MOTIVAR encabezado diarios
HomePosts Tagged "DVB"

Este viernes 18 de julio se llevará adelante una Jornada de Actualización para veterinarios sobre Diarrea Viral Bovina. Allí, el Dr. Anselmo Odeón (EEA INTA Balcarce) compartirá información relevante sobre el Impacto Económico y el control de la DVB.
Por su parte, Demian Bellido (Vetanco), presentarán una nueva generación de vacunas para bovinos: “Vedevax Block, primera vacuna a subunidades direccionada contra Diarrea Viral Bovina.

Organizan: Vetanco y Laboratorio 9 de Julio.
Auspicia: VIA.
Cupos Limitados.
Contacto e inscripciones: info@lab9dejulio.com.ar

 

Vetanco, laboratorio veterinario de capitales argentinos, invita a participar de este encuentro organizado junto al distribuidor de insumos agropecuarios Insupec, el próximo 6 de junio.

El evento, que tendrá lugar el jueves 6 de junio a las 19 hs. en la Sociedad Rural Rafaela, Av. Brasil 497, Rafaela, contará de dos charlas sobre la primera vacuna recombinante para el control del virus de la diarrea viral bovina, desarrollada por Vetanco, a través de su empresa vinculada Bioinnovo (Vetanco-INTA).

  • La primera de las charlas estará a cargo de Juan Carlos Tschopp, de IRAC Biogen, quien hablará sobre las aplicaciones de las biotecnologías reproductivas en rodeos de leche.
  • Luego, el Dr. Damián Bellido, de Vetanco SA, presentará los desarrollos y resultados a campo de Vedevax Block.

Para asistir, confirmar asistencia a María Rosa Holhman
Mail: mholhman@insupec.com
Teléfono: 3492-681853

Vetanco y Esperanza Distribuciones organizaron cursos de capacitación para médicos veterinarios y estudiantes sobre vedevax BLOCK, la nueva vacuna recombinante para la diarrea bovina creada por Bioinnovo.

Los pasados 15 y 16 de mayo, Vetanco y Esperanza Distribuciones realizaron capacitaciones para veterinarios y estudiantes de Ciencias Veterinarias sobre vedevax BLOCK, la primera vacuna recombinante para diarrea bovina, recientemente lanzada al mercado.

 

Ambos encuentros, del que participaron 176 médicos veterinarios y 110 estudiantes, se llevaron a cabo en la ciudad de Esperanza, provincia de Santa Fe.

 

Las jornadas comenzaron con una exposición del Dr. Enrique Trabattoni, de Esperanza Distribuciones, acerca del rol del laboratorio como herramienta para el diagnóstico del aborto bovino. A continuación, el Dr. Anselmo Odeón, del INTA Balcarce, analizó la diarrea viral bovina desde el punto de vista de la epidemiología y su impacto en la producción. El virus de la Diarrea Viral Bovina (VDVB) está presente en el 90 % de los establecimientos, provoca más de 42 mil abortos cada año y puede generar hasta un 8 % de las pérdidas reproductivas, con costos que superan los 100 millones de dólares anuales.

 

Al final de cada encuentro, el Dr. Demian Bellido, de Vetanco – Bioinnovo, dio cuenta del desarrollo de vedevax BLOCK, vacuna creada por el equipo de investigadores de Bioinnovo, empresa conformada por el INTA y Vetanco.

Fuente: Vetanco.

 

Una de las menciones especiales del Premio Biogénesis Bagó entregado en 2016 centralizó su análisis en una acción estratégica para mejorar la sanidad en los bovinos. Aquí, los detalles.

DE LA REDACCION DE MOTIVAR
redaccion@motivar.com.ar

Promediando el año pasado, la Academia Nacional de Agronomía y Veterinaria oficializó la sesión pública extraordinaria en su sede porteña, con motivo de la entrega del premio Biogénesis Bagó al mejor trabajo local sobre “Asesoramiento y adopción de tecnología para incrementar la eficiencia productiva en ganadería intensiva, extensiva y tambos, que aborde aspectos sanitarios, reproductivos o de manejo con impacto en la producción bovina”.
La distinción principal fue entregada al equipo de trabajo compuesto por los Dres. Horacio Lagomarsino, L. Campero, D. Cano, J. Armendano, L. Massola, M.R. Leunda, Y. Hecker, B. García, I. Gual, V. Bracho, LL Pardini, S. Pereyra, L. Lischinsky, F. Fiorani, M. Rambeaud/G. Moré, G. Cantón, J.M. Unzaga, V. Recalt, A. Bencel, J. García, A. Rodríguez, A. Odeón, M.C. Venturini y D. P. Moore.
En representación de los premiados, fue el Dr. Lagomarsino quien expuso ante los presentes el trabajo ganador: “Control de la neosporosis en un tambo comercial y primer aislamiento de Neospora caninum en bovinos”.

Diarrea Viral Bovina

Durante el encuentro, también se entregó una Mención Biogénesis Bagó al documento titulado “Valoración económica de la implementación de una estrategia sanitaria de control del virus de la diarrea viral bovina en un establecimiento de cría”, cuya autoría estuvo a cargo de Anselmo Odeón, González Altamiranda Erika, Goizueta Mercedes, Verna Andrea, Louge Uriarte Enrique, Spetter Maximiliano, Späth Ernesto, Castellano Andrés, Odriozola Ernesto, Cantón Germán, Fernández Javier, Finelli Jorge, Pereyra Susana, Leunda María, Recalt Verónica, Capozzo Alejandra y Malacari Darío.

Tabla 1: Estimación de los ingresos no percibidos por abortos y perdidas perinatales en 2015
Incremento de costos por reposición de vientres abortados
Kg. por vaca 400 Kg
$ por Kg de valores 2015 (precio establecimiento) $ 14.-
Venta vientre $ 5.400.-
Compra vientre (precio establecimiento) $ 7.500.-
Diferencia reposición: $ 2.100.-
Cantidad vacas abortadas 50% de 45 $ 23.-
Total: pérdidas por reposición de vientre abortado $ 47.250.-
Ingresos no percibidos por menor producción de terneros
Kg. por ternero al destete 160 Kg
$ por Kg a valores 2015 (precio establecimiento) $ 28.-
Ingreso no percibido por ternero al destete $ 4.364.-
Cantidad vacas abortadas 50% de 45 $ 23.-
Total: ingresos no percibidos por ternero al destete $ 98.208.-

El trabajo

El virus de la Diarrea Viral Bovina (vDVB) causa importantes pérdidas económicas en la ganadería bovina. Una situación relevante es la existencia de bovinos persistentemente infectados (PI) producto de la exposición congénita al virus. Estos animales son el principal reservorio y fuente de diseminación del virus, por lo que la detección y eliminación de estos PI es la base de un programa racional para el control del vDVB. Como en otras enfermedades, la DVB tiene la desventaja que las pérdidas no son fácilmente cuantificables, por lo que existe falta de conocimiento de su real implicancia en la producción.
El objetivo del presente trabajo fue valorizar económicamente la implementación de una Estrategia Sanitaria de Control del vDVB en un rodeo de cría del sudeste bonaerense.

Tabla 2: Cuantificación de las pérdidas económicas efectivas
Visita al establecimiento $ 800.-
Necropsia por un animal $ 1.500.-
Aislamiento viral por dos muestras $ 417.-
Análisis histopatológico $ 363.-
Screening del rodeo $ 40.000.-
Análisis de 17 animales en etapa de control $ 2.125.-
Total: pérdidas por reposición de PI $ 6.300.-
Total $ 51.505.-

Materiales y métodos

En un establecimiento de cría bovina de 652 ha, ubicado en el partido de San Cayetano, Buenos Aires, compuesto por 528 vientres, el Servicio de Diagnostico Veterinario Especializado (SDVE) del INTA Balcarce diagnosticó la mortandad de 29 terneros de un año (18 hembras y 11 machos) por enfermedad de las mucosas.
En el establecimiento hubo también 15 abortos y mortalidad neonatal de 30 terneros.
En consulta con el SDVE, se decidió realizar el saneamiento del rodeo mediante la detección y eliminación de animales PI. Para ello se sangró la totalidad delos bovinos y se determinó la presencia del vDVB en suero por una técnica adaptada de nested RT-PCR.
Posteriormente, se realizó el análisis económico de la situación mediante la cuantificación de las pérdidas económicas y la valorización de la implementación de la estrategia sanitaria aplicada en un programa de 5 años.

Año 0 Año 1 Año 2  Año 3 Año 4  Año 5
Egresos Vacuna -$ 10.302 -$ 10.302 -$ 10.302 -$ 10.302 -$ 10.302 -$ 10.302
Diagnóstico -$ 51.505 -$ 500 -$ 500 -$ 500 -$ 500 -$ 500
Mortandad -$ 307.960 $ 0 $ 0 $ 0 $ 0 $ 0
Total egresos -$ 369.767 -$ 10.802 -$ 10.802 -$ 10.802 -$ 10.802 -$ 10.802
Ingresos $ 0 $ 307.960 $ 307.960 $ 153.980 $ 153.980 $ 153.980
Total ingresos $ 0 $ 307.960 $ 153.980 $ 153.980 $ 153.980 $ 153.980
Ingresos menos egresos -$ 369.767 $ 297.158 $ 297.158 $ 143.178 $ 143.178 $ 143.178
Valor de la implementación de la estrategia del 15% $ 207.467

Resultados y discusión

Los resultados se abordaron desde tres ejes principales: 1) diagnóstico de la DVB, 2) cuantificación de las pérdidas económicas efectivas y debidas al vDVB y 3) valorización de la implementación de la estrategia sanitaria de control.
El número final de animales diagnosticados PI fueron 3/528 (0,56%). Sin embargo, si se considera que los 29 muertos por enfermedad de las mucosas también eran PI, el número total de PI en el establecimiento hubiese sido del 5,75%.
En la Tabla Nº 1 se detalla la estimación de las pérdidas por abortos y mortalidad perinatal, que podrían ser atribuibles al vDVB, ya que el rodeo se encontraba libre de brucelosis y otras enfermedades reproductivas y venéreas. Los ingresos no percibidos por abortos y pérdidas neonatales atribuibles al vDVB fueron de $145.458.
Las erogaciones incurridas por el asesoramiento del SDVE, en todas las etapas, fueron de $51.505 (Ver Tabla Nº 2) y las pérdidas económicas imputables al vDVB (con valores actualizados a 2015) fueron de $369.767.
En este cálculo se consideraron los egresos por vacunación ($10.302) y los ingresos no percibidos por trastornos reproductivos, los cuales totalizaron 45 casos (Tabla Nº 3).
Asumiendo que la mayoría de estas pérdidas se debieron efectivamente a la presencia del vDVB, sólo se imputó el 50% de los casos ($145.458) y, por mortandad de 29 animales de recría de 200 kg de peso vivo medio, otros $152.200 (Ver detalle en Tabla Nº 3).
Se estimó un valor aproximado de la implementación de la Estrategia Sanitaria de Control del vDVB y en función de ello se calcularon egresos/ingresos para un lapso de 5 años, tomándose como momento de valuación 2015 (Año 0), dado que la detección de animales PI y la propuesta de control tuvo lugar en este periodo.
En 2015 los flujos fueron sólo egreso y a los efectos del presente análisis, los 5 años subsiguientes se plantearon como flujos constantes, en donde los egresos son por vacunación y vigilancia. Los ingresos son aquellos que en el Año 0 fueron considerados como egresos (trastornos reproductivos y muertes), ya que una vez “saneado” el establecimiento no se incurrirá en esas pérdidas, pudiendo argumentarse que se obtendrán esos “kg de carne adicionales”.

Conclusión

En la actualidad, en nuestro país, la detección de bovinos infectados con el vDVB para el saneamiento de rodeos problema tiene una aplicación limitada y depende mucho de kits diagnóstico importados con alto costo que hacen poco viable su utilización.
Por esta razón, es destacable disponer con tecnología competitiva local que permita sustituir importaciones, generar capacidades locales y elevar la calidad del servicio sanitario disponible en el mercado.
Los resultados de la valoración de la Estrategia de Control de la Diarrea Viral Bovina en este establecimiento fueron económicamente favorables, implicando que no solo se recuperaron los egresos del año previo, sino que además hubo un valor positivo adicional favorable al establecimiento.
En conclusión, el ejemplo presentado en este estudio permitió validar el servicio propuesto y su potencial utilización en amplia escala. Ello posibilita contar con una plataforma sanitaria para dar soluciones a un problema específico del sector pecuario.

Opinión

Julio Caione.

DR. JULIO CESAR CAIONE
www.lab9dejulio.com.ar
Contacto: Info@lab9dejulio.com.ar

El virus de la Diarrea Viral Bovina produce diferentes afecciones y tiene una marcada incidencia en la reproducción, al infectar una hembra preñada puede ocurrir aborto, parto de terneros con alteraciones congénitas (ceguera, defectos en piel, problemas de locomoción, etc.) o nacimiento de terneros de aspecto “normal” pero portadores de la infección.
Estos animales persistentemente infectados (PI) representan una fuente de contagio y diseminación de la infección. Si el animal portador PI es una hembra, ésta puede contagiar a su feto dando una cría infectada.
La infección en el primer trimestre gestacional puede causar infertilidad, muerte embrionaria, reabsorción fetal, momificación y aborto, si los animales son infectados entre los 2 y 4 meses de gestación, puede resultar el nacimiento de terneros PI, la infección en la mitad de la gestación está asociada con anormalidades congénitas. Cuando la infección ocurre en el segundo trimestre de la gestación es altamente probable que el aborto sea la consecuencia de la infección fetal. Los abortos se producen unos 30 días luego de la infección materna y su incidencia puede superar el 20% de los rodeos primoinfectados. Los abortos por BVD ocurren hasta los 180 días de gestación y los fetos abortados generalmente no presentan lesiones relevantes.

En los toros

Los toros juegan un rol importante en la transmisión del virus, la infección de un toro con DVB puede deberse a una infección aguda o por una infección adquirida durante la gestación (congénita) de la que nace un animal portador de por vida. En ambos casos el virus está presente en el semen, la infección aguda es temporaria, el PI siempre elimina virus con el semen, por lo cual no debería utilizarse como reproductor un animal con infección persistente de DVB. Reviste gran importancia el contagio cuando se trata de animales de cabaña o un centro de inseminación artificial, como el virus resiste la temperatura de congelación, el semen contaminado resulta una fuente de infección y diseminación de la enfermedad a otros establecimientos. Por lo tanto, debe asegurarse que el semen esté libre del virus, y se verifica determinando la presencia en cada partida de semen que se congela mediante el análisis de laboratorio correspondiente.
Etapas de un programa de control nacional
1) Para iniciar el control del virus de BVD, se debe confirmar la enfermedad en el establecimiento, para lo cual se pueden hacer muestreos serológicos para detección de anticuerpos específicos contra la proteína p80, proteína no estructural, generados por infección, actualmente se disponen de pruebas de ELISA de bloqueo.
También es posible confirmar la enfermedad a través de detección de antígenos mediante cultivo y aislamiento, rtPCR e inmunohistoquímica.
2) Confirmada la enfermedad los esfuerzos deben dirigirse a la detección de los bovinos PI en el rodeo, para lo cual deberá muestrearse todos los animales mayores de 4 meses de vida. Opcionalmente pueden establecerse prioridades en el muestreo, ejemplo, vaquillonas de reposición, vacas rodeo general. Los vientres detectados negativos no deberían estar en contacto con otros bovinos no controlados.
La técnica de ELISA de captura (ACE) sobre muestras de piel de oreja, sangre con anticoagulante, suero o plasma es la recomendada para la detección de los animales persistentemente infectados (PI).
3) Una vez saneado el rodeo deben tomarse medidas de vigilancia para controlar el ingreso de bovinos, semen y embriones mediante análisis para la detección del virus de la BVD. Así mismo se debe contar con un programa de vacunación adecuado principalmente dirigido a las hembras en servicio.
Es importante tener en cuenta que los bovinos que ingresen al establecimiento deberán ser analizados antes de su incorporación. Así mismo se debe realizar el control de los toros especialmente si se congela semen ya que una serología negativa no indica que no esté eliminando el virus a través de semen.
Luego de un primer muestreo y detección de animales positivos (PI) deberá repetirse el análisis en estos para descartar infecciones agudas. Los bovinos PI seguirán siendo positivos mientras que en los infectados en forma aguda la detección del virus será negativa.
Es importante considerar que la detección de los PI se hace una sola vez en la vida del animal, no siendo necesario reiterar el análisis en el tiempo debido a que una infección persistente no puede adquirirse post-parto ya que la única forma que ocurra es mediante la infección congénita.

Referencias:

  • Odeón Anselmo, INTA Balcarce: Control del virus de la Diarrea Viral Bovina (vDVB).
  • Odeón Anselmo, INTA Balcarce: La Diarrea Viral Bovina (DVB); una enfermedad compleja que se puede controlar.

El director de Carnes del Ministerio de Asuntos Agrarios de Buenos Aires, Dr. Hernán Silva, destacó la necesidad de abordar la problemática en conjunto con las fundaciones de productores, los profesionales y la industria veterinaria.

Grafico 1Lo importante no es agotarse en el diagnóstico, sino empezar a trabajar el tema en el ámbito de la COPROSA”. Contundente fue la respuesta del director provincial de Carnes del Ministerio de Asuntos Agrarios de Buenos Aires, Hernán Silva, cuando desde MOTIVAR se lo consultó sobre el trabajo de prevalencia para el Virus de la Diarrea Viral Bovina en rodeos de cría de la Cuenca del Salado (2015), generado por el INTA Castelar.
Los resultados de este informe fueron presentados por el MAA en un encuentro del que participaron representantes de las fundaciones de productores locales, los profesionales veterinarios y la industria de laboratorios elaboradores de biológicos.
Allí se difundió que, por medio del esquema propuesto por el INTA, en el relevamiento se obtuvo una seroprevalencia individual aparente del 66%.
Además, se dejó en claro que el 86% de los establecimientos muestreados fueron clasificados como positivos, observándose una prevalencia intrarodeo del 63,8%.
“No contábamos con trabajos sobre la prevalencia de diarrea viral bovina en la provincia y es por eso clave destacar la metodología de trabajo desarrollada con el INTA Castelar”, comentó Silva, al tiempo que adelantó los planes en esta materia: “Estamos trabajando en un relevamiento similar para el caso de herpes virus, leucosis y virus sincicial”.
Más allá de esto y tras destacar la necesidad de acordar protocolos de trabajo consensuados entre el MAA, los productores, los veterinarios y la industria, Silva se manifestó sobre el impacto que la presencia de DVB tiene sobre la producción: “Muchas veces no se tiene dimensión de ello porque no se mide”. Y agregó: “Los datos que difundimos son un disparador para avanzar sobre otras enfermedades limitantes para la productividad, que debemos abarcar por medio de protocolos armonizados, tal como ocurrió con las vacunaciones contra carbunclo estimuladas en el último tiempo”.

LA SANIDAD DE LOS TOROS

ToroDestacando la buena aceptación evidenciada en la provincia de La Pampa, Hernán Silva adelantó a MOTIVAR que desde el Ministerio de Asuntos Agrarios bonaerense se pretende generar, a través de la COPROSA, un programa de control de enfermedades venéreas obligatorio. “Debemos pensar en el bien común de la producción”, comentó el funcionario. Y detalló: “Será imprescindible reforzar las auditorias sobre los servicios de diagnóstico, garantizando que los laboratorios formen parte de una red provincial confiable”. Más allá de esto, Silva explicó que este programa contemplará exigencias sobre la documentación que ampare la situación de los toros, “sobre todo pensando en el peso específico que tiene la sanidad de los toros en los resultados económicos del establecimiento”.
Culminando nuestra entrevista, el representante del MAA también destacó el trabajo que se viene realizando de manera conjunta con el Colegio de Veterinarios de Buenos Aires: “Estamos relanzando la comisión interministerial de zoonosis y generando un manual operativo para enfermedades de denuncia obligatorio”. Por última, Silva manifestó algunos de los temas sobre los cuales se espera avanzar en el mediano plazo: “Tenemos que plantear un plan superador en materia de tuberculosis y acordar con el Senasa acciones que dinamicen la metodología para llevar adelante la vacunación contra el carbunclo”.

Grafico 2En relación a qué acciones se podrían realizar en el corto plazo, el representante del MAA sostuvo: “Sabemos que las vacunas funcionan, con lo cual tendremos que avanzar en generar diagnósticos más precisos y determinar qué tipo de virus está actuando a campo”. Además, explicó que desde el Ministerio se podría plantear la viabilidad de un plan superador de DVB, tal como lo ha realizado la provincia de La Pampa en el caso de las enfermedades venéreas (Ver recuadro) y profundizó: “También disponemos de instrumentos de diagnóstico en el territorio, como podrían ser las plantas frigoríficas, para identificar a los animales persistentemente infectados”.

El trabajo

La Diarrea Viral Bovina es descripta como una de las enfermedades más importantes por sus consecuencias económicas en poblaciones de rumiantes a nivel global.
En Argentina y aunque la situación epidemiológica no fue evaluada en forma exhaustiva, un estudio publicado por el Dr. Odeón (INTA – en el año 2000), mostró seroprevalencias para el VDVB que fueron desde un 25 hasta un 90%, dependiendo de la región del país analizada.
Vale decir que en el caso del trabajo efectuado en 2015 por el INTA Castelar, se realizó un estudio seroepidemiológico en rodeos de carne de la Cuenca del Salado (Buenos Aires), a efectos de determinar la prevalencia de bovinos seropositivos contra el Virus de la Diarrea Viral Bovina (VDVB). Importante es también mencionar que las localidades involucradas fueron Castelli, Chascomús, Dolores, General Belgrano, General Guido, General Lavalle, General Paz, La Plata, Magdalena, Pila, Punta Indio, Tordillo, Mar Chiquita, Rauch, General Madariaga, General Alvear, Las Flores, Roque Pérez, Saladillo, 25 de Mayo, Tapalque, Lobos y Bolívar (estas dos últimas no firman parte de la Cuenca del Salado, pero participaron de la acción). El stock de terneros de esta zona alcanza las 2 millones de cabezas, lo que representa el 16,05% de las existencias nacionales y el 34,03% de las provinciales, convirtiéndola en la principal zona criadora del país.
Los interesados en recibir el trabajo completo, realizado sobre 1.980 animales (de 99 rodeos), pueden solicitarlo a redacción@motivar.com.ar.
Más allá de esto, compartimos a continuación la conclusión final a la cual arribaron los profesionales del INTA Castelar.
“Los resultados obtenidos demuestran la amplia circulación del VDVB en la región, y refuerzan la hipótesis de que la variabilidad antigénica descripta entre sus diferentes genotipos. Esto hace particularmente desafiante su estudio epidemiológico, como así también el desarrollo y evaluación de estrategias de control”, sostuvieron los expertos. Y culminaron: “A partir de este estudio, se destaca la criticidad de disponer de información epidemiológica actual y robusta como punto de partida para diseñar racionalmente planes de control para VDVB contextualizados a nivel regional”.

El dato surge de la disertación que el Dr. Anselmo Odeón (INTA Balcarce) llevó adelante en el marco de la jornada de actualización para veterinarios organizada por Laboratorio Azul Diagnóstico.

Nicolas de la FuenteNICOLAS DE LA FUENTE
redaccion@motivar.com.ar

La intención base de un buen asesor veterinario es la que propone siempre que prevenir es mejor que curar. Con este concepto en mente, las autoridades del Grupo Laboratorio Azul desarrollaron una jornada de actualización orientada a la pronta detección de la Diarrea Viral Bovina el pasado 18 de marzo. El encuentro tuvo lugar en el Círculo Médico de Azul, provincia de Buenos Aires, y contó con la participaron de más de 80 profesionales privados.

ESCUCHA LAS CHARLAS COMPLETAS POR INTERNET

1 Anselmo Odeón

1 – Anselmo Odeón

2 - Demían Bellido

2 – Demían Bellido

3 - Gustavo Combessies

3 – Gustavo Combessies

Aquellos interesados, podrán acceder a las disertaciones completas desarrolladas en la jornada de actualización en Diarrea Viral Bovina que Laboratorio Azul Diagnóstico concretó el pasado 18 de marzo. Para hacerlo, deberán ingresar en la sección “Charlas” disponible ya en hablandodelonuestro.com.ar bajo el título: “La DVB genera pérdidas anuales por más de US$ 100 millones en Argentina”. Allí podrán escuchar la presentación del Dr. Anselmo Odeón, (1) del INTA Balcarce -Medidas de control para evitar el ingreso de la infección al campo-, así como también del representante de Vetanco, Demían Bellido (2) -Nueva vacuna para el control de la DVB, Proteína de fusión- y Gustavo Combessies, (3) desde Laboratorio Azul Diagnóstico -Diagnóstico serológico, su aplicación práctica en la detección de animales persistentemente infectados-.
Más información en info@hablandodelonuestro.com.ar.

Vale aclarar que las disertaciones del Dr. Anselmo Odeón (INTA Balcarce), Demián Bellido (investigador de Vetanco) y Gustavo Combessies (responsable técnico de Laboratorio Azul) fueron transmitidas en vivo –vía Internet- por MOTIVAR Radio, a través de la plataforma disponible en hablandodelonuestro.com.ar (Ver Recuadro).

Los temas del encuentro

La denominada Diarrea Viral Bovina se caracteriza por ser una enfermedad progresiva que produce diarrea incontrolable y fétida, deshidratación y enflaquecimiento progresivo, descarga nasal y ulceraciones en las mucosas de la cavidad oral y del tracto gastrointestinal en bovinos.
Esta breve descripción fue el puntapié inicial de la presentación a cargo del Dr. Odeón, quien también describió distintas acciones que los veterinarios privados pueden desarrollar a campo: “Hace más de 50 años que conocemos la enfermedad, pero es la primera vez que contamos con dos herramientas importantes para su control: pruebas de diagnóstico eficientes de animales infectados y vacunas que prometen una protección a largo plazo”, afirmó el especialista. Y subrayó ante los profesionales: “En Argentina, las pérdidas ocasionadas por los perjuicios de la DVB rondan los US$ 100 millones al año”.
Por su parte, Demián Bellido repasó las principales características de una nueva vacuna que llega al mercado local para controlar la enfermedad. “Trabajamos por más de 10 años con pruebas a campo y estamos satisfechos de anunciar los resultados que se logran por medio del uso de este producto”. Y recordó: “La aplicación de dos dosis (entre el destete y la primera parición) y una revacunación anual es suficiente y efectiva para avanzar en el control de la problemática junto con las medidas de manejo que los profesionales consideren apropiadas”.
Culminando el encuentro, fue el Dr. Combessies quien presentó los kits y metodologías de trabajo que Laboratorio Azul ofrece para que los veterinarios privados puedan realizar el correcto diagnóstico serológico de la enfermedad. “La técnica a la que nos referimos se lleva adelante por medio de un ELISA de antígeno, a través de la piel, lo cual facilita la tarea del profesional cuando se trabaja con una cantidad importante de animales (también se puede hacer en sangre)”, le explicó el profesional a MOTIVAR Radio. Y agregó: “Nuestro camino seguirá siendo el de trasmitir conocimientos y actualizaciones técnicas porque estamos convencidos de que cuanto más se conozca y entienda a la enfermedad, más alternativas podrá ofrecer el veterinario a sus clientes.
En el cierre de la jornada, dialogamos con Ramón Noseda, co-director de Laboratorio Azul, quien destacó el nivel de las disertaciones, el impacto de la diarrea viral bovina en el país y el rol que juegan tanto el diagnóstico, como los profesionales veterinarios en su control.

Frente a las pérdidas ocasionadas por la enfermedad a campo, se describe aquí una herramienta práctica para el control de la infección en los rodeos de carne y leche.

M.V. GUSTAVO COMBESSIESGustavo Combessies
Laboratorio Azul
gmcombessies@laboratorioazul.com.ar

La Diarrea Viral Bovina (DVB) provoca importantes pérdidas reproductivas en los bovinos por infertilidad, mortalidad embrionaria, abortos, muerte perinatal, nacimiento de terneros débiles o malformados y, finalmente, muerte de animales de mayor edad con el cuadro de enfermedad de las mucosas. El virus fue aislado en nuestro laboratorio en el 4% de los fetos ingresados para el diagnóstico de causa de aborto bovino en el período 1992-2014. El 74% de las vacas analizadas con pérdidas reproductivas tienen anticuerpos frente al virus de DVB, indicando una alta diseminación de la infección en nuestros rodeos.
Existen varios métodos disponibles para el diagnóstico de la infección aguda o transitoria y la infección persistente del vDVB. Para el caso de la detección del virus, son: el aislamiento viral en cultivos celulares, captura del virus mediante la técnica de ELISA (ACE), ensayo de Inmunohistoquímica (IHQ) y RT-PCR (reacción en cadena de la polimerasa transcriptasa reversa). Asimismo, los métodos serológicos, que detectan la respuesta inmune humoral generada por la infección, son: la seroneutralización viral (técnica de referencia) y el ELISA para la detección de anticuerpos.

Captura del virus por ELISA

El diagnóstico de los animales persistentemente infectados (PI) es la clave para controlar la enfermedad en el rodeo o tambo.
Es necesario utilizar un test de alta sensibilidad y alto valor predictivo negativo (VPN) para evitar dejar en el rodeo animales falsos negativos, que son los que mantienen la infección en el mismo.
La técnica de ELISA de captura (ACE) sobre muestras de piel de oreja es la que demuestra mayor sensibilidad y mayor VPN. En los animales detectados como positivos, se debería repetir el ensayo tres semanas después para corroborar la infección y el estado de PI.
Esta técnica se puede utilizar con muestras de piel de la oreja (earnotch), sangre con anticoagulante, también suero o plasma.
La muestra de piel de oreja tiene la ventaja que, el resultado, no es afectado por la presencia de anticuerpos calostrales ni de infección natural, así que se recomienda el muestreo en terneros a partir de los tres meses de edad, aprovechando el momento del caravaneado, utilizando un sacabocado o un señalador. Los terneros son la categoría con mayor probabilidad de encontrar los PI e, indirectamente, estamos controlando la madre, ya que se asume que un ternero PI negativo proviene de una madre PI negativa.

Control de la infección mediante detección de terneros PI

Existen varias alternativas para iniciar el control. Básicamente y una vez detectada la infección en el rodeo o tambo, se deben muestrear todos los terneros mayores de 3 meses de edad; realizar la detección de PI en muestras de piel de oreja y descartar los animales PI. Los terneros menores de tres meses y todos los nacidos hasta 9 meses después de eliminado el último ternero PI deben ser muestreados y analizados; si es PI debe ser descartado.
Toda vaca madre de ternero PI debe ser muestreada y si es PI debe ser descartada, se asume que la madre de un ternero PI negativo es PI negativa.
Luego del muestreo, toda vaca abortada (y sin ternero al pie) debe ser descartada si es PI positiva; lo mismo con los toros del establecimiento.
Posteriormente, es necesario establecer un programa de seguimiento del estado de la infección del establecimiento y evitar el ingreso de un nuevo PI.
Por lo tanto, se recomienda muestrear todo animal ingresado y tener especial cuidado con una hembra preñada seropositiva, ya que puede tener el feto infectado. En este caso, debería estar separada hasta el nacimiento y posterior comprobación de que el ternero no es PI.
Se recomienda también implementar un plan de vacunación del rodeo.
En este caso se podría realizar el control del estado inmune y de una posible reintroducción de la infección a través de grupos de terneros centinelas no vacunados. Si bien la elección del test a utilizar es importante debemos evaluar si el esquema de monitoreo que vamos a emplear en el rodeo o tambo se adapta a las necesidades.

La experta del INTA, Dra. Alejandra Capozzo, brindó a veterinarios privados recomendaciones específicas en cuanto a las medidas para mitigar el impacto de la enfermedad a campo.

LUCIANO ABAluciano@motivar.com.ar

Clave. “El desafío es producir vacunas inertes, con señales de daño”.

Clave. “El desafío es producir vacunas inertes, con señales de daño”.

Las disertaciones de la Dra. Alejandra Capozzo resultan siempre interesantes, y su participación en las Jornadas de actualización que organizó el Colegio de Veterinarios de Buenos Aires en Mar del Plata durante el mes de agosto no fue la excepción.
Allí, la bióloga que se desempeña como jefe de grupo de Inmunología Veterinaria Aplicada en el Instituto de Virología (INTA Castelar) compartió con profesionales de la actividad privada conceptos y novedades ligados a sus áreas de incumbencia.
En ese sentido, se refirió al avance en el conocimiento sobre el funcionamiento del sistema inmune, explicando de qué manera el mismo es capaz de reconocer señales de daño a nivel molecular. Además, dejó en claro que el desafío de las vacunaciones pasa por lograr el perfil inmunológico necesario para proteger y que las vacunas deben dar la respuesta específica que se necesita, induciendo células de memoria.
“La clave para activar al sistema inmune, más allá del antígeno, es generar señales de daño tanto exógenas, como endógenas, para fomentar el nexo entre la respuesta innata y la adquirida. Si no, el producto no sirve”, sostuvo quien coordina el módulo de enfermedades virales que afectan la reproducción, dentro de uno de los programas nacionales de Salud Animal del INTA.
Al referirse específicamente a las vacunas inactivadas, Capozzo explicó que, en base a los conocimientos actuales, es posible diseñar adyuvantes que tengan lo necesario para gatillar la inmunidad innata.
“Ya no apuntamos solo a desarrollar formulaciones a base de hidróxido de aluminio o aceites, sino en nanopartículas especialmente pensadas, con señales de daño que no causan daño real, para lo cual desarrollamos adyuvantes acuosos nanoparticulados”, adelantó Capozzo. Y avanzó: “Queremos dejar atrás las sopas de antígenos y generar vacunas pensadas para lograr una acción eficaz que se conviertan en un valor agregado para la producción ganadera”.

Nuevas herramientas contra DVB

Ya en la segunda parte de su disertación, la experta en inmunología veterinaria se refirió a una enfermedad que afecta múltiples sistemas del ganado (reproductivo, respiratorio digestivo e inmune), generando pérdidas ligadas a la disminución en la producción de carne y leche, así como también retraso en el crecimiento de los animales, abortos, mortandades y la mayor susceptibilidad de los mismos a contraer otras enfermedades.
“Es un mito que los problemas por DVB sean siempre evidentes”, enfatizó Capozzo.
Y agregó: “Lo cierto es que es una problemática que genera una pérdida de productividad constante”. Además de esto, se refirió a la presencia de animales persistentes en los rodeos: “Es cierto que podríamos detectar visualmente a la mitad de ellos, pero el porcentaje restante suele llegar hasta el servicio sin que nos demos cuenta”.
En este punto la disertante fue contundente: “Solo en el 7% de los casos hablamos de terneros persistentes hijos de madres persistentes; en el 93% restante, tienen que ver con infecciones agudas durante la preñez: del primer al cuarto mes de gestación se produce la mayoría de los animales persistentes”.
Avanzando en la problemática, dejó en claro que un solo animal persistente libera tantas partículas virales que hace inviable la eficacia de cualquier vacuna. “Si realmente se quiere controlar la diarrea viral bovina, necesitaremos combinar estrategias de manejo y seguridad, segregando también a los animales persistentes del rodeo y vacunando a todos los no persistentes”, detalló Capozzo, dejando en claro que “usar incorrectamente una vacuna compromete su eficacia”.

Las vacunas
Destacando que en el mercado internacional existen también vacunas atenuadas, Capozzo explicó que en nuestro país son 82 las inactivadas aprobadas para controlar DVB en base a adyuvante oleosos y acuosos, que combinan virus y bacterinas, proponiendo diferentes esquemas de vacunación.
En este sentido y tras mencionar que el Senasa está terminando de establecer la prueba de seroconversión (vacunaciones en cobayos para evaluar si tras de dos dosis se generan anticuerpos contra DVB -variante 1A-), la experta también explicó que: “El desafío a futuro es producir vacunas inertes que tengan las señales de daño que necesitamos, el antígeno protegido para que llegue al linfonódulo drenante y que permitan la diferenciación entre animales vacunados de infectados”.
Respecto del corto plazo, Capozzo adelantó que existen dos nuevas vacunas esperando el registro en Senasa: una recombinante (glicoproteína 2) y otra de alto título, con un virus seleccionado para crecer en grandes cantidades: tienen más virus. “Las dos funcionan correctamente y superan ampliamente los controles que propone el organismos sanitario nacional”, concluyó.

INVESTIGACION

Fiebre aftosa y carbunclo:
“La combinación no interfiere con la respuesta inducida a la revacunación”

Frente a las dudas y planteos expresados por los veterinarios durante la charla en relación a la posibilidad de realizar vacunaciones conjuntas de aftosa y carbunclo, reiteramos parte de la información publicada en este Periódico MOTIVAR del mes de agosto de 2014 (disponible en motivar.com.ar).
En ese marco, representantes de la FCV de la Universidad del Centro e investigadores del Laboratorio de Inmunología Veterinaria Aplicada del Instituto de Virología de INTA realizaron un estudio para evaluar si la aplicación simultánea de la vacuna contra Bacillus anthracis (carbunclo) con la tetravalente comercial antiaftosa modifica la respuesta de anticuerpos contra el virus de fiebre aftosa (VFA).
“Los títulos de anticuerpos contra el VFA fueron similares en ambos grupos y siguieron cinéticas comparables a través del tiempo. La aplicación combinada de la vacuna contra carbunclo (viva) con la tetravalente antiaftosa (inactivada, viral) utilizada en Argentina no interfiere con la respuesta inducida a la re-vacunación anti-aftosa”, concluyeron.

Aportes

Dr. MALACARI DARIO AMILCAR, PHD
Instituto de Virología. CICVyA – INTA
malacari.dario@inta.gob.ar

Diarrea Viral Bovina y el impacto de su variabilidad antigénica

La Diarrea Viral Bovina (DVB) es una enfermedad que afecta a los rumiantes domésticos y también a los salvajes. El virus es endémico en la mayoría de los rodeos bovinos a nivel mundial y es considerado una etiología incluida tanto en el complejo respiratorio como el complejo reproductivo.

La inmunosupresión causada por las cepas del Virus de la Diarrea Viral Bovina (VDVB) permite la colonización bacteriana de diferentes órganos como el pulmón, causando infecciones secundarias. Se ha descripto que aproximadamente el 90% de las infecciones naturales causadas por este virus son asintomáticas y esto incide en el enfoque que se realiza en esta enfermedad por parte de productores y veterinarios a la hora de tomar medidas de control.

La vacunación sistemática en rodeos bovinos tiene como objetivo incrementar el nivel de la respuesta inmunológica ante el VDVB y evitar el contagio y diseminación del virus. Específicamente las inmunizaciones con la vacunas presentes en el mercado deben estar aplicadas a un plan direccionado a evitar las infecciones transplacentarias causadas por este virus, que pueden resultar en la parición de terneros persistentemente infectados (PI).

Se ha reportado desde el año 2001, por varios investigadores del INTA, la circulación en nuestro país de tres variantes del VDVB.

 

Lo nuevo

El último reporte realizado en el 2014 por el Instituto de Virología del INTA Castelar, en rodeos de provincia de Buenos Aires, demuestra la circulación de cepas pertenecientes al genotipo 1 y 2 y dentro del genotipo 1 se observa una mayor frecuencia de aislamientos pertenecientes al subgenotipo 1b.

“El 90% de las infecciones naturales causadas por este virus son asintomáticas. Esto incide en el enfoque que le dan a esta enfermedad productores y veterinarios a la hora de tomar medidas de control”.

Se ha demostrado a través de varios trabajos de investigación que las diferencias antigénicas que existen entre los genotipos del VDVB muchas veces son significativas y podrían impactar en la correcta inmunización del rodeo bovino y en la epidemiología de la enfermedad, si no son consideradas.

La variabilidad antigénica de un patógeno resulta de la presión de selección que existe por parte de hospedador entre otros factores. Los virus con genoma de ARN, como el VDVB, poseen una alta tasa de mutación dado a que las enzimas que copian su genoma no corrigen los errores del proceso, de modo que se van introduciendo al azar errores en la hebra de ARN.

Las copias resultantes no son del todo exactas y forman parte de la nueva generación de virus que emerge de cada célula infectada, estas nuevas partículas virales están sujetas a un proceso de selección natural.

De este proceso solo sobreviven aquellos virus adaptados funcionalmente a las condiciones concretas que prevalecen en el medio al que los mismos se enfrentan.

Particularmente el VDVB tiene un genoma ARN con una tasa de mutación relativamente alta.

Debido a esta característica, la variabilidad antigénica que presenta es un aspecto a tener en cuenta a la hora de vacunar como a la hora de diagnosticar la enfermedad.

En muchos países, se han ido incorporando, en la formulación de vacunas contra la DVB, diferentes cepas virales representantes de los genotipos que circulan y que tienen relevancia epidemiológica por parte de sus características antigénicas.

 

Vacunaciones y mucho más

Para tomar cartas en el asunto, en un principio, es necesario generar conocimiento sobre los posibles genotipos que circulan en el país y establecer sus relaciones antigénicas entre ellos como también con las cepas utilizadas en las vacunas que utilizamos cotidianamente para el control de la DVB.

En nuestro país se ha trabajado en los últimos años en materia de vacunación contra el VDVB, a través del desarrollo de vacunas que utilizan tecnología de última generación y de herramientas que permitirían evaluar la eficacia de las mismas contra cepas locales antes de salir al mercado.

“Las diferencias antigénicas entre los genotipos del VDVB muchas veces son significativas y podrían impactar en la correcta inmunización del rodeo bovino y en la epidemiología de la enfermedad, si es que no    son consideradas”.

Mas allá de la prevención de esta enfermedad utilizando diferentes estrategias de inmunización, es importante tener en cuenta que si queremos intentar controlar esta enfermedad en nuestro rodeo o simplemente tomar cartas en el asunto, hay otros aspectos a tener en cuenta.

Existen tres herramientas que se deberían implementar para el correcto control del VDVB y las tres deben ser aplicadas con exactamente el mismo grado de importancia.

Como indicamos anteriormente, la vacunación permite disminuir la capacidad de propagación de una cepa dentro de un rodeo y reduce la posibilidad de infecciones transplacentarias en hembras gestantes.

Por otro lado es muy importante la detección y segregación de los animales PI de nuestro rodeo, ya que estos animales son considerados la mayor fuente de diseminación del virus y reservorio natural de dicha enfermedad.

Existen varios laboratorios públicos y privados especializados en el aislamiento y detección del VDVB que nos permiten corroborar la existencia de animales PI en nuestro rodeo.

“Es fundamental no introducir animales ya sea PI o con infecciones transientes, ni material biológico contaminado para evitar un posible brote de DVB en nuestros bovinos”.

Por último, hay que considerar todo posible ingreso del virus a través de material biológico o animales de reposición externos a nuestro rodeo.

La contaminación de semen o embriones utilizados en maniobras reproductivas con el VDVB es frecuente y es muy importante trabajar con material certificado que nos garantice estar libre de este virus.

Es fundamental no introducir animales ya sea PI o con infecciones transientes para evitar un posible brote de DVB en nuestros bovinos.

Dado que el control de la DVB requiere un trabajo conjunto entre aquellos que manejan los rodeos, quienes diagnostican y los que producen vacunas, la formación y entrenamiento de estos actores permitirá avanzar en la prevención de esta enfermedad que causa pérdidas directas e indirectas en la actividad pecuaria.

La Cámara Argentina de la Industria de Productos Veterinarios cuantificó las pérdidas ocasionadas por las enfermedades, proponiendo acciones concretas para evitarlas de manera rentable.

PATRICIO HAYES
Director ejecutivo de Caprove

A fines del año pasado y en base al trabajo realizado por diversos integrantes de la comisión directiva de Caprove, se ha podido llevar adelante una actualización de los datos que conforman el Plan Sanitario Productivo promovido por la entidad a nivel nacional desde el año 2006, con el objetivo de contribuir al resguardo de la sanidad animal y al incremento de la productividad del rodeo bovino actual.

ENFERMEDADES REPRODUCTIVAS

Los animales susceptibles de contraerlas son 22.300.000 de madres, 1.120.000 toros y 3.350.000 de vaquillonas de reposición. Considerando que en una primera etapa sólo se acceda a los rodeos productivos organizados, el universo a vacunar sería de 27.100.000 dosis. En la práctica, sólo se utilizan 7.700.000 de dosis.
Es decir: sólo se vacuna el 25% del rodeo reproductivo y es coincidente con el porcentaje de animales en los que se supera el 85% de parición anual.

TRICHOMONIASIS Y VIBRIOSIS

Son dos enfermedades venéreas que afectan a los rodeos con servicio natural, bajando entre un 5 y 10%, por su presencia, los índices de preñez, siendo su diagnóstico y tratamiento un proceso de fácil resolución a través de la actuación de un profesional veterinario y de laboratorios de diagnóstico acreditados.
Su existencia se debe, básicamente, a no estar incluido su control en los planes sanitarios de una gran parte de los rodeos.

IBR Y DVB

Su prevención es fundamental para el desarrollo de un ternero sano, ya que su infección lo hará portador para toda su etapa productiva.
Deberían emplearse 24.500.000 de dosis para lograr una cobertura vacunal del 90%, pero hoy se emplean 11.600.000 de dosis. Casi el 47% de los terneros podrían presentar patologías vinculadas a dichos agentes.

PARASITOSIS

Los problemas ocasionados por las mismas quedan en evidencia al comparar el número de dosis que técnicamente se deberían usar: 211 millones de dosis para animales de 200 kilos, frente a las que realmente se usan: 100 millones de dosis en todo el rodeo nacional. En base a esta situación, los especialistas consideran una pérdida de $9.000.000.000. Es decir, alrededor de $7 por cabeza de los 13.000.000 de potenciales animales que no se desparasitarían.

