fbpx
MOTIVAR- Descarga – Main
HomePosts Tagged "Covid"

En los distintos sectores de la actividad. Un 100% de los encuestados aseguró que el contexto global generado por COVID19 refuerza el posicionamiento de la actividad veterinaria en el campo de Una Salud.

En los distintos sectores de la actividad. Un 100% de los encuestados aseguró que el contexto global generado por COVID19 refuerza el posicionamiento de la actividad veterinaria en el campo de Una Salud.

Encuestamos a 200 personas con destacada participación en distintos rubros del mercado. En su totalidad, coincidieron en que el contexto sanitario global refuerza el vínculo entre la medicina humana y veterinaria.

Luciano Aba
@aba_luciano
luciano@motivar.com.ar

La capacidad y velocidad de adaptación del sector veterinario argentino quedó demostrada, en su máxima expresión, durante la crisis sanitaria y económica desatada a causa del COVID19.
Tal es así que, una vez decretada la excepción de cumplir con el aislamiento obligatorio, entre los directivos de los laboratorios, los distribuidores y los veterinarios de la actividad privada se disparó el debate en cuanto a “cómo sería recordada cada persona” una vez finalizada la pandemia. Claro que, por esos días, pocos suponían que el COVID19 seguiría hoy tan presente, infectando y matando personas en todo el mundo.
Entre tanto, se planificó, se pensó y vaya que si se trabajó. Desde lo privado y lo público se han realizado grandes esfuerzos.
Esfuerzos por continuar con las tareas habituales y también por volcar los recursos de las ciencias y la medicina veterinaria a la búsqueda de una solución a la problemática sanitaria más inédita de la historia (reciente).
Tal es así, que en las páginas 12 y 13 podrán conocer la actualidad de algunas de las tantas pruebas e intervenciones en fármacos y vacunas que veterinarios y empresas del sector de la sanidad animal se encuentran desarrollando. Al igual que las universidades públicas y su rápida reacción para volcar instalaciones en la lucha contra la pandemia (Ver página 14). Todo esto puso sobre el tapete y dio una difusión inédita al concepto de Una Sola Salud que lejos está hoy de ser solo el slogan que supo ser.

Encuestados por MOTIVAR

Motivado por referentes y líderes de la industria, MOTIVAR decidió generar un muestreo electrónico, con preguntas que fueron enviadas y respondidas de forma individual por 200 personas de la actividad a nivel nacional. Del total de las respuestas, un 40% correspondió a veterinarios dedicados a grandes y/o pequeños animales; un 25% a directivos de laboratorios (nacionales y multinacionales); otro 22% a referentes del canal de distribuidoras y el resto, representantes oficiales, tanto del Senasa, como del INTA, el CONICET y FCV de distintos puntos del país.
Resultó interesante que el 100% de los y las referentes consultados manifestó haber estado desde un principio de acuerdo con la decisión del gobierno nacional sobre declarar a la actividad veterinaria como esencial en el contexto de pandemia por COVID19.
No menos importante es que, a 4 meses de aquel 20 de marzo, el 95% de esas personas, mantuvieran su visión al respecto.
Vale destacar que, entre las alternativas brindadas, un 40% de los consultados consideró que la medida tomada vía Decreto del presidente Alberto Fernández fue un acto de justicia con lo que la profesión representa en el ámbito de la Salud Pública. Un 35% tomó esto como una obligación frente a la sociedad y otro 25% con un reconocimiento.
Más de la mitad (52%) coincidió en que la decisión oficial de declarar a la actividad como esencial propicia un mejor posicionamiento de la medicina veterinaria en la sociedad. Un 32% no logró decidirse a favor de ello, pero sí planteó la posibilidad de que “tal vez” suceda. Un 16% del total no coincidió con la apreciación.

 

LEÉ TAMBIÉN: APORTES DE LA MEDICINA VETERINARIA FRENTE AL COVID19
ACCEDER AL LINK

Todos los encuestados aseguraron que es un buen momento para reforzar el concepto de “Una Sola Salud” promovido por la OIE y la OMS, demostrando el rol clave de las ciencias y las industrias veterinarias también en el cuidado de la salud humana y del medio ambiente. ¿Todos creen que eso efectivamente sucederá? No. Pero sí un 30% del total, al cual se suma un 50% que declaró “tal vez”. Todo un tema el de las expectativas respecto del impacto positivos que los esfuerzos comunicacionales referidos a la prevención de enfermedades puedan generar sobre los actuales niveles de prevalencia de Brucelosis, Tuberculosis, Leptospirosis, u otras zoonosis en los animales. Solo un 9% se mostró del lado de los que creen que lo vivido en estos meses sí llevará a que se avance en el control. ¿Qué pasará? Veremos.

Segmentados

Al tanto de las distintas etapas o fases de cuarentena entre provincias, cabe mencionar que la mitad de quienes participaron del muestreo (50%) viven en el interior del país, mientras que la otra mitad, en Buenos Aires; y un porcentaje interesante de ellos, en el AMBA. Este dato no es menor, como tampoco lo es el que indica que un 35% manifestó estar dentro de lo que es considerado grupo de riesgo para COVID19. Entre ellos, se destacó el grupo vinculado con organismos oficiales y laboratorios veterinarios.
De distintas maneras, un 70% evaluó de manera positiva a muy positiva la respuesta del sector veterinario y sus autoridades, más allá del desconocimiento y algún tipo de falencia mostrada durante los primeros días de este nuevo tiempo.

Compromiso con la salud

Además, en la propuesta MOTIVAR invitó a los consultados a determinar -en una escala de 1 (menor) a 10 (mayor)- cuánto más que antes de declarada la pandemia se comprometen sus decisiones en temas como la seguridad, la higiene y el cuidado de las personas: más del 80% manifestó hacerlo en un nivel de entre 7 y 10 puntos.
Un 90% del total aceptó haber hecho uso de las excepciones recibidas para el ejercicio de su práctica profesional: permiso para circular, ir a la oficina, al campo, a la veterinaria… Eso sí, el 95% (100% de los que no están en grupos de riesgo) se tuvo que adaptar a algún protocolo específico.
Desde los cambios de horario en las oficinas y la explosión de reuniones virtuales, pasando por la puesta en marcha de protocolos y la masiva utilización de tapabocas, mascarillas y alcohol en gel, los distintos sectores se adaptaron a la realidad.
Bioseguridad aplicada a la logística; mamparas y tótems; horarios restringidos y turnos; remises que reemplazaron colectivos en el traslado hacia las empresas, testeos, muchos menos mates en el campo; declaraciones juradas, etc. Múltiples fueron las medidas e inversiones generadas en un sector veterinario que nunca se detuvo.
Un 65% aceptó que está tomando mayores riesgos para su salud que aquellos ciudadanos con actividades no esenciales, mientras que un porcentaje aún mayor (70%), aseguró estar al tanto que hacerlo compromete también la salud de sus personas cercanas. Por ello, la conciencia despertada en el sector veterinario (al menos de los aquí consultados) fue contundente.
“Es mi hijo el que me abre la puerta y prende la ducha cuando me ve llegar”, nos confesaban algunos. “Hace meses que no viajo a Buenos Aires, ni veo clientes, un poco los extraño”, se animaban otros.

 

LEÉ TAMBIÉN: «SE HIZO MÁS VISIBLE EL CONCEPTO DE UNA SALUD»
ACCEDER AL LINK

Aunque coincida con las estadísticas nacionales ligadas a los médicos, sorprende que el haber estado exceptuado y poder salir a trabajar, le generó inconvenientes personales, familiares o en su círculo de amigos a 1 de cada 4 encuestados (25%).

Del lado de los buenos

Algo que preocupaba al sector al inicio de la pandemia era cómo iban a reaccionar los eslabones de la cadena en materia de cobranzas, abastecimiento y compromiso con las deudas. Contundente: el 97% del total aseguró que lo vio responder igual (47%) o mejor (50%) de lo que esperaba. Asimismo, un 70% expresó que en este tiempo sus clientes le han dado un valor diferencial a las medidas de seguridad en la producción, el transporte, y el uso de herramientas para cuidar la salud de los animales y las personas que el sector veterinario ha puesto en marcha durante la pandemia.

Una oportunidad histórica

La crisis sanitaria y económica que atraviesa el mundo puso de manifiesto la convivencia absoluta entre la medicina humana y la veterinaria. Sea por sus capacidades instaladas o por sus conocimientos, éste debe ser un momento clave no solo para que las instituciones refuercen su presencia, sino para que cada uno de sus integrantes busque desde su lugar expresar y comunicar que más allá de humana y veterinaria, los desafíos sanitarios del mundo requerirán siempre de una sola conciencia. Que así sea…

 

¿QUÉ SENTIMIENTOS DESPERTÓ LA CRISIS SANITARIA?

Compartimos aquí algunas de las 200 respuestas recibidas por MOTIVAR entre personas del sector veterinario. Les preguntamos cuáles son las principales sensaciones que la crisis sanitaria por COVID19 les despertó como integrantes de la industria de la salud.

  • “La situación dejó en evidencia la importancia de la ganadería y de ser eficientes en la producción. Esto fue advertido por el productor, quien no solo continuó con la sanidad, sino que en muchos casos aumentó el uso de productos veterinarios”.
  • “La industria vio acelerar procesos como la digitalización de tareas, el teletrabajo y mejoró los sistemas de comunicación, saliendo de la dependencia de la reunión presencial”.
  • “Con el correr del tiempo y en el marco de nuestra competencia, la mayoría de los logros obtenidos se irán diluyendo”.
  • “Quizás el conocimiento veterinario sea más tenido en cuenta en la toma de decisiones ligada al concepto de una Sola Salud”.
  • “Somos unos afortunados de poder seguir desarrollando la actividad”.
  • “Se logrará una mayor consciencia en cuanto a la importancia del control de las enfermedades zoonóticas y el cuidado de la salud en general”.
  • “Los vínculos entre propietarios y sus animales se ha estrechado. Esto es favorable para la profesión. También se ha incrementado la exigencia de estos propietarios que concurren a la consulta con niveles elevados de ansiedad”.
  • “No se modificará el rol de la actividad veterinaria, pero sí la forma en que la deberemos llevar delante de aquí en adelante”.
  • “Ha habido una transferencia de consumo hacia los mercados esenciales como el nuestro y además puede haber crecido el mercado de mascotas dado el contexto de confinamiento, encierro, soledad, etc”.

Desde medios internacionales informaron que las intoxicaciones en mascotas aumentó aproximadamente más del doble en los EEUU.

A medida que las personas tratan de protegerse contra el virus de la COVID-19, los productos de limpieza y desinfectantes afectan también a las mascotas provocando intoxicaciones en diferentes grados.

Durante este mes de junio, el volumen de llamadas a los operadores de líneas directas informando sobre intoxicaciones en mascotas debida a productos de limpieza se ha visto aumentada en más del doble en comparación con el mismo período del año pasado en los EEUU. Ahna Brutlag, directora principal del Centro de Control de Envenenamiento Animal de ASPCA (Sociedad Americana para la Prevención de la Crueldad hacia los Animales) ha manifestado que su centro experimentó un aumento del 65% en llamadas con posibles envenenamientos por productos de limpieza, durante los primeros cincos meses de 2020 respecto al 2019.

Pero las intoxicaciones parecen no limitarse a las mascotas. La extrema necesidad de proteger contra el virus de la COVID-19 ha provocado también un aumento de los envenenamientos en personas. Esto es debido a las prácticas de limpieza o desinfecciones de alto riesgo.

«Durante enero-marzo de 2020, los centros de envenenamiento recibieron 45.550 llamadas relacionadas con exposiciones a productos de limpieza (28.158) y desinfectantes (17.392), lo que representa un aumento general del 20,4% y 16,4% entre enero-marzo de 2019 (37,822) y enero-marzo de 2018 (39,122), respectivamente «, informan.

EXPOSICIONES ACCIDENTALES

De marzo a mayo, el total de llamadas con relación a intoxicaciones animales ha experimentado un pico histórico. La mayoría de estas llamadas son exposiciones accidentales debido a que las mascotas pueden ingerir los líquidos de los cubos de limpieza, lamerse las patas después de caminar por superficies recién desinfectadas, beber de cuencos no enjuagados o comer restos de toallas usadas para desinfectar que se encuentran en la basura. En otros casos, los propios dueños son los que aplican directamente geles desinfectantes con alcohol sobre las mascotas debido al miedo al contagio después de una salida al exterior.

El Dr. Wismer, profesional del ASPCA, expuso que la mayoría de los casos reportados corresponden con accidentes domésticos, como mascotas que han caminado sobre suelos recientemente limpiados con este tipo de productos. También destaca que la mayoría de estas exposiciones provienen de productos diluidos, por lo que generalmente solo causan molestias gastrointestinales leves e irritaciones de la piel.

No obstante, Wismer, insiste en mantener los productos de limpieza fuera del alcance de las mascotas, ya que contienen sustancias tóxicas potenciales que pueden ocasionar un peligro muy alto, provocando incluso lesiones graves en la boca, esófago o estómago. Además, aconseja mantener a las mascotas fuera de las habitaciones donde los dueños están limpiando, desechar en botes o bolsas cerradas las toallas que se han utilizado para limpiar y usar limpiadores a base de clorhexidina, ya que estos sí son aptos para mascotas.

Según Ahna Brutlag, los profesionales veterinarios deben repasar sus habilidades de descontaminación de mascotas, ya que recordar cómo inducir el vómito en un animal doméstico, tratar las exposiciones a blanqueadores o enjuagar los ojos de un animal que ha sido intoxicado puede ayudar a un veterinario a brindar buena atención primaria.

Del mismo modo, aconseja a los dueños a llamar o acudir inmediatamente a los centros veterinarios si ocurren este tipo de intoxicaciones en las mascotas.

Fuente: Diario Veterinario

Se trata de un desarrollo del Grupo Inbio de Rafaela, a cargo de un equipo interdisciplinario conformado por más 25 docentes e investigadores de Ciencias Veterinarias e ICiVet Litoral.

Un prototipo de respirador artificial fue testeado con éxito por un equipo interdisciplinario de docentes e investigadores de la Facultad de Ciencias Veterinarias de la Universidad Nacional del Litoral (FCV-UNL) y del Instituto de Ciencias Veterinarias del Litoral -ICiVet Litoral (doble dependencia UNL-Conicet).

Se trata de un desarrollo de Inbio SA, grupo de la ciudad de Rafaela que presentó la iniciativa al Ministerio de Salud de la Provincia de Santa Fe como una alternativa válida al uso de los respiradores comerciales autorizados, en caso de que la emergencia sanitaria generada por el Coronavirus COVID-19 derive en una situación crítica del sistema de salud y éste no cuente con suficientes respiradores para cubrir la demanda de los pacientes.

En este contexto, el Hospital de Salud Animal de la FCV-UNL y el Centro de Medicina Comparada (FCV-UNL e ICiVet.Litoral UNL- Conicet) fueron marco para este examen en el que efectuó una prueba de concepto de la eficacia del equipo prototipo de respirador. Se trata de un “Ciclador Automático para Resucitador (CAR)”, controlado por volumen, con seteo de frecuencia respiratoria, tiempo inspiratorio, monitoreo de la presión pico inspiratoria y presiones positivas al final de la expiración (PEEP).

Ciencia, ética y seguridad

“La prueba se basó en un protocolo y un procedimiento que fueron revisados y aprobados por el Comité de Ética y Seguridad de la FCV-UNL bajo el protocolo N°603/20. En esencia, consistió en mantener cerdos del peso de un humano adulto, anestesiados por al menos 24 horas para poder determinar numerosas constantes vitales durante el procedimiento”, explicó Hugo Ortega, vicedecano de FCV-UNL y director del ICiVet-Litoral.

En esta línea, informó: “Recibimos un requerimiento que ingresó por el Centro de Medicina Comparada para realizar una prueba de concepto de este prototipo de respirador artificial. El objetivo es realizar un test de eficacia y seguridad”. Luego indicó que ante esta demanda “se conformó un equipo interdisciplinario de más de 20 profesionales de la Facultad y del ICiVet-Litoral que en menos de una semana preparó los protocolos correspondientes, los materiales y las instalaciones para llevar adelante un desafío del que no se cuentan con antecedentes, por la duración y complejidad del procedimiento”.

Finalmente, Ortega remarcó que “en este trabajo se conjugan la experiencia de un grupo interdisciplinario de docentes e investigadores de la FCV-UNL y del ICiVet-Litoral, sumado a que el CMC cuenta con las certificaciones y habilitaciones correspondientes a SENASA, ANMAT, ISO 9001 y BPL-OCDE, teniendo experiencia y reconocimiento de las agencias regulatorias nacionales y de la región”.

Prueba exitosa, pasos a seguir

En cuanto al dispositivo, Guillermo Bernasconi de Grupo Inbio explicó: “Estamos desarrollando un respirador artificial en el marco de las acciones que entendemos necesaria para atender la situación generada por la emergencia sanitaria. El dispositivo puede ser configurado en muchas cuestiones, como la frecuencia respiratoria, tiempos, volumen entregado al paciente, presión máxima y mínima y otras magnitudes”.

Así, el integrante de Grupo Inbio informó que “en la prueba, siguiendo los parámetros establecidos en el protocolo oficial aprobado por el Comité de Ética, testeamos distintas configuraciones del respirador para comprobar si se desempeña de forma óptima desde el punto de vista técnico y en, cuanto a lo biológico del animal, comprobar que tolere correctamente la acción del dispositivo. Toda la prueba sucedió de la mejor manera”.

Finalmente, aseguró que “lo que sigue tras esta exitosa prueba es el desarrollo final del equipo para poder escalarlo en la medida de las necesidades y las demandas generadas por la cantidad de casos de infectados con COVID-19”.

Apoyo del Estado

“Desde la Provincia de Santa Fe estamos acompañando esta iniciativa”, enfatizó Martin D’Angelo, director General de Promoción Científica, Tecnológica e Innovación de Gobierno provincial, para luego asegurar que “el rol del Estado en este contexto es apoyar en todo lo que se pueda este tipo de acciones y desarrollos del sector empresarial y científico de Santa Fe para atender esta situación que nos tiene trabajando en dos escenarios. Por un lado, uno a corto plazo en el que, de acuerdo a las previsiones de especialistas de la Salud, se precisan diseñar dispositivos técnicos para afrontar esta situación. Por otro, un escenario posterior en el que se proyecta cómo comenzará a salir la provincia de Santa Fe de este contexto anormal. Una de las maneras es buscando socios estratégicos a nivel local, regional y nacional con el objetivo de buscar soluciones efectivas”.

Desafíos profesionales

Para concluir, Pablo Díaz es veterinario e investigador y fue parte del equipo de profesionales que realizaron el test. “Nos solicitaron el desarrollo de un ensayo preclínico en un cerdo para realizar una prueba en un respirador automático para su potencial uso en el marco de la pandemia de COVID-19”, explicó Diaz para luego continuar: “De inmediato, nos vinculamos con todos los profesionales necesarios para el diseño y la ejecución del ensayo.

El equipo está conformado por cirujanos de grandes animales, anestesistas de pequeños animales y colaboradores en cuanto a metodología y control de la calidad del ensayo por parte del Centro de Medicina Comparada”.

En este sentido, Mariana De Gennaro, veterinaria anestesista interviniente en el proceso, indicó: “Como clínicos, en nuestro rol de cirujanos anestesistas, el desafío tuvo que ver con recolectar todos los equipos necesarios para validar la prueba y coordinar todo lo vinculado a recursos humanos que hicieron posible que este paciente esté cuidado y protegido como corresponde”.