fbpx
MOTIVAR- Descarga – Main
HomeNoticias de actualidadFallas en las instalaciones de manejo y de carga / descarga
CAUSAS QUE PROVOCAN PERDIDAS DE KILOS EN EL GANADO ENVIADO A FAENA

Fallas en las instalaciones de manejo y de carga / descarga

BIENESTAR ANIMAL

 

acerbiVice Presidente de la Asociación Argentina de Bienestar Animal-SOMEVE
Contacto: rcatolosa@hotmail.com

Suele ocurrir que los lugares donde se realizan los trabajos económicamente más significativos son los que mayor mantenimiento reciben, con foco en el mejoramiento de su funcionalidad y la seguridad.
Esto nos llevaría a pensar que las instalaciones rurales también estarían alcanzadas plenamente por estos principios. Un ejemplo acorde, sería definir a una explotación dedicada al engorde de novillos como a una empresa que produce carnes bovinas de calidad.
Este ganadero – empresario no descuidaría el manejo adecuado de su capital de trabajo (los bovinos) cuando son llevados a las instalaciones rurales (corrales, embudo, manga, el cepo, etc.) para realizar las tareas culturales y sanitarias planificadas o para la carga de una tropa con destino de faena.
Parece una aseveración obvia pero no lo es y se convierte en la característica diferencial entre el ganadero – empresario y el propietario de un campo con vacas. Este último, no sabe, ni valora las consecuencias del daño causado en las carnes de sus animales, producido principalmente por los golpes generados del mal mantenimiento de las instalaciones y/o un diseño inadecuado.
Además, está convencido que la rudeza que reciben sus bovinos en la manga, es la forma tradicional correcta de trabajo con los animales (así lo heredó).
Las inversiones realizadas en la compra o en el mejoramiento del diseño de las instalaciones rurales tienen una amortización conveniente (relación costo-beneficio positiva), debido a que los materiales son de larga duración.
La inversión de mantenimiento también resulta mínima, en relación a su baja frecuencia de reparaciones.
Un cargador – descargador que hoy tiene demostrado su mejor funcionalidad, es aquel que alarga el piso, a partir de su vértice superior, al menos unos tres metros en forma paralela al suelo. De esta manera queda nivelado con el piso de la jaula del transporte. El animal subirá – bajará sin darse cuenta dónde comienza el piso del camión y el del cargador / descargador. También las paredes deben ser ciegas (que no permitan que los animales vean hacia los laterales, situación que también favorece el movimiento).
Siempre deben tener una curvatura que le permita ver sólo el equivalente a dos animales y medio por delante de ellos. Esto les provoca la sensación de que está saliendo hacia el campo nuevamente y por consiguiente avanza confiado.
La ausencia de instalaciones adecuadas o sin el debido mantenimiento no es una rareza en nuestro país. Amparados en falsos argumentos, como el tamaño pequeño del campo o lo caro de las instalaciones, muchos establecimientos trabajan en condiciones que, no sólo generan pérdidas de carne por los golpes o menores ganancias de peso, sino que también se corren riesgos para la seguridad de las personas que allí trabajen.

Recomendaciones

Las rampas y los corrales deben estar en buen estado de mantenimiento y tener pisos antideslizantes; no tenerlos seguramente redundará en un problema. En las instalaciones nuevas, conviene que el piso de concreto tenga surcos cada 20 cm, con un diseño romboidal o cuadrado, y que esos surcos tengan perfil en V con 3 cm de profundidad.
Las superficies resbaladizas en las instalaciones existentes pueden ser mejoradas mediante una máquina que abra surcos en el piso de concreto, o con una malla metálica hecha con barras de 2 a 3 cm de diámetro, sobre todo en las zonas de mucho tráfico animal. Otras formas de hacer que el piso sea antideslizante son cubrirlas de arena o adosarles placas de caucho (Grandin).
Cuando los establecimientos rurales son de carácter básico, las instalaciones, preferentemente, deben estar construidas en terrenos altos.
El barro será un factor muy problemático para el manejo de los bovinos.
Los alambrados serán lisos y no debe haber salientes que produzcan lesiones a su paso. En lo posible, se deben eliminar las calles en ángulo recto, porque el bovino las ve como “sin salida” y se detendrá. Los cambios de dirección deben ser con curvas suaves para eliminar ese efecto en la mente de los animales.

comments

Valoración: