fbpx
MOTIVAR- Descarga – Main
HomeEdición ImpresaPilares básicos para tratar las pulgas
UNA PREOCUPACIÓN DE LOS PROPIETARIOS DE LAS MASCOTAS

Pilares básicos para tratar las pulgas

Esta problemática no solo afecta a millones de perros y gatos alrededor del mundo, sino también -en ocasiones- a las personas. ¿Qué claves pueden considerar los veterinarios para mejorar su prevención y control?

Vet. Pablo J. Borrás MSc.
pablojesusborras@gmail.com
@pablojborras

En el célebre libro Raymond Carver “¿De qué hablamos cuando hablamos de amor?”, el autor expresa, a través de diferentes relatos, una “antítesis” de los clichés sobre cuestiones relacionadas a la afectividad.
El autor desenmascara lo romántico para poner en evidencia una mirada más crítica o ácida, dependiendo de cómo se vea, sobre las relaciones interpersonales.
Lejos de cuestiones tan profundas e intrínsecas, hay que “desenmascarar” y replantearnos algunas cosas cuando hablamos de pulgas en el mundo de las mascotas.
Las pulgas, en particular Ctenocephalides felis felis, son los ectoparásitos más frecuentes de las mascotas a nivel mundial (Rust M, 2017). Aquejan a millones de perros y gatos alrededor del globo y en ocasiones, a las personas.
Generan irritación, molestia, problemas dermatológicos, anemia, entre otras dolencias. Creo que todo propietario de perro o de gato ha tenido que lidiar con ellas y ni hablar de los veterinarios.
Debido a esto, hay que resaltar algunos aspectos sobre pulgas y mascotas.
Las pulgas son vectores de diferentes enfermedades para los animales y el hombre. Podemos enumerar al cestode Dipylidium caninum, que frecuentemente es diagnosticado por el propietario al ver “granitos de arroz” que se mueve por las heces del animal o a la bacteria Bartonella henselae. Los gatos actúan como reservorios naturales de esta bacteria. Hasta lo que se conoce actualmente, la mayoría de los gatos son asintomáticos, aunque en ocasiones este patógeno puede producir ciertas patologías como endocarditis o uveítis, entre otras (Lappin et al., 2020). Las pulgas la transmiten a través de sus heces.
Cuando los gatos se rascan, la materia fecal de las pulgas queda en sus uñas.
Los gatos al rasguñarse entre ellos se la transmiten entre sí. Esto puede ocurrir, a su vez, en el humano generando una patología conocida como Enfermedad del arañazo del gato caracterizada por linfoadenopatías regionales al sitio de inoculación, fiebre y decaimiento. En pacientes inmunosuprimidos produce cuadros clínicos más severos como Angiomatosis bacilar o Peliosis hepática.
De esto se desprende que la presencia de pulgas en las mascotas representa un riesgo para la salud de los propietarios (Bitam et al., 2010) y la necesidad de tratar a las mascotas en forma regular y sostenida es imperante.
Muchas veces se habla de que las pulgas son resistentes a todo, que ya no sirve más nada, que pronto dominarán el mundo. Más allá que se ha descripto un tipo de pulgas naturalmente resistentes conocidas como KS1, lo que plantean los especialistas es que hay una resistencia por fallas en el tratamiento (Coles et al., 2014). Hay una serie de factores que abarca este concepto: la pérdida de la periodicidad, la forma inadecuada de administración de los productos, la ausencia de una mirada global del problema y la frustración de los propietarios.
Se estima, que haciendo todas las cosas bien, se tardan meses en erradicar las pulgas de un hogar (Coles et al., 2014).
Y ni hablar, que siempre está el riesgo de las “re-introducciones” de las pulgas al ambiente.

¿Cómo encarar esta problemática en forma global?

Usando los tres pilares para el tratamiento de las pulgas.

  1. Indicar el tratamiento adecuado para la mascota problema. Elegir la mejor opción teniendo en cuenta la edad, el estado sanitario y sus hábitos de vida.
  2. El tratamiento del ambiente donde ocurre la mayor parte de la vida de las pulgas. Más allá del uso de productos específicos para tal fin, la limpieza con aspiradora disminuye la carga parasitaria en el ambiente. Obviamente, una vez pasada la aspiradora tendremos que tirar ese mismo día la bolsa sino queremos un nuevo nido de pulgas.
  3. El tratamiento de todas las mascotas convivientes para evitar problemas en ellas y cortar la circulación de este ectoparásito.

En resumen

Por eso, es tan importante hablar de las pulgas, en forma clara y concreta, con los propietarios.
No es un tema menor: es causa de problemas de salud para la mascota y potencialmente, para las personas.
Es tema de frustración para la gente por lo que le pasa a la mascota, por no poder solucionar el problema, por ser causa de un “gastadero de guita”.
Hablemos, porque en el consultorio, no solo cuidamos el bienestar de ellos, sino que seguimos haciendo salud pública.

comments

COMPARTIR:
Valoración: