fbpx
MOTIVAR- Descarga – Main
HomeEdición ImpresaInnovación y actualidad en vacunología
ASOCIACION ARGENTINA DE INMUNOLOGIA VETERINARIA

Innovación y actualidad en vacunología

Opinión

Alejandra-CapozzoALEJANDRA CAPOZZO)
Dra. en Ciencias Biológicas. Investigador Independiente de CONICET. Jefe del Laboratorio de Inmunología Veterinaria Aplicada
del Instituto de Virología de INTA Castelar. Secretaria de la Asociación Argentina de Inmunología Veterinaria.
Contacto: capozzo.alejandra@inta.gob.ar.

UNA OPORTUNIDAD PARA SEGUIR INFORMANDONOS

Nuestra Asociación organiza el I Simposio Internacional de Inmunología Veterinaria que se desarrollará los días 8, 9 y 10 de noviembre en la Facultad de Veterinaria de la UBA.
Este evento está abierto a todos los profesionales y técnicos interesados en actualizar sus conocimientos en esta área: les da espacio gratuito a estudiantes de post- grado, Doctorandos y Maestrandos, de presentar sus trabajos. ¿Cuántos de nosotros sabemos qué se está haciendo en nuestro país en inmunología veterinaria? Es muy importante el aumento que ha habido de doctores en Veterinaria en los últimos años, de muchas y muy prestigiosas universidades nacionales. La formación científica y la carrera en investigación son ahora una opción para los nuevos egresados de la carrera de veterinaria.

El mes pasado presentamos en esta misma columna el I Simposio Internacional de Inmunología Veterinaria que organiza nuestra Asociación. Un espacio que pretende “sacar” del laboratorio y de las aulas los nuevos conocimientos en la materia y llevarlos a todos, dejarlo al alcance de todos.
El Simposio tendrá una mesa redonda de vacunas, elementos claves en la prevención de las enfermedades. Se presentarán nuevos desarrollos y esquemas de aplicación, en todas las especies de interés pecuario y animales de compañía. Nos enfocaremos en el presente y el futuro de las vacunas veterinarias.
Las vacunas suelen clasificarse según el tipo de antígeno que contienen. Las atenuadas, por ejemplo, poseen patógenos con capacidad disminuida de causar enfermedad.
Estas vacunas pueden inducir una inmunidad duradera, a menudo durante toda la vida, con pocas o ninguna vacuna de refuerzo requerida para mantener la inmunidad protectora.
Una complicación con algunas de estas vacunas es que pueden causar bastantes efectos adversos, inducir enfermedad leve, e incluso los patógenos atenuados recuperar su virulencia y causar enfermedad.
Estas siempre han sido, sin embargo, consideradas las mejores vacunas que se pueden desarrollar, dado que son sumamente eficientes en activar al sistema inmune.
La comprensión de que las células inmunitarias reconocen moléculas específicas (antígenos) en la superficie de, o secretadas por, patógenos, condujeron a un enfoque en la identificación, purificación y formulación del antígeno. Los antígenos protectores de muchas enfermedades fueron identificados e incorporados en las vacunas, dando lugar primero a las vacunas anti-toxina y más recientemente, a las vacunas recombinantes.
Estas vacunas son mucho más seguras y generalmente tienen menos efectos secundarios y riesgos que las atenuadas. Sin embargo, también tienden a ser menos inmunogénicas, requiriendo dosis múltiples e inyecciones de refuerzo periódicas. Para mejorarlas se realizaron numerosas investigaciones en adyuvantes, otro importante componente de las vacunas.
El papel crítico que los adyuvantes desempeñaron en la eficacia de estas vacunas ya fue demostrado en los años 30, cuando se determinó un aumento notable de la cantidad de anticuerpos inducidos por un toxoide cuando se lo acoplaba a hidróxido de aluminio, hoy un reconocido adyuvante. Más recientemente, se ha promovido la adición de sistemas adyuvantes más potentes para estimular la respuesta inmune en individuos con sistemas inmunes debilitados (individuos añosos) o inmaduros (neonatos), y para reducir la cantidad de antígeno necesaria para vacunar a la población general, con la consiguiente reducción de los costos de las vacunas. Este es uno de los campos de la vacunología que más ha crecido en los últimos años.
El descubrimiento del papel de los anticuerpos maternos en la protección de los jóvenes contra las enfermedades infecciosas también tuvo implicancias significativas para la reducción de la eficacia de las vacunas y el momento de la administración de la vacuna en esta población. Una temática que aún se discute muchas veces en la práctica veterinaria. Es sabido que la protección en la mayoría de las vacunas depende de la presencia de anticuerpos apropiados, por lo que el desarrollo de ensayos basados en anticuerpos desempeñó y sigue desempeñando un papel crucial en la evaluación y prueba de vacunas.
Sin embargo, existen enfermedades cuyo mecanismo de protección es dependiente de la inmunidad celular, de la capacidad de las células inmunes de destruir células infectadas. Un ejemplo de este tipo de enfermedades es la tuberculosis. Existen nuevos enfoques sobre todo desde los adyuvantes y la biología molecular que se enfocan en buscar inducir inmunidad celular mediante vacunación.
Los nuevos avances inmunológicos tendrán un fuerte impacto en las vacunas de los próximos años y en los diagnósticos asociados a las mismas. Para estar al día con estos nuevos conocimientos hay que leer mucho, o acercarse al Simposio y escuchar a los especialistas. Los esperamos.

comments

Valoración: