lunes 10 de junio de 2024

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a Motivar. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
ORGANIZADO POR LA CÁMARA DE LA INDUSTRIA NACIONAL

Anemia infecciosa equina: un desafío siempre vigente para el país

Criadores, veterinarios, investigadores y funcionarios compartieron el Primer Congreso Argentino sobre la enfermedad.
24 de mayo de 2021 - 08:55

on la participación de alrededor de 200 personas a través de Zoom y YouTube, se realizó el Primer Congreso Argentino sobre Anemia Infecciosa Equina, organizado por la Cámara de la Industria Nacional Equina (CAMINE).
El encargado de abrir el debate fue Carlos Dodera, presidente de la Asociación Argentina de Veterinaria Equina (AAVE) y de la Comisión de Salud y Bienestar Animal de CAMINE, quien remarcó que la Anemia Infecciosa Equina es una problemática a nivel mundial y que, si no se toman medidas, puede ser limitante para la participación argentina en el mercado global.
“La evolución de nuestra profesión acompañó el crecimiento de la industria equina, pero en este rubro, una enfermedad que nos pone en jaque, no hemos podido avanzar. Si no estamos todos en el mismo barco, no vamos a poder controlar la enfermedad. La AIE no solo enferma al caballo, sino que nos obliga a su sacrificio”, aseguró Dodera.
La segunda disertación estuvo a cargo de María Barrandeguy, investigadora del INTA y profesora de Enfermedades Infecciosas en la Universidad del Salvador, quien lleva 40 años trabajando con la AIE. “Es un poco frustrante saber que estamos en el mismo lugar o incluso un poco peor”, reconoció.
Y explicó que si bien la forma natural de transmisión es a través de insectos hematófagos (principalmente tábanos), pero hoy la causa principal es el manejo inadecuado por parte del hombre por el uso de jeringas infectadas. “Tenemos que educar para que nunca se use la misma aguja para más de un caballo”, remarcó.
Para finalizar, Barrandeguy sintetizó los factores críticos de transmisión: los animales que se encuentran cursando enfermedad clínica aguda, las regiones o épocas del año con elevada densidad de vectores y la alta concentración de caballos con poca distancia entre animales sanos e infectados.
Por su parte Esteban Gapel, del Consejo de Veterinarios de Corrientes, advirtió que hay más de 400.000 caballos infectados en el país y que hay que pensar en un proyecto de 10-15 años. “Debemos crear un ente superador que entienda a la AIE como una cuestión crítica, lo que se hizo hasta ahora no alcanzó”, dijo.

La visión del Senasa

También del Congreso participó Ximena Melón, directora nacional de Sanidad Animal del Senasa, quien mostró que las condiciones sanitarias difieren en cada región. “Hay índices de prevalencia de hasta 60% de los predios en algunas zonas y otras zonas libres de la enfermedad”, dijo.
En líneas generales, en la Argentina hay tres estatus diferentes frente a la AIE. La Patagonia, al sur del río Colorado, está libre de la enfermedad. El centro y oeste del país está bajo control y requiere un seguimiento cercano de la problemática, y en el Litoral y noreste del país, las zonas más húmedas, la enfermedad es endémica y no se la pretende erradicar.
En la Argentina en lo que va del año se identificaron 400 equinos con AIE. Según los datos epidemiológicos que maneja el Senasa, en el norte hay prevalencias de más del 35%, mientras que en el centro hay 2% de prevalencia. Según destacó la funcionaria, la estrategia de control, establecida en la norma 617/05, es similar en todo el país salvo en las zonas libres, pero la propuesta es comenzar a llevar una estrategia diferenciada, resguardar las poblaciones libres y las poblaciones deportivas, pero también dar respuestas de control a los equinos rurales. Entre las acciones a realizar, Melón destacó el control de movimientos, el desarrollo del documento de tránsito equino y la eliminación de los animales positivos en todos los casos salvo que estén y permanezcan en zonas con alta prevalencia.

Si se puede

En el cierre del evento, el veterinario Martín Cipolla contó la experiencia realizada durante 2018 y 2019 en la localidad de San Pedro, Buenos Aires, donde con la colaboración de los sectores público y privado se logró mejorar sensiblemente la situación sanitaria de los equinos. El primer paso fue el secuestro de los caballos sueltos en la vía pública en el casco urbano, que fueron destinados a corrales municipales acondicionados. Además, en cada una de las muchas fiestas tradicionalistas de San Pedro se empezó a exigir que hubiera un director técnico veterinario y que se controlara toda la documentación de los animales. En total se inscribieron 600 animales en el Renspa, se hicieron 1.300 sangrados y se detectó una prevalencia de AIE del 9,7%, mientras que entre los caballos incautados ese valor fue del 18,5%.

Dejá tu comentario

Las Más Leídas

Se acerca la época aconsejable para vacunar contra encefalomielitis equina, de allí la necesidad de extremar los controles.
Los veterinarios podrán realizar el test de diagnóstico de tristeza bovina sin necesidad de equipamiento sofisticado.
GustavoZimmermann destacó que la Isometamidium es una droga nueva para la Argentinaque sirve para tratar la tripanosomiasis bovina.
La División deProtección Pecuaria determinó reconocer la condición de libre de influenza aviar de Argentina 
Las Conferencias Internacionales están dirigidas a MV de equinos y a estudiantes de veterinaria.

Te puede interesar