fbpx
MOTIVAR- Descarga – Main
Home2017febrero (Page 4)

La brecha entre las potencialidades de la producción argentina y los crudos números de la realidad se explica, en gran medida, por la inacción e ineficiencia manifestada durante años de estancamiento.

Facundo SonattiFACUNDO SONATTI
facundo@motivar.com.ar

Argentina es un país colmado de potencialidades.
La sensación inequívoca que atraviesa a buena parte de la sociedad se sintetiza en un “nos merecemos ser algo más de lo que somos”. Y el sector ganadero argentino no es ajeno a esa sensación. Basta con repasar algunos números o participar de un par de seminarios sobre la actividad para anoticiarse que los niveles actuales de producción de carne y leche están bien lejos de lo que el país realmente puede ofrecer a un mundo demandante de alimentos.
Lo llamativo de esta reflexión, repetida en diversos claustros, es que no se traslada a la acción; y lo que es aún más intrigante es la inacción de los productores que, con cifras elocuentes a su favor, no avanzan hacia una expansión de la frontera productiva, mejorando sus propios ingresos.

Bovinos de vacaciones

Las pérdidas anuales que sufre el sector ganadero por la implementación de un plan sanitario deficiente representan un agujero de $28.000 millones cada 12 meses, según cálculos recientes de un estudio realizado por la Cámara Argentina de la Industria de Productos Veterinarios (Caprove).
“Hay un sobre-entendimiento de lo que hace el productor en materia de sanidad: se cree que vacunar contra aftosa es suficiente para decir que se cumplió con el propósito sanitario. Eso no es así”, sentenció Juan Carlos Aba, presidente de la mencionada Cámara.
Por su parte, Fernando Canosa -asesor ganadero de la firma ADBlick Agro- sostiene frecuentemente que, si se llevase los niveles de preñez de los actuales 63% a un promedio nacional del 75% (cifra que ya alcanzaron los productores de la Pampa Húmeda), se podría incrementar la producción de carne hasta las 5 millones de toneladas por año.
La eventual ecuación duplicaría los volúmenes actuales y equipararía la demanda interna con los despachos al exterior, generando un saldo exportable superior a los US$ 12.000 millones.
No hace falta describir el impacto que generaría este potencial incremento en la producción, tanto en los sectores primarios relacionados, como en las exportaciones (en los últimos tiempos, las ventas al mundo apenas superaron los US$ 1.100 millones al año).

Vaca muerta

Si se pone la lupa sobre la producción láctea, la brecha entre la realidad y las aspiraciones del sector se amplían también considerablemente.
Nuestra Argentina produce lo mismos litros cada año desde hace casi 20 primaveras.
El último gran salto productivo se dio en la década del ’90, cuando los volúmenes subieron un 70%, al pasar de 6.000 a 10.300 millones de litros.
Desde entonces y salvo honrosas excepciones, la producción osciló en torno a ese pico alcanzado en 1999.
Mientras tanto, por citar solo un ejemplo y con menores ventajas comparativas, Perú duplicó su producción entre 1999 y 2012.
Para el especialista israelí en estrés calórico Israel Flamenbaum, el sector lechero argentino pierde aproximadamente 3.000 litros de leche por vaca cada año al basarse en un sistema pastoril que no protege a las vacas de la radiación solar con suficiente sombra y no logra mitigar correctamente el estrés calórico mediante un buen enfriamiento en los meses requeridos.
Solo si se atendiese con responsabilidad este factor, la producción local podría incrementarse un 50%, sin necesidad de aumentar el volumen de vacas en ordeñe.

Manos a las obras

Argentina es un país de potencialidades, pero también uno ineficiente.
La distancia que separa los números actuales de los objetivos que promete alcanzar cada rubro del sector agroganadero está plagada de obstáculos que se resumen en una enorme ineficiencia.
Este mote no atraviesa a todos los productores por igual, pero sí a una buena parte de ellos, la cual históricamente suele repetirse haciendo siempre lo mismo, en lugar de cambiar.
En este escenario, el rol de los médicos veterinarios será entonces fundamental para guiar, aconsejar, resaltar e, incluso, instar a sus clientes a cumplir con sus obligaciones y a aspirar con una mejora continua para dejar atrás los potenciales y pasar lisa y llanamente a la acción.

La producción de carnes alcanzaría un “nuevo tope histórico” en 2017, en tanto que las exportaciones también crecerían 80%, según un análisis publicado recientemente por la Mesa Nacional de las Carnes.

El mundo lo demanda. El país incrementará un 80% sus envíos de carne al exterior”.

El mundo lo demanda. El país incrementará un 80% sus envíos de carne al exterior”.

“La producción de todas las carnes alcanzará un total de 5,9 millones de toneladas en 2017, marcando un nuevo récord histórico“, estimaron.
De acuerdo con los cálculos y en base a ese volumen de producción “el consumo interno dispondrá de 5,1 millones de toneladas, que equivalen 120 kilos por habitante / año”.
Al respecto, destacó que esa es “la misma cantidad que tuvo a lo largo del 2016 y que se ubica nuevamente en los niveles históricos más altos”.
Y el informe agregó: “la oferta por especie se estima que será de 2,73 millones de tn en carne vacuna; 2,4 millones, en aviar; 730 mil tn de cerdo; y 55 mil tn para la carne ovina”.
A su vez, desde la Mesa Nacional proyectaron: “El volumen que quedará disponible de carne vacuna y aviar para las exportaciones representa un crecimiento del 80% y permitirá agregar valor en origen, un ingreso adicional de divisas por US$ 1.500 millones, generar nuevos puestos de trabajo e incrementar la recaudación de impuestos por parte del Estado”.
Asimismo, el organismo señaló que “estos objetivos suponen un cumplimiento irrestricto de las medidas anunciadas, tales como el control de la informalidad, la efectiva implementación de la devolución de impuestos internos (reembolsos) y los cambios en identificación animal y trazabilidad, entre otros que permitan la necesaria mejora de la competitividad”.
Y concluyó: “la disponibilidad de oferta genera la oportunidad de mantener fluidamente el abastecimiento en el mercado interno e iniciar una agresiva acción para recuperar y expandir los mercados internacionales”.

Fuente: DyN.

El nuevo producto se incorpora al porfolio que el laboratorio tiene a disposición en esta categoría, convirtiéndose en un perfecto aliado de Cardial B.

Nicolas de la FuenteNICOLAS DE LA FUENTE
redaccion@motivar.com.ar

Acorde a las demandas del mercado y en línea con las tendencias terapéuticas en cardiología veterinaria, Holliday Scott lanzó hacia finales de 2016 su nuevo Pimocard bajo el claim: “Un latido, más potente y saludable”.
“Es un poderoso inotrópico positivo que favorece la vasodilatación arteriovenosa y aumenta la fuerza de contracción necesaria en pacientes con cardiomiopatías dilatadas y fallas mitrales en estados avanzados”, le explicó el gerente comercial del laboratorio veterinario, Carlos Imparato, a MOTIVAR TV (la entrevista completa ya se encuentra disponible en motivar.com.ar).
Vale decir que este nuevo producto se incorpora al amplio porfolio que la empresa tiene a disposición en la categoría cardiológica, convirtiéndose en un perfecto aliado de Cardial B, producto líder en el tratamiento en este tipo de afecciones.
A su vez, como parte del lanzamiento de Pimocard, desde la web pimocard.com.ar es posible acceder a toda la información disponible sobre el producto e, inclusive, solicitar el envío de una muestra gratis.
“Con esta nueva incorporación, Holliday mantiene su liderazgo en la categoría cardiológica y en el desarrollo de respuestas acordes a las necesidades diarias del médico veterinario”, aseguró Imparato.

MOTIVAR: ¿Cuál es el objetivo puntual del lanzamiento?
Carlos Imparato: El fin es acercar a nuestra comunidad profesional una nueva propuesta antes del cierre año y así completar la línea cardiológica del laboratorio con un producto elaborado a base de Pimobendan, que está indicado como inotrópico positivo: favorece la vasodilatación arteriovenosa y aumenta la fuerza de contracción necesaria en pacientes con cardiomiopatías dilatadas y fallas mitrales en estados avanzados.
¿De qué manera se ensambla Pimocard con el resto de la línea?
Hace más de 10 años que trabajamos en el área cardiológica en toda América Latina; desde el lanzamiento primero de Cardial, actualmente Cardial B.
Hoy los veterinarios tienen en claro que el 80% de las patologías cardiacas que se dan en perros de menos de 20 kilos tienen que ver con problemas en la válvula mitral.
Necesitan un vasodilatador; su musculo cardíaco debe ser protegido y eso se logra a partir de activos como los que se encuentran en Cardinal B (benazepril y espironolactona).
Pero existen otras patologías, en animales grandes (con más de 20 kilos), cuyo corazón comienza a crecer y se dilata.
En estos casos, es clave ayudar a que ese corazón se contraiga. Y es allí donde entra a jugar un papel central Pimocard.
Pasando en limpio: en animales de talla pequeña con falla mitral, el tratamiento está vinculado a Cardial B y, en una etapa final del desencadenamiento de la patología, también con Pimocard. Mientras que, en animales que tienen una cardiomiopatía dilatada, recomendamos los dos productos desde el comienzo. Además, Holliday Scott cuenta con un diurético (furocemida), al que se suman complejos vitamínicos y minerales para nutrir la fibra cardíaca.

¿Qué rol juegan los veterinarios clínicos?
Entendemos que estos profesionales tienen a diario la oportunidad de descubrir pacientes asintomáticos, sobre todo en lo que respecta a la enfermedad mitral, realizando una excelente medicina veterinaria. Ellos encontraron en Cardial B un aliado que hoy tiene el complemento ideal: Pimocard.
Si bien entendemos que son los especialistas en cardiología quienes más cerca están de los conocimientos, debemos seguir mostrándoles a los clínicos que están frente a la oportunidad de detectar precozmente una afección cardiaca para atenderla a tiempo.
Como empresa, somos un instrumento de conocimiento y le damos herramientas de calidad, mostrando el momento apropiado donde el médico veterinario puede brindar su mejor calidad profesional para que ese animal tenga mayor y mejor calidad de vida. Esto genera un fuerte vínculo de agradecimiento con los propietarios de las mascotas.

Un manejo desacertado de las cuentas puede significar una estruendosa pérdida de rentabilidad. ¿Cómo lo manejan?

Facundo SonattiFACUNDO SONATTI
facundo@motivar.com.ar

El costo del dinero es una variable que muchas veces acarrea complicaciones financieras en la mayoría de las empresas y comercios. En los tiempos que corren, las tasas de interés reflejan ese elevado costo de la plata en la Argentina y una mala administración de las cobranzas puede desencadenar una ruinosa bancarrota, incluso para el más experimentado de los veterinarios.
Una tarea para evitar ese desenlace es sumar herramientas útiles en materia de cobranzas al maletín de cada profesional tanto de grandes, como de pequeños animales.
“La contabilidad nos permite saber dónde estamos parados, detectar qué componentes de nuestro negocio requieren ajustes o correcciones y evaluar con mayor objetividad y seguridad las decisiones que tengamos que tomar”, le afirmó a MOTIVAR Carlos Coda, contador público y licenciado en administración, abocado durante años a la contabilidad de los veterinarios, y para el cual el diagnóstico es evidente. “Sin una correcta gestión de cobranzas, los veterinarios se encontrarían con una necesidad cada vez mayor de capital de trabajo (pues el rubro “cuentas a cobrar” no pararía de crecer) y dado el elevado costo del dinero de estos tiempos, corren el riesgo que esa situación (a veces oculta o difícil de percibir) se “coma” su rentabilidad”.
De acuerdo a las dificultades o problemas que se tengan cada uno de los puntos de venta veterinarios, serán las herramientas recomendadas para encontrarles solución.
“Los aspectos más comunes a mejorar se refieren a poca o nula previsibilidad, conocimiento tardío de la evolución del negocio, no detección de todos los costos que afectan los resultados, desconocimiento de las fortalezas y debilidades propias, mala administración de los tiempos y fallas en la comunicación (hacia adentro y hacia afuera de la empresa)”, enumera Coda.
“Sobre el tema específico de la gestión de cobranzas, es recomendable contar con presupuestos financieros, cuentas corrientes actualizadas y conciliadas de los clientes, estadísticas con el historial de pagos de cada cliente, balance de cobranzas global, ranking de antigüedad de facturas no cobradas, archivos ordenados que incluyan legajos para cada cliente, fijación de límites de crédito (incluso para los clientes más confiables) y cálculo del cupo restante para cada uno”, explica el especialista.

En la nube

Para Sebastián Cadenas, co fundador de la plataforma contable para ventas con tarjetas Increase, gestionar correctamente las cobranzas es muy importante para tener toda la información ordenada y no perder dinero por falta de control.
“El desorden en el manejo de la contabilidad puede causar que se pierda crédito fiscal por no tener la factura de compra correctamente, perder dinero por no reclamar en tiempo y forma algún cargo o rechazo. Asimismo, el desorden puede causar que no se descuenten correctamente los impuestos que te retienen las tarjetas de crédito”, explicó. Y agregó: “Los comercios pueden perder más de un 4% de sus ventas si no contabilizan todos los impuestos que les aplican las tarjetas, las retenciones y cualquier otro tipo de gasto supuestamente oculto”, describe una de las principales desventajas para los comercios a la calle.
Entre las herramientas gratuitas para empezar a ordenar los números, Cadenas recomienda Colppy, que permite tener toda la contabilidad de la empresa de forma online. A su vez, con Increase el usuario puede visualizar al comercio cuándo y cuánto cobrará cada día por sus ventas con tarjeta, qué cupones ya fueron cobrados y cuáles falta cobrar. Además, observar las liquidaciones de las tarjetas automáticamente, sin necesidad de entrar a cada página y recuperar el dinero perdido por rechazos y contra-cargos.
Según Coda, el efecto de utilizar estas herramientas específicas se notará en su posición financiera (que debería ser notablemente mejor que si no las utilizara); en una mejora en su rentabilidad, en reducir la incidencia de morosos e incobrables, y en mejorar el conocimiento detallado que tiene sobre la evolución de su negocio y poder diferenciar qué trabajos le convienen y cuáles no. Por otro lado, el especialista contable asegura que por lo general, “es suficiente con que un integrante de la empresa se ocupe en forma específica de la tarea contable. También es recomendable que quien gestione las cobranzas no sea la misma persona que vende (sean productos o servicios). En general puede “vender” el dueño y “cobrar” un empleado, aunque muchas veces es necesario que este encargado de cobranzas realice algunos cursos de capacitación para llevar a cabo con más eficiencia esta tarea”.

Morosos

La velocidad resulta un ingrediente muy importante a la hora de cobrar aquel trabajo ya realizado.
Según cifras de la plataforma Increase, las compras que se reclaman en la primera semana tienen un 80% más de probabilidad de ser recuperadas que las que se reclaman después.
“En primer lugar, es necesario contactar al deudor para que abone la factura atrasada en forma telefónica o vía correo electrónico. Si no hay resultado al contactarlo, es necesario enviar una carta documento solicitando el pago de la misma. Por último, si tampoco funcionó con una carta documento se recomienda iniciar acciones legales”, describe Cadenas el ABC del reclamo antimorosos.
Para Coda, en un segundo paso, es necesario evaluar si se desea continuar trabajando o no en el futuro con ese cliente moroso.
Pero en ambos casos, el éxito en cobrar está en relación directa con la insistencia que se ponga en la tarea.
Y también en adecuarse para que el pago resulte algo “posible” para el deudor, considerando (junto con él) que la deuda es un hecho (ya consumado) y que resulta necesario encontrarle una solución en conjunto.
También es conveniente establecer de común acuerdo un plan, que sea fácil de verificar en su avance y cumplimiento. No olvidar que a veces tiene vital importancia la velocidad con que actúa el acreedor (cobra primero el que llega primero), por ello es recomendable la frecuencia en la comunicación y aportar cuentas conciliadas, precisas, y sencillas de verificar.

Con la excusa de introducir un sistema de postventa en sus veterinarias, les ofrecemos una simple idea por medio de la cual poner en marcha acciones tendientes generar un vínculo diferente y formal con los ganaderos.
Se trata de reservarse un día a la semana para tomar contacto directo con algunos clientes, preferentemente de manera telefónica.
Lo primero que se debe lograr es una metodología por medio de la cual queden documentadas (escritas en un lugar destinado para este fin) las ventas que se realizaron en los últimos días desde el local (todas), detallando quién la concretó y el nombre y número de teléfono del comprador.
Imaginémonos que una de las operaciones realizadas (no por el veterinario a cargo de la llamada) involucraba 1.000 dosis de vacuna reproductiva y 15 frascos de ivermectina. A partir de allí y tras explicar que el motivo del contacto tiene que ver con certificar que los productos hayan sido correctamente entregados, se podría avanzar en las siguientes preguntas y objetivos:
• ¿Ya usaste los productos? Si la respuesta es afirmativa, podemos indagar sobre la acción que se realizó, la cantidad de hacienda involucrada y sus categorías, para -con ese conocimiento- realizar alguna sugerencia que desde el punto de vista profesional sea relevante. En caso que no se hayan empleado aún los productos, se debe alertar sobre la fecha de vencimiento de los biológicos y remarcar la importancia de la cadena de frío en su almacenado.
• ¿Te alcanzó lo que llevaste? Si la cantidad no fue suficiente, se tiene que proponer el envío de aquello que hiciera falta inmediatamente.
• ¿Qué otro trabajo estás por hacer? Estas preguntas sirven para lograr una respuesta a partir de la cual se podría concretar una nueva venta.
• ¿Viste que ahora empiezan los problemas de diarreas, no? Siempre es interesante tener a mano algún evento sanitario a partir del cual se pueda despertar interés en el productor para recibir el asesoramiento específico y -¿por qué no?- ofrecer los productos que le serán necesarios.
• ¿Qué tal te trataron los chicos en la vete? Si no se cuenta con un método específico para evaluar al personal del local, no hay mejor manera de hacerlo que preguntándole al cliente.
• ¿Te contaron que estamos haciendo inseminaciones? Cada profesional sabe qué novedad tiene para comunicar en cuanto a su servicio; este es sólo un ejemplo. La idea es tener en cuenta que ya que se entabló el contacto y que se está brindando un servicio a quién ya compró, hay que aprovechar e informar todo lo que sea necesario, con el objetivo siempre de interesar y acercar al otro hacia una nueva visita o compra.
Como quedó claro y más allá de coincidir con el contenido, con sólo seis preguntas uno tiene la posibilidad de no sólo quedar bien sino también, brindar un servicio.

Dialogamos con Milena Aguirre del laboratorio Over, quien participó del encuentro y describe los principales puntos que allí se desarrollaron.

Siempre activa. La nutrida comitiva argentina se destacó en el Seminario.

Siempre activa. La nutrida comitiva argentina se destacó en el Seminario.

El XXII Seminario sobre Armonización de Registro y Control de Medicamentos Veterinarios organizado por el CAMEVET se llevó adelante a mediados del pasado mes de octubre en México.
Vale decir que el CAMEVET es un grupo de trabajo amparado en el marco de la OIE que ha estado funcionando desde 1992, cuando se efectuó el primer Seminario en la ciudad de Buenos Aires.
Es una institución que reúne los sectores oficiales y privados en un marco de discusión con el objeto de armonizar y homologar las normas de registro y el control de los medicamentos veterinarios, buscando certificar que los productos de la región sean elaborados, registrados y controlados por medio de sistemas equivalentes, de manera de facilitar el comercio de los mismos entre los distintos países.
Específicamente en la pasada edición de México, el Seminario se focalizó en el tratamiento de algunos temas centrales: análisis de las acciones de vinculación con la OIE y el VICH; el Plan estratégico para el período 2015-2020, Farmacovigilancia, la Guía de Bioequivalencia y Acuicultura, entre otros.
Además de esto, se desarrolló un Taller sobre resistencia a los antimicrobianos, abierto a todos los participantes.

En primera persona

Con el objetivo de conocer más sobre los temas desarrollados en la pasada edición del CAMEVET, MOTIVAR dialogó con Milena Aguirre, responsable de Aseguramiento de Calidad y Registros del laboratorio Over.
“Sin dudas que Argentina es uno de los países más activos en el marco de este tipo de encuentros, formando parte también de la mesa directiva del Comité”, nos explicó la Licenciada en Química de la UNL que ostenta más de 20 años de trayectoria en la empresa de Santa Fe.
“Una de los temas que se atendieron en esta oportunidad fue la confección de guías sobre Farmacovigilancia, Buenas prácticas de distribución y transporte y Bioequivalencia (módulo coordinado por la Argentina)”, detalló Aguirre. Y avanzó: “Seguiremos trabajando también sobre los rotulados únicos de los productos veterinarios, pensando fundamentalmente en los laboratorios exportadores”.
Vale decir que nuestra entrevistada participó junto con la Dra. Andrea Fraga (Vetanco) de la presentación de un documento coordinado por Caprove (donde también participó Senasa) para difundir la posición Argentina sobre la revisión de la norma de Estabilidad del CAMEVET.
“Trabajaremos para llegar al próximo Seminario con un documento consensuado para ser aprobado”, explicó Aguirre. Y completó: “En el tema específico de los biológicos también se consensuaron documentos y una guía para el test de potencia de vacunas que contienen DVB”.
Otro aspecto destacado por Aguirre fue la realización de un Taller sobre resistencia antimicrobiana, tema central no solo en materia de sanidad animal, sino también vinculado a la Salud Pública. “Argentina tuvo una participación destacada en este marco con la presentación de un trabajo conjunto que llevan adelante el Ministerio de Salud de la Nación con el Senasa”, culminó la integrante del laboratorio Over.
Más participación argentina
Entre otros temas, fueron los Dres. Carlos Francia y Niels Scherling quienes –en representación de Caprove- desarrollaron conceptos sobre la Guía de bioequivalencia y el Rotulado de productos veterinarios, respectivamente.
Asimismo, se destacó la presentación sobre Instructivos para el completado de formularios CAMEVET para el registro de productos farmacológicos y biológicos, a cargo de Federico Luna (Senasa). Por su parte, Carlos Rufrano (Clamevet) avanzó sobre los criterios para la habilitación de Plantas Mixtas (presentación de los resultados de la encuesta preparada por el Grupo de Trabajo), mientras que la Dra. Viviana Parreño, de la Fundación Prosaia, expuso la Guía Prueba de Potencia para vacunas que contengan BVDV.

La delegación nacional obtuvo el consenso para priorizar la evaluación de etión, fosfomicina y triamcinolona, para los cuales no existen actualmente LMRs de Codex, ni de ninguna otra referencia internacional.

Presentes. Teresa Bianchi, Laura Sbordi y Claudio Cerati.

Presentes. Teresa Bianchi, Laura Sbordi y Claudio Cerati.

El Senasa participó de la 23º Reunión del Comité Codex de Residuos de Medicamentos Veterinarios en Alimentos, que tuvo lugar en Houston, Estados Unidos. Allí se dieron cita representantes de los países miembros del Codex y, en calidad de observadores, integrantes de la OIE y la Agencia Internacional de Energía Atómica (IAEA); y de organizaciones no gubernamentales: elaboradores de productos veterinarios y la Federación Nacional de Salud.
La delegación de la Argentina estuvo encabezada por la representante de la dirección nacional de Agroquímicos, Productos Veterinarios y Alimentos del Senasa, Laura Sbordi. Además estuvieron, por la dirección nacional de Inocuidad y Calidad Agroalimentaria, Teresa Bianchi y, por el sector privado, Claudio Cerati.
Durante el encuentro hubo avances en el trámite sobre los nuevos límites máximos de residuos (LMRs) para ivermectina (músculo, hígado, riñón y grasa de bovinos) dentro de valores razonables en todos los tejidos, no solo músculos y consistente con las buenas prácticas de uso de productos veterinarios, tal como lo había impulsado la Argentina en la reunión anterior.
“Los límites máximos de residuos del Codex son referencia para la OMC en diferendos entre países en materia de inocuidad alimentaria. Por eso es importante que nuestro país identifique y priorice aquellos compuestos que son herramientas eficientes y seguras para la sanidad animal pero que, al no contar con un LMR Codex, podrían generar problemas en la exportación de alimentos”, explicó el director de Productos Veterinarios y Alimentos para Animales del Senasa, Hugo Quevedo.
Por otra parte, la Argentina obtuvo el consenso del Comité para priorizar la evaluación de tres compuestos de uso en medicina veterinaria: etión, fosfomicina y triamcinolona, para los cuales no existen actualmente LMRs de Codex ni de ninguna otra referencia internacional.
“La falta de LMR para un compuesto es una barrera no arancelaria para la exportación de productos veterinarios que los contengan. Por ello consideramos un gran avance la aceptación de la propuesta argentina para su evaluación en Codex y un orgullo para todos nosotros”, destacó Sbordi.
El Comité FAO-OMS de expertos en aditivos alimentarios (JECFA) evaluará, ya que se trata de un “compuesto antiguo”, al etión, en su próxima reunión en 2017. Para ello, la Argentina se comprometió a enviar los ensayos de depleción de residuos que se realizaron en nuestro país. Se recibió el apoyo de Uruguay, desde donde también se enviarán estudios.

Los servicios veterinarios del Cono Sur analizaron la situación de la salud animal en la región.

Entre el 5 y 7 de diciembre tuvo lugar en Buenos Aires la cuarta Reunión, tercera Ordinaria, del Comité Veterinario Permanente del Cono Sur (CVP), que desarrolló una extensa agenda sobre la situación de la sanidad animal en la región.
Allí se avanzó en el trabajo en el Foro CSA de la página web del CVP y fue analizado el estado de situación del proyecto financiado por el BID para el control y erradicación de la fiebre aftosa de la región.
En la oportunidad se repasaron, entre otros temas, los resultados alcanzados del simulacro de influenza aviar; los seminarios regionales sobre muermo y agricultura familiar y la 23º Conferencia Regional de la OIE de las Américas, realizada en noviembre. Además, se dispuso realizar en el 2017 un taller regional sobre nuevos sistemas de inspección veterinaria ante y post mortem.
El CVP está integrado por representantes de los servicios oficiales veterinarios e inocuidad de los alimentos de origen animal de la Argentina, Bolivia, Brasil, Chile, Paraguay y Uruguay.

Se aprobaron los requisitos sanitarios para la certificación de establecimientos libres de brucelosis ovina y para el movimiento de animales. Además, establece las tareas del veterinario acreditado.

Acá y afuera. La certificación tendrá una validez de un año.

Acá y afuera. La certificación tendrá una validez de un año.

El Senasa informó la aprobación de la Resolución N° 545/2015, que establece el marco normativo para el control de la brucelosis ovina en la Argentina, una enfermedad que afecta a estos animales, limitando su producción y el comercio nacional e internacional.
La normativa, que entró en vigencia el 10 de noviembre de 2016, aprueba los requisitos sanitarios para la certificación de establecimientos libres de brucelosis ovina, para el movimiento de animales para el mercado interno y acordes a las exigencias de los países compradores y las recomendaciones emitidas por la OIE, así como las tareas que debe desarrollar un veterinario acreditado para esta enfermedad. Aquellos interesados en acceder a la Resolución completa pueden solicitarla a redaccion@motivar.com.ar

Lo importante
La normativa establece que todo reproductor de la especie ovina, macho, mayor de seis meses de edad que concurra a una exposición ganadera o a un remate feria especial de reproductores, o sea trasladado a otro establecimiento, debe contar con un certificado negativo a Brucellaovis.
Respecto del procesamiento de las muestras serológicas obtenidas de estos reproductores, sólo podrá realizarse en el laboratorio animal del Senasa y en los laboratorios incorporados a la Red Nacional de Laboratorios de Ensayos y Diagnósticos del Senasa; y deberán realizarse por la técnica de Inmunodifusión en gel de agar o Elisa.
En caso de existir resultados discordantes, se utilizará la prueba de fijación de complemento como definitiva.
A su vez, los productores ovinos que quieran gestionar la certificación, deben presentar dos resultados serológicos negativos consecutivos, con intervalo de 60 a 90 días. La certificación tendrá una validez de un año.

El sistema es obligatorio para los veterinarios entrerrianos que trabajen en el control de enfermedades bovinas, como la brucelosis y la tuberculosis.

En compañía. Sebastián Vittone junto a las autoridades provinciales.

En compañía. Sebastián Vittone junto a las autoridades provinciales.

En las instalaciones de la entidad y hacia mediados de diciembre, fue Sebastián Vittone (presidente del Colegio de Médicos Veterinarios de Entre Ríos) quien explicó la importancia y alcance de la Carpeta Sanitaria, acompañado por el director de Ganadería de la provincia; Exequiel Albarenque, representantes del Senasa, la Fucofa y un grupo de profesionales independientes.
Allí, el titular del Colegio de Veterinarios resaltó que “para la correcta puesta en funcionamiento de esta herramienta, se realizarán capacitaciones en localidades entrerrianas a partir de marzo. Las agendadas serán en Nogoyá, Villaguay y otra en Feliciano; la idea es concentrar a los veterinarios para que puedan conocer la operatoria del nuevo sistema”.

Implementación

A partir del Memorando 29 y 32 de 2016, el Senasa autorizó desde el 1º de noviembre, la implementación de los formularios y nuevo software / Aplicativo para los programas de Brucelosis y Tuberculosis, respectivamente.
Los profesionales matriculados en Entre Ríos tienen que ingresar a la portada de la web comeveter.com.ar y, sobre el margen inferior izquierdo, podrán descargar el Aplicativo CGA (Carpeta Sanitaria – Certificado Grandes Animales), en el que podrán generar los formularios respectivos para luego imprimirlos.
Durante el encuentro, Albarenque resaltó la implementación de la Carpeta y opinó: “viendo la sanidad en su conjunto y con el impulso exportador de carnes, es fundamental tener una implementación eficiente. No sólo tenemos que ser sanitariamente eficaces sino que, además, debemos demostrarlo”.
El nuevo sistema de control sanitario se extenderá además a otras especies.

Fuente: Colegio de Médicos Veterinarios de Entre Ríos.

El laboratorio Bedson sumó a instituciones de Argentina y España para reforzar una iniciativa que comenzó el año pasado con la entrega del premio “Dr. Arnaldo Colusi al Desarrollo y la Innovación”.

DE LA REDACCION DE MOTIVAR
redaccion@motivar.com.ar

A partir del jueves 15 de diciembre están abiertas las inscripciones para que los interesados en participar de la competencia por el premio a la innovación en aditivos naturales aplicados a sanidad animal 2017 hagan sus presentaciones.

MIRA LAS NOTAS DEL LANZAMIENTO DE BEDSON

Desde youtube.com/pmotivar podrán revivir las entrevistas completas realizadas por MOTIVAR al licenciado Mariano Jordán (MinCyT) y al titular de Bedson Omar Romano Sforza.
De ese modo, podrán profundizar tanto en las ventajas que tiene el MinCyT preparadas para insertar a los laboratorios argentinos en el mundo, como las razones que llevaron al laboratorio Bedson a realizar este lanzamiento.

La iniciativa impulsada por el laboratorio argentino Bedson tuvo su acto de lanzamiento en el edificio de la Academia Nacional de Ciencias de la Ciudad de Buenos Aires, donde contó con la presencia y las palabras del licenciado Mariano Jordán, a cargo del área internacional del Ministerio de Ciencia y Tecnología de la Nación (MinCyT) y Omar Romano Sforza, co-fundador de Bedson.
“Los premios son como caricias, pequeños reconocimientos al trabajo solitario de las personas e incluso de los equipos. Este año sumamos instituciones de gran envergadura a la cruzada de nuestra empresa: los ganadores no serán elegidos por el laboratorio sino por organismos científicos”, explicó Romano Sforza en dialogo con MOTIVAR (Ver recuadro).
No es la primera vez que Bedson reconoce y fomenta la innovación: en 2015 tuvo una iniciativa similar a la que denominó “Premio Dr. Arnaldo Colusi al Desarrollo y la Innovación”.
Por su parte, este año la convocatoria gana prestigio porque su carácter internacional lo da la presencia en España, mediante el apoyo del Centro de Desarrollo Tecnológico Industrial (CDTI), la embajada argentina en aquel país y el Parque Tecnológico de Andalucía.
La mirada del sector público
Para Mariano Jordán, el caso de Bedson es un ejemplo perfecto de una Pyme que está basada en la innovación productiva y exporta.
A su vez, el representante del MinCyT resaltó que existen hoy múltiples canales para que las empresas se acerquen al Ministerio y apliquen para 22 instrumentos financieros disponibles.
En el marco de este lanzamiento, que tendrá su réplica en España en el mes de febrero, Omar Romano resaltó: “Detrás de este esfuerzo hay un equipo de trabajo liderado por Ariel Vázquez. Buscamos motivar a las instituciones para entusiasmar a jóvenes y no tan jóvenes en un proyecto cuyo objetivo sea no solo producir aditivos para alimentos más saludables, sino también mover la rueda tanto en materia de generación de empleo y exportación de desarrollos tecnológicos”.
El primer premio consistirá en el pago de 4.000 Euros y está enfocado en profesionales, instituciones, universidades y equipos de trabajo que orienten su investigación a aditivos de origen natural a partir de estratos herbáceos.
“Queremos que el proyecto ganador tenga un desarrollo científico demostrable en cuanto a su eficacia, de cara a poder abastecer una demanda que busca prescindir de antibióticos y elementos químicos en la producción de proteína animal de consumo humano”, cerró Romano.

BIENESTAR ANIMAL

 

acerbiVice Presidente de la Asociación Argentina de Bienestar Animal-SOMEVE
Contacto: rcatolosa@hotmail.com

Suele ocurrir que los lugares donde se realizan los trabajos económicamente más significativos son los que mayor mantenimiento reciben, con foco en el mejoramiento de su funcionalidad y la seguridad.
Esto nos llevaría a pensar que las instalaciones rurales también estarían alcanzadas plenamente por estos principios. Un ejemplo acorde, sería definir a una explotación dedicada al engorde de novillos como a una empresa que produce carnes bovinas de calidad.
Este ganadero – empresario no descuidaría el manejo adecuado de su capital de trabajo (los bovinos) cuando son llevados a las instalaciones rurales (corrales, embudo, manga, el cepo, etc.) para realizar las tareas culturales y sanitarias planificadas o para la carga de una tropa con destino de faena.
Parece una aseveración obvia pero no lo es y se convierte en la característica diferencial entre el ganadero – empresario y el propietario de un campo con vacas. Este último, no sabe, ni valora las consecuencias del daño causado en las carnes de sus animales, producido principalmente por los golpes generados del mal mantenimiento de las instalaciones y/o un diseño inadecuado.
Además, está convencido que la rudeza que reciben sus bovinos en la manga, es la forma tradicional correcta de trabajo con los animales (así lo heredó).
Las inversiones realizadas en la compra o en el mejoramiento del diseño de las instalaciones rurales tienen una amortización conveniente (relación costo-beneficio positiva), debido a que los materiales son de larga duración.
La inversión de mantenimiento también resulta mínima, en relación a su baja frecuencia de reparaciones.
Un cargador – descargador que hoy tiene demostrado su mejor funcionalidad, es aquel que alarga el piso, a partir de su vértice superior, al menos unos tres metros en forma paralela al suelo. De esta manera queda nivelado con el piso de la jaula del transporte. El animal subirá – bajará sin darse cuenta dónde comienza el piso del camión y el del cargador / descargador. También las paredes deben ser ciegas (que no permitan que los animales vean hacia los laterales, situación que también favorece el movimiento).
Siempre deben tener una curvatura que le permita ver sólo el equivalente a dos animales y medio por delante de ellos. Esto les provoca la sensación de que está saliendo hacia el campo nuevamente y por consiguiente avanza confiado.
La ausencia de instalaciones adecuadas o sin el debido mantenimiento no es una rareza en nuestro país. Amparados en falsos argumentos, como el tamaño pequeño del campo o lo caro de las instalaciones, muchos establecimientos trabajan en condiciones que, no sólo generan pérdidas de carne por los golpes o menores ganancias de peso, sino que también se corren riesgos para la seguridad de las personas que allí trabajen.

Recomendaciones

Las rampas y los corrales deben estar en buen estado de mantenimiento y tener pisos antideslizantes; no tenerlos seguramente redundará en un problema. En las instalaciones nuevas, conviene que el piso de concreto tenga surcos cada 20 cm, con un diseño romboidal o cuadrado, y que esos surcos tengan perfil en V con 3 cm de profundidad.
Las superficies resbaladizas en las instalaciones existentes pueden ser mejoradas mediante una máquina que abra surcos en el piso de concreto, o con una malla metálica hecha con barras de 2 a 3 cm de diámetro, sobre todo en las zonas de mucho tráfico animal. Otras formas de hacer que el piso sea antideslizante son cubrirlas de arena o adosarles placas de caucho (Grandin).
Cuando los establecimientos rurales son de carácter básico, las instalaciones, preferentemente, deben estar construidas en terrenos altos.
El barro será un factor muy problemático para el manejo de los bovinos.
Los alambrados serán lisos y no debe haber salientes que produzcan lesiones a su paso. En lo posible, se deben eliminar las calles en ángulo recto, porque el bovino las ve como “sin salida” y se detendrá. Los cambios de dirección deben ser con curvas suaves para eliminar ese efecto en la mente de los animales.

Establecer un cronograma de trabajo desde las veterinarias y comunicarlo efectivamente a los clientes servirá para avanzar en mejores cuidados sanitarios y mayores resultados económicos.

Gráfico N° 1Una de las principales ventajas que tienen los profesionales veterinarios en su rol de asesores, pero también comercializadores de productos y servicios, está ligada al ciclo de vida y las necesidades de las distintas especies animales.
Es claro que esta máxima corre para aquellos dedicados al cuidado sanitario de perros y gatos, por ejemplo, pero en este caso nos focalizaremos sobre los comercios orientados a la producción animal en general y a la sanidad de los bovinos (carne y leche) en particular.
El ciclo de la producción ganadera podrá tener falencias y virtudes, pero sin dudas que ostenta una característica a la cual desde las veterinarias se les debería prestar más atención: es regular; se repite año tras año.
La cría, el engorde, los destetes, los servicios, las inseminaciones y otras actividades relacionadas a la producción animal se suceden todo el tiempo.
A su vez, todos estos eventos ocurren (casi) siempre para la misma época del año y si se pretenden lograr los mejores desempeños en cada uno de ellos, se requiere de (casi) siempre la misma metodología de trabajo y adopción tecnológica.
Sin embargo, tanto veterinarios, como productores, suelen llegar tarde a las tareas que debían realizar para atentender debidamente las necesidades de sus clientes.
Podemos, sin dudas, encontrar diversos motivos de por qué esto ocurre; pero en las próximas líneas nos centraremos en uno solo de ellos: no existe una calendarización estándar de eventos sanitarios y productivos que sea eficientemente comunicada a los productores ganaderos con el objetivo primario de ser cumplida.
La redacción y conformación de un plan sanitario, categoría por categoría, es hoy subestimada, al punto que no se comparte formalmente desde las veterinarias a sus clientes. Eso es lo que se debe cambiar si lo que se buscan son nuevos y mejores resultados.

¿Qué se pierde?

Básicamente, se pierde la posibilidad de que los productores estén verdaderamente atentos a las acciones que deben realizar para que sus actividades sean productivas y rentables. Quizás en lo rutinario del tema se encuentre el problema. “Ya lo saben”. “No lo hacen porque no quieren”. “Se los he dicho cientos de veces y no me hacen caso”.
“Probablemente cuando la situación mejore lo van a poner en práctica”.

¿Les suenan esas frases?

Sin dudas que son las más escuchadas y quizás, con justa razón, hayan calado profundo en el ánimo de los asesores veterinarios que tantas veces han intentado concientizar a sus clientes sobre la importancia de la sanidad sobre la renta en la producción animal.
Pero no todo está perdido y quizás sea por eso que proponemos a continuación un pequeño y sencillo “Paso a Paso” del cual nuestros lectores puedan tomarse para implementar como metodología de cara al futuro.
Calendarizar todos los eventos sanitarios: En el Gráfico Nº 1 podrán apreciar solo un ejemplo de cómo trazar una línea de tiempo general, en la cual poder establecer las distintas acciones e intervenciones claves en la producción.
Esto mismo puede realizarse categoría (animal) por categoría, a fin de ¿por qué no? establecer cartelería específica en su propia veterinaria, con foco sobre el “Tema del momento”.
Estimular: De nada sirve hacer algo, si nadie se entera de ello.
Por eso, los invitamos a volver a generar planes sanitarios (esta misma línea de tiempo), a fin de enviárselas a todos y cada uno de sus clientes por correo electrónico; junto con las facturas por honorarios y servicios; a través de las redes sociales e inclusive también por WhatsApp o alguna otra aplicación que los productores manejan en sus celulares.
Justificar: Aquí está el mayor desafío: en ponerle números al tema.
En primer lugar, será clave que los planes sanitarios que se propongan desde la veterinaria ya estén valorizados (en Pesos o en kilos de terneros) para que el cliente sepa cuál es la inversión a realizar etapa por etapa. Pero luego, será el veterinario quien deba demostrar numérica y económicamente a su cliente el impacto que generaría sobre su actividad no cumplir con el calendario propuesto.
Menos palabras y más números.
Recordar: Armamos la propuesta, la enviamos, la justificamos ¿y listo?
No, en absoluto.
Una de las principales tareas pendientes desde las veterinarias tiene que ver con insistir en la importancia de lo que se propone, en primer lugar no dejando olvidados los temas, sino recordándolo a sus clientes. Hay diversos mecanismos para hacerlo y no tiene por qué ser el dueño de la veterinaria quien lo haga (aunque sin dudas sería quien mayores resultados obtendría).
Controlar: La última etapa tiene que ver con darle seguimiento a las acciones. Dejar atrás la sola recomendación, volver al campo y ocuparse de lo que hay que hacer efectivamente se haga en el modo adecuado ya que si no, todos sabremos a quién hará responsable el cliente. ¿O no?

Este modelo favorece el bienestar animal y asegura ganancias de peso. Además mejora la fertilidad del suelo, por lo que la siembra posterior de soja y maíz rinde hasta 10% más.

Ecológico. La superficie es de 5 a 10 veces mayor que un engorde convencional.

Ecológico. La superficie es de 5 a 10 veces mayor que un engorde convencional.

En un escenario global propicio para la ganadería argentina, el INTA Concepción del Uruguay, Entre Ríos, desarrolló un modelo de engorde intensivo que, basado en la rotación entre parcelas, favorece el bienestar animal y asegura ganancias de peso similares a las de un feedlot convencional.
Además, mejora el nivel de fertilidad del suelo y permite la siembra posterior de soja y maíz con aumentos de hasta el 10% en los rindes.
Conocida como “feedlot ecológico”, esta tecnología fue validada durante ocho años de manera experimental y se encuentra aplicada en campos comerciales de la zona núcleo. “Si bien esta nominación fue aceptada para facilitar la adopción, el uso del término ecológico no es estrictamente correcto, debido a que tiene un significado preciso asociado con la producción de carne ecológica certificada”, aclaró Sebastián Vittone, especialista en producción animal del INTA Concepción del Uruguay.
No obstante, Vittone explicó que “la concentración de animales en espacios reducidos con encierres precarios y la falta de programas de instalaciones, así como de estrategias de manejo de insumos y efluentes, generan conflictos desde el punto de vista ambiental en cercanías a ciudades, pueblos y rutas y exigen la búsqueda de otras alternativas productivas”.
Este modelo de invernada estima un número máximo de entre 500 y 1.000 animales por unidad productiva con una carga máxima de 100 cabezas por hectárea –equivalente a 80 m2 por bovino en parcelas de 40 individuos–.
“La superficie es de 5 a 10 veces mayor de la que puede llegar a tener un feedlot convencional”, comparó Vittone. Además, el técnico destacó los resultados de los ensayos y dijo “la asignación de mayor superficie por animal en sistemas de engorde bajo condiciones de encierre no provocan alteraciones relacionadas con la contaminación de suelos y aguas circundantes”.
En cuanto al encierre, sugirió rotar a los animales semanalmente en divisiones de cuatro parcelas para facilitar el manejo de efluentes. “Esas condiciones permiten que el animal vuelva a las parcelas con los excrementos secos, atenúan la liberación de olores desagradables y favorecen la distribución del estiércol, debido a que los bovinos se instalan en diferentes lugares del área de encierre”, remarcó.

Un modelo probado. Lleva 8 años de estudios.

Un modelo probado. Lleva 8 años de estudios.

El encierre se organiza en potreros con un manejo similar a un pastoreo rotativo en franjas o sistema de pastoreo radial sin calle.
Además, requiere caminos accesibles para garantizar el abastecimiento regular de alimento y el tránsito de los animales; utiliza alambrado eléctrico para las divisiones y, según el diseño, incorpora aguadas y comederos móviles.
De acuerdo con el especialista, la provisión de alimentos en tolvas sigue el esquema de “a comedero lleno, grano entero y fibra cero”.
De esta forma, “se eliminan las expresiones de dominancia de los más agresivos respecto de los más pasivos cuando se suministra el alimento en pocas tomas diarias, que generan falta de bienestar animal”, apuntó.
Más allá de la categoría de que se trate, consideró la importancia de incorporar animales de no menos de 200 kilos de peso vivo. “La razón de este peso mínimo se relaciona con la forma de ofrecer la ración –a voluntad– en los comederos tolva y con el peso mínimo de faena fijado por disposición nacional”, explicó Vittone.
La ración utilizada está compuesta por un 90% de maíz y un 10% de concentrado proteico.
“La presencia de grano entero de maíz evita timpanismos y acidosis, ya que no se aporta fibra de ningún tipo durante el engorde –fardo o rollo–“, dijo el técnico, quien además recomendó: “Al igual que en cualquier encierre terminal con granos, es necesario el período de acostumbramiento para aquellos animales que provienen de sistemas pastoriles”.

Aplicación comercial

Proteínas. La ración es a base de maíz (90%) y concentrado.

Proteínas. La ración es a base de maíz (90%) y concentrado.

Con el apoyo del Grupo de Cría Bovina Intensiva del INTA Venado Tuerto, el sistema de feedlot rotativo fue instalado en cuatro establecimientos ubicados en Santa Fe y Córdoba, con diferentes alternativas de parcelamiento, comederos y aguadas. Se realizaron análisis de suelo pre y post engorde y, posteriormente, se hizo la siembra de cultivos de soja y maíz sobre las parcelas fertilizadas bajo este sistema. “Los resultados obtenidos se corresponden con los registrados en los ensayos del instituto en cuanto a la incorporación de minerales –fósforo, sobre todo–“, señaló el técnico.
Por su parte, los cultivos de soja y maíz –cosechados en las parcelas donde se estableció el engorde– obtuvieron un 9 y 10% más de rendimiento respectivamente, con relación a los índices registrados en un lote testigo sin animales. Según el establecimiento, se utilizó una carga de entre 30 y 50 animales por hectárea, mientras que la duración total de los ciclos de engorde osciló entre 105 y 140 días. “En todos los casos, los empresarios que adoptaron el sistema encontraron un importante aporte de fertilizante, a través del bosteo residual que los animales dejaron en la parcela”, explicó Vittone.

Ocho años a prueba

Los estudios a campo, llevados a cabo por el INTA Concepción del Uruguay, comprobaron que el aporte de las deyecciones al suelo –con una carga de 100 cabezas por hectárea durante 100 días– equiparó la fertilización requerida por un cultivo agrícola de alto potencial. “
Esto abre la posibilidad de compatibilizar un sistema de engorde no contaminante con un manejo sustentable de los suelos en rotación”, valoró Vittone. Asimismo, se registraron mejoras en la fertilidad del suelo que “alcanzaron incrementos de fósforo compatibles con un cultivo de alto potencial de rendimiento”, detalló el técnico.
En referencia a la productividad del rodeo, el especialista calculó que la duración de los períodos de engorde y la evolución de peso de los animales son comparables con las observadas en los engordes a corral con granos de tipo tradicional. Y avanzó: “Los resultados obtenidos indican que, prácticamente, no se forma barro –característico de los encierres a corral en la pampa húmeda–, incluso luego de precipitaciones de 80 mm; no se perciben los olores desagradables y los animales tienen más espacio y siempre disponen de un lugar seco para echarse”, enumeró Vittone. Con relación al impacto, el especialista aseguró que este modelo de invernada “permite anticiparse medidas paraarancelarias basadas en la contaminación ambiental derivada de los feedlots tradicionales para posibles destinos de exportación”.

A la medida regional

El sistema de engorde diseñado constituye una alternativa al encierre convencional en la zona entrerriana, donde la ocurrencia de precipitaciones en invierno y el carácter arcilloso de los suelos acentúan situaciones no deseadas –recurrentes en los feedlots– como concentración de animales, formación de barro en los corrales y emanación de olores desagradables.
“El problema se agrava con la adopción de la tecnología convencional que, desarrollada para precipitaciones menores a 400 mm, se aplica en una región con un promedio de 1.000 mm anuales y una distribución importante de lluvias en el invierno, lo cual es sinónimo de barro y ‘falta de piso’”, describió el especialista del INTA. Al mismo tiempo, “esto aumenta el riesgo de la producción de olores y los procesos de contracción y expansión, que caracterizan a las arcillas del suelo, crean condiciones para la infiltración de líquidos contaminantes a las napas freáticas”, detalló Vittone.

Las primeras dosis se aplicaron a cerdos de un establecimiento en la localidad de Cintra, Córdoba.

Prevención. Empezó por Córdoba.

Prevención. Empezó por Córdoba.

El Senasa informó que se encuentra disponible en el mercado una vacuna para combatir esta enfermedad, en los establecimientos y regiones con alta prevalencia del virus de Aujeszky.
Las primeras dosis de la vacuna, que es de virus inactivado y producida por un laboratorio español, se aplicaron a cerdos de un establecimiento en la localidad de Cintra, en la provincia de Córdoba.
Al respecto, el coordinador de Sanidad Animal de ese centro regional, Marcelo Bordas, comentó que “con estas acciones, el Senasa busca incrementar la productividad y mejorar el estatus nacional de la producción porcina”.
La enfermedad de Aujeszky afecta a la producción porcina, causando pérdidas productivas y económicas directas debido a fallas reproductivas, muerte de lechones y enfermedades respiratorias asociadas.
Esta enfermedad viral se encuentra distribuida en casi todas las regiones del país, con mayores niveles de prevalencia en las provincias norteñas de Salta, Chaco y Formosa, y en la zona centro de nuestro país (Córdoba, Santa Fe, San Luis y Buenos Aires), donde las primeras granjas infectadas comenzaron a aplicar planes de saneamiento con vacunación.
El saneamiento de la enfermedad es responsabilidad de los productores, que aplicarán la vacuna en su establecimiento a través de un veterinario acreditado en el Programa de Porcinos. Es por ello que el Senasa recomienda consultar a un profesional del Registro Nacional de Acreditados para conocer la situación sanitaria de sus animales y/o para diseñar el plan de saneamiento y bioseguridad que le permita producir sin la enfermedad.
“El uso de la vacuna mejora la inmunidad poblacional, disminuye la recirculación del virus en la granja durante el proceso de saneamiento y permite un plan económicamente sustentable. Es por ello que se indica en casos de alta prevalencia, de circulación viral en engorde, fracaso de los planes previos sin vacunación o en zonas de alta prevalencia”, aseguró la responsable del Programa de enfermedades de los porcinos del Senasa, Mariela Monterubbianesi.
Para acceder a los veterinarios acreditados disponibles en su zona y solicitar asesoramiento sobre las acciones del Programa de Control, diríjase a la oficina local del Senasa o escriba a: porcinos@senasa.gob.ar.

La faena de porcinos marcó un récord al totalizar 5.442.373 cabezas entre enero y noviembre pasado, lo que implicó un crecimiento del 8,45% en comparación con el mismo lapso de 2015, según estimaciones oficiales.
En ese mismo período, el año pasado se habían faenado 5.018.458 cabezas con lo que la producción de carne porcina aumentó 7,32% entre enero y noviembre de este año, alcanzando 472.696 toneladas de res con hueso, de acuerdo a los indicadores de la Subsecretaría de Ganadería del Ministerio de Agroindustria de la Nación.
Estos volúmenes de faena y producción ya superan a la totalidad de lo registrado por la actividad en todo el 2014 (cuando se faenaron 5.110.083 cabezas, y se produjeron 442.025 toneladas), y se encuentran en camino a prevalecer por sobre los del último año.
Por su parte, el consumo interno creció, con un promedio de 12,47 kg por habitante por año, lo que representan 486.198 toneladas destinadas a la alimentación de los argentinos.
Pese a este incremento tanto en producción como en faena que registró Agroindustria, los productores porcinos denunciaron en distintos momentos de este año la importación de cerdos, tanto de Brasil como de Dinamarca. Inclusive, en la provincia de Buenos Aires los productores dicen que se produjeron cierres de establecimientos, ante el incremento de las importaciones y la suba de los insumos, principalmente el maíz.

Fuente: Télam.