miércoles 24 de abril de 2024

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a Motivar. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
IMPACTO DE PARASITOS GASTROINTESTINALES EN EL TAMBO

«Sin un buen programa de control perdemos eficiencia

Se arriesga parte de una rentabilidad estimada en $520 por animal y por lactancia, mientras que el costo del tratamiento es de alrededor de $15 por cabeza.
30 de noviembre de 2012 - 23:11
Se arriesga parte de una rentabilidad estimada en $520 por animal y por lactancia, mientras que el costo del tratamiento es de alrededor de $15 por cabeza.
ARTURO ALMADA
Coordinador de Servicios Técnicos de Grandes Animales
Merial Argentina S.A.
Visita. Miguel Mejía, Julián Bartolomé, Andrew Forbes, Emilio Molle y Arturo Almada. Visita. Miguel Mejía, Julián Bartolomé, Andrew Forbes, Emilio Molle y Arturo Almada.

Se ha demostrado que las vacas en lactancia pueden ver comprometida parte de su producción lechera debido a las infecciones parasitarias. Si bien es cierto que el momento de mayor sensibilidad a los parásitos es durante la recría, éste no es el único período de riesgo.

El mayor impacto negativo durante la lactancia se presenta principalmente en las vaquillonas del primer y segundo parto y, en menor medida -pero no menos importante- en las vacas adultas. La situación se agrava cuando se suman factores estresantes que alteran la respuesta inmunitaria y los parásitos expresan su poder nocivo.

Dentro de los factores estresantes, el más importante es el parto y el comienzo de la lactancia; aunque también se deben considerar los desbalances alimenticios y nutricionales, enfermedades concurrentes (mastitis, pietín, metabólicas, etc) y condiciones climáticas adversas.

En la recría, algunas afecciones son:

¢ Alteraciones en el desarrollo y crecimiento, que afectan a la glándula mamaria, como al tamaño del área pélvica.

¢ Interferencias en la ganancia de peso y retrasos en alcanzar la madurez del aparato reproductor femenino, generando atrasos en la inseminación.

 

Su tratamiento

Los parásitos más comunes -observados en estudios a campo- son Ostertagia, Cooperia, Nematodirus y Trichostrongylus; los comunes de las zonas templadas.

Son responsables de alterar la digestión y absorción del alimento, aumentando los requerimientos de mantenimiento del animal y restándole energía para producir más. Este problema fue subestimado debido a que las pérdidas no son muy evidentes. Además, hasta ahora las vacas en lactancia no han sido tratadas porque se pensaba que los parásitos no causaban daños en animales adultos, ya que los elementos de diagnósticos como la cuenta de huevos de parásitos en materia fecal (HPG) no son confiables para determinar la carga parasitaria en estas categorías de animales.

Además, no se contaba con antiparasitarios apropiados, que no dejaran residuos en leche. En relación a este tema y en su visita al país este año, el director técnico mundial de Merial para el área de Rumiantes, Dr. Andrew Forbes, aseguró que se ha roto el paradigma de que «las vacas adultas no sufren problemas parasitarios» y confirmó que los animales desparasitados con eprinomectina producen en promedio más de un litro de leche/vaca/día que los testigos.

También mencionó la importancia de realizar tratamientos responsables. En este sentido, es posible hacer tratamientos tácticos en las categorías de mayor riesgo: vaquillas, vacas viejas, vacas de alta producción o vacas en pobre estado corporal.

 

Control y rentabilidad

En la actualidad, se realizan pocas desparasitaciones y cuando se hacen es durante el secado, para evitar dejar residuos en leche. Diversos trabajos nacionales e internacionales han demostrado que cuando se desparasitan las vacas se generan efectos positivos en la producción láctea en un 80% de los casos (70 de 87), siendo el valor promedio de +0,63 kg de leche/día de aumento, o sea unos 192 kg. de leche por lactancia. Esto significa cerca de $288 por animal, considerando un costo de $ 1.50/litro de leche.

Otros estudios demostraron que el intervalo parto – concepción resultó ser 12.9 días más largo en vacas no tratadas que las desparasitadas. El costo de este atraso podría estar en los $232 (tomando como costo del día abierto $18).

Entonces los efectos económicos son $288 (menor producción), sumados a $232 (atraso reproductivo). Es decir: $520 por animal; mientras que el costo del tratamiento por vaca -con la droga anteriormente mencionada- ronda los $15.

Dejá tu comentario

Las Más Leídas

La contención del brote de rabia paresiante estuvo a cargo del Senasa y autoridades locales.
Desde la OMS indicaron que la influenza aviar se convirtió en una zoonosis animal pandémica mundial.
Las autoridades del Senasa expusieron sobre las novedades en productos veterinarios. 
En los terneros es momento de iniciar o reforzar el plan sanitario recomendado por los profesionales veterinarios.
Tomás Berisso, gerente general de Primia Nutrición Animal, indicó que hoy la empresa está orientada a la venta de productos 50% para tambo y el otro 50% para feedlot.

Te puede interesar