fbpx
MOTIVAR encabezado diarios
HomeEdición ImpresaLa enseñanza veterinaria tuvo su encuentro en Bangkok
CONCLUSIONES DE LA CONFERENCIA MUNDIAL DE LA OIE

La enseñanza veterinaria tuvo su encuentro en Bangkok

Marcelo Aba. Fue el representante oficial por parte del Senasa en Tailandia.

Entrevistamos al Dr. Marcelo Aba, presidente de la CONADEV y representante oficial por parte del Senasa en la jornada de Tailandia.

Patricio JimenezPATRICIO JIMENEZ
patricio@motivar.com.ar

Marcelo Aba. Fue el representante oficial por parte del Senasa en Tailandia.

Marcelo Aba. Fue el representante oficial por parte del Senasa en Tailandia.

Con la contribución del Departamento de Desarrollo Pecuario del Reino de Tailandia, la OIE llevó adelante la cuarta Conferencia Mundial sobre Educación Veterinaria en Bangkok, del 22 al 24 de junio. Allí participaron representantes de todos los continentes, los cuales coincidieron en que “consolidar la educación veterinaria a nivel mundial resulta clave para la mejora sostenible de los componentes públicos y privados de los servicios veterinarios, cuya calidad constituye un bien público mundial”.
En ese marco y tras asegurar que “se sigue observando una disparidad sustancial entre establecimientos de enseñanza en todo el mundo”, las recomendaciones del encuentro sugieren implementar “las competencias mínimas que se esperan de los profesionales recién graduados…”.
Con el objetivo de conocer más detalles sobre lo allí acontecido, MOTIVAR entrevistó al Dr. Marcelo Aba, quien asistió al encuentro en su rol de presidente del Consejo Nacional de Decanos de Veterinaria (CONADEV), decano de la FCV de Tandil y representante oficial por parte del Senasa, designado por el titular del ente sanitario nacional, Dr. Jorge Dillon.
“OIE considera que las competencias mínimas en materia de Salud las tienen que cumplir tanto los veterinarios de los servicios públicos, como los privados”, explicó Aba, al tiempo que adelantó: “De la última conferencia surge un modelo básico de currículum que establece cuáles son las diferentes áreas disciplinarias y qué debería abarcar cada una”.
Destacando que estas son solo referencias que el organismo internacional pone a disposición de los países miembros que estén interesados, nuestro entrevistado agregó: “Durante las Conferencias también se habló de los procesos de acreditación, tema en el que Argentina es un país de excepción, con la mayor parte de sus facultades de veterinaria acreditadas a nivel nacional y con la mayoría de ellas también a nivel del Mercosur ampliado (ARCUSUR)”.
MOTIVAR: ¿Cuál es el nivel de la educación veterinaria local respecto de lo que ocurre en el mundo?
Marcelo Aba: Si bien ese tema no se trató específicamente en el marco de las Conferencias, el perfil de las recomendaciones y de los inconvenientes que se viven en diversos países del mundo nos llevan a pensar que nuestras facultades están cómodamente por encima de la media global. Incluso podemos hasta llegar a compartir puntos de mejora con aquellos países que se encuentran a la vanguardia en materia de educación veterinaria.
En ese sentido, una de las preocupaciones globales tiene que ver con la posibilidad de enseñar y evaluar por competencia, sin tanto apego a los planes de estudios, sino ya sobre la base de aquello que los alumnos realmente aprenden; evaluar lo que saben hacer y ya no solo su conocimiento abstracto.
Esto no necesariamente implica que se deba pasar de los métodos tradicionales a la enseñanza por competencial en un cambio de plan de estudio, sino que existen pasos intermedios que se podrían comenzar a dar.

¿Cumplen las facultades argentinas con las competencias mínimas que se proponen desde la OIE para los veterinarios recién recibidos?
Si revisamos lo que es el documento original de competencias mínimas, veremos que, en términos generales, vamos por el mismo camino.
Tal es así que en la próxima reunión de CONADEV plantearemos que los mismos sean formalmente incorporados en la revisión que debemos realizar de la Resolución 1034, que marca los estándares de Veterinaria, en el entendimiento del proceso de mejora que sugiere la OIE.
Más allá de esto y cuando se hace alusión a la necesidad de avanzar en todo lo que hace a las habilidades de comunicación y el rol de buen transmisor que debe poder desempeñar el veterinario, sabemos que deberemos ser más eficientes desde las casas de estudio; así como también en lo relativo a conocimientos legales y de jurisprudencia, entre otros más técnicos, como puede ser la mayor difusión del bienestar animal. En este último caso, corresponde mencionar que de ninguna manera se propone que obligatoriamente estos temas deban convertirse en materias de la currícula, sino que pueden desarrollarse transversalmente a lo largo de la carrera.
¿Qué otras preocupaciones comunes percibió durante la conferencia?
Sin dudas que se plantean algunos paradigmas nuevos en torno a los jóvenes Milenium y su vínculo con los procesos de enseñanza, los cuales se suman a los reclamos por parte de algunas asociaciones de estudiantes que solicitan trabajar en cuestiones clínicas (con animales) desde el comienzo mismo de la carrera. Por último y en relación a los planes de estudio y la posibilidad de que los mismos sigan incorporando temas y conocimientos, hay coincidencia en empezar a profundizar sobre contenidos que verdaderamente deberían ser enseñados de forma convencional y otros, sobre los cuales los alumnos podrían indagar en distintas fuentes de información propias.

Ya a nivel local, ¿cuáles son los desafíos de las facultades de Veterinaria?
A nivel general sin dudas deberemos profundizar en la idea de enseñar a hacer y a resolver, por sobre la transferencia de conocimientos abstractos a los alumnos. Más allá de esto y de la necesidad de estimular a los futuros profesionales para que generen habilidades prácticas, también será clave avanzar en la actualización permanente de los colegas.
Será imprescindible incrementar la presencia y acción de mecanismos prácticos y sencillos para que esos profesionales estén al día.
Más allá que existen retos por delante, debemos también reconocer que en los últimos años las facultades de veterinaria han experimentado un fuerte crecimiento en cuestiones de infraestructura, así como también en la estandarización de los planes básicos de estudio.

¿Quién debería impulsar la validación de los títulos?
Si bien esto no es lo que ocurre en la mayoría de los países, en lo personal considero que si la validez del título la otorga una universidad, con el aval del Ministerio de Educación, su validación permanente la debería comandar, como mínimo, esas mismas entidades. Luego sí se podrá discutir sobre los mecanismos e instrumentos a poner en marcha. Ese es otro tema, que inclusive podría resolverse con cursos, exámenes o cualquier otro método que garantice los objetivos que podamos plantearnos.

comments

COMPARTIR:
Valoración: