fbpx
MOTIVAR- Descarga – Main
HomeEdición Impresa“Somos una empresa farmacéutica veterinaria con un ADN distinto”
DIVERSIFICACIÓN Y UNA FUERTE IMPRONTA INDUSTRIAL

“Somos una empresa farmacéutica veterinaria con un ADN distinto”

Onainty. “Desde siempre apostamos por diversificar los mercados”.

Onainty. “Desde siempre apostamos por diversificar los mercados”.

Richmond Vet Pharma cumple 24 años en el mercado y es justamente su CEO y director técnico, Juan Onainty, quien repasa los principales hitos alcanzados por la compañía tanto en el mercado local, como en el internacional.

Luciano Aba
@aba_luciano
luciano@motivar.com.ar

Nacimos con un ADN distinto al de buena parte de los laboratorios del sector veterinario. Richmond Medicina Humana fue la única empresa farmacéutica nacional que en los últimos 24 años abrió su propia división veterinaria”. Con esta primera frase recibió el CEO y director técnico de Richmond Vet Pharma a MOTIVAR, en las instalaciones con las que la empresa cuenta en el Gran Buenos Aires (Ver recuadro N° 1).
“Nuestro ADN no es el de una empresa familiar, sino el de una empresa que desde siempre ha trabajado bajo normas de calidad, cumpliendo las normativas correspondientes y buscando la excelencia en la elaboración y desarrollo de productos veterinarios para distintas especies animales”, reforzó Onainty en un encuentro que tuvo como objetivo repasar los hitos del laboratorio en un nuevo aniversario.
“Sin dudas que uno de nuestros pilares ha sido la constante inversión en lograr una industrialización propia. Debido a que estamos tan ligados al desarrollo y la innovación, la única forma de elaborar y realizar el desarrollo galénico adecuado es tener elaboración y control de calidad propios. En un principio, asociados al equipo de Richmond Humana y desde hace unos años, exclusivo de Richmond Vet Pharma”, sostuvo Onainty. Y agregó: “Hemos innovado en el lanzamiento de 14 moléculas sin antecedentes en el mercado veterinario y esto demanda un compromiso y responsabilidad”. Luego, se focalizó en la presencia internacional que durante estos años ha logrado el laboratorio.
“Casi en simultáneo al registro de nuestros primeros productos en Argentina, se avanzó en otros países de la región. Hace 24 años que exportamos. Esta experiencia nos llevó a optimizar y adecuar la correcta documentación y el aval regulatorio de nuestros productos, como también certificar nuestra planta de elaboración en otros países, más allá de las visitas y auditorías de nuestros clientes y de organismos oficiales”, reforzó, para luego concluir: “Estas acciones y la propia expansión de la empresa, nos llevan a transitar un proceso permanente de inversión”.

MOTIVAR: ¿Qué unidades de negocio tiene hoy activas la empresa?

Juan Onainty: Desde siempre hemos apostado a la diversificación de los mercados, entendiendo el plan de negocio en su totalidad, razón por la cual nuestra participación en Argentina se distribuye en tres grandes líneas: bovinos (carne y leche), animales de compañía y equinos deportivos. Cada una con un requerimiento especial, tanto desde lo técnico, como comercial y de marketing, contemplando una importante cantidad de lanzamientos este año en cada uno de esos sectores.
Más allá de esto, resulta importante destacar la incorporación de la representación de una línea de equipos de anestesiología, que complementa el liderazgo de la empresa en este segmento de la anestesiología y el manejo del dolor en los animales. En este campo también tenemos previstos lanzamientos, que sumarán nuevas opciones al trabajo de los profesionales veterinarios.
Otro hito ha sido el lanzamiento hace poco más de un año de la línea de dermocosmética animal, Dermapet: una innovación que se suma a un segmento que, a nivel mundial, está en pleno desarrollo.
Estamos logrando excelentes resultados con la propuesta en Argentina y también en otros 5 países donde ya comercializamos esta línea que apunta a la estética y el cuidado de la piel y el pelo de los animales. Incluso próximamente estaremos presentando un complemento, la línea Fragance, con aromatizantes para animales, creados con un concepto especial y diferente a todo lo que actualmente existe en nuestro mercado.
Más allá de haber nacido con un claro foco en la generación de soluciones para la salud de los animales de producción, es evidente que hoy avanzamos en un renovado vínculo con el sector de animales de compañía, al cual también podemos ofrecer distintos tipos de accesorios por medio de Pet Argentina, unidad de negocios con la que representamos a diversas marcas en el país.
Más allá de esta diversificación, no podemos perder de vista la importancia que tiene la unidad de Servicios para Terceros en nuestra empresa.
Brindamos servicio a 20 laboratorios nacionales y multinacionales que confían la producción en la planta de Richmond Vet Pharma.
Por la capacidad productiva que tenemos, somos referentes en el scalling up de cualquier empresa que quiera crecer en su negocio. Esta es una unidad que seguirá avanzando en base a acuerdos realizados con diversas empresas que confían también en nuestra capacidad de almacenamiento y logística.

¿Qué aprendizajes dejan estos primeros 24 años en cuanto a la gestión propia de la empresa?

En primer lugar, que el motor inicial de la compañía es la pasión de su fundador por la actividad. Esta es la piedra fundamental sobre la cual luego recae el enorme desafío de consolidar un equipo de trabajo que acompañe e impulse el crecimiento. Nuestra empresa comenzó con 4 empleados y hoy completa una nómina de 100 personas, de las cuales el 75% tiene formación profesional.
La conformación de este equipo de trabajo, con todas sus áreas gerenciadas, es el gran desafío para seguir creciendo. De hecho, durante el año de la pandemia hemos incorporado a más de 20 personas.

GMP. La empresa ya ha recertificado tres veces las normas de Buenas Prácticas de Manufactura ante el Senasa.

GMP. La empresa ya ha recertificado tres veces las normas de Buenas Prácticas de Manufactura ante el Senasa.

¿Cuáles son las expectativas para este año 2021?

Después de un año récord y buenos resultados en estos primeros meses, nos focalizaremos en seguir trabajando bajo las premisas que plantea nuestro plan de crecimiento al año 2025.
Más allá de esto, el objetivo para este 2021 es ambicioso y apunta a volver a crecer en una doble cifra respecto a los volúmenes a comercializar.

¿Y qué desafíos ven por delante?

Si bien el sector veterinario ha logrado en este último tiempo seguir activo más allá de las restricciones que genera la pandemia, no podemos desconocer que los márgenes de rentabilidad de las empresas siguen cayendo.
Si a eso sumamos la incidencia de condiciones cambiarias, ausencia de algunos insumos, aumento de las drogas en dólares, la diferenciación cambiaria entre el dólar de exportación y el de importación, veremos que han surgido muchas más variables en la constitución de los costos standar.
Todo esto, sumado a la inflación que crece todos los meses.
Esto es de lo más crítico que veo, al igual que el acceso a materias primas y el incremento en el costo de los fletes internacionales.

Más inversiones en la planta de Richmond Vet Pharma

Inversiones. La industrialización propia fue desde siempre una realidad en la firma.

Inversiones. La industrialización propia fue desde siempre una realidad en la firma.

Ubicada en el partido de Malvinas Argentinas, en la zona norte del Gran Buenos Aires, la planta de elaboración de medicamentos de Richmond Vet Pharma sigue creciendo, no solo en producción propia, sino también en su servicio para terceros, del cual ya son parte 20 empresas nacionales y multinacionales.
“En nuestras instalaciones elaboramos prácticamente todas las formas farmacéuticas veterinarias, a excepción de aerosoles, pesticidas y biologicos”, le explicó a MOTIVAR el CEO y director técnico del laboratorio, Juan Onainty.
Y agregó: “La planta de comprimidos y líquidos orales, no estériles, es una de las que mayor capacidad productiva tiene en el país, al igual que nuestras áreas de inyectables estériles. Contamos con la automatización necesaria para dar soporte al ritmo y la calidad de producción que llevamos adelante”.
Es así como bajo la figura del RVRC (Richmond Vet Research Center), la empresa brinda servicios para terceros y pone a disposición de sus clientes la certificación GMP (y tres recertificaciones posteriores) con las que cuenta una planta que también está habilitada en otros 23 países del mundo.
Finalmente, vale decir que la empresa se encuentra construyendo un nuevo depósito de más de 2.000 metros cuadrados (12 metros de alto) y 800 posiciones útiles, a fin de avanzar en el almacenamiento y la logística que impulsan no solo los trabajos para terceros, sino también el crecimiento en los distintos mercados de exportación y los nuevos segmentos a los que se están abriendo camino.
Más en: www.richmondvet.com.ar.

comments

COMPARTIR:
Valoración: