fbpx
MOTIVAR encabezado diarios
Home2019noviembre

Chaya Kataru, directora de Desarrollo en Kerry, destacó el impacto de los feeds y suplementos sobre la productividad y la calidad de las proteínas recombinantes, producidas en las células CHO.

Nicolas de la FuenteNICOLAS DE LA FUENTE
redaccion@motivar.com.ar

La III Jornada Internacional de Bioprocesos se realizó el 2 de octubre en el Club Americano de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires. Del mismo participaron cerca de 50 referentes de la industria biotecnológica local y fue patrocinado por las empresas Kerry, Eppendorf, Insalcor y Bioanalítica, cuyos representantes destacaron la importancia de generar ámbitos en donde aportar conocimientos, a la vez de debatir hacia dónde va la innovación en el rubro de los bioprocesos.

El futuro de los biosimilares

Fue Chaya Kataru, directora de Desarrollo en Kerry, quien destacó el impacto de los feeds y suplementos sobre la productividad y la calidad de las proteínas recombinantes, producidas en las células CHO.
La experta compartió datos técnicos respecto de la cartera de productos de Kerry y detalles sobre los procesos de Fed Batch, la evolución de los medios y suplementos y estadísticas generales. “El mercado de biológicos a 2024 alcanzará los US$ 480 mil millones, con un crecimiento del 10% anual. Es importante el aumento en el caso de los biosimilares, donde el sector crece por sobre la media, esperándose para 2022 un negocio de US$ 15 mil millones, con una fuerte participación de los países emergentes”, sostuvo Kataru. “Kerry comenzó a invertir más en las peptonas de origen vegetal. También tenemos proteínas recombinantes, más amigables con el tema regulatorio”, sostuvo. Y concluyó: “El de los biosimilares es un mercado sensible a los costos: la materia prima que se utilice tiene que ser costo efectiva también”.
A su turno, Julien Calais -responsable del área de Biotecnología de Kerry para LATAM- destacó el peso de la empresa a nivel global, con una facturación de US$ 6,4 mil millones y 15 plantas en 30 países, desde las cuales se suministran tecnologías para las industrias. “Específicamente para los rubros farmacéuticos y de biotecnología contamos con dos plantas (Escocia y Estados Unidos), desde las cuales abastecemos a los mercados principalmente de nuestras peptonas y extractos de levadura”, explicó a los presentes Calais, destacando también la apuesta de la compañía en todo lo vinculado al desarrollo de células CHO.

Chaya Kataru: “El mercado de biológicos a 2024 alcanzará los US$ 480 mil millones”.

Inoculación y tecnologías

Paola Vacchina, de la firma Barenbrug Palaversich, quien expuso sobre el proceso productivo en el que está involucrado la formulación de inoculantes.
Luego de destacar que la subsidiaria del Grupo Royal Barenbrug en Argentina se encuentra ubicada en la localidad de Pergamino, Buenos Aires, la experta avanzó con su presentación. “Barenbrug Palaversich es el centro de referencia para los centros de investigación con que cuenta el grupo y trabaja principalmente en el marco de la microbiología agrícola”, sostuvo Vacchina.
Para el caso del tratamiento que se les realiza a las semillas forrajeras, la referente explicó que se trata de una tecnología de recubrimiento que mejora la condición física y fisiológica de la semilla, incorporando biofertilizantes, micronutrientes, terápicos y materiales que mejoran la sembrabilidad, la uniformidad de siembra y el logro final de stand de plantas”. Y concluyó: “Los beneficios de este tratamiento son la homogeneidad que se logra en forma y peso, además de que facilita el manejo y siembra. También se incrementan rindes y mejora calidad del cultivo, a la vez de garantizar protección contra plagas y enfermedades mediante la incorporación de fungicidas e insecticidas.

Debút en Buenos Aires. Julien Calais, de Kerry, y su equipo en la III Jornada Internacional de Bioprocesos realizada por primera vez en el país.

Debút en Buenos Aires. Julien Calais, de Kerry, y su equipo en la III Jornada Internacional de Bioprocesos realizada por primera vez en el país.

Soluciones para el conjunto

De la partida también fue Marcelo Aguiar de la firma Eppendorf, quien destacó la cada vez mayor participación de la empresa en el rubro de los Bioprocesos tras adquirir dos empresas líderes en el campo de los biorreactores, tanto de grandes escaladas, como los de más pequeñas. “Sostenemos nuestra alianza con Bioanalítica, firma que desde hace 13 años comercializa estos equipos. Es el tercer año que trabajamos junto con Kerry en la realización de estas jornadas y estamos muy satisfechos con los resultados que obtenemos”, sostuvo Aguiar.
A su turno, John Yoshi Shyu –Scientific Support and Applications Manger para Corning en las Americas- avanzó sobre un tema específico: la mejora en la producción de vectores virales y vacunas con células adhesivas mediante la plataforma de perfusión Cell CUBE. “Corning ofrece hoy todas las tecnologías que se requieren para la producción de vacunas y vectores virales: rollers, cell stacks, HYPER Stack y Cell CUBE, siendo este último el de mayor rendimiento por centímetro cuadrado”, aseguró Yoshi Shyu.
El encuentro culminó con una mesa redonda moderada por el periodista Luciano Aba (MOTIVAR), quien junto a Chaya Katatu (Kerry), Ariel Koval (Biogénesis Bagó) y Martín Blasco (INTI), compartieron visiones sobre cómo el sector ligado a los bioprocesos puede seguir innovando, en favor de producciones rentables, pero también amigables con las nuevas demandas de las sociedades.

¿Y en las vacunas veterinarias?

Ya culminando la jornada, Ariel Koval -gerente de manufacturas combinadas en Biogénesis Bagó- disertó sobre la producción de vacunas veterinarias sin la utilización de componentes animales, destacando la utilización de peptonas en sus medios de cultivo. Koval destacó la importancia de trabajar con vacunas libres de componentes de origen animal, explicando el impacto de esto en la cadena agroalimentaria global. Ya al momento de describir qué es lo que hace que una peptona sea de buena calidad, Koval fue contundente: “Tiene que estar aprobado por Senasa para uso industrial. Cuando hablamos de componentes indefinidos se tiene que manejar consistentemente entre lotes. Necesitamos que se cumpla con las exigencias regulatorias y sea elaborada bajo normas GMP”.
Leandro Galatro (gerente en Insalcor), destacó la alianza que mantiene la firma de origen uruguayo no solo con la industria farmacéutica, sino especialmente con Kerry, tanto en la parte de biológicos, como de excipientes. “Hace 3 años abrimos oficinas en Argentina y Paraguay, brindando soluciones a la medida de la región, con stocks y modelos de negocio a la altura de la industria veterinaria y la de inoculantes, más allá del sector farmacéutico humano”, cerró Galatro.

Un encuentro que data de 1998. En representación de Argentina asistieron representantes del Senasa, de Caprove y de Clamevet, pero también referentes técnicos de distintas empresas veterinarias.

Un encuentro que data de 1998. En representación de Argentina asistieron representantes del Senasa, de Caprove y de Clamevet, pero también referentes técnicos de distintas empresas veterinarias.

Se realizó en Jamaica el XXV Seminario sobre Armonización del Registro y Control de Medicamentos Veterinarios. Aquí, un resumen de lo ocurrido.

De la redacción de MOTIVAR
redaccion@motivar.com.ar

Del 23 al 25 de septiembre se llevó adelante un nuevo Seminario de Armonización de registro y control de medicamentos veterinarios, organizado por el Comité Americano de Medicamentos Veterinarios (CAMEVET).
En esta oportunidad, las jornadas tuvieron lugar en Montego Bay, Jamaica, donde se reunieron los puntos focales de productos veterinarios de la OIE y representantes de las Cámaras de laboratorios.
En representación de Argentina asistieron representantes del Senasa, de Caprove y de Clamevet, pero también referentes técnicos de distintas empresas veterinarias.

Temas estratégicos

En Jamaica se aprobó una Guía para la implementación de sistema de Farmacovigilancia, tema en el cual particularmente Caprove se mostró interesado.
Asimismo, desde esta entidad se formó parte del grupo que logró aprobar también una Guía para la estabilidad de medicamentos veterinarios.
Más allá de esto y de discutir sobre Buenas prácticas de fabricación en establecimiento de procesamiento celular, la ampliación de licencia de productos de uso veterinario farmacéutico en especies menores y una Guía para el registro de Kits de diagnóstico para enfermedades, desde Clamevet se presentó un documento que incluye las definiciones y los requisitos para productos denominados Innovadores, Genéricos, y Nuevos.
Una vez más, la armonización sobre la Guía de Rotulados de productos veterinarios quedó para la próxima, como así también una Guía para la clasificación e inspección de productos veterinarios sin indicación terapéutica.
Destacada fue también la participación de Silvana D´Onofrio quien presentó una revisión de documentos de Antiparasitarios internos para Rumiantes y Porcinos.

Nuevas autoridades

De acuerdo al nuevo reglamento del CAMEVET se procedió a la elección de los representantes oficiales y de los miembros adherentes para cubrir los cargos en la Mesa Ejecutiva. Por el Sector Oficial fueron elegidos: Dr. Federico Luna, Punto Focal Nacional para los Productos Veterinarios de Argentina – Dra. Claudina Loza, Bolivia – Dra. Luna Lisboa, Brasil – Dra. Aida Rojas, Colombia.
Por parte de los Miembros Adherentes fueron elegidos representantes de ANALAV, de México; ALANAC, de Brasil; ASOVET de Guatemala y ALFA, de El Salvador. La Mesa Ejecutiva será presidida por la Dra. Bertha Martínez, Punto Focal Nacional para los Productos Veterinarios de Nicaragua, país sede del próximo seminario.

Agentes antimicrobianos destinados a animales

El Seminario de CAMEVET incluyó un evento organizado por la OIE en el cual se trató un enfoque en las América del 3° Informe anual de la OIE, de la colecta de datos sobre los agentes antimicrobianos utilizados en animales la importancia del seguimiento de las cantidades y patrones de utilización de los agentes antimicrobianos en animales a nivel nacional, así como los errores comunes que los países presentan al enviar el informe de uso de los antimicrobianos. Vale decir que el Seminario incluyó una capacitación en Buenas Prácticas de Manufactura para la fabricación de Productos Veterinarios, abarcando la importancia en las BPM, la calificación, calibración y validación de Productos Veterinarios, como también todo lo referido a auditorias.

Un trabajo realizado por profesionales del INTA Castelar y la FCV de Esperanza expone una situación sobre la cual mucho se habla, pero pocos números se conocían hasta el momento.

De la redacción de MOTIVAR
Vía huertas.pablo@inta.gob.ar
htarabla@fcv.unl.edu.ar

Teniendo en cuenta que los veterinarios están expuestos a un alto riesgo de accidentes de trabajo y enfermedades profesionales, los investigadores Pablo Huertas y Emilio León, del INTA Castelar -Buenos Aires- y Héctor Tarabla, de la FCV de Esperanza -Santa Fe- concretaron una investigación en la que se propusieron estimar la frecuencia de zoonosis en veterinarios de grandes animales que desarrollan su labor en suelo bonaerense. También se plantearon describir el uso y la disposición de los elementos de protección personal (EPP), y residuos clínicos veterinarios selectivos.

Contexto legal y normativo

Aunque los veterinarios en Argentina tienen alto riesgo de contraer zoonosis, la adopción de prácticas de seguridad es escasa y la disposición final de los desechos relacionados con el trabajo, como las agujas, es a menudo cuestionable. Los residuos veterinarios son potencialmente nocivos para la salud humana y deben tratarse como residuos médicos veterinarios regulados. Sin embargo, no siempre se incluyen como residuos sanitarios y se han descuidado como contribuyentes al flujo de residuos peligrosos.

El método y la muestra

El 90,6% de los encuestados fueron hombres: un tercio había sido diagnosticado por métodos de laboratorio con una zoonosis (brucelosis 22,6%, dermatofitosis 4,7%, sarna 3,8%, ántrax 2,8%, hidatidosis 1,9%, estafilococosis 0,9% y triquinosis 0,9%).

Brucelosis

Todas las personas afectadas con esta zoonosis trabajaban con ganado vacuno, pero no con cerdos o cabras. Por otro lado, cuantos más años hayan pasado desde la graduación, más tiempo de exposición y mayores serán las posibilidades de enfermarse. Los veterinarios que habían sufrido brucelosis tenían más años de práctica profesional. Los encuestados con más de 18 años de experiencia profesional tenían 5,6 veces más riesgo de padecer la enfermedad que los menores de 18 años de experiencia.
Las variaciones en la frecuencia de la brucelosis en los profesionales están relacionadas con su variación en el bovino. En Santa Fe, la tasa de incidencia de la enfermedad en los veterinarios rurales disminuyó, coincidiendo con el programa de control y erradicación de la brucelosis bovina.

Tabla N° 1: Disposición final de los insumos veterinarios por parte de los veterinarios (Buenos Aires).
Elemento (nº de rtas.) Acción Frecuencia (%)
Siempre A veces Nunca
Guantes de látex (105) Desechar 100 0 0
Guantes para tacto rectal (101) 99 1 0
Máscaras respiratorias (20) 60 10 30
Mamelucos desechables (17) 29.4 35.3 35.3
Agujas desechables (106) 80.2 18.9 0.9
Jeringa desechable (106) 54.7 44.3 0.9
Bisturí (102) 86.3 13.7 0.0
Cuchillo de necropsia (99) Lavar 90.9 6.1 3.0
Lavar y desinfectar 74.7 12.1 13.2
Usar para otras tareas 7.1 10.1 82.8
Ropa de trabajo (106) Lavar por separado 70.8 11.3 17.9
Lavar y desinfectar 15.1 13.2 71.7
Lavar fuera de la casa 9.4 1.9 88.7
Calzado de trabajo (106) Lavar 46.2 33.0 20.8

Elementos de protección personal

Los guantes fueron los EPP más adoptados; sin embargo, otros elementos tienen poco o ningún uso.
Los veterinarios “siempre” usaron guantes para el examen clínico, la cirugía y la necropsia, mientras que el uso de otros EPP fue extremadamente bajo. Pero mientras que nueve de cada 10 entrevistados “siempre” usaban guantes para las palpaciones rectales, las máscaras respiratorias no se usaban para los exámenes clínicos ni para las cirugías.
En las necropsias, solo el 9,1% llevaba mamelucos desechables, el 2% llevaba máscaras faciales y ninguno de ellos llevaba guantes anti-corte (Ver Tabla 1).
Los profesionales que “siempre” usaban guantes se habían graduado menos años antes que los que “a veces” o “nunca” usaban guantes (en cirugía, palpación rectal y necropsia). Sin embargo, la experiencia laboral no es un factor de protección en la práctica de la medicina veterinaria.
Los profesionales mayores y experimentados tienden a utilizar el EPP en el trabajo con menos frecuencia que los jóvenes sin experiencia. Aun sabiendo que la práctica expone a los veterinarios a riesgos para la salud, la mayoría de los encuestados admitió haber asumido riesgos contra su propia seguridad en su trabajo diario.

Residuos clínicos veterinarios

Varios tipos de residuos clínicos veterinarios, como las agujas y jeringas, son potencialmente nocivos para la salud humana y deben descontaminarse antes de su eliminación. Sin embargo, no siempre se desecharon las máscaras respiratorias, los mamelucos desechables, las jeringas y las agujas hipodérmicas.
Más de 1 de cada 10 profesionales no siempre descartó las hojas de bisturí desechables, y esta cifra se elevó a 1 de cada 5 en el caso de las agujas desechables. La reutilización de estos elementos es una práctica común en la medicina de los grandes animales, donde las heridas por punción son muy frecuentes. Volver a tapar las agujas usadas y la falta de contenedores de desecho confiables son factores de riesgo conocidos para las lesiones por pinchazo de aguja.
El cuchillo de necropsia debe lavarse, desinfectarse y dejarse a un lado para que no se utilice para otras actividades.
Sin embargo, el 17,2% de los encuestados utilizaron este elemento para otras tareas y cuatro de ellos no lo desinfectaron después de utilizarlo. Muchos riesgos para la salud tienen su origen en el comportamiento individual y es el propio individuo quien debe tratarlos y controlarlos en gran medida. Sin embargo, uno de cada cuatro profesionales ‘’a veces’’ o ‘’nunca’’ lavó y desinfectó el cuchillo de necropsia y cinco de los 17 profesionales que lo utilizaron en otras actividades ‘’a veces’’ o ‘’nunca’’ desinfectaron esta herramienta. Dos entrevistados admitieron haber usado el cuchillo de necropsia ‘’para preparar comidas’’ o ‘’para comer asado”.

Vestimenta y calzado

La contaminación bacteriana puede sobrevivir en la ropa y es recuperable por contacto breve durante períodos de tiempo sustanciales.
Cuando las superficies o las prendas contaminadas entran en contacto con las manos o incluso con utensilios de acero inoxidable, los organismos pueden transferirse en número suficiente para representar un peligro potencial si entran en contacto con los alimentos. Sin embargo, el 37% de los encuestados no reemplazó su ropa de trabajo hasta la hora programada para lavarse, independientemente del número de días utilizados o de la actividad realizada.
La mayoría de ellos lavaba la ropa de trabajo en casa, pero tres de cada 10 no la lavaban por separado de otras prendas, y el 28,3% añadía desinfectantes. Sin embargo, hay que señalar que el lavado con detergentes solo produce una reducción limitada de la contaminación microbiana y de la ropa, y que algunos desinfectantes químicos, como los hipocloritos, pueden no ser fiables cuando los paños están muy contaminados.
El calzado de trabajo puede estar contaminado con patógenos y ser vehículo de enfermedades. Sin embargo, solo el 46,2% de los encuestados “siempre” lavaba el calzado de trabajo al final de su actividad diaria. Esto contrasta con las recomendaciones de seguridad, que sugieren eliminar los restos de tierra y materia orgánica del zapato, limpiarlo con un cepillo y agua, y desinfectarlo con una solución de yodo antes de salir de la granja o establecimiento.

Conclusiones

Las enfermedades profesionales no ocurren al azar ni son eventos naturales de ocurrencia inevitable.
Considerando estos hallazgos, los autores llegan a la conclusión de que se requiere un cambio de comportamiento para preservar no solo la salud de los profesionales, sino también para asegurar el bienestar de sus familias y garantizar la eliminación adecuada de los residuos potencialmente peligrosos.
¿A quién le cabe esta responsabilidad?
Por un lado, los veterinarios deben mantenerse en contacto con sus organizaciones estatales y locales. También las asociaciones deben vigilar las normas estatales y locales para influir en las decisiones que afectan a los veterinarios y mantener a sus miembros informados de los cambios en los requisitos.
La conclusión es que los veterinarios pueden haberse convertido en las principales víctimas de su falta de cumplimiento de las normas mínimas de prevención.

A última hora del día de ayer (27 de noviembre de 2019), el Senasa le informó a las COPROSAS de Buenos Aires, Entre Ríos, Corrientes y Misiones que a partir de 2020 se unifica la estrategia de vacunación contra la fiebre aftosa, por lo que esas provincias deberán vacunar a la totalidad de las categorías animales.

Según se le informó a MOTIVAR, esta decisión se viene trabajando desde el pasado mes de enero y fue presentada por el organismo en el Congreso Nacional de Entes Sanitarios realizado en agosto pasado.

Además, esta postura fue revalidada con los miembros de las distintas Comisiones Provinciales de Sanidad Animal involucradas.

El objetivo en principio sería agilizar la comercialización de hacienda entre estas provincias, pero también el Senasa busca avanzar en la idea de que -en pocos años- se vacunen solamente a las categorías menores “ya que las mayores van a tener una buena cobertura vacunal”.

Más a largo plazo, desde el Senasa no dejan de lado la posibilidad de dejar de vacunar contra la enfermedad.

A tres años de la reglamentación de la llamada “ley de pyme”, este artículo repasa las distintas legislaciones que han intentado proteger a una de las fuentes más importantes de empleo de nuestro país: las pequeñas y medianas empresas.

Cdor. Gonzalo A. Pérez

De acuerdo con el “GPS de Empresas” del Ministerio de Producción y Trabajo, las pyme [i] nuclean el 65% del empleo privado formal; no es raro, entonces, que desde hace años hayan sido objeto de distintas legislaciones que han intentado favorecer su desarrollo y proteger a las ya conformadas.

La ley 24.467/1995, por ejemplo, estableció una bonificación en las tasas de interés para facilitar el acceso al crédito y organizó una red de agencias de desarrollo productivo, cuyo objetivo fue brindar asistencia al sector empresarial. Del mismo modo, la ley 25.300/2000 creó el Fondo Nacional de Desarrollo para la Micro, Pequeña y Mediana Empresa, cuyo objetivo fue realizar aportes de capital y brindar financiamiento a mediano y largo plazo para inversiones productivas.

Mucho más contemporánea, la ley 27.264/2016 estableció una serie de beneficios que representan un interesante ejemplo de lo que se busca con este tipo de legislaciones. Podríamos dividir dichos beneficios en tres grandes ejes: 1) mejora en el programa de recuperación productiva (REPRO); 2) beneficios impositivos; 3) incentivos a las inversiones productivas.

Con respecto al REPRO, consiste en una suma fija mensual remunerativa que se le abona a los trabajadores y está destinado a completar el sueldo de su categoría laboral. Este programa fue creado por la Resolución del Ministerio de Trabajo, Empleo y Seguridad Social N° 481 de fecha 10 de julio de 2002 y la mejora introducida por la presente ley consiste en un aumento del 50%.

En cuanto a los beneficios impositivos, se destaca la exclusión del impuesto a la ganancia mínima presunta a partir del año 2017, la utilización como pago a cuenta del impuesto a las ganancias entre el 60% y el 100% del impuesto a los débitos y créditos bancarios, y la posibilidad de diferir el pago del IVA a 90 días (en los términos de la ley –artículo 7-: “… podrán ingresar el saldo (…) en la fecha de vencimiento correspondiente al segundo mes inmediato siguiente al de su vencimiento original.”). Debido al fuerte impacto financiero que tiene el IVA sobre las pyme (su pago se debe realizar con independencia de haber cobrado o no las respectivas facturas de venta) este último es, al menos teóricamente, un importante alivio.

La ley, por último, también fomentó las inversiones productivas en bienes de capital. Si bien dicho beneficio ya finalizó (su plazo de vigencia fue del 1/7/2016 al 31/12/2018), resulta interesante comentar que permitió aplicar el 10% de dichas inversiones como pago a cuenta del impuesto a las ganancias. Del mismo modo, aseguraba la estabilidad fiscal durante el período de vigencia, siempre que no se redujera el nivel de empleo.

Como puede observarse, la vocación por mejorar las condiciones de las pyme está presente desde hace varias décadas. Sin embargo, lo que no siempre queda claro es su grado de aplicación y, más difícil aún, medir el grado de impacto positivo que estas medidas tienen en el día a día empresario. Si bien la AFIP habilitó un sistema simplificado para acceder a estos beneficios, resulta complejo medir su alcance.

Al analizar los estados contables de una muestra de 10 pymes que cotizan en bolsa, solo una de ellas hizo una clara alusión a la utilización de la ley. Si bien medir el impacto real de su aplicación resulta difícil con la información presentada, al observar el rubro “Deudas fiscales”, puntualmente el “IVA saldo a pagar” al 31/12/2017, se ve un crecimiento del 44% del pasivo; lo que puede ser una muestra de la posibilidad de diferir el pago del IVA. No obstante, sería necesario contar con más información (declaraciones juradas, por ejemplo) para una medición confiable del impacto, ya que parte de ese incremento no solo podría deberse a un mayor nivel de deuda acumulado por la posibilidad del diferimiento; sino también al mayor débito fiscal producto del incremento en el precio de venta.

No obstante, y a modo de conclusión, queda clara la intención de generar mecanismos de protección. A pesar de que al observar información contable su grado de aplicación resulta bajo, es probable que exista un universo de empresas que, habiendo aprovechado los beneficios, no lo hayan revelado en notas. De cualquier modo, resulta imperioso que este tipo de legislaciones esté acompañado de mecanismos que faciliten su implementación y que se den a conocer de manera masiva sus implicancias. De este modo, los incentivos terminarán cumpliendo la función de actuar como motores de estas empresas que, como se comentó a lo largo del artículo, representan el principal aporte a la economía del país.

[i] El concepto de “Pyme” no siempre resulta sencillo de establecer. En nuestro país coexisten distintos acepciones según se analice el marco legal o el profesional. A los efectos de las leyes, se entiende por pequeña y mediana empresa aquella que “realiza sus actividades en el país, en alguno de estos sectores: servicios, comercial, industrial, agropecuario, construcción o minero. Puede estar integrada por una o varias personas y su categoría se establece de acuerdo a la actividad declarada, a los montos de las ventas totales anuales o a su cantidad de empleados”.

El Dr. Arturo Baldini, referente veterinario en el ámbito hípico nacional, disertó recientemente en Santiago del Estero sobre Bienestar Animal y compartió los pormenores de su iniciativa para la actividad.

De la redacción de MOTIVAR
redaccion@motivar.com.ar

A caballo. Se busca erradicar la ilegalidad.

A caballo. Se busca erradicar la ilegalidad.

Al tanto de la importancia de regular una actividad en la cual la injerencia de los profesionales veterinarios no es la que debiera y resaltando la importancia de resguardar el bienestar de los animales, el MV Arturo Baldini presentó un Proyecto de Ley Nacional para la regulación y el control veterinario en Carreras Cuadreras.
Si bien los interesados en recibir el material completo pueden solicitarlo vía redaccion@motivar.com.ar (indicando el Asunto “Carreras Cuadreras”), compartimos algunos de los fundamentos esgrimidos en la propuesta del referente nacional en sanidad equina.
En ese sentido, Baldini destaca que las carreras “cuadreras” u otras semejantes son competencias tradicionales de nuestro país que se practican desde épocas coloniales como entretenimiento y que en la actualidad están vigentes en diferentes provincias, siendo necesario una normativa en lo que se regule los aspectos del bienestar animal, el control de sustancias prohibidas, la transparencia del espectáculo y la erradicación del juego ilegal.

“Por la falta de una regulación que resguarde la salud animal, las carreras de caballos “cuadreras” están bajo la lupa de los medios de comunicación, los organismos controladores y el público.
Esta preocupación debe ser ordenada”.

“La actividad ofrece mano de obra genuina, irremplazable, por lo que su Reglamentación y trasparencia aportaran trabajos dignos, solo necesitamos ordenarla; donde esa mano de obra sea protegida, reconocida y registrada”, sostiene el proyecto. Y agrega: “En todo el país son nichos laborales genuinos que tienen mucho significado económico para los lugares que se desarrollan, tanto en la cuida, como en la ejecución de las competencias y que sin duda favorecen las economías regionales. La legalidad, y la trasparencia de juego deben estar normadas en un marco regulatorio”.
Asimismo, el proyecto de Ley Nacional presentado por Arturo Baldini sostiene que la salud animal y el bienestar necesitan de una legislación que proteja a los caballos en estos eventos: controlar el uso de sustancias prohibidas, identificar debidamente a los caballos, preservar la sanidad, asegurando el cumplimiento de normas nacionales y provinciales es una necesidad.
“Hoy y por la falta de una regulación suficiente que resguarde la salud animal, las carreras de caballos “cuadreras” y otras semejantes están bajo la lupa de los grupos de bienestar animal, los medios de comunicación, los organismos controladores y el público. Esta actividad tan difundida, genera una preocupación primordial y se debe ser ordenada”, culmina la propuesta (Ver Recuadro).

El foco en la identificación y el Bienestar Animal

Si bien los interesados en acceder al Proyecto de Ley Nacional completo propuesto por el Dr. Arturo Baldini para regular y controlar las Carreras de Cuadreras pueden solicitarlo vía redaccion@motivar.com.ar, en las próximas líneas nos centraremos en su capítulo N° 2, orientado a la identificación, control sanitario, antidoping y Bienestar Animal. En ese punto, se destaca:

  • Los equinos participantes deberán contar con la documentación legal que acredite la propiedad en cumplimiento con las normas específicas que rigen la materia en el ámbito provincial. Deberán cumplir con la documentación y los requisitos sanitarios vigentes establecidos por el SENASA.
  • Queda prohibido el uso de estimulantes químicos, físicos o mecánicos, electromecánicos, electrónicos, de ultrasonido o cualquier procedimiento que intente alterar el rendimiento del equino en el evento.
  • El Servicio Veterinario habilitado al evento hará las evaluaciones clínicas pre – carrera y será quien autorice o no la participación de los mismos según su estado clínico, filia torio sanitario y, será responsable de la toma de muestras para el control antidoping.
  • Cada Colegio o Consejo de Médicos Veterinarios de las provincias deberán crear un registro de Veterinarios y Médicos Veterinarios capacitados para dar cumplimiento a las normativas vigentes para efectuar los controles clínicos, filia torios y toma de muestras para el control antidoping, según corresponda.

Destacado. Profesionales reconocidos a lo largo del tiempo han realizado su aporte en el Servicio de Diagnóstico en el INTA Balcarce.

El Servicio de Diagnóstico Veterinarios Especializado del INTA Balcarce cumple 50 años y es por ello que entrevistamos a Germán Cantón, referente que comparte su visión sobre la problemática sanitaria actual.

Luciano Aba
@aba_luciano
luciano@motivar.com.ar

En 1969 se registraba el primer caso ingresado por el Dr. Adolfo Casaro en el Servicio de Diagnóstico Veterinario Especializado del INTA Balcarce, en la provincia de Buenos Aires (Ver imagen). Más de 50 años pasaron ya de aquel momento que dio inicio al trabajo realizado por distintos profesionales entre los cuales seguramente nuestros lectores recordarán a los Dres. Bernardo Carrillo, Kiki Poso, Dora Cano, Carlos Madrid, Pedro Steffan, Susana Cseh y Jorge Villar en una primera etapa, para luego dar paso a otros de la talla de Carlos Campero, Ernesto Odriozola y Carlos Entrocasso, entre otros.
Hoy, el SDVE del INTA Balcarce no solo sigue activo, sino que ha encontrado un recambio generacional que le permite seguir ofreciendo diagnóstico integrado de enfermedades animales, en especial en el campo de los rumiantes. El mismo incluye visitas al campo, realización de necropsias, toma de muestras de animales y el ambiente, análisis en laboratorios especializados de bacteriología, bioquímica clínica, parasitología, patología, toxicología y virología.

“Se trata de un servicio arancelado, en el cual buscamos siempre evitar la competencia con los profesionales privados, involucrándolos en nuestras participaciones toda vez que visitamos a los productores”, le explicó a MOTIVAR el veterinario Germán Cantón, referente del Grupo de Sanidad Animal del INTA Balcarce y en cuya persona recayó mucho del recambio mencionado.
“El objetivo es seguir brindando el servicio de calidad, incorporando nuevas tecnologías e identificando nuevos problemas sanitarios a campo”, aseguró el profesional que en 2013 finalizó su doctorado en la Universidad de Edimburgo, Escocia, estudiando la patogénesis de la Neosporosis bovina, una de las principales causas de abortos en esta especie. Y agregó: “Durante años estuvimos muy focalizados en las causas infecciosas de las mermas a campo. Sin embargo, con el paso del tiempo y el estancamiento en los índices reproductivos, debemos reconocer temas como el manejo y la nutrición como variables de impacto directo en la producción bovina de carne”.

Más allá de esto y de destacar que el grupo de Sanidad del INTA Balcarce incorpora también un área de Investigación, dividida en seis laboratorios, cada uno con un profesional a cargo, Cantón retoma el rol de la Experimental también en el campo del diagnóstico, dejando en claro que la estadística con que cuenta el SDVE tiene algunas particularidades.
“Sabemos que existe una brecha entre lo que nosotros vemos en algunos sistemas y el promedio de la producción. El productor que nos consulta generalmente cuenta con un asesor veterinario y/o agrónomo y maneja índices productivos por sobre la media nacional”, repasa Cantón junto con MOTIVAR. Y sigue: “Nuestra casuística está también sesgada porque hay temas que el profesional resuelve solo en el campo. Allí no nos llaman, cuando nos llega el caso es porque es más complejo”.

El primero. Registro ingresado por el Dr. Casaro en el SDVE (1969).

El primero. Registro ingresado por el Dr. Casaro en el SDVE (1969).

 

La ganadería hoy

Nuestra entrevista continuó y nos permitió dialogar con el referente del INTA también sobre la aparición de nuevas problemáticas surgidas en el manejo de los bovinos vinculados a la alimentación, en relación con cuando los sistemas eran 100% extensivos pastoriles.
“En la cría el gran problema sigue siendo preñar a la vaca; es decir: la tasa reproductiva. Uno tiende a pensar que hay un problema infeccioso, una bacteria o un virus actuando, pero también hay temas de manejo nutricional. Muchas de estas mermas, están asociadas a problemas nutricionales y condición corporal, variables que nos llevarán a que la vaca no se preñe o lo haga sobre el final del servicio”, explicó Cantón. Y aclaró: “También vemos que hay mermas entre diagnóstico de gestación y parición. Ahí si el 75% de los abortos son de origen infeccioso. Más allá de esto, es clave decir que particularmente en la cría bovina muchas veces nos falta ese dato de parición: te das cuenta de que perdiste terneros al destete. No sabés si abortó o lo perdió al pie de la madre”.
Más allá de esto y haciendo alusión a los sistemas de invernada y/o engordes a corral, desde el SDVE comienzan también a ver los efectos de la intensificación y suplementación sobre la salud de los animales, con problemáticas que muchas veces tienen que ver con la falta de adaptación o por modificar lo que normalmente el pasto le provee de manera balanceada en la dieta o temas asociados al estrés, como las neumonías en el primer mes de encierre.

¿Cómo transmitirles esto a los productores ganaderos?

En este punto la respuesta de Cantón es contundente y tiene que ver con una tarea poco abordada por los veterinarios: mostrar con números el impacto de las enfermedades y el mal manejo a los productores. “Muchas veces uno se focaliza en decir cuántos terneros menos tengo en el año y normalmente tendríamos que medir no la cantidad de terneros sino de carne que producimos, sostuvo para luego hacer foco en un punto que el profesional reiteró en este diálogo.
“Si los vientres no se preñan a inicios del servicio y lo hacen sobre el final del mismo (en diciembre, por ejemplo), se corre el riesgo de perder esa concepción por efecto de las elevadas temperaturas al comenzar el verano. Terminamos detectando terneros sustancialmente más livianos de lo que podrían haber sido. Ese número pocas veces se le muestra al productor”, completó.
Interesante fue escuchar a Cantón referirse al impacto ambiental generado por la actividad y que ya está (aunque no parezca) bajo la lupa de los países compradores. “Las vacas improductivas generan una huella de carbono más alta y eso debemos revertirlo. Asimismo, los mercados comienzan a vincular las tasas reproductivas con el bienestar animal, dando por sentado que con un 60% de destete, los animales no están en las condiciones óptimas en cuanto a su confort. Esto puede convertirse en una barrera paraarancelaria”.

Kilos de carne por superficie

Si bien a nivel general en el campo de la ganadería, productores y técnicos manejan datos crudos de porcentaje de preñez, parición, el referente del INTA destaca la importancia de avanzar en mediciones más específicas, como puede ser la cantidad de carne producida por la superficie utilizada para la actividad.
“Un productor puede tener un 90% de preñez todos los años, pero preñando a los vientres en diciembre y no en octubre, lo cual redunda en una menor producción de carne por superficie”, ejemplificó nuestro entrevistado para luego también reflexionar en torno a la posibilidad de introducir grandes cambios en la adopción de tecnología por parte de los ganaderos. “Esto es inevitable, más allá que entendamos que cada acción viene acompañada de infraestructura y recursos humanos, las inversiones deben comenzar a intensificarse”, agregó.
Párrafo aparte en nuestro diálogo con Cantón en cuanto a la difusión de boletines técnicos o resúmenes de casos resueltos que el Servicio de Diagnóstico Veterinario del INTA Balcarce difunde día a día a través de las redes sociales, principalmente vía Twitter (@SDVEBalcarce), pero también Facebook, Instagram y WhatsApp.
“Si bien es posible que con esta herramienta no estemos alcanzando aún a ese perfil de productor que está alejado del asesoramiento, las nuevas generaciones de veterinarios y ganaderos nos llevan a invertir en esta difusión que tiene que ser bien manejada, con un vocabulario acorde a los tiempos que corren y con el objetivo final de compartir conocimiento”, nos explicó el veterinario egresado de la FCV de Tandil en 2004.
Finalmente, el diálogo se focalizó en dos temas estratégicos: diagnóstico a campo y vacunaciones. “Normalmente vemos mucho diagnóstico clínico a campo. Esto generalmente nos lleva a no confirmar (a veces de manera apresurada) por vía laboratorio la presencia de algunas enfermedades que incluso son zoonóticas. Es algo sobre lo cual tratamos de concientizar”, aseguró el referente. Ya en relación al uso de las vacunas y dejando en claro que la realidad es variable de acuerdo al productor o al sistema, Cantón explica que muchas veces se instauran planes sanitarios copiados de establecimientos con realidades distintas o que se aplican cuando el momento, desde el punto de vista inmunitario, no es ideal.
“Podemos escuchar productores echándole la culpa a las vacunas por no haber podido prevenir un problema, cuando muchas veces las mismas han sido aplicadas en un momento que no es el ideal o que no llega a generar la respuesta inmune que uno espera al momento del desafío. Es clave comprender que ninguna vacuna es 100% efectiva: si el desafío es grande, son una herramienta más en la lucha contra las enfermedades”, concluyó Germán Cantón.

Fue organizado por el Senasa en Concepción del Uruguay con el objetivo entrenar a los profesionales y técnicos para actuar ante un eventual brote de esta enfermedad.

El Senasa realizó un simulacro de atención de un foco de fiebre aftosa en la localidad de Concepción del Uruguay, Entre Ríos, del 11 al 15 noviembre pasados.

Desde allí, Ricardo Negri, presidente del Senasa, y Matías Nardello, director nacional de Sanidad Animal, enviaron a MOTIVAR un mensaje para dar a conocer la actividad en el marco de lo que fue la Cumbre de la Industria Veterinaria Argentina -CIVA 2019-.

Mirá el video grabado en el lugar de los hechos

Los detalles del simulacro en Concepción del Uruguay

La actividad es parte del Plan Anual de Capacitación, y fue organizada por la Dirección Nacional de Sanidad Animal y el Programa Nacional de Fiebre Aftosa.

El ejercicio comenzó con un acto de apertura y la presentación de la jornada. Los días siguientes se llevaron a cabo las acciones en correspondencia con los datos aportados por la denuncia ficticia, que comprendió la atención en terreno de los campos supuestamente afectados y sus campos linderos, la práctica de las medidas de bioseguridad, el rastreo e investigación según ingresos y egresos, controles de ruta, desinfección de vehículos, programación de eutanasia, tasación y vacunación, zonificación, comunicación y línea de mando, entre otras actividades.

Durante el último día de actividad, se realizó una puesta a punto de todas las conclusiones obtenidas durante todo el simulacro. Participaron más de 80 profesionales del Senasa y personal de instituciones u organismos involucrados en la temática de todo el país.

Además, como parte de la estrategia de comunicación, fue informado oportunamente a la Organización Mundial de Sanidad Animal (OIE) y al Comité Veterinario Permanente del Cono Sur (CVP), así como a distintos medios de prensa tanto nacionales como locales.

Los objetivos de los organizadores

Con este simulacro se buscó entrenar a los profesionales veterinarios en el manejo de situaciones de emergencia que se podrían presentar ante la eventual aparición de un brote de esta enfermedad, y mantener actualizado su Sistema Nacional de Emergencias Sanitarias.

Participaron más de 80 profesionales del Senasa y personal de instituciones u organismos involucrados en la temática de todo el país. También se contó con la colaboración de representantes de otros organismos internacionales, nacionales, provinciales y municipales; entes sanitarios, fuerzas de seguridad; además de la amplia colaboración de productores y veterinarios privados, quienes participaron con roles específicos dentro del guión del simulacro y prestaron sus establecimientos para el desarrollo de las actividades.

Lisandro Culasso, presidente de la Asociación Argentina de Productores Porcinos (AAPP), analiza su primer año al frente de la entidad tras lograr colocar las primeras 1.000 toneladas de carne de cerdo argentino en China.

Facundo Sonatti
facundo@motivar.com.ar

Lisandro Culasso. Socio de Isowean SA y presidente de la Asociacón de Productores Porcinos (AAPP) desde 2018.

Lisandro Culasso. Socio de Isowean SA y presidente de la Asociacón de Productores Porcinos (AAPP) desde 2018.

La Argentina suele toparse con oportunidades tan a menudo que son pocas las veces que realmente logra sacar provecho de ellas. La debacle que sufrió la industria china de carne de cerdo, a partir de la Peste Porcina Africana que ya rasuro, al menos, un 30% de su stock de madres, se presenta como una de esas tantas posibilidades, en este caso, para los productores locales.
¿Podrán aprovecharla?
China explica casi el 50% del consumo mundial de carne de cerdo: una industria que despacha 112 millones de toneladas cada 12 meses y de la cual el gigante asiático, hasta hace poco más de un año, era responsable de unas 54 millones. Mientras tanto, su consumo per cápita ronda los 40 kilos, el doble que en Argentina.
Los analistas estiman que los efectos de esta crisis por la PPA podrían propagarse por una década y sus consecuencias en el comercio exterior ya se están haciendo notar, incrementando la demanda de carne porcina y sus precios.
En diálogo con MOTIVAR, Lisandro Culasso, presidente de la Asociación Argentina de Productores Porcinos (AAPP), analiza su primer año al frente de la entidad, tras lograr colocar las primeras 1.000 toneladas de carne de cerdo argentino en China. Allí abordamos cuáles son los desafíos de la industria, la ventana de oportunidades que significa el comercio internacional y las cuentas pendientes tranqueras adentro.
Culasso pertenece a una de las familias propietarias, junto a Villavicencio y Grassi, de Isowean SA, la tercera empresa de granjas porcinas más grande de la Argentina.
Hoy, tiene 6.500 madres y producen 20 millones de kilos de carne de cerdo (3.700 kilos por madre por año), es decir, cerca del 4% del mercado. De ese total, el 85% va destinado al consumo interno (venta de ganado en pié) y el resto termina en la exportación, a través del Consorcio Argenpork.

MOTIVAR: ¿Qué tan bueno es el status sanitario de la actividad porcina local?

Lisandro Culasso: Es de los mejores del mundo, porque es libre de PRRS, PED, Aftosa con vacunación y la Peste Porcina Clásica y Africana (PPA). Sin embargo, hay que estar siempre alertas, porque el país es de los mejores del mundo en este aspecto, pero es un activo que el día que se pierde no lo recuperas más.
En ese sentido, la PPA que puede ingresar por los puertos o aeropuertos, y PRRS, vía reproductores, son las que más debemos atender para evitar su ingreso.

“Hay que reestructurar los sistemas productivos. Según nuestras cifras, es más eficiente tener sitios de reproducción a gran escala y granjas de engorde más bien pequeñas. Esto sucede sobre todo porque al ganar escala, pierden viabilidad en materia sanitaria”.

¿A partir de lo que ocurrió con la PPA se flexibilizaron los requisitos para ingresar a China?

Hay que señalar que la Argentina hace solo dos años que tiene presencia en el mercado exportador y antes, incluso éramos más bien importadores. Hace cuatro años, desde la Asociación empezamos a trabajar sobre cómo se podía destinar parte de la producción al mercado externo.
El primer mercado y principal receptor de la carne fue Rusia. Pero, a partir de lo que ocurrió en China, empezó a demandar nuestra carne.
Esto es importante, porque, a partir del año próximo, Rusia probablemente deje de ser un mercado importador. Ellos buscan alcanzar su autoabastecimiento por lo cual tomarán ciertas medidas arancelarias.
La crisis por la PPA agiliza los trámites de apertura de mercados a tal punto que China le dio la potestad al Senasa para habilitar plantas en nuestro país, algo nunca antes visto. Esto se debe a la confianza que tienen en el ente sanitario local, tras una serie de auditorías. Sin embargo, hoy, la Argentina produce el 1% de lo que genera China. Y, hasta el momento, son solo tres las plantas habilitadas para exportar: La Pompeya, Campo Austral y Paladini.

¿Cuáles son los números del comercio exterior en la actualidad?

Hasta agosto, son 15.600 las toneladas exportadas, desde cortes frescos, medias reses y despojos, con Rusia como principal destino, pero China está creciendo a un ritmo importante. La limitante para poder incrementar las exportaciones está en las plantas habilitadas, pero creo que podemos superar las 25.000 toneladas, este año.
En 2020, China va a pagar más, al menos un 10% adicional y estimamos que será el principal comprador de la carne de cerdo de la Argentina.
El próximo año, el piso será de 30.000 toneladas con un volumen equivalente al 5% de la producción total como un canal alternativo del mercado interno.
Sin embargo, no es importante exportar mucho ni sobre todo hacerlo de golpe porque por cuestiones sanitarias o comerciales pueden cerrarse los mercados y generar un perjuicio en toda la industria, deprimiendo los precios por una sobreoferta en el mercado interno.

Si hablamos de bioseguridad en las plantas, ¿qué porcentaje cumple con los parámetros mínimos necesario?

Se está haciendo un trabajo de categorización, pero en principio, al menos las más grandes cumplen con todos los requisitos.
Estamos trabajando en la elaboración de un plan sanitario para presentarle a Senasa, en el cual destacamos el control de fronteras y la categorización de granjas.
Al mismo tiempo, otro punto a tener en cuenta es el compartimentación de granjas, es decir, una zona del país o una sola granja puede certificar para estar libre de enfermedades, como, por ejemplo, libre de aftosa sin vacunación.
Detrás de todo esto está la OIE como principal promotor.

¿Qué herramientas son necesarias para alcanzar esos niveles mínimos?

Aquellas granjas multiplicadoras que venden genética o reproductores deberán tener los status más altos.
Sin embargo, las granjas más pequeñas deberán acompañar la tendencia para más temprano que tarde lograr mejorar su propio status.
Mientras tanto, hoy, la inversión en sanidad oscila entre 3 y 6% de los costos totales, pero en un granja sana no puede superar nunca el 4%.

“Hoy, estamos un nivel de productividad baja. Si dividís el número oficial de kilos faenados por madres, son 2.000 kilos, mientras que las mejores granjas están en el doble de esa cifra por madre cada año”.

Sin aumentar el actual plantel de madres, ¿hay margen de crecimiento en la producción local?

Hoy, estamos un nivel de productividad baja. Si dividís el número oficial de kilos faenados por madres, son 2.000 kilos, mientras que las mejores granjas están en el doble de esa cifra por madre cada año.
Hay que reestructurar los sistemas productivos porque, según las cifras que tenemos, es más eficiente tener sitios de reproducción a gran escala y granjas de engorde más bien pequeñas; sobre todo porque al ganar escala las mismas pierden viabilidad en materia sanitaria.
Es por eso que debemos armar equipos para acelerar ese proceso de transformación, pero hoy hay una clara limitante y pasa por la falta de financiamiento. Sin embargo, en Monte Buey, estamos armando un modelo asociativo desde Isowean con 14 productores.

¿Cuál es el balance que hace a un año de haber asumido como presidente de la AAPP?

Mi balance es positivo porque nuestro principal objetivo es unificar al sector a nivel institucional y pudimos hacerlo al sumar a las cámaras provinciales e instituciones técnicas y comerciales y mensualmente nos juntamos en Buenos Aires o Rosario, Santa Fe.
Eso es un avance. El otro logro es el comercio exterior, con la apertura de mercados y el trabajo para lograr nuevos, como Vietnam, Singapur y Corea del Sur. Sin embargo, algo que quedó pendiente es en materia de consumo interno por una cuestión presupuestaria.
A futuro, nuestra visión es que la carne fresca de cerdo irá ganando mercado local sobre el vacuno que, en mayor medida, se va a destinar a la exportación.

Premiados. El Dr. Carlos Lanusse tras recibir el Premio de la American Association for Veterinary Parasitology (AAVP) en Madison, Estados Unidos en julio pasado. Lo acompañan miembros de su equipo (de izquierda a derecha): Dr. Luis Álvarez, Dra. Candela Cantón y el Dr. Adrián Lifschitz. También en la imagen, el Dr. Roger Prichard (McGill University, Canadá), figura emblemática de la Parasitología mundial.

Premiados. El Dr. Carlos Lanusse tras recibir el Premio de la American Association for Veterinary Parasitology (AAVP) en Madison, Estados Unidos en julio pasado. Lo acompañan miembros de su equipo (de izquierda a derecha): Dr. Luis Álvarez, Dra. Candela Cantón y el Dr. Adrián Lifschitz. También en la imagen, el Dr. Roger Prichard (McGill University, Canadá), figura emblemática de la Parasitología mundial.

En exclusiva, dialogamos con el Dr. Carlos Lanusse, científico argentino que junto a su grupo de trabajo fue distinguido con el máximo galardón de la American Association of Veterinary Parasitology en Wisconsin, Estados Unidos.

Luciano Aba
@aba_luciano
luciano@motivar.com.ar

El lugar elegido para realizar esta entrevista no es casual. Hacia el imponente edificio del CONICET, ubicado en la Ciudad de Buenos Aires, se dirigió hace semanas MOTIVAR para reunirse con el Dr. Carlos Lanusse.
Si bien el haber sido reconocido con el Premio Bernardo Houssay; el Research Award de la American Academy of Veterinary Pharmacology; el Premio Bunge & Born; el Premio Konex de Platino o el otorgado por la World Association for the Advancement of Veterinary Parasitology, hubiera sido razón suficiente para dialogar con Lanusse, la oportunidad se presenta luego de un nuevo reconocimiento personal que enorgullece a la ciencia argentina.
Es que este Médico Veterinario recibido en la UNCPBA en Tandil, Buenos Aires (1982), que realizó su primer Doctorado en la Universidad de La Plata y logró su PhD en Canadá (1991), fue recientemente distinguido por la American Association of Veterinary Parasitology, entidad que le otorgó su máximo galardón científico:, denominado “Distinguished Research Award”.
“Este es un reconocimiento al aporte realizado por todo un equipo de trabajo que desde hace más de 25 años me acompaña en el Laboratorio de Farmacología Veterinaria, FCV de Tandil (UNCPBA) y en el Centro de Investigación Veterinaria (CIVETAN, UNCPBA – CONICET), reforzó una y otra vez Carlos Lanusse durante esta entrevista con MOTIVAR, en alusión a lo que fue el premio recibido en Estados Unidos, durante el pasado Congreso Mundial de Parasitología Veterinaria.
Tal como lo expresan los considerandos de esta distinción, el Dr. Lanusse y su equipo han realizado desde Argentina una contribución fundamental a la interpretación de los mecanismos farmacológicos moleculares que sustentan la comprensión de la relación hospedador – fármaco – parásito.
Esto se considera un aporte sustancial y de significativo impacto mundial, a la optimización del control de los helmintos en rumiantes.
Vale decir que la recepción de esta distinción se dio en el mismo ámbito del cual participó el Dr. William Campbell, Premio Nobel en Medicina en 2015 y uno de los responsables del descubrimiento de la ivermectina, fármaco cuyo desarrollo significó un punto de inflexión en la terapéutica veterinaria y humana.
“Realmente nunca imaginé este presente. Cuando me gradué como Médico Veterinario y comencé a realizar los primeros pasos en Investigación, este campo no era tan explorado. Hoy la situación ha cambiado y por suerte, muchos jóvenes profesionales ya tienen esa motivación por el camino científico. Eso es muy positivo”, nos explica -café de por medio- el también Investigador Superior del CONICET y director del CIVETAN.
Luego de comprometer a MOTIVAR para visitar los distintos laboratorios del CIVETAN y la FCV en la ciudad bonaerense de Tandil, Lanusse se dispone a repasar con nosotros parte del trabajo realizado en los últimos años.
“En la etapa de investigación inicial, comencé con el estudio de las propiedades farmacológicas básicas de los fármacos antiparasitarios y en la búsqueda de estrategias para lograr que la droga activa estuviese más tiempo en el organismo del animal tratado, buscando mayor exposición del parásito blanco, lo que llamamos modulación farmacológica”, inició el profesional. Y agregó: “Desde mi regreso al país y durante los últimos 25 años, trabajamos en entender cómo actúa la droga y de qué manera se comporta en el organismo de los animales, buscando siempre la optimización farmacológica: tratar de tener más tiempo la droga en contacto con el “blanco”, pero también profundizando en comprender a nivel molecular los cambios que el propio parásito le genera a esa sustancia antihelmíntica”.

MOTIVAR: ¿Cómo describirías el aporte realizado por vos y tu grupo que fue reconocido recientemente también en los Estados Unidos?

Carlos Lanusse: El aporte central ha sido poder establecer una estrategia de investigación científica conjunta para dos disciplinas diferentes, como lo son la Farmacología y la Parasitología Veterinaria.
El abordaje fármaco – parasitológico del control de los helmintos de importancia en salud y producción animal, ha sido un elemento distintivo de nuestro trabajo y ha recibido una enorme valoración internacional.
Lo más sustancial ha sido caracterizar aspectos farmacológicos, ligados a cómo se comporta la droga antihelmíntica en el organismo (farmacocinética), y los efectos de respuesta farmacodinámica, que se traduce en eficacia antiparasitaria. Esto se hizo para todas las familias de antihelmínticos disponibles, principalmente en rumiantes.
Se han identificado una serie de factores que afectan los procesos de absorción, metabolismo y excreción de las drogas antihelmínticas, siempre en busca de una optimización de la respuesta terapéutica.
Este conocimiento está incluso siendo utilizado para mejorar el tratamiento del parasitismo en medicina humana, en regiones endémicas donde la salud de los niños se ve afectada. Esta investigación se realiza en base a estrategias que el grupo de Farmacología Veterinaria del CIVETAN ensaya con apoyo de la Fundación Bill & Melinda Gates y otras instituciones nacionales e internacionales. Es importante que desde la Medicina Veterinaria podamos aportar información científica para el control de enfermedades en personas.

¿Ayudan estas investigaciones a desarrollar fármacos distintos?

Nuestro conocimiento ha tenido el foco en optimizar lo disponible.
Todavía hoy -a pesar del desafío que tenemos en poder sortear el fenómeno de la resistencia a los antiparasitarios-, tenemos mucho que hacer con las viejas drogas.
Sin dudas que podemos optimizar su uso, tanto en cuanto a mejorar las formulaciones, como poder aumentar la absorción o la llegada al parásito. Vale decir que, al mismo tiempo que ese conocimiento fármaco parasitológico se fue generando, sentamos muchas bases para el potencial desarrollo de nuevos compuestos.
No hay dudas que los programas actuales de búsqueda de nuevas drogas tienen en cuenta este conocimiento previo.

¿Sentís que el medio reconoce el fruto de estos trabajos?

Hay que poner en contexto.
La tradición de la Medicina Veterinaria en la ciencia y la investigación no es muy antigua. Si hablamos con los físicos, los químicos, o los médicos, veremos que nos llevan varios cuerpos de ventaja.
No obstante, te podría decir que lo que se ha logrado en el país durante los últimos 20 años desde la Medicina Veterinaria ha sido muy importante, fundamentalmente de la mano entre la interacción entre el CONICET, las Universidades y el INTA.
Es cierto que muchas veces el reconocimiento al aporte científico llega primero desde el exterior, pero todo nuestro grupo de trabajo se siente reconocido también a nivel nacional por nuestros colegas y las distintas entidades del sector.

¿Se acerca la industria veterinaria a hacer uso de este conocimiento?

Mi carrera siempre estuvo acompañada de una estrecha relación con la industria farmacéutica nacional y multinacional.
Conocen nuestros trabajos y los han ido adoptando en distintos tipos de estrategias de desarrollo. Siempre hemos generado conocimiento original a partir de asociaciones público-privadas. Sin dudas que los distintos reconocimientos académicos ayudan a generar un vínculo más fluido, tanto con la industria tradicional como con start ups de base tecnológica que están buscando iniciar proyectos sobre la base inicial de la ciencia y el conocimiento.
Más allá de esto, vale decir que ha sido difícil en Argentina llevar al sector privado a concientizarse sobre la importancia de invertir en investigación y desarrollo.
Quizá en lo referido al mercado farmacéutico veterinario, también las facilidades en cuanto a la aprobación y comercialización de genéricos/copia ha retrasado la posibilidad de dar un salto de calidad en base a desarrollos tecnológicos novedosos, lo cual no quiere decir que no se hayan logrado avances significativos en muchos campos, tal el caso de los biológicos/vacunas, etc.

¿Cuáles son hoy los desafíos del grupo de trabajo?

Sin dudas, seguir trabajando en la optimización del control parasitario y luchando contra la resistencia. De hecho, tenemos alguna expectativa en cuanto a que generando un planteo inteligente que involucre el diagnóstico profesional, el manejo de los animales y la manipulación farmacológica, podamos retrasar el desarrollo de resistencia y seguir utilizando las drogas tradicionales por algunos años más.

¿Revirtiendo la resistencia?

No es “revertir” la palabra. La resistencia es un fenómeno de base genética que está en estado de preexistencia en la población. Tenemos que ser inteligentes para poder convivir y alargar ese proceso. La estrategia farmacológica hoy es retrasar en el tiempo lo que se considera inevitable.
Y lo inevitable es el desarrollo genético de la resistencia. Tenemos que alargar la vida útil de las drogas.
Como dijimos, este tipo de investigaciones nos permiten -mientras tanto- identificar mecanismos, compuestos y nuevas estrategias para pelear contra la resistencia.

¿Cuáles son las alternativas que se planean para el futuro?

Dentro de esas posibilidades que mencionábamos podemos destacar tres estrategias sobre las cuales poder avanzar en el control de los parásitos en rumiantes.
La primera de ella es el resumen de lo que hicimos en los últimos 25 años: optimización farmacocinética. Es decir, buscar aumentar la cantidad de droga que llega a tomar contacto con el parásito.
¿Cómo? Incrementando la absorción, adecuando la dosis, cambiando la formulación, retardando la excreción, etc.
La segunda es la combinación de fármacos con distintos mecanismos de acción, con el objetivo de atacar al parásito desde distintos sitios. Y el tercer gran campo tiene que ver con combinar fármacos sintéticos (lactonas macrocíclicas, por ejemplo), con complejos bioactivos de origen natural.
La fitoterapia, está en auge también en medicina humana. Claro que a esto podemos sumarle una estrategia alternativa que va posicionándose como válida, que es el reposicionamiento. Se trata del uso de drogas antiguas a las cuales se les está buscando un uso distinto para el cual fueron aprobadas originalmente. El modelo más moderno de reposicionamiento es el de la ivermectina, para la cual se está explorando como agente citostático, para hacer frente a desordenes motores e inmunológicos, etc. Por otro lado, hace un tiempo pudimos demostrar que a una dosis más alta y con una mayor concentración, además de su uso nematodicida, el Oxfendazole puede tener actividad fasciolicida.
Estos son ejemplos de un nuevo camino en la ciencia que se resume como “viejas drogas para nuevos usos”.

¿Tendrán impacto positivos esas estrategias si se siguen implementando sin diagnóstico previo, ni rotación?

Los profesionales ligados al control del parasitismo en producción animal hemos sido exitosos en diversas cuestiones, pero sin dudas fracasamos en nuestro rol frente el uso indiscriminado de los fármacos antiparasitarios. No supimos sobreponer nuestro mensaje técnico a las necesidades reales (y entendibles) de la industria farmacéutica. Hace tiempo que decimos que el uso de lactonas macrocíclicas en formulaciones de larga acción puede ser inconveniente, pero no sólo se siguen usando, sino que aún se hacen muchos esfuerzos por introducir nuevas preparaciones de este tipo en el mercado.
La situación real es que el fenómeno de resistencia tiende a agravarse en la medida en que no adoptemos pautas de uso racional para los productos.
El Senasa ha avanzado sustancialmente en materia normativa respecto de la legislación específica. Por ejemplo, en el tema de las combinaciones de fármacos, hay elementos científicos como para pensar que la aprobación de una combinación de uso racional podría ser viable. Pero dejame decir para MOTIVAR que nosotros hoy si tenemos que dar un consejo sobre este punto, preferiríamos decir que lo mejor es (con un diagnóstico adecuado) coadministrar dos formulaciones por separado y no mezclar los principios activos en una misma preparación. La coadministración nos da la posibilidad de decidir, de acuerdo con el diagnóstico en cada establecimiento, evitando la combinación fija. Entiendo que esto puede ser complejo para la lógica del mercado, pero desde el punto de vista técnico puede ser menos riesgoso, ayudando a extender la vida útil de los diferentes principios activos.

¿Cuánto retrasa la llegada de innovaciones que se sigan usando mal los productos y no crezcan los diagnósticos a campo?

Hemos sido muchos los que desde diferentes ámbitos ayudamos a la jerarquización del rol del veterinario, involucrando al profesional en el diagnóstico y la decisión del tratamiento. El hecho que sea el productor ganadero, por ejemplo, quien decide qué producto usar, deja afuera al veterinario, al diagnóstico y atenta contra la profesión.
Con el problema actual, es más imprescindible aún el diagnóstico coproparasitológico. No creo que sea una batalla perdida, pero también necesitamos la ayuda de la industria farmacéutica para que esto sea posible.

¿Son lo mismo dos productos que tienen la misma droga?

Uno no puede decir que un producto genérico o copia va a ser de calidad inferior al pionero, pero eso hay que demostrarlo con los ensayos correspondientes.
Nosotros hemos pregonado durante tiempo -y con éxito dispar- los estudios de bioequivalencia: poder demostrar que, si introduzco un genérico o copia éste puede ser igual o mejor que el original, demostrando que se absorbe igual, que la cantidad de droga en el organismo es la misma y/o la eficacia es igual.
Uno podría decir que, si un producto farmacéutico tiene la misma composición que otro, se va a comportar de manera igual. Sin embargo, siempre tendremos la duda sobre dos temas centrales en cuanto a las formulaciones: 1) su materia prima (calidad y potencia) y 2) sus excipientes (procedencia, calidad, estandarización de partidas etc). Es burdo pensar que alguien pondría un excipiente de menor calidad, pero ha pasado.
Entonces en aquellos productos donde estamos muy al límite con el proceso de absorción, estas cosas pesan mucho. Puede afectar sustancialmente la viabilidad de la formulación en el frasco, la precipitación del principio activo y su absorción una vez que está en el intestino para el caso de tratamientos por vía oral.
Es en estos casos donde tiene trascendencia relevante, la comprobación de la calidad farmacéutica para poder garantizar una eficacia equivalente.

Poco se habla de los excipientes que se usan en los productos…

Si y pesan mucho en estas formulaciones. El famoso tamaño de partícula y micronizado de las suspensiones, es excluyente. Cuando el tamaño de partícula no es el que corresponde, la formulación tiende a precipitar y eso se absorbe menos. Es equivalente a una subdosificación lo cual puede ser muy riesgosos frente a poblaciones parasitarias con algún grado de resistencia.

¿Cuáles son tus expectativas en cuanto al avance de las investigaciones en el campo de la Veterinaria?

Confío en que un país como el nuestro necesita crecer mucho en su inversión en I+D. Esa inversión tiene que crecer desde el sector público hasta el 1% del PBI, pero con la imperiosa ayuda del sector privado.
La expectativa es buena dado que en ciencia tenemos la estructura y la masa crítica. Se necesitan recursos y una orientación de la investigación en temas estratégicos, con abordaje integral como el de “una salud” y siempre sin perder de vista la relevancia de la ciencia básica.
Frente a la opinión pública es una falsa dicotomía lo de ciencia aplicada vs ciencia básica. Para que sea de utilidad la inversión que el Estado hace en ciencia y pueda responder una problemática, hace falta que haya gente que se formó y que generó el conocimiento básico previo.
Nosotros no podríamos salir a optimizar el control de la garrapata en el Norte argentino, si no hubiese habido gente que antes trabajó entendiendo cómo era el ciclo de la garrapata, su epidemiología, etc.
La transferencia de tecnología más importante en todos los campos disciplinares ha surgido de los grupos que han sido inicialmente exitosos generando ciencia básica. Esto se aprecia muy bien cuando recorre la historia del CONICET. Lo cual no quiere decir que no sea muy importante formar tecnólogos que ayuden a vehiculizar ese conocimiento que se genera.

Una delegación del Instituto de Control de Drogas Veterinarias conoció además, los criterios en la realización de lotes de vacunas y cómo es el control de calidad.

Representantes del Instituto de Control de Drogas Veterinarias de China (IVDC) visitaron el Laboratorio central del Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (Senasa) donde verificaron y conocieron la metodología de trabajo para control y aprobación de biológicos que desarrolla la Argentina.

Por parte de la delegación asiática estuvieron presentes la directora general del IVDC, Jiang Taozhen, el director del Laboratorio y experto en Fiebre Aftosa, Zhao Qizu, y los profesores asociados Zhu Yuanyuan y Yang Jinglan. El instituto chino realiza investigación, diagnóstico y control de productos biológicos.

Durante el encuentro, desarrollaron temáticas sobre el trabajo que realiza el IVDC de China y la metodología y control de vacunas que desarrolla la Argentina, los diferentes criterios en la realización de lotes de vacunas y cómo es el control de calidad.

Esta fue una visita no oficial donde además verificaron cuáles son las condiciones de producción y de aprobación de la vacuna del virus de fiebre aftosa. La estadía de la delegación china incluye también visitas a las instalaciones del Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA) y las del Laboratorio Biogénesis, ya que posee una planta elaboradora de vacunas en China.

En representación del Senasa estuvieron, la directora del Laboratorio Animal Ana María Nicola, junto a la coordinadora de Virología, Andrea Pedemonte y el personal a cargo del Senasa.

En relación al encuentro, Nicola explicó que “fue una visita de cortesía donde explicamos la funciones de nuestro laboratorio y el proceso de elaboración y control de vacunas y diagnóstico para la fiebre aftosa y diagnostico”.

Luciano Aba
@aba_luciano
luciano@motivar.com.ar

Ya está. Pasaron las elecciones presidenciales, los Boca – River y casi que todo este 2019. Y adivinen qué. Quedamos las personas.
Con nuestras falencias, virtudes, miedos y sueños acá estamos, inmersos en el mismo sector veterinario y con desafíos similares a los de hace ya algún tiempo.
Más enojados que contentos o contentos que enojados, nos predisponemos ya a encarar la última etapa del año. Por eso la propuesta de MOTIVAR se renueva sobre el compromiso de seguir difundiendo conocimiento, información y entrevistas con referentes de distintos ámbitos, los cuales tienen realmente mucho por contar.
Tal es el caso del mano a mano que generamos con el Dr. Carlos Lanusse -profesor de Farmacología Veterinaria en la UNPCBA luego que fuera reconocido, junto con el grupo de trabajo que dirige también en el Centro de Investigación Veterinaria de Tandil (CIVETAN), por la American Association of Veterinary Parasitology (AAVP).
Pero esto no es todo, ya que tomamos contacto con el INTA Balcarce para dialogar con Germán Cantón, en cuya persona recae hoy mucho del recambio generacional que vive un Servicio de Diagnóstico Veterinario Especializado que cumple 50 años aportando a la sanidad y prevención de enfermedades en los animales.
Dialogamos con referentes en Bienestar Animal y en la industria láctea. Tomamos contacto con la Asociación Argentina de Productores Porcinos para analizar las posibilidades internacionales que abre el destacado status sanitario de nuestro país frente a otros productores de cerdos. Y pusimos fuerte el ojo en las acciones que distintos laboratorios, distribuidores y profesionales veterinarios vienen realizando con el objetivo último de agregar valor a lo que hacen.
Si hay personas que buscan mejorar es clave contar sus historias. Quizás así cada vez seamos más los que nos animemos a innovar, a invertir y a salir a difundir, una vez más, el impacto que tiene la sanidad no solo sobre la salud y el bienestar de los animales, sino también sobre la productividad de las especies productoras de alimentos.
Párrafo aparte para saludar a todos aquellos que durante el mes de octubre nos escribieron, hablaron o contactaron por la vía digital para saludarnos por los 17 años de MOTIVAR. Como ya dijimos, nuestro mejor regalo es permanecer vigentes en el día a día de un rubro del cual ya nos sentimos parte.
De más está también decir que en estos momentos, cuando ustedes estén leyendo estas líneas, ya habremos llevado adelante la edición 2019 de la Cumbre de la Industria Veterinaria Argentina, reuniendo a más de 250 empresarios del sector. Laboratorios, distribuidores, proveedores y autoridades oficiales han encontrado ya en el evento hoy denominado CIVA un lugar donde conectarse, intercambiar ideas, actualizarse y por qué no, hacer algún negocio.
El año ha sido largo.
Cansador en muchos casos y gratificante en tantos otros.
Desde este espacio los objetivos no se modifican, se revalorizan.
Y muestra de ello son las 60 páginas colmada del apoyo de nuestros auspiciantes, los cuales ven en MOTIVAR una herramienta confiable, que aporta valor en la difusión de mensajes técnicos y comerciales hacia todo el canal veterinario argentino.
Ese es el plan. Contamos con todos ustedes para poder seguir llevándolo a cabo; con la ciencia y el conocimiento, siempre, en el centro de la escena.

El premio fue otorgado al director del IRAC por el desarrollo de protocolos prácticos para la inseminación artificial a tiempo fijo, la superovulación y la transferencia de embriones en el ganado vacuno.

 

Hace apenas tres meses, MOTIVAR felicitaba al Dr. Gabriel Bo por su nombramiento como  Miembro Honorífico del Colegio Americano de Theriogenologistas (ver nota). Hoy nos sumamos a los festejos del IRAC porque el director del Instituto de Reproducción Animal Córdoba (IRAC) recibió un nuevo reconocimiento internacional.

En este caso, se trata del Premio Simmet de Reproducción Asistida (Simmet Prize for Assisted Reproduction), un prestigioso galardón otorgado cada cuatro años por el Congreso Internacional de Reproducción Animal (ICAR) para distinguir a los científicos que producen investigaciones básicas y aplicadas destacadas en el área de reproducción asistida de animales.

Durante el 13° Simposio Internacional del IRAC, que se realizó a fines de agosto en Córdoba, MOTIVAR entrevistó a Gabriel Bo, quien nos contó la realidad de la reproducción asistida y los desafíos a futuro de la actividad.

Acá, la entrevista completa

Sobre Gabriel Bo y sus investigaciones

Bo y sus colegas desarrollaron los protocolos estándar de facto para la superovulación en el ganado vacuno. La investigación realizada por él y sus colaboradores sobre la sincronización del celo y la inseminación artificial a tiempo fijo ha sido uno de los impulsores clave para la implementación de estas tecnologías por parte de los productores en toda América del Sur y a nivel mundial. En conjunto, estas tecnologías están revolucionando la selección genética y el manejo reproductivo del ganado.

El Dr. Bo es actualmente presidente y director de Investigación y Posgrado del IRAC y profesor de Obstetricia y Biotecnología de la Reproducción en la Escuela de Veterinaria del Instituto de Ciencias Básicas y Aplicadas de la Universidad Nacional de Villa María en Córdoba, Argentina. IRAC es una de las pocas organizaciones de su tipo con misiones en investigación, enseñanza y servicio clínico, incluyendo transferencia de embriones, inseminación artificial y criopreservación de gametos y embriones. Más de 1.300 veterinarios de América del Sur y Central han recibido educación sobre reproducción animal desde que el IRAC abrió sus puertas en 1995.

Una delegación del país asiático verificó el sistema de control de inocuidad que lleva a cabo el Senasa en esas producciones, entre el 4 y el 11 de noviembre.

La Argentina busca sumar nuevas plantas lácteas que exporten su producción a Malasia y abrir ese mercado a los envíos de carne bovina. Para ello, una delegación de representantes del Departamento de Servicios Veterinarios (DVS) de Malasia vino a la Argentina, donde auditó el sistema de control de inocuidad del Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (Senasa) con el objetivo de habilitar nuevos establecimientos productores de lácteos y verificar in situ como trabajan los frigoríficos de carne bovina.

En la sede central del Senasa, en Buenos Aires, las autoridades que encabeza el presidente Ricardo Negri, recibieron un adelanto sobre el resultado de la auditoría que realizó entre el 4 y el 11 de noviembre la delegación malaya integrada por Nahariah Binti Abdullah, Mariani Binti Hashim, Mohd Arif Bin Sapee y Naim Sidqi Bin Mustaffa.

Los auditores del país asiático adelantaron que “Argentina cumple con los requisitos que exige Malasia tanto en lo referido a la elaboración de lácteos como a la de carne bovina”, explicó Gustavo Soto Kruse, director de Inocuidad y Calidad de Productos de Origen Animal del Senasa. Asimismo, el funcionario argentino agregó que “en el caso de la carne bovina deben evaluar más documentación e información para avanzar, luego, en acordar con el Senasa el protocolo que permita la exportación del producto”.

Acompañados por profesionales del Senasa, la comitiva de Malasia recorrió cuatro establecimientos industrializadores de lácteos y uno de carnes bovinas ubicados en las provincias de Buenos Aires, Córdoba y Santa Fe. También visitó el Laboratorio Nacional de Referencia Internacional del Senasa ubicado en Martínez, donde conocieron las instalaciones y los procedimientos que se realizan en los análisis de control de inocuidad.

Respecto de la verificación del sistema de control en elaboración de carne, los auditores “vieron el ciclo de inspección que aplica el Senasa en toda la cadena bovina: en laboratorio, en plantas de faena, certificación y control de residuos”, indicó Soto Kruse.

Resta que las autoridades sanitarias de Malasia envíen su informe final sobre los establecimientos lácteos auditados con el fin de sumarlos al listado de plantas habilitadas para exportar su producción. Ambos países continuarán avanzando en los próximos meses en la apertura de las exportaciones de carne bovina y menudencias, teniendo en cuenta el rito musulmán Halal.

Fuente: Senasa

CEVA Argentina comparte una serie de ventajas que veterinarios y productores obtienen a campo, al utilizar productos como el recientemente lanzado, Fluron GOLD.

Con el objetivo de ofrecer a veterinarios y productores una solución innovadora en la lucha contra la garrapata de los bovinos, CEVA Argentina presentó Fluron GOLD, una nueva concepción en el tratamiento de las garrapatas.

El producto combina una acción de contacto (efecto “knock down”) y también sistémica, permitiendo un rápido control y mayor tiempo de protección.

“Con la formulación más completa del mercado, Fluron GOLD combina tres importantes garrapaticidas: Fluazurón, Clorpirifós y Cipermetrina. La fórmula también incorpora Butóxido de Piperonilo”, aseguraron desde la multinacional.

MIRÁ TODAS LAS CARACTERÍSTICAS DE FLURON GOLD

Vale decir que se trata de un producto de acción múltiple contra los más importantes ectoparásitos que afectan a los bovinos. Así, además de su alta eficacia contra Garrapata, actúa también contra Mosca de los Cuernos y Ura.

Ventajas de un garrapaticida de efecto rápido y acción prolongada

“En la práctica, el productor se dará cuenta de inmediato que los animales tratados con Fluron GOLD se limpian rápidamente. Esto ocurre porque en su fase de contacto, actúa contra todas las fases de la garrapata (de larva hasta adulta). Esa limpieza más rápida proporcionará una serie de ventajas:

  • Reducción de la interferencia en la fisiología del apetito y reducción de la pérdida de peso.
  • Reducción de la posibilidad de contraer Hemo parasitosis (Anaplasmosis y Babesiosis).
  • En la fase de efecto sistémico (de acción prolongada) que es proporcionado por Fluazurón, la acción será sobre las formas jóvenes de la garrapata y sus principales ventajas son:
    • Mayor intervalo entre tratamientos.
    • Menor cantidad de movimientos del rodeo.
    • Menor estrés para los animales.
    • Efecto de limpieza del medio ambiente (efecto “aspiración”, las larvas infectantes que subirán al animal van a morir).
    • Reducción significativa de la capacidad reproductiva de las garrapatas adultas en producir huevos viables (fértiles), con disminución de la disponibilidad de larvas infectantes en el medio ambiente (efecto epidemiológico).

¿QUERÉS CONOCER MÁS SOBRE FLURON GOLD?

Descarga de Folleto completo

“En definitiva, contamos con una innovadora y exclusiva alternativa que proporciona eficacia potenciada en el control de la garrapata, a lo cual se suma su múltiple acción y mayor espectro”, aseguraron desde CEVA Argentina. Y concluyeron: “La fórmula inteligente de Fluron GOLD fue especialmente diseñada para programas de control integral de la garrapata común del bovino”.

 

¿Cómo se aplica Fluron GOLD?

Fluron GOLD se aplica por derrame desde la nuca hasta la base de la cola. Tiene acción por contacto sobre el cuero de los animales: a partir del lomo, el producto se propaga sobre el bovino, eliminando las garrapatas por contacto, independientemente de la fase en que se encuentren (efecto volteo).

El producto también tiene acción sistémica, desde el torrente sanguíneo, inhibiendo el desarrollo de las garrapatas.

Fuente de la información: CEVA Argentina.

info.argentina@ceva.com

 

 

Desarrollada por CREA junto a las instituciones participantes del proyecto, permite evaluar sistemáticamente la gestión de las personas en los tambos.

El proyecto ‘Factor Humano en Tambo’, iniciativa interinstitucional liderada por CREA, acaba de lanzar su Autodiagnóstico, una herramienta interactiva e inédita en la Argentina que permite evaluar sistemáticamente la gestión de las personas en la empresa lechera. Su desarrollo fue posible gracias a la colaboración de la Fundación PEL, entidad integrante del proyecto.

Mediante una serie de preguntas, los dueños y administradores de las empresas lecheras tendrán una idea del desempeño general de su establecimiento en relación a la gestión de personas en cada una de las seis áreas de análisis del proyecto -diseño de sistemas productivos; desarrollo interno; educación, familia y vivienda; infraestructura regional; entramado social e inserción en la comunidad; y marco legal y contractual-, y una referencia de cómo se posiciona frente a otras firmas del sector. Asesores, encargados y operarios también podrán participar del relevamiento.

“Con esta herramienta queremos ayudar a cada empresa lechera a poner una mirada en su gente. Una perspectiva que les brinde la oportunidad de detectar puntos de mejora y ajuste a las necesidades de las personas de su equipo. Cada una de las consignas de las seis áreas nos marcan brechas para avanzar en este camino”, expresó el Ing. Agr. Fernando Preumayr, líder del proyecto.

El Autodiagnóstico, además, será una herramienta clave para el proyecto, ya que facilitará información valiosa a las instituciones participantes acerca de la situación real del sector en la materia, dónde se encuentran las mayores falencias y, por ende, dónde hay que hacer énfasis al momento de trabajar.

Quienes deseen acceder a esta herramienta digital deberán ingresar a http://factorhumanoentambo.com/autodiagnostico/.

En este sitio, más información sobre Factor Humano en Tambo.