fbpx
MOTIVAR- Descarga – Main
HomePosts Tagged "INTA" (Page 3)

La nueva solución busca reducir la presencia de esta infección en rodeos de tambo, donde llega a causar hasta el 10% de muerte sobre los animales infectados. El rol económico de la iniciativa.

DE LA REDACCION DE MOTIVAR
redaccion@motivar.com.ar

Impacto. Erradicar la enfermedad de nuestro país permitiría evitar pérdidas por US$ 300 millones al año.

Impacto. Erradicar la enfermedad de nuestro país permitiría evitar pérdidas por US$ 300 millones al año.

Con la mirada en el futuro, el INTA impulsa nuevas estrategias de vinculación tecnológica, que facilitan la transferencia de desarrollos complejos.
Su doble mirada –institucional y de mercado– fomenta la posibilidad de lograr conocimiento aplicado y con llegada a la sociedad.
Bajo esta estrategia se encuentra en gestación la vacuna contra la leucosis bovina enzoótica (LBE), primer desarrollo del INTA que incluye, desde su génesis, un riguroso estudio orientado al negocio tecnológico.
“Los cambios que introducimos apuntan a acelerar la transferencia de tecnologías y a consolidar un modelo de gestión que facilite los procesos de innovación”, afirmó Adolfo Cerioni, coordinador nacional de Vinculación Tecnológica del INTA.
En esta línea, destacó la importancia de incorporar una visión integral. “La vinculación es la interfase que analiza las capacidades institucionales y difunde el potencial tecnológico interno, siempre en función de las innovaciones requeridas por empresas nacionales e internacionales y la oferta de políticas públicas de financiamiento”, explicó Cerioni.

Amenaza silenciosa
Así se presenta la LBE: una infección viral ampliamente distribuida en los rodeos de tambo del país que aparece en animales desde muy temprana edad y causa la muerte de hasta el 10% de los infectados.
Requiere la aplicación de una estrategia de control precoz y su impacto económico se agrava por la falta de tratamiento y de una alternativa de profilaxis contemplada en el calendario oficial de sanidad animal.
Frente a esta problemática, investigadores del INTA avanzan en el desarrollo de una vacuna contra esta patología, basada en una cepa modificada genéticamente.
“Esta estrategia permitiría reducir el contagio y la carga proviral”, aseguró Karina Trono, directora del Instituto de Virología del INTA, quien añadió: “como efecto colateral, se reduciría el nivel de linfosarcoma y se eliminaría el virus y provirus en leche”.
Según un estudio del INTA, en 2013 las pérdidas económicas por animal muerto ascendían a un valor aproximado de US$ 5.300. Esta cifra contempla la falta de partos y consecuente reposición de terneras; de producción de leche por vaca –alrededor de 9.000 litros por año en cada lactancia– y de ingresos por kilos de carne vendidos, en este caso, para consumo.
A seis años del inicio de la investigación, la vacuna pasó satisfactoriamente las pruebas a campo en condiciones controladas y se encuentra en proceso de ensayo en un tambo de la provincia de Santa Fe. “Esperamos con interés los resultados de comportamiento de la cepa en la fase productiva lechera, que estarán en poco más de un año”, estimó Trono.

Gestión del negocio tecnológico
¿Transferir una tecnología en estado experimental al sector privado?
¿Avanzar hasta completar su desarrollo y luego transferirla? ¿Considerar su transferencia a través de una incubadora de empresas pública? ¿Qué condiciones deberían contemplar los convenios de transferencia para alinear intereses públicos y privados?
“Estos interrogantes permitieron analizar el margen de acción del INTA en pos de gestionar los efectos deseados de las innovaciones que genera, en línea con las demandas del medio productivo y dando acceso prioritario a los productores argentinos”, explicó Andrés Castellano, especialista en Valor Agregado del INTA Balcarce.
Para Castellano, que realizó el estudio de viabilidad de la vacuna junto con Mercedes Goizueta –investigadora de la misma unidad del instituto–, la evaluación económica y financiera de las distintas instancias que el INTA puede asumir en el proceso de transferencia de la vacuna “demostró ser una alternativa auspiciosa e innovadora como modelo de gestión”.
Según el estudio, la implementación de este desarrollo generaría un mercado total de US$ 1.592 millones en 20 años.
En tanto, “los beneficios sociales, que representan ingresos económicos no percibos y costos incurridos por los tambos con LBE, alcanzan los US$ 300 millones anuales , si la enfermedad se erradica”, calculó Castellano.

El problema del ascenso de la napa freática en la región pampeana viene siendo abordado por el Grupo Napas de Marcos Juárez desde el año 2012.

Este grupo tiene la fortaleza de estar conformado por 18 organizaciones, como cooperativas agropecuarias y de servicios públicos, asociaciones de productores, municipios, y el propio INTA, vinculadas a través de convenios de trabajo interinstitucional. Las acciones iniciaron con la identificación de las causas del ascenso de la napa freática, el diagnóstico de la región, la investigación de alternativas productivas y la búsqueda de estrategias para mitigar los efectos de los excedentes hídricos.
El Grupo Napas y el INTA Marcos Juárez trabajaron esta problemática compleja con una mirada multidisciplinaria, lo cual permitió avanzar en aspectos técnicos-productivos, socio-culturales y ambientales.
El perfil interinstitucional y articulador de este grupo permitió visibilizar el carácter regional de la problemática.
Actualmente se cuenta con más de 300 puntos de medición en áreas rurales y urbanas (8 localidades). A la vez en este período se diseñó una herramienta para facilitar la instalación de los freatímetros, se publicaron más de 100 informes de evolución de napa freática y se participó en 112 jornadas y charlas técnicas brindando los avances en el tema y generando espacios de intercambio de opiniones, saberes y conocimientos.
De este modo, se busca aportar a un cambio integral en las formas de abordar articuladamente las problemáticas transformándolas en oportunidades. Para solicitar el informe completo pueden escribir a: redacción@motivar.com.ar.

¿Están las instalaciones de los campos en condiciones para efectuar esta práctica? Un estudio realizado por el INTA entre más de 430 ganaderos de Rauch, Buenos Aires, sostiene que se puede mejorar.

En números. Más de un 62% de los productores de Rauch realizó raspaje de toros.

En números. Más de un 62% de los productores de Rauch realizó raspaje de toros.

La Cuenca del Salado, en la provincia de Buenos Aires, es la principal zona ganadera del país, representando el área de mayor concentración de bovinos para carne. En los últimos años esta zona experimentó un incremento de más de un millón de cabezas con un aumento en la producción de terneros.
Este incremento fue consecuencia del mayor número de vacas y no tanto de una mejora en la eficiencia reproductiva, manteniéndose así tasas de destete cercanas al 76% durante la última década.
Con el objetivo de identificar cuál es el momento de mayor pérdida de terneros, los técnicos de la Estación Experimental Agropecuaria Cuenca del Salado del INTA realizó durante cinco años un monitoreo de eficiencia reproductiva en 83 establecimientos de la región. Allí se evidenció que “las mayores pérdidas de terneros se producen en el intervalo servicio-tacto”.

Tabla 1: Resultado de la encuesta realizada a productores ganaderos del partido de Rauch
Preguntas del cuestionario Si/No Apta/No Apto %
Posee manga 395/431 91,6
Manga con cepo 368/395 93,2
Manga con puerta para raspaje 281/395 71,1
Tranca de contención 238/395 60,3
Instalaciones aptas para raspaje 310/431 71,9
Realizan raspaje de toros 268/431 62,2
Tuvieron al menos un toro positivo a EV en el 2016 36/268 12

Dentro de las causas que involucran esta merma se encuentran factores no infecciosos e infecciosos, siendo la nutrición la variable no infecciosa más importante.
Entre las causas infecciosas, según comentan los referentes del INTA, “las enfermedades venéreas o de transmisión sexual continúan estando presentes, siendo uno de los principales factores que ocasionan pérdidas económicas, afectando no solo el porcentaje de preñez, sino que también el de parición y la calidad del destete”.

Viejos conocidos
La Tricomoniosis y Campilobacteriosis son enfermedades venéreas o de transmisión sexual que afectan a los bovinos provocando pérdidas de preñez en la producción ganadera para carne.
Los toros constituyen el principal reservorio de las mismas por su carácter de portadores crónicos. El control de los mismos constituye una de las herramientas claves para poder combatir estas enfermedades.
Partiendo de datos obtenidos de una encuesta sanitario-productiva que permitió determinar que el 51% de los establecimientos de la Cuenca del Salado no realizaban exámenes clínicos en los toros, desde la Estación Experimental del INTA se impulsó un nuevo trabajo que contempló la concreción de entrevistas personales a 431 productores ganaderos del partido de Rauch. La misma fue realizada por el equipo de para técnicos de la Fundación de Rauch para la Erradicación de Fiebre Aftosa (FREFA) durante noviembre y diciembre del año 2016.

Tabla 2: Estratificación por existencias bovinas totales (EBT) y caracterización de los productores encuestados en base a los resultados de la encuesta
Estratificación por EBT N° de productores % Productores que realizan raspaje de toros % Productores con instalaciones aptas que no realizan raspaje de toros
<100 110 38a 44a
100 y <200 106 58b 28b
200 y <400 104 65b 22c
400 111 87c 8c

Los productores encuestados fueron elegidos al azar, siendo la participación de carácter voluntario. Las preguntas fueron cerradas (Si/No; Apta/no Apta) en base a la composición de las instalaciones, la aptitud de las mismas para realizar el raspaje de toros (RT) y si efectuaron el mismo durante el 2016.
El stock bovino de cada productor se obtuvo de la base de datos suministrada por la oficina local del Senasa y fue utilizado para la elaboración de estratos y evaluar el efecto de la escala productiva.

Los encuestados
En total se encuestó al 36% de los productores de ganado bovino del partido de Rauch. Los encuestados poseían el 49,5% (155.248 / 313.508) del stock ganadero total del partido. En la distribución de dicho porcentaje el 25% poseía <100 existencias bovinas totales (EBT), 25% ≥100 y <200 EBT, 24% ≥200 y <400 EBT, y el 26% ≥400 EBT.
Los resultados de la encuesta indicaron que “un alto porcentaje de productores poseían instalaciones adecuadas para realizar maniobras en bovinos, sin embargo, solo el 71,9% consideró que las mismas estaban en condiciones aptas para efectuar el raspaje de toros”.
A su vez, “más del 62% de los productores ganaderos de Rauch realizó raspaje de toros, superando lo observado por relevamientos preliminares. Según los técnicos del INTA “la falta de adopción de esta maniobra como método de control de las enfermedades venéreas podría estar asociada al porcentaje de estabelecimientos que no cuentan con instalaciones aptas para su realización”.
En la estratificación por existencias bovinas totales, se observó una relación directamente proporcional entre estas y el porcentaje de productores que realizaron el raspaje de toros.
A su vez, “entre el 44% y el 48%, dependiendo del estrato, reveló poseer instalaciones aptas para el raspaje de toros a pesar de que no realizó la maniobra”. Este último punto evidencia la importancia de otros factores condicionantes para la adopción de la práctica como herramienta de diagnóstico de enfermedades venéreas.
Para mayor información: rodriguez.alejandro@inta.gob.ar.

 

La época de presentación concuerda con otros trabajos previos en el área naturalmente libre de nuestro país.

Esto indica, que la provincia de Buenos Aires es una zona libre de Anaplasmosis, con presentaciones esporádicas, las cuales indicarían la presencia de animales reservorios y la transmisión por vectores en la zona.
Además, debe tenerse en cuenta la transmisión iatrogénica, cuando se realizan tratamientos inyectables u otras maniobras con los animales.
En todos los casos a los que asistió el SDVE, los bovinos afectados eran adultos que se apartaban del resto del rodeo, algunos presentaban agresividad, luego debilidad y muerte. A la necropsia suele observarse ictericia y esplenomegalia, entre otros signos. Es importante incluir a la Anaplasmosis como diagnóstico diferencial de presentaciones clínicas similares en bovinos adultos, pese a no tratarse de una zona endémica, con el fin de poder establecer rápidamente un diagnóstico, instaurar un tratamiento y tomar las medidas de manejo correspondientes para disminuir las pérdidas económicas.
Para más información: canton.german@inta.gob.ar.

La empresa público – privada conformada por el INTA y Vetanco alcanzó dos nuevos reconocimientos.

Primer plano. El equipo completo que recibió el galardón.Primer plano. El equipo completo que recibió el galardón.

Primer plano. El equipo completo que recibió el galardón.

En el Predio Ferial de La Rural (CABA), el jurado de la 11° edición del premio otorgado por el Centro Internacional de Innovación en Tecnología Agropecuaria (CiTA) distinguió a Bioinnovo en la categoría Innovación No Tradicional y, luego, con el de Oro por el desarrollo de un tratamiento novedoso para controlar la diarrea neonatal de terneros. Se trata de Bioinnovo IgY DNT, el primer producto biológico de origen nacional basado en inmunoglobulinas “Y” o anticuerpos IgY que desarrolló la empresa de base tecnológica creada por el INTA y Vetanco. Andrés Wigdorowitz, investigador y director de la iniciativa expresó su satisfacción: “es el reconocimiento de un trabajo en conjunto, de un equipo, de una idea, de una realización, de un producto exitoso”.

El objetivo de este trabajo es presentar un panorama general de la situación de la ganadería bovina en Formosa y realizar un análisis de la actividad y composición del stock total.

MARTIN SEBASTIAN RAGUZZI
raguzzi.martin@inta.gob.ar

El crecimiento no es tanto del stock bovino, sino de productividad y eficienciaExisten claras evidencias que la producción ganadera de Formosa ha crecido en las últimas décadas, en especial por el proceso de agriculturización que viene sufriendo el país, el cual provocó un crecimiento de la ganadería en las regiones como el NOA y el NEA.
El objetivo de este trabajo es presentar un panorama general, a nivel provincial, de la situación de la ganadería bovina y realizar un análisis de la actividad ganadera local y composición del stock de bovinos totales.
La versión completa del informe puede solicitarse a redaccion@motivar.com.ar.

La ganadería post convertibilidad
La evolución del stock de ganado vacuno tanto en el país, como en la provincia, es acompañado periódicamente por fases de liquidación y retención, determinadas tanto por eventos climáticos adversos, como así también por la relación entre el precio del ganado y el de los productos agrícolas.
A diferencia de otras actividades, la producción ganadera no posee la típica curva de oferta positiva sino que, por lo contrario, en el orto plazo y ante un incremento en el precio, la cantidad ofrecida no sólo no se incrementa sino que se reduce. Y este comportamiento inusual se debe a que el ganado tiene un doble carácter, al ser un bien de consumo y un bien de capital.
En una visión a largo plazo, se pueden identificar dos etapas en la evolución del stock ganadero en Formosa durante los últimos 12 años.
La primera, comprendida entre 2003 y 2008, en la cual se registró un significativo incremento del stock, que se expandió a una tasa anual acumulativa del 5%. En la segunda etapa (2009 y 2015) no se produjo una tasa de variación notable del stock, pero luego de una leve caída, se inició una nueva fase de retención al punto que en 2013 se alcanzaron niveles superiores al registrado en 2008. Los valores mínimos alcanzados ese año constituyeron un piso a partir del cual evolucionó el ciclo ganadero formoseño.
Con respecto a 2001, el valor actual -en dólares- de la tierra en la región de cría se incrementó un 50%. Esto permitió una elevada ganancia patrimonial, al casi duplicarse el valor promedio de la hectárea con respecto a 15 años atrás.
En el Cuadro Nº 1 se observa el stock vacuno total entre los años 2003 y 2015. Con dicho stock, que fue creciendo de manera sostenida desde el 2003 al 2008, Formosa pasó de 1,4 millones de cabezas a 1,8 millones.

Cuadro Nº 1: Existencia bovina total (cantidad de cabezas) en Formosa
Año Cabezas Variación
2003 1.403.243
2004 1.455.624 3,70%
2005 1.667.370 14,50%
2006 1.702.232 2%
2007 1.675.400 -1,50%
2008 1.801.798 7,50%
2009 1.785.060 -0,90%
2010 1.748.920 -2%
2011 1.732.867 -0,90%
2012 1.790.001 3,20%
2013 1.872.872 4,60%
2014 1.768.691 -5,50%
2015 1.756.725 -0,60%
Fuente: SENASA, 1° Vacunación Aftosa 2003-2015

Ese crecimiento responde, por un lado, al avance de la ganadería en el norte del país, y por otro, a un incremento de la adopción de tecnología como estrategia de crecimiento para los productores.
La ejecución de buenas prácticas de manejo para aumentar la producción de pasturas y mejorar los índices de preñez fueron aspectos fundamentales para lograr explotaciones más productivas y sustentables.
Entre 2008 y 2011 tanto por el desestímulo de la actividad, como por medidas políticas que hicieron que el productor se incline por otra producción.
También se atentó contra las exportaciones de carne en tiempo de precios internacionales en aumento y se incrementó el peso mínimo de faena, así como por la sequía que afectó a casi todo el rodeo nacional, se produjo una caída del 3,8% del stock ganadero, un total de 68.963cabezas.
Situación que obligó al productor a reducir el rodeo. Sin embargo, hubo una posterior recuperación muy rápida de la cantidad de vacunos, alcanzando en el año 2013 niveles superiores a los del 2008 para luego estabilizarse.

Los últimos cinco años: Cría
La evolución de 2010 a 2015 de la cantidad de terneros y terneras es destacable; para el año 2010 se vacunaron contra la fiebre aftosa 385.175 animales de dicha categoría, mientras que en 2015 se vacunaron 422.758 cabezas, habiéndose incrementado en 5 años en 37.583 cabezas (aproximadamente 7.500 terneros/as por año).
Sin embargo en dicho lustro, la existencia bovina total de la provincia creció sólo en 7.805 cabezas, lo que indica que hubo variaciones en las categorías ganaderas. Por ejemplo, se redujo la cantidad de novillos en un total de casi 60 mil cabezas (27.597 novillitos y 32.034 novillos).
Pero por otro lado, se registra un incremento de 42.185 vacas, lo que explica por qué en el quinquenio se mantuvo incesante el stock en términos generales, pero con alteraciones en sus categorías.
Como se puede observar en el trabajo completo, entre 2008 y 2010 la tendencia fue retener gran parte del novillito debido a causas coyunturales; al ser años de sequía probablemente las madres hayan tenido un bajo índice de parición y habiendo señales de rentabilidad futura adversas para el sector, se procedió a la liquidación de terneros para aprovechar los precios relativamente altos de ese presente respecto al precio del novillo. Sin embargo, en los años sucesivos se observa una brecha importante entredichas categorías.
En base a esta información, se entiende que en la provincia de Formosa se realiza mayormente la actividad de cría, en menor medida la recría y la minoría de los establecimientos ganaderos realizan el ciclo completo.
En cuanto al porcentaje de destete, el promedio provincial es de 59,9%. Calculado éste de acuerdo a la cantidad de terneros más terneras dividido la cantidad de vacas. Tal cual se puede observar en el Cuadro Nº 2, no se percibe demasiada variabilidad en el destete.

Cuadro 5. Destete de la provincia de Formosa 2005/2015
Año Vaca ternero/ra destete %
2005 711.087,00 377.740 53%
2006 722.688,00 392.377 54%
2007 734.974,00 394.766 54%
2008 760.075,00 420.812 55%
2009 750.265,00 383.935 51%
2010 737.928,00 385.175 52%
2011 752.315,00 420.443 56%
2012 785.360,00 445.901 57%
2013 829.845,00 470.975 57%
2014 794.433,00 441.938 56%
2015 780.113,00 422.758 54%

Por departamento
Si bien la existencia ganadera total en términos generales se mantuvo constante, cuando se observan datos por departamento se puede ver que hubo cierto movimiento en los rodeos. En el departamento de Bermejo, el stock creció entre 2005 y 2015 un 39,4% (34.500 cabezas).

Con respecto a 2001, el valor actual -en dólares- de la tierra en la región de cría se incrementó un 50%.

Asimismo, en el departamento de Patiño se ganó un 19,2% del stock bovino (82.800 cabezas). Sin embargo, Laishí y Formosa perdieron stock ganadero en esa década. Al mismo tiempo, Patiño es el que registra la mayor cantidad de vacunos (512.560 cabezas), seguido por el de Pirané (347.428 cabezas).
La densidad ganadera de la provincia es de 0,24 cab/has; es decir unas 4,1 hectáreas por cabeza, registrándose las mayores concentraciones de hacienda en el este, el cual cuenta con el 61% del stock provincial.
Perspectivas
Dado que el modelo económico actual busca funcionar en base a la inversión potenciada por el sector externo, la ganadería tiene las condiciones para conseguir las divisas extranjeras que necesita la balanza comercial argentina.
Si bien el mercado internacional muestra un excelente panorama, no será a corto plazo la dinamización y motorización de la exportación.
Una condición preliminar es recuperar el stock nacional perdido en los últimos años, sabiendo que Argentina tiene las condiciones para volver a transformarse en un jugador relevante en el mercado de carne bovina a nivel mundial.
El interrogante es ¿qué papel va a jugar Formosa en este posible escenario? Dada la escasez de novillos pesados, principal animal faenado para su exportación, seguirá funcionando como fábrica de terneros para ser engordados en otras provincias ¿O avanzará hacia la recría a campo utilizando favorablemente la conexión entre campos del Este y el Oeste?
En este sentido, la actividad de cría y un alto precio del ternero juegan un papel importante. Todo indica que el valor del ternero va a mantener un 14% de diferencia con el novillo, y no deja de ser un negocio a tener en cuenta para el productor. Sin embargo, existe una intención oficial de lograr la retención anual de un número importante de terneros con destino a invernada local, a fin de que el ciclo de producción sea finalizado en la provincia.
De aquí en adelante, Formosa deberá aprovechar los años que se avecinan afrontando nuevos desafíos, comprendiendo que el número a hacer crecer no es tanto el stock bovino, sino la productividad y eficiencia.

El INTA desarrolló un collar de posicionamiento global para estudiar sus hábitos de pastoreo en sistemas extensivos patagónicos. Con tecnología nacional, se reducen los costos y se facilita la toma de decisiones sobre el manejo de pastizales y ganado.

Siempre se ha dicho que la información es poder. Hay que conocer para decidir. Y cuanto más precisa sea esa información, mejor. Con esta premisa, los técnicos del INTA Santa Cruz y del Instituto de Ingeniería Rural (IIR) del INTA Castelar desarrollaron un collar con tecnología nacional de posicionamiento global. Esto permitirá investigar los patrones de distribución, circulación y otros hábitos de los ovinos en sistemas extensivos ante distintas condiciones climáticas y ambientales.
En este sentido, Sebastián Ormaechea –investigador del INTA Santa Cruz– explicó: “el collar con tecnología GPS permite obtener datos georreferenciados de la posición del animal, monitorear su recorrido y conocer sus hábitos, lo que habilita la mejora en la toma de decisiones para el manejo de los pastizales y el ganado”. A su vez, –agregó– «permite una mejor diagramación de alambrados y la selección de cuadros apropiados para cada categoría animal”.
El especialista del INTA fue más allá y aseguró que “la tecnología fue implementada con éxito en Santa Cruz para el manejo de ganado bovino, ovino e –incluso– perros pastores”.
“Esta tecnología también es aprovechada por otros técnicos del INTA en el resto del país para analizar la distribución de reproductores en cuadros de difícil acceso, estudiar preferencias en pasturas y pastizales, realizar controles fronterizos o evaluar y prevenir la propagación de enfermedades”, señaló Ormaechea.
Asimismo, el especialista de Santa Cruz subrayó el logro de contar con una tecnología nacional debido a la baja en los costos de los collares GPS que se comercializan en el mercado internacional. En este sentido, el especialista vislumbra “un avance científico local y nacional en temáticas asociadas al monitoreo de animales terrestres”.
Y señaló: “potenciar estos desarrollos, permite avanzar en tecnologías de geoposicionamiento para el sector ganadero con vistas a una ganadería de precisión que optimice el uso de los recursos”.

Un collar, toda la información
El collar puede tomar información satelital cada un minuto, cada cinco o cada 60 minutos, pero mientras más frecuente se configura menor es la autonomía. “En las pruebas realizadas a campo en Santa Cruz y Tierra del Fuego se consiguió una autonomía de 15 días con una frecuencia de muestreo de 5 minutos”, explicó.
Toda esta información obtenida a campo se carga en el servidor de desarrollo de aplicaciones –instalado en el Instituto de Ingeniería Rural– al que se puede acceder a ella mediante una aplicación web.
Esta tecnología está en uso por varios investigadores de INTA en distintas zonas del país como ser las ciudades de La Rioja, Famaillá –Tucumán–, Cerrillos –Salta–, San Luis, Bariloche –Río Negro– y Colonia Benítez –Chaco–. “Esta innovación constituye un claro ejemplo de éxito en la articulación con los territorios y sus demandas”, señaló el técnico.

Fuente: Sembrando Noticias

La presentación del producto biológico IgY DNT fue encabezada por Alejandro Sammartino, subsecretario de Lechería dela Nación, junto con Amadeo Nicora y Jorge Winokur, presidentes del INTA y Vetanco, respectivamente.

MIRA TODAS LAS ENTREVISTAS EN FULL HD








En el corazón del huevo, la sanidad animal encontró una fuente de defensa que puso en marcha una historia de investigación y articulación. Así, Bioinnovo –empresa de base tecnológica creada por el INTA y el laboratorio Vetanco– lanzó al mercado un tratamiento novedoso para controlar la diarrea neonatal de terneros.
Del acto, participaron Alejandro Sammartino, subsecretario de Lechería del Ministerio de Agroindustria de la Nación; Amadeo Nicora y Héctor Espina, presidente y director nacional del INTA, respectivamente; Jorge Winokur, titular de Vetanco; Andrés Wigdorovitz, investigador y director de Bioinnovo; entre otros.
Vale decir que se trata del primer producto biológico del mundo basado en inmunoglobulinas “Y” o anticuerpos IgY y representa una solución a una enfermedad, que puede afectar hasta el 60% de los terneros en rodeos de cría y al 100% en tambos.
En este sentido, Sammartino remarcó la importancia de generar innovaciones para el futuro de unsector que “atraviesa un escenario muy complejo”.
“Estamos terminando el Plan Estratégico de la Lechería al 2025, cuyos lineamientos apuntan a la posibilidad de crecer 5% anual y esto se explica, entre otras cosas, por un crecimiento del rodeo lechero que requiere de estas innovaciones”, explicó. Además, enfatizó en el aporte que esta tecnología realiza frente al objetivo de acortar la brecha productiva que se registra en los establecimientos.
A su turno, Nicora celebró la obtención de este logro que implicó un proceso de 15 años de investigación. “El rol fundamental del INTA es transformar el conocimiento en innovación para que sirva como base para el desarrollo de los territorios y, en ese sentido, necesitamos la alianza público-privada para que el conocimiento llegue a la sociedad”, reflexionó Nicora. En tanto, Espina resaltó el potencial de la articulación para lograr este tratamiento. “Los verdaderos protagonistas son el grupo de científicos y técnicos que se juntó con empresarios dispuestos a arriesgarse en un país, donde el 25% de la inversión sale del sector privado y el resto el sector público”, analizó.

La novedad
“Estamos presentando un producto innovador contra patógenos de importancia productiva que protege al ternero contra la diarrea, reduce el uso de antibióticos y no induce a resistencias bacterianas ni virales”, señaló Wigdorovitz.
Vale decir que Bioinnovo está instalado en el Centro de Investigaciones en Ciencias Veterinarias y Agronómicas del INTA Castelar, posee equipamiento modelo, con una granja experimental y una planta para la producción de inmunoglobulinas (IgY). Cuenta también con laboratorios de control de calidad, investigación y desarrollo y un bioterio.
Se trata de la primera empresa de base tecnológica creada a partir de la Ley de Biotecnología, promovida por el Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación Productiva de la Nación.

Bienestar para la crianza
Este tratamiento, no transgénico y con anticuerpos contra Rotavirus A, Coronavirus, Escherichia coli y Salmonella, “demostró en los ensayos clínicos veterinarios tener una alta eficacia contra estos virus que se multiplican en el tracto gastrointestinal”, señaló Viviana Parreño, directora del grupo de Virus Diarreicos en el Instituto de Virología del INTA Castelar, quien desarrolló el producto junto con las investigadoras Celina Vega y Marina Bok. Actualmente, la repercusión económica de la enfermedad implica tratamientos veterinarios, inversión de tiempo y personal.
“La mortalidad puede ser importante y llegar hasta el 20% de terneros infectados, además de provocar retraso en el desarrollo de los animales afectados y disminución de su bienestar durante el proceso de crianza”, explicó Parreño.
La capacidad del producto contra los agentes virales y bacterianos asociados a este síndrome “lo posicionan como una solución frente a la enfermedad como tratamiento terapéutico, en cuadros de diarrea ya instalados y, a su vez, como preventivo incorporado al manejo de rutina de terneros en guachera”, reconoció Raúl Brega, director de Vetanco. Recordemos que la diarrea neonatal se ubica entre las principales causas de muerte de terneros, especialmente en aquellos de menos de un mes de vida, y es la responsable del 57% de las muertes totales.
En su uso preventivo, Bioinnovo IgY DNT reduce la excreción de los agentes infecciosos en materia fecal, fuente principal de contagio y, por lo tanto, disminuye la carga de patógenos en el ambiente, así como la morbilidad en rodeos.
“A partir de la utilización, se disminuye la carga viral en el ambiente y el grado de severidad de las diarreas, lo que evita el mal uso de antibióticos y potencia la estrategia natural de prevención que es la vacunación de las madres y la consecuente ingesta de calostro por parte del ternero”, indicó Wigdorovitz.

 

 

CASTRACION QUIRURGICA

Lanzamiento de CEVA

La firma multinacional presentó en el mercado argentino, Ceva Valora®, una vacuna de péptidos sintéticos basada en la LHRH para cerdos, que contiene tres péptidos sintéticos como inmunógeno. Vale decir que la LHRH es un decapéptidonatural en el hipotálamo de los animales, que es reconocido por el sistema inmune como un auto antígeno.

OCTUBRE DE 2016

Fe de erratas

Informamos que en el artículo titulado “Nuevas técnicas ponen al desnudo la DVB” y publicado en la edición Nº 166 de octubre de 2016 en MOTIVAR es necesario referenciar el contenido a dos artículos de la autoría del Dr. Anselmo Odeón: (1) Odeón Anselmo, INTA Balcarce: Control del virus de la Diarrea Viral Bovina (vDVB), y (2) Odeón Anselmo, INTA Balcarce: la Diarrea Viral Bovina (DVB); una enfermedad compleja que se puede controlar.

EN SANTA FE

Nuevo caso de rabia

Desde el laboratorio central de la provincia de Santa Fe se notificó, que el día 23 de mayo ingresó un murciélago, de la ciudad de Esperanza, el cual fue positivo a rabia. Dicho animal fue recogido, en la vía pública, ocasionando un accidente de mordedura en una persona. El hecho fue también denunciado en el Sistema Integrado de Salud que está vigente en Santa Fe para dar conocimiento de esta novedad a veterinarios y médicos de la provincia, entre otros.

INFORMACION DEL SENASA

Ketamina – Descarte

Desde la Dirección de Productos Veterinarios y Alimentos para animales del Senasa  se informó cómo deben desecharse los productos conteniendo Ketamina en su formulación: “los frascos vacíos, cuyo destino de uso fue asentado en el libro de descarga de Ketamina, de acuerdo a la Res. 75/04, deben ser descartados, según lo establecido por la legislación vigente.Los frascos conteniendo Ketamina, que se encuentren vencidos, podrán desecharse, según lo explicado en el párrafo precedente y, a los efectos de una auditoría, se deberá conservar archivado el manifiesto de destrucción y/o transporte de residuos patológicos para su deposición final”.

Es el primer producto biológico del mundo para controlar esta enfermedad, que provoca la muerte de hasta el 20% de los terneros infectados.

En el corazón del huevo, la sanidad animal encontró una fuente de defensa que puso en marcha una historia de investigación y articulación. Así, Bioinnovo –la empresa de base tecnológica creada por el INTA y la firma Vetanco– lanzó al mercado un tratamiento novedoso para controlar la diarrea neonatal de terneros. Del acto, participaron Alejandro Sammartino, subsecretario de Lechería del Ministerio de Agroindustria de la Nación; Amadeo Nicora y Héctor Espina, presidente y director nacional del INTA, respectivamente; Jorge Winokur, titular de la firma Vetanco; Andrés Wigdorovitz, investigador y director de Bioinnovo; entre otras autoridades y especialistas.
“Innovaciones como Bioinnovo es lo que esperamos para la Argentina”, aseguró Sammartino. Se trata del primer producto biológico del mundo de origen nacional basado en inmunoglobulinas “Y” o anticuerpos IgY y representa una solución sanitaria a esta enfermedad, que puede afectar hasta el 60% de los terneros en rodeos de cría y al 100% en tambos.
Para Sammartino, “el desarrollo de este producto tiene una mirada moderna que sostenemos desde el Ministerio de Agroindustria, cuando pensamos en una lechería protagonista de los mercados”. Y reconoció: “Cuando se habla del crecimiento de la lechería parece una utopía, pero estamos convencidos de que se puede y allá vamos; ustedes demostraron que se puede creer en una utopía y realizarla”.
En este sentido, remarcó la importancia de generar innovaciones para el futuro del sector que “atraviesa un escenario muy complejo, con muchos problemas”. “Estamos terminando el Plan Estratégico de la Lechería al 2025, cuyos lineamientos apuntan a la posibilidad de crecer al 5% anual y esto se explica, entre otras cosas, con un crecimiento del rodeo nacional lechero que requiere este tipo de innovaciones”, explicó el subsecretario.
Además, sostuvo que “trabajar con productos innovadores será fundamental para acortar la brecha que se registra en los establecimientos”. “Sabemos que no va a alcanzar con ordenar los rodeos y necesitamos ser más competitivos”, puntualizó, y agregó: “Nuestra política es crecer, generar proyectos y ojalá que estos se multipliquen en todas las regiones del país”.
A su turno, Nicora celebró la obtención de este logro que implicó un proceso de 15 años de investigación. “El rol fundamental del INTA es transformar el conocimiento en innovación para que sirva como base para el desarrollo de los territorios y, en ese sentido, necesitamos la alianza público-privada para que el conocimiento llegue a la sociedad”, reflexionó.
Según remarcó Nicora, “el INTA sigue siendo una gran empresa productora de bienes públicos y lo importante es que los desarrollos generados a partir del dinero público lleguen a la sociedad en general y a los productores en particular”.
En tanto, Espina resaltó el trabajo de los especialistas y el potencial de la articulación para lograr este tratamiento. “Los verdaderos protagonistas son el grupo de científicos y técnicos que se juntó con empresarios dispuestos a arriesgarse en un país, donde el 25 % de la inversión sale del sector privado y el resto el sector público”, analizó.
Para Espina, esta innovación “es el mejor ejemplo de valor agregado y, sin dudas, marca el camino que ilumina el sendero en forma conjunta”.
Para hacer frente a esta enfermedad endémica, Bioinnovo presenta al mercado veterinario “este producto innovador contra patógenos de importancia productiva que protege al ternero contra la diarrea, reduce el uso de antibióticos y no induce a resistencias bacterianas ni virales”, señaló Wigdorovitz, investigador y director de Bioinnovo.
La empresa Bioinnovo, instalada en el Centro de Investigaciones en Ciencias Veterinarias y Agronómicas (CICVyA) de INTA Castelar, posee equipamiento modelo con una granja experimental y una planta para la producción de inmunoglobulinas (IgY). Además, tiene laboratorios de control de calidad y de investigación y desarrollo y un bioterio de experimentación.
Es la primera empresa de base tecnológica creada a partir de la Ley de Biotecnología, promovida por el Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación Productiva.

Bienestar para la crianza
Este tratamiento, no transgénico y con anticuerpos contra Rotavirus A, Coronavirus, Escherichia coli y Salmonella, “demostró en los ensayos clínicos veterinarios tener una alta eficacia contra estos virus que se multiplican en el tracto gastrointestinal”, señaló Viviana Parreño, directora del grupo de Virus Diarreicos en el Instituto de Virología del INTA Castelar, quien desarrolló el producto junto con las investigadoras Celina Vega y Marina Bok.
Actualmente, la repercusión económica de la enfermedad implica tratamientos veterinarios, inversión de tiempo y personal. “La mortalidad puede ser importante y llegar hasta el 20 % de terneros infectados, además de provocar retraso en el desarrollo de los animales afectados y disminución de su bienestar durante el proceso de crianza”, explicó Parreño.
La capacidad del producto contra los agentes virales y bacterianos asociados a este síndrome “lo posicionan como una solución frente a la enfermedad como tratamiento terapéutico, en cuadros de diarrea ya instalados y, a su vez, como preventivo incorporado al manejo de rutina de terneros en guachera”, reconoció Raúl Brega, director de Vetanco.
La diarrea neonatal se ubica entre las principales causas de muerte de terneros, especialmente en aquellos de menos de un mes de vida, y es la responsable del 57% de las muertes totales.
Según Parreño, el producto Bioinnovo IgY DNT “tiene los anticuerpos que el ternero necesita para controlar este síndrome y puede incorporarse fácilmente en la leche al comenzar la lactancia”.
En su uso como preventivo, Bioinnovo IgY DNT reduce la excreción de los agentes infecciosos en materia fecal, fuente principal de contagio y, por lo tanto, disminuye la carga de patógenos en el ambiente, así como la morbilidad en rodeos.
“Los resultados muestran que, a partir de la utilización, se disminuye la carga viral en el ambiente y el grado de severidad de las diarreas, lo que evita el mal uso de antibióticos y potencia la estrategia natural de prevención que es la vacunación de las madres y la consecuente ingesta de calostro por parte del ternero”, indicó Wigdorovitz.
Por ser un producto no farmacológico, los investigadores destacan que Bioinnovo IgY DNT aumenta la vida útil de los antibióticos, al reducir su frecuencia y necesidad de uso. Su empleo sostenido no induce resistencias bacterianas ni virales y, además, favorece la salud intestinal y general del ternero.

Fruto de la investigación
Bioinnovo IgY DNT está basado en inmunoglobulinas de yema de huevo de gallinas (IgY), que permiten controlar patógenos de importancia productiva, como la diarrea neonatal de terneros.
Este producto, único por su origen biológico, genera una mayor presencia del sistema inmune en la mucosa intestinal del animal, lo cual resulta estratégico si se considera que es el sitio de entrada de la mayoría de los agentes infecciosos que comprometen su vida.
Los investigadores del INTA Castelar inmunizaron gallinas contra cuatro agentes infecciosos que provocan diarrea en terneros y lograron huevos enriquecidos con anticuerpos específicos, que luego son secados para generar un producto en polvo que se incorpora a la dieta láctea del animal.
Actualmente, este tipo de enfermedad se previene mediante la vacunación de la madre durante la gestación. Los anticuerpos maternos se transmiten a las crías a través del calostro que toman durante las primeras horas de vida. Posteriormente, la protección disminuye gradualmente a medida que la madre produce más leche y menos calostro, momento cuando los terneros quedan desprotegidos contra los virus y las bacterias que circulan en el ambiente.

Innovadora en Sudamérica, la herramienta abre una alternativa para el control y erradicación de la enfermedad que afecta al 90% de los establecimientos del país.

Investigación. Se probaron adyuvantes para aumentar el nivel de anticuerpos.

Investigación. Se probaron adyuvantes para aumentar el nivel de anticuerpos.

En el marco de una experiencia innovadora en Sudamérica, especialistas del INTA y del Conicet desarrollaron una vacuna génica que logró disminuir los efectos clínicos causados por el Herpes virus bovino 1 en animales inmunizados.
De acuerdo con la nota publicada en la revista RIA, la formulación fue evaluada en las razas Aberdeen Angus y Criollo y, de acuerdo con los resultados parciales, permitió estimular la respuesta inmune de los vacunos contra este virus, que –en promedio– se manifiesta en el 55% del ganado según la edad y la región donde se encuentra.
Fruto de investigaciones iniciadas en 2011, se probó con éxito “una vacuna génica que, una vez inyectada en el animal, imita los mecanismos que el virus utiliza para replicarse y produce una sola parte del virus, lo cual favorece el tipo de respuesta inmune adecuada para lidiar con el agente infeccioso”, destacó Patricia Zamorano, directora del proyecto e investigadora del Instituto de Virología del INTA, del Conicet y de la Universidad del Salvador.
Actualmente, el tratamiento de la enfermedad se realiza con vacunas basadas en el uso de virus vivo modificado y con vacunas inactivadas.
En tanto, las vacunas de ADN –surgidas a partir de nuevas investigaciones de inmunización– resultan un enfoque atractivo, ya que presentan el potencial de inducir tanto la respuesta inmune humoral como celular contra el virus.

En la Argentina, los índices de seroprevalencia promedian el 55% del ganado bovino, según la región y la edad de los animales.

Tras la protección obtenida frente a la infección, Zamorano afirmó que, si bien los resultados fueron parciales, son muy útiles como prueba de concepto.
“Creemos que, al ajustar la dosis de la vacuna o al adicionar nuevas moléculas que puedan mejorar aún más la respuesta, seremos capaces de obtener una vacuna más efectiva”, reconoció.

Innovación
Este desarrollo “es el primero en Sudamérica donde se han utilizado células dendríticas obtenidas de linfa de bovinos para hacer estudios de la acción de adyuvantes”, indicó Valeria Quattrocchi, del Instituto de Virología del INTA.
Según las pruebas de laboratorio, los adyuvantes que se probaron en combinación con la vacuna génica permitieron aumentar los niveles de anticuerpos en sangre y en la mucosa nasal. También se incrementaron los niveles de una molécula importante para lidiar con las enfermedades virales: el interferón gama (IFN-γ).Después de la infección experimental de los animales vacunados y el grupo control –sin vacunar–, los investigadores observaron que en los primeros los síntomas fueron más leves y la excreción de virus fue menor. Sin embargo, advierten que aún no se alcanzaron los criterios de protección establecidos por la OIE, por lo cual la protección frente a la infección podría considerarse parcial.

El factor económico de la enfermedad
Ampliamente difundido a escala mundial, el virus está presente en el 90% de los establecimientos. En la Argentina, los índices de seroprevalencia promedian el 55% del ganado bovino, según la región y la edad de los animales.
Si bien se trata de una enfermedad “moderada” que no suele poner en riesgo la vida de los vacunos –la mortalidad alcanza el 10% de los animales infectados–, son importantes las pérdidas económicas que ocasiona.
Los efectos se observan en la disminución en la producción de leche y carne por pérdida de peso y porque “impone restricciones al comercio internacional de ganado, ya que es una enfermedad de notificación obligatoria frente a la OIE”, explicó Zamorano. Los principales síntomas de la infección por Herpes bovino tipo 1 incluyen “conjuntivitis, infección del tracto respiratorio superior, lesiones pustulares del tracto reproductivo e inmunosupresión, lo que a su vez favorece la infección por bacterias oportunistas que pueden producir, por ejemplo, bronquitis y neumonía”, enumeró la especialista, quien agregó: “También provoca infertilidad y abortos”.

A cargo de los Dres. Oscar Anziani y Guillermo Suárez Archilla, se presentó la primera parte de una guía para el control de parásitos externos en bovinos de leche del área central de la Argentina.

Gráfico 1. Número de terneros afectados por miasis durante los primeros 12 días de vida. Evaluaciones efectuadas antes (diciembre 2014-febrero 2015) y después de la aplicación de doramectina (1ml/animal; subcutánea) dentro de las 24-48 horas de nacidos (febrero 2014- abril 2015 y diciembre 2015-abril 2016).

Gráfico 1. Número de terneros afectados por miasis durante los primeros 12 días de vida. Evaluaciones efectuadas antes (diciembre 2014-febrero 2015) y después de la aplicación de doramectina (1ml/animal; subcutánea) dentro de las 24-48 horas de nacidos (febrero 2014- abril 2015 y diciembre 2015-abril 2016).

Difundida por el INTA Rafaela, la guía para el control de parásitos externos en bovinos de leche del área central de la Argentina intenta servir de referencia a veterinarios y otros profesionales asesores.
En su versión completa (puede solicitarse vía redaccion@motivar.com.ar) se incluyen los ciclos de vida, aspectos biológicos generales, diagnóstico e identificación y se enfatiza en los aspectos relativos al control de los ectoparásitos bovinos de la región centro.
La información de cada parásito se presenta en forma de fichas, que se irán incorporando periódicamente, iniciando por los dípteros productores de miasis (Cochliomyia hominivorax).

Mosca de las bicheras: impacto
Las infestaciones múltiples pueden llegar a ocasionar mutilaciones severas e incluso la muerte de animales masivamente parasitados como resultado de infecciones secundarias y fenómenos de auto-toxicidad. Asimismo y a pesar del tratamiento específico temprano que evita la mortalidad, las miasis pueden tener un impacto negativo productivo directo.
Un estudio desarrollado en INTA Leales (Tucumán) en bovinos de carne indicó que, en terneros, las miasis predestete (como las producidas por la aplicación de caravanas) afectaron significativamente la tasa de crecimiento y la ganancia de peso al destete (Holgado & Cruz, 2004).
En la cuenca lechera del área central argentina, los partos que se presentan entre noviembre y mayo crean condiciones susceptibles para la oviposición de C. hominivorax en la vulva traumatizada de las madres, así como en los ombligos de los terneros.
Estudios de INTA Rafaela indican que en ausencia de tratamientos insecticidas profilácticos, hasta el 50% de los terneros nacidos en estos meses pueden desarrollar miasis umbilicales y un número importante de éstos terminan desarrollando onfaloflebitis y artritis sépticas (Anziani, 2000).

El control
En los sistemas de producción de leche, la prevención de las miasis y/o su tratamiento se ve facilitado por el manejo frecuente de los animales, lo cual permite una inspección constante y rápida intervención. Sin embargo, en las vacas en lactancia, la temática de los residuos adquiere cuidados especiales que deben considerarse al utilizar insecticidas.
En este contexto, los insecticidas sistémicos como las avermectinas, de manifiesta practicidad y extendido poder residual, que son de uso común en rodeos de cría, resultan totalmente incompatibles en las categorías de vacas lecheras en lactancia o incluso en hembras con preñez avanzada.
El uso de estas drogas en producción lechera está restringido a la profilaxis de las heridas susceptibles en los terneros o en vacas secas que no superen el último tercio de gestación. En estos bovinos, si bien la ivermectina y abamectina muestran eficacia, la doramectina ha demostrado ser la droga con mayor actividad y persistencia en experiencias llevadas a cabo con infestaciones inducidas y con desafíos experimentales homogéneos.
La administración profiláctica de esta droga a los terneros recién nacidos, es una práctica común en la cría bovina, pero de relativa adopción en los tambos a pesar de la eficacia, seguridad y practicidad también para estos sistemas productivos.
En un estudio reciente en INTA Rafaela, se observó que 19 de 97 terneros nacidos entre diciembre 2014 y febrero 2015 desarrollaron miasis (mayormente en ombligos y orejas) a pesar de haber sido tratados con insecticidas locales (piretroides y/o fosforados) en pasta o aerosoles durante el primer día de nacidos. Esta situación derivó en el cambio de tratamientos preventivos por la administración inyectable de doramectina durante las primeras 48 hs de vida.
La aplicación inyectable de la droga redujo la incidencia de estas miasis al 0,6 % (1 ternero parasitado /161 nacidos) durante el período febrero-abril 2015 y diciembre 2015 – abril 2016 ( Ver resultados en el Gráfico Nº 1).

Opinión

Juan Bidart (1) y Patricia Zamorano (2)
1. Conicet
2. INTA y Universidad del Salvador

Durante la infección viral es posible aislar partículas vacías enteras, en diferente proporción, según la cepa. Las cápsides vacías naturales son capaces de unirse a células susceptibles y han demostrado poder inducir anticuerpos neutralizantes.
Las cápsides virales son la cubierta proteica, o envoltura, que encierra el genoma de un virus.
A mediados de la década del 60, el Dr. Bumberg y su equipo descubrieron e identificaron las primeras partículas virales sin genoma, correspondientes a cápsides del virus de la hepatitis B (VHB).
Posteriormente, comenzaron a producirse y caracterizarse VLPs originadas a partir de virus provenientes de microbios, plantas, insectos, y mamíferos.
El objetivo de estos estudios era utilizar estas partículas para distintos propósitos, desde el estudio de ensamblaje de virus y su estructura, hasta para la producción de vacunas comerciales humanas y de animales.
Las VLPs son estructuralmente similares al virus del que derivan, pero no son infectivas; estimulan la respuesta humoral y celular de una manera muy similar a la que el patógeno lo hace.
Existen muchas ventajas en el uso de las VLPs como vacunas ante las vacunas convencionales formuladas con virus vivos atenuados o muertos.
El virus atenuado presenta el riesgo de una reversión a un fenotipo patogénico.
Además, se requieren complejas y costosas instalaciones para la producción y purificación del virus, no sin el riesgo de que ocurra un escape. Por último, se hace imposible discernir entre los anticuerpos (Ac) producidos por un individuo infectado de uno vacunado.

Paso a paso
Conforme avanza el estudio sobre vectores y sistemas de producción se van desarrollando diversas maneras de construcción y expresión de VLPs. Hasta el año 2013 se reportaron la producción exitosa de 174 distintos tipos de cápsides vacías, en diversos sistemas: bacteriano (28%), levaduras (20%), líneas celulares procedentes de insectos (28%), líneas de mamíferos (15%) y en plantas (9%).
• Sistema Bacteriano: diversas cepas de Escherichia coli y sus vectores asociados. Funciona para VLPs desnudas. Es un sistema barato y fácil de producción. Desventajas: falta de modificaciones postraducionales (MPT) y presencia de lipopolisacáridos. Un ejemplo es la producción de VLPS de Virus de la Fiebre Aftosa (VFA) cepa A12.
• Levaduras: puede producir VLPs desnudas o envueltas. Este sistema resuelve el problema de las MPT, aunque no para todos los casos. Y tienen menor rendimiento que con E. coli.
• Células de Insectos: utilizando el vector baculovirus para insertar la información genética en las células. Tiene un rápido crecimiento, se pueden preparar grandes cantidades de cultivo y las MPT son similares a las de las células de mamíferos. El Dr. Cao y su equipo han producido exitosamente cápsides vacías de VFA cepa Asia1 en esta plataforma. Recientemente se ha utilizado la plataforma de expresión de baculovirus-gusano de seda que es barato y asequible. Grandes cantidades de VLPs de VFA serotipos: Asia1 y A han sido producidos de esta manera.
• Líneas celulares de mamífero: es el elegido para producir proteínas recombinantes en las industria farmacéutica. Como ventajas tiene el correcto ensamblado y MPT de las proteínas, pero es un sistema costoso. Por ejemplo: producción en células 293-6E de VLPs de VFA cepa A/Arg/01.
• Plantas: se ha demostrado la producción de vacunas antigénicas en diversos Organismos Vegetales Genéticamente Modificados, como: tabaco y papa, estos son capaces de expresar cápsides vacías. La principal desventaja reside en el bajo nivel de proteínas que producen.
Se han desarrollado muchos esfuerzos para diseñar VLPs que tengan más características de provecho, tales como mejoras en la estabilidad, la diversidad de antígenos que pueden colocarse sobre su superficie, y la capacidad de provocar la respuesta inmune. Si bien las VLPs son muy estables, las cápsides vacías que puedan soportar variaciones de temperatura, pH y otras condiciones pueden ser ventajosas durante la producción, manufactura y distribución de las mismas.
Asimismo, se han desarrollado VLPs quiméricas, que llevan grandes antígenos foráneos o múltiples y diversos epitopes, dependiendo las necesidades específicas de la vacuna; por ejemplo VLPs conteniendo Flt3 (factor de crecimiento de células dendríticas) aumenta la inmunogenicidad de la VLP. También, utilizando modelos computacionales se han generado modelos de VLPs plausibles de ser candidatos vacunales.

Variedad
Existen varias otras aplicaciones para las VLPs, principalmente como transporte o “carriers” tejido-específico. De esta manera las cápsides vacías se pueden utilizar para llevar drogas quimioterapéuticas, nanopartículas y, transporte de ADN y ARN de interferencia.Varios ensayos en gran estado de avance y en diversas fases clínicas para utilizar VLPs quiméricas en el tratamiento de enfermedades no infecciosas y autoinmunes, estas partículas virales pueden producir Ac dirigidos a auto-antígenos tales como: β-amiloide (enfermedad de Alzheimer), angiotensina II (hipertensión), etcétera.
Hasta el momento la Administración de Alimentos y Medicamentos de los Estados Unidos (FDA según su acrónimo en inglés) ha aprobado el uso clínico de vacunas basadas en la tecnología de VLPs para su uso en humanos, para el virus de hepatitis B (VHB) y para el virus del papiloma humano (HPV).
Mientras que en el ámbito veterinario se aprobaron dos vacunas contra el Circo Virus Porcino del tipo 2 (PCV2). Asimismo, varios proyectos vacunales se encuentran en distintos estadios de fase clínica, entre ellos: HPV, Hepatitis C, Virus de la inmunodeficiencia humana 1 (HIV1), Parvovirus Humano, Virus de Influenza A, Virus Norwalk, Síndrome Respiratorio Agudo Grave-Coronavirus (SARS-CoV según su sigla en inglés), entre otros.
En resumen, las VLPs se muestran como una gran oportunidad, no solo en el campo de las vacunas, sino como una gran herramienta para diversos propósitos: estudio del ensamblaje de virus y de la respuesta inmune a los mismos y tratamiento de diversas condiciones clínicas, como “transporte”. Aunque, quedan por sortear varias dificultades, la más importante de ellas: el desarrollo de un sistema de producción asequible y de bajo costo de las cápsides vacías.

La disponibilidad de forraje fresco de las pasturas semipermanentes y campos naturales en general, constituye uno de los aspectos que los productores ganaderos deben atender. La mayor producción de pasto en verano debe ser considerada en la planificación forrajera anual.

Atendiendo al balance productivo y considerando que en el verano en gran parte del noreste de la Cuenca del Salado (Chascomús, Magdalena, Punta Indio, Lezama, Belgrano) se registró un incremento inhabitual de la oferta forrajera estival, los Técnicos de la Estación Experimental Cuenca de Salado del INTA han realizado trabajos de prospectiva para la previsión de las consecuencias que podrían derivarse de esta situación particular.

Según comentan los profesionales “esta situación poco habitual se generó en un clima con lluvias frecuentes y en algunos casos abundantes, combinado con altas temperaturas”. A consecuencia de esto “la oferta forrajera estival se incrementó, superando en la mayoría de los establecimientos los requerimientos del ganado, situación muy beneficiosa en cuanto al estado de las vacas y el peso de los terneros próximos a destetarse, pero que obliga a prestar atención, poner luz larga e intentar ver que puede llegar a pasar más adelante”.

En esta región, a diferencia de gran parte de la Cuenca que sufrió la sequía estival, “la situación es de potreros empastados con predominancia de gramíneas estivales, observándose en los potreros altos abundante pasto miel, gramilla, pasto cuaresma, setaria, etc; y en ambientes bajos, las típicas gramíneas de agua, arrocillo, canutillos, entre otras”. “El forraje de estos potreros difícilmente pueda llegar a ser consumido con la carga actual de los establecimientos”, indican los técnicos del INTA, advirtiendo que “asumiendo tasas de crecimientos altas para el comienzo del otoño se puede seguir acumulando forraje, lo que puede perjudicar la normal transición entre especies estivales e invernales que se da principalmente en ambientes altos”.

Hay que pasar el invierno:

Dado que son pocas las veces que se ha dado esta situación particular desde el INTA se han planteado algunas acciones para enfrentar un potencial problema en el invierno.
Al respecto los profesionales de la Experimental Cuenca del Salado proponen acciones a realizar para incrementar el forraje invernal, relacionadas a la “práctica de pastoreos fuertes, o pastoreos seguidos por desmalezadas en potreros con más especies invernales”. También sugieren la “confección de reservas, para bajar rápidamente cobertura y permitir desarrollo de especies invernales”, “fertilizar con nitrógeno en macollaje a las gramíneas invernales”, y “mantener altas cargas conservando los destetes en el campo o cambiando de categoría vacas de descarte”.

Con la excesiva producción de gramíneas estivales puede generarse el retraso de la aparición de especies que deben “sostener” a los planteos ganaderos en el invierno. Esta situación podría generar un déficit invernal en cantidad y calidad del forraje, ya que según adelantan los técnicos del INTA “las especies estivales se helarán y perderán rápidamente calidad”. Sucede que “los estímulos para nacer o macollar de algunas de las especies invernales es la calidad de luz que reciben, cuanto más corto el tapiz más fácilmente nazcan y/o macollen; y cuanto antes nazcan y se establezcan (en condiciones de otoño temprano) mejor producirán y llegaran con buenos ritmos al invierno”.

Ante la posibilidad de enfrentar dificultades en el invierno los técnicos del INTA sugieren como medida básica “ser criterioso en el pastoreo, priorizando las situaciones en donde se sabe que los potreros responden más en invierno (ambientes altos), y dejando el resto (ambientes bajos encharcables) como diferido”. En relación a esta recomendación, “en los potreros que se decide remover el forraje y permitir luego el nacimiento de especies invernales, es posible concentrar animales”, es decir tener altas cargas en pequeñas superficies, y/o desmalezadas y/o aplicaciones de herbicidas en el caso que se planifiquen promociones químicas de raigrás anual por estar el potrero invadido de gramilla.

Entre las alternativas de manejo también se pueden “destinar potreros a realización de reservas como heno, que aunque no sean de excelente calidad y cueste lograr un secado rápido para la confección por la época, son capaces de hacer que el sistema sea más estable a largo plazo y ayude a remover el forraje en exceso”.

Otra acción a tener en cuenta para realizar es la fertilización nitrogenada, que potencie el ritmo de crecimiento de las invernales, perjudicadas por el retraso en su nacimiento (al nacer más tarde posiblemente tengan menores ritmos de crecimiento por menores temperaturas) y el menor contenido de nitrógeno en suelo, consumido por el mayor crecimiento de las especies de verano. Para este último punto «hay que tener en cuenta que las relaciones kilogramo de ternero/kilogramo de Urea siguen siendo muy beneficiosas».

El retraso de la fecha de destete puede ser una acción que logre aumentar el ritmo de consumo, sin embargo no es recomendable por los técnicos “si está en juego el estado y descanso de la vaca previo a una nueva parición meses más adelante”. En estos casos se podría apelar a “destetes con destetador, o tradicionales manteniendo el ternero en el establecimiento para que gane en un par de meses algunos kilos más”. Para esto «se deben asignarles forrajes de alta calidad y poco aguachentos, y tener en cuenta que inmediatamente después del destete se perderán algunos kilos, que se recuperan semanas después». Sin embargo los profesionales del INTA señalan que “esto tendría sentido si se pueden mantener los terneros como mínimo por dos meses, para lograr ventas con 15 o 20 kilos más por animal”.

En el mismo sentido para mantener cargas altas que permitan acomodar esta situación de exceso, otra acción que sugieren los técnicos puede ser “conservar vacas de refugo (vacías, viejas) y de esta manera incrementarles el valor al cambiarlas de categoría por aumento de peso y engrasamiento, no pasando por alto que son categorías riesgosas que pueden tener porcentajes de mortandad alto”.

Para mayor información:
EEA Cuenca del Salado. INTA CT Cuenca Norte
Mitre 202, Chascomús. Tel/Fax. (02241) 425075
Referente: Ing. Agr. Matías Bailleres | José Otondo
E-mail: bailleres.matias@inta.gob.ar