilos de peso vivo. “La razón de este peso mínimo se relaciona con la forma de ofrecer la ración –a voluntad– en los comederos tolva y con el peso mínimo de faena fijado por disposición nacional”, explicó Vittone.
La ración utilizada está compuesta por un 90% de maíz y un 10% de concentrado proteico.
“La presencia de grano entero de maíz evita timpanismos y acidosis, ya que no se aporta fibra de ningún tipo durante el engorde –fardo o rollo–“, dijo el técnico, quien además recomendó: “Al igual que en cualquier encierre terminal con granos, es necesario el período de acostumbramiento para aquellos animales que provienen de sistemas pastoriles”.

Aplicación comercial

Proteínas. La ración es a base de maíz (90%) y concentrado.

Proteínas. La ración es a base de maíz (90%) y concentrado.

Con el apoyo del Grupo de Cría Bovina Intensiva del INTA Venado Tuerto, el sistema de feedlot rotativo fue instalado en cuatro establecimientos ubicados en Santa Fe y Córdoba, con diferentes alternativas de parcelamiento, comederos y aguadas. Se realizaron análisis de suelo pre y post engorde y, posteriormente, se hizo la siembra de cultivos de soja y maíz sobre las parcelas fertilizadas bajo este sistema. “Los resultados obtenidos se corresponden con los registrados en los ensayos del instituto en cuanto a la incorporación de minerales –fósforo, sobre todo–“, señaló el técnico.
Por su parte, los cultivos de soja y maíz –cosechados en las parcelas donde se estableció el engorde– obtuvieron un 9 y 10% más de rendimiento respectivamente, con relación a los índices registrados en un lote testigo sin animales. Según el establecimiento, se utilizó una carga de entre 30 y 50 animales por hectárea, mientras que la duración total de los ciclos de engorde osciló entre 105 y 140 días. “En todos los casos, los empresarios que adoptaron el sistema encontraron un importante aporte de fertilizante, a través del bosteo residual que los animales dejaron en la parcela”, explicó Vittone.

Ocho años a prueba

Los estudios a campo, llevados a cabo por el INTA Concepción del Uruguay, comprobaron que el aporte de las deyecciones al suelo –con una carga de 100 cabezas por hectárea durante 100 días– equiparó la fertilización requerida por un cultivo agrícola de alto potencial. “
Esto abre la posibilidad de compatibilizar un sistema de engorde no contaminante con un manejo sustentable de los suelos en rotación”, valoró Vittone. Asimismo, se registraron mejoras en la fertilidad del suelo que “alcanzaron incrementos de fósforo compatibles con un cultivo de alto potencial de rendimiento”, detalló el técnico.
En referencia a la productividad del rodeo, el especialista calculó que la duración de los períodos de engorde y la evolución de peso de los animales son comparables con las observadas en los engordes a corral con granos de tipo tradicional. Y avanzó: “Los resultados obtenidos indican que, prácticamente, no se forma barro –característico de los encierres a corral en la pampa húmeda–, incluso luego de precipitaciones de 80 mm; no se perciben los olores desagradables y los animales tienen más espacio y siempre disponen de un lugar seco para echarse”, enumeró Vittone. Con relación al impacto, el especialista aseguró que este modelo de invernada “permite anticiparse medidas paraarancelarias basadas en la contaminación ambiental derivada de los feedlots tradicionales para posibles destinos de exportación”.

A la medida regional

El sistema de engorde diseñado constituye una alternativa al encierre convencional en la zona entrerriana, donde la ocurrencia de precipitaciones en invierno y el carácter arcilloso de los suelos acentúan situaciones no deseadas –recurrentes en los feedlots– como concentración de animales, formación de barro en los corrales y emanación de olores desagradables.
“El problema se agrava con la adopción de la tecnología convencional que, desarrollada para precipitaciones menores a 400 mm, se aplica en una región con un promedio de 1.000 mm anuales y una distribución importante de lluvias en el invierno, lo cual es sinónimo de barro y ‘falta de piso’”, describió el especialista del INTA. Al mismo tiempo, “esto aumenta el riesgo de la producción de olores y los procesos de contracción y expansión, que caracterizan a las arcillas del suelo, crean condiciones para la infiltración de líquidos contaminantes a las napas freáticas”, detalló Vittone.

Creada en 1956, la entidad genera tecnologías que potencian la competitividad de las cadenas productivas, fundamentales para las economías regionales del país.

Amadeo Nicora - INTAAMADEO NICORA
Presidente del INTA

Recuerdo el momento que marcó mi interés profesional en el INTA. Fue en los 70, mientras estudiaba Ciencias Veterinarias en Corrientes, cuando un periodista que escribía editoriales en el diario La Mañana de Formosa me hizo llegar un trabajo sobre un campo de La Rioja.
Ahí empecé a saber de la potencia del INTA en el territorio.

EN NUMEROS

3 – Son los millones de personas beneficiadas en forma directa por proyectos del instituto.

400 – Unidades aseguran la presencia del INTA en todo el país.

7.600 – Empleados integran los equipos de apoyo, técnicos y profesionales.

5.600 – De artículos científicos se publicaron entre 2013 y 2016.

En 1990, al asumir como director provincial de Ganadería, integré el consejo local asesor de la Estación Experimental Agropecuaria El Colorado para trabajar junto con especialistas y técnicos locales. Esa experiencia selló mi ingreso al sistema intiano.
Me permitió entender el significado de un instituto que motoriza dos misiones bien definidas y sumamente entrelazadas: investigación y extensión.
Después de participar en el consejo, ejercí como ministro de la Producción de mi provincia con la absoluta comprensión del rol que tiene el INTA en las comunidades. A través de esto, ocupé la representación en el consejo asesor del Centro Regional Chaco – Formosa, donde comprendí la importancia de construir una articulación estratégica entre la provincia y el INTA en pos de orientar el desarrollo de conocimiento alineado a la gestión territorial.
Sobre estas experiencias y desde el rol que me toca en el presente, estoy convencido de que, en estos 60 años de historia, hemos logrado darle continuidad al trabajo institucional. Supimos enfocarlo en la necesidad de ofrecer, a través del liderazgo en el conocimiento, las herramientas para transformar las economías regionales.
Tan vasto como distribuido en todos los rincones de la Argentina y con el apoyo constante del Ministerio de Agroindustria de la Nación, nuestro instituto se vincula con una diversidad de productores: desde establecimientos altamente competitivos hasta emprendedores familiares, arraigados al territorio y responsables de la seguridad alimentaria de los pueblos.
En esta línea, el convencimiento de que el INTA es un actor indiscutido en la construcción de los sistemas agropecuarios, nos coloca en el desafío de consolidar una institución que, hacia el futuro, tenga la inteligencia organizacional capaz de sintetizar en su accionar la excelencia en la generación del conocimiento y en la extensión.

“El convencimiento de que el INTA es un actor indiscutido en la construcción de los sistemas agropecuarios nos coloca en el desafío de consolidar una institución que, hacia el futuro, tenga la inteligencia organizacional capaz de sintetizar en su accionar la excelencia en la generación del conocimiento y en la extensión”.

Estamos viviendo momentos fascinantes en los cuales el conocimiento tiene un rol ineludible y, como INTA, tenemos que estar en la frontera de ese movimiento. Pero al mismo tiempo, por mandato institucional de origen, debemos estar en la gestión de ese conocimiento para transformarlo en el motor del desarrollo de nuestros territorios.
Para transitar este camino, debemos ser conscientes de que es indispensable trabajar conjuntamente con todo el sistema de Ciencia y Tecnología, del sector público y del sector privado, a escala nacional y a través de la cooperación internacional.
Los desafíos son inmensos, así también las oportunidades.
Debemos estar allí; donde contribuyamos a que el conocimiento llegue a la mayoría del sistema agropecuario, agroalimentario y agroindustrial.
Tuvimos la fortaleza de hacerlo en estos 60 años, tengamos la sabiduría de hacerlo en los años por venir.
Brindemos por lo logrado y redoblemos el compromiso por el que somos reconocidos en el mundo, como una institución de vanguardia en investigación, transferencia de conocimiento y desarrollo territorial.

En las palabras de Flavio Mastellone se sintetiza el clima vivido durante la primera semana de noviembre en la principal muestra del sector lechero nacional, donde lo peor de la última crisis parece haber quedado atrás.

Facundo SonattiFACUNDO SONATTI
facundo@motivar.com.ar

Más de 27 son los millones de litros de leche que, a diario, producen los casi 10 mil tambos esparcidos por toda la Argentina para llegar a alguna de las -al menos- 800 usinas que abastecen tanto el mercado interno, como el frente exportador.
Los litros procesados son un 10% menos que en 2015 y, a pesar que lo peor de la última crisis parece haber quedado atrás, la recuperación apenas comienza.
“Este año marcó un claro retroceso para la industria lechera nacional y, si bien estamos trabajando en la recomposición de los niveles de producción, alcanzarlos va a llevar más de un año”, afirmó Luis Calvinho, experto del INTA Rafaela, en diálogo con MOTIVAR, durante la última edición de Mercoláctea.
Vale decir que la mayor muestra del sector a nivel local se llevó adelante a principios de noviembre, en el campo experimental del INTA Rafaela, provincia de Santa Fe.
Presente en las distintas jornadas que conformaron el encuentro, MOTIVAR reunió la palabra de distintos actores para abordar tanto aspectos técnicos, como aquellos económicos surgidos de la crisis climática y financiera que en este 2016 azotó a buena parte de los productores lecheros argentinos.

Las voces

Si bien los distintos jugadores del rubro compartieron en 2015 un mismo esquema de precios, que no cubría sus costos de producción, según Miguel Taverna (INTA Rafaela) no todos vivieron de la misma manera la crisis climática que los afectó durante el primer semestre de este año. Vale decir que, en el centro de la cuenca lechera más importante del país, se dio el golpe más duro tanto por el volumen de las precipitaciones como por su extensión en el tiempo.
“No recuerdo haber vivido más de 30 días de lluvias e inundación constante. Eso impactó en la parte productiva, sanitaria y reproductiva, pero sin dudas también en la gente”, analizó el referente en conversación con MOTIVAR.Y avanzó: “Si bien es un sector que sabe de complejidades, esta vez se dieron todos los problemas juntos y extendidos en el tiempo. Vimos abandonos de tambos y venta masiva de vacas porque no se podían ordeñar. El desánimo fue total”.
Solo en la cuenca lechera central (con cabecera en Rafaela) las lluvias en los primeros 4 meses del año acumularon 852 milímetros. ¿Algo más? Sí. En abril, cayeron 252 mm en 16 días en los cuales las precipitaciones no dieron descanso.
Esas razones que configuraron la peor crisis climática en los últimos años fueron las mismas que motivaron el cambio en la fecha de una Mercoláctea que debía haberse realizado a comienzos de año. Sin embargo, la agenda concretada en la EEA del INTA Rafaela contempló un nutrido programa de charlas durante dos seminarios: el Simposio de Empresarios Lecheros y la Jornada Aprocal – INTA.
“Siempre las jornadas de capacitación de Mercoláctea despiertan el interés de los productores para capacitarse y así afrontar los nuevos desafíos de la actividad”, le aseguró a MOTIVAR Flavio Mastellone, director de Abastecimiento de Mastellone Hnos. y representante de la mayor usina láctea del país, con ventas por $13.016 millones en los primeros 9 meses del año, presente en la muestra.

Una onda expansiva

“Las crisis son complejas pero también representan un momento clave para destacar las diferencias que existen entre los tambos que producen aplicando paquetes tecnológicos y son eficientes y los que no lo hacen. Los mejores productores suelen inclusive hacer diferencia en épocas complicadas”, aseguró el Dr. Oscar González, referente de Boehringer Ingelheim, laboratorio que logró cumplir sus objetivos este año.
“Trabajamos con productores de punta que buscan la mayor eficiencia por medio de la inversión en asesoramiento, tecnología y productos veterinarios de alta calidad”, resaltó González.
A su turno, Diego Esborraz -director comercial de Over- explicó que más allá de la crisis coyuntural, las posibilidades de incrementar la inversión en materia de prevención y tratamientos sanitarios son altas en nuestro país.
“Estamos lejos de alcanzar los techos productivos”, confirmó el representante del laboratorio santafesino que experimentó un crecimiento del 5% en sus volúmenes de ventas durante el último ejercicio, apoyado en un fuerte perfil exportador (Ver nota adjunta).
Más allá de esto, Calvinho dejó en claro que el aspecto técnico sigue muy ligado a lo económico, tal como se observó en el área de diagnóstico del INTA Rafaela, donde temas concretos como mastitis bovina y la calidad de leche se vieron afectados por la crisis este año.
“En materia sanitaria y con una cadena de pagos cortada, se realizaron tareas, pero sin dudas que la situación se vio afectada”, agregó a su turno Taverna.
Y profundizó: “Más allá de estas cuestiones que estamos resaltando, existen aspectos que siguen sin resolverse en la producción lechera argentina, como los pisos colmados de barro en los tambos. Seguimos sin comprender que este es un factor que reduce la productividad”. En este punto, el referente del INTA explicó que no se trata de encerrar a las vacas como si estuviesen en un feedlot, sino de algo más complejo.
“El estrés calórico es otro de los factores con un alto impacto (Ver página Nº10), porque al ser una pérdida oculta, los productores no lo evalúan”, avanzó Taverna. Y resumió: “Hay también factores estructurales que exceden al productor (electricidad, desagües y caminos, entre otros), los cuales –si no mejoran- será muy difícil apuntar a una mejora generalizada del sector”.

Hacia la recomposición

Retomando nuestro diálogo con Mastellone, percibimos una cuota de optimismo. “Este es un año de transición para el país y el próximo lo será para la lechería. Veremos nuevos actores internacionales invirtiendo. Todos pensamos en hacer algo diferente para captar más volúmenes de leche”, nos explicó el empresario. Y agregó: “Por eso debemos protocolizar los procesos, pensar en calidad y no olvidar el mercado internacional para evitar los ciclos recurrentes”.
Parecería ser entonces que el sector ya “pegó la vuelta” y así lo explica sobre el cierre de nuestra participación en Mercoláctea Miguel Taverna: “Hoy tenemos un panorama en el cual muchos están ordenando su situación financiera, al tiempo que el aumento de los últimos dos meses en los precios internacionales de leche en polvo se suma a la falta de oferta en el mercado local. Todo esto genera una suba en los precios; un aliciente para los productores de cara a 2017”.
Y concluye: “Sería bueno tener algunos años con precios favorables para recomponer inversiones y crecer en volumen”. Todo esta por verse.

Mediante una serie de convenios que se concretarán con el INTA, Elanco impulsará el programa “Compromiso para la innovación”.

elanco2016El INTA y Elanco acordaron trabajar en investigación, desarrollo y validación de tecnologías relacionadas a la productividad de proteína animal en las industrias avícola, porcina, ganadera y lechera, que próximamente se concretarán en una serie de convenios de vinculación tecnológica. Dichos convenios se enmarcan en el programa “Compromiso para la innovación” para el cual Elanco Argentina invertirá US$ 10 millones en los próximos tres años.
En particular, se definieron 12 áreas de trabajo para explorar nuevas soluciones a problemáticas no satisfechas actualmente en el mercado local y regional. Las mismas abarcan desde estudios para la combinación de tecnologías aprobadas, hasta la obtención de información local para tecnologías en proceso de registro.
En este marco, se propiciará un fluido intercambio entre los equipos de Investigación y Desarrollo del INTA y Elanco a nivel local y global para avanzar en temas clave como lo son el espacio terapéutico de la mastitis, nutrición animal, innovación en parasiticidas, eficiencia reproductiva, entre otros.
Pablo Giudice, director general de la filial local manifestó en Ambito Financiero que “Argentina está llamada a ser el almacén del mundo en la próxima década, para lo cual tenemos que trabajar en la eficiencia y sustentabilidad de los sistemas productivos y así responder a la creciente demanda de alimentos, como carnes, leche y huevos, que se registrará a nivel mundial hacia 2050”.

Un informe vincula esta caída con una condición corporal al parto de 2,8 (de las más bajas relevadas en los últimos 11 años). Esta situación condiciona para que los vientres no puedan recuperarse para el servicio de primavera.

FEDERICO PLORUTTI Y SERGIO WEISS
INTA Cuenca del Salado

El INTA Cuenca del Salado viene realizando desde 2004 un monitoreo de eficiencia reproductiva en rodeos pertenecientes a productores ganaderos privados, de Grupos Cambio Rural y CREA, con la intención de medir los índices reproductivos del área y el nivel de reservas que tienen los vientres multíparos, mediante la observación de la condición corporal en períodos críticos: el inicio de la parición y el fin del servicio.
Este informe, entonces, tiene el objetivo de dar a conocer los resultados de preñez del ciclo 2015 – 2016 en 74.053 vacas de 220 rodeos.
Los índices descriptos en este documento pertenecen a rodeos de campos de 16 partidos bonaerenses: Pila, Chascomús, Lezama, Castelli, Dolores, Punta Indio, Ayacucho, Gral. Alvear, Saladillo, Las Flores, San Miguel del Monte, General Belgrano, General Paz, Magdalena, La Plata y Punta Indio, que incluyen datos de campos que vienen participando en el Monitoreo de Eficiencia Reproductiva desde 2004 y a informes de 14 veterinarios que colaboraron para tal fin.
En la Tabla Nº 1 se detalla la información relevada para el presente artículo.

Tabla Nº 1 – Estadísticas y resultados de preñez del ciclo 2015.    
Rodeos Partido SUP. HAS SUP.PROM Vc Pr% MV Vq Pr %
16 Pila 24.032 1.502 9.294 77,85 5 833 91,33
66 Chas – Lez – Ca 47.698 722,7 26.213 84,36 8 607 87,86
19 P. Indio 8.685 868,5 5.150 71.10 3 50 98
26 Ayacucho 11.630 447 6.476 82,17 2 594 79,83
9 Al – Sal – La Plata 5.328 592 3.396 89,44 1 38 96
28 Mte – Gb – Ran 21.182 757 9.620 85,8 3 1240 87
56 Msg – La Plata 20.177 480 13.904 75,19 4 60 78
220 Todos 138.732 767 74.053 81,76 28 3422 88,29

El análisis

inta-grafico-1En primer lugar, el servicio tuvo una duración promedio de 106 días (12/10/2015 a 28/01/2016).
El porcentaje de preñez (vaca multípara) fue del 82%, dejando en evidencia una merma de 7 puntos respecto a datos registrados en 2015 que fue de 89 %. Las pérdidas servicio-tacto fueron del 18%.
Si bien la proporción de rodeos informados por partido varía; marca una tendencia a aconsiderar. En el Grafico N° 1 se pueden ver las diferencias de preñez según el área informada.

Conclusiones

inta-grafico-2La condición corporal al parto fue de 2,8 (escala 1 a 5); es de las más bajas relevadas en los últimos 11 años (Grafico Nº 2); situación condicionante para que los vientres no puedan recuperarse para el servicio de primavera.
La mortandad de vientres fue superior a la media histórica.
Las intensas lluvias del mes de agosto generaron condiciones de anegamiento transitorio, afectando nutricional y sanitariamente a los rodeos en plena época de parición. Las buenas condiciones climáticas de primavera no alcanzaron para evitar la caída de los índices de preñez.
Magdalena, Punta Indio y Pila fueron los partidos de menor índice de preñez.
En Magdalena y Punta Indio relacionado con un verano seco; lo que seguramente ha afectado la disponibilidad de forraje y la tasa de concepción de los vientres. En Pila el factor adverso fue el alto índice de precipitaciones e inundación sufridas durante el invierno.

Recomendaciones

La parición coincide con el período crítico de producción de forrajes, a esto se suma el anegamiento por lluvia que vienen sufriendo los campos de la cuenca en del salado estos últimos años.
Para cubrir este déficit es recomendable contar con forraje diferido en potreros destinados para la parición y reservas forrajeras (rollo, silo, etc).
Una mala condición corporal al parto lleva a bajos porcentajes de preñez en el servicio subsiguiente. La condición corporal que cada vientre presenta al momento del parto es determinante para el restablecimiento del celo. Animales con una mejor condición corporal al parto comenzarán a ciclar antes que aquellos que presentaron una condición corporal deficiente. A su vez, estados de gordura pueden ocasionar problemas de distocia, cetosis, hipomagnesemia u otros trastornos metabólicos. Para prevenir estas fallas metabólicas durante el parto, es recomendable el suministro de sales de magnesio a partir del mes de abril.

ENFERMEDADES VENEREAS EN RODEOS DE CRIA

“Las mayores pérdidas se dan en el intervalo servicio – tacto”

La Cuenca del Salado en la provincia de Buenos Aires es la principal zona ganadera del país, representando el área de mayor concentración de bovinos para carne.
En los últimos años esta zona mostró un incremento de más de un millón de cabezas, con un aumento en la producción de terneros que fue consecuencia del mayor número de vacas y no tanto de una mejora en la eficiencia reproductiva.
Se mantienen tasas de destete cercanas al 76% durante la última década.
Con el objetivo de identificar cuál es el momento de mayor pérdida de terneros, los técnicos de la Estación Experimental Agropecuaria Cuenca del Salado del INTA realizó durante cinco años un monitoreo de eficiencia reproductiva en 83 establecimientos de la región.
Allí se evidenció que “las mayores pérdidas de terneros se producen en el intervalo servicio – tacto”.
Dentro de las causas que involucran esta merma se encuentran factores no-infecciosos e infecciosos, siendo la nutrición la variable no infecciosa más importante. Entre las causas infecciosas, según comentan los referentes del INTA, “las enfermedades venéreas o de transmisión sexual (Tricomoniosis y campilobacteriosis) continúan estando presentes, siendo uno de los principales factores que ocasionan pérdidas económicas, afectando no solo el porcentaje de preñez, sino que también el de parición y la calidad del destete”.
Estadísticas
El INTA Cuenca del Salado y el Laboratorio Regional Rauch – Ministerio de Agroindustria trabajan desde el año 2001 analizando en conjunto la información obtenida referente a enfermedades venéreas.
En ese sentido, la casuística obtenida en los últimos años indica una persistencia de la prevalencia en los establecimientos que varía de 0 a 30% y del 0 al 3% de toros afectados hacia ambas enfermedades, aunque con una tendencia a una disminución para ambos valores. Sin embargo, los técnicos del INTA Cuenca del Salado advierten que “hay que tener en cuenta que los datos analizados provienen, en la mayoría de los casos, de establecimientos que han realizado controles año tras año”. Entre las causas de la persistencia de las enfermedades venéreas en los rodeos para cría de la Cuenca del Salado señalan “la existencia de un alto porcentaje de campos donde no se realizan los controles adecuados a causa de desconocimiento, falta de infraestructura o formas de manejo que dificultan el control”. Asimismo reconocen “la falta de persistencia en el tiempo con los controles adecuados”, el alto porcentaje de establecimientos con problemas de toros saltadores y el mal estado de los alambrados. Además, resaltaron la “deficiente información sobre los porcentajes reales de preñez y parición existentes”, la “inexistencia de programas que lleven al control y erradicación de estas enfermedades” y especialmente “por tratarse de enfermedades de carácter endémico que deben ser controladas en forma regional”.

Para más información sobre estos temas entrá en motivar.com.ar.

EN TOROS

Examen de fertilidad

Entre el 20 y el 22 de febrero de 2017 se llevará adelante en Azul, Buenos Aires, el 36º Curso sobre examen de fertilidad en toros, a cargo del médico veterinario Carlos “chuni” Acuña, con la participación de Carlos M. Campero, referente mundial en la materia. Para información e inscripciones: chunivet@gmail.com.

LEPTOSPIROSIS

Representante argentina

Bibiana BrihuegaRecientemente fueron seleccionados -por votación- los miembros del Comité Ejecutivo de la Sociedad Internacional de Leptospirosis, estando nuestro país representado por la médica veterinaria Bibiana Brihuega, responsable del Laboratorio de Leptospirosis, Referencia de OIE, del Instituto de Patobiología del CICVyA-CNIA. “Es un enorme orgullo integrar el Comité representando al país, que trabaja con compromiso para luchar contra esta enfermedad”, aseguró Brihuega.

NEOCUPREXAN

Nueva solución de OVER

overEl laboratorio presentó una herramienta para prevenir y tratar deficiencias de minerales en bovinos: Neocuprexan, un suplemento mineralizante que combina cobre, zinc, manganeso, iodo y selenio. Su formulación resulta ideal para el tratamiento de la hipocuprosis, enfermedad que afecta considerablemente la salud y la productividad del ganado. Mejora la fertilidad, previene el stress oxidativo y favorece el desarrollo en la recría e invernada. Se presenta en frascos de 500 ml. Más información en over.com.ar.

PRIMERA JORNADA

Oncología Veterinaria

La Sociedad Argentina de Oncología Veterinaria reunió a cuatro disertantes para atender el abordaje y tratamiento de neoplasias de la cavidad oral el pasado 28 de octubre, en la sede del Consejo Profesional de Médicos Veterinarios (CABA). Las disertaciones estuvieron a cargo de la MV. Laura Ontiveros (Examen clínico y diagnóstico); el MV. Pablo Meyer (Tratamiento quirúrgico); la MV. Laura Peruzzo (Radioterapia); y el MV. Matías Tellado (Quimioterapia y electroquimioterapia). Moderó Oscar Pagoto.

Así lo señaló Juan Carlos Aba, presidente de Caprove, entidad que impulsó la conformación de un foro con múltiples actores de la cadena para avanzar en la generación de mensajes comunes hacia los productores.

Facundo SonattiFACUNDO SONATTI
facundo@motivar.com.ar

Todos juntos. Parados, de izquierda a derecha: Juan Dotta (Senasa); Luis Calvinho (INTA Rafaela); Manuel Otero (Caprove); Gustavo Zielniski (INTA Marcos Juárez); Mario Carpi (CVPBA); Osvaldo Rinaldi (CVPBA); Hernán Silva (Ministerio de Agroindustria de Buenos Aires) y Patricio Hayes (Caprove). Sentados: Ramón Noseda (Laboratorio Azul); Arturo Almada (Caprove); Martín Correa Luna (INTA Venado Tuerto); Daiana Schütz (Ministerio de Agroindustria de la Nación); Juan Carlos Aba (Caprove); César Fiel (UNICEN); Federico Berger (Colegio de Santa Fe y FeVA); Fernando Luna (Caprove) y Patricia Millares (Caprove).

Todos juntos. Parados, de izquierda a derecha: Juan Dotta (Senasa); Luis Calvinho (INTA Rafaela); Manuel Otero (Caprove); Gustavo Zielniski (INTA Marcos Juárez); Mario Carpi (CVPBA); Osvaldo Rinaldi (CVPBA); Hernán Silva (Ministerio de Agroindustria de Buenos Aires) y Patricio Hayes (Caprove). Sentados: Ramón Noseda (Laboratorio Azul); Arturo Almada (Caprove); Martín Correa Luna (INTA Venado Tuerto); Daiana Schütz (Ministerio de Agroindustria de la Nación); Juan Carlos Aba (Caprove); César Fiel (UNICEN); Federico Berger (Colegio de Santa Fe y FeVA); Fernando Luna (Caprove) y Patricia Millares (Caprove).

Cuatro de cada diez vacas que pastorean sobre los campos argentinos están de vacaciones”. Esta cruda afirmación no hace más que graficar el elevado porcentaje de cabezas improductivas que aun conforman el rodeo bovino nacional y reafirma la necesidad de avanzar en solucionar un problema ya crónico para la actividad: los niveles de destete oscilan en torno al 61% desde el siglo pasado.
Con la premisa de mejorar esos guarismos, la Cámara Argentina de la Industria de Productos Veterinarios (Caprove) impulsó recientemente la creación de un Foro para, en palabras de su presidente, Juan Carlos Aba, “poner a la sanidad en el lugar que se merece dentro del esquema productivo actual”.
En ese marco y a mediados de septiembre, la entidad convocó a actores de toda la cadena a un encuentro formal en el cual se comenzaran a definir los pasos a seguir en la búsqueda de mensajes probados y comunes que permitan concientizar a los productores respecto del impacto económicamente negativo que genera la no aplicación de planes sanitarios preventivos sobre su actividad.
Allí estuvo presente MOTIVAR, con el objetivo de difundir el paso a paso de una actividad que se espera en el corto plazo comience a dar sus frutos.

¿Por qué avanzar en este sentido?

Según cálculos de Caprove, en Argentina las pérdidas generadas por no aplicar planes sanitarios productivos de la mano de un médico veterinario ascienden a $28.000 millones por año. En ese sentido y para el presidente de la cámara, “existen hoy mensajes contradictorios o se dan por sobreentendido ciertos temas que nos alejan de aplicar la tecnología que está disponible en el país para mejorar los índices productivos”. Y agregó: “Por eso buscamos revalorizar la sanidad en la producción a través de mensajes claros y homogéneos, que demuestren el impacto que tiene la sanidad tanto en la productividad, como en la rentabilidad de la actividad”.
Vale mencionar que del segundo encuentro llevado adelante en la sede porteña de Caprove participaron Hernán Silva (Ministerio de Agroindustria de Buenos Aires); Juan Dotta (Senasa); Daiana Schütz (del Ministerio de Agroindustria de la Nación); Gustavo Zielinski (coordinador del programa nacional de salud animal del INTA); Federico Berger (FeVA y Colegio de Veterinarios de Santa Fe); Osvaldo Rinaldi y Mario Carpi (Colegio de Veterinarios de Buenos Aires); Martín Correa Luna (INTA Venado Tuerto); Luis Calvinho (INTA Rafaela); Ramón Noseda (Laboratorio Azul) y César Fiel (Facultad de Veterinaria de Tandil).
En el corto plazo cada uno de los representantes del foro tendrá como tarea cenral la de definir el mensaje y será de manera individual el comunicador del mismo en los ámbitos correspondientes.
“El próximo paso es conformar un grupo con los comunicadores de cada institución para evaluar de qué manera se puede amplificar aún más el mensaje a través de los veterinarios privados”, resaltó Juan Carlos Aba. Y agregó: “Mejorar los índices de preñez, así como reducir las pérdidas entre la gestación y los destetes; y disminuir las pérdidas por parasitosis, son algunos de los mensajes centrales que contendrá el mensaje”.

Un camino de larga data

El presidente de Caprove también señaló que la idea central del Foro nació hace 10 años cuando desde la entidad se comenzó a trabajar en la difusión de su Plan Sanitario Productivo, “etapa en la cual se logró cambiar el concepto de que la sanidad es un gasto a lo que verdaderamente representa: una inversión”…
Más allá de esto y entre los objetivos manifiestos que los integrantes de este Foro de la Sanidad Bovina esperan transmitir se anota un aumento de la productividad más allá del incremento del stock vacuno.
“Podemos aumentar la producción sin incrementar los rodeos en cantidad. Tenemos 22 millones de vacas que generan solo 14 millones de terneros por año. Es decir, 8 millones de cabezas improductivas”, aseguró el presidente de Caprove
“A nivel mundial se nos considera uno de los principales generadores de gases de efecto invernadero por la cantidad de vacas que tenemos; mientras que en los próximos años las “multas” que podemos recibir en ese sentido serán por la ineficiencia productiva, incluso esto será requisito para acceder a ciertos mercados”, analizó Juan Carlos Aba. Y agregó: “Otro punto a mejorar es la tasa de extracción, la cual se ubica en el 24% (cada 100 animales en pie se faenan 24), versus los 28 a 30 que logran nuestros competidores internacionales.
Culminado el encuentro entre los integrantes del Foro, MOTIVAR tuvo la posibilidad de dialogar con algunos de ellos, a fin de consultarlos sobre la iniciativa en general, los aportes que pueden realizar desde sus entidades y de qué manera visualizan en sus ámbitos laborales el impacto real de la sanidad en la producción.

“No implementar un plan antiparasitario implica perder hasta 40 kilos por ternero”

Gustavo Zielinski.

Gustavo Zielinski.

Según el coordinador del programa nacional de Salud Animal del INTA, Gustavo Zielinski, este Foro seguramente se constituirá en un eslabón central dentro de la producción nacional por reunir a todos los actores que intervienen activamente en la materia. “Desde nuestra institución nos proponemos aportar al esclarecimiento del mensaje técnico que deberemos todos difundir para disminuir el impacto de las enfermedades a campo y, a su vez, colaborar en la transferencia de tecnología, comunicando estos conceptos a los ganaderos de todo el país”, le explicó a MOTIVAR el representante del INTA.
“Solo a modo ejemplo, podemos decir que el hecho de no implementar un plan sanitario antiparasitario implica lograr hasta 40 kilos menos por ternero. Si a esto lo multiplicamos por el número de animales que se destetan al año, tendremos una pauta de la potencialidad de mejora que existe solo en este rubro. Poner a la sanidad en su justo lugar es algo inédito y sin dudas representa el principal objetivo”, concluyó.

“Si se pone en riesgo la salud humana, el tema económico no tiene precio”

Federico Berger.

Federico Berger.

En representación de la Federación Veterinaria Argentina, el Dr. Federico Berger se manifestó entusiasmado con la iniciativa: “El encuentro superó nuestras expectativas y constituye un nuevo punto de partida para comunicar el rol de la sanidad en las producciones de un modo diferente”.
El también vicepresidente del Colegio de Veterinarios de Santa Fe le explicó a MOTIVAR que “la importancia de la sanidad animal está directamente vinculada con el concepto de alimento seguro. Este es el nuevo paradigma. Cuando hablamos de brucelosis o tuberculosis nos referimos a enfermedades que se trasmiten al hombre y cuando se pone en riesgo la salud humana la cuestión económica no tiene precio. Por eso estamos convencidos que los veterinarios somos garantes en materia de Salud Pública”. Por último, Berger destacó que desde el Colegio de Santa Fe avanzará en la difusión de los mensajes que surjan del Foro en las diferentes capacitaciones que la entidad realiza con todos sus matriculados.

“Ninguna ecuación justifica no invertir en sanidad”

Hernán Silva.

Hernán Silva.

El director provincial de carne del Ministerio de Agroindustria de Buenos Aires, Hernán Silva, también participó del encuentro promovido desde Caprove, dejando en claro el valor de generar integración en las visiones y estrategias que se deben seguir para abordar una problemática, como lo es en este caso la presencia de enfermedades en los animales.
“La sanidad ha sido desde siempre uno de los cuatro pilares en la producción. A partir de ahora deberemos insistir, tanto desde el Estado como desde las entidades privadas, en la importancia que la misma tiene para lograr los máximos rendimientos productivos. Ninguna ecuación de costo – beneficio justifica no implementar un plan sanitario”, concluyó Silva.

“El nivel de inversión en sanidad que hace el ganadero es mínimo”

Mario Carpi.

Mario Carpi.

En representación del Colegio de Buenos Aires, Mario Carpi participó del encuentro y también dialogó con MOTIVAR: “La sanidad en la producción bovina está subvaluada. Sobre vuela la sensación de que en materia sanitaria está todo cubierto, que no existen problemas en los rodeos y que no hace falta hacer vacunar, o desparasitar, por ejemplo”, explicó. Y agregó: “A la vista está que nuestros índices de producción son deficientes y están por debajo de las potencialidades. Hay mucho por hacer y la sanidad juega un rol destacado”. Más allá de esto, Carpi profundizó: “Existen mediciones que grafican que el nivel de inversión en sanidad que realiza el ganadero es mínimo; mientras que cumpliendo con planes sanitarios básicos se podrían dar saltos productivos importantes”.

“En rodeos con mastitis, se pierde hasta un 7% de producción”

Luis Calvinho.

Luis Calvinho.

Luis Calvinho valoró la iniciativa y aseguró que desde el INTA Rafaela se ha avanzado en determinar el impacto de la sanidad en el ganado lechero, en base a medir las pérdidas que genera la no implementación de planes sanitarios.
“Podemos decir que -en un rodeo que tiene mastitis bovina- se pierde hasta un 7% de producción”, explicó Calvinho. Y avanzó: “La baja en las tasas de concepción y preñez, y las muertes neonatales son otros de los puntos a mejorar”.
Destacando también que desde el INTA siempre se ha intentado concientizar a veterinarios y productores respecto de la importancia de mejorar la eficiencia y los controles, Calvinho dejó en claro que el INTA Rafaela será clave para difundir los mensajes que surjan del Foro hacia todo el país.

“El correcto diagnóstico de las enfermedades es primordial”

Ramón Noseda.

Ramón Noseda.

Dejando en claro que “el Foro es una muy buena idea”, el Dr. Ramón Noseda, de Laboratorio Azul, recalcó la importancia de que de la iniciativa sigan formando parte representantes de entidades públicas y privadas. “Los actores de la sanidad ocupamos una posición central en el control de las enfermedades, donde sin dudas su correcto diagnóstico inicial es primordial”, explicó Noseda para luego avanzar: “El impacto del carbunclo puede fluctuar en materia de mortandad entre el 1 a más del 15% del rodeo. Sin embargo y con la vacuna más barata y efectiva del mercado, el año pasado se aprobaron solo 27 millones de dosis. Si bien fueron 3.3 millones más que en 2014, seguimos lejos de los niveles esperados”.

“Ante los primeros síntomas, el animal ya dejó de ganar 30 kilos”

César Fiel.

César Fiel.

César Fiel también dialogó con MOTIVAR. “Sin dudas que la llegada a los productores con mensajes claros es un tema de interés para la Facultad; somos conscientes de las dificultades que tenemos en ese tema y es por ello que estas iniciativas son positivas”, explicó el docente de la FCV de Tandil. “Desde la parasitología entendemos que la sanidad es fundamental para mejorar los números. Cuando aparecen los primeros síntomas de diarrea, el animal ya perdió de ganar 30 kilos”, graficó. Y culminó: “Dentro de las pérdidas totales que ocasionan las enfermedades en la ganadería, las parasitosis representan $6.400 millones al año, considerando una merma de 15 kilos por cabeza a causa de esta problemática”.