CARBUNCLO

De acuerdo a las existencias ganaderas se deberían vacunar alrededor de 40.000.000 de animales. Sin embargo, en 2013 se comercializaron sólo 17.900.000 de dosis, vacunándose el 45% del rodeo susceptible de enfermar, provocando muertes de animales adultos en plena etapa reproductiva, confirmándose en el año 2014 la muerte de un ser humano.

QUERATOCONJUNTIVITIS

Sobre un uso recomendable de 24.030.000 de dosis, en 2008, fueron utilizadas sólo 13.600.000 de dosis (56%). Esta enfermedad provoca una pérdida de 80 gramos por animal enfermo por día, ocasionando pérdidas no sólo en animales en engorde, sino en terneras y vaquillonas de reposición que deben ser descartadas como madres.

Bajo ese paraguas, la Cámara impulsa la implementación de herramientas sanitarias para controlar las patologías que afectan la reproducción de los animales, desde la concepción hasta el parto, disminuyendo la mortalidad neonatal y permitiendo una mayor cantidad de terneros destetados.

En definitiva, la propuesta apunta a dar los lineamientos necesarios sobre cómo impacta la sanidad en la productividad animal para que luego cada asesor veterinario privado sea el que diseñe un plan sanitario productivo a medida de las características y requerimientos de los productores que asesora.

Así, desde Caprove proponemos (manteniendo el stock actual de madres, y con un manejo eficaz de la sanidad) aumentar la tasa de preñez, incrementar la de destete en 10 puntos y disminuir fuertemente las pérdidas por enfermedades parasitarias y metabólicas, para lograr un crecimiento de la tasa de extracción de 4 puntos y alcanzar un mejor índice de conversión por categoría, permitiendo así producir más terneros.

Destacamos que para cumplimentar estas metas será imprescindible avanzar en una mayor participación de los asesores veterinarios dentro de los planteos productivos, como responsables de diseñar y monitorear las estrategias sanitarias dentro de cada establecimiento, consolidándose como los profesionales que mejor conocen la calidad y trazabilidad de los procesos y las tecnologías que recomienda.

 

¿Cómo aumentar la productividad?

Los aspectos sanitarios son fundamentales a la hora de incrementar el stock y la productividad ganadera.

La relación entre el incremento de las exportaciones y el aumento de los precios de la carne en el mercado interno es el resultado de una producción claramente insuficiente.

De hecho, los especialistas coinciden en que se debe incrementar en al menos 2.000.000 de terneros la producción anual para comenzar a dar respuesta a una demanda de carne en constante crecimiento. En forma paralela, el auge de los cultivos redujo en 15.000.000 de hectáreas el área destinada a la ganadería.

Con un 61% de destete a nivel país, una tasa de extracción del 25% y un manejo que no incluya los conceptos técnicos de la producción, estos 2.000.000 extras de terneros harían necesario incrementar el rodeo de madres de 22.300.000 (cantidad del año 2014) a 25.600.000 en un contexto de pérdida de hectáreas a favor de la agricultura, con pérdida de calidad de tierras.

No tenemos dudas que desde los distintos sectores involucrados en la actividad se proponen soluciones, válidas por sus razonamientos aislados, pero complicadas, onerosas y de difícil aplicación en la práctica con la celeridad que las circunstancias indican.

Por eso, la propuesta de Caprove apunta a mantener el mismo stock de madres, incrementar el porcentaje de parición, evitar las pérdidas neonatales y lograr un incremento de la tasa de destete de 10 puntos (de 61% a 71%) y en la de extracción de 4 puntos (del 25% al 29%), que se comenzaría a comercializar en tres años.

En definitiva, se busca aumentar la productividad del rodeo actual, lo cual se conseguirá incrementando los índices de concepción, parición y destete y alcanzando un mejor índice de conversión por categoría.

Que quede claro: lograr el mismo resultado aumentando el stock de madres implicaría un período mínimo de cinco a seis años (tres para que las terneras retenidas paran y de dos a tres años para que sus terneros lleguen al peso de faena) sin tener en cuenta que las terneras que se dejen como retención de vientres faltarán como vaquillonas para faena.

Más allá de que se reconoce a la alimentación como un factor fundamental para lograr cualquier tipo de mejora en la producción, es aplicando los conceptos de sanidad sobre el rodeo con lo que se podrán eliminar las patologías que afectan a la reproducción, desde la concepción al parto, y evitar la mortalidad neonatal, lográndose estos resultados con el asesoramiento veterinario y el uso responsable de productos veterinarios de calidad reconocida.

 

¿Cuáles son las problemáticas a tener en cuenta?

En este punto es clave tener presente que son las enfermedades reproductivas, como brucelosis, IBR, DVB, trichomoniasis, leptospirosis y vibriosis genital bovina, las causantes de las bajas tasas de concepción y de partos. Por su parte, otras patologías como la diarrea neonatal y la neumonía neonatal, se constituyen como las responsables de la mortandad de un alto número de terneros.

Un análisis sintético, pero a fondo, de la situación sanitaria del país frente a estas patologías nos permitirá entender por qué a través del manejo sanitario inteligente se puede mejorar el stock y la productividad ganadera.

Un recordatorio previo será necesario como base de la revisión: una vez que una determinada enfermedad ha sido considerada endémica, sólo la prevención y el tratamiento del 100% de los animales susceptibles de contraerla permitirá reducir los efectos de su presencia, muestra de ello es lo ocurrido con la fiebre aftosa.

Sólo se logra su control a partir de una cobertura vacunal superior al 90%.

 

¿Cuánto pierde la actividad por no invertir en sanidad?

Si bien el 61% de destete a nivel país no es sólo el resultado de la presencia de las enfermedades reproductivas, los estudios de prevalencia le adjudican a este tipo de patologías una muy alta incidencia, considerándose que con la genética actual y los mismos niveles nutricionales se podría pasar al 71% de animales destetados, controlándolas por medio de una correcta implementación de planes sanitarios productivos.

El resultado consiguiente sería producir los 2.000.000 de terneros adicionales que actualmente son necesarios para cubrir la creciente demanda interna y externa de carne, aumentando la tasa de extracción del 25% actual al 29%.

Técnicamente este concepto se convalida con los trabajos realizados por el INTA Marcos Juárez, cuando uno de sus técnicos, el Dr. Gustavo Zielinski remarca: “La salud animal y la parición son los pilares para recuperar el stock bovino. Un 40% de vacas son huéspedes en los campos y no producen terneros: la mitad se debe a un déficit en la concepción y la otra es producto de enfermedades reproductivas”.

Para el caso de estas últimas patologías, debemos considerar como animales susceptibles de contraerlas, a 22.300.000 madres, 1.120.000 toros y a 3.350.000 de vaquillonas de reposición. Comprendiendo esto, veremos que prevenirlas implica el uso anual de una doble dosis de vacuna reproductiva en las vaquillonas y de una dosis en las madres y padres, con lo cual se deberían emplear 30.120.000 de dosis.

Considerando que en una primera etapa sólo se acceda a los rodeos productivos organizados, el universo a vacunar sería de 27.100.000 dosis, mientras que en la práctica sólo se utilizan 7.700.000 de dosis. Este dato refleja la gravedad del problema: sólo se vacuna al 25% del rodeo reproductivo y es coincidente con el porcentaje de animales en los que se supera el 85% de parición anual.

Por su parte, en enfermedades como IBR y DVB -cuya prevención es fundamental para el desarrollo de un ternero sano, ya que su infección lo hará portador para toda su etapa productiva- deberían emplearse 24.500.000 de dosis para lograr una cobertura vacunal del 90%.

Sin embargo, hoy se emplean 11.600.000 de dosis, con lo cual casi el 47% de los terneros podrían presentar patologías vinculadas a dichos agentes.

Para el caso de la brucelosis, una zoonosis cuya importancia y gravedad es un tema por todos conocido, pero no por eso resuelto, sigue estando presente en los rodeos de cría, afectando la preñez y constituyendo un importante riesgo para la salud humana. Se hace necesario el cumplimiento del programa respectivo implementado por el Senasa.

Ya refiriéndonos a trichomoniasis y vibriosis (campilobacteriosis), veremos que se trata de dos enfermedades venéreas que afectan a los rodeos con servicio natural, bajando entre un 5 y 10%, por su presencia, los índices de preñez, siendo su diagnóstico y tratamiento un proceso de fácil resolución a través de la actuación de un profesional veterinario y de laboratorios de diagnóstico acreditados, debiéndose su existencia básicamente a no estar incluido su control en los planes sanitarios de una gran parte de los rodeos.

A estas pérdidas por patologías reproductivas se les deben agregar las disminuciones productivas provocadas por carencias minerales, hormonales y por parasitosis internas y externas, al retrasar los períodos de entore y disminuir los índices de preñez.

En este último punto vale remarcar que los problemas ocasionados por las parasitosis quedan en evidencia al comparar el número de dosis que técnicamente se deberían usar: 211 millones de dosis para animales de 200 kilos, frente a las que realmente se usan: 100 millones de dosis en todo el rodeo nacional.

Contemplando esta situación, los especialistas evalúan la problemática en una pérdida de $9.000.000.000.

Es decir, alrededor de $7 por cabeza de los 13.000.000 potenciales animales que no se desparasitarían.

De esta manera se pueden evaluar cada una de las patologías que afectan a los rodeos, como el caso de carbunclo; enfermedad zoonótica contra la cual, de acuerdo a las existencias ganaderas, se deberían vacunar alrededor de 40.000.000 de animales.

Sin embargo, en el año 2013 se comercializaron sólo 17.900.000 de dosis, vacunándose el 45% del rodeo susceptible de enfermar, provocando muertes de animales adultos en plena etapa reproductiva, confirmándose en el año 2014 la muerte de un ser humano.

Un análisis similar realizado para el caso de la queratoconjuntivitis muestra que sobre un uso recomendable de 24.030.000 de dosis, en 2008, fueron utilizadas sólo 13.600.000 de dosis (56%).

Esta enfermedad provoca una pérdida de 80 gramos por animal enfermo por día, ocasionando pérdidas no sólo en animales en engorde, sino en terneras y vaquillonas de reposición que deben ser descartadas como madres.

Como se desprende de este análisis, la sanidad afecta de manera directa a la producción por lo que su control es el método más eficiente y rápido para aumentar el número de animales destinados a faena.

 

Rodeos de engorde

Por otra parte, una adecuada implementación de planes sanitarios en los rodeos de engorde nos daría la respuesta inmediata a las necesidades urgentes.

Como se dijo, actualmente se usan casi 100.000.000 de dosis de antiparasitarios, menos de lo que se debería usar y los estudios demuestran que por cada dosis no usada se pierden al menos 30 gramos de carne por día por animal no tratado, con una pérdida total de $9.000.000.000 millones.

De la misma manera afectan al engorde enfermedades como IBR, DVB, queratoconjuntivitis, sarna, garrapata, carencias minerales, las cuales tienen en el médico veterinario -como profesional- y en la industria farmacéutica veterinaria, la tecnología disponible para dar una respuesta adecuada a tan crítica situación.

CRECE LA DEUDA INTERNA

Las pérdidas para el sector ganadero superan los $18 mil millones

DE LA REDACCION DE MOTIVAR
redaccion@motivar.com.ar

Según se informara desde la Cámara Argentina de la Industria de Productos Veterinarios, el sector ganadero invirtió en sanidad un promedio de $33 por animal en todo el año 2014. “De este total, el valor correspondiente a sanidad preventiva fue de $24.40, mientras que el resto corresponde a productos de uso terapéutico o de manejo como antibióticos y hormonales”, aseguraron.
Más allá de esto, el documento difundido por Caprove dejó en claro que la aplicación de un correcto Plan Sanitario Productivo (siempre con un profesional médico veterinario como corresponsable sanitario a cargo) requiere de una inversión de $42 por animal y por año, equivalente a una inversión extra de $17.60 por animal y por año, lo que representaría una inversión global extra para el sector de $880.000.000.

Rentabilidad de la inversión
“La falta de implementación de estos planes produjo pérdidas para el sector valuadas en los $18.400.000.000 para el año 2014, debido a una menor tasa de concepción, un bajo porcentaje de parición, una baja tasa de extracción, una baja tasa de ganancia de peso y el impedimento de dar respuesta a un incremento de la demanda”, se sostuvo desde Caprove. En ese marco, los especialistas agregaron evitarlas hubiera requerido una inversión extra de $880.000.000, lo cual representa una rentabilidad de más de 21 veces sobre la inversión.
“Por lo expuesto, creemos necesario generar un cambio fundamental en nuestra ganadería, con menor cantidad de hectáreas en producción en la cual lo importante sea la capacidad de producción del actual stock bovino, a través de la aplicación de toda la tecnología disponible, que está al alcance de todos los productores, con costos significativamente bajos y que nos llevarían a una producción eficiente, con capacidad para hacer frente a los incrementos de la demanda de carne interna y externa”, concluyeron desde la Cámara.

PUEDEN ACCEDER AL MISMO DE MANERA COMPLETA

Todo el Plan Sanitario Productivo a disposición de los asesores veterinarios

DE LA REDACCION DE MOTIVAR
redaccion@motivar.com.ar

Más allá de la actualización de datos realizada por Caprove en el marco de las pérdidas anuales que ocasionan las enfermedades sobre los rodeos bovinos en nuestro país y la descripción concreta en cuanto a cómo si se las evitara se lograría incrementar la productividad nacional, el Plan Sanitario Productivo de la Cámara contempla una serie de informaciones y anexos que sin dudas serán de interés para los asesores veterinarios de todo el país.
Es por ello que quienes quieran solicitar la versión completa del documento, podrán hacerlo vía e – mail escribiendo a redaccion@motivar.com.ar.

Los contenidos
La herramienta de Caprove contempla, en primer lugar, información clave sobre los criterios técnicos a tener en cuenta para la elaboración de un plan sanitario.
En este punto, desde la entidad se remarcó que no existen “recetas” únicas, “ya que cada establecimiento, atento a sus características productivas, ubicación geográfica y manejo, requerirá de una acción sanitaria determinada, siendo el médico veterinario el único capacitado para brindar el asesoramiento correspondiente”.
Más allá de esto, la información subraya la importancia de tener en cuenta aspectos centrales como la probabilidad de ocurrencia de las enfermedades, sus consecuencias concretas sobre la explotación y el análisis costo – beneficio de las medidas propuestas.
Además, se avanza en la correcta utilización de las vacunas, con especial hincapié en las enfermedades reproductivas y en aquellas que afectan a los terneros pero cuya recomendación se orienta hacia la vacunación de los vientres.
También se remarca el impacto y la correcta forma de trabajo en el marco de las enfermedades carenciales (raquitismo por carencia de Ca.; hipofosforosis; hipocuprosis; hipomagnesemia; molibdenosis y carencias de Zn, Se y Vit E).
Para el caso de la utilización de los antiparasitarios, los expertos de Caprove avanzaron en la difusión de los distintos tratamientos (rotación de drogas), destacando las drogas con efecto antihelmíntico disponibles en medicina veterinaria y la actualidad en el marco de problemáticas puntuales como garrapata común del bovino (Boophilus microplus), la mosca de los cuernos (Haematobia irritans), la sarna (Psoroptes bovis) y los piojos.
También se publicaron una guía de Buenas Prácticas en el Uso de Productos Veterinarios, destacándose en ellas no sólo recomendaciones básicas a tener en cuenta, sino también detalles específicos a considerar por todos los actores involucrados en la producción ganadera.
Por último, el documento dispone de capítulos complementarios en los cuales se hace referencia a la correcta aplicación y empleo de productos hormonales y tratamientos carenciales, así como también a la utilización de antibióticos.