fbpx
MOTIVAR- Descarga – Main
Home2020julio (Page 2)

Valenzuela. Al frente del Programa oficial en la lucha contra una una efermedad que causa importantes pérdidas productivas.

Valenzuela. Al frente del Programa oficial en la lucha contra una una efermedad que causa importantes pérdidas productivas.

El MV Mariano Valenzuela está a cargo del Programa oficial del Senasa para controlar la garrapata bovina. Al tanto de la problemática actual, propone combinar tratamientos estratégicos con medidas de manejo que permitan contrarrestar el alto impacto económico en los rodeos.

Solana Sommantico
solana@motivar.com.ar

La situación de la Argentina con respecto a la resistencia instalada o emergente de ciertas poblaciones de garrapatas a algunos principios activos en bovinos, es preocupante. Tanto como la evidente falta de consenso entre las distintas entidades públicas y privadas vinculadas a esta problemática sanitaria tan arraigada en la ganadería nacional. Y si a ello le sumamos su actual dispersión, la falta de capacitación en muchos establecimientos y el difícil control en las fronteras, sin dudas que el combo se muestra cada vez más complejo.
Frente a este escenario, desde MOTIVAR dialogamos con Mariano Valenzuela, médico veterinario a cargo del Programa para la Erradicación de la Garrapata del Bovino del Senasa, quien aportó información y su visión específica sobre una problemática instalada en el país desde hace décadas.

MOTIVAR: ¿Cómo podríamos definir la importancia específica de la garrapata bovina en nuestro país?

Mariano Valenzuela: Esta ectoparasitosis continúa siendo una de las principales causas de pérdidas económicas en la ganadería. El impacto sanitario y económico que provoca incentivó durante mucho tiempo el desarrollo de numerosas campañas de lucha en busca de su erradicación. En 2017, el Senasa puso en vigencia el nuevo Plan Nacional de Control y/o Erradicación de la Garrapata del Bovino Rhipicephalus (B.) microplus, donde establece como responsabilidad primaria e ineludible del productor pecuario el velar y responder por la sanidad de su producción.
Las tres zonas epidemiológicas, en las que está dividido el país, tienen una estrategia con acciones sanitarias específicas: en la zona de Control (infestada), lo fundamental es la adopción de un régimen de tratamientos estratégicos, con el fin de mantener una parasitación compatible con niveles adecuados de producción, y segundo, asegurar que las tropas que se despachen hacia zona libre no estén parasitadas.
En la de Erradicación, los predios tienen la obligación de aplicar una estrategia de eliminación progresiva del parásito. Por último, en la zona Indemne la principal tarea es la detección temprana y urgente resolución de focos emergentes.
Cabe agregar que, como toda estrategia sanitaria, una vez transcurridos tres años de su implementación, la Resolución Senasa N°382/17 se encuentra en un proceso de revisión. Para ello, el Senasa convocó a una primera reunión técnica con expertos sobre el tema y todos los actores involucrados en la lucha contra la garrapata, para discutir diferentes aspectos técnicos y administrativos que quizás conlleven a un replanteo de algunos de los ejes mencionados.
Con motivo de la situación de crisis sanitaria dada por la pandemia de COVID19, no pudieron concretarse nuevas reuniones, pero internamente desde el Organismo, continuamos con dicha revisión.

¿Cuál es la visión respecto del funcionamiento de las zonas de control?

En los próximos años, un desafío será encontrar alternativas de control que minimicen el uso de antiparasitarios externos, combinando tratamientos estratégicos con medidas de manejo, por ejemplo, sumado a la búsqueda de una vacuna efectiva como otra herramienta, en un esquema de Control Integrado de Parásitos (CIP).
El cambio conceptual se refiere a dejar de creer que los productos químicos son una fuente inagotable y la única alternativa para controlar la garrapata.
Se debe apuntar a dar un uso óptimo a los garrapaticidas que aún son efectivos, mediante la integración de herramientas y estrategias químicas y no químicas, además de buscar una reducción en el grado de exposición de las poblaciones a productos que pueden potencialmente alterar el medio ambiente.
El CIP es un cambio de actitud a favor de: a) Uso racional de garrapaticidas; b) Incrementar la vida útil de los grupos químicos; c) Evitar la utilización de los principios activos por agotamiento; d) Utilización de buenas prácticas de manejo; e) Resguardo de la salud pública, mediante la inocuidad alimentaria; f) Bienestar animal; y g) Disminución de la contaminación del medio ambiente.

¿Cómo evalúa la situación en cuanto a la resistencia a drogas?

La situación de la Argentina con respecto a la resistencia instalada o emergente de ciertas poblaciones de garrapatas a algunos principios activos es francamente preocupante. Las razones son varias: se desconoce exactamente el grado de dispersión que tiene la resistencia a algunas moléculas garrapaticidas, o el grado que tiene la más que probable presencia de cepas multirresistentes; la escasez de laboratorios de diagnóstico con técnicas convalidadas internacionalmente (FAO); la falta de capacitación en algunos profesionales veterinarios para afrontar la problemática con un conocimiento técnico acorde a la magnitud del problema, entre otras falencias que se observan en forma cotidiana.
No obstante, todavía es posible tratar de contener la extensión del problema con cambios criteriosos en la generación del diagnóstico de situación, las determinaciones de sensibilidad de la población problema por medio de bioensayos de calidad, la rotación de moléculas garrapaticidas en forma adecuada, ya sea con tratamientos supresivos si aún es posible, o con la finalidad de control de la cepa en campos de alto riesgo en zona endémica.
La principal causa de la génesis de la resistencia emergente es la selección de genes resistentes provocada por los reiterados tratamientos con una sola molécula o distintos productos comerciales con formulaciones a base del o de los mismos principios activos.
En la Argentina está documentada la resistencia a piretroides, organofosforados y amitraz en forma histórica y más recientemente al fipronil.
Por lo tanto, es posible que la situación no sea tan grave como en países vecinos que poseen resistencia comprobada a casi todas las moléculas existentes y comercializadas o a todas.
Esta situación nos debería poner en alerta al Senasa y otras organizaciones nacionales y provinciales, a los profesionales veterinarios, facultades de ciencias relacionadas y entre otros, a la industria farmacéutica veterinaria, para generar procedimientos de extensión de los conocimientos, ciertamente existentes, en el país para controlar la emergencia y promover el diagnóstico.

¿Qué pasa durante la zafra de terneros?

En cuanto a los movimientos desde las zonas con garrapatas hacia las zonas libres, es indispensable el estricto cumplimiento del procedimiento de inspección y despacho de tropas, para asegurar que los animales no posean garrapatas y evitar así la dispersión del parásito hacia áreas no deseadas.
Anualmente se registra un importante flujo de animales desde la zona endémica del parásito hacia la indemne; esto se debe a que la producción de las provincias infestadas, de terneros principalmente, en una gran proporción son trasladados al área libre de garrapata para ser invernados en esta zona de mayor aptitud productiva. Durante el 2019, se movilizaron un poco más de 1.02 millones de bovinos y unas 22 mil tropas por este motivo y destino.
Dada la magnitud del total de movimientos y ganado bovino que se desplazan entre dos zonas con estatus sanitario diferente y la necesidad de preservar la zona indemne, es que los esfuerzos deben centrarse en el origen para evitar la diseminación del parasito y lo que podría ser aún más peligroso, que las garrapatas además sean resistentes a ciertos principios activos.
De presentarse esta situación, podría ocasionar daños sanitarios y económicos muy graves, debido a la acción parasitaria y por su capacidad de trasmitir los parásitos del complejo “tristeza de los bovinos”.
Es fundamental dar un enfoque al control de la parasitosis, basados en conceptos epidemiológicos, el manejo del establecimiento en función del tipo y sistema de producción, el uso racional de los garrapaticidas que incluya al bañadero de inmersión como una herramienta de uso estratégico, conocer la sensibilidad de la cepa de garrapata del campo y el autocontrol al ingreso de animales en la zona libre, entre otras que podrían adoptarse.

¿Qué deberían saber los veterinarios en cuanto a las pruebas oficiales de eficacia que realiza el Senasa en los productos garrapaticidas?

Es importante que los veterinarios conozcan lo relacionado a estas pruebas de evaluación de “eficacia” y “poder residual” y el resultado que obtiene cada producto luego de su aprobación y correspondiente autorización, información que se comunica a través del Programa de Garrapatas en la página web del Senasa, de igual manera que la información de contacto del Programa y del Campo Experimental “Camba Punta”, cuyo profesional responsable a cargo es el Dr. Héctor Daniel Citrioni.
El “Porcentaje de eficacia” y los “Días de poder residual” obtenidos en estos ensayos oficiales, permiten seleccionar el producto garrapaticida más adecuado y los intervalos inter-tratamiento correctos.
La metodología de las pruebas estabuladas que se realizan desde el año 1994 y hasta la actualidad, tienen su origen en fórmulas de Drummond, modificadas por Weidhass et. al. en el CSIRO (Australia) y Rodríguez et al en el CIGB (La Habana-CUBA).
De igual modo se realizan continuamente las “Pruebas de erradicación” a campo según normativa vigente, pruebas que pueden solicitar los laboratorios interesados una vez que su producto obtuvo un resultado Satisfactorio en prueba oficial de evaluación de eficacia y poder residual previamente, las que se desarrollan en campos particulares.
Por último, existe normativa también vigente, sobre las pruebas de evaluación de la eficacia y el poder residual de los productos garrapaticidas de contacto utilizados en forma de balneación, que también se realizan en campos particulares desde fines de los años 60 y cuyo último ensayo se realizó en San Lorenzo, prov. de Corrientes en 2014 con un producto a base de cipermetrina y clorpirifós de un laboratorio nacional.
En fecha más reciente, se comenzó a trabajar con procedimientos experimentales con el fin de obtener un despacho de hacienda limpia, ya sea de invernada con baño precaucional previo al embarque o de bovinos con destino a faena.
Esto se hizo teniendo como objetivos la limpieza y la no presencia de residuos en carne (observando como antecedente bibliográfico desarrollos realizados por el DILAVE-Uruguay); y siempre utilizando métodos químicos distintos a los baños tradicionales y como ejemplo de uno de los pasos que se deben seguir para obtener el resultado buscado en forma sostenible en el tiempo, el procedimiento de despacho de hacienda para faena libre de residuos no pudo realizarse en el Campo Experimental.

¿Cómo visualizan la llegada de nuevos productos?

Debe establecerse la diferencia entre nuevas moléculas o principios activos, que se considera a cualquier producto de origen natural, semi-sintético o sintético al que se le atribuye una actividad farmacológica determinada y nuevos productos comerciales que incluyen moléculas, nuevas o con cierta antigüedad, que además contienen los excipientes necesarios para vehiculizar de forma correcta (baños, aspersión, tópicos, bolsas porosas, caravanas, inyectables etc.) la formulación comercial.
El último producto registrado que incluía una nueva molécula obtuvo su informe de evaluación Satisfactorio de la eficacia exigida y el resultado de la prueba de poder residual, el 2 de septiembre de 1997, ensayo realizado en el Campo Experimental Cambá Punta que el Senasa tiene en Corrientes, lugar de evaluación oficial de casi todos los productos garrapaticidas de uso en bovinos desde la década del 80.
Desde esa época hasta la actualidad han aparecido muchos productos comerciales genéricos algunos de gran calidad y eficacia, incluso superando en función de los resultados obtenidos en prueba oficial, a los originales.
Lamentablemente, se cometieron enormes errores por falta de criterio técnico en su utilización, algo que se observa en la gran cantidad de reclamos y reportes de fallas de tratamientos y se siguen cometiendo; por lo tanto, el futuro de los ectoparasiticidas es difícil de vislumbrar. A esta situación puede sumarse que el costo de desarrollo de nuevas moléculas exige entre 8 a 10 años de trabajo científico y entre US$ 100 a 300 millones, ecuación poco atractiva hoy en día para los laboratorios multinacionales.
En los últimos años, han aparecido nuevos productos comerciales con mezclas de moléculas que, utilizados en forma inadecuada, enrarecen aún más la lucha contra los parásitos, dado que en la propuesta actual de rotación de moléculas acaricidas dentro de lo que se conoce como control integrado de parásitos algunos de los productos comerciales utilizados pueden parecer diferentes, pero solo repiten la aplicación de principios activos de igual mecanismo de acción, tal vez dosificados por distintas vías de administración.
Hoy se dispone de un arsenal terapéutico variado y de buena calidad, bondades demostradas en ensayos biológicos, pero se enfrentan grandes desafíos como son el cambio climático y la resistencia emergente, entre otros.
No obstante, si se utilizan los productos garrapaticidas actuales racionalmente con criterio epidemiológico, se puede controlar la garrapata en zona de control en niveles que no representen un riesgo para la producción pecuaria. Y todavía es posible mantener campos limpios o limpiarlos en buena parte de los casos, según interés del productor y también despachar tropas limpias, condición que debería cumplirse voluntariamente hacia cualquier destino, para minimizar el riesgo sanitario de los productores que reciben los animales y tal vez, en otra zona epidemiológica.

Números. Las zonas de control y erradicación abarcan una superficie cercana a los 77,5 millones de hectáreas y unos 15 millones de bovinos. Fuente: Senasa.

Números. Las zonas de control y erradicación abarcan una superficie cercana a los 77,5 millones de hectáreas y unos 15 millones de bovinos. Fuente: Senasa.

Hasta el momento afectó a 6 animales de la especie bovina. El Senasa dispuso la vacunación obligatoria de la totalidad del ganado de especies susceptibles.

El Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (Senasa) estableció una serie de medidas sanitarias, luego de confirmarse por análisis de laboratorio, un brote de rabia paresiante que hasta el momento afectó a seis animales de la especie bovina en el paraje Cancha Larga, ubicado a unos 5 kilómetros al sur de la localidad de La Leonesa, departamento chaqueño de Bermejo.

Luego de recibir una notificación del Centro Especializado en Zoonosis del Chaco, en la que se confirmó un brote de rabia, el Senasa dispuso la obligatoriedad de vacunar a la totalidad del ganado susceptible, en un radio de 10 kilómetros alrededor del caso afectado, donde existen alrededor de 9.800 bovinos, 1.400 porcinos, 1.400 ovinos, 1.700 caprinos y 2.800 equinos involucrados.

Se solicita a los productores registrar la vacunación en la oficina del Senasa La Leonesa una vez que haya sido efectuada. De igual manera, deberán revacunar al ganado entre los 30 y 60 días posteriores a la primera dosis.

En los campos que se localicen a 10 kilómetros a la redonda, queda prohibida la faena y el consumo de animales hasta que se cumplan con los plazos de la vacunación y revacunación de todas las especies susceptibles.

Mientras que los movimientos a invernada podrán realizarse inmediatamente luego de la primera vacuna con previo aviso al destino, donde se completará el esquema de vacunación.

“Recordamos a los productores la obligatoriedad de denunciar en la oficina del Senasa la existencia de animales con sintomatología nerviosa, además de avisar la existencia de posibles refugios de vampiros que serán georreferenciados y comunicados al Programa de Rabia”, señaló Alexis Animendi, jefe de la Oficina Senasa La Leonesa.

Características

La rabia paresiante es una zoonosis, puede transmitirse de los animales a las personas y es mortal, de ahí radica la importancia de la prevención mediante la vacunación de los animales susceptibles de contraer la enfermedad y el control de vampiros.

Los brotes de rabia paresiante perduran no más de 18 meses con periodos ínter epidémicos sin la enfermedad de por los menos 3 o 4 años.

Los primeros síntomas observados en animales consisten en inquietud, falta de apetito, tendencia a aislarse y frecuentes vocalizaciones con un tono de voz diferente al habitual. Luego se observa depresión, deshidratación, con dificultad postural y ambulatoria, y finalmente la muerte.

El Senasa recomienda evitar la manipulación de animales muertos o con sintomatología nerviosa y dar aviso inmediato a los teléfonos 0362- 4471156 / 3624-706001 ; a los correos electrónicos: leonesa@senasa.gob.ar o janimendi@senasa.gob.ar o a través de la aplicación Notificaciones Senasa disponible en Play Store, teniendo en cuenta que se trata de una enfermedad de denuncia obligatoria.

Desde el INTA, la Ing. Agr. Georgina Frossasco destaca cómo el manejo de las terneras impacta en el futuro de los establecimientos lecheros. Producir más o menos litros, depende de lograr animales saludables.

Solana Sommantico
solana@motivar.com.ar

Uno de los temas técnicos que más rápido comenzó a difundirse de manera virtual una vez declarada la Pandemia por COVID19 sin dudas fue el del cuidado de las guacheras y la importancia de lograr una crianza exitosa en la producción láctea. Seguramente por la época del año, pero también por la trascendencia de este momento estratégico, distintos Webinar abordaron la problemática.
En ese marco, MOTIVAR tomó contacto con la Ing. Agr. MSc Georgina Frossasco del INTA Manfredi, quien formó parte de una serie de estas conferencias brindadas por medio de diversas plataformas.
Vale aquí recordar cuáles son los principales problemas que se observan en la mayoría de las guacheras del país. Estos son: alto porcentaje de mortandad, prolongada duración (más de 60 días) en crianza, excesivo consumo de leche, desorden en la sanidad y alimentación, deficiente higiene de los utensilios utilizados para los animales e inadecuado espacio físico acorde a las necesidades de esta categoría, sombras, reparos, personal insuficiente para el manejo.
Frente a esto, Frossasco dejó en claro la importancia de criar a las terneras lo mejor posible, ya que serán la futura reposición de los tambos. “Aquellos establecimientos que tienen altos problemas de mortandad, tienen problemas en la reposición y en la selección de los animales”. Asimismo, una mala crianza va a influir en la edad al primer servicio y parto. “La tasa de crecimiento condiciona desde el inicio de su vida al animal”, detalló la experta del INTA.
Es un hecho que las terneras bien calostradas, con una buena alimentación desde la etapa de crianza, son bovinos que producen más leche en la primer lactancia y en las siguientes. Entonces, ¿qué necesitamos lograr para lograr un impacto positivo?

  • Terneras sanas y bien calostradas.
  • Minimizar las muertes (menor al 5%).
  • Alcanzar un buen desarrollo ruminal.
  • Adecuadas tasas de crecimiento desde el inicio de la vida.

Lograr una crianza exitosa

En diálogo con MOTIVAR, la entrevistada destacó que cuando hablamos de crianza exitosa… “hablamos de menos del 5% de mortandad, que el ejemplar logre duplicar el peso de nacimiento al desleche y que alcance un buen desarrollo ruminal”.
Observando el manejo preparto, “se debe realizar una correcta y eficiente terapia de secado, respetar el período de secado -lo ideal serían 60 días-, adecuar la condición corporal y su alimentación, y fundamentalmente vacunar 60 días preparto y repetir a los 20-30 días preparto”. Así, el ternero recibirá las defensas a través del calostro. “Las vacunas que debemos colocar, son generalmente rotavirus, rinotraqueitis bovina (IBR), diarrea viral bovina (DVB), pasteurella sp, etc”, sostuvo.

Lugar del parto

“Debemos tratar que den a luz en un lugar seco, limpio, que no se acumule exceso de agua, que tenga buena pendiente, que sea de fácil acceso para el tránsito del operario”. Y agregó: “Lo ideal sería cada una o media hora chequear al animal. También que este cerca de las instalaciones por si hay dificultad en el parto”. A veces no hay lugares de estas características, por ende, otra opción es hacer una cama de arena o rastrojo, y después cambiar el lugar. En verano, también es esencial que haya sombra, acceso al agua y comida.

Calostrado

Es elemental suministrarle el calostro lo antes posible, dentro de las primeras 6 hs de vida. Debe consumir alrededor del 10% de su peso vivo. La segunda toma de calostro se recomienda dentro de las 12 horas de nacido.
“El calostro debe provenir de vacas sanas, libres de brucelosis y tuberculosis, sin mastitis; y debe ser extraído, almacenado y suministrado en condiciones de máxima higiene”. Es importante medir la calidad del calostro (a través de calostrímetro o refractómetro) y monitorear el nivel de calostrado de los terneros en los primeros días de vida (mediante refractómetro).

Alimentación

Respetar los horarios y la temperatura (37-38°C) de suministro de la leche o sustituto lácteo; a los terneros enfermos alimentarlos últimos; ofrecer alimentos de calidad; comenzar a dar el alimento concentrado desde el inicio de la crianza e ir aumentando gradualmente la cantidad hasta alcanzar un consumo de al menos 1 kg/día al desleche; conservar bien los alimentos en lugares limpios y secos, evitando exponerlos al sol y a la lluvia; asegurarse que los terneros dispongan de agua en cantidad y calidad; mantener limpios los comederos y bebederos. “Se recomienda pesar los terneros al inicio y fin de la crianza para alcanzar alrededor del doble del peso vivo de nacimiento al desleche”.

Ambiente de crianza

Es sabido que un buen ambiente garantiza una mejor sanidad para las terneras. Hay que buscar lugares altos, no inundables, limpios (sin barro), con reparo de los vientos -principalmente vientos sur (hilera de rollo o silo bolsa)- crear un buen volumen de cama, jaulas para terneros recién nacidos o enfermos, sombra en verano y no debe haber gallinas, perros, u otros animales sueltos.

Sanidad

Cuanto más temprano se detecte un animal débil, más fácil será la recuperación. Además, se debe aislar terneros enfermos y llevarlos a lugares más protegidos, rehidratar a los terneros con diarrea (puede ser en forma oral, con sonda, o con intravenosa).
“La mayoría de las pérdidas ocurren por una deshidratación del animal que por el efecto en sí del patógeno”, aclaró la ingeniera. Es importante también llevar registro, sobre todo si son varios operarios. “Esto le sirve al veterinario también, para realizar su mejor su trabajo”

Desleche y transición hacia la cría

Al ser un momento de gran estrés para el ternero, hay que poner el ojo en los siguientes aspectos: disminuir la cantidad de leche o sustituto lácteo; aumentar la cantidad de balanceado y de agua; ofrecer heno, pero en baja cantidad, que no reemplace al balanceado, pero si que se acostumbre a rumiar.
Armar grupos pequeños y parejos en edad y tamaño y adecuar frente de comedero y bebedero. Clave comprender que el largo del comedero también es importante.

Recursos humanos

La clave del éxito en la crianza está en los encargados de los terneros. “La actitud, responsabilidad y compromiso no pueden faltar”, sostuvo. Y aclaró: “Podemos tener las mejores instalaciones y tecnología, pero si los encargados no hacen un buen manejo de nada sirve”. Parte de su labor obligatoria, es llevar registro de todo lo que sucede en el establecimiento, ya que con esto “se pueden ver indicadores y tomar decisiones para saber cómo estamos y a dónde vamos”.

Registros estratégicos en la guachera

Compartimos una serie de informaciones que deben ser consideradas al momento de la toma de datos en las guacheras que dan sustento productivo a los tambos.

-Nacimientos.
-Ingresos a la crianza.
-Nivel de calostrado.
-Terneros con diarrea
-Terneros con problemas respiratorios.
-Tratamientos medicinales aplicados.
-Cambios en la alimentación.
-Terneros muertos al periparto (dentro de las 24 horas de nacido).
-Terneros muertos en la crianza.
-Terneros deslechados.

El gobierno provincial y el INTA llevaron a cabo un programa de control de Brucelosis caprina durante 10 años, basado en la vacunación sistemática de animales que contó con la aprobación y apoyo del Senasa.

La Brucelosis caprina es una enfermedad infectocontagiosa de alto impacto en la producción caprina, provocada por Brucella melitensis, bacteria que fue aislada por primera vez en 1887 por Bruce a partir de muestras de soldados enfermos en la isla de Malta. Si bien Brucella melitensis tiene al caprino y al ovino como sus huéspedes naturales, puede infectar una gran cantidad de especies animales y particularmente al ser humano, por lo que se considera una de las zoonosis de mayor importancia en el mundo según la OIE (Organismo Internacional de Sanidad Animal) y la OMS (Organización Mundial de la Salud).

Guiados por los antecedentes de la bibliografía científica y por el esfuerzo profesional conjunto, el gobierno de Mendoza y el INTA recientemente finalizaron la primera fase del primer programa impulsado por la provincia para el control de Brucelosis caprina en la Argentina, especialmente en zonas donde la enfermedad es endémica y alcanza altos valores de prevalencia. Luego de 10 años de campañas sistemáticas de vacunación y capacitación de productores que contaron con el apoyo y aprobación del Senasa, lograron reducir un 69 % la prevalencia de la enfermedad en el stock provincial de cabras.

“Más allá de las dificultades que se presentaron a lo largo de los 10 años de trabajo, el plan en su conjunto no solo logró una reducción de la prevalencia cercana al 70 % en el stock caprino provincial, sino que esto se vio reflejado en una reducción significativa en la prevalencia de brucelosis en humanos”, destacó Carlos Robles, investigador del Grupo de Salud Animal del INTA Bariloche –Río Negro–, quien participó en el diseño de la estrategia del programa.
Según el Departamento de Epidemiología del Ministerio de Salud Pública, Desarrollo Social y Deportes de la provincia (2018), los datos indican que entre 2000 y 2006 se registraron entre 39 y 100 casos de brucelosis humana por año, mientras que entre 2007 y 2017, período que coincidió con la vacunación de caprinos, la cifra fue de entre 19 y 40 casos por año.

En línea con las recomendaciones de los organismos internacionales y comités científicos relacionados al desarrollo y la salud como FAO, OIE, WHO, Unión Europea y expertos involucrados en el control de la brucelosis caprina, los investigadores promovieron el desarrollo de un programa basado en la vacunación y revacunación –año por medio– de todas las cabras y cabrillonas con la vacuna Brucella melitensis REV I, que se aplicó en la conjuntiva ocular, durante una década.

En complemento, “definimos la implementación de otros temas estratégicos como un componente de capacitación para los técnicos provinciales y de información para la familia rural, respecto a las características de esta enfermedad y conocimientos prácticos para la prevención de la infección humana y animal”, apuntó Sergio Rivero, responsable de la campaña de campo por parte de la Fundación Coprosamen (Comisión Provincial de Sanidad Animal Mendoza), ente sanitario ejecutor de la vacunación caprina en la provincia.

Cumplidos los 10 primeros años de vacunación, durante 2017 y 2018, se realizó un muestreo serológico de caprinos en 42 puestos elegidos estratégicamente y que ya habían sido analizados en la década anterior. Se obtuvieron muestras de 793 cabras adultas y 361 cabrillas. Los resultados mostraron una reducción de la prevalencia promedio del 69 % en cabras adultas y una presencia ínfima de la enfermedad en cabrillas: solo una cabrilla (el 0.1 %) resultó positiva.

Para Robles, “el presente es el primer programa provincial integral para el control de la Brucelosis caprina en la Argentina en situaciones de endemismo”. “Es un antecedente que se propone que sea tomado en cuenta por otras provincias que se encuentran en situaciones similares de prevalencias de medias a altas de la enfermedad, a la hora de decidir una estrategia de control”, añadió.

La implementación de futuras acciones aprovecharía el conocimiento generado en este programa. Por ejemplo, la posibilidad de contar con herramientas diagnósticas como el test de Elisa indirecto desarrollado por investigadores del Laboratorio de Inmunología del INTA Bariloche y el FPA creado en Canadá, que permiten diferenciar los anticuerpos por infección de los vacunales a partir de los 180 días luego de la aplicación de la vacuna.

“Se podrían utilizar en áreas donde se ha logrado contener la enfermedad para comenzar a identificar hatos que se han negativizado a la enfermedad y certificarlos como libres”, puntualizó Robles.

Innovación en el territorio

De acuerdo con Robles y Rivero, la implementación del programa de control surgió como necesidad a partir de un relevamiento territorial realizado entre 2005 y 2006 por la Dirección de Ganadería de la provincia de Mendoza, Fundación Coprosamen y el INTA Bariloche. El objetivo fue estimar la prevalencia serológica y conocer la distribución de la brucelosis caprina en cada departamento.

De los 566 puestos muestreados en toda la provincia, 159 (28.1 %) resultaron positivos. Por su parte, de las 8377 muestras analizadas, 477 (5.7 %) resultaron positivas a la serología de Brucella. “El estudio también indica que las prevalencias entre predios positivos fueron muy variables, desde puestos con el 6 % de animales infectados hasta puestos con el 80 % de los animales infectados, y que hubo variaciones de las prevalencias a nivel animal entre los departamentos provinciales en un rango del 3 al 9.4 %”, explicaron los técnicos.

Al igual que se necesitó un relevamiento previo para determinar cuanta enfermedad había y como estaba distribuida, el diseño del programa de control requirió la evaluación de diferentes dimensiones técnicas, sociales y operativas para lograr una propuesta sustentable y capaz de contribuir a solucionar la problemática territorial.

En esta línea, los técnicos detallaron que, para definir las acciones del programa, se evaluó el sistema de cría y producción de cabras en la provincia, el nivel de tecnificación productivo, la infraestructura en cada puesto o establecimiento y el sistema sanitario provincial. Además, se observó la realidad socioeconómica de la población rural objetivo y la disponibilidad de financiamiento para la ejecución de un plan de largo plazo.

Según Rivero, las tareas de vacunación en el territorio fueron realizadas por un grupo de veterinarios, habilitados y capacitados por la Fundación Coprosamen en conjunto con la Dirección de Ganadería provincial y el Senasa.

Respecto de los objetivos a futuro, Rivero destacó que “sigue abierto el desafío de continuar con el programa y lograr su mejora a partir del desarrollo de una segunda etapa que apunte a la universalización de la vacunación en todos los puestos y animales de la provincia y a reforzar las actividades de concientización de la población”.

Brucelosis caprina en la Argentina

En la Argentina, la distribución de la Brucelosis caprina es heterogénea. Con altas prevalencias, se encuentran las provincias de Mendoza, sur de San Juan, este de Salta, oeste de Formosa y algunos departamentos de La Rioja y Catamarca, mientras que algunos departamentos de las provincias de San Luis, Córdoba, Tucumán, Santiago del Estero y oeste de Chaco serían áreas con prevalencias bajas.
En tanto, “hay áreas donde no hay indicios de presencia de la enfermedad como la Quebrada de Humahuaca, valles áridos de Salta, algunos departamentos de Catamarca y Tucumán, provincias de Buenos Aires, la Pampa, Corrientes, Misiones, Entre Ríos y Santa fe y, finalmente, la Patagonia declarada como región libre”, describió Robles.
La Brucelosis caprina afecta, sobre todo, animales sexualmente maduros y genera pérdidas reproductivas de importancia. En hembras, provoca aborto en el último tercio de la gestación, seguido a veces de retención de la placenta e infección supurativa del útero como principales síntomas, y también puede producir inflamación crónica de la ubre. En machos, la enfermedad pasa más desapercibida y la inflamación de los testículos es el síntoma más común, asociado con semen de mala calidad e infertilidad.

Fuente: INTA Informa

Mediante una propuesta modular, la Obra Social Luis Pasteur pone a disposición de la industria de laboratorios una serie de novedades para resguardar múltiples flancos en el contexto de la pandemia.

Juan Carlos Aba
Vicepresidente OSLP

Generalmente las industrias basan sus sistemas de producción en procesos que son reflejados en procedimientos que rigen todas las acciones de su gestión. Quizás sea la industria farmacéutica, incluyendo en ella a la producción de biológicos, una de aquellas en las que estos procedimientos sean más habituales y exista un mayor entrenamiento para su generación y puesta en práctica.
Familiarizados con este tipo de documentación, la llegada del COVID19 hizo que la industria farmacéutica fuese una de las primeras en responder con protocolos de cómo actuar frente a este nuevo desafío.
Estamos frente a un virus que en poco más de 6 meses paralizó al planeta, y generó una nueva “normalidad”. Cada empresa se ocupó de detallar los pasos a seguir en:

  • Cómo viajar: armando sistemas de carpooling o remises.
  • Cómo acceder a una planta / oficina bajo estrictos controles de temperatura corporal y con declaraciones juradas de salud.
  • Cómo armar compartimentos productivos separados para evitar contagios masivos y cierres de sectores productivos.
  • Profundizar el sistema de home office para evitar aglomeraciones en oficinas y sectores de servicios, y proteger a quienes tuvieran algún grado de riesgo,
  • Generar turnos o armar sistemas de viandas para los casos de servicios de comedor, respetando los compartimientos separados por sectores.
  • Ocuparse para saber de qué manera proteger a su gente en los lugares de trabajo y cómo trasladar ese cuidado a sus hogares
  • Y qué hacer frente a un posible caso sospechoso o positivo.

Pero la gran diferencia con los protocolos que normalmente se emplean, es que estos suelen relatar de manera detallada lo que se hace y así se logra su repetitividad y validación. En el caso del COVID19, los protocolos fueron hechos sin que nunca hubiese pasado algo igual, sin experiencia previa, y cambiando y mejorando los mismos sobre la marcha. Es por esto que las empresas mantienen un permanente estado de alerta, y muchas cuentan con Comités de Crisis, para saber cómo sucederán las cosas el día que esto lamentablemente suceda.
Esta es la gran diferencia: mientras un procedimiento relata la manera de hacer algo de forma validada, los protocolos frente al COVID19 se hicieron sin esa experiencia de un proceso terminado, vamos aprendiendo a medida que la pandemia avanza.

Propuesta a medida

Desde el comienzo de esta pandemia, la Obra Social Luis Pasteur (que es la Obra Social del Personal de Dirección de la industria farmacéutica) puso a su equipo médico en un trabajo contra reloj para adecuarse a las nuevas necesidades. Protocolos internos, desarrollo de telemedicina, nuevos convenios con prestadores para acompañar este proceso y la participación del equipo médico en casos concretos de ingreso de COVID19 en industrias del sector.
Es aquí donde aparece lo más importante, una organización de salud actuando a nivel de empresas, logrando experiencia sobre la cual basar protocolos y acciones.
Esta experiencia rápidamente se tradujo en protocolos puestos a disposición de la industria, lo cual -sumado a la calidad médica de equipo y la impronta propia de la gente de Pasteur de dar un servicio superador- llevó a formalizar un programa modular para acompañar a las empresas frente al COVID 19. En este caso quien adhiere al sistema es la empresa y no el individuo. No importa la afiliación de los empleados: pueden estar dentro o fuera de convenio, y estar afiliados a obras sociales de dirección o sindicales, o en su caso, a prepagas, quien se afilia al programa es la empresa, a la que asiste, acompaña y resuelve problemas Luis Pasteur.

¿Cómo es la propuesta?

El sistema está pensado en tres segmentos. El primero, para acompañar a la empresa antes de un posible caso, ya sea elaborando o actualizando los protocolos, y evaluando la capacitación del personal, la comunicación y realizando simulacros.
El segundo, para el cual se le asigna un médico a la empresa, es el que lleva adelante la gestión clínica frente a un caso sospechoso o positivo, relevando los nexos epidemiológicos, realizando los seguimientos necesarios y haciendo la logística de los testeos de manera gratuita para el afiliado de Luis Pasteur y con valores especiales para aquellos afiliados a otras obras sociales o prepagas.
El tercer módulo trata sobre las estrategias seguras de cómo retomar el trabajo en las plantas, controlando sistemáticamente a los afectados y su entorno, y asesorando a la empresa sobre temas de gestión de salud.
Desde Luis Pasteur estamos orgullosos de ofrecer este programa de Medicina Laboral a un sector tan exigente y conocedor de lo que representa la salud y que, en este caso, debe minimizar el impacto negativo de esta pandemia para las empresas, sus empleados y los familiares de éstos últimos.

Técnicos del INTA Bariloche –Río Negro– recomiendan hacer una revisación clínica, sanitaria y corporal de madres y machos reproductores para verificar que estén en buenas condiciones para emprender el nuevo ciclo productivo y atravesar el invierno sin sobresaltos.

De cara a la llegada del otoño, técnicos del INTA Bariloche –Río Negro– recomiendan prestar atención a la salud de las majadas de ovinos y caprinos y hacer una revisación clínica, sanitaria y corporal de madres y machos reproductores para verificar que estén en buenas condiciones para emprender el nuevo ciclo productivo y atravesar el invierno sin sobresaltos. Además, sugieren aprovechar el otoño para realizar el chequeo y control de parásitos.

En esta línea, Carlos Robles –investigador del Grupo de Salud Animal (GSA) del INTA Bariloche– sugirió hacer la revisación clínica de los machos reproductores para tener una buena parición. “En carneros y castrones, una buena revisación clínica permite asegurarse de que estén sanos y no tengan defectos genéticos que van a pasar a la descendencia; hay que eliminar los animales que tengan los testículos y perillas hinchados o con diferentes tamaños o consistencia o que les duela al sacar o meter el pene”, explicó.

Por su parte, Agustín Martínez advirtió que los productores que compren carneros deben exigirle al vendedor el certificado de negativo de brucelosis, una enfermedad muy difundida y que afecta notablemente la fertilidad en los ovinos. “Además, es conveniente pedirle al veterinario que los asesora que realice el sangrado de los carneros y mande a analizar las muestras a un laboratorio acreditado; muchos de los animales con brucelosis parecen sanos, pero igual difunden la enfermedad y no preñan a las ovejas que montan”, observó.

“Si se mantienen o se introducen animales enfermos en el campo, es muy probable que tengamos un mal servicio, resultado que recién se notará en la parición”, reconoció Martínez, quien trabaja en actividades de diagnóstico e investigación en enfermedades de rumiantes en el GSA del INTA Bariloche.

En relación con la revisación preservicio, Martínez señaló que el objetivo es asegurarse de que los animales estén en buenas condiciones para emprender el nuevo ciclo productivo.

La primera medida es revisar la condición corporal o gordura tanto en las madres como en los machos. “Si observa que los animales están flacos, es conveniente reforzar el suministro de alimento para mejorar su estado”, indicó Martínez.

En segunda instancia, el técnico sugirió hacer una revisación de todos los animales con el fin de descartar aquellos que no son aptos para el servicio, entre los que se encuentran animales viejos que no tengan dientes o estén muy gastados y ovejas que presenten falta o pérdida de pezones de la ubre o con la ubre endurecida, ya que eso dificultará el amamantar a la cría.

También se recomienda apartar animales con mala conformación dentaria (“boquinos”), debido a que el problema se transmite de padres a crías y animales, y los que registren enfermedades crónicas que dificulten el tratamiento (ceguera, apostemas en las ubres o en el cuero, con lana sisal o engrasada, entre otras).

Control de parásitos

Con el objetivo de evitar que los animales pasen el invierno con parásitos, el otoño es la época ideal para realizar las tareas de control sanitario.

“Si el productor sospecha que tiene problemas con gusanos redondos o Saguaypé, debe pedirle a su veterinario que envíe muestras de bosta de un grupo de animales al laboratorio para ver qué parásitos tienen, evaluar la necesidad de desparasitar y, en ese caso, con qué remedio”, explicó Marcela Larroza, investigadora del GSA del INTA Bariloche.

Asimismo, la técnica señaló que si los animales presentan moco en las narices y resoplidos, pueden tener el gusano de la nariz o del cacho. “Estos gusanos son las larvas de una mosca muy común en la región y, luego de las primeras heladas, es el tiempo ideal para realizar el tratamiento, ya que con el frío no hay moscas adultas en el ambiente”, amplió.

Por último, Larroza recomendó revisar los animales en búsqueda de ácaros de la sarna, piojos o garrapata. “Ante la presencia de alguno de estos parásitos, consulte el tratamiento adecuado con un veterinario o en la oficina local del SENASA; tenga en cuenta que los tratamientos inyectables funcionan bien para la sarna, la garrapata y el piojo chupador, pero no matan el piojo masticador”, argumentó.

Fuente: INTA Informa

Conecid. Investigación y desarrollo a campo, con el foco en el bienestar animal.

Conecid. Investigación y desarrollo a campo, con el foco en el bienestar animal.

En asociación con Biogénesis Bagó, el centro I+D Conecid avanza en implementar planes sanitarios de alto valor para la ganadería intensiva.

Roberto Guercetti
CEO CONECAR

La demanda de proteínas de origen animal está en aumento, la población crece, la naturaleza nos muestra cada día índices más preocupantes del impacto ambiental, las sociedades enfrentan virus desconocidos y así podríamos seguir enumerando conceptos que nos llevan a una sola conclusión: la sanidad animal y el cuidado del medioambiente son sinónimos de salud humana.
Según datos de la OIE, 60% de las enfermedades infecciosas humanas son de origen animal y según la OMS, el impacto del medio ambiente causa 23% de la mortalidad. A raíz de estas definiciones no queda más que trabajar en consecuencia. En empresas que forman parte de la cadena alimenticia el desafío es aún mayor. Tal como sostiene la FAO, “los animales sanos contribuyen a erradicar el hambre, a que las personas estén más saludables y a la producción sostenible de alimentos”.
Conecar Ganadera, feedlot 5 estrellas ubicado al sur de Santa Fe, cuenta con un centro de Investigación y Desarrollo “Conecid” en donde se establecen vínculos con empresas externas formando equipos interdisciplinarios que agregan valor al concepto de una sola salud y el bienestar animal.
Es por ello que el centro I+D realizó una asociación con Biogénesis Bagó S.A, laboratorio veterinario líder en la Argentina y la región, con el cual comparte misión y visión en pos de lograr una sanidad preventiva, terapéutica y en constante evolución. Esta vinculación es un caso de éxito y demuestra que trabajando en conjunto podemos potenciar el desarrollo de la sanidad animal.
Conecid cuenta con un equipo de profesionales y científicos capacitados y corrales destinados para investigación. Junto con Biogénesis Bagó se realizan capacitaciones al personal generando una sinergia que produce un mejor cuidado de la salud animal y un programa sanitario de alto valor.

Paso a paso

La primeras acciones que se realizan en una planificación sanitaria son; el ingreso de los animales, la evaluación de su procedencia y kilómetros recorridos, la notificación del pesaje aproximado, la preparación de insumos veterinarios y la selección de fechas para realizar trabajos de hacienda.
Posteriormente se confeccionan informes de ingresos y se realiza la sanidad correspondiente de manera individual. Siempre que se detecte un signo de enfermedad se procede al traslado inmediato al corral de enfermería. En caso de muerte se efectúa el protocolo de necropsia que consiste en retirar al animal, pesarlo, tomar muestras para envío a laboratorio, registrar mediante fotografía todos los hallazgos, enviar a compostaje y confeccionar informe para el propietario. En Conecar se realiza la necropsia del 100% de los animales, lo que permite obtener información detallada de las causas de mortandad, generando una base de datos para futuros desarrollos de vacunas y fármacos.
Los datos obtenidos en estos procesos sanitarios se cargan en un sistema que reúne toda la información y genera índices de morbilidad, mortalidad, eficiencia y conversión, entre otros.
Las informaciones obtenidas junto con el trabajo del equipo técnico de Biogénesis Bagó reflejan que los índices de mortalidad y morbilidad fueron decreciendo a lo largo de los últimos cuatro años.
Como se observa en Gráfico N° 1, en el período de 2013-2015 se registró un promedio de 1,31%, mientras que en el período de 2016-2019 el resultado fue de 0,79%, lo que demuestra una disminución de casi un 40%.


Lograr la disminución de estos índices de mortandad es producto de la importancia que se le asigna a la sanidad en Conecar, los cuidados del medioambiente de forma profesional, la constante atención en el bienestar animal, la innovación de técnicas y fundamentalmente la vinculación con Biogénesis Bagó la cual sin duda potencia el desarrollo de los planes sanitarios.
Estamos convencidos que estas articulaciones, no solo mejoran índices, sino que nos hacen evolucionar. No hay que limitarse a realizar un programa de sanidad correcto, sino que, a través de la investigación, el desarrollo y la sinergia de empresas con un mismo propósito, debemos trabajar en pos de pensar a la salud de manera integral para preservar el futuro y llegar al mercado del mundo con una marca país diferenciada.

Distribución de los porcentajes de mortalidad por estación durante el período 2013-2019, en el feedlot Conecar
Año Verano Otoño Invierno Primavera
2013 2.20% 1.40% 0.78% 0.98%
2014 1.77% 0.95% 1.15% 1.26%
2015 2.08% 1.19% 1.22% 0.78%
2016 1.55% 0.42% 0.73% 0.95%
2017 1.69% 0.73% 0.69% 1.00%
2018 0.83% 0.53% 0.32% 0.17%
2019 1.23% 0.71% 0.88% 0.19%
Promedio 1.62% 0.85% 0.83% 0.76%

Esta problemática no solo afecta a millones de perros y gatos alrededor del mundo, sino también -en ocasiones- a las personas. ¿Qué claves pueden considerar los veterinarios para mejorar su prevención y control?

Vet. Pablo J. Borrás MSc.
pablojesusborras@gmail.com
@pablojborras

En el célebre libro Raymond Carver “¿De qué hablamos cuando hablamos de amor?”, el autor expresa, a través de diferentes relatos, una “antítesis” de los clichés sobre cuestiones relacionadas a la afectividad.
El autor desenmascara lo romántico para poner en evidencia una mirada más crítica o ácida, dependiendo de cómo se vea, sobre las relaciones interpersonales.
Lejos de cuestiones tan profundas e intrínsecas, hay que “desenmascarar” y replantearnos algunas cosas cuando hablamos de pulgas en el mundo de las mascotas.
Las pulgas, en particular Ctenocephalides felis felis, son los ectoparásitos más frecuentes de las mascotas a nivel mundial (Rust M, 2017). Aquejan a millones de perros y gatos alrededor del globo y en ocasiones, a las personas.
Generan irritación, molestia, problemas dermatológicos, anemia, entre otras dolencias. Creo que todo propietario de perro o de gato ha tenido que lidiar con ellas y ni hablar de los veterinarios.
Debido a esto, hay que resaltar algunos aspectos sobre pulgas y mascotas.
Las pulgas son vectores de diferentes enfermedades para los animales y el hombre. Podemos enumerar al cestode Dipylidium caninum, que frecuentemente es diagnosticado por el propietario al ver “granitos de arroz” que se mueve por las heces del animal o a la bacteria Bartonella henselae. Los gatos actúan como reservorios naturales de esta bacteria. Hasta lo que se conoce actualmente, la mayoría de los gatos son asintomáticos, aunque en ocasiones este patógeno puede producir ciertas patologías como endocarditis o uveítis, entre otras (Lappin et al., 2020). Las pulgas la transmiten a través de sus heces.
Cuando los gatos se rascan, la materia fecal de las pulgas queda en sus uñas.
Los gatos al rasguñarse entre ellos se la transmiten entre sí. Esto puede ocurrir, a su vez, en el humano generando una patología conocida como Enfermedad del arañazo del gato caracterizada por linfoadenopatías regionales al sitio de inoculación, fiebre y decaimiento. En pacientes inmunosuprimidos produce cuadros clínicos más severos como Angiomatosis bacilar o Peliosis hepática.
De esto se desprende que la presencia de pulgas en las mascotas representa un riesgo para la salud de los propietarios (Bitam et al., 2010) y la necesidad de tratar a las mascotas en forma regular y sostenida es imperante.
Muchas veces se habla de que las pulgas son resistentes a todo, que ya no sirve más nada, que pronto dominarán el mundo. Más allá que se ha descripto un tipo de pulgas naturalmente resistentes conocidas como KS1, lo que plantean los especialistas es que hay una resistencia por fallas en el tratamiento (Coles et al., 2014). Hay una serie de factores que abarca este concepto: la pérdida de la periodicidad, la forma inadecuada de administración de los productos, la ausencia de una mirada global del problema y la frustración de los propietarios.
Se estima, que haciendo todas las cosas bien, se tardan meses en erradicar las pulgas de un hogar (Coles et al., 2014).
Y ni hablar, que siempre está el riesgo de las “re-introducciones” de las pulgas al ambiente.

¿Cómo encarar esta problemática en forma global?

Usando los tres pilares para el tratamiento de las pulgas.

  1. Indicar el tratamiento adecuado para la mascota problema. Elegir la mejor opción teniendo en cuenta la edad, el estado sanitario y sus hábitos de vida.
  2. El tratamiento del ambiente donde ocurre la mayor parte de la vida de las pulgas. Más allá del uso de productos específicos para tal fin, la limpieza con aspiradora disminuye la carga parasitaria en el ambiente. Obviamente, una vez pasada la aspiradora tendremos que tirar ese mismo día la bolsa sino queremos un nuevo nido de pulgas.
  3. El tratamiento de todas las mascotas convivientes para evitar problemas en ellas y cortar la circulación de este ectoparásito.

En resumen

Por eso, es tan importante hablar de las pulgas, en forma clara y concreta, con los propietarios.
No es un tema menor: es causa de problemas de salud para la mascota y potencialmente, para las personas.
Es tema de frustración para la gente por lo que le pasa a la mascota, por no poder solucionar el problema, por ser causa de un “gastadero de guita”.
Hablemos, porque en el consultorio, no solo cuidamos el bienestar de ellos, sino que seguimos haciendo salud pública.

Este nuevo empaque se suma a la línea de Protech para perros y gatos también con presentaciones por rango de peso. En su interior contiene 3 pipetas para aplicar una vez al mes cada una y así contar con 3 meses de protección.

Esta nueva presentación, además de ofrecer al cliente un tratamiento trimestral económicamente más conveniente, promueve la Medicina Preventiva cuyo objetivo es el cuidado de la salud de la mascota y sus familias.

Asegurar el tratamiento antiparasitario por 3 meses, facilita el mejor control y prevención de las parasitosis externas, ya que la acción adulticida se renueva cada mes y, al mismo tiempo, la acción ambiental directa de Protech tiene efecto exponencial con cada aplicación: eliminando los huevos y larvas de parásitos externos que viven en los hogares en forma sostenida, punto crítico para la erradicación de parasitosis difíciles de controlar, como sucede
con las pulgas.

Además, Protech Perros aporta repelencia, es decir previene las picaduras de pulgas, garrapatas, mosquitos y flebótomos, contribuyendo así a prevenir las enfermedades transmitidas por vectores, muchas de las cuales además afectan a las personas, como es el caso de la Leishmaniasis.

Protech Tripack mantuvo la estética general del estuche original de una (1) pipeta para mantener su reconocida identificación, modificándose: su tamaño, adicionándole un diseño identificativo de que contiene tres (3) pipetas para tres (3) meses de protección y además se incorporó una faja de seguridad para asegurar que su contenido llegue intacto al consumidor final, manteniendo su calidad original.

Esta nueva presentación está disponible desde Julio 2020.

Información sobre Labyes SA

Fundada por Médicos Veterinarios hace más de 35 años, Labyes nació con la premisa decontribuir a la salud pública y a la práctica clínica diaria, mediante el aporte de soluciones innovadoras para el bienestar y la salud de los pequeños animales, siendo los pioneros en el uso del condroitín sulfato en la oftalmología y desarrollando el primer praziquantel de uso tópico para perros del mundo.

Sobre la base de la innovación constante, la pasión por la calidad, la optimización y certificación de los procesos, y el compromiso con el cuidado del medio ambiente Labyes consolida su posición en Latinoamérica, siendo la única empresa veterinaria de América Latina con un equipo propio compuesto mayormente por médicos veterinarios, en los 3 mercados más importantes: Argentina, México y Brasil. Además, continúa fortaleciendo su presencia en diversos mercados emergentes de Asia y Medio Oriente, extendiendo sus horizontes para llegar cada vez a más profesionales y hogares alrededor del mundo

Fuente: Labyes SA

Así lo sostuvo el MV. Pedro Torres, ex jefe del Programa de Tuberculosis del Senasa, durante un nuevo Webinar organizado por CDVac, la línea de vacunas para bovinos del Laboratorio CDV.

“Las pruebas tuberculínicas constituyen un elemento central para detectar la infección en el ganado bovino y es fundamental en los programas de erradicación”. Así de contundentes fueron las primeras palabras del MV. Pedro Torres durante lo que fue su participación en un nuevo Webinar organizado por CDVac, la línea de vacunas para bovinos del Laboratorio CDV.

Vale decir que, el pasado 8 de julio, el referente y ex Jefe del Programa Tuberculosis del Senasa tuvo la posibilidad de compartir sus conocimientos junto con las más de 300 personas de Argentina y otros países de la región, destacando aspectos clave a considerar en el uso de la PPD y otros centrales para el saneamiento de rodeos de leche y carne.

 

MIRA LA CHARLA COMPLETA DEL MV. PEDRO TORRES

 

Ya iniciada la exposición denominada “Actualización en el Control y Diagnóstico de la Tuberculosis en bovinos”, Pedro Torres dejó en claro que el uso de las pruebas tuberculínicas “es la única forma práctica y masiva que tenemos para demostrar que hay en Tuberculosis del ganado bovino, infección producida por Mycobacterium bovis”.

Más allá de esto, el experto compartió una serie de constantes a tener en cuenta para la correcta interpretación de las pruebas tuberculínicas:

  • Tuberculina PPD
  • Dosificación del Antígeno.
  • Sitio de la inoculación.
  • Tiempo de lectura.
  • Medición de las respuestas.
  • Instrumental a utilizar.

CONOCÉ LA TUBERCULINA PDD BOVINA DE CDV

“La potencia de una tuberculina es la medida de su actividad biológica en animales previamente sensibilizados con un organismo específico, valorado de acuerdo a patrones y un estándar internacional establecido”, aseguró también el M.V. Pedro Torres en  el Webinar que ya puede verse de manera completa desde el sitio Web de www.cdv.com.ar.

Allí, el profesional también compartió algunos puntos a considerar en el manejo de las herramientas mencionadas:

  • Conservación de la PPD entre 2° y 8°C.
  • Evitar el congelamiento.
  • Producto vencido (2 años).
  • No utilizar sobrantes de tuberculinas
  • La potencia es directamente proporcional a la sensibilidad.
  • PPD de baja potencia en rodeos negativos puede cambiar con otro PPD de diferente potencia.

También dejó en claro algunas recomendaciones a considerar en la selección de la prueba tuberculínica a utilizar:

  • Análisis de diagnóstico de situación.
  • Capacidad económica y financiera de cada establecimiento.
  • Posibilidades de eliminaciones de reactores.
  • Conocer la sensibilidad y especificidad de las pruebas diagnósticas.
  • Criterio de interpretación de las pruebas.
    • Según el estado sanitario del rodeo.
    • Según el estado sanitario de la región.
  • Prueba tuberculínica operativa de rutina ano caudal.
  • Prueba cervical simple, de saneamiento.
  • Consideraciones de la tuberculina PPD.

CONOCÉ LA TUBERCULINA PPD AVIAR DE CDV

Finalmente, el disertante principal del tercer Webinar organizado por CDVac, la línea de vacunas para bovinos del Laboratorio CDV, brindó recomendaciones concretas para mejorar las medidas sanitarias:

  • Cortar la IA o servicio natural a las vacas positivas del tambo, a los fines que las crías sean provenientes de madres negativas.
  • No introducir vaquillonas preñadas negativas, como reposición en el tambo, hasta tanto no se eliminen los animales reactores.
  • Las reacciones de 3-4 mm positivas a la prueba, si bien pueden ser reacciones cruzadas a “micobacterias ambientales” hay probabilidad de un 30% que estén realmente infectados.

Además, destacó la importancia de avanzar en la separación neta de las áreas de pastoreo, controlar la introducción de animales, profundizar las medidas de limpieza y desinfección.

“El control de estas variables debe ser estricto. El ingreso de esta enfermedad a un rodeo que sea negativo es altamente perjudicial para el productor. Pasamos a hablar de una zoonosis que además genera un perjuicio económico y financiero para el establecimiento”, completó el MV. Pedro Torres.

Con el respaldo de CDV

A su turno, el Médico Veterinario Pablo Halperin, Gerente de Operaciones en el Laboratorio CDV aportó información sobre la actualidad de la empresa que cuenta con dos plantas de elaboración de vacunas veterinarias en el Parque Industrial de Pilar, en Buenos Aires, lugar donde también se encuentra ubicado su Laboratorio de Diagnóstico Veterinario.

“Cumpliendo con las normas de calidad GMP establecidas por el Senasa, tenemos hoy la capacidad de producir cerca de 40 millones de dosis de vacuna antiaftosa y más de 50 millones de dosis de vacunas bacterianas y virales”, explicó Pablo Halperin.

Vale recordar que la línea de biológicos para bovinos CDVac está, integrada por:

Más allá de esto, el representante de CDV destacó: “Además, contamos con una reconocida experiencia en la producción de reactivos de diagnóstico como es el caso de la Tuberculinas. Llevamos casi 200 series elaboradas y aprobadas por el Senasa, tanto de Tuberculina Bovina, como Aviar. Elaboramos unas 8 millones de determinaciones y tenemos capacidad para triplicar esas cantidades en una estructura que cuenta con Nivel 3 de Bioseguridad”.

Finalmente, Pablo Halperin subrayó que CDV es el único laboratorio argentino que produce PPD en Argentina bajo normas GMP.

Para más información: www.cdv.com.ar

Pensando en lo que viene. ¿Llegarán los protocolos y la reapertura de los Hipódromos?

Pensando en lo que viene. ¿Llegarán los protocolos y la reapertura de los Hipódromos?

La Comisión Directiva de CLAMEVET emitió un comunicado en el cual brinda detalles de la difícil situación que vive la actividad en nuestro país y plantea algunas acciones posibles a considerar.

De la redacción de MOTIVAR
redaccion@motivar.com.ar

La industria de elaboración de medicamentos de uso veterinario, farmacéuticos y biológicos, necesarios para la prevención y mantenimiento de la salud animal, cumple con las normas GMP de fabricación, de bioseguridad, y actualmente con los protocolos de prevención del COVID19, contando con profesionales capacitados en la materia.
La producción de medicamentos destinados al caballo es el sector de la industria farmacéutica veterinaria, junto con sus canales de distribución, vendedores y veterinarias, más afectado por la Pandemia. Es la rama farmacéutica veterinaria que creció y se desarrolló junto al sector hípico, con más de 60 laboratorios medicinales veterinarios que elaboran productos para los equinos, la mayoría Pymes nacionales, integrantes de CLAMEVET, que han visto prácticamente anuladas las ventas en esta etapa….
Es por ello que nos queremos referir especialmente en esta ocasión al sector hípico en las múltiples actividades que lo caracterizan, sumamente arraigadas en amplios sectores de nuestra sociedad, como ser: equinoterapia, turf, equitación de carácter deportivo, fiestas regionales populares, exposiciones, subastas, polo, haras, juego del pato, etc., muchas de las cuales están prácticamente paralizadas, lo que pone en riesgo más de 150.000 puestos de trabajo, es decir casi medio millón de personas contando sus familias, que dependen de la actividad hípica.
Es el Turf el que genera numerosos puestos de trabajo directos e indirectos. Se trata de una mano de obra intensiva y especializada que va desde la cría del caballo pura sangre en el campo, hasta los cuidadores, serenos, vareadores, veterinarios, herradores, jinetes, peones, farmacéuticos, etc. Es la única actividad vinculada al juego que tiene mano de obra genuina ya que las tragamonedas, ni siquiera se fabrican en Argentina.

Importancia

Para tomar dimensión de lo que la actividad hípica significa para Argentina vemos que es el 5º productor mundial y primero en Sudamérica de caballos Sangre Pura de Carrera, con unos 6.500 nacimientos en 2019. El Turf sumando sus distintas etapas, genera nada menos que el 8,7% del producto nacional agropecuario y el 18,2% del pecuario. En polo es primer productor mundial y exportador de caballos de esa especialidad, con producción de aproximadamente 7.000 embriones de caballos al año, así como de equinos clonados, lo que demuestra la calidad técnica de nuestra industria veterinaria.
Es el turf la actividad hípica que más seriamente se ha visto perjudicada en lo económico y que afecta a mayor número de personas ya que ha debido suspender todas las carreras de caballos desde mediados de marzo, por lo que se ha privado de la principal fuente de ingresos que son los premios en las carreras que provienen de las apuestas, con lo que se mantienen los equinos y puestos de trabajo; la guarda de un equino implica una erogación de entre 15 a 20 mil pesos mensuales
La pérdida diaria de los hipódromos es de unos 20 millones de pesos diarios, de los que un 70 % aproximadamente se destinan a premios, que cubren gastos, y del 28 % que se retiene de las apuestas hay un 1% que se destina a municipios, 1% a gobernaciones y 1% al estado, lo que implica un lucro cesante también para esos estamentos públicos.
Somos conscientes que evitar toda aglomeración constituye una medida eficaz para evitar la propagación de la pandemia, sin embargo, impacta de lleno en el turf, porque las reuniones hípicas son el principal sustento económico de la actividad. Sin las apuestas, la supervivencia y los puestos de trabajo están en serio riesgo.
Creemos que, mediante precisos protocolos, se podría volver a organizar carreras, por ejemplo, en horarios diurnos, sin público y con el ingreso permitido a trabajadores que son fundamentales, llámese preparadores, jinetes, cuidadores, herradores y personal autorizado, los que deben pasar todos los días por controles de ingreso y mantener un estricto distanciamiento. También se contemplaría prohibir la presencia de los propietarios en los cotejos, y los horarios para ocupar las pistas serían entre las 07.00 y las 11.00 horas, carreras a puerta cerrada y apuestas digitales on line.
Los Hipódromos ya han redactado un protocolo sanitario de seguridad para poder proteger a todos los actores hípicos, y a la población en general el día que se reanuden las carreras. Otro de los sectores que consideramos de sensible importancia y que ha sido especialmente afectado por la cuarentena social y obligatoria son los Centros de Equinoterapia, método terapéutico que no debería ser discontinuado por la necesidad de contar con esta herramienta indispensable para el tratamiento de cientos de pacientes, especialmente niños, para su desarrollo físico, psíquico y social. No menor es la falta de ingresos de estos centros, necesario para la alimentación y mantenimiento de los equinos.
También la actividad del polo y todo lo relacionado sufrirá las consecuencias ya que si bien no es temporada en Argentina pronto lo será en Europa y la falta de exportación de caballos de polo. Por su parte, los establecimientos de cría en general han podido mantener la actividad con ciertas limitaciones, pero a la hora de las ventas por subasta las mismas han sido suspendidas por la cuarentena, lo que produce que el criador esté en el mayor pico de gastos y sin los ingresos previstos.
La actividad deportiva que se realiza en clubes hípicos, considerando que se realiza en espacios abiertos, también debería ser motivo para volver a la actividad, mediante elaboración y cumplimiento de los protocolos de prevención correspondientes.
Finalmente, la exportación de productos veterinarios también sufre las dificultades derivadas de la actual situación lo que produce una importante disminución en el ingreso de divisas considerando que son productos de muy alto valor agregado llegando a valores de entre 15 a US$ 20.000 la tonelada.

El pedido de los veterinarios al Presidente

La Federación Veterinaria Argentina, junto con la Federación de Colegios y Consejos Veterinarios, envió una carta al Presidente de la Nación, Alberto Fernández, solicitando se evalúe la posibilidad de reabrir de forma gradual la actividad hípica, bajo estrictos protocolos sanitarios. “Consideramos que, en una primera fase, las competencias hípicas podrían realizarse sin público presencial, y con protocolos sanitarios para todo el movimiento del personal interviniente, como también observando las medidas sanitarias y legales que fijan la normas provinciales/nacionales en cuanto a los equinos participantes. Creemos que una medida como ésta, será beneficiosa para toda “la familia” que vive del turf, y observando las medidas sanitarias correspondientes, no implicará mayores riesgos de contagio” rezaba el documento. Y hacía hincapié en un punto central: “Como agentes primarios de salud nos hemos puesto a disposición de las autoridades locales, provinciales y nacionales, para colaborar en el control de esta pandemia, y no solo hemos acercado propuestas en ese sentido, sino que en muchos casos estamos trabajando a la par de médicos y personal de salud”.