fbpx
MOTIVAR encabezado diarios
HomePosts Tagged "zoonosis"

Dialogamos con Fidel Baschetto en el marco del Curso de Acercamiento a la Zoonosis realizado entre la carrera de Medicina Veterinaria de la Universidad de Villa María, la Sociedad de Epidemiología y el Círculo Médico de Córdoba.

DE LA REDACCION DE MOTIVAR
redaccion@motivar.com.ar

El 75% de las enfermedades infecciosas emergentes en el mundo son zoonosis. Ante esta realidad, la carrera de Medicina Veterinaria de la Universidad Nacional de Villa María, la Sociedad de Epidemiología y el Círculo Médico de Córdoba se juntaron para presentar el primer Curso de Acercamiento a la Zoonosis.
“Se trata de un curso modular que se desarrolla de manera transdisciplinaria, mediante disertaciones de profesionales veterinarios, médicos, bioquímicos, arquitectos y antropólogos”, le explicó a MOTIVAR el médico veterinario Fidel Baschetto, presidente del Capítulo Fauna Silvestre, de la SOMEVE.
“El objetivo del curso es dar una mirada horizontal que atraviese el proceso de enfermedad y salud desde las distintas perspectivas que pueden aportar estas profesiones, entendiendo que la salud es una sola”, completó el profesional.
La actividad se dividió en cuatro encuentros, que se llevaron a cabo entre los días 31 de octubre y 12 de diciembre, en el Círculo Médico de Córdoba.

Una sola salud
Las zoonosis constituyen un grupo de enfermedades de los animales que pueden ser transmitidas al hombre. También pueden ser contraídas por consumo de alimentos de origen animal que, generalmente, no cuenten con los controles sanitarios correspondientes, o por consumo de frutas y verduras contaminadas.
“Todas estas patologías, transmisibles entre hombres y animales, tienen hoy un peso determinado dentro de las medicinas tanto humana como veterinaria y desde hace tiempo sabemos que estos patógenos no conocen de barreras específicas y por lo tanto son enfermedades que nos toca compartir. Más del 90% de las enfermedades infecciosas del ser humano son zoonosis, vectoriales o enfermedades trasmitidas por alimentos (ETAs)”, aporta el profesional.
Y continúa: “A la vista de las actuales tendencias antropogénicas, un enfoque más efectivo para la prevención de enfermedades zoonóticas y su control, requerirá una amplia visión de la medicina que hace hincapié en la toma de decisiones basadas en la evidencia e integrando los principios ecológicos y evolutivos de animales, humanos, así como los factores ambientales. Esta visión amplia es esencial para el buen desarrollo de las políticas y prácticas que disminuyan la probabilidad de aparición de futuras zoonosis, con la mira en la vigilancia específica y la prevención estratégica, y el compromiso de los socios fuera de la comunidad médica para ayudar a mejorar los resultados de salud y reducir los riesgos de enfermedades”.
Con todos estos datos y como toda situación que involucra a la salud y la enfermedad deben ser abordadas de manera integral e interdisciplinariamente.
“Los veterinarios lo entendimos y hemos gestado ese concepto llamado ‘un mundo, una salud’; ahora, se ha popularizado como ‘una salud’, donde el compromiso interdisciplinario ha dejado el camino hacia nuevas posibilidades. Por esto, proponer un espacio de abordaje a la problemática de las zoonosis sus causas y consecuencias en forma multidisciplinaria, donde médicos veterinarios, médicos de humana y bioquímicos nos encontramos para debatir sobre cómo intervenir estas nuevas realidades, es tan importante”, analiza Baschetto que formó parte del grupo de docentes junto a los siguientes profesionales: Dr. Cs. Vet. Cesar Bonetto; MV MSc PhD Alejandro Larriestra; M.V. Federico Layun; M.V. Hebe Ferreyra; estudiantes Silvina Delgado y Emmanuel Álvarez; Mgter. Nora Glatstein; Med. Esp. Ariel Rezett; Arq. María Emilia Daveloza; Arq. Cindy Dallegre: estudiante Antropología Gabriela Anabel Diaz Rousseau; Med. Patricia Guzmán; Med. Esp. Diego Rinaldi; Dr. Ángel Minguez; Med. Esp. German Bernardi; y Dr. Adrián Farías.

AGENDA 2018

“Alimentos y zoonosis: los desafíos del Siglo XXI”

Organizadores. Dieron detalles del temario.

Organizadores. Dieron detalles del temario.

Por medio de una conferencia de prensa a cargo de miembros del Comité Organizador, a fines de 2017 se presentó oficialmente el II Congreso Internacional de Zoonosis y el II Congreso Argentino de Zoonosis que tendrán lugar del 5 al 7 de junio de 2018 en el Hotel Savoy, de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.
Bajo el lema “Alimentos y zoonosis: desafíos del Siglo XXI”, la propuesta de la cual participarán disertantes locales y referentes internacionales girará en torno a tres ejes temáticos: “Zoonosis y alimentos en la producción agroindustrial. Impactos. Relevancia”; “Zoonosis regionales endémicas. Situación y Avances” y “Enfermedades Infecciosas Emergentes y Reemergentes. Impactos Recientes”.
Aquellos interesados en acceder más información sobre el tema pueden solicitar el programa completo a redaccion@motivar.com.ar o bien ingresar en www.congresozoonosis.com.

Las plazas y los parques son puntos de encuentro y de disfrute para personas y animales. Por eso es importante conocer y prevenir los factores de riesgo para la salud que existen en los espacios públicos como la contaminación del ambiente urbano y la transmisión de enfermedades zoonóticas.

El Colegio de Veterinarios de la Provincia de Buenos Aires trabaja bajo una perspectiva integral que comprende que la salud comunitaria, el ambiente y las zoonosis son áreas inherentes al campo de la promoción, prevención y educación para la salud. Por ello, reflexionar sobre la convivencia entre animales y seres humanos y su interrelación en función de las enfermedades que afectan tanto a la salud individual de las personas como la colectiva es tarea de todos los días.

En las ciudades, la materia fecal animal permanece en los espacios públicos. Los programas de control son deficientes y en países de todo el mundo, la superpoblación canina y felina sigue siendo preocupante. La contaminación ocasionada por materia fecal canina está relacionada con los hábitos culturales de la población, que favorece la dispersión de heces en lugares públicos que contienen huevos y quistes de parásitos que son un factor de riesgo para niños y adultos.

Todo comienza al pisar y percibir su aroma. Las enfermedades del tipo parasitarias que se contraen por entrar en contacto con las heces de los animales, muchas son zoonóticas y están producidas por quistes, huevos o larvas de protozoarios (organismos unicelulares) y gusanos. Estos parásitos penetran en nuestro organismo por ingestión de los huevos debido a la manipulación de calzados, juguetes, objetos, etc., que estuvieron en contacto con los excrementos.

Si las heces no se recogen pronto, los huevos o quistes presentes en ellas pueden transformarse en formas infectantes y representar peligro para las personas o niños que llegan a jugar al parque. La lluvia disipa las heces y aunque a simple vista no se perciben, las formas infectantes permanecen en el ambiente.

Las zoonosis engloban a todas las enfermedades comunes y transmisibles entre animales y humanos. La mayoría de las enfermedades emergentes y re-emergentes, preocupan a todas las autoridades sanitarias del mundo. El incremento de perros vagabundos, la falta de control médico veterinario y el escaso conocimiento y tenencia responsable son factores determinantes que derivan en factores de riesgo.

Algunas de estas enfermedades que se encuentran ocultas en los espacios públicos son:

-La hidatidosis, es una enfermedad mortal que se adquiere al ingerir productos contaminados con excrementos de perros o por contacto directo con las heces del animal infectado. Generalmente presente en el medio rural.

-La toxoplasmosis, transmitida por los gatos que son los portadores de esta enfermedad. Además también se puede transmitir por el consumo de carne cruda o mal cocinada.

-La toxocariosis o Larva Migrans Visceral se produce por la ingestión de huevos de Toxocara canis que se encuentran en suelos contaminados por heces, y por la ingestión de legumbres y hortalizas contaminadas. Se presenta, principalmente, en niños de 1 a 4 años.

-La Campilobacteriosis Afecta a numerosas especies animales. El contacto con humano se produce a través de las heces de los animales infectados.

-La Amebiasis es una parasitosis intestinal que se contrae vía fecal-oral. La infección es por ingesta de quistes a través de las manos, verduras, moscas, cucarachas, agua, etc., contaminados con heces de perros o roedores infectados. También se transmite por contacto sexual.

-La giardiosis se contrae principalmente por medio del agua o los alimentos que están contaminados por su contacto previo con materia fecal, tanto humana como animal.

El Colegio de Veterinarios de la Provincia de Buenos Aires trabaja constantemente en la promoción de la Tenencia Responsable, la clave para cuidar la salud de los animales y la de todos. La prevención es la recomendación clave para evitar estas enfermedades.

– Desparasitar periódicamente a los animales. Se debe consultar al veterinario para saber que antiparasitario utilizar, según el peso, edad del animal.
-Deben ser vacunados bajo supervisión veterinaria.
-El medio ambiente debe mantenerse saneado, evitando la acumulación de basura, para eso es necesario implementar botes o cajas especiales para las heces caninas. Al salir a caminar con una mascota, también se deben llevar guantes, bolsa o una pala para recoger las heces.

Prevenir los riesgos, es cuidarnos entre todos.

Las últimas denuncias por presencia de la enfermedad en Santa Fe, Córdoba y Buenos Aires son un llamado de atención no solo para los veterinarios privados y los responsables estatales, sino para la sociedad en su conjunto.

La tendencia es contundente. Durante el último tiempo se percibe en nuestro país una caída en los niveles de uso de biológicos destinados a prevenir la aparición de enfermedades (zoonóticas) en los más de 10 millones de perros y gatos que habitan la Argentina. Y sin dudas uno de los casos más elocuentes es el de la vacuna contra la rabia, la cual –en teoría- es obligatoria en estos animales a partir de los tres meses de edad, con una revacunación anual.
Vale recordar que este tipo de decisiones no son azarosas y tienen que ver con que la rabia transmitida por perros causa unas 59.000 muertes por año. Algo así como 160 personas son las pierden la vida diariamente alrededor del planeta (principalmente niños) por una enfermedad que puede ser prevenida.
Claro que para ello, es indispensable que –al menos- el 80% de la población susceptible de contraerla esté efectivamente vacunada, situación que contrasta a las claras con lo que actualmente ocurre en nuestro país.
¿Por qué decimos esto? Vale con hacer un breve repaso de lo que ocurre, por ejemplo, con la provisión actual de la vacuna. Como se dijo, para darle cobertura a la mencionada población animal, se requerirían (al menos) unas 8 millones de dosis, las cuales deberían suministrarse en buena parte desde el Estado con la compra de multidosis y, en menor medida, por medio de las veterinarias privadas.
Vale decir que la última licitación oficial se concretó en febrero de 2017 y fue ganada por un laboratorio nacional, el cual recibió recién a fines de junio la orden de compra para hacer efectiva (en el plazo de 60 a 90 días) la adquisición de solo 2 millones de dosis, que se suman a las que la industria comercializa a través de los veterinarios privados y de las cuales hasta abril de 2017 no habían sido aprobadas por el Senasa más de 300 mil.
En resumen: Inclusive considerando que exista un remanente de vacunas del año 2016 (con vencimientos cortos), hoy no habría vacuna para aplicar a más del 30% de los perros y gatos susceptibles de contraer la rabia en Argentina.
¿Y si las hubiera? ¿Se aplicarían? En las condiciones actuales, seguramente no.

¿Hay o no hay rabia?
En los últimos meses se han declarado una serie de casos que vale la pena mencionar, comenzando por uno al que se dio trascendencia desde las redes sociales e involucró a un perro de 4 meses, oriundo de Coronel Moldes, Córdoba, el cual no estaba vacunado y tenía antecedentes de posible contacto con murciélagos que se alimentan de insectos.
Ya sobre fines del mes pasado, el Ministerio de Salud de Buenos Aires denunció la detección de la enfermedad también en murciélagos en zonas urbanas como Luján, La Plata, Vicente López, Ameghino y Pergamino, los cuales (de manera azarosa) no tomaron contacto con perros, gatos, ni personas.
Misma situación se viene viviendo en distintos puntos de Santa Fe, principalmente en Esperanza, los cuales llevaron al Colegio de Veterinarios a reforzar entre la comunidad profesional y la sociedad en general la importancia de volver a incluir la vacunación antirrábica en los planes básicos de vacunación.
Un dato interesante, por medio del cual se pretende derribar aquello de que “no recomendamos vacunar porque no hay rabia”, es el vivido ante la detección del primero de estos casos. Es que puestas en marcha las medidas de rutina en los 200 metros alrededor de la vivienda donde se encontró el murciélago, el Municipio detectó la friolera de 15 animales que no estaban vacunados. Y los vacunó, quizás con las últimas dosis que en la provincia quedan a disposición de los organismos estatales (esperando la tardía licitación mencionada, ni en tiempo y –como se dijo- difícilmente en forma, por las cantidades involucradas).
La misma gravedad tuvo el otro de los reportes, en el cual fue una persona la mordida por el murciélago en cuestión, estando hoy fuera de peligro gracias al tratamiento suministrado localmente.
Frente a esta realidad y tras intentos fallidos para dialogar con las autoridades del Ministerio de Salud de la Nación y del Instituto Pasteur, MOTIVAR tomó contacto con el Dr. Enrique Trabattoni (Esperanza Distribuciones), quien en el último tiempo compartió una serie de actualizaciones sobre la enfermedad y la metodología para estimar la cantidad de perros y gatos en Argentina, las cuales ya están disponibles en motivar.com.ar. “Estamos a la espera de confirmar la presencia de la Variante 1 o 2 (“rabia urbana”) en el caso canino ocurrido en Moldes, mientras que ya se ha corroborado la Variante 3 en murciélagos hematófagos (“rabia paresiante”) en los registrados en bovinos de Córdoba”, explicó. Y agregó: “También está claro que ha sido la Variante 4 en murciélagos insectívoros (“rabia silvestre”) la actuante en los seis casos registrados este año en Esperanza y Recreo (Santa Fe), uno en Santa Rosa (La Pampa) y otro en Tolosa (Buenos Aires)”. Frente a esto, Trabattoni destacó la necesidad de que la profesión se comprometa en lograr una mayor articulación con las autoridades comunales, municipales y provinciales.
“Será clave insistir en la vacunación de perros y gatos tanto en forma privada en el consultorio veterinario, como pública en las campañas oficiales que deberían realizarse”, agregó.
Y detalló: “Como agentes de la Salud Pública no debemos olvidar que nuestro aporte en la lucha de la enfermedad es crucial para responder al desafío de lograr una localidad, una provincia, un país libres de una zoonosis mortal que hasta el día de hoy sigue siendo una amenaza”.
Nuestro país ha logrado en las últimas décadas un reconocimiento global en el control de una enfermedad (la rabia) asociada a los animales pero de alto riesgo para las personas. Esperamos seguir por este camino, reforzando medidas de control que ya han demostrado eficacia. ¿Se podrá?

Analizamos junto con el Dr. Juan Enrique Romero los principales logros alcanzados por el Protenencia. Al mes de junio se llevaban vacunados más de 2.6 millones de perros y gatos.

LUCIANO ABA
luciano@motivar.com.ar

Romero. “A la luz de los resultados, no le hemos quitado trabajo a la actividad privada”.

Romero. “A la luz de los resultados, no le hemos quitado trabajo a la actividad privada”.

A tres años de la creación del Programa de Tenencia Responsable y Sanidad de Perros y Gatos nos reunimos con el Dr. Juan Enrique Romero, quien forma parte de la Unidad Ejecutora de la iniciativa propulsada desde el Estado nacional para analizar los primeros resultados alcanzados.

Vale destacar que uno de los principales desafíos del Programa es avanzar en el control ético de perros y gatos, la educación y la difusión de los conceptos de tenencia responsable, y la sanidad de perros y gatos, con énfasis en el resguardo de la Salud humana.

“Hemos contribuido a jerarquizar la profesión veterinaria. Cada vez que el Protenencia se instala en una provincia o un municipio, se generan nuevos centros de zoonosis que deben contar con un profesional a cargo (con salario fijo) y un espacio físico determinado para llevar adelante las tareas correspondientes”, le comentó el Dr. Romero a este Periódico MOTIVAR.

Es importante también destacar que la iniciativa se está exportando a países como Francia y México, a la vez de ser reconocido inclusive desde el Vaticano como un modelo a imitar en otros países del mundo.

Más allá de esto y si bien este año se pondrá en marcha la campaña masiva de desparasitaciones “Fuera Bicho” en los más de 300 municipios adheridos en todo el país, por medio de la propuesta nacional se ha generado la vacunación antirrábica de aproximadamente tres millones de animales y la castración quirúrgica de otros casi 400.000.

“ESTAMOS INTERESADOS EN QUE SE APRUEBEN”

Otro de los puntos sobre los cuales consultamos al Dr. Romero estuvo ligado a la situación actual de la leishmaniasis en nuestro país, tema sobre el cual explicó que desde el Programa se comenzará a trabajar en Santo Tomé (Corrientes), Oberá e Iguazú (Misiones) atendiendo la situación existente.
Más allá de esto, el veterinario fue contundente en relación a las herramientas de control necesarias para hacer frente a la enfermedad: “Estamos muy interesados en que se aprueben las vacunas”. Y agregó: “Sabemos que se trata de un problema multifactorial y que la respuesta de los productos no es del 100%, pero queremos promover la vacunación. También vemos con agrado que se aprueben medicamentos para tratar la leishmaniasis, sin interferir con la Salud Pública”.

 

“En estos primeros tres años se han invertido desde el Estado cerca de $70 millones, de los cuales más de la mitad estuvieron destinados a la adquisición (por medio de concursos) de insumos veterinarios”, detalló el profesional.

Y agregó: “No resulta un dato menor que hayamos comprado, por ejemplo, dos millones de dosis de vacuna antirrábica y cuatro millones de dosis de antiparasitarios, intentando fortalecer a la industria de laboratorios nacionales. Tenemos un crecimiento en estos rubros del 10% mensual, en base a que permanentemente vamos sumando municipios”.

Además, se han promovido vacunaciones contra leptospirosis en zonas críticas, como puede ser el Litoral argentino, en poblaciones ribereñas que habitualmente no tienen satisfechas sus necesidades básicas.

 

Vínculo con la profesión privada

“A la luz de los resultados, no le hemos quitado trabajo a la actividad privada”, enfatizó el Dr. Romero.

“En estos años se han invertido desde el Estado más de $70 millones, de los cuales cerca de la mitad se destinaron a comprar insumos veterinarios”.

Y profundizó: “Los animales que atendemos nunca hubieran ido a una veterinaria. De hecho hace tres años que estamos insertos, por ejemplo, en la Villa 31 con un Hospital que, inclusive promueve un mayor acercamiento hacia los profesionales para el caso de aquellas problemáticas que no podemos resolver desde el Programa”.

Además de esto, nuestro entrevistado sostuvo que sería un error pretender ofrecer el servicio particular a los municipios desde el punto de vista de la óptica privada. “Es el Estado el que tiene que fortalecerse en los temas que tratamos. Tal es así, que las vacunaciones antirrábicas son -desde hace años- obligatorias y gratuitas y no por ello se ha dejado de vacunar en las veterinarias”, agregó.

Otro de los ejemplos brindados destaca la existencia actual de dos veterinarios en, por ejemplo, La Quiaca (Jujuy) en donde en los últimos 106 años no había habido ninguno.

“En ese marco, creamos allí un centro de zoonosis y promovimos que del lado boliviano contrataran también a un veterinario. No tengo dudas que este Programa refuerza el rol del veterinario en la sociedad”, agregó.

En cuanto al impacto e inserción de la profesión en la vida diaria de las personas, el integrante del Protenencia también destacó: Tenemos que poder abrirnos mucho más a la comunidad y comprender que somos corresponsables, por ejemplo, de los perros sueltos que habitan nuestro país. Pareciera que aún no nos hemos dado cuenta de cuál será nuestro rol en el futuro inmediato como agentes de Salud Pública”.

Más allá de esto y de resaltar la contratación de 50 médicos veterinarios por parte del Programa, Juan Enrique Romero sostuvo que en estos años logró comprobar que aún existe una gran oportunidad en materia de capacitación de profesionales, fundamentalmente en las localidades del interior del país.

# EN NUMEROS #

300

Son los municipios que desde distitas partes de nuestro país se han adherido hasta el momento al Programa Nacional de Tenencia Responsable y Sanidad de Perros y Gatos.

“Es clave que podamos erradicar mitos como que, por ejemplo, la perra no se castra después de tener cría. Esta creencia habla de cierto aislamiento de la información”, agregó.

 

Identificación animal

Más allá de la intención original planteada hace un tiempo, desde el Protenencia aún no se ha podido avanzar en la identificación electrónica de perros y gatos, situación que según sus responsables obedece a los altos costos que actualmente representan los chips.

“También se han promovido las vacunaciones contra leptospirosis en zonas críticas, como puede ser el Litoral de nuestro país”.

“Si bien desde el Ministerio de Ciencia y Tecnología se está trabajando en una alternativa cuyo costo no supere los 2 dólares, también analizamos un sistema alternativo con placa de identificación y código QR”, adelantó Romero.

 

Los desafíos

Culminando el análisis que pudimos llevar adelante en cuanto a los logros alcanzados por el Programa Nacional en estos años, el profesional le explicó a este Periódico MOTIVAR: “Quienes cuestionen que no hemos podido controlar la población animal deben entender que eso no se logra únicamente con castraciones, sino básicamente con educación. Y profundizó: “Ojalá en todas las clínicas veterinarias del país hubiera un poster del Protenencia”.