fbpx
MOTIVAR- Descarga Mayo 2020 – Header
HomeEdición ImpresaLa industria de la sanidad animal, rumbo a una “nueva normalidad”
EL SECTOR SE VERÁ MENOS AFECTADO QUE OTROS

La industria de la sanidad animal, rumbo a una “nueva normalidad”

Para destacar. Los laboratorios veterinarios extremaron sus cuidados para seguir operando.

Para destacar. Los laboratorios veterinarios extremaron sus cuidados para seguir operando.

Expertos internacionales ya analizan la perspectiva a futuro del sector de laboratorios veterinarios en el contexto del COVID-19. ¿Y en Argentina? ¿Cómo transitan las empresas esta pandemia?

Luciano Aba
@aba_luciano
luciano@motivar.com.ar

La industria global de la sanidad animal va rumbo a una nueva normalidad: un contexto inédito, surgido del devenir de la pandemia por COVID-19, que recién dentro de 2 o 3 años podría establecer bases sólidas sobre las cuales nuevamente reconocer qué es y que ya no será “lo normal”.
Esta es una de las conclusiones a las que arribamos desde MOTIVAR tras participar hace unas semanas de un serie de Webinar Digitales propuesto por Kisaco Research, firma internacional que -entre otras acciones ligadas al rubro- organiza el Animal Health Forum Innovation de Brasil.
Ya en la primera de estas jornadas, representantes del estudio McKinsey & Company dejaban en claro que después de haber visto el impacto de COVID-19, las empresas de sanidad animal revisarán la estructura de sus negocios, prestándole seguramente mucha más atención a temas como la inversión en acciones digitales y, sin dudas, a la gestión del capital y también de los riesgos.
Aun en este contexto, los expertos siguen vislumbrando oportunidades para el sector.
“Aunque el crecimiento de la industria se reducirá en los próximos 3 – 5 años en comparación con las predicciones de hace 6 meses, la salud animal es más resistente que otros sectores, por lo que sigue siendo un buen lugar para invertir”, aseguraron los disertantes en la propuesta digital de Kisaco Research.

En Argentina

En nuestro país, la industria de laboratorios veterinarios es una muestra de lo mencionado a nivel global: si bien las operaciones se resintieron inicialmente, sin dudas esto no ocurrió al nivel de caída observada en otras actividades económicas.
En parte, lógicamente, por haber sido exceptuada de la “cuarentena”: pudo seguir trabajando, mostrando el máximo resguardo del que se tenga memoria por la salud de sus empleados y siendo hoy un ejemplo para muchas de las otras industrias que comienzan a retomar sus actividades en distintos puntos del país.
También nuestro país fue muestra de por qué al sector se lo consideró de primera necesidad (aunque no legalmente “esencial”) en el primer Decreto presidencial que iniciaba el aislamiento preventivo, social y obligatorio promediando el pasado mes de marzo. Independientemente del grado de adaptación al nuevo contexto, las distintas producciones de proteína animal siguieron requiriendo de fármacos y vacunas veterinarias, no solo para preservar el status sanitario en relación a las enfermedades de control obligatorio, sino también de todas aquellas que impactan en una producción que siguió pujante.
Sorpresa también hubo en el sector de animales de compañía, donde las industrias de alimentos balanceados y productos veterinarios se mantienen “por sobre las expectativas” planteadas al inicio de la pandemia.
¿Cambiará esto en invierno? Veremos.
No olvidemos que estamos frente a lo que sin dudas será el mayor vínculo de cercanía entre las personas y sus mascotas.
Dentro de lo negativo del contexto, una gran oportunidad (Ver Nota Adjunta).

David y Goliat

Como tantas veces hemos dicho, en el sector veterinario argentino conviven empresas nacionales y multinacionales que presentan una multiplicidad de características y claras diferencias entre niveles de facturación, capacidad productiva y personal empleado.
Sin dudas que esta crisis está afectando principalmente a aquellas empresas cuyo foco principal ha caído (como por ejemplo el rubro equino) , pero también a otras tantas más pequeñas, sin financiación y con canales de comercialización no del todo formales.
Sin duda habrá ganadores y perdedores. Y es ahí donde los que manifiestan un buen nivel de ventas en los últimos dos meses, aducen también que esto no ha servido para ventas especulativas, sino todo lo contrario: el canal sigue un proceso de bajar stock, iniciado hace ya un año.
Y si hablamos del canal, tenemos que destacar que -a nivel general- han resuelto los temas de logística, aunque resta el desafío de hacer más eficiente lo que los distribuidores del interior del país llaman “el último tramo”, hasta el cliente final.
Como se dijo, la venta de productos para la ganadería hizo punta, tanto con fármacos, como biológicos destinados al tambo y a la ganadería de carne.
La distribución de productos avícolas estuvo siempre garantizada y siguió al ritmo de las decisiones tomadas por las empresas en cuanto a ritmos de producción. A nivel de cerdos, empiezan a verse movimientos de “defensa” que enlentecen el ritmo de las ventas, aunque claro que conceptos como el de Bioseguridad toman fuerza y representan una buena noticia para la actividad. Sin dudas el sector de productos para equinos ha sido el más perjudicado en el contexto COVID-19.
Más allá de venir ya golpeado por el conflicto con la provincia de Buenos Aires y la caída en los premios que se pagan, las últimas semanas esta situación empeoró por el cierre de los Hipódromos

Puertas adentro

Los laboratorios siguen atentos a la reapertura de paritarias por parte de Federación de Asociaciones de Trabajadores de la Sanidad Argentina (FATSA), las cuales en los últimos años superaron el 30%.
Según MOTIVAR pudo averiguar, hasta el momento ninguna de las 4 cámaras involucradas de manera directa con el Gremio de la Sanidad (Caprove por parte de la industria veterinaria y las otras tres, representantes de la industria farmacéutica humana) recibieron aun novedades, aunque presuponen que al reabrirse se manejarán por debajo del promedio de los últimos años.
Otro tema de análisis en las empresas es la financiación.
Si bien los laboratorios buscan y, en algunos casos, encuentran, el acceso a crédito sigue siendo una de sus prioridades por resolver en la actualidad.
Para pagar sueldos, para hacer frente a la inversión productiva, para financiarse…
En muchos casos las empresas han tomado los beneficios disponibles tanto en bancos públicos, como privados. Las que no han podido, lo siguen intentando, en base a las pautas que en cada caso se están fijando a nivel nacional dependiendo del rubro.
Obviamente que no todas son color de rosas y sin dudas el sector deberá autofinanciarse 1 o 2 meses, en base a las demoras en la cadena de pagos, un tema sobre el cual hay consenso se deberá trabajar en buscar de aquella mencionada “nueva normalidad” al inicio de nuestro artículo.
¿Variará el porcentaje de cobranzas realizadas de manera personal en relación al uso de cheques electrónicos o transferencias bancarias una vez que culmine esta crisis sanitaria y económica causada por el COVID-19?
Está claro que más allá de los inconvenientes descriptos y otros tantos que las personas que trabajan en la industria resuelven día a día, la situación es sustancialmente mejor que en otros rubros de la economía.
Es por ello que más allá de vender, hoy la incertidumbre pasa por cómo será el contexto económico nacional y global una vez que esta crisis culmine. El valordel Dólar es sin dudas una variable que se mira no solo como referencia tanto a la hora de producir, como de vender, importar y exportar productos veterinarios.
¿Se trasladará esto a los precios? Así es.
Ya los distribuidores han informado aumentos en las listas de precios, “buscando seguir ese nuevo equilibrio en el tipo de cambio, previendo cualquier infortunio que pudiera venir”. Entendible.
Otro punto de conflicto en las últimas semanas -y de fuerte impacto para la industria de laboratorios argentinos- ha sido la exportación. Tanto que Clamevet envió distintos tipo de cartas y comunicaciones a las autoridades competentes para solicitar ampliar los plazos de depósito y de salida de mercaderías de exportación de las empresas argentinas, en atención a la situación de coyuntura de público conocimiento, provocada por el COVID-19.
Tal como explicaron a MOTIVAR, el planteo tenía que ver con liberar del pago de los contenedores de almacenaje que se encuentran bloqueados en el marco de las operaciones que actualmente se encuentran inmersas en este escenario del comercio internacional en Argentina. Siendo el plazo de 3 días para el almacenaje, que se encuentran incluidos en la tarifa normal, esta situación implicaría un “adicional” de 40 dólares diarios la tonelada por el tiempo que lleve la resolución de la presente problemática, sin saber el tiempo de finalización.

Acá y allá

Tal como han venido afirmando los expertos internacionales, es probable que post COVID-19, las áreas de oportunidad de crecimiento no se van a modificar en la industria, pero sí cómo se manifiestan: esto puede ser demanda de diferentes mercados o un cambio en términos de especies.
La mayoría de las oportunidades de crecimiento son en necesidades clínicas no satisfechas y la expansión de la atención veterinaria. Para permitir este crecimiento, seguir invirtiendo en investigación y desarrollo es fundamental.
Entre tanto los laboratorios veterinarios instalados en Argentina piensan ya en las nuevas variables que moverán el rubro a futuro. Es cierto que son pocas las empresas que toman hoy decisiones estrictamente mirando el largo plazo, sobre todo si se coincide con aquello de que la “nueva normalidad” no llegará de inmediato.
Será un proceso de formación continua, sobre el cual las empresas deberán decidir: aguardar que las reglas se restablezcan para sumarse o bien fomentar desde los cimientos el mercado del futuro.

Senasa monitorea ventas por Internet

La era tecnológica impulsó el crecimiento de la comercialización por internet de productos veterinarios destinados a mascotas, animales no domésticos; alimentos para animales, fertilizantes y agroquímicos, entre otros.
Para fortalecer el control en la creciente venta on line de este tipo de productos, subproductos y/o derivados de origen animal y vegetal y evitar la venta de sustancias prohibidas (incluidos los productos veterinarios) que pueden atentar contra la salud de los consumidores, el Senasa creó el Programa de Fiscalización y Monitoreo en medios digitales. La Resolución 344/20 no genera nuevas erogaciones y funcionará en el ámbito de la Unidad Presidencia del organismo. Su articulación estará a cargo de la agente Rosina Leicht Ziegler.
“Este Programa nació por una iniciativa del Senasa y contamos con el apoyo y colaboración de la ANMAT, cuya experiencia nos fue muy útil. El año pasado se firmó un convenio para monitorear la venta de este tipo de productos con Mercado Libre y ahora extendemos nuestra acción a todo el espectro de la venta digital”, explicó el propio presidente del Senasa, Carlos Paz.
Destacó que “de esta forma también estamos ordenando el registro de productos que se venden por los canales digitales y combatiendo la venta ilegal de aquellos que pueden afectar la salud de los consumidores”.

MÁS INFORMACIÓN DISPONIBLE EN WWW.DOSMASDOS.COM.AR

Animales de compañía, el sector donde todos miran

Una de las posibilidades que los analistas destacan en el ámbito de la Sanidad Animal está estrechamente ligada al segmento de animales de compañía, sustentados en una verdad a todas voces: el vínculo humano / mascota se ha fortalecido a lo largo de esta crisis. “Esto no cambiará cuando la gente comience a volver al trabajo o a salir a las calles; la industria seguirá creciendo, aunque la trayectoria es desconocida. Esto dará lugar a una demanda continua, especialmente en el cuidado de mascotas y el acceso a medicamentos esenciales”.
Atendiendo esta realidad, la Revista 2+2 (www.dosmasdos.com.ar) publica este mes un completo informe sobre la realidad de los sistemas de medicina prepagos para mascotas, los cuales van desde veterinarias u hospitales que ofrecen el servicio, hasta empresas dedicadas exclusivamente al rubro, tanto como Bancos y entidades financieras. Aquellos interesados en acceder al informe completo pueden solicitarlo vía info@dosmasdos.com.ar.
El informe toma aún más relevancia en un contexto en el cual si bien se espera que el futuro sea prometedor, hoy se debe reforzar el foco en todo aquello que impacte en que los propietarios de las mascotas sigan cumpliendo con los planes de vacunación y desparasitaciones recomendados.
Todo ello, sobre la base de la expectativa de que una vez culminada la crisis por COVID-19 la gente retome sus visitas de rutina a la veterinaria e invierta en la salud de sus mascotas aún más de lo que lo hubiera hecho pre pandemia.

comments

COMPARTIR:
Valoración: