miércoles 24 de abril de 2024

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a Motivar. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE

Vigilancia y acciones preventivas de intoxicaciones por biotoxinas marinas

Recomendaciones de Zoonosis Urbanas, Ministerio de Salud de Buenos Aires, por la ocurrencia de caninos intoxicados en la Costa Atlántica y el hallazgo de una especie invasora como la babosa moteada, que puede contener estas biotoxinas.
8 de febrero de 2023 - 15:25

Luego de la ocurrencia de caninos intoxicados recientemente en la Costa Atlántica y el hallazgo de una especie invasora como la babosa moteada, que puede contener estas biotoxinas, Zoonosis Urbanas, Ministerio de Salud de la provincia de Buenos Aires, brindó recomendaciones concretas y compartió información relevante respecto de cómo abordar este tipo de casos.

Las biotoxinas marinas son sustancias de diversa composición química, sintetizadas principalmente por organismos marinos unicelulares, y que a través de diferentes mecanismos de acción tienen efectos tóxicos sobre otros seres vivos.

Existen dos grupos de biotoxinas: las producidas por bacterias contaminantes o propias de la flora normal de ciertos peces u otros organismos marinos. Entre ellas se encuentra la Tetrodotoxina (TTX) conocida históricamente por causar graves cuadros de intoxicación alimentaria por consumo de Pez Globo o Fugu. Y las toxinas producidas por ciertas especies de algas microscópicas (fitoplancton tóxico). 

Descargá aquí el informe completo sobre biotoxinas marinas.

Estas microalgas tóxicas aparecen en gran número bajo ciertas condiciones ambientales favorables, fenómenos naturales conocidos como Floraciones Algales Nocivas o Mareas rojas. Entre las toxinas de este grupo están aquellas asociadas a los síndromes de intoxicación causados en humanos especialmente debido al consumo de moluscos bivalvos y caracoles de mar, tales como las toxinas paralizantes de los moluscos, también conocidas como Saxitoxinas (STXs).

Ambas biotoxinas son esencialmente neurotóxicas, muy potentes a pequeñas dosis.

Aún no existen antídotos y en casos de intoxicación solo pueden aplicarse tratamientos sintomáticos y de sostén. 

Los síntomas y signos de una intoxicación tanto en humanos como animales son muy variables y dependen de la susceptibilidad individual, el tipo de compuesto presente y la dosis ingerida. En casos graves el inicio de los síntomas puede ser casi inmediato (5 a 10 minutos) luego de la ingestión del alimento contaminado. 

Las toxinas son rápidamente absorbidas a través del tracto digestivo comenzando ya desde la mucosa oral. El cuadro de intoxicación se inicia con parestesias, y puede avanzar hacia paresias, parálisis y puede causar la muerte en poco tiempo.

Cabe mencionar que desde hace varios años se ha detectado el arribo y posterior distribución a lo largo de las Costas Argentinas de un organismo invertebrado, conocido científicamente como Pleurobranchaea maculata (babosa moteada), que es originario de Nueva Zelanda y del sudeste de Australia. 

Esta babosa es ya considerada una especie invasora y es capaz de almacenar tetradotoxinas (TTX), una toxina que hasta el momento de la aparición de este animal no había sido reportada en Argentina. Cabe aclarar, que esto último no necesariamente implica que no existía TTX en el área, previa a esa primera detección, ya que no hay estudios previos que permitan concluir al respecto. 

Este molusco mide entre dos y quince centímetros y suele habitar desde la costa hasta unos trescientos metros de profundidad. Como ocurre con los demás organismos de los fondos someros cercanos a la playa, esta babosa, puede aparecer en la orilla de una playa al ser arrastrada por una combinación de vientos, mareas y corrientes que la depositan en la arena o las rocas como parte de un fenómeno común conocido como “arribazones”.

Recomendaciones y medidas de prevención de intoxicaciones por biotoxinas marinas en la Costa Atlántica

  • No recolectar algas, moluscos y/o mariscos en las playas para el consumo familiar o para preparaciones caseras.
  • Respetar las disposiciones, ordenanzas y avisos públicos de vedas a la extracción y consumo de moluscos. No adquirir ni consumir preparaciones elaboradas con mariscos (conservas, ensaladas, paellas, etc.) en puestos o locales que no tengan habilitación bromatológica. Evitar el contacto directo con medusas y/o babosas marinas, en la playa o el mar.
  • Desde el Ministerio de Ambiente brindan las mismas recomendaciones, a través de la página web del Gobierno: “Se recomienda no tocarlos ni colectarlos. En caso de ser observados en la playa, se debe mantener a los niños y mascotas alejados de los mismos”.
  • Evitar que los niños jueguen y/o consuman accidentalmente moluscos y/o cualquier otro organismo marino presente en la playa. En caso de que así sucediera concurrir rápidamente a una consulta médica. 
  • Evitar que los perros mastiquen y/o consuman moluscos u otros invertebrados de la playa, los que pueden estar incluso mezclados entre macroalgas. En caso de que así sucediera, extraer de ser posible lo que incorporó en su boca, y concurrir rápidamente a una consulta veterinaria. En caso de sospecha de intoxicaciones por biotoxinas marinas, notificar el episodio al área de salud o centro de zoonosis local correspondiente.

Fuente: Departamento Zoonosis Urbanas, Ministerio de Salud de Buenos Aires.

Más información: [email protected]

Dejá tu comentario

Las Más Leídas

La contención del brote de rabia paresiante estuvo a cargo del Senasa y autoridades locales.
Desde la OMS indicaron que la influenza aviar se convirtió en una zoonosis animal pandémica mundial.
Las autoridades del Senasa expusieron sobre las novedades en productos veterinarios. 
En los terneros es momento de iniciar o reforzar el plan sanitario recomendado por los profesionales veterinarios.
Tomás Berisso, gerente general de Primia Nutrición Animal, indicó que hoy la empresa está orientada a la venta de productos 50% para tambo y el otro 50% para feedlot.

Te puede interesar