fbpx
MOTIVAR- Descarga – Main
HomeNoticias de actualidadWorkshop de Tambo en Equipo

Workshop de Tambo en Equipo

El 11 de octubre pasado la jornada que organizó Tambo en Equipo, en Trenque Lauquen, fue una muestra más de que trabajar con la gente, desde la gente, potencia las capacidades individuales y grupales.

En la actividad no solo se potenciaron las actividades de los participantes sino de los disertantes como el Ing. Fernando Preumayr y Dr. Mario Sirven que aceptaron el desafío de involucrar e involucrarse con el otro enriqueciendo las dinámicas propuestas con contenidos técnicos sobre las dos caras del bienestar en el tambo: humana y animal

De” bienestares” también hablaron los 5 equipos de trabajo, de distintos tambos y zonas, que participaron del encuentro poniendo en común sus experiencias en con Tambo en Equipo. Precisamente esa fue la idea de la Coordinadora de esta iniciativa Lic Marcela Evans cuando organizó con su equipo esta jornada: “Me imagino la alegría de los equipos que vienen trabajando con nosotros, de poder venir a un encuentro de capacitación, al mejor estilo de Tambo en Equipo. Con dinámicas que permitan la integración, el conocimiento, y el armado de una red. Donde pierdan el miedo a los expositores y se animen a hablar, contar sus experiencias, preguntar o dialogar con otros. Ser ellos protagonistas del cambio y la transformación… Una manera diferente de vivir y sentir el trabajo en el tambo”

Con esta premisa Sirven interactuó con los presentes en la etapa de taller y desde allí invitó a todos a comprender que “las vacas son nuestras compañeras de trabajo” y propuso integrarlas al equipo. En su charla explicó que si bien el cuero de estos animales es duro no las aísla del dolor porque está provisto de sensibles terminaciones nerviosas. Dentro de las prácticas de cuidado instó a usar anestesias locales en prácticas comunes como el descornado. Señaló que el principal factor de alargamiento de la rutina de ordeñe es el manejo de las vacas en el corral de espera, “las vacas tienen que entrar solas al ordeñe” y recalcó que todos los estímulos que no son naturales deben ser agradables y formar parte de una rutina establecida.

“No podemos tener organizaciones diferentes con gente indiferente”, fue una de las muchas reflexiones que dejó Preumayr, líder del Proyecto Factor Humano en Tambo, quien celebró poder estar participando de un evento con más de 40 personas reunidas para hablar de lo que les está pasando en la construcción de sus equipos de trabajo. “Los cambios no perduran si no se arraigan en las personas, en lo que creen, en su valores, en su manera de ver el mundo, en el modo relacionarse… sino se asume la responsabilidad del cambio… La motivación y el compromiso no son causa sino consecuencia…”

La palabra de los protagonistas
Los testimonios dieron cuenta de los procesos de cambio que vienen sintiendo los distintos grupos de trabajo. “Al principio las reuniones eran muy tensas, había mucho silencio, muchos que no querían jugar, la gente no quería formar equipo… y fue muy loco porque los que no querían participar, los que se negaban a jugar se terminaron yendo solos… en la primavera pudimos irnos 20 días de vacaciones por primera vez en 5 años! Sin un equipo eso era impensable», recordaron los Olson, encargados de un tambo de 900 vacas. Por otro lado Felix, segundo encargado, de otro establecimiento, reconoció que el trabajo en los talleres “sirve para abrir el lado humano de la gente, un lado personal. De tu empleado con tu empleador. No ser un número, saber qué piensa de vos. Afianzar el grupo el tema es la voluntad de crecer en lo personal y lo grupal, al abrir el lado humano adquirís la eficiencia laboral.”

Lo ganado en eficiencia a partir del “bien estar” con el otro en el trabajo diario fue un factor común en las experiencias relatadas: menos rotación de gente, más delegación y, por lo tanto, más tiempo para pensar en otras mejoras. En algún caso hasta se pudo agregar francos por mes, y también se registró evolución en los parámetros productivos.

“Siempre miré y observé, Lo que les faltaba a ellos era la comunicación, No tenían comunicación ni adentro de la fosa, ni afuera. Por eso la gente iba y venía. Ellos dicen que yo cambie, me adapté a ellos. Cuando uno se adapta a alguien es porque te gusta el equipo que tenés, entonces si te gusta tu gente, hay que tratar de cambiar para que se queden, siempre dentro de los parámetros de un buen trabajo. Hacemos reuniones todos los lunes para informar cómo vamos, intercambiamos ideas, ellos también me pueden enseñar a mi, a veces discutimos», Horacio, encargado.

“La gente es todo, después viene la buena preñez, los buenos litros, el buen uso del pasto, las pocas roturas de maquinarias en el campo», aporta Pablo, encargado.

“Lo más difícil del tambo es esto, (señalando el buen clima grupal de la reunión) estar con otros, compartir, el resto es fácil” dijo Ruben y con contundente simpleza sintetizó el espíritu de este primer encuentro intergrupal de Tambo en Equipo.

comments

Valoración: