fbpx
MOTIVAR- Descarga – Main
HomeEdición Impresa“El desinfectante debe estar aprobado y ser efectivo para virus, bacterias y hongos”
BIOSEGURIDAD EN EXPLOTACIONES PORCINAS

“El desinfectante debe estar aprobado y ser efectivo para virus, bacterias y hongos”

Repasamos algunas claves a considerar en una de las medidas básicas para garantizar la bioseguridad de un establecimiento productivo: la limpieza y desinfección de los galpones.

De la redacción de MOTIVAR
redaccion@motivar.com.ar

El concepto de bioseguridad refiere al conjunto de medidas que son aplicadas para evitar el ingreso de enfermedades en un establecimiento productivo.
Este tipo de acciones es relevante en todas las producciones, pero cobra especial relevancia en el caso de la actividad porcina, donde existen numerosas enfermedades que atentan no solo contra los parámetros de la producción, sino también contra la obtención y/o mantenimiento de mercados.
En este sentido, el Senasa comparte en su Web un documento a cargo de los MV. Pablo Borrás y Mariela Monterubbianesi, donde destacan que la aplicación de medidas de bioseguridad adecuadas juega un rol fundamental para disminuir el riesgo de ingreso de enfermedades a la granja y, a su vez, para prevenir su diseminación.
“Cuando una granja aplica medidas de bioseguridad tiene menores probabilidades de que ingrese una enfermedad, ya sea por cercanía, personas, vehículos, etc”, se asegura en el documento que describe las distintas medidas de manejo fundamentales a aplicar para prevenir la introducción y transmisión de enfermedades infecciosas a un establecimiento de cría de porcinos.
En este artículo, MOTIVAR se focalizará en solo una de ellas: la limpieza y desinfección de los galpones.

¿Qué productos utilizar?

Según destacan los expertos, el proceso de limpieza y desinfección de los galpones es importante para reducir la carga microbiana y, por lo tanto, para el control de la exposición de los cerdos a agentes patógenos en su ambiente.
La limpieza incluye una etapa de limpieza en seco, en la que se retira la materia orgánica grosera, y luego una etapa de limpieza húmeda con agua a presión para arrastrar las partículas finas y adheridas.
En este sentido, queda claro que la desinfección con productos adecuados, utilizando las dosis correctas, inactiva a la mayoría de los microorganismos.
“El producto desinfectante debe estar aprobado por el Senasa y ser efectivo para virus, bacterias y hongos”, destaca el documento oficial (Ver Cuadro N°1).

Cuadro N° 1. Composición química y modo de uso de los principales desinfectantes utilizados en granjas porcinas.
Composición Química Usos Observaciones Dosis Recomendada
Glutaraldehido
+ Amonio Cuaternario
En instalaciones, equipo y vehículos.
Puede utilizarse en presencia de animales
Eficaz en presencia de materia orgánica. No corrosivo.
Puede ser aplicado por aspersión, nebulización e inmersión
4 – 7 ml/L
Amonio
Cuaternario
Arcos, tapetes, pisos, paredes y accesorios de baños.
Plantas procesadoras de alimentos.
Puede usarse en desinfección sin ejuague
en superficies en contacto con alimentos.
No corrosivo. Aplicado por aspersión
termonebulización e inmersión.
2 ml/ 5L En superficies en contacto con alimentos 8 – 16 ml/ 5L
Fenoles En instalaciones, equipo y vehículos.
Arcos y tapetes.
Eficaz en presencia de materia orgánica. No corrosivo.
Puede ser aplicado por aspersión, nebulización e inmersión
4 – 8 ml/L
Ácido cresílico
+ fenoles
En instalaciones, equipo y vehículos.
Pisos irregulares, pisos de tierras, almacenes y bodegas.
Amplio espectro y alto poder residual.
Puede ser aplicado por aspersión, termonebulización
e inmersión.
4 – 8 ml/L
Hidróxido de sodio
+ hipoclorito de sodio
Útil en la limpieza de explotaciones pecuarias, plantas procesadoras de alimentos
e incluso cocinas industriales.
Después de su aplicación lavar con agua
a presión. No mezclar con ácidos.
4 – 15 ml/L
Nótese que el cuadro es de referencia y siemmpre se debe consultar el rótulo del producto comercial aplicado.

Vale decir que también existen productos aprobados para enfermedades específicas del cerdo, como el síndrome respiratorio reproductivo porcino (PRRS) o el circovirus porcino de tipo II (PCVII).
Un punto destacado tiene que ver con que cuando se selecciona un desinfectante, se deben tener en cuenta los siguientes aspectos: tipo de superficie a desinfectar, destino de uso (rodoluvios, pediluvios, pulverización de superficies), temperatura y tipo de superficies, dureza del agua, eficacia sobre enfermedades específicas, tiempo de contacto, toxicidad en humanos y animales, cantidad de materia orgánica presente y costos.
¿Recomendaciones finales? Aunque básico, es importante leer atentamente el rótulo y respetar la forma de uso y las concentraciones que recomienda el fabricante. ¿La otra? Prácticamente todos los desinfectantes son corrosivos o irritantes, por lo que el operario debe protegerse utilizando gafas y guantes, y leyendo las instrucciones de uso para evitar potenciales riesgos.

comments

COMPARTIR:
Valoración: