MOTIVAR encabezado diarios
HomeEdición ImpresaDiarrea Viral Bovina: Elisa para la detección de antígeno
PREVENCION Y DIAGNOSTICO

Diarrea Viral Bovina: Elisa para la detección de antígeno

Frente a las pérdidas ocasionadas por la enfermedad a campo, se describe aquí una herramienta práctica para el control de la infección en los rodeos de carne y leche.

M.V. GUSTAVO COMBESSIESGustavo Combessies
Laboratorio Azul
gmcombessies@laboratorioazul.com.ar

La Diarrea Viral Bovina (DVB) provoca importantes pérdidas reproductivas en los bovinos por infertilidad, mortalidad embrionaria, abortos, muerte perinatal, nacimiento de terneros débiles o malformados y, finalmente, muerte de animales de mayor edad con el cuadro de enfermedad de las mucosas. El virus fue aislado en nuestro laboratorio en el 4% de los fetos ingresados para el diagnóstico de causa de aborto bovino en el período 1992-2014. El 74% de las vacas analizadas con pérdidas reproductivas tienen anticuerpos frente al virus de DVB, indicando una alta diseminación de la infección en nuestros rodeos.
Existen varios métodos disponibles para el diagnóstico de la infección aguda o transitoria y la infección persistente del vDVB. Para el caso de la detección del virus, son: el aislamiento viral en cultivos celulares, captura del virus mediante la técnica de ELISA (ACE), ensayo de Inmunohistoquímica (IHQ) y RT-PCR (reacción en cadena de la polimerasa transcriptasa reversa). Asimismo, los métodos serológicos, que detectan la respuesta inmune humoral generada por la infección, son: la seroneutralización viral (técnica de referencia) y el ELISA para la detección de anticuerpos.

Captura del virus por ELISA

El diagnóstico de los animales persistentemente infectados (PI) es la clave para controlar la enfermedad en el rodeo o tambo.
Es necesario utilizar un test de alta sensibilidad y alto valor predictivo negativo (VPN) para evitar dejar en el rodeo animales falsos negativos, que son los que mantienen la infección en el mismo.
La técnica de ELISA de captura (ACE) sobre muestras de piel de oreja es la que demuestra mayor sensibilidad y mayor VPN. En los animales detectados como positivos, se debería repetir el ensayo tres semanas después para corroborar la infección y el estado de PI.
Esta técnica se puede utilizar con muestras de piel de la oreja (earnotch), sangre con anticoagulante, también suero o plasma.
La muestra de piel de oreja tiene la ventaja que, el resultado, no es afectado por la presencia de anticuerpos calostrales ni de infección natural, así que se recomienda el muestreo en terneros a partir de los tres meses de edad, aprovechando el momento del caravaneado, utilizando un sacabocado o un señalador. Los terneros son la categoría con mayor probabilidad de encontrar los PI e, indirectamente, estamos controlando la madre, ya que se asume que un ternero PI negativo proviene de una madre PI negativa.

Control de la infección mediante detección de terneros PI

Existen varias alternativas para iniciar el control. Básicamente y una vez detectada la infección en el rodeo o tambo, se deben muestrear todos los terneros mayores de 3 meses de edad; realizar la detección de PI en muestras de piel de oreja y descartar los animales PI. Los terneros menores de tres meses y todos los nacidos hasta 9 meses después de eliminado el último ternero PI deben ser muestreados y analizados; si es PI debe ser descartado.
Toda vaca madre de ternero PI debe ser muestreada y si es PI debe ser descartada, se asume que la madre de un ternero PI negativo es PI negativa.
Luego del muestreo, toda vaca abortada (y sin ternero al pie) debe ser descartada si es PI positiva; lo mismo con los toros del establecimiento.
Posteriormente, es necesario establecer un programa de seguimiento del estado de la infección del establecimiento y evitar el ingreso de un nuevo PI.
Por lo tanto, se recomienda muestrear todo animal ingresado y tener especial cuidado con una hembra preñada seropositiva, ya que puede tener el feto infectado. En este caso, debería estar separada hasta el nacimiento y posterior comprobación de que el ternero no es PI.
Se recomienda también implementar un plan de vacunación del rodeo.
En este caso se podría realizar el control del estado inmune y de una posible reintroducción de la infección a través de grupos de terneros centinelas no vacunados. Si bien la elección del test a utilizar es importante debemos evaluar si el esquema de monitoreo que vamos a emplear en el rodeo o tambo se adapta a las necesidades.

comments

Valoración: