fbpx
MOTIVAR- Descarga – Main
HomeEdición ImpresaMicrobiota y “Una Salud”, ¿cuáles son los desafíos más relevantes?
DIVULGACIÓN CIENTÍFICA

Microbiota y “Una Salud”, ¿cuáles son los desafíos más relevantes?

Por medio de la inclusión de probióticos en el tratamiento de las enfermedades se busca tanto el aumento del bienestar de los animales en producción como el cuidado de la salud humana y del medio ambiente.

Vet. Mag. María Inés Bianchi y Lic. en Producción Animal Alejandro Bassanetti
Grupo de Innovación en Sistemas Ganaderos.
EEA INTA Salta.
bianchi.maria@inta.gob.ar
bassanetti.a@inta.gob.ar

En este artículo presentamos la relación estrecha entre el concepto de “Una Salud” y la importancia del mantenimiento de una microbiota saludable, tanto en animales domésticos, como los seres humanos. Este concepto propuesto por la OIE considera las oportunidades para la protección de la salud pública, donde se comprende que el camino para la salud humana es considerar la salud animal, vegetal y del ambiente en su conjunto.
La microbiota normal, flora normal o flora nativa define al conjunto de microorganismos que se localizan de manera habitual en distintos sitios del cuerpo humano, y que conviven con el huésped sin causar enfermedad. Estos sitios son principalmente el tracto gastrointestinal, pero también abarcan la piel, las mucosas genitales y el tracto respiratorio.
En su estado normal, la actividad de los microorganismos que integran la microbiota colabora en diferentes funciones con el organismo huésped: prevenir infecciones con patógenos, sintetizar enzimas, vitaminas y precursores de hormonas, antioxidantes, ácidos grasos de cadena corta, etc.
En la producción animal argentina se utilizan numerosos antibióticos como “preventivos” o “promotores de crecimiento”, cuyo uso ya ha sido prohibido en países de la Unión Europea y también se encuentran en ese camino otros como Estados Unidos.
El uso indiscriminado de antibióticos en la producción animal perjudica la salud humana, como así también al medio ambiente y a los propios animales.
Este daño se produce en forma directa por los residuos en las carnes debido a que los períodos de carencia no siempre se cumplen estrictamente, hecho favorecido por la ausencia de controles en frigoríficos, causando reacciones alérgicas y/o perjudicando la flora intestinal de los consumidores. Como también en forma indirecta con la generación de resistencia bacteriana, con transmisión de genes que pasan desde diferentes bacterias ambientales a las patógenas, creando microorganismos resistentes y multirresistentes,: un grave problema sanitario ya instalado en las infecciones intrahospitalarias, por ejemplo, el Staphylococcus aureus resistente a la meticilina (MRSA).
A su vez, resulta afectada la salud del medio ambiente por medio de los residuos presentes en efluentes, y en la disposición incorrecta de envases y elementos de uso veterinario, eliminando microbiota benéfica y alterando los ecosistemas.

La Estación Experimental Agropecuaria INTA Salta avanza en un proyecto de investigación que propone el desarrollo de un probiótico a partir del estudio de la microbiota natural de los cerdos.

Impacto del estrés

El período de destete de lechones, terneros, corderos u otros animales domésticos, es un desafío para la producción, ya que sufren un importante estrés debido a la separación de su madre, a la mezcla con otros animales y al cambio de alimentación al pasar de la leche materna a alimentos sólidos.
El estrés y los nuevos nutrientes causan un efecto perjudicial en la microbiota intestinal, generando baja de inmunidad y de respuesta a agresiones de patógenos, que lleva a una suba de morbilidad y mortalidad por diferentes enfermedades y un retraso en el crecimiento que afecta la ganancia de peso.
Este mismo stress se produce en el crecimiento y desarrollo de las primeras etapas en aves, donde los pollitos están solos y no cuentan con la protección de las aves adultas como en la forma natural de crianza.

El desafío

El uso de antibióticos en este primer período crítico del desarrollo responde a la búsqueda de rentabilidad comercial pero no contempla el daño posterior a la microbiota normal de los animales, con el desarrollo de efectos secundarios y el malestar que esto genera, ni tampoco el perjuicio global al concepto de “Una Salud”.
En la EEA del INTA Salta avanzamos en un proyecto de investigación que propone el desarrollo de un probiótico a partir del estudio de la microbiota natural de los cerdos. El objetivo es obtener microorganismos capaces de actuar sobre el eje neuroinmunoendócrino de los lechones, generando efectos beneficiosos como fortalecimiento inmunológico y contrarrestando los efectos perjudiciales del estrés propio del destete.
Con esta alternativa se busca tanto el aumento del bienestar de los animales en producción como el cuidado de la salud humana y del medio ambiente.

comments

COMPARTIR:
Valoración: