MOTIVAR encabezado diarios
HomeEdición Impresa“La lechería de hoy es el reflejo de lo que será la cría en 10 años”
HISTORIAS DE VETERINARIOS REALES

“La lechería de hoy es el reflejo de lo que será la cría en 10 años”

A campo. Mauro Venturini busca seguir mejorando la productividad de los más de 20.000 bovinos de los clientes que asesora.

A campo. Mauro Venturini busca seguir mejorando la productividad de los más de 20.000 bovinos de los clientes que asesora.

El MV Mauro Venturini vaticina una revolución en producción de carne bovina. La manipulación del material genético, el uso masivo de sensores electrónicos y la interacción del campo con otros eslabones de la industria (como la generación de energía) son parte del futuro inmediato.

Facundo Sonatti
facundo@motivar.com.ar

 

Mauro Venturini (47) sobrevuela con frecuencia los bajos submeridionales que surcan el norte santafesino, donde habita el 70% del rodeo de cría bovina provincial.
Sin embargo, quien también se desempeña como piloto part-time del gigante aceitero Vicentín no limita su relación con la producción a ver desde el aire las millones de cabezas de ganado que pueblan los departamentos de 9 de Julio, Vera y General Obligado… Como veterinario privado asesora más de 20.000 animales y, su vínculo con la Academia, lo lleva a realizar múltiples esfuerzos por agregar valor a la producción a campo.
En diálogo con MOTIVAR, Venturini, hoy regente de Farmacia Veterinaria y miembro de la Oficina de Desarrollo Agropecuario de la Unión Agrícola de Avellaneda (Santa Fe), analiza su relación con el sector ganadero, el rol de la capacitación continua, su visión de la profesión y los pormenores de lo que es agregar valor en una industria repleta de imponderables.
Vale decir que Venturini también ejerce la profesión de manera independiente y es adscripto a la cátedra de Teriogenología de la Facultad de Ciencias Veterinarias de la UNL.

MOTIVAR: ¿Cuál es tu visión respecto de la profesión veterinaria en el país?

Los colegas más jóvenes estarán mejor preparados para comprender los procesos del futuro”.

Mauro Venturini: Creo que los colegas en la actualidad se reciben con una visión más global de la profesión, aunque seguramente menos objetiva. Nuestro rol en la producción primaria evolucionó desde la clínica, al manejo zootécnico y debería hacerlo ahora hacia el gerenciamiento. En ese sentido, recientemente fui convocado por el IRAC para dar una charla sobre biotecnología, y la misma comienza con este planteo: siempre que se habla de nuevas tecnologías para el campo, la gente se imagina una sembradora con piloto automático, un banderillero satelital o un aplicador inteligente de herbicidas, pero ni se les ocurre pensar que también hay avances en la producción ganadera. Pues un ejemplo reciente de ello es la tecnología genómica y la edición genética con CRISPR, la alternativa de la FIV, o el uso de zooterápicos que pueden reemplazar algunos antibióticos.
Nuestra gran falencia radica sin dudas en la transmisión de conocimientos hacia el medio productivo, hecho que se repite en casi todos los países del mundo.

¿Por qué si existen nuevas tecnologías a disposición aún no mejoran los índices?

Posiblemente esta situación sea el resultado de la cercanía que existe entre la ganadería y la tradición, lo que resulta en un sector muy conservador. Nos toca trabajar con productores que nos exigen cada vez más y, a su vez con aquellos que producen con un planteo muy básico.

Nuestra gran falencia radica en la transmisión de conocimientos hacia el medio”.

¿Qué papel juegan los productores a la hora de mejorar los índices?

La predisposición al cambio es el puntapié inicial. Sin permeabilidad a las ideas es muy difícil revertir la realidad. Pero otro factor que tiene influencia directa también es el mercado, tanto de insumos como de productos. Un claro ejemplo fue la apertura de las exportaciones a China. Las exigencias sanitarias, con un precio conveniente, alentó a muchos productores a retomar el saneamiento contra tuberculosis

¿Cuál crees que será la próxima gran novedad en la producción de carne?

Siempre digo que la situación de la lechería de hoy es el reflejo de la cría para dentro de 10 años. Por lo tanto, las tecnologías que se avecinan tienen que ver con la manipulación del material genético (genómica, CRISPR, transgénesis, etc) y la interacción con la electrónica (sensores remotos, inteligencia artificial) y la robótica (dosificadores, mixers, etc). Después de todo, ya podemos manejar una gran cantidad de comandos domésticos desde el celular. Hay muchos ejemplos que funcionan desde hace unos años. En Estados Unidos utilizan un podómetro colocado a modo de brazalete que permite detectar celo a distancia. De manera semejante se pueden controlar los signos vitales del animal con un chip subcutáneo y una App que baja la información en tiempo real a un smartphone. Y en Japón la identificación individual ya no se hace con marca a fuego o caravanas, sino con lectores biométricos de retina.

¿Los avances se limitan a la incorporación de tecnología?

Experiencias. Recorrer para conocer las últimas tecnologías.

Experiencias. Recorrer para conocer las últimas tecnologías.

Los avances irán más allá, porque la producción primaria hoy tiene injerencia también con sus subproductos. Ya es una realidad la producción de energía con desechos de sistemas intensivos como los feedlots, galpones de aves y de cerdos, al mismo tiempo que se aprovechan los residuos sólidos como materia prima para la elaboración de fertilizantes nitrogenados. Igualmente, se utilizan subproductos industriales para la alimentación animal, que en la actualidad no solo derivan de la industria alimenticia, sino también de la producción de energía (DDGS, burlanda de maíz y sorgo).
Por lo tanto, la interacción de la producción primaria con los otros eslabones de la cadena y con sistema que hasta ahora fueron ajenos al campo, comenzarán a generar dependencia mutua. Es ahí donde los colegas más jóvenes estarán mejor preparados para comprender los procesos.

¿Siempre te interesó desarrollar tu perfil académico?

Cuando regresé de Australia, donde hice una capacitación, una empresa canadiense-argentina (Semex-Las Lilas) me convocó para comenzar a trabajar con su proyecto, incorporando la inseminación artificial para lo cual debimos formar gente y a su vez aprender las nuevas tecnologías y los conceptos de pruebas de progenie (DEPs). Lo que me permitió conocer actores importantes del medio, acceder a información y diagnosticar falencias que me animaron a seguir capacitándome.
De esta manera pude aplicar los contenidos a la cría bovina, pero sobre todo en tres cabañas de razas Brangus, Braford y Brahman, con las que trabajé durante 18 años, compartiendo tareas con personalidades del medio como el Dr. Bernardino Beckwith, entre otros. Pero la mayor riqueza de esta experiencia fue la amplitud de visión generada por conocer la realidad a todas las escalas, ya que tengo contacto con pequeños productores (casi con economía de subsistencia) como con empresas que tienen explotaciones agropecuarias como una unidad más de negocios.

Capacitación. Venturini destacó la importancia de actualizar los conocimientos.

Capacitación. Venturini destacó la importancia de actualizar los conocimientos.

Cuando comenzaste a trabajar en el sector, ¿con qué te encontraste?

Justo cuando comencé a trabajar como médico veterinario, se dio un gran cambio generacional en la región.
Aquellos que veníamos con nuevas ideas introdujimos técnicas como el diagnóstico de enfermedades, raspaje de toros, etc. y hay estadísticas del Ministerio de Producción de Santa Fe que demostraron que los productores que habían trabajado con asesoramiento lograron índices por encima de la media, eso fue generando fidelidad en los clientes.
Lo de Semex-Las Lilas fue un fenómeno a nivel país, porque con el recambio generacional significó el fomento de la IATF y se llevó del 4 al 10% del stock que es el valor que rige hasta nuestros días.
Ahora bien, todo los trabajos vinculados a ensayos o estudios académicos, siempre terminan nivelando para arriba. Estoy seguro de que cualquier mejora que se logre en el sector (de la índole que fuere) repercute en un beneficio para todos. La explicación es sencilla, trabajamos en sistemas donde todas las variables interactúan y ejercen efectos sobre las otras.

¿En qué estás trabajando actualmente?

El sexado es una biotecnología que data de bastante tiempo atrás, pero que recientemente fue mejorada considerablemente, lo cual la convierte en una novedad.
La factibilidad de uso, el incremento de su eficacia y la reducción de costo pone esta tecnología al alcance del productor medio y sus beneficios están totalmente probados.
Actualmente, estamos haciendo ensayos (con la tutoría de mi director de tesis, Gabriel Bo, a quien agradezco su acompañamiento) con diferentes productos que portan una alta carga tecnológica, tanto en material biológico como genético.

comments

COMPARTIR:
Valoración: