fbpx
MOTIVAR- Descarga Mayo 2020 – Header
HomeEdición Impresa“No realizar pruebas para COVID-19 de rutina en animales”
UNA SALUD – INFORMACIÓN DE VALOR PARA LOS PROFESIONALES

“No realizar pruebas para COVID-19 de rutina en animales”

Clave. Según la AAIV, no hay evidencia de que los gatos, ni nunguna mascota jueguen algún rol en la propagación del virus.

Clave. Según la AAIV, no hay evidencia de que los gatos, ni nunguna mascota jueguen algún rol en la propagación del virus.

La Asociación Argentina de Inmunología Veterinaria (AAIV) brindó recomendaciones tras el revuelo generado por la difusión internacional de casos en los cuales hubo felinos involucrados, en Estados Unidos y Francia.

De la redacción de MOTIVAR
redaccion@motivar.com.ar

A mediados de abril, se conocieron los casos de dos gatos con Covid-19 en Nueva York, Estados Unidos, lo cual desató una ola de cuestionamientos acerca de si las mascotas pudieran adquirir el virus y transmitirlo a los humanos, o no. Frente a este escenario, organizaciones que reúnen a los principales referentes en sanidad animal de varios países, departamentos de agricultura, asociaciones de veterinarios y más, remarcaron en que “la sociedad no debe asustarse con esta información” y deben saber que “pueden convivir con sus mascotas”.

Gato por gato: los casos hasta hoy

En un primer momento, se dió a conocer un comunicado oficial de “Centers for Disease Control and Prevention, USA” (CDC) junto con los Laboratorios de Servicios Veterinarios Nacionales del USDA, anunciando los primeros casos confirmados de SARS-CoV-2 -el virus que causa la infección por COVID-19- en dos gatos domésticos: primeras mascotas de Norteamérica en dar positivo.
Confirmaron que los gatos viven en áreas separadas de Nueva York. Ambos tenían una enfermedad respiratoria leve.
El propietario de uno de los animales contrajo COVID19 antes de que el felino comenzara a tener síntomas, y el otro gato reside en un hogar donde nadie ha sido diagnosticado con coronavirus.
“Los funcionarios de salud pública todavía están aprendiendo sobre el SARS-CoV-2, pero no hay evidencia de que las mascotas desempeñen un papel en la propagación del virus.”, mencionaron.
Hasta la fecha de cierre de esta edición, el CDC recomendaba no permitir que las mascotas interactúen con personas o animales, mantener los gatos en el interior y pasear a los perros con correa, manteniendo distancia de otras personas y animales.
Por otro lado, cruzando al otro Continente, a fines de abril se detectó otro gato con Covid-19 en París, Francia.
Este estudio informa, por primera vez, la infección natural de un gato en el país y declararon que probablemente haya sido infectado por sus dueños.
El 27 de marzo, también se informó el caso de un gato de Bélgica, que resultó ser infectado por su dueño y presentó problemas respiratorios y digestivos. Aunque el portavoz del centro belga anticrisis contra el coronavirus enfatizó que se trataba de un caso aislado.

La visión en Argentina

En alusión a estos casos, los cuales crearon mucha incertidumbre en el mundo sobre todo para aquellos propietarios de mascotas, la Asociación Argentina de Inmunología Veterinaria (AAIV) brindó sus recomendaciones.
“Los dos gatos de Nueva York presentaron una enfermedad respiratoria leve. Uno de los ellos procedía de un hogar sin personas enfermas de COVID-19, por lo que se especula que el contagio podría haber ocurrido a través de un individuo asintomático o por contacto con una persona infectada fuera de su hogar. El segundo, provenía de un dueño positivo a COVID-19”, aclararon.
La Asociación recomendó, no realizar pruebas para COVID-19 de rutina en animales, en ningún lugar del mundo.
“No existen evidencias de que el gato ni ninguna otra mascota desempeñen algún rol en la propagación del virus, ni que transmita la infección a las personas. No hay justificación para tomar medidas contra los animales de compañía que puedan comprometer su bienestar”. Además, llamaron a reforzar el concepto de tenencia responsable, recomendando que los gatos y hurones se mantengan en el interior de los hogares, y extremar las medidas de higiene”.
Como tantos otros ligados a COVID19, este tema vive una evolución constante, la cual invitamos a poder ir siguiendo en tiempo real a través de www.motivar.com.ar.

Avances en el estudio de la COVID-19 en animales

Comisión directiva de la Asociación Argentina de Inmunología Veterinaria.
Bibliografía: “A Critical Needs Assessment for Research in Companion Animals and Livestock Following the Pandemic of COVID-19 in Humans. McNamara T, Richt JA, Glickman L. Vector-Borne and Zoonotic Diseases, 2020.DOI: 10.1089/vbz.2020.2650.,

La emergente pandemia causada por el nuevo coronavirus SARS-CoV-2 que se inició en Wuhan, China, en noviembre del año pasado, ha traído muchos interrogantes respecto a saber si los animales podrían infectarse, diseminar el virus entre ells y transmitirlo al ser humano.

En este trabajo, los autores citan cronológicamente una serie de eventos sucedidos en diferentes partes del mundo en los que se involucran a los animales domésticos. Nuestro propósito es resumir y comentar este artículo, y brindar información basada exclusivamente en las evidencias científicas existentes hasta el momento.

Los trabajos científicos publicadosson numerosos; sin embargo,por la celeridad de dar respuestas, no todos están debidamente validados ni tienen el rigor científico necesario. La mayor parte de la información está referida a perros y gatos. Entre febrero y marzo de este año en Hong Kong, se detectaron dos perros con positivas a la prueba de PCR-RT, en la que se detecta el material genético (ARN) viral. El primer perro se mantuvo asintomático y no se pudo aislar virus a partir de él; por lo que se atribuyó este hallazgo a la contaminación ambiental procedente de su dueño que estaba enfermo de COVID-19. Sin embargo, posteriormente hubo nueva evidencia epidemiológica al detectarse anticuerpos específicos contra el SARS-CoV-2 en el suero del animal. No hay datos que describan la situación sanitaria del segundo caso.

En Bélgica se anunció el primer caso en un gato a fines de marzo. El animal desarrolló tanto sintomatología respiratoria como gastrointestinal, y se recuperó de la enfermedad a los 9 días de iniciados los síntomas. En este animal se demostró la presencia de grandes cantidades de antígeno viral en vómitos y en heces durante la evolución de la infección. Sin embargo, el comité de científicos belgas se declaró incapaz de evaluar el riesgo de transmisión al ser humano. El Comité consideró que los gatos serían huéspedes finales del virus, que el riesgo de transmisión al ser humano era bajo, pero aconsejó a los propietarios limitar el contacto con sus mascotas y extremar las medidas de higiene.

Durante el mes de abril, investigadores de China publicaron un trabajo en el que estudiaron 100 gatos callejeros y hogareños en Wuhan, y detectaron anticuerpos específicos contra el SARS-CoV-2 en el 15% de ellos. A mediados de ese mismo mes se detectaron en Nueva York dos gatos positivos para SARS-CoV-2 que mostraban signos respiratorios, ambos de propietarios con COVID-19. Además, se r infecciones en tigres y leones africanos en el zoológico de Bronx que mostraron signología clínica y que fueron positivos para SARS-CoV-2 estos animales estaban bajo el cuidado de un trabajador infectado asintomático. En base a todos estos antecedentes, podríamos decir que se ha establecido que la especie felina se puede infectar en forma natural, al menos ante determinadas circunstancias que aún no están dilucidadas.

Un factor que se ha tenido en cuenta para evaluar la posibilidad de infección es el nivel de expresión del receptor ACE2 en los diferentes tejidos, hasta ahora el único receptor viral conocido, pero se debe también analizar la posibilidad de que haya otros factores y/o correceptores involucrados, tal cual lo expresara la agencia francesa de alimentación y seguridad medioambiental. Un grupo de investigación de China ha estudiado la infectividad del virus en ratones transgénicos que expresan ACE2, y otro grupo estudió la expresión del receptor en los tejidos y su relación con la susceptibilidad al SARS-CoV2 y en varias especies animales, que incluían gatos, hurones y animales de granja. Desde la AAIV dedicamos un comunicado al análisis de este último trabajo. Más allá de estos estudios, se considera que puede haber otros factores que determinen o condiciones la susceptibilidad de una especie así como el riesgo que lo transmita a otras especies, inclusive el ser humano.

En cuanto a las especies de interés pecuario, tales como vacas, ovejas, cabras, caballos, patos, pavos y gallinas, entre otras, aún es necesario determinar si pueden infectarse, y de ser así, si puede existir transmisión intraespecie o bien hacia otras especies como el humano. Existen solo unos estudios realizados en China y en Alemania en los que se realizaron infecciones experimentales en cerdos, gallinas y patos, pero los autores informan que el virus no fue capaz de replicarse eficientemente bajo las condiciones experimentales de los trabajos. Recientemente se ha informado la presencia de visones infectados en dos granjas de los Países Bajos.

En virtud de ello y concomitante con otros hallazgos en otras especies, hay evidencias experimentales de que los animales de compañía podrían infectarse. Sin embargo, al no haber evidencias de su grado de infectividad, los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC) de Estados Unidos, la Organización Mundial de la Salud (OMS) y la Organización Mundial de Sanidad Animal (OIE) declararon que estos animales de compañía no serían fuente de infección ni intraespecie ni hacia los seres humanos. En particular, nuestros comunicados anteriores desde la Asociación Argentina de Inmunología Veterinaria (AAIV) estaban referidos a estos conceptos.

En lo referente al diagnóstico, los kits de diagnóstico molecular por PCR-RT empleados para humanos pueden ser fácilmente adaptados al chequeo de los animales. Sin embargo, los test serológicos tales como los ELISA empleados para el diagnóstico en la población humana o los kits rápidos, no pueden ser usados, por lo cual es importante y necesario desarrollar kits para detectar anticuerpos a partir de muestras animales. Se recomienda entonces no realizar diagnósticos de rutina en los animales de compañía hasta tanto no estén debidamente validados los test de diagnóstico para estas especies.

En conclusión, podemos advertir que debemos ser muy cautos a la hora de leer la abundante información que recibimos, ya sea a través de artículos de divulgación o de publicaciones científicas. En lo que respecta a nuestros animales domésticos, los mensajes de las principales agencias internacionales han transmitidos la necesidad de extremar las medidas de higiene, asegurarse de lavarse bien las manos luego de tocar a los animales, y ser muy cuidadoso en no dejarse olfatear ni lamer la cara por los perros o gatos.

comments

POST TAGS:
COMPARTIR:
Valoración: