fbpx
MOTIVAR- Descarga Septiembre 2020 – Main
HomeInstagramAmérica Latina debate sobre gestión veterinaria

América Latina debate sobre gestión veterinaria

Mariano Tischler, director ejecutivo del Latam Business Veterinary, brinda todos los detalles del evento virtual que comienza el 21 de septiembre.

El Latam Business Veterinary es el congreso regional para dueños y administradores de empresas veterinarias. Tiene su origen en Chile, y el éxito de los encuentros llevó a sus organizadores a expandirse hacia Colombia y Panamá.
Hoy, la pandemia de Coronavirus lleva el evento a la virtualidad.
Para conocer los detalles de esta nueva propuesta, MOTIVAR conversó con Mariano Tischler, médico veterinario, emprendedor y director ejecutivo del congreso. Tischler es uno de sus organizadores junto a Marcelo Zysman, director científico; Carolina Jiménez, directora logística, y Malú Carvajal, Product Manager.

¿Cuál es el origen del Latam Business Veterinary?

Mariano Tischler: Organizamos congresos veterinarios de management y business presenciales desde 2015 en Chile, donde nos reunimos una vez al año en un hotel cinco estrellas durante tres días y dos noches. Es un momento de encuentro entre los dueños y administradores de clínicas veterinarias junto con los gerentes de laboratorios y distribuidoras para conversar y hacer buenos negocios.
La propuesta es combinar los negocios con el esparcimiento para promover la mayor instancia posible de networking. Este modelo fue muy exitoso, por lo que lo replicamos en Cartagena, Colombia, y en Panamá.

¿Cómo hacer un congreso de este tipo en medio de una pandemia?

Decidimos adaptarnos a la nueva normalidad.
A razón de eso fusionamos los congresos de Chile, Colombia y Panamá y organizamos el Latam Business Veterinary, que es el gran congreso latinoamericano de management, pero en su versión virtual. Para este evento contamos con conferencistas de talla mundial tanto de América Latina como de España. El programa está muy bien enfocado y los disertantes nos dan seguridad y garantía de éxito.

¿Qué características tiene el formato virtual?

A diferencia de otros congresos virtuales, vamos a transmitir en vivo y en directo durante cinco días, del 21 al 25 de septiembre. Nuestro objetivo es hacer un congreso interactivo, de forma que los asistentes puedan interactuar tanto con los que están moderando las charlas como con los propios conferencistas.
También es importante destacar que las conferencias serán cortas, de no más de 30 minutos, de tal forma que lo que más se enriquezca sean los debates. Por cada charla tendremos entre 25 y 30 minutos de preguntas, diálogo y conversación.

ACCEDÉ A MÁS INFORMACIÓN SOBRE LA PROPUESTA DIGITAL
Hacé Click acá

Más allá de la situación, ¿ves algún costado positivo en el cambio de formato?

Sí, la amplitud. Los congresos presenciales tienen como límite la cantidad de personas que pueden alojar los hoteles. Con este modelo tenemos la posibilidad de llegar a mucha más gente. Los asistentes van a poder interactuar con realidades de distintos países, mientras que los congresos presenciales que hacemos son más bien locales. Por otro lado, el abanico de conferencista que tenemos en una sola instancia no es posible en un congreso presencial.

¿Te imaginás volviendo al formato presencial?

Cuando se pueda, yo creo que vamos a volver y lo más probable es que mantengamos los dos formatos. Uno es bien masivo, el virtual, que yo creo que llegó para quedarse, pero el presencial tiene otro enfoque. Los médicos veterinarios que tenemos clínica trabajamos mucho, y lo que nos permite el congreso presencial es liberar un poco del estrés, conocer otra realidad, despejar la mente, conversar incluso de otros temas. Creo que eso es algo que no se puede perder.

¿Cuál es tu visión sobre la gestión y el marketing veterinario en la región?

Dentro del contexto latinoamericano, Chile está mejor posicionado, es un tema del que empezamos a hablar desde el 2010/11 en congresos y diplomaturas.
Hace dos o tres años también en Méjico, Colombia y Argentina está empezando a crecer y te diría que va a tomar mayor fuerza todos los años porque es algo que lamentablemente no se puede dejar de tocar.
Hay que tener en cuenta que el veterinario, una vez que se decide a instalar su propio negocio, ya sea una clínica, un hospital o un petshop, deja de ser solo un veterinario y se convierte también en un emprendedor, un empresario de la industria veterinaria. Y como tal tiene que pensar y capacitarse en cuestiones de management y todo lo que tiene que ver con el manejo no médico de una veterinaria.

¿Cómo reaccionaron los veterinarios de la región ante la pandemia?

Una de las fortalezas que tuvimos en América Latina en general es que supimos lo que había pasado en Europa y en Asia meses antes de que pasara acá, por lo que la inmensa mayoría de los países se prepararon para lo que venía.
La información estaba sobre la mesa, y creo que la inmensa mayoría de las veterinarias, por lo menos en Chile, y estoy seguro de que en otros países también, han reaccionado bastante bien para enfrentar esta crisis.
En el caso de Chile, el gobierno dio muchas facilidades para hacer reducción de personal y términos de contrato manteniendo el vínculo. Se ofrecieron créditos accesibles sin interés para las clínicas veterinarias y se dio apoyo para pagar una parte del sueldo a los trabajadores. Además, como veterinarias, por ser un servicio esencial, hemos tenido la suerte de seguir trabajando estando en cuarentena, eso ha contribuido a que nuestro sector no se haya visto tan perjudicado.

Información sobre el programa y el valor del acceso al Congreso: info@aideas.com.ar.

comments

COMPARTIR:
Valoración: