fbpx
MOTIVAR- Descarga Mayo 2020 – Header
HomeEdición Impresa“Una vaca vacía come lo mismo que una preñada y no aporta un ternero”
¿CÓMO TRANSMITIR EL IMPACTO DE LAS ENFERMEDADES VENÉREAS?

“Una vaca vacía come lo mismo que una preñada y no aporta un ternero”

Martínez. “Analizar con mayor énfasis el impacto económico de las enfermedades”.

Martínez. “Analizar con mayor énfasis el impacto económico de las enfermedades”.

Entrevistamos a Alfredo Martínez, referente en Laboratorios Azul. Sus respuestas, así de contundentes: “más de la mitad de los campos no realizan diagnósticos de Trichomonosis y Campylobacter en los bovinos.

Luciano Aba
@aba_luciano
luciano@motivar.com.ar

La explicación suena sencilla: buena parte de los campos ganaderos del país realizan su período de servicio entre octubre – diciembre o noviembre – enero. Por ello, a partir de marzo – abril, los toros están disponibles para poder analizar cómo finalizaron su trabajo desde el punto de sanitario, ya sea por lesiones o enfermedades venéreas, y cómo se pueden volver a utilizar en el próximo servicio. Sin embargo, es allí; en el momento en que veterinarios y productores deberían acordar en qué momento comenzar con las tareas, es cuando comienza la complicación…

“Se calcula que más de la mitad de los establecimientos no realizan estos diagnósticos y algunos lo realizan esporádicamente. No existe una cultura suficientemente reconocida sobre las consecuencias de la presencia de estas enfermedades y las pérdidas que ocasionan. Algunas provincias (La Pampa) han implementado planes obligatorios y otros municipios promocionan con beneficios económicos la realización de estos diagnósticos”, le explicaba a MOTIVAR el Dr. Alfredo Martínez, referente en Laboratorio Azul Diagnóstico.
A continuación, compartimos una entrevista precisa y concreta, en la cual Alfredo Martínez nos aporta toda su experiencia y conocimiento en el campo del control de las enfermedades venéreas en la producción ganadera argentina.

“Se calcula que más de la mitad de los establecimientos ganaderos no realiza diagnóstico de enfermedades venéreas, mientras que algunos lo realizan esporádicamente”. Alfredo Martínez.

MOTIVAR: ¿Cuáles son los perjuicios que asumen los establecimientos con animales que las padecen?

Alfredo Martínez: Las principales consecuencias de la presencia de enfermedades venéreas son la pérdida de preñeces por los abortos ocurridos. También pueden observarse preñeces tardías, producto de vacas con Trichomoniasis que abortaron tempranamente y volvieron a preñarse al final del servicio, con la consecuencia de terneros chicos, alejados de los de cabeza de parición.
Por último, el costo de reemplazo de los toros enfermos, ya que normalmente no se tratan y deben ser vendidos.

¿Qué otros inconvenientes traen para la productividad y el manejo?

AM: Los inconvenientes surgen de mantener hembras vacías portadoras de estas enfermedades, que pueden infectar a toros sanos durante el período interservicio, por pasarse a través de alambrados deficientes. Por eso es muy importante mantener los toros en potreros con buenos alambrados y lo más alejado posible del lote de vacas vacías cuando están en descanso.

¿Cuál es el trabajo que tiene que hacer el veterinario a campo para prevenir Trichomoniasis y Campylobacteriosis?

AM: El veterinario debe tomar muestras de todos los toros del establecimiento y mandarlos al laboratorio para su análisis. Debe repetir el muestreo, porque estos tests son de baja sensibilidad y se resuelve la detección de todos los toros enfermos con sucesivos muestreos, hasta que no haya enfermos y todos los toros tengan 2 muestreos sucesivos negativos.

¿Es complejo el Diagnóstico? ¿Y el envío de muestras? ¿Es costoso?

AM: El diagnóstico consiste en depositar las muestras obtenidas por el veterinario en sendos tubos de análisis para Tritrichomona foetus y Campylobacter fetus.
Estas muestras llegan al laboratorio entregadas en mano por el veterinario y a través de empresas de transporte. El análisis de cultivo y confirmación por qPCR para T. foetus requiere de microscopios, estufas, materiales estériles y un complejo y costoso equipamiento para la realización de qPCR.
El personal que realiza el diagnóstico debe estar perfectamente entrenado.

¿Cuáles son los tres motivos por los cuales ustedes consideran que no el 100% de los productores invierte en este tipo de prácticas preventivas?

AM: La falta de análisis de datos productivos y económicos de algunos productores no le permite darse cuenta del impacto. También influye la falta de asesoramiento profesional desde que muchos productores consideran estas prácticas como un gasto y no evalúan la importancia económica y productiva de las pérdidas. Se acostumbran a convivir con estas enfermedades porque es “natural” lograr bajos índices de preñez – destete y no mejorarlos.
El dilema es que una vaca vacía come lo mismo que una preñadas y no aporta un ternero.

¿Qué deben decirle los veterinarios a los productores cuando hablan de Campylobacteriosis? ¿Cuál es la tendencia?

AM: Los veterinarios conocen estas enfermedades y las consecuencias de su presencia en los rodeos. La Campylobacteriosis en particular, ocasiona pérdidas no tan espectaculares como la Trichomonosis, pero se manifiesta de manera mucho más notoria. Por ello confunde las pérdidas con otros problemas como los alimenticios, etc.
Las pérdidas inferiores al 10% al momento del tacto, no son tenidas en cuenta y son adjudicadas a varias otras causas que las sanitarias.
Las preñeces inferiores al 90% son indicadoras que algo está ocurriendo en ese rodeo. Sabemos que un muy alto porcentaje de productores no realiza diagnóstico de preñez (cercano al 50%), principio imprescindible para medir la efectividad del servicio. Por otra parte, los diagnósticos de Campylobacteriosis son insuficientes en cuanto al número de muestreos realizados (55% de los establecimientos realizaron 1 solo muestreo). La utilización de vacunas en todo el rodeo es muy baja y es una de las acciones sanitarias fundamentales para logar el control, además del análisis de los toros. Nuevamente se antepone el “gasto” en estas prácticas contra el beneficio de su utilización.

¿Y en cuanto a Trichomoniasis?

AM: La Trichomoniasis es más sencilla de controlar porque una vaca enferma expulsa la T. foetus de su aparato reproductor antes del año de la infección y está inmunizada naturalmente para poder ser preñada nuevamente.
Si ese efecto se produce cuando el embrión se está formando puede volver a preñarse durante el mismo período de servicio y ocasiona las “preñeces cola”, que resulta ser uno de los signos clásicos que inducen al veterinario a sospechar de su presencia, además de las inflamaciones purulentas que se detectan durante el tacto rectal. También observamos una insuficiente realización de muestreos en cuanto a número de repeticiones (52% de los establecimientos realiza 1 solo muestreo). La incorporación del test de qPCR durante 2019 en nuestro laboratorio para confirmar los cultivos positivos y el agregado de dicho diagnóstico a los compañeros del mismo muestreo, pero negativos al cultivo, permitió identificar un 24% más de enfermos que antes continuaban en el rodeo, manteniendo la enfermedad de un año a otro.

Compromiso. En Laboratorio Azul trabajan para seguir difundiendo las tecnologías.

Compromiso. En Laboratorio Azul trabajan para seguir difundiendo las tecnologías.

Laboratorio Azul, nueva estrategia y más eficacia

Vale decir que, en este contexto, Laboratorio Azul Diagnóstico ha implementado una estrategia para lograr más eficiencia en el diagnóstico sin aumentar significativamente el costo para el productor. “No es lo mismo realizar una costosa qPCR a todos los toros, que hacerla en aquellos establecimientos que tuvieron al menos un cultivo positivo. El hecho de considerar un rodeo enfermo, a través de un cultivo positivo a T. foetus, dispara la incorporación de todos los toros a la realización de la qPCR con el objetivo de asegurar mejor eficiencia en la detección de los enfermos”, le explicó a MOTIVAR el Dr. Alfredo Martínez, de Laboratorio Azul. Y avanzó: “En Campylobacteriosis la realización de qPCR a las muestras positivas a la técnica de Inmunofluorescencia Directa (IFD), permite identificar qué tipo de Campylobacter está actuando y define la mejor estrategia de control. Este año comenzamos a estudiar la incidencia de los toros “compañeros” en el resultado final, para detectar con mayor grado de certeza si podemos identificar a todos los enfermos”.
Previo a la implementación de la estrategia de diagnóstico mencionada Laboratorio Azul realizó la presentación de los datos que la avalan en diferentes charlas a veterinarios y demás actores involucrados. Asimismo, toda la información se difunde a través de la Revista NOTICIAS de Laboratorio Azul, redes sociales (Instagram, Facebook, YouTube) y desde el sitio Web.

comments

POST TAGS:
COMPARTIR:
Valoración: