MOTIVAR encabezado diarios
HomeEdición ImpresaDiagnósticos conflictivos, sospechosos o falsos positivos
CON EL OJO PUESTO SOBRE LA TRICHOMONIASIS

Diagnósticos conflictivos, sospechosos o falsos positivos

Caione. Trabajando en el Laboratorio 9 de Julio, de Buenos Aires.

En algunos cultivos, el crecimiento es inadecuado y el número de protozoos, insuficiente para su detección o bien es posible observar los de origen intestinal apatógenos e indistinguibles de Trichomonas foetus.

JULIO CESAR CAIONE
Laboratorio 9 de Julio
www.lab9dejulio.com.ar

Caione. Trabajando en el Laboratorio 9 de Julio, de Buenos Aires.

Caione. Trabajando en el Laboratorio 9 de Julio, de Buenos Aires.

La Trichomoniasis es una enfermedad venérea de los bovinos ocasionada por el protozoo Trichomonas foetus. Para el diagnóstico de rutina de muestras prepuciales, fetales y vaginales se utiliza el cultivo y la observación directa, mientras que la identificación se realiza en base a su característico movimiento y morfología en el cultivo.

En algunos cultivos, el crecimiento es inadecuado y el número de protozoos, insuficiente para su detección; o bien es posible observar los de origen intestinal apatógenos e indistinguibles de T. foetus, dando diagnósticos conflictivos, sospechosos o falsos positivos.

Dichos protozoos inespecíficos, Tetratrichomonas spp., Pentatrichomonas spp. y otros protozoos no trichomonadidos, cohabitan normalmente en el tracto digestivo y colonizarían esporádicamente el prepucio y pene de toros debido al comportamiento homosexual, común en toros jóvenes (“vírgenes”).

En un trabajo de Cobo E.R. y colaboradores se aplicó la técnica de PCR para diferenciar T. foetus de otros protozoos con morfología similar presentes en cultivos de esmegma prepucial de toros jóvenes.

El método

En esa oportunidad, se seleccionaron 45 cultivos con diagnóstico presuntivo de T. foetus, provenientes de diferentes laboratorios de diagnóstico privados de la provincia de Buenos Aires, en los  cuales se observaban protozoos con morfología atípica, pero con alguna similitud con T. foetus., provenientes de toros supuestamente vírgenes.

Como resultado de la técnica de PCR sobre los 45 cultivos positivos, observaron que 31 cepas no correspondían a la especie de T. foetus, resultando protozoos no específicos, o falsos positivos al cultivo, y 14 cepas correspondían a la especie.

“Es necesario confirmar las muestras positivas en los cultivos con métodos de tinción, o mediante la utilización de PCR que aporta alta especificidad al diagnóstico”.

Este trabajo pone de manifiesto la limitación que el cultivo ofrece, ya que no permite diferenciar entre T. foetus de otros protozoos flagelados que pueden habitar esporádicamente la cavidad prepucial del toro.

Más bibliografía

En otro trabajo, Sánchez R.O. y col. realizaron un análisis retrospectivo de cinco años de diagnóstico de Trichomoniasis genital bovina en la zona central de la Mesopotamia Argentina.

Todas las muestras que presentaron crecimiento de protozoos fueron nuevamente repicadas y teñidas para observación de morfología y recuento de flagelos. En ese marco, un total de 63.717 muestras fueron analizadas, siendo identificadas 687 como Tritrichomonas foetus (1.08%), 72 muestras fueron caracterizadas como Tetratrichomonas spp. (0.11%), 15 como Pentatrichomonas spp. (0.02%) y 44 fueron identificadas como protozoos no trichomonadidos (0.07%).

La combinación del cultivo junto a la tinción permitió detectar en promedio un 11.8% de trichomonadidos no T. foetus, mejorando la especificidad de la utilización del cultivo solamente.

En resumen

Siendo la Trichomoniasis una enfermedad venérea de alto impacto en la reproducción, y en especial en reproductores de alto valor genético, resulta necesario confirmar aquellas muestras positivas en los cultivos con métodos de tinción, que no lo hace muy práctico, o bien la utilización de PCR que aporta alta especificidad al diagnóstico.

comments

COMPARTIR:
Valoración: