fbpx
MOTIVAR- Descarga – Main
HomePosts Tagged "INTA" (Page 2)

Así lo señala un informe elaborado por el Instituto Argentino de Profesores Universitarios de Costos (Iapuco), en conjunto con el INTA. Las más complicadas son las unidades santafesinas y las entrerrianas.

DE LA REDACCION DE MOTIVAR
redaccion@motivar.com.ar

Complejo. El estudio llama a medir las variables más eficientes.

Complejo. El estudio llama a medir las variables más eficientes.

Los sinsabores de la producción lechera argentina parecen no tener fin. Ahora, se acaba de publicar un estudio donde se señala que los tambos localizados en la provincia de Buenos Aires son los únicos viables económicamente en todo el país.
La investigación en cuestión fue realizada por el Instituto Argentino de Profesores Universitarios de Costos (Iapuco) en conjunto con el INTA y comprende un período establecido entre noviembre de 2016 y agosto de 2017.
En ese lapso, se desprende que, el “valor de referencia” de los tambos bonaerenses se ubicó siempre por debajo del “valor pizarra” de la leche (promedio general del mercado doméstico).
El “valor de referencia” expresa la necesidad de ingreso por litro de leche del sector de producción primaria para cubrir gastos (costos directos y de estructura), amortizaciones y una tasa de interés.

Mala leche
En el estudio, Buenos Aires es la única provincia que queda bien parada.
En cambio, los tambos localizados en la provincia de Santa Fe, durante todo el período evaluado, mostraron -siempre considerando los valores de referencia promedio – costos, superiores al “valor pizarra”.
En el caso de las empresas lecheras cordobesas, durante la mayor parte del período, no lograron cubrir los costos -con la excepción del mes de junio pasado-.
Mientras que en julio y agosto (últimos datos disponibles) los valores de ambos indicadores se encuentran prácticamente nivelados. Esto implica que el precio promedio de mercado alcanza justo para cubrir los costos representados en el modelo.
Por su parte y si bien los tambos entrerrianos -al igual que Córdoba- lograron costos inferiores al valor de mercado, a partir de julio ambos valores empataron para luego regresar a un terreno negativo en el mes de agosto pasado.
Para llevar adelante la estimación del valor de referencia de los tambos, se considera la estructura de costos de los sistemas de producción representativos de las diferentes cuencas lecheras, que surgieron de talleres donde participaron referentes del sector primario de producción de leche de cada provincia.
En cada cuenca se consideran tres escalas productivas: chico, mediano y grande.
El estudio también calcula el valor de referencia de la demanda (industrias grandes, medianas y pequeñas), al establecer la evolución mensual de la capacidad de pago por litro de leche cruda.
Si la misma coincide con el “valor pizarra”, implica que el sector cuenta con un costo de originación con renta cero.
Tal como establece el estudio realizado por profesionales del INTA en conjunto con los de Iapuco, a partir de abril pasado el “valor pizarra” comenzó a ubicarse por debajo de la capacidad de pago teórica de la industria láctea luego de perder dinero entre noviembre y marzo. Pero, mientras que las grandes / medianas mejoraron su situación, la de las pequeñas fábricas se deterioró a partir de julio para volver a terreno negativo en agosto pasado.

Aquellos interesados en acceder al informe completo, pueden solicitar el material escribiendo a redaccion@motivar.com.ar

Compartimos un interesante informe generado por los técnicos del INTA Cuenca del Salado, en el cual se aborda la causa más frencuente de infertilidad en las cerdas primerizas.

La parvovirosis porcina es una enfermedad viral que ocasiona problemas reproductivos o infertilidad en cerdas. Siendo la causa más frecuente de infertilidad en cerdas primerizas y una de las principales de muerte embrionaria y fetal, en general transcurre sin signos clínicos en las cerdas.
Dado que tiene una alta incidencia y es capaz de causar pérdidas económicas en la producción porcina, técnicos de la Estación Experimental Cuenca del Salado del INTA intervienen en el estudio de casos que se registran en la zona generando registros y difundiendo información entre los productores.
El diagnóstico de parvovirus comienza con la repetición de celos, presencia de lechones momificados, camadas con lechones momificados y camadas pequeñas especialmente en cerdas primerizas por lo que, según comentan los especialistas en sanidad animal del INTA, “para determinar que se está frente a casos de parvovirosis porcina debe realizarse un diagnóstico serológico basado en la detección en suero de anticuerpos inhibidores de hemoaglutinación”.
Grafico 1“La técnica de ELISA es de elección debido a su alta sensibilidad y especificidad, en lo que respecta a la serología, también son utilizados los test de fluorescencia de anticuerpos o PCR en lechones momificados para confirmar la infección”.
El diagnóstico de parvovirus comienza con la ausencia de signos en clínicos en cerdas con la presencia de lechones momificados de varios tamaños y camadas pequeñas especialmente en cerdas primerizas.
La infección se produce por lo general por vía oro-nasal, y en algunas circunstancias por vía venérea.
“Es un virus que está presente en casi la totalidad de las granjas porcinas en el mundo y dependiendo del momento de la gestación que se infectan las cerdas se presenta de diferentes maneras”. Durante los primeros 15 días de gestación ocasiona muerte y reabsorción del embrión, siendo la única manifestación clínica observada en las cerdas el retorno al celo. Durante los 30 a los 70 días de gestación da como resultado la muerte y momificación del feto, con camadas con menor cantidad de lechones.
Los fetos infectados de más de 70 días de edad, aunque son susceptibles a la infección, tienen capacidad para una respuesta inmunológica, por lo que están protegidos de los trastornos inducidos por el virus.

Por el campo
El registro de la información y su procesamiento generan estadísticas que les permiten a los técnicos del INTA Cuenca del Salado trabajar sobre los problemas sanitarios que afectan al sector porcino de la región.
A partir del pedido de asistencia desde un establecimiento ganadero cercano a la estación de Rosas, en el partido bonaerense de Las Flores, técnicos del INTA junto al profesional asesor del grupo Cambio Rural, intervinieron para estudiar casos de infertilidad en cerdas, en un sistema de producción porcina a campo.
El sistema contaba con 10 cerdas híbridas (Landrance x Yorkshire) y 2 padrillos terminadores. Según comentan los técnicos del INTA “los animales eran alimentados con un balanceado, a base de maíz, expeler de soja y núcleo, más pastoreo sobre campo natural y un rastrojo de maíz”. Como maniobras sanitarias, se realizaba vacunación a reproductores contra parvovirus y leptospira, además de desparasitación.
“El productor encontró repetición de celos, camadas con pocos lechones y de bajo peso al nacer”. Como parte del diagnóstico “se tomó sangre entera para el estudio serológico de brucelosis, leptospirosis y parvovirosis, tres de las cuatro principales causas de problemas reproductivos en la zona”.
En un laboratorio local se analizó mediante técnica de ELISA las muestras para parvovirsis, mientras que las muestras para leptospirosis fueron analizadas mediante pruebas de aglutinación (MAT) y las de brucelosis por técnicas de antígeno buferado en placa (BPA), 2ME, SAR y una prueba confirmatoria llamada “Técnica de Polarización Fluorescente” (FPA).
Los resultados permitieron determinar que “los animales fueron seronegativos a brucelosis” y si bien se registraron algunos positivos a leptospira, con valores 1/100 a Pomona y Tarasovi”, los técnicos consideraron que “fue a causa de anticuerpos vacunales”. Es decir que los valores en respuesta a la vacuna de leptospira. Los resultados para Parvovirus, arrojaron 10 animales positivos sobre 11 totales.
Con los datos recogidos, sumado a la confirmación del laboratorio, los profesionales del INTA concluyeron que “los abortos fueron provocados por brotes agudos de parvovirus porcino”.
Un conjunto de factores como “la incorporación de animales nuevos al establecimiento sin realizar las correspondientes maniobras sanitarias en la cuarentena, el no sangrado y la no vacunación de los nuevos reproductores, las dificultades para una adecuada desinfección del criadero y de suma importancia, la mala utilización de la vacuna, al realizar una vacunación con una sola dosis en cerdas primo vacunadas contra PVP, siendo una vacuna de doble aplicación, fueron los causantes de los problemas reproductivos”.
Asimismo “las condiciones climáticas de humedad fueron propicias para que el virus sobreviva por largo tiempo”.

Manejo preventivo
Como acciones de prevención los técnicos del INTA señalan que “es importante en todo sistema de producción porcina cumplir con normas adecuadas de manejo, nutrición, genética y medidas sanitarias”.
El aspecto sanitario “demanda un aproximado de 6% de los costos totales del sistema, solo en maniobras preventivas, dado que las maniobras de tratamiento siempre son más costosas”.
Como medidas preventivas para enfermedades reproductivas los profesionales del INTA sugieren “asegurar que las vacunaciones contra parvo-lepto se realicen adecuadamente, controlando que las cerdas primo vacunadas reciban las dos dosis completas, 40 y 21 días previo al servicio, y que las cerdas que ya fueron vacunadas repitan la dosis 21 días previo al servicio”, no dejando de vacunar a los padrillos anualmente”.
El sangrado anual de los animales del establecimiento para diagnóstico de brucelosis y aujesky, “es una medida de control con buenos resultados ante brotes infecciosos”. Asimismo para los técnicos resulta de gran importancia “realizar una correcta cuarentena de los animales que se van a introducir al establecimiento”, como también “analizar el alimento utilizado en busca de mico toxinas y siempre usar tanto un alimento adecuado como una fuente de agua potable para cerdos”.

Para mayor información:
INTA Cuenca del Salado, Rauch.
Teléfono: 02297 440525
E-mail: guzman.federico@inta.gob.ar
Referente: Med Vet. Federico Guzmán.
Msc. Med. Vet. Dante Huinca.
Colaboración de diagnóstico: Laboratorio Dorronsoro – División Veterinaria

Un trabajo del INTA revela que, a pesar de las buenas condiciones corporales de las vacas, las intensas precipitaciones llevaron el porcentaje de fatalidad al segundo nivel más alto de los últimos 13 años.

DE LA REDACCION DE MOTIVAR
redaccion@motivar.com.ar

El monitoreo continuo y sistematizado de los rodeos de cría en la Cuenca del Salado es un trabajo que los técnicos de la Estación Experimental Cuenca del Salado del INTA vienen realizando desde el año 2004 de modo ininterrumpido, en establecimientos de productores pertenecientes a grupos Cambio Rural y CREA.
Con el procesamiento y análisis de los datos relevados a campo, recientemente los profesionales del INTA han elaborado un informe que permite conocer el estado de situación de los rodeos de cría de establecimientos ubicados en los partidos de Magdalena, Punta Indio, Chascomús, Gral. Belgrano, Lezama y Pila, en los que las condiciones de suelo permitieron el ingreso.
La metodología de trabajo se orientó a relevar los parámetros relacionados a porcentaje de preñez, mortalidad de vientres, parición y estado corporal, mediante apreciación visual utilizando un patrón preestablecido con una escala 1 a 5 (1: flaca y 5: gorda).
Grafico 1El estado corporal promedio en los campos evaluados fue de nivel 3 durante el último año.
La visita a 28 establecimientos, ubicados en seis partidos de la Cuenca del Salado (Buenos Aires) relevó el estado de situación de 30 rodeos con 5.835 vacas de las cuales el 60,2% habían parido.
La recorrida por los campos permitió a los referentes del INTA observar que el porcentaje de preñez del tacto 2017 fue superior al de 2016, que había llegado al 82%, alcanzando en esta oportunidad el 89% en vacas adultas de rodeo general.
Grafico 2La parición 2017 estuvo complicada y si bien la condición corporal se mantuvo e incluso fue mejor que la de otros inviernos, hubo mortandad de vientres y terneros por la enorme cantidad de lluvia caída en este período, indican los técnicos del INTA.
En relación al porcentaje de mortandad de vientres durante el periodo abril-agosto en los últimos 13 años, se observa que el valor del último año fue del 1,7% superado solo por el de la sequía 2009.
Al respecto los técnicos a cargo del trabajo destacan que en 2017 se registró mortandad de vientres debido a la incidencia de casos de hipomagnesemia durante el invierno.
Grafico 3Con la comparación de los datos relevados, los técnicos del INTA Cuenca del Salado observan que se registró un buen estado corporal de los vientres al parto debido a la excelente condición corporal con que entraron al invierno.
La alta humedad y baja presentación de heladas hizo que haya poca merma de oferta invernal de forraje.
La evolución del estado corporal al parto en los últimos 13 años muestra una mejoría que los técnicos relacionan a la excelente condición corporal con que entraron los vientres a un invierno de poca ocurrencia de heladas, con lluvia y elevada humedad, que permitió tener buena disponibilidad de pasto en esta etapa crítica del año.
Al discriminar por estratos la evolución del estado corporal durante los últimos 13 años, se observa que para 2017 se registró un 29% de vientres con estado corporal inferior a 3 (óptimo), un 2% inferior al 2016.
Las condiciones de alta humedad, a pesar de la baja temperatura hicieron que no faltara forraje durante el invierno. Mientras tanto la parición se desarrolló en término en los campos monitoreados, con un porcentaje de vientres paridos hacia fines de septiembre del 60.2%.
En cuanto al clima, los profesionales de INTA señalan que las frecuentes precipitaciones con alta cantidad de agua caída produjeron inundación y encharcamiento en varios partidos del área, con grandes pérdidas por mortandad de vientres y terneros.

Más información: EEA Cuenca del Salado. E- mail: federicoplorutti@speddy.com.arweiss_sergio@hotmail.com.

Un estudio realizado en el INTA Rafaela demostró los diversos beneficios que genera esta herramienta en el confort de las vacas y la producción lechera.

Atentos. El impacto negativo del estrés térmico es clave.

Atentos. El impacto negativo del estrés térmico es clave.

Un grupo de 14 profesionales, miembros del INTA, la UNL, la UBA y DeLaval eligieron el tambo con un Sistema de Ordeño Voluntario (VMS por su sigla en inglés) del INTA Rafaela con el objetivo de realizar una investigación sobre el sistema de enfriamiento BSC Barn System Controller DeLaval sobre parámetros productivos, de comportamiento y bienestar animal en condiciones estivales.
Al evaluar el impacto de esta tecnología en aspectos sociales, económicos, productivos y ambientales en un tambo pastoril intensificado se determinó que el mismo, mantiene condiciones de normotermia, altos niveles productivos y mejora el confort animal. Investigación realizada por Ghiano, J.; Costamagna, D.; Taverna, M.; Walter, E.; Galeano, G.; Destefani, R.; Leva, P.; Toffoli, G.; Leeuw, A. S.; Millapán, L.; Arias, M.B.; Poyo, E.; Larroque, F.; y Carbone, L.

Una herramienta para atender el problema

Variantes. Se posiciona el enfriamientos combinando ventilación y humedecimiento.

Variantes. Se posiciona el enfriamientos combinando ventilación y humedecimiento.

El período estival afecta negativamente el bienestar y la performance animal. A su vez, el estrés calórico afecta directa e indirectamente el consumo de alimento, la temperatura corporal del animal, los requerimientos de mantenimiento, procesos metabólicos, la eficiencia de conversión de alimento a leche, la producción, la performance reproductiva, el estado sanitario y el comportamiento y bienestar animal (Thatcher, 1974; Cook et al., 2007; Tucker et al., 2007; Rhoads et al., 2009). En sistemas VMS en pastoreo, el impacto negativo del estrés térmico es de suma importancia ya que afecta directamente la frecuencia de ordeño de los animales, debido a una disminución del tráfico, y consecuentemente la producción de leche.
Uno de los métodos más difundidos y mejor evaluados a nivel mundial para mitigar los efectos del estrés calórico, es el enfriamiento directo de los animales con combinación de ventilación y humedecimiento (Hahn, 1981).

Materiales y métodos
El sistema de enfriamiento/cooling BSC consistió en ciclos consecutivos de 20 segundos de aspersión de agua y 240 segundos de ventilación forzada, sobre el sector de comedero y a la entrada de la unidad de ordeño robotizado VMS.
El caudal aplicado fue de 21 litros de agua por aspersor por hora, lo que equivale a 300 cm3 por vaca por ciclo de refrescado.
El tamaño de gota generado posibilitaba un mojado completo del cuerpo del animal. El caudal de aire generado por los ventiladores era de 34.000 metros cúbicos por hora, con una velocidad de viento de 2 metros por segundo (Taverna et al, 2014).
El sistema de ventilación y mojado se encendía automáticamente mediante el sistema BSC cuando el Índice de Temperatura y Humedad (ITH) superaba el umbral de estrés calórico de 68. El ITH es el índice mundialmente utilizado para medir el impacto del estrés calórico en bovinos (Thom, 1958) y se calcula como: ITH = (1,8 Ta + 32) – (0,55 -0,55hr) (1,8 Td – 26) donde Ta es la temperatura del aire, Td es la temperatura del punto de rocío y hr es la humedad relativa expresada en forma decimal.
Se realizó el seguimiento de 51 vacas en ordeño raza Holando Argentino, 32 de primera lactancia y 19 de dos o más lactancias.
Las vacas permanecieron encerradas de 7 a 21 horas en un Corral Estabilizado para Alimentación (CEA) con una asignación de 75 m2 de superficie y 70 cm de frente de comedero por animal. El tiempo nocturno lo pasaron pastoreando las respectivas franjas de asignación diaria.
EL CEA disponía de estructuras de media sombra móviles en el extremo opuesto al sector de comedero.
La malla plástica de la media sombra era de 80% y la estructura estaba orientada en dirección norte-sur, logrando una superficie sombreada de 4 m2 por animal. Todos los animales tenían libre acceso a esta sombra. La oferta de agua era ad libitum, en bebederos plásticos con alta capacidad de llenado, que se encontraban en las inmediaciones del VMS.
El sector de comedero, consistía en una platea de hormigón armado.
La dieta estaba formulada para alcanzar los requerimientos de los animales (National Research Council, 2001). El balanceado se suministraba individualmente en el VMS y en una estación de alimentación ubicada en el sector de comedero, según producción y período de lactancia. El acceso de los animales a la estación de alimentación era libre. El resto de la Ración Total Mezclada RTM se distribuía con mixer a las 7 horas.
La observación del comportamiento es una herramienta muy valiosa para ayudar a determinar el grado de estrés que sufren los animales en un ambiente dado. En el seguimiento del VMS con enfriamiento/cooling se monitorearon parámetros ambientales, fisiológicos y comportamentales que se detallan a continuación en orden creciente: Alineación del cuerpo con la dirección de la radiación; Búsqueda de sombra; Rechazo a echarse; Reducción del consumo; Amontonamiento alrededor de las aguadas; Salpicado del cuerpo; Agitación e intranquilidad; Disminución o supresión de la rumia; Búsqueda de sombra de otros animales; Boca abierta y respiración trabajosa; Salivación excesiva; Inhabilidad para moverse; Colapso, convulsiones, coma, fallo fisiológico y muerte.
Es importante tener en cuenta estos signos, dado que los animales tienen también diferentes prioridades en ambientes adversos que, ordenadas en forma decreciente, son: equilibrio de los fluídos corporales, normalidad de la temperatura corporal, crecimiento, producción de leche, reproducción.
Se observó que los animales pasaron un 42% del tiempo (5,88 h) comiendo y refrescándose en el sector de comedero, un 33% (4,62 h) descansando y un 19% (2,8 h) rumiando. Es importante remarcar que no jadearon durante el día, demostrando el grado de confort con el sistema de refrescado.

APROCAL relanza su oferta de formación On Line, con un programa que incorpora a referentes como Luis Calvinho, Mariana Lucas y Javier Chaves.

Del INTA. Luis Calvinho.

Del INTA. Luis Calvinho.

Con el objetivo de bindar información sobre los aspectos fundamentales de la terapia antibiótica de mastitis clínica (patógenos, antibióticos y protocolos), APROCAL relanza una capacitación que se cursa de forma On Line y que consta de seis clases virtuales que pueden tomarse en cualquier momento, dentro de los dos meses de contratado el curso.
Los alumnos también tendrán la posibilidad de participar en el foro para hacer todo tipo de consultas relacionadas a los temas tratados.
El examen final es On Line y se entregan certificados.
Queda claro que otro de los desafíos de la propuesta de capacitación tiene que ver con propender a un uso racional de la terapia antibiótica, incrementando las tasas de curación y disminuyendo la aparición de residuos de antibióticos en leche.
Con este foco, el programa se sustenta en tres ejes temáticos.
El primero, “Principios de la terapia antibiótica de mastitis bovina”, estará a cargo Dr. Luis Calvinho (INTA Rafaela); mientras que el segundo, “Aspectos de farmacocinética y farmacodinamia de los antibióticos más frecuentemente usados para el tratamiento de mastitis en Argentina”, será dictado por la Dra. Mariana Lucas, de la Universidad del Salvador (Buenos Aires).
Asimismo, el Dr. Javier Chaves, de Lactodiagnóstico Sur, abordará “Protocolos de tratamiento para un establecimiento lechero”.
Este curso se encuentra disponible desde el 1º de Julio de 2016. El costo total es de $1.200.
Para consultar por descuento para estudiantes y formas de pago disponibles, se deberá tomar contacto con APROCAL: info@aprocal.com.ar.

Un trabajo encabezado por investigadores del INTA, detalla que la muerte súbita por miocarditis e infarto está asociada con la bacteria Histophilus somni. Se detectó su presencia en engordes a corral de Córdoba.

Atentos. La histofilosis cardiaca podría representar una causa importante de muerte súbita en engordes a corral de Argentina.

Atentos. La histofilosis cardiaca podría representar una causa importante de muerte súbita en engordes a corral de Argentina.

Se trata de un habitante natural del aparato respiratorio superior y tracto reproductivo de los bovinos que se expresa en neumonías, miocarditis, laringitis, artritis, abortos e infertilidad. La bacteria Histophilus somni “no había sido descripta en el país como causal de problemas cardíacos con muerte súbita en vacunos”, explicó Gustavo Zielinski, Coordinador del Programa Nacional de Salud Animal del INTA Marcos Juárez, en Córdoba.
Este hallazgo se realizó en un establecimiento ubicado en Calamuchita en 2014, cuando ocurrió un episodio de alta mortalidad de novillos con muerte súbita en tres corrales diferentes. Lo que dio la posibilidad a los investigadores de la experimental de recolectar información sobre los brotes, realizar necropsias y tomar muestras para diferentes estudios de laboratorio.
Los expertos trabajaron en un feedlot con capacidad para unos 16.000 bovinos y una mortalidad promedio anual del 0,85%, donde los animales a su ingreso eran inmunizados con una vacuna combinada en base a bacterinas y virus inactivados y revacunados 25 días posteriores.
El diagnóstico de histofilosis cardíaca se basó en los hallazgos clínicos, macroscópicos e histológicos, el aislamiento de H. somni a partir de muestras de miocardio y su detección por inmunohistoquímica, técnica utilizada para determinar la presencia de antígenos específicos (en este caso pertenecientes a H. somni) en los tejidos afectados.
Con respecto al daño que origina esta bacteria, Zielinski la describió como “un verdadero infarto. Es decir, una necrosis del músculo cardíaco producto de la acción patológica de la misma”. Asimismo, desde el INTA se advirtió que: “Los veterinarios deberían incluir esta patología en el diferencial de enfermedades que generan muerte súbita en bovinos de engorde a corral, que cuenta con reportes en Canadá y los Estados Unidos”.
Vale decir que este trabajo fue liderado por Carlos Margineda (EEA Marcos Juárez), con la participación de Zielinski, Donal O´ Toole, del Laboratorio de Veterinaria del Estado de Wyoming -Wyoming, Estados Unidos-, y Mónica Prieto, del Laboratorio de Bacteriología Especial, Instituto Nacional de Enfermedades Infecciosas, “Dr. Carlos Malbrán”.

Presente en lo rodeos
“Esta bacteria es parte de lo que se llama complejo respiratorio bovino”, indicó Zielinski, ya que con frecuencia produce enfermedades respiratorias, principalmente bronconeumonías que pueden terminar con la vida de los animales. También tiene cierta importancia en la producción de enfermedades reproductivas y neurológicas.
Si bien no se trata de una bacteria multirresistente, como podrían serlo ciertas cepas de Escherichia coli, Salmonellas u otras especies bacterianas que son frecuentemente zoonóticas y afectan a más especies, presenta resistencia natural contra algunas drogas.
Si bien en aquellos feedlot donde se conoce que la bacteria circula se toman medidas de tipo profiláctico, no existen medidas preventivas eficaces a través de vacunaciones.
Además, “más allá de la sintomatología, se carece de pruebas para determinar cuáles animales están infectados y próximamente desarrollarán la enfermedad, como para aislarlos, tratarlos en forma individual y evitar la aparición de brotes”, aclaró Zielinski.

Fuente de la información: Revista RIA (www.ria.inta.gob.ar).

Una investigación del INTA demostró que la implementación de la vacuna contra este complejo representa un beneficio económico para el productor, cualquiera sea la situación de precio de la hacienda.

Letal. La enfermedad causa muertes hasta en el 10% del rodeo.

Letal. La enfermedad causa muertes hasta en el 10% del rodeo.

Tal como sostiene el refrán es “mejor prevenir que curar”.

De acuerdo con el estudio del INTA y para la categoría vaca preñada cabeza, el beneficio por cada peso invertido en la prevención de la enfermedad es de entre $15,80 y $21,30, según el diagnóstico. Mientras que en la categoría “vaquilla reposición” de dos años, el beneficio es de entre $7,40 y $10.

Basados en esta premisa, técnicos del INTA Formosa y Corrientes demostraron, sobre un modelo productivo del este de Chaco – Formosa, que la prevención siempre resulta económicamente conveniente, debido a que se refleja en un ahorro de gastos para combatir las consecuencias de las enfermedades.
En este sentido, Patricia Zimmer –técnica del INTA Formosa– aseguró que “si bien la decisión de utilizar la vacuna para prevenir enfermedades como la babesiosis y anaplasmosis –conocidas como “complejo tristeza”– está muy relacionada al precio de la hacienda, demostramos que la prevención siempre es económicamente conveniente para el productor”.
La “tristeza bovina” es un complejo de enfermedades causadas por parásitos en la sangre de los animales: la anaplasmosis y la babeosis.
Estas enfermedades se transmiten por la garrapata común del bovino (R. microplus) e insectos hematófagos (anaplasmosis), causan una merma en la productividad de los bovinos y pueden ser letales cuando se trata de cuadros severos.

Impacto a campo
Se trata de uno de los problemas sanitarios de mayor importancia en la región del NEA, debido al impacto económico que causa en la producción bovina.
Un brote típico del complejo Tristeza Bovina en un potrero puede causar pérdidas físicas del 10% de muertes y 30% de enfermos.
A su vez, puede provocar abortos, costo de tratamiento, disminución de todos los índices productivos, honorarios profesionales, entre otros.
Tanto la anaplasmosis y la babeosis pueden presentarse juntas o separadas, evidenciando sintomatología similar, siendo el diagnóstico parasitológico la única herramienta capaz de diferenciarlas inequívocamente.
De acuerdo con el estudio –realizado en base a un modelo productivo del este de Chaco-Formosa–, para la categoría vaca preñada cabeza, el beneficio por cada peso invertido en la prevención de la enfermedad es de entre $15,80 y $21,30, según el diagnóstico. Mientras que en la categoría “vaquilla reposición” de dos años, el beneficio es de entre $7,40 y $10.

Anticiparse. Vacunar es la mejor herramienta para combatirla.

Anticiparse. Vacunar es la mejor herramienta para combatirla.

Para su prevención, el INTA desarrolló vacunas elaborada a partir de organismos vivos (A. centrale, B. bovis y B. bigemina).
Actualmente, los productores de vacunas son el INTA Mercedes en Corrientes y Rafaela en Santa Fe, además del laboratorio de Litoral Biológicos. Esta última es una vacuna ultracongelada monodosis polivalente –denominada Bio Jajá–.

Fuente de la información: INTA.

Durante el 15° Evento Aniversario del Periódico MOTIVAR hubo dos entrevistas especiales: Primero a Ignacio Cichello, director del Registro Nacional de Precursores Químicos, y luego a Gabriela Calamante del INTA Castelar.

Oficial. Precursores químicos.

Oficial. Precursores químicos.

A lo largo del encuentro, fue Patricio Jiménez (periodista de MOTIVAR) quien llevó adelante una serie de entrevistas de gran interés para los asistentes. De ese modo, el Lic. Ignacio Cichello, director del Registro Nacional de Precursores Químicos, pudo describir el rol que tendrá la autoridad de aplicación tanto en el control de los mencionados productos, como en el caso del control específico de las máquinas encapsuladoras y comprimidoras. “En base a la normativa 193E de 2017 planteamos que todos estos equipos deben estar inscriptos en el registro”, aseguró el funcionario de una Dirección que a fines de 2015 “abandonó” el SEDRONAR para quedar bajo la órbita del Ministerio de Defensa de la Nación.

Vacunas. Asistió Calamante, del INTA.

Vacunas. Asistió Calamante, del INTA.

Luego también tuvo la posibilidad de dialogar con Gabriela Calamante, Dra. en Ciencias Biológicas de la Facultad de Ciencias Exactas y Naturales de la UBA, quien está a cargo de los proyectos de vacunas basadas en virus canarypox recombinantes del INTA Castelar, entre otros, y que fue una pieza clave para el reciente lanzamiento (junto al laboratorio Inmuner de Entre Ríos) de la primera vacuna vectorizada de la Argentina contra la enfermedad de Gumboro.
“En el sector avícola existen vacunas vectorizadas pero basadas en herpes virus de pavo; no hay ninguna otra que utilice a virus canarypox”, aseguró Calamante al tiempo que destacaba las políticas públicas desarrolladas en los últimos años en nuestro país, en base a las que firmas como el laboratorio Inmuner han podido adquirir financiación para incorporar tecnologías.
Y concluyó: “Es clave que podamos articular con los laboratorios veterinarios privados. Las tecnologías que desarrollamos tienen que poder ser finalmente empleadas”.
Ambas entrevistas se encuentran disponibles en formato de video HD tanto en motivar.com.ar, como también en el Canal youtube.com/pmotivar.

El INTA y Laboratorios Inmuner presentaron R-VAC INMUNER IBD, primer producto biotecnológico nacional para prevenir una afección altamente contagiosa que provoca pérdidas en pollos de engorde y ponedoras.

DE LA REDACCION DE MOTIVAR
redaccion@motivar.com.ar

Otra interacción inteligente entre actores públicos y privados dio sus frutos: el INTA y Laboratorios Inmuner presentaron R-VAC INMUNER IBD, primer producto biotecnológico nacional para prevenir la enfermedad de gumboro, una afección altamente contagiosa que provoca pérdidas en pollos de engorde y ponedoras.

CARACTERISTICAS CENTRALES DE R – VAC INMUNER IBD

Tal como destacaron los especialistas del INTA, esta nueva vacuna carece de replicación viral en pollos, elimina la posibilidad de diseminación del vector en los animales vacunados, así como la dispersión por contacto hacia otros animales y hacia el ambiente en general.
“Su seguridad quedó demostrada en los ensayos clínicos veterinarios realizados, donde, en las pruebas de concepto en pollos, se logró una alta eficacia contra el virus que afecta a las aves jóvenes”, destacó Gabriela Calamante. Y agregó: “Se trabajó en una plataforma de vectores virales basados en el virus canarypox que utilizamos para la enfermedad infecciosa de bursa”.
La vacuna R-VAC INMUNER IBD confiere protección luego de la aplicación de una única dosis al día de edad de las aves, a través de prácticas de inmunización masiva que se utilizan en la industria avícola. Además, desde el INTA destacaron que, al ser vectorizada por virus canarypox, evita la atrofia de la bolsa de Fabricio que causan las vacunas convencionales basadas en cepas vivas del virus de la enfermedad infecciosa de la bursa (IBDV). Este aspecto constituye un verdadero logro científico frente a este problema relevante en pollos de engorde y ponedoras.
Entre otras características, la inmunidad materna en pollitos BB de engorde no interfiere con la eficacia de la vacuna vectorizada por canarypox, el cual induce una muy baja respuesta inmune anti-vector.

El lanzamiento tuvo lugar en la sede del Ministerio de Agroindustria de la Nación y contó con la participación del propio ministro Ricardo Buryaile, el presidente del Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria, Amadeo Nicora, y el subsecretario de Políticas de la Secretaría de Planeamiento y Políticas en Ciencia, Tecnología e Innovación Productiva del Ministerio de Ciencia y Tecnología, Jorge Aguado.
Vale recordar que fue en 1997 cuando el INTA inició las primeras investigaciones, culminando actualmente un proceso por medio del cual se ha logrado desarrollar la primera vacuna vectorizada obtenida en Argentina para mitigar el impacto de una enfermedad endémica en nuestro país.
“Se trata de un producto innovador, efectivo y eficaz que viene a contribuir con el concepto de aves protegidas”, destacó Raúl Novella, titular de Laboratorios Inmuner, empresa con 40 años de experiencia, dedicada al desarrollo y producción de biológicos elaborados con distintas cepas y combinaciones de antígenos destinados a la prevención de enfermedades en la avicultura.
“Es un avance para la industria avícola en su conjunto, la cual sin dudas nos permitirá sustituir importaciones en un mercado nacional que produce cerca de 725 millones de aves para faena al año”, completó Raquel Novella, codirectora técnica del laboratorio radicado en Concepción del Uruguay, Entre Ríos, donde genera empleo para más de 35 personas.
Interesante fue también escuchar las palabras de Gabriela Calamante, investigadora del Instituto de Biotecnología del INTA Castelar, quien estuvo a cargo de la plataforma biotecnológica que permitió contar con el vector recombinante: “Esta vacuna vectorizada por virus canarypox carece de replicación viral en pollos, elimina la posibilidad de diseminación del vector en los animales vacunados, así como también la dispersión por contacto hacia otros animales y el ambiente en general”, sostuvo la profesional. Y agregó: “La tecnología surge de la búsqueda de nuevas vacunas seguras y efectivas, obtenidas mediante técnicas de ingeniería genética, que ayuden a prevenir la enfermedad.

Un aporte a la industria nacional
R-VAC INMUNER IBD es una solución biológica que induce inmunidad para la prevención de la infección del virus altamente contagioso e inmunosupresor en pollos jóvenes. El primer lote control de 500.000 vacunas aprobadas por el Senasa, que se presenta en ampollas de 2.000 y 4.000 dosis y se entregan congeladas en termos con nitrógeno líquido, será comercializado por Laboratorios Inmuner y representará el cobro de regalías para el INTA.
Vale decir que el laboratorio nacional proyecta ventas por 10 millones de dosis, ya que en la actualidad los establecimientos avícolas sostienen sistemas de vacunación intensiva contra IBDV. La inmunización frente a esta enfermedad es una práctica habitual, lo cual en los últimos años motivó la importación de millones de dosis de vacunas.

Las repercusiones
Durante el lanzamiento, fue el presidente del INTA, Amadeo Nicora, quien destacó el trabajo realizado por los profesionales involucrados: “Hace 20 años, los investigadores de esta institución del Estado comenzaron a pensar en un desarrollo científico que, gracias a una alianza público privada, se convirtió en innovación”, explicó el funcionario. Y agregó: “Tenemos el deber ético ineludible de generar las instancias necesarias para beneficiar a la sociedad a partir de alianzas como la que concretamos con Inmuner”.
A su turno, Ricardo Buryaile subrayó la importancia de la tecnología dirigida a un sector que ha crecido considerablemente en los últimos 15 años, con más de US$ 300 millones en exportaciones y que genera cerca de 50 mil puestos de trabajo directos y otros 50 mil de manera indirecta. “La mejor exportación que podemos hacer es de tecnología y conocimiento”, concluyó el ministro de Agroindustria.
“Al medir la inversión local en investigación y desarrollo encontramos tres grandes sectores: organismos de ciencia y técnica, universidades y empresas. Los primeros representan la mitad de esa cifra y a su vez, entre ellas el INTA se queda con alrededor de un 15%. Es decir, un 8% de la inversión total en I+D de la Argentina se origina en este Instituto, solo superado por Conicet y CONEA, por lo cual no resulta sorpresivo que se den este tipo de presentaciones, en este caso, de la mano de una empresa nacional”, aseguró Aguado en su presentación.
“En los países con menor grado de desarrollo el rol del Estado en el desarrollo de I+D es fundamental y de hecho, a partir de un relevamiento que hicimos en 2015, las empresas solo explican el 21%. El subsector de la industria farmacéutica, es el más importante, ya representa un 22% del total y esto también explica las razones de este desarrollo”, agregó el representante del MinCyT.

Vetanco auspició una jornada realizada en Necochea, Buenos Aires, sobre el control y prevención de la enfermedad. De la misma participaron referentes del INTA, como Ernesto Odriozola y Atilio Mangold.

DE LA REDACCION DE MOTIVAR
redaccion@motivar.com.ar

Conocidas por todos como la enfermedad de la tristeza de los bovinos, las babesiosis y anaplasmosis están mayoritariamente presentes en el Norte del país y son endémicas, en algunas provincias, incluida Santa Fe. Sin embargo, en los últimos meses, sorprendió su aparición en partidos bonaerenses.
A partir de esta situación, el laboratorio nacional Vetanco auspició una jornada sobre control y prevención de la tristeza bovina en la bonaerense Necochea.
Bajo el título de “Epidemiología y control de la babesiosis y anaplasmosis de los bovinos”, la actividad contó con la presencia del Dr. Atilio Mangold (INTA Rafaela, Santa Fe) y el Dr. Ernesto Odriozola (INTA Balcarce, Buenos Aires).
Atentos a la importancia del tema, MOTIVAR dialogó con los expertos para analizar la actualidad y adelantar recaudos a considerar por los productores.

Una enfermedad que mata
“La tristeza bovina es trasmitida por las garrapatas y su principal consecuencia es una marcada anemia, donde se da una ‘licuación’ de la sangre, el bovino deja de moverse y termina muriendo”, resume Odriozola el cuadro clínico.
“Lo grave es que ese animal, que es portador, puede ser picado por un insecto y se lo trasmite a otros. Al generalizarse el cuadro se puede convertirse en un problema endémico”, advierte.
Y agrega: “Tras la detección de casos en Lincoln y General Alvear, decidimos avanzar con esta jornada específica”.
Para Mangold, si se trasladan bovinos parasitados con garrapatas desde el Norte pueden producirse brotes de babesiosis en campos del Sur del país, como ha ocurrido en los últimos años.
“Estas enfermedades son endémicas en el Norte, donde la zona está infestada (sucia) con la garrapata común del bovino Rhipicephalus (Boophilus) microplus; este es el vector de la Babesiosis. En cambio, la Anaplasmosis, como además es transmitida por insectos hematófagos y por el hombre con elementos contaminados (agujas, jeringas, etc) está extendida más al Sur, en la zona libre de garrapatas y es cada vez más frecuente en provincias como Buenos Aires, La Pampa, San Luis, etc”, explica el especialista de INTA Rafaela.
En la ciudad santafesina se encuentra el laboratorio de Parasitología e Inmunología, donde se desempeña el grupo de investigación en “enfermedades transmitidas por garrapatas” más importante de Latinoamérica, que viene investigando sobre la temática desde 1978.
Está integrado por veterinarios, biólogos, bioquímicos y biotecnólogos, estudiando también todos los aspectos sobre las garrapatas que parasitan a los animales domésticos, silvestres y al hombre.
Investigadores del grupo han desarrollado todas las vacunas que se elaboran y comercializan en el país para prevenir la babesiosis y anaplasmosis, que incluso se exportan.
“Esto abarcó todos los procesos desde la obtención de las cepas vacunales atenuadas, hasta la puesta punto y estandarización de las técnicas para la multiplicación in vitro e in vivo y a gran escala de las cepas vacunales, necesarias para la elaboración de la vacuna”, afirma Mangold. Y cierra: “Para la prevención se debería usar la vacuna. Puede ser contra anaplasmosis solamente en animales de zona libre de garrapatas, o contra la babesiosis y anaplasmosis (triple) para los nacidos en zona infestada o en de aquellos animales de zona limpia, que se trasladarán a la zona con garrapatas como reproductores”.

Su instalación cuesta una tercera parte respecto de uno mediana o altamente tecnificado y supera la productividad obtenida en los sistemas tradicionales a campo. El desarrollo busca beneficiar a los pequeños productores.

El 60% de la faena nacional de cerdo es generado por grandes productores que poseen el 40% de las madres, mientras que el 40% restante proviene de establecimientos de pequeña y mediana escala que reúnen el 60% del capital reproductivo y, a su vez, representan el 95% del sector. Debido a su impacto global, técnicos del INTA recomiendan esquemas integrados de agricultura y ganadería porcina para incrementar la eficiencia y sostener los resultados del negocio económico. Los avances en tecnologías y manejo productivo serán presentados en la muestra Fericerdo, que se realizará el 24 y 25 de agosto en el INTA Marcos Juárez, Córdoba.
“Ser más eficientes significa producir más capones por madre por año y, por lo tanto, más kilogramos de carne por madre por año, sumado a la reducción del índice de conversión global que es la relación entre la cantidad de alimento consumida en el criadero y la cantidad de carne producida”, definió Mariano Lattanzi, especialista del INTA Marcos Juárez.
Para Lattanzi, más allá del sistema tecnológico que se utilice para hacer un uso eficiente de los factores productivos, “es necesario que los productores hagan un cambio cultural y comiencen a dirigir el funcionamiento de los criaderos con una mirada empresarial”. Esta tarea requiere el análisis continúo de datos que ayuden a orientar el negocio, así como la gestión estratégica de los recursos humanos.
Entre las posibles estrategias de intensificación, la Unidad Demostrativa Agrícola Porcina (UDAP) del INTA Marcos Juárez propone un modelo tecnológico de confinamiento adaptado a pequeños y medianos establecimientos que puede instalarse con baja inversión inicial. “Escalas mayores pueden lograrse con más inversión, a partir de la adición de módulos de confinamiento tradicional o de otras alternativas como el asociativismo”, amplió Lattanzi.
El planteo desarrollado, cuya instalación cuesta una tercera parte respecto de uno mediana o altamente tecnificado, supera la productividad obtenida en los sistemas tradicionales a campo. En esa línea, mejora la competitividad en tres aspectos: expande la superficie agrícola, aumenta cantidad de kilos de carne por madre y reduce costos por el ajuste de la conversión de grano en carne.

Valor agregado a campo
Con una superficie total de 80 hectáreas, la UDAP destina 78 a la producción de soja, maíz y trigo. “La agricultura alterna maíz con soja y trigo con soja para equilibrar el consumo de nitrógeno del suelo y facilitar el control de malezas”, remarcó Germán Cottura, especialista del INTA Marcos Juárez. Al mismo tiempo, las rotaciones “incrementan el uso de la tierra, reducen el riesgo de adversidades climáticas y aumentan la diversificación económica del establecimiento”, puntualizó.
En un sistema de alta eficiencia y baja inversión –como la UDAP–, son necesarias dos hectáreas para mantener un plantel de 50 madres y, por lo tanto, habilita mayores posibilidades agrícolas. Es decir, “la ganadería prácticamente no ocupa superficie”, señaló Cottura.
Asimismo, la integración de agricultura y ganadería supone un circuito virtuoso que apunta a satisfacer la alimentación de los cerdos. “Se estiman entre 240 toneladas de maíz y 92 de soja para cubrir las necesidades de la actividad ganadera, lo que se traduce en alrededor de 24 hectáreas de maíz –a un promedio de 10.000 kilos por hectárea– y 26 de soja –a un promedio de 3.500 kilos por hectárea–”, indicó Cottura.

Más kilos de carne
De acuerdo con Cottura, el esquema propuesto por la UDAP “tiene potencial para lograr productividades similares a las registradas en establecimientos confinados de mediana a alta tecnología” con una cifra anual que asciende a los entre 2.200 y 2.400 kilos de carne por madre. Por el contrario, “en sistemas extensivos carentes de gestión, la productividad por año ronda los 1.000 kilos por madre”, comparó.
En esta línea, el técnico explicó que “las tecnologías aplicadas apuntan a controlar el ambiente y, junto con el manejo de servicio, gestación y maternidad, permiten expresar la máxima potencialidad reproductiva”. Esto se refleja en índices como porcentaje de preñez, celo, cantidad de nacidos vivos y destetados, entre otros.

Según los especialistas, la alimentación representa cerca del 70% del costo de producción y, por esta razón, cualquier mejora tiene un gran impacto en la rentabilidad. Por un lado, es posible optimizar el índice de conversión individual, es decir, la relación entre kilos de alimento consumidos por animal de engorde y su peso de venta. Y, por otro lado, los índices reproductivos.
“Cuando ambos mejoran, el resultado es un bajo índice de conversión global y una alta producción anual de kilos de carne por madre, los indicadores más importantes de eficiencia”, destacó Raúl Franco, también especialista del Grupo Porcino del INTA Marcos Juárez.
En esta línea, tecnologías como el túnel de viento con cama profunda –presentes en la UDAP– mejoran el bienestar animal. “Esto hace que los cerdos no reduzcan el consumo en períodos de calor, mantengan el nivel de aumento diario de peso vivo y, en condiciones de frío, eviten destinar la energía del alimento para mantener la temperatura corporal, sino que la transforman en carne”, observó Franco.
De igual modo, la distribución automática de raciones y el uso de comederos con bajo porcentaje de pérdidas “hacen más eficiente la mano de obra y aseguran que la mayor parte del suministro alimenticio se convierta en carne”, apuntó. En la UDAP, el índice de conversión global es de 3,2, mientras que, en planteos al aire libre, se ubica entre 3,8 y 4. Por su parte, en sistemas confinados de media a alta tecnología con buen manejo, puede descender hasta 2,8.

Integración
Para Lattanzi, “la combinación de agricultura y ganadería porcina maximiza la rentabilidad y, al funcionar de manera complementaria, disminuyen el riesgo con una consiguiente mejora de la sustentabilidad económica”.
“En ambas actividades, el nivel de ganancia debería ser similar siempre y cuando sean eficientes; no obstante, la integración puede otorgar ventajas en algunas regiones del país, sobre todo en aquellas donde los gastos de comercialización de los granos son mayores”, subrayó el especialista.
Además, estos sistemas intensivos y diversificados refuerzan la sustentabilidad, debido a que facilitan la disposición final de desechos ganaderos. “Desde el punto de vista social, favorecen el desarrollo del territorio mediante arraigo rural, generación de empleos directos e indirectos y agregado de valor en origen”, detalló Lattanzi.

Fuente: Infocampo

Un buen manejo sanitario y reproductivo del rodeo bovino permitiría incrementar la eficiencia ganadera en los sistemas de cría. Con ese fin, el Ministerio de Agroindustria de la Nación, junto con el INTA y Senasa, lanzó una campaña público-privada dirigida a productores de todo el país, según las características de cada región.

En promedio, en la Argentina, un 63% de las vacas desteta un ternero por año. De acuerdo con el Ministerio de Agroindustria de la Nación, con un buen manejo sanitario y reproductivo del rodeo bovino es posible incrementar la eficiencia productiva en todas las zonas del país y duplicar la exportación de carne. Para alcanzar esos resultados, lanzó una campaña público-privada, dirigida a los productores de cría y diagramada según la realidad de cada región.
Amadeo Nicora, presidente del INTA, señaló que “es un momento de gran expectativa para la ganadería argentina y las estrategias para aprovechar esta situación pasan por dos ejes: aumentar el destete de terneros, con la tecnología disponible, y los kilos en la media res faenada”. En este sentido, aseguró que “si se incrementa entre 10 y 12 kilos el peso de los animales en ocho años y se pasa del 63 al 68 % el destete, se podrá más que duplicar la exportación de carne, sin afectar el consumo interno”.
Ese propósito requiere implementar las mejores prácticas desde lo sanitario y lo productivo de la mano de todo el sistema y de sus aportes tecnológicos.
“En materia ganadera, la gran deuda que tenemos es tratar de superar el techo histórico”, expresó Nicora. “En el INTA existen líneas de investigación en sanidad animal, como soporte para las distintas asociaciones de productores e instituciones, y otras vinculadas con el mejoramiento de la competitividad, la calidad de carne y la sostenibilidad de los servicios ambientales para la ganadería”, aseguró.

Aníbal Pordomingo, coordinador nacional de Producción Animal del INTA, analizó comparativamente el porcentaje de procreo de la Argentina: “En otras partes del mundo, en ambientes similares, ese índice supera el 80 % por lo que nuestros valores son bajos”.
Aunque la condición corporal media del rodeo nacional coincide con la necesaria para preñar con éxito al 60 % de las vacas, en el país “por cada 100 animales en un planteo de reproducción –cría– sólo un poco más del 50 % –vacas, toros, vaquillonas– produce un ternero”, expresó.
En esa línea, el especialista del INTA explicó que “la expectativa sería acercarse todo lo posible a un ternero por vaca por año”. Además, planteó que “para aumentar el índice de destete, el primer gran desafío es lograr la mejor alimentación de la vaca durante todo el año”.
La hembra promedio del rodeo de cría argentino es demasiado delgada al momento del servicio, lo cual no condice con una alta fertilidad. “En promedio, 50 kilogramos más de peso vivo de la vaca permitirían aumentar, al menos, 15 puntos el índice de preñez”, precisó.
“Este reto no es simple de abordar porque depende mucho de las capacidades de las empresas de cría para generar más forraje y complementarlo”, destacó Pordomingo. “En algunos casos se trata de implantación de nuevas pasturas, en otros de infraestructura para manejar o administrar mejor el forraje disponible del campo natural o implantado –alambrados, picadas, aguadas, comunicaciones e instalaciones–, o poder diseñar un negocio ganadero que soporte y justifique el salto en inversiones y costos iniciales”, agregó.

Más eficiencia y productividad
La campaña comunicacional presentada por el Ministerio de Agroindustria de la Nación pone el foco en indicadores de productividad segmentados en las diferentes zonas y tiene por objeto informar acerca del estatus actual y el potencial alcanzable a través de prácticas sencillas de manejo.
“El eje es su carácter federal y colaborativo debido a que cuenta con el apoyo del INTA, el IPCVA, más de 17 asociaciones de cría, colegios veterinarios, entidades gremiales, como así también gobiernos de las distintas provincias del país”, indicó Rodrigo Troncoso, subsecretario de Ganadería de la Nación. “Sabemos que el compromiso de todos es lo que nos va a permitir incrementar nuestros índices productivos y potenciará nuestra calidad carnicera”, consideró.
La campaña está dirigida a los productores de cría de todo el país y diagramada según la realidad productiva de cada una de las zonas. Además, está segmentada por regiones –Cuyo, Patagonia, zona Central, Buenos Aires, NOA y NEA– y con un enfoque por etapas, de manera que se implementen mejores prácticas desde lo sanitario y lo productivo.
De acuerdo con Nicora, “apunta a que toda la cadena, con sus distintos actores, se apropie de la misma, de manera que el productor –a quien va dirigido el mensaje– sienta que existe unidad de criterio y lo estimule a realizar los cambios necesarios y adoptar las tecnologías de distinto tipo que culminen en darle más eficiencia al sistema de cría”.

Otro de los objetivos es fomentar una red de consulta que instale al veterinario como un referente para el correcto asesoramiento y genere un impacto cualitativo y cuantitativo en el ciclo de cría del ganado bovino.
“El INTA es un actor clave para dar el salto cualitativo que permitirá el aumento cuantitativo de la producción”, destacó el presidente del INTA. “Somos conscientes de que no basta con campañas de difusión, sino que deberemos sumar los aportes tecnológicos, muchos de los cuales ya están disponibles en las distintas unidades de la institución”, dijo.
En este sentido, hay una serie de factores a tener en cuenta como, ordenar el rodeo, realizar tacto, revisar toros, considerar el período de servicio, la oferta forrajera y fundamentalmente, contar con un profesional agropecuario en el equipo de producción para un correcto asesoramiento productivo. “Si no adoptamos tecnología, no podemos incrementar la productividad”, agregó.

Fuente: INTA Informa

Desde la Subsecretaría de Comunicación del Ministerio de Agroindustria nacional, Gonzalo Fernández Arocena, destacó los objetivos de la campaña “Ganadería Argentina”, de la que también participan el INTA y Senasa.

Queremos que en dos años la foto principal de Palermo no sea la de un toro o una vaquillona, sino la de los productores que hayan logrado la mayor cantidad de terneros con la genética disponible”. Así describió el subsecretario de Ganadería de la Nación, Rodrigo Troncoso, el eje central de la campaña “Ganadería Argentina: más producción, más futuro”, la cual fue presentada en la Exposición Rural concretada en la Sociedad Rural porteña en julio pasado.
El objetivo de la propuesta del Ministerio de Agroindustria nacional, de cuyo armado también participaron el INTA y Senasa, es promover la eficiencia en la producción.
La misma es apoyada también por el Instituto de Promoción de la Carne Vacuna, más de 17 asociaciones de cría, colegios veterinarios, entidades gremiales, cámaras (entre ellas Caprove) y distintas provincias del país.
Esta iniciativa se orientará a productores de cría bovina y fue diagramada según la realidad productiva de cada una de las zonas (Cuyo, Patagonia, zona Central, Buenos Aires, NOA y NEA), con un enfoque por etapas para que se logren implementar las mejores prácticas desde, por ejemplo, lo sanitario.
¿Y el contenido? Los mensajes fueron estratégicamente consensuados entre los sectores públicos y privados, con el objetivo de movilizar a los ganaderos hacia un mayor asesoramiento técnico. “Ha sido clave considerar las particularidades de cada una de las regiones de nuestro país para estimar su techo productivo y así plantear las herramientas superadoras, ya disponibles”, le explicó Troncoso a MOTIVAR. Y avanzó: “Este es un paso más en la búsqueda por cambiar la realidad productiva de una cría bovina que desde hace más de 70 años no puede avanzar en sus indicadores. Será clave fomentar una red de consulta que instale al veterinario como un referente para el correcto asesoramiento y genere un impacto cuali y cuantitativo en el ciclo de cría del ganado bovino”.

Una cuenta pendiente
Por su parte, el presidente del INTA Amadeo Nicora, destacó el momento de gran expectativa que se vive en la ganadería argentina, explicando que para aprovechar esta situación se debe avanzar en dos ejes: aumentar el destete de terneros con la tecnología disponible y los kilos en la media res faenada.
En este sentido y tras destacar que es la primera vez que se lleva adelante una campaña de este estilo, con la participación de todos los actores del Estado, aseguró que “si se incrementa entre 10 y 12 kilos el peso de los animales en ocho años y se pasa del 63 al 68% el destete, se podrá más que duplicar la exportación de carne, sin afectar el consumo interno”.
Y agregó: “Esta es una de las grandes cuentas pendientes de quienes trabajamos desde hace años en producción animal: nunca hemos podido superar nuestro techo histórico”.

Uno por uno. Rodrigo Troncoso, Ricardo Negri, Amadeo Nicora, Gonzalo Fernández Arocena, Jorge Dillon y Luis María Urriza en La Rural.

Uno por uno. Rodrigo Troncoso, Ricardo Negri, Amadeo Nicora, Gonzalo Fernández Arocena, Jorge Dillon y Luis María Urriza en La Rural.

Por último, Nicora dejó en claro que con la sola campaña no será suficiente y que las asociaciones de productores jugarán un rol preponderante como trasmisores de las herramientas que pone a disposición el Estado nacional”.
Otro de los participantes del lanzamiento de la campaña “Ganadería Argentina, más eficiencia, más futuro” fue Gonzalo Fernández Aroncena, actual subsecretario de Comunicación del Ministerio de Agroindustria, quien destacó el trabajo en equipo concretado entre las distintas áreas de la entidad, dejando en claro que el objetivo central es lograr más terneros. “Para ello, deberemos comprender que el cambio de paradigma es productivo, pero también comunicacional”, sostuvo Fernández Arocena, al tiempo que destacó los ejes centrales sobre los cuales girarán las comunicaciones: eficiencia, productividad, destete, tacto y sanidad.

“POR PRIMERA VEZ PARTICIPAMOS ESTAS PROPUESTAS”

En diálogo con MOTIVAR el presidente de la Federación Veterinaria Argentina, Héctor Otermin, se mostró entusiasmado con el lanzamiento de la campaña “Ganadería Argentina, más eficiencia, más producción” y propone crear una mesa de seguimiento, donde los veterinarios puedan aportar su visión.
La iniciativa apunta a llevar a 75 el número de terneros por cada 100 vacas que pastan los suelos argentinos.
Para Otermin, la campaña es vista con muy buenos ojos desde los colegios y consejos que forman parte de la FEVA.
“Por primera vez que participamos de un programa de este tipo, al igual que otros sectores vinculados a la actividad”, asegura nuestro entrevistado.
“La aplicación de tecnologías sanitarias de probada eficiencia (y bajo costo) pueden sin dudas contribuir a los objetivos que busca el Ministerio, siempre destacando que las mismas deben ser recomendadas y supervisadas por un médico veterinario”, analizó el presidente de la FEVA. Vale decir que hoy, según cifras de la Cámara Argentina de la Industria de Productos Veterinarios (Caprove), el uso de estas tecnologías (fármacos y vacunas) no logra más de un 50% de adopción en las categorías animales involucradas. “Es clave lograr el rol activo el profesional veterinario, profundizando su trabajo por la mejora en la productividad de cada establecimiento, tranqueras adentro”, concluyó.

Hablando de inversiones
Del lanzamiento también formó parte Jorge Dillon, presidente de un Senasa que aportó datos y estadísticas centrales, sobre las cuales se basan muchos de los contenidos de la campaña. “Cuando hablamos de mejorar la eficiencia del rodeo deberemos siempre considerar que la sanidad animal no es algo aislado”, aseguró el médico veterinario.
Y profundizó: “La sanidad está en el centro del sistema de producción. Es una buena inversión, con una alta tasa interna de retorno”.
El encuentro culminó con las palabras de Ricardo Negri, secretario de Agricultura, Ganadería y Pesca de la Nación, quien subrayó el trabajo realizado por el Ministerio al unificar y agrupar la información que manejaban distintas entidades oficiales, con el objetivo de darle difusión en todo el país.
“Esta campaña es de los productores. Son ellos quienes toman las decisiones donde se pone en juego si tendremos o no un ternero más por vaca”, completó el funcionario que, en diálogo con MOTIVAR, compartió algunos otros conceptos clave.
“La situación actual nos plantea cierta similitud con una fábrica que utiliza energía e infraestructura para sostener su stock y no generar el flujo potencial. Debemos comprender que lo importante es esto último”, aseguró Negri. Y avanzó: “El Estado no produce, ni genera empleo. Es el sector privado quien debe avanzar en estos campos, sobre la base de un marco lógico y planificado que es el que desde el Estado debemos ofrecer”.

Monitoreo forrajero
También en diálogo con MOTIVAR, Rodrigo Troncoso y Luis María Urriza, subsecretarios de Ganadería y Agricultura de la Nación, respectivamente, destacaron el trabajo conjunto realizado por estas áreas del Ministerio de Agroindustria en la puesta en marcha de un Monitoreo Forrajero, que se suma a la matriz de comunicación con la que se podrá tomar contacto desde www.agroindustria.gob.ar, entre otros medios disponibles.
“Esta es la continuación de un trabajo que hace unos años habían puesto en marcha la UBA y AACREA en el marco de un Observatorio Forrajero basado en información oficial”, aseguró Urriza.
Y avanzó: “Ahora le estamos dando alcance nacional, con datos concretos sobre la producción de forraje, en cada uno de los departamentos de nuestro país”.
Más allá de esto, Urriza destacó la puesta en marcha de esta herramienta, como base para que los productores logren información fidedigna sobre su región y así realizar diagnósticos de eficiencia.
“La base de la alimentación en los bovinos de carne en nuestro país es forrajera, con lo cual medir la producción de forraje es clave. Es poner tecnología a disposición de los productores para que cuenten con mediciones de su principal insumo. Queremos estar orgullosos de ser eficiente”, aportó Rodrigo Troncoso.
Y continuó: “A todas estas novedades se suma el desarrollo de un mapa interactivo por el cual sabemos -para cada municipio de la Argentina- cuáles son las limitantes productivas con las que convive el criador, dependiendo de su escala, y cuáles las herramientas que hoy ya están disponibles en el país para abordarlas”.