HomePosts Tagged "Zactran"

El estrés por las condiciones climáticas adversas es uno de los factores que motiva la aparición de la enfermedad también durante esta época del año en campos de cría, feedlots y tambos. ¿Cómo se tratan los animales?

El Complejo Respiratorio Bovino (CRB), conocido también como neumonía, es una de las enfermedades más frecuentes y de mayor impacto económico en la ganadería bovina mundial. En Argentina, por ejemplo, es la principal causa de muerte en los engordes de hacienda a corral.

“Durante todo el verano hemos visto caso de animales con neumonías en campos de cría de distintas localidades de Buenos Aires, siendo los más recientes en Pehuajó y Lincoln. También diagnosticamos la enfermedad en tambos, inclusive con mortandad de terneros a la salida de la guachera”, le explicó a MOTIVAR el médico veterinario Martín Schang, representante técnico de Boehringer Ingelheim. Y agregó: “Es clave que los productores apliquen un correcto plan sanitario siendo fundamental la correcta elección de los productos, para prevenir esta enfermedad.”

Interesante fue también escuchar la palabra del médico veterinario Augusto Daffner, quien también informó casos de neumonías en bovinos jóvenes al ingreso de feedlots en la provincia de Santa Fe en los últimos días.

“La amplitud térmica sumada a las condiciones climáticas adversas de los últimos meses elevan el nivel de estrés y facilitan el rápido contagio de la enfermedad”, agregó el profesional. Y advirtió: “En animales jóvenes, con síntomas como lagrimeo, moco y tos, son altísimas las probabilidades de que lo que se está desarrollando sea la enfermedad”.

 

Señales a tener en cuenta

Vale decir que la denominación de CRB se debe a una suma de factores estresantes que predisponen al bovino a una infección respiratoria.

Entre los de origen animal se destacan inmunidad, edad, estado nutricional, deshidratación, parasitosis, estrés del transporte, aspectos de manejo como arreos, encierres, carga (hacinamiento), estrés del destete, cambios de dieta y acidosis. Asimismo, entre los factores ambientales y como ya se mencionó, sobresalen las condiciones climáticas adversas, el aumento de amplitud térmica, frío o calor, humedad y lluvias.

Consultado respecto de este tema durante el verano, el especialista en la materia y docente de la Facultad de Ciencias Veterinarias de la Universidad de La Plata, Luis Fazzio, fue contundente: “Los casos de neumonía se presentan durante todo el año”. Asimismo, el profesional explicó que “las bacterias productoras de CRB son habitantes normales de la orofaringe del bovino (aparato respiratorio superior) y que -bajo factores estresantes para el animal, o la acción de virus que modifican los mecanismos de defensa- pueden “descender” al pulmón y ejercer su acción patógena”. Y concluyó: “Los que debemos observar en meses de verano son los mismos síntomas que con cualquier neumonía, pero es más difícil su diagnóstico, ya que los signos clínicos se pueden confundir con un animal “agitado por calor”. Por otro lado, la temperatura corporal rectal (parámetro útil en el diagnóstico de la enfermedad) suele encontrarse por encima del valor considerado normal, cuando la temperatura ambiente supera los 30 a 32 grados”.

 

Prevención y control

Destacando el rol de los veterinarios a la hora de intentar minimizar los factores estresantes que favorecen el desarrollo de las neumonías a campo, Luis Fazzio subrayó: “El reconocimiento temprano de la afección y el tratamiento precoz con antimicrobianos, ya sea en forma terapéutica o metafiláctica (según el criterio del profesional actuante) permitirá controlar la difusión de la enfermedad”.

En sintonía con lo dicho, Arturo Almada -del departamento técnico de Boehringer Ingelheim- dejó en claro que estos tratamientos deben llevarse adelante luego de un correcto análisis de la situación, en referencia a edad, kilómetros de transportes, estado general, origen, homogeneidad y estado sanitario del grupo de animales. “Para hacer frente a esta problemática, el laboratorio cuenta con Zactran, un producto indicado específicamente para el control y tratamiento del Complejo Respiratorio Bovino. Es una tecnología de rápida absorción, alta concentración y extensa persistencia en el tejido pulmonar, lo cual se suma a su persistente actividad contra los principales patógenos bacterianos que intervienen, llegando a los 15 días luego de la inyección”, concluyó.

 

Zactran es una solución inyectable que contiene gamitromicina; un novedoso antibiótico macrólido desarrollado por Merial.

A base de la nueva molécula antibiótica, Gamitromicina, Zactran se caracteriza por su elevada velocidad de acción alcanzando concentraciones terapéuticas en el pulmón de los bovinos dentro de los 30 minutos posteriores a su aplicación.

“Esta nueva molécula generada por nuestro centro de innovación y desarrollo brinda una respuesta rápida y eficaz contra el complejo respiratorio bovino”, sostuvo Carlos Castillo, director de Animales de Producción de Merial. Y agregó: “Combina elevada velocidad de acción y efecto prolongado, permitiendo así que grandes concentraciones del antibiótico se concentren en el pulmón en un corto período de tiempo, persistiendo en elevadas concentraciones por al menos 10 días”.

Desde la firma multinacional destacaron que el nuevo antibiótico posee acción bactericida y bacteriostático, arribando al pulmón de los animales por mecanismos diferentes: “Por un lado, la Gamitromicina viaja en el plasma sanguíneo con un bajo nivel de unión a proteínas plasmáticas, permitiendo que grandes cantidades del producto se concentren en el fluido pulmonar y en forma simultánea ingresa al interior de las células del sistema inmune, en donde es transportada activamente al sitio específico de la infección”, añadió Emilio Molle, coordinador de Marketing de rumiantes y cerdos de la firma.

 

Estrategias

Zactran puede aplicarse a los bovinos sanos cuando están por afrontar un período con alto riesgo de aparición de neumonía y de esta forma prevenir la aparición de la enfermedad; también sobre bovinos sanos y enfermos en forma simultánea, mitigando riesgos de contagio y diseminación de la enfermedad.

Por último, la elevada velocidad de acción del producto es clave para el uso terapéutico, mejorando las posibilidades de curación de los animales enfermos.

Dadas sus características, Zactran puede emplearse en distintos segmentos de la producción bovina. “En el tambo, protege contra la neumonía a los terneros de guachera y a las hembras de la recría. En relación a los feedlots, promueve una rápida recuperación de los bovinos enfermos devolviéndoles rápidamente su capacidad de conversión reduciendo simultáneamente los riesgos de contagio en los corrales.

“Es una herramienta de gran utilidad para el caso de los terneros de destete precoz, protegiéndolos durante el período de mayor estrés y riesgo, preservando la salud del rodeo”, destacó la Dra. Victoria Reynals, coordinadora del Servicio Técnico de Merial Argentina.