fbpx
MOTIVAR- Descarga Mayo 2020 – Header
HomeInstagram“La cría se intensifica con buena sanidad y criterio”
LA VISIÓN DE LOS PROFESIONALES

“La cría se intensifica con buena sanidad y criterio”

Juntos. Marcelo Rojas Panelo y sus hijos, Javier y Agustín.

Juntos. Marcelo Rojas Panelo y sus hijos, Javier y Agustín.

Dialogamos con el médico veterinario Marcelo Rojas Panelo, a fin de evaluar el paso a paso para mejorar los indicadores económicos y productivos de un eslabón estratégico para la ganadería argentina.

Luciano Aba
@aba_luciano
luciano@motivar.com.ar

La producción bovina avanza en nuestro país sobre la base de sólidos paradigmas que hicieron del folklore y la tradición un culto, el cual se extiende también a determinadas prácticas que se llevan adelante en los campos.
“Nuestra intervención en las explotaciones ganaderas está muy encasillada en el trabajo estrictamente en la manga. Debemos poder modificar esta visión en los campos de cría, en la visión de los productores, como también de muchos colegas. Debemos convencer a nuestros clientes de la importancia de llevar adelante este cambio”, le explicó a MOTIVAR el MV. Marcelo Rojas Panelo.
Nuestro entrevistado se desempeña asesorando decenas de establecimientos ganaderos tanto en la provincia de Buenos Aires, como en el norte de Santa Fe. Son miles los bovinos que reciben los servicios que este veterinario ofrece junto con sus hijos Javier (@veterinariorural) y Agustín (@piojorojasp).
Y si bien no tiene ni por asomo la misma cantidad de seguidores que ellos (más de 15.000 en las redes sociales), Marcelo disfruta y descansa en el servicio que hoy entre los tres se encuentran brindando a campo.
“Estamos apuntando a salir del esquema del veterinario exclusivamente de manga, buscando involucrarnos en el manejo del campo y la empresa, sin entrometernos en el trabajo de nadie más, aportando conocimiento”, explica quien también forma parte del Comité de Sanidad de la Sociedad Rural Argentina. Y completa: “A nadie le sirve que en nuestro país tengamos un 65% de destetes sobre vaca entorada. Alguien podría pensar que esta situación es marginal, pero cuando vemos hacia adentro de la Cuenca del Salado, por ejemplo, los resultados no son mucho más alentadores que un 70 a 75%”.
Más allá de esto y dejando en claro que si se lograse aumentar un 5% la cantidad de terneros logrados casi alcanzaría para duplicar las exportaciones de carne, el profesional es contundente: “Es clave para poder determinar qué es un buen porcentaje de preñez o destete, dependiendo lógicamente de la ubicación y el campo de cría al cual nos estemos refiriendo”.
En definitiva y sobre la base de los buenos resultados alcanzados por muchos de los establecimientos que asesora con arriba del 90% de terneros logrados sobre vaca entorada, MOTIVAR avanzó en su diálogo con este veterinario.

MOTIVAR: ¿Cuáles son los pasos estratégicos para mejorar los índices productivos en los campos ganaderos?

Marcelo Rojas Panelo: Realmente lo primero a considerar es la sanidad. Aquellos productores que logran alcanzar buenos resultados productivos son los que invierten. No podemos perder de vista que hoy no más del 50% de los ganaderos hace tacto y tan solo un 30% revisaría adecuadamente sus toros. Este mismo porcentaje (30%) podría atribuírsele también a los campos en donde efectivamente hacen servicio controlado y tienen un veterinario asesorando.
Esta es la base y la explicación de por qué quienes no cumplen con ellos afrontan tremendas pérdidas fundamentalmente entre la preñez y la parición.
Lamentablemente en muchos lugares las personas se siguen manejando como tradicionalmente hicieron las cosas y ya es tiempo de cambiar. Es complejo seguir explicando la importancia de aplicar las dos dosis de las vacunas que remendamos, pero hay que seguir haciéndolo.
Si no hacemos tacto, no sabemos la preñez. Si no calculamos las pérdidas entre parición y destete, nunca vamos a saber la cantidad de terneros logrados sobre vaca entorada.
Más allá de problemáticas como Campylobacteriosis o Neosporosis, DVD, Aftosa y Brucelosis y otras tantas enfermedades que es imprescindible controlar desde el inicio, existe también la complejidad vinculada a las parasitosis. Allí el veterinario también es estratégico para guiar a los productores hacia una mayor rotación de drogas en base a inversiones estratégicas en muestreos de HPG.
Es clave poder mostrarle al productor que es más barato hacer HPG y desparasitar cuando hay un problema, antes de hacerlo mal y sin lograr los resultados esperados.

Equipo. La sanidad del rodeo es la base de la estrategia.

Equipo. La sanidad del rodeo es la base de la estrategia.

¿Y qué otras claves hay que considerar?

Si miramos la cría, la recría y el engorde de bovinos, veremos que la cría es la que menos se ha modernizado. Y eso tiene una razón: sus bajos resultados económicos, menores márgenes brutos y rentabilidades que tienen otras actividades cercanas al productor. Cuando se habla de intensificar la cría debemos hacerlo con criterio. Y ahí es donde como veterinarios tenemos mucho por aportar.
La alimentación es clave y el pasto es el recurso más barato. Sobre estos dos conceptos tan concretos es que uno debe avanzar. Sin pretender dar números redondos en base al contexto actual, pero sí podemos decir que en 2019 podíamos hacer una muy buena pastura con 150 kilos de carne para un campo de cría. En un año o año y medio se recupera y dura 5 años al menos. Mejoramos la preñez, la carga, todo. Sin comida, no hay producción posible. En este momento las vacas están preñadas, pero cuando empieza la parición empiezan a comer bien y debemos abastecerlas, cosa que no siempre sucede.
Es clave trabajar con diferidos para el invierno. Aunque no se traduzca inmediatamente en un mejor estado de la vaca, podremos dejar libre el resto del campo y darle un respiro para cuando llegue la parición. Es una herramienta espectacular para la gente que quiere hacer las cosas bien. Sobre todo, si tenemos en cuenta que lo peor que le puede pasar a un establecimiento ganadero es tener animales improductivos.
En ese contexto, hay que tener un manejo adecuado del alimento. Si bien hay tecnologías que requieren de una inversión a considerar, hay otras tantas de fácil acceso que no se usan: tener información y trabajar en función de ella, establecer sistemas de rotación de las pasturas, capacitar a la gente, etc.
Solemos movernos en grupos de gente que asiste a cursos, congresos y logra avanzar en sus planteos. Pero lamentablemente mucho de ello está orientado ya a la recría. Lo que vemos es que el diferencial en la cría lo hace poder estar cerca del 1 o 1.1 EV por hectárea, cuando hoy lo corriente es no superar el 0.6.
Esto sin dudas permite dar un salto exponencial en la producción de carne.
No olvidemos que si bien es importante conocer el porcentaje de preñez que logra nuestro rodeo, hoy ya resulta imprescindible también avanzar en el conocimiento de cuántos terneros por hectáreas logramos.
Que quede claro. Si los animales son pesados, mejor, pero lo primero es que produzcan. A partir de allí, si la vaca está sana y come mejor, producirá más leche y mejores terneros.
Hoy la clave pasa por que los campos de cría logren recriar sus terneros y poder comercializarlos en octubre, noviembre y diciembre con destino a algún Feedlot que busque destino de exportación.

¿Y la genética?

Se expresa cuando hay comida. El rol del veterinario aquí también es clave, indicando el perfil de animales que cada campo requiere en realidad. ¿Qué vamos a necesitar? ¿Rusticidad? ¿Precocidad sexual?
Siempre debemos enfocarnos en el objetivo de que aquellos que los animales coman se convierta en carne. Debemos mejorar la producción y hoy el objetivo es lograrlo sin aumentar la superficie. Lo primero que tenemos que hacer es lograr más terneros, con los vientres que tenemos. Luego, veremos. No podemos caer en el error de aumentar vientres y bajar la producción de terneros.
Muchas veces uno aumenta el margen porque tiene más vacas, pero cuando saca la rentabilidad, pierde contra toda las otras actividades.

¿Cómo se moviliza ese cambio en los productores ganaderos?

Tenemos que darle opciones para que invierta, con otro tipo de asesoramiento y dejando en claro que el negocio ya no es solo tener las vacas, sino también hacerlas producir. Las ganas tienen que venir del productor, pero también de los asesores.
Debemos transmitir y explicar que, así como están las cosas, el negocio no da: tenemos que aumentar la productividad para dejar de depender exclusivamente de los precios. Siempre, con criterio técnico y pasión.

comments

POST TAGS:
COMPARTIR:
Valoración: