MOTIVAR encabezado diarios
HomeEdición ImpresaAgroinsumos amplía su línea de productos mineralizantes
LA EMPRESA CONTO CON EL ASESORAMIENTO DE LOS DRES. QUIROGA Y LANDA

Agroinsumos amplía su línea de productos mineralizantes

En el lanzamiento. Martín Barros Morrone; Miguel Quiroga; Cristina Morrone; Roberto Landa y Ariel Camba.

Dialogamos con los responsables de evaluar la composición y el rendimiento de la nueva solución inyectable, a base de edetatos de cobre, zinc y manganeso, que el laboratorio nacional lanza al mercado.

En el lanzamiento. Martín Barros Morrone; Miguel Quiroga; Cristina Morrone; Roberto Landa y Ariel Camba.

En el lanzamiento. Martín Barros Morrone; Miguel Quiroga; Cristina Morrone; Roberto Landa y Ariel Camba.

En el marco de una serie de novedades que Laboratorios Agroinsumos concretará en 2016, se lanzó BioCobre: un nuevo mineralizante a base de edetatos de cobre, zinc y manganeso que optimiza el rendimiento productivo y reproductivo en bovinos, ovinos y caprinos (sin retiro en carne y leche).
“Estamos felices de haber llegado a este momento tras un 2015 complejo, pero con la convicción de encontrarnos hoy frente a un contexto favorable no sólo para nuestra compañía, sino para el sector agropecuario argentino en general”, le comentó a MOTIVAR la presidenta de Agroinsumos, Cristina Morrone.
Tras destacar el apoyo del staff de la firma y resaltando el trabajo de sus dos hijos, la también responsable de la línea para equinos, Viterra, no ocultó su emoción al vincular la llegada de BioCobre, con el segundo aniversario del fallecimiento de su padre –fundador del laboratorio-, el Dr. José Eduardo Morrone.
Más allá de ello, fue el gerente comercial de la empresa, Ariel Camba, quien aseguró que el producto estará disponible el 1 de marzo. “Se comercializará a través de nuestros distribuidores habituales, para así llegar a veterinarias y productores de todo el país”, explicó Camba. Y agregó: “Somos optimistas por la calidad y respaldo técnico con que cuenta el producto, pero también por la excelente relación costo – beneficio de su uso”.
Claro que las expectativas exceden al mercado interno, por lo que fue interesante escuchar a Martin Barros Morrone, responsable del área de Comercio Exterior. “BioCobre es una solución de fácil aplicación, cuya única vía de administración es la subcutánea. Ya está disponible en Paraguay y en el corto plazo lo estará en Bolivia, Ecuador y Nicaragua”, sostuvo.
También pudimos conversar con los Dres. Miguel Quiroga y Roberto Landa, docentes e investigadores de la Facultad de Ciencias Veterinarias de Tandil, quienes realizaron las evaluaciones químicas y de eficiencia productiva de BioCobre (las entrevistas están disponibles en youtube.com/pmotivar).
“El vínculo con Agroinsumos es parte de una política que lleva adelante nuestra Facultad a través –en este caso- del Laboratorio de Análisis Bioquímicos y de Minerales (LAByM), desde donde prestamos servicios a veterinarios y a la industria (de laboratorios)”, le explicó a MOTIVAR el Dr. Roberto Landa.
En ese marco, se desarrolló un protocolo de trabajo que permitió arribar a resultados objetivos sobre la composición y eficacia del producto. “Esto ha sido tan positivo, que el Senasa ya manifestó interés en que el mismo se utilice para evaluar productos similares”, agregó.
Si bien el estudio completo de la evaluación realizada está disponible en laboratoriosagroinsumos.com, vale destacar algunos conceptos centrales.
“Este protocolo de referencia internacional constó de cuatro etapas. En la primera se determinó que los microelementos declarados en el prospecto se encontraban en las concentraciones establecidas por Agroinsumos en su formulación. Luego, se realizó un análisis tóxico-biológico en animales a los cuales se aplicó el producto: se comprobó que no se manifestaron alteraciones clínicas (shock anafiláctico), ni cambios morfológicos en el sitio de inyección”, explicó Landa. Posteriormente, el estudio se continuó en un campo dedicado a la recría de novillitos, en Aaron Castellanos, Rufino, Santa Fe, instalado cerca de la laguna La Picasa.
Allí se efectuaron dos pruebas a fin de evaluar tanto el nivel plasmático de las concentraciones de cobre, zinc y manganeso, como la eficiencia productiva de los animales en estudio. “Se realizó un estudio previo de 15 días, determinando el peso de los bovinos a utilizar; análisis de sangre las concentraciones de Cu, Zn y Mn y muestreos de agua”, agregó.
Más allá de esto, fue el Dr. Miquel Quiroga –también docente e investigador de la FCV de Tandil- quien sostuvo: “Lo primero que hicimos en el establecimiento fue determinar la concentración de minerales que tenían los lotes de animales”.
Asimismo, el referente del LAByM explicó que se decidió conformar dos grupos (tratado y control) con 110 animales cada uno, para determinar la eficacia productiva del tratamiento efectuado. “Se evidenció una ganancia de peso total de entre 10 y 12 kilos y una ganancia diaria promedio superior en 50 gramos, también a favor de los bovinos tratados”, destacó.
Por su parte y a fin de concretar las evaluaciones químicas de los minerales post tratamiento, se utilizaron -de esos mismos lotes- dos grupos de 12 animales cada uno (tratados y control), sobre los cuales se realizaron 10 muestreos hasta el final del ensayo (122 días desde iniciado el tratamiento).
“Para el caso del cobre, el grupo tratado manifestó diferencias significativas (hasta el final del ensayo) con relación al control; mientras que en zinc, se determinaron mejoras sustanciales entre los días 75 y 90 post aplicación del BioCobre”, enfatizó Quiroga. Y agregó: “Durante los primeros 30 días post tratamiento existió una respuesta diferente al manganeso, a favor de los tratados”. También se determinó que el producto, en función de los resultados informados, puede ser utilizado con un intervalo de 120 días entre cada aplicación.

Pensando en los profesionales

“Antes de aplicar esta tecnología, el veterinario debe diagnosticar correctamente el problema”, sostuvo Miguel Quiroga; aseverando que: “Suelen vincularse malos resultados en el tratamiento con fallas en los productos, mientras que muchas veces los problemas son por diagnósticos deficientes, errores en las estrategias o aplicaciones realizadas por personal no idóneo”.
Ya al referirse a las estrategias para la aplicación de BioCobre de Agroinsumos (y productos similares), explicó que –en el caso de sistemas de producción bovina intensiva- los tratamientos podrían aplicarse cada 4 meses, durante toda la vida productiva de los animales. “En sistemas extensivos o semi intensivos y para las vacas el tratamiento, sería clave aplicarlo al final de la gestación (para lograr buena reserva de cobre en el nuevo ternero) o un mes antes del servicio (para lograr un efecto de cobre en ese momento y de zinc también sobre el mismo, pero –a la vez- en la preñez temprana siguiente)”, explicó. Para los terneros y si lo amerita, “sería ideal aplicar estas soluciones a partir del cuarto mes de vida”, agregó el profesional. Y concluyó: “Algo similar podría ocurrir con los toros, apuntando a tratarlos un mes antes del servicio”.

comments

Valoración: