fbpx
MOTIVAR- Descarga – Main
HomeEdición ImpresaRequisitos clave para “abrirse al mundo”

Requisitos clave para “abrirse al mundo”

Editorial

Buena parte de las renovadas expectativas que viven desde hace un tiempo los distintos actores de la cadena de producción de proteína animal en nuestro país tiene que ver, ni más, ni menos, con la posibilidad de que los productos argentinos “vuelvan al mundo”.
Exportar es sin dudas el mayor de los deseos manifestados en los últimos años principalmente por los ganaderos locales.
Pero no son los únicos. Los avícolas, por su parte, esperan retomar un camino que se vio interrumpido en 2016 pero que durante más de una década logró muy buenos resultados.
Los productores de leche y de carne porcina también se entusiasman con la posibilidad, aunque claro está previamente deberán resolver inconvenientes centrales en lo que hace a su competitividad interna.
Exportar. ¿Se puede solo exportar?
“Trabajamos en el intercambio de mercaderías en el mundo; porque no se trata solo de enviar sino también de recibir”, explicaba el Dr. Jorge Dillon, presidente del Senasa, en el último encuentro Aniversario de MOTIVAR, dejando en claro también que “los países por más amigos que sean, tienen intereses…”.
Pasando en limpio: abrirse al mundo plantea la oportunidad de exportar, pero también el desafío de administrar importaciones de distintos destinos.
Desde lo social y económico podríamos sin dudas discutir horas sobre este punto. Sin embargo, en estas líneas nos detendremos en cuestiones técnicas.
En 2015, el Senasa certificó exportaciones de productos argentinos por un valor de US$ 35.000 millones. Nuestro país tiene abiertos cerca de 200 mercados, en con los cuales comercia (o podría hacerlo) unos 4.000 productos.
Y se siguen sumando. Durante 2016 el organismo sanitario nacional recibió auditorías de países clave en este nuevo contexto, como fueron Estados Unidos, China, Corea, Japón y otros tantos que vieron con buenos ojos y avalaron los sistemas de trabajo de nuestro Senasa.
Pero claro, exportar e importar no depende solo de decisiones políticas sino también de la forma en que se trabaja a campo.
En el llano, se deberán cumplir con Buenas Prácticas en diversos aspectos, considerando temas ambientales y regulaciones.
¿Están los veterinarios argentinos al tanto de las decisiones que se toman en rondas multilaterales como las de la OMC, la OIE o del CODEX?
¿Les resulta interesante?
Puede que si o puede que no, pero algo está claro: será imprescindible que así sea.
Será inviable recomendar y realizar acciones a campo sin conocer los pormenores regulatorios de un sector que ahora sí exporta.
Hablamos de una condición excluyente que todo asesoramiento deberá incluir: estar al tanto.
Nunca perdamos de vista que, tal como explican diversos referentes de sectores oficiales y privados, “abrir un mercado cuesta mucho y cerrarlo, solo horas; cuando alguien hace mala praxis en el campo”…

comments

COMPARTIR:
Valoración: