fbpx
MOTIVAR- Descarga – Main
HomeEdición ImpresaUn mundo, ¿una salud?

Un mundo, ¿una salud?

Nadie podría desconocer que a lo largo de los últimos años, distintos organismos locales e internacionales han adoptado el slogan que expresamos en el título de esta editorial como argumento para concientizar a las comunidades de profesionales y la población en general, sobre el más que demostrado vínculo existente entre las enfermedades de los animales y la Salud Pública.
Además, se ha repetido hasta poco menos que el hartazgo que «la alimentación regular de las poblaciones con proteínas nobles derivadas de la leche, del huevo o de la carne es vital, y que su carencia constituye un problema de Salud Pública». Sin embargo, y tal como sostiene la Organización Mundial de Sanidad Animal, «las pérdidas mundiales de producción debidas a las enfermedades que afectan a los animales para el consumo superarían el 20%, de lo que se deduce que incluso las no transmisibles al hombre podrían generar serios problemas por las penurias y carencias que pueden entrañar».
Más allá de esto, aún no se perciben -al menos en nuestro país- estrategias reales y consensuadas en las cuales los agentes de salud humana y veterinaria hayan logrado poner en marcha planes concretos. Inclusive en el caso de la leishmaniasis, persisten visiones disímiles entre los involucrados en cuanto a cómo abordar la problemática.
Quizás el primer hecho concreto en este sentido sea el Programa Nacional de Tenencia Responsable y Sanidad de Perros y Gatos promulgado desde el Estado por medio del Ministerio de Salud, pero al cual aún no se han adherido la totalidad de colegios y consejos de veterinarios.
Por otra parte, el uso indebido de antibióticos, promotores de crecimiento y demás sustancias químicas en las distintas producciones animales por parte de empresas que incluso difunden estar poniendo en práctica planes de Responsabilidad Social Empresaria, nos permite suponer todo lo que hace falta trabajar para que finalmente se comprenda la importancia de las zoonosis en la salud de nuestros hijos, sobrinos y nietos, por ejemplo.
Lejos de pretender dar cátedra al respecto, planteamos el tema y también los desafíos a futuro en el marco del día (mes) del médico veterinario en nuestro país, a fin de seguir generando conciencia entre profesionales oficiales y privados sobre la problemática.
Desde este medio se destaca constantemente la necesidad de avanzar en cuestiones comerciales y estrategias de comunicación y ventas agresivas para los clientes.
Pero claro, también, resaltamos la necesidad de que tanto desde los ámbitos públicos, como privados, no se pierda de vista la posibilidad de usufructuar favorablemente el rol y reconocimiento que la población tiene para con los veterinarios argentinos.
Esto sin dudas que podría emplearse en mayor medida para posicionar a la profesión al frente de una larga lista de zoonosis (en distintas especies), sobre las cuales aún no se cuenta con datos fidedignos, ni difusión masiva o particular en relación al rol que juega la sanidad animal en la vida de las personas.
Feliz día para todos los agentes de Salud, recibidos de médicos veterinarios…

comments

COMPARTIR:
Valoración: