HomePosts Tagged "Senasa" (Page 5)

Esta declaración implica beneficios para los tenedores de caballos de la zona libre y un reconocimiento sanitario que posiciona favorablemente a la producción equina en la Argentina.

Luego de que los muestreos nacionales realizados arrojaran resultados negativos en la Patagonia, el Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (Senasa) declaró, mediante la Resolución N°386/2017 publicada en el Boletín Oficial, a la región como zona libre de anemia infecciosa equina (AIE).
El Senasa establece a partir de la normativa la vigilancia de la enfermedad, el procedimiento de saneamiento de establecimientos positivos a AIE, los requisitos para el ingreso y egreso, así como las características de la movilización de équidos dentro de la zona. En este sentido, se destaca principalmente que los equinos de deporte pueden trasladarse dentro de la zona sin realizar el diagnóstico de AIE.
Al respecto, el director nacional de Sanidad Animal del Senasa, Ricardo Maresca, subrayó que «el reconocimiento oficial de la Patagonia como zona libre de anemia infecciosa equina constituye un indudable progreso en la sanidad equina del país».
Para llegar a este logro Maresca resaltó «el rol destacable de los propietarios de equinos así como de los veterinarios asesores responsables ya que su conocimiento sobre la enfermedad y las medidas sanitarias preventivas aplicadas resultan trascendentes para preservar la zona libre, así como también mejorar el estatus sanitario en otras zonas endémicas del país».
La instauración de requisitos específicos para esta enfermedad –que registran y controlan los movimientos de équidos entre regiones con estatus sanitarios diferentes– es particularmente importante ya que el tránsito de animales es una de las principales causas de la difusión de enfermedades.
La zona beneficiada abarca el partido de Patagones de la provincia de Buenos Aires y las provincias de Neuquén, Río Negro, Chubut, Santa Cruz y Tierra del Fuego, Antártida e Islas del Atlántico Sur.
A su vez, el Senasa apunta a regionalizar el país respecto del virus de la AIE como estrategia para el control y la erradicación de la enfermedad, por lo que promueve que los gobiernos provinciales profundicen y mejoren la situación sanitaria de los équidos mediante la aplicación de planes sanitarios diseñados de acuerdo a las características de cada región.

El presidente del Senasa disertó en la mega exposición «Argentina Supermercado del Mundo 2017», que se realizó en el hotel Sheraton de Buenos Aires.

«La condición fitozoosanitaria lograda por la Argentina nos permite ingresar a 120 países con nuestros productos, fomentando la sanidad, calidad e inocuidad», afirmó el presidente del Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (Senasa), Jorge Dillon, en el encuentro «Argentina Supermercado del Mundo 2017», que se realizó en el Hotel Sheraton de Buenos Aires el 15 y 16 de junio.
El funcionario disertó sobre «La apertura de mercados internacionales y el rol del Senasa» ante un auditorio compuesto por productores, empresarios, industriales e inversores nacionales y del exterior. Dillon informó que en el primer cuatrimestre de 2017 el Senasa fiscalizó exportaciones de productos de origen animal y vegetal por US$ 26.183 millones.
De ese total, US$ 24.735 millones correspondieron a envíos de productos de origen vegetal y US$ 1.447 millones a exportaciones de productos de origen animal.

En ese período las exportaciones sumaron 20 millones de toneladas; de las cuales la gran mayoría correspondieron a envíos de la cadena vegetal y 458.428 toneladas a la cadena animal.
«El Senasa es un organismo muy importante, que forma parte de la apertura de nuevos mercados, para que la Argentina continúe siendo el supermercado del mundo», explicó Dillon y afirmó que el organismo «tiene una muy buena imagen en el exterior, por eso muchos países nos toman como ejemplo y nos consultan permanentemente para aplicar sus medidas fitozoosanitarias. Eso es la cooperación internacional».
Seguidamente dijo que «estamos generando nuevos mecanismos de cooperación internacional para fortalecer los diferentes estatus sanitarios».
Asimismo, remarcó que junto al Ministerio de Agroindustria de la Nación existen otros sectores que forman parte del trabajo para abrir nuevos mercados y mantenerlos. «Los actores de la cadena productiva también son responsables. No hay que dormirse, el mundo es dinámico y debemos estar preparados; por eso, todos somos responsables de la performance de la Argentina en el exterior», señaló.
«La exportación de productos genéticos a Nigeria, uva de mesa a China, arroz a Colombia, son algunos de nuestros logros en 2017 y seguiremos esforzándonos, porque la apertura de nuevos mercados es nuestro eje. Y mantener esos mercados es la clave de nuestro trabajo, porque no nos podemos equivocar. Un simple error puede tirar todo por la borda», advirtió Dillon, quien señaló que durante este año se abrieron 14 mercados de productos agropecuarios en 10 destinos.

Durante los días 12 y 13 de junio se ejecutó un relevamiento sanitario de establecimientos productores de cabras en escala familiar en los barrios La Concepción, Las Jarillas, Los Romeros y San Isidro de la zona de Traslasierra, provincia de Córdoba.

La actividad se llevó a cabo mediante el trabajo interinstitucional del Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (Senasa), la Facultad de Ciencias Veterinarias de la Universidad Nacional de Río Cuarto, la Subsecretaría de Agricultura Familiar de la Nación (SsAF), la Agencia de Extensión Agropecuaria AEA-INTA Villa Dolores, y promotores sanitarios de la Unión de Campesinos de Traslasierra (Ucatras).

Con el fin de conocer el estado sanitario de los hatos de la zona fueron visitados 40 predios con cabras, en los cuales se muestrearon 1.800 reproductores para el diagnóstico de brucelosis y se realizó la prueba tuberculínica en algunos de ellos.

Asimismo, se recolectaron muestras de leche y el hisopado de los cabritos para determinar la presencia de microorganismos patógenos vinculados con la mastitis y las enfermedades oculares de impacto productivo, respectivamente.

En el mismo sentido, se recabó información sanitaria de utilidad para el desarrollo de futuros planes específicos integrales para el sector de la agricultura familiar campesina.

Para la ejecución de las acciones en terreno fueron conformados ocho equipos operativos que trabajaron en forma simultánea, compuestos por representantes de las distintas instituciones.

Por parte del Senasa participaron el jefe de la oficina del Senasa de Villa Dolores y referente regional de Agricultura Familiar, Matías Fernández Madero, la referente de Agricultura Familiar de la Dirección Nacional de Sanidad Animal, Cecilia Monterubbianesi, y la coordinadora de Agricultura Familiar, Lucía González Espinoza, junto con el equipo de la Coordinación.

Participaron 19 estudiantes de la carrera de Veterinaria, ocho docentes de la UNRC, 6 promotores veterinarios (productores capacitados del movimiento campesino), un agente de la AEA Villa Dolores del INTA y agentes de terreno de la Subsecretaría de Agricultura Familiar.

En la actividad de cierre realizada en la oficina de Villa Dolores estuvieron presentes el coordinador provincial de la SsAF Juan Pablo Vechi y el supervisor de Sanidad de Animal del Centro Regional Córdoba del Senasa, Marcelo Stario.

Desde hace ya 15 años que el Senasa, a través del Centro Regional Corrientes-Misiones, ejecuta con la SsAF y la UNRC pasantías universitarias y relevamientos en tambos bovinos familiares de la provincia de Misiones, en virtud del convenio existente entre ambas instituciones. De la misma manera, se espera dar continuidad al relevamiento de los productores de cabras en la provincia de Córdoba.

El presidente del Senasa disertó en la 5º Reunión del Comité Mixto de FeedLatina, donde representantes de la cadena agroindustrial de Latinoamérica y el Caribe analizaron las normas para la inocuidad de los alimentos para animales.

“La industria de alimentos balanceados en el país viene creciendo en los últimos diez años, acompañando a la producción intensiva como es la producción en feedlot, la industria avícola, y la porcina; por lo tanto podemos decir que la región está muy bien posicionada a nivel mundial en este tema”, sostuvo el presidente del Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (Senasa), Jorge Dillon, al disertar en la 5° Reunión del Comité Mixto de FeedLatina, que se realizó en Buenos Aires, entre el 12 y el 15 de junio.

El encuentro, financiado por la Organización Mundial del Comercio (OMC), contó con la presencia de representantes de los sectores público y privado de 10 países de América latina y el Caribe y de las organizaciones mundiales de Sanidad Animal (OIE), de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) y del Instituto Interamericano de Cooperación para la Agricultura (IICA). El objetivo fue analizar las normas para la inocuidad de los alimentos para animales en la región latinoamericana y del Caribe con el fin de facilitar el comercio y el intercambio de los alimentos para animales en la región.

El presidente del Senasa añadió que “este encuentro es muy importante ya que participan diez países de la región, que son proveedores de proteínas al mundo, y además porque implica el trabajo de un comité público-privado que permite la armonización de normas y analiza la situación de cada uno de los países en relación con la inocuidad de la alimentación animal”.

Durante el encuentro se consensuaron cuestiones regulatorias, criterios de registros de productos destinados a la alimentación animal y la habilitación de los establecimientos elaboradores de esos productos, además de considerar las normas en cada uno de los países y los requisitos de Buenas Prácticas de Manufactura (BPM) y debatieron sobre la prevención de la resistencia antimicrobiana.

Por su parte, el director de Higiene e Inocuidad en Productos de Origen Vegetal y Piensos del Senasa, Alejandro Fernández, explicó que “a nivel regional hay disparidad de criterios, sobre todo en la implementación de las BPM, y estos encuentros sirven para trabajar en su armonización”.

El funcionario del Senasa también dijo que “la Argentina está marcando un camino en cuanto a la resistencia antimicrobiana, mediante una estrategia nacional conformada por los ministerios nacionales de Agroindustria y de Salud” y afirmó que “la norma sancionada en 2015 en nuestro país establece que para 2019 no se acepten más registros de alimentos para animales que contengan medicamentos y que sean utilizados con el concepto de patrón de crecimiento”.

Finalmente, el representante de la Organización Mundial de Sanidad Animal (OIE) para la Américas, Luis Barcos, explicó que esa entidad “apoya la interacción público-privada y en este caso el tema de los alimentos para animales es muy relevante para asegurar que los productos que van a consumir los animales luego sean un alimento inocuo para el humano”.

Añadió Barcos que durante el encuentro del Comité Mixto “recomendamos que haya una continuidad del trabajo, que se observen otras interacciones mixtas y solicitamos la interacción con otro grupo que es el de medicamentos veterinarios, ya que tienen similitudes”.

El encuentro culminó con una visita y recorrida de los representantes de los servicios sanitarios americanos por el Laboratorio Nacional del Senasa de referencia para la OIE en diversas enfermedades animales.

El Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (Senasa) estableció un plan nacional de lucha para el control y erradicación de la pediculosis de los ovinos, una parasitosis que perjudica fuertemente el desarrollo productivo de las majadas en el país.

La Resolución N° 369/2017 establece como principal medida que los productores, tenedores y/o cuidadores, empleados de frigoríficos ovinos, barracas y/o acopiadores del país, integrantes de comparsas de esquila, médicos veterinarios y otros profesionales vinculados con la salud animal, incluyendo técnicos y paratécnicos relacionados con la producción ovina, deben denunciar cualquier sospecha o indicio de presencia de pediculosis ovina en la oficina del Senasa de la jurisdicción donde se encuentren los animales.

La transmisión de la pediculosis ovina se produce mayormente a través de establecimientos linderos en zonas endémicas, asociada al transporte de animales en vehículos mal lavados o sin desinfectar, y a través de las máquinas de esquila.

En consecuencia, respecto del control de movimientos la normativa determina que los animales a transportar deben obtener previamente el Documento de Tránsito Electrónico (DT-e) y estar libres de pediculosis ovina. Asimismo, prohíbe el transporte y comercio bajo cualquier forma de animales en pie, cueros, lana y demás subproductos ovinos procedentes de rodeos enfermos sin previa autorización del Senasa.

Por otro lado, los titulares o apoderados de un establecimiento ganadero que realicen una denuncia espontánea o autodenuncia inmediata de la existencia de pediculosis ovina, obtendrán el beneficio de un asesoramiento técnico por parte del Senasa y en caso de interdicción o clausura parcial, el posible otorgamiento de autorizaciones especiales para la extracción de animales en pie, lana y cueros de los establecimientos clausurados.

Finalmente, los titulares de comparsas de esquila que efectúen tareas en la región patagónica, deben estar inscriptos en el Registro de Comparsas de la oficina del Senasa correspondiente, creado por la Resolución N° 80/82 de la ex- Secretaría de Agricultura y Ganadería, poseer la libreta sanitaria que expida la autoridad competente y cumplir con una serie de requisitos previos al inicio de cada esquila.

Esta normativa permitirá evitar pérdidas económicas directas e indirectas a los productores ovinos, ya que las exigencias internacionales de mercado respecto a la comercialización de ovinos, sus productos y subproductos son cada vez mayores.

El gigante frigorífico envuelto en casos de corrupción acaba de anunciar la venta de sus negocios en la Argentina, Paraguay y Uruguay a Minerva, otro grupo brasileño, por US$ 300 millones.

En un comunicado remitido a la Bolsa paulista el gigante JBS informa a sus accionistas y al mercado en general, en los términos de la Instrucción de la Comisión de Valores Mobiliarios nº 358, de 3 de enero de 2002, en su modificación, que, directamente y por medio de su controlada JBS Handels GmbH, celebró un acuerdo para la venta de la totalidad de las acciones de sus subsidiarias detentoras de las operaciones de carne bovina en Argentina, Paraguay y Uruguay para, respectivamente, Argentina Argentina, Frigomerc SA y Pulsa SA, sociedades controladas por Minerva SA, por el precio total de US$ 300 millones. El precio está sujeto a un ajuste en valor equivalente a la diferencia entre el capital circulante neto y el endeudamiento a largo plazo de las sociedades en la fecha de cierre, cuyo valor estimado el 31 de marzo de 2017 era positivo en aproximadamente US$ 40 millones.
La transacción fue aprobada por unanimidad por el Consejo de Administración de JBS y está condicionada a condiciones precedentes usuales en operaciones de esa naturaleza, incluyendo la aprobación por el Consejo Administrativo de Defensa Económica.
La compañía pretende utilizar los recursos obtenidos con la transacción para disminuir su apalancamiento financiero.

En crisis

JBS es la mayor grupo frigorífico del mundo, con ventas anuales estimadas en US$ 50.000 millones, perteneciente a la familia Batista. Uno de sus miembros, Joesley Batista, declaró en las últimas semanas haber pagado coimas a numerosos funcionarios en Brasil. JBS debe pagar una multa estimada inicialmente en US$ 3.150 millones.

En el país

La compañía brasileña llegó a la Argentina en 2005, cuando compró Swift Amour, segunda empresa del sector en ese momento, al empresario argentino Carlos Oliva Funes,  a cambio de US$ 200 millones. Luego, se hizo con una planta de CEPA en Pontevedra por US$ 27,5 millones adicionales.

Fuente: JBS

CASTRACION QUIRURGICA

Lanzamiento de CEVA

La firma multinacional presentó en el mercado argentino, Ceva Valora®, una vacuna de péptidos sintéticos basada en la LHRH para cerdos, que contiene tres péptidos sintéticos como inmunógeno. Vale decir que la LHRH es un decapéptidonatural en el hipotálamo de los animales, que es reconocido por el sistema inmune como un auto antígeno.

OCTUBRE DE 2016

Fe de erratas

Informamos que en el artículo titulado “Nuevas técnicas ponen al desnudo la DVB” y publicado en la edición Nº 166 de octubre de 2016 en MOTIVAR es necesario referenciar el contenido a dos artículos de la autoría del Dr. Anselmo Odeón: (1) Odeón Anselmo, INTA Balcarce: Control del virus de la Diarrea Viral Bovina (vDVB), y (2) Odeón Anselmo, INTA Balcarce: la Diarrea Viral Bovina (DVB); una enfermedad compleja que se puede controlar.

EN SANTA FE

Nuevo caso de rabia

Desde el laboratorio central de la provincia de Santa Fe se notificó, que el día 23 de mayo ingresó un murciélago, de la ciudad de Esperanza, el cual fue positivo a rabia. Dicho animal fue recogido, en la vía pública, ocasionando un accidente de mordedura en una persona. El hecho fue también denunciado en el Sistema Integrado de Salud que está vigente en Santa Fe para dar conocimiento de esta novedad a veterinarios y médicos de la provincia, entre otros.

INFORMACION DEL SENASA

Ketamina – Descarte

Desde la Dirección de Productos Veterinarios y Alimentos para animales del Senasa  se informó cómo deben desecharse los productos conteniendo Ketamina en su formulación: “los frascos vacíos, cuyo destino de uso fue asentado en el libro de descarga de Ketamina, de acuerdo a la Res. 75/04, deben ser descartados, según lo establecido por la legislación vigente.Los frascos conteniendo Ketamina, que se encuentren vencidos, podrán desecharse, según lo explicado en el párrafo precedente y, a los efectos de una auditoría, se deberá conservar archivado el manifiesto de destrucción y/o transporte de residuos patológicos para su deposición final”.

Se realiza en Junín el próximo 1 y 2 de junio. Expondrán el presidente del Senasa, Jorge Dillon, el director nacional de Sanidad Animal, Ricardo Maresca y el director de Asuntos Jurídicos, Alfredo Etcheverry.

El presidente del Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (Senasa), Jorge Dillon, disertará en la apertura del 6° Congreso Nacional de Entes y Fundaciones de Lucha Sanitaria Animal sobre Mirada sanitaria nacional del Senasa y la salud pública.
Dillon estará acompañado por el director nacional de Sanidad Animal, Ricardo Maresca, quien expondrá sobre los planes nacionales de garrapatas, brucelosis bovina y tuberculosis bovina. También explicará aspectos de la nueva normativa sobre identificación del ganado; en tanto que el director de Asuntos Jurídicos, Alfredo Etcheverry, explicará la nueva ley del Senasa y el rol de los entes sanitarios.
Tendencia y futuro de la validación de los estatus sanitarios a nivel mundial será la temática que abordará el representante de la OIE, Luis Barcos, y habrá una charla sobre el Impacto de la producción ganadera en el cambio climático, a cargo de la coordinadora de Políticas para el Desarrollo Sustentable, del Ministerio de Agroindustria de la Nación, María Beatriz Giraudo.
El congreso convocado por Confederaciones Rurales Argentinas (CRA) y organizado por la Confederación de Asociaciones Rurales de Buenos Aires y La Pampa (Carbap) se realizará en la ciudad de Junín, el 1 y 2 de junio próximo, bajo el lema Productores comprometidos con la sanidad y el medio ambiente, en el Salón de la Democracia de la Universidad Nacional del Noroeste de Buenos Aires (UNNOBA).
El objetivo del Congreso es validar el accionar de las fundaciones contra la fiebre aftosa y en resguardo de la sanidad animal. Como novedad, este año se explicará que este modelo proactivo en el que el productor trabaja en la lucha sanitaria animal se utilizará también para la protección vegetal, dando como ejemplo cómo se combate contra la langosta en Santiago del Estero.
Además, el encuentro contará con la presencia de referentes sanitarios de países del Mercosur, quienes detallarán cómo trabajan y cuáles son los desafíos a futuro.

Más información: http://www.carbap.org/congreso/

Con la Resolución N° 257/2017 el Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (Senasa) simplifica y agiliza el sistema de identificación del ganado bovino, bubalino y cérvido.

La normativa –firmada por el presidente del Senasa, Jorge Dillon, y publicada hoy en el Boletín Oficial– modifica la Resolución N° 754/2006, y entrará en vigencia a partir del 1 de julio. El principal cambio es la utilización -en los establecimientos situados en la zona libre de fiebre aftosa con vacunación- de una única caravana amarilla del tipo botón-botón obligatoria en la oreja derecha de cada animal, aplicada de modo tal que la numeración quede visible en la cara externa del pabellón auricular de la oreja derecha.
“Con estos cambios se agilizaron y simplificaron los procedimientos de identificación gracias al continuo desarrollo del Sistema Integrado de Gestión Sanitaria de Sanidad Animal (SIGSA) y su complementación con el seguimiento de las caravanas que se aplican a los animales”, subrayó el director de Control de Gestión y Programas Especiales del Senasa, Marcelo Ballerio.
Otra modificación importante establece la aplicación de la caravana mencionada al primer movimiento de salida del predio. El titular del ganado debe completar con la fecha de aplicación la planilla de identificación, que es una declaración jurada, que deberá quedar archivada en su establecimiento.
En estos animales, si antes del primer movimiento se produjo un cambio de titularidad o tuvieron que realizar tareas sanitarias o tratamientos con medicamentos será necesario en ese momento colocarles la caravana para tener una correcta individualización.
Ante la pérdida o la imposibilidad de leer la caravana amarilla ya no será necesario reidentificarlos con una de color celeste, el productor deberá colocar una nueva caravana del tipo “botón-botón” correspondiente a la unidad productiva donde se localice el animal.
Para los establecimientos inscriptos como proveedores de ganado para faena de exportación con destino la Unión Europea (UE), Resolución N° 53/2017, la identificación deberá ser realizada al destete o al primer movimiento, lo que primero ocurra.

Animales de zona libre de fiebre aftosa sin vacunación
En el caso de los animales ubicados en establecimientos en la zona libre de fiebre aftosa sin vacunación será obligatoria la doble caravana, una del tipo botón-botón en la oreja derecha y otra del tipo tarjeta en la oreja izquierda, de color verde, y con su número individual.
En esta región la identificación debe realizarse al destete o al primer movimiento, lo que ocurra primero. Asimismo, el productor tiene que completar la planilla de identificación de bovinos que acompaña a las caravanas adquiridas y presentarla en la oficina del Senasa para hacer efectiva la declaración de su colocación.

El Ministerio de Agricultura y Ganadería provincial y el Senasa formalizaron su compromiso de trabajar en actividades relacionadas con la sanidad animal y vegetal, y la calidad agroalimentaria.

El consumo de productos caseros o artesanales es uno de los grandes deleites para el paladar promedio argentino. Sin embargo, los consumidores de productos porcinos y derivados deben tener en cuenta ciertas precauciones para prevenir el contagio de la triquinosis.
La triquinosis es una enfermedad parasitaria que fue diagnosticada por primera vez en el país en 1898. Las personas se enferman al consumir carne insuficientemente cocida o productos elaborados con carne de cerdo o de animales silvestres, principalmente jabalíes y pumas, que contienen en sus músculos larvas de parásitos del género Trichinella spp.
La faena doméstica y la carneada de cerdos en el campo –hábitos difundidos en la población rural y periurbana– promueven la distribución y comercialización de productos porcinos elaborados de forma casera o artesanal. Como en este proceso se utilizan carnes sin cocción, los chacinados, embutidos y salazones resultantes pueden contener larvas de los parásitos que producen la enfermedad.
Una vez que ingresan al organismo de las personas, las larvas de Trichinella spp. se alojan en los músculos, provocando dolores y dificultades motrices, e incluso pueden ocasionar la muerte.
En consecuencia, quienes produzcan y elaboren estos productos deben verificar que la carne sea apta para el consumo humano. Para ello, tienen que remitir una muestra de carne de cada animal con el objetivo de que sea analizada en un laboratorio de la zona mediante la prueba de digestión artificial.
Por tal motivo, el Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (Senasa) recomienda a los consumidores que no adquieran productos porcinos que carezcan de una etiqueta que certifique su origen, ya que no es posible saber si han sido sometidos a la prueba diagnóstica.
En el mismo sentido es importante que solo compren chacinados en establecimientos habilitados y no en lugares informales, en los que no se puede demostrar la inocuidad y la trazabilidad del producto adquirido.
La prevención también debe trasladarse hasta los hogares: es importante cocinar correctamente la carne hasta que su interior pierda el color rosado, a fin de evitar la transmisión de la enfermedad.
Tomar conciencia sobre la importancia de prevenir la triquinosis permite modificar ciertas prácticas culturales en el consumo de alimentos, promover una alimentación responsable, evitar riesgos y consumir alimentos seguros.

Los plaguicidas organofosforados son un tipo de fármacos utilizados para el tratamiento de los ectoparásitos, tales como moscas, garrapatas, ácaros y piojos.

El Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (Senasa) recomienda a los productores el cumplimiento de las buenas prácticas en el uso de la medicación veterinaria con el objeto de minimizar el riesgo de contaminación de los alimentos destinados al consumo humano.
Los plaguicidas organofosforados son fármacos utilizados para el tratamiento de los ectoparásitos (moscas, garrapatas, ácaros, piojos). Se presentan en diferentes formas, según el principio activo y la indicación de uso (baños de Inmersión, pour-on, aspersión, caravanas, etc.).
El éxito y la seguridad del uso de estos productos dependen de un seguimiento cuidadoso de las indicaciones del fabricante, y del asesoramiento y la supervisión del profesional veterinario.
Por tal motivo, el Senasa recuerda que el productor es el primer eslabón en la cadena alimentaria y tiene un rol importante en el cuidado de la salud pública.
Al respecto, la coordinadora de Vigilancia y Alerta de Residuos y Contaminantes del Senasa, Marité Carullo, expresó que “es muy importante que los tratamientos con medicamentos veterinarios que realiza el productor sobre sus animales sean administrados cumpliendo ciertos requisitos, para que los residuos de estos medicamentos no se encuentren presentes en el alimento en concentraciones que superen los valores permitidos por la legislación vigente”.
Es por ello que el productor debe tener en cuenta que los tratamientos con medicamentos veterinarios que aplique sobre sus animales tienen que estar recetados por un profesional veterinario, y debe leer y seguir cuidadosamente las indicaciones del fabricante.
“Hay que respetar obligatoriamente el período de carencia, que es el tiempo que debe transcurrir entre la última aplicación del medicamento y el envío del animal tratado a faena o del producto o subproducto a consumo (leche). Este período de carencia es el aprobado por el Senasa para esa formulación”, recordó la profesional del organismo.
Asimismo, el medicamento debe ser aplicado sólo en la especie para la cual fue autorizado (ejemplo, un antiparasitario aprobado sólo para bovinos se usa solamente en esa especie y no en otra).
No respetar las buenas prácticas de uso de la medicación veterinaria puede ocasionar daños a la salud de nuestros consumidores y graves perjuicios económicos a nuestro país por la pérdida de mercados.

Incluye a 34 tambos-queserías distribuidos en las localidades entrerrianas de Don Cristóbal Segundo y Lucas González, del departamento Nogoyá, y Altamirano, del departamento Rosario del Tala.

Los sistemas productivos denominados tambos-queserías distinguen a la cuenca lechera entrerriana de otras cuencas argentinas por poseer la característica de integrar la obtención de la materia prima y su posterior procesamiento. A su vez, se diferencian por su reducido tamaño y los bajos niveles de productividad. En consecuencia, su infraestructura tiene estricta relación con la baja escala de producción y con dificultades a la hora de formar capital (equipos y maquinarias).

Para evaluar avances del plan piloto de ordenamiento para los tambos – queserías familiares se reunieron representantes del Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (Senasa), con diferentes organismos en la Secretaría de Agricultura Familiar de la Nación de Entre Ríos, ubicada en la ciudad de Paraná. En el encuentro se acordó comenzar a delinear un programa de trabajo integral, con acciones dirigidas al rodeo lechero, a las instalaciones de los tambos y las queserías de los establecimientos enmarcados en lo que se conoce como tambos-quesería en la provincia de Entre Ríos.

El plan, ajustado a lo establecido en el marco normativo nacional definido por el Senasa, se encuentra finalizando la segunda etapa de las actividades sanitarias realizadas sobre los rodeos incluidos, quedando por delante la tercer y última etapa, que permitirá a los establecimientos alcanzar la condición de rodeos libres de tuberculosis y brucelosis de sus animales.

La Mesa Interinstitucional está conformada por representantes del Senasa, de la Secretaría de Agricultura Familiar de la Nación, del Ministerio de Desarrollo Social de la Nación, de las direcciones generales de Ganadería y de Agricultura de Entre Ríos, del Instituto de Control de la Alimentación y Bromatología (ICAB) y del Colegio de Médicos Veterinarios de la Provincia, entre otros organismos.

Participaron de la reunión en representación del Centro Regional Entre Ríos del Senasa, Enrique Martí y Edgardo Churruarín, el titular de la Secretaría de Agricultura Familiar de la Nación –delegación Entre Ríos-, Cristian Schreiner, el director del Instituto de Control de la Alimentación y Bromatología (ICAB), Pablo Basso, los directores general de Agricultura, Lucio Amavet y de Ganadería, Juan Manuel Florean, ambos del Ministerio de la Producción de Entre Ríos.

 

Nuestro país mantiene el más alto nivel sanitario que se puede alcanzar respecto a esta enfermedad que otorga el Organismo de Normas Alimentarias de Australia y Nueva Zelanda.

El Organismo de Normas Alimentarias de Australia y Nueva Zelanda (FSANZ) reconfirmó la Categoría 1 de la Argentina respecto a encefalopatía espongiforme bovina (EEB), el más alto nivel sanitario que puede alcanzar un país, informó el Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (Senasa).
Este reconocimiento revela que existen controles exhaustivos y bien establecidos para prevenir la introducción y amplificación del agente de la EEB en la población bovina del país, por lo que la carne y los productos vacunos son seguros para el consumo humano en relación a esta enfermedad.
Asimismo, cabe mencionar que la Argentina cuenta con la categorización internacional por parte de la Organización Mundial de Sanidad Animal (OIE), como país de riesgo insignificante respecto a EEB, el más alto nivel sanitario que se puede alcanzar respecto a esta enfermedad que brinda esa entidad internacional de referencia, de acuerdo con las disposiciones del Capítulo 11.4 del Código sanitario para los animales terrestres.
Esta categorización de debe a que nunca se ha detectado la enfermedad en el territorio nacional y además, el Senasa lleva adelante un programa de vigilancia epidemiológica que permite sostener el estatus logrado y contribuir a preservar la salud pública de la población argentina.

En exclusiva, analizamos junto al presidente del Senasa, Jorge Dillon, los pormenores de la última reunión de la Comisión Sudamericana para la Lucha contra la Fiebre Aftosa. ¿Se suspende la vacunación a partir de 2020?

La 44º reunión ordinara de la Comisión Sudamericana para la Lucha contra la Fiebre Aftosa que se llevó adelante en Brasil a comienzos de abril no pasó desapercibida en el ámbito político y técnico regional.
Esto se debe básicamente a allí se avanzó en la discusión de temas estratégicos, como lo es la situación del Plan de Acción Hemisférico para la Erradicación de la enfermedad y los desafíos que plantea su última etapa, en la cual deberán adoptarse medidas para establecer un Banco Regional de Antígenos y Vacunas (Banvaco), autorizar el manejo de cepas exógenas a la región por parte de los laboratorios elaboradores y la posibilidad de quitar el virus C de los programas de vacunación sistemática. Ni más, ni menos…
Además, la frutilla del postre estuvo dada por el anuncio de las primeras medidas dirigidas a preparar a la región para una transición hacia un estatus de “libre sin vacunación”, con la correspondiente definición de estrategias subregionales.
Vale decir que si bien Brasil es uno de los grandes impulsores de esta última modificación, el ímpetu con el cual sus representantes avanzaron sobre el tema fue menor al esperado, quizás por realizarse el encuentro pocos días después de comenzar a revertirseel cierre de mercados generado tras el escándalo vinculado a la contaminación de carnes enviadas desde allí al sector exportador.
Frente a estos temas de relevancia, MOTIVAR tuvo la posibilidad de dialogar con el presidente del Senasa, Jorge Dillon, quien estuvo presente en la Cosalfa.
“Se trató de una reunión positiva, donde se coincidió en la necesidad de contar con un relevamiento epidemiológico exhaustivo respecto de la presencia del virus en la región previo a tomar alguna decisión”, enfatizó el funcionario.

¿Hay circulación en el Continente?
Frente a este interrogante, Dillon explicó que 2016 marcó un nuevo hito en la lucha contra la fiebre aftosa, al completarse un quinquenio sin focos en la región del Mercosur; al tiempo que no se han notificado casos en las zonas y países sin reconocimiento sanitario, desde hace ya tres años (el último fue en Venezuela).
Más allá de esto, vale destacar que comienzan a vislumbrarse en la región algunos problemas concretos básicamente relacionados con este último país,en el cual sí existiría circulación viral (sus autoridades denunciaron –aunque de manera tardía- focos en el último tiempo), manteniendo en alerta al resto de los países.
La avanzada brasileña
Como se dijo anteriormente, uno de los países más interesados en introducir cambios en la actual estrategia es Brasil y fueron sus representantes quienes presentaron un cronograma para iniciar el retiro gradual de la vacunación antiaftosaa partir de 2019.
La estrategia comenzaría en las fronteras con Perú y Bolivia, para luego extenderse hacia el noroeste, avanzar en el noreste y culminar dejando de vacunar en la región central y Río Grande del Sur en 2021.
Si bien las autoridades brasileñas sostienen que son argumentos técnicos y de bioseguridad los que impulsan esta decisión, no podemos pasar por alto la disputa de intereses que gira en torno a la misma, tal como la insistencia de productores locales de cerdos, quienes aspiran a incrementar (aún más) su negocio exportador hacia países que les exigen el status de libre de aftosa sin vacunación.
¿Qué ocurrirá con las millonarias inversiones que la industria farmacéutica se encuentra realizando para producir cada vez más vacunas internamente? ¿Serán destinadas a la exportación? Muchos interrogantes y por ahora, pocas respuestas.

El virus C y la postura nacional
Es clave mencionar que todas estas acciones se plantean en el marco de una tendencia que propone eliminar el virus C de las actuales vacunas que se emplean tanto en Argentina, como en Brasil, Bolivia y Paraguay. Si bien esta situación no modificaría el estatus sanitario de los países, la propuesta está sustentada en que se trata de un virus que “ha desaparecido” y que el mayor riesgo está en la posibilidad de que se registren “escapes” en las plantas de elaboración.
En ese sentido, Bolivia anunció que tomará la decisión de avanzar en las vacunaciones sin el virus C a partir de la próxima campaña de 2018.
Brasil tomará esta misma decisión a partir de 2019, acompañada de una reducción en la dosis de vacuna de 5 a 2 ml.,“sin pérdida de calidad antigénica”.
“Argentina está de acuerdo en retirar el tipo C si tuviéramos evidencia objetiva y suficiente de que el virus no está en la región y que el riesgo de reintroducción es insignificante”, le explicó a MOTIVAR el presidente del Senasa. Y avanzó: “Si bien todo pareciera indicar que esto es así, debemos hacer notar que los sistemas de vigilancia tradicionales han demostrado no ser lo suficientemente sensibles en poblaciones sistemáticamente vacunadas como para detectar la presencia”.
Dillon fue contundente en cuanto a la necesidad de entrenar al personal del Senasa en la vigilancia epidemiológica basada en riesgo y para ello pronto iniciarán actividades junto a los servicio técnicos de los países del MERCOSUR.

“Los sistemas de vigilancia tradicionales han demostrado no ser lo suficientemente sensibles en poblaciones sistemáticamente vacunadas como para detectar presencia del virus”.

El CVP con el liderazgo de Argentina, accedió a un programa por medio del cual el BID aportará US$ 1.5 millones para llevar adelante este tipo de capacitaciones y acciones de vigilancia epidemiológica
“Queremos tener la seguridad de que el virus realmente no está presente. No solo el C, sino también el A y el O”, completó.
Una segunda condición esgrimida por la representación argentina frente a la Cosalfa para implementar las citadas modificaciones fue que los Servicios de los países de la región manifiesten las condiciones necesarias para la detección temprana y respuesta rápida para hacer frente al desafío de dejar de vacunar.
En el caso de Paraguay, la representación institucional del SENACSA manifestó una postura similar a la de Argentina.

Banco de vacunas
Otro de los aspectos en los cuales los países deberán coincidir antes de quitar algún virus o suspender las vacunaciones es la conformación del Banvaco.
“Si bien recibimos una propuesta los días previos a la reunión, entendemos que existen diversas cuestiones en las cuales aún debemos avanzar, razón por la cual se decidió un cuarto intermedio de dos meses y la realización de un encuentro específico para que los países interesados debatan el tema”, le adelantó Dillon a MOTIVAR.
Y profundizó: “Es clave dejar bien establecido cómo se generará ese banco de vacunas y antígenos, dónde estará ubicado, quién y cómo se gerenciará y, fundamentalmente, cuáles serán las prioridades en materia de distribución llegado el caso que se produzcan brotes simultáneos en distintos países, por ejemplo”.
Este no es un dato menor, pensando en las inversiones que están realizando distintas empresas para la instalación de plantas de bioseguridad para elaborar vacuna, tanto en nuestro país, como en Brasil.
Más allá de esto, lo cierto es que en la región el único banco de vacunas y antígenos que existe es argentino e incluso está reconocido por Estados Unidos.
“Si bien es cierto que el banco puede estar conformado por más de una planta, es clave comprender que el mismo deberá tener capacidad de producir vacunas y antígenos rápidamente; y para ello será clave que se mantenga activo, por ejemplo elaborando vacuna con destino de exportación”, explicó Jorge Dillon.
Que quede claro, llegado el caso de avanzar hacia países “sin vacunación”, las empresas que hoy están invirtiendo en el rubro y que pretendan ser parte del Banvaco, deberán mantenerse activas produciendo y enviando producto a los más de 100 países en los cuales todavía hay circulación del virus de aftosa en el mundo.
“Argentina tiene experiencia no solo en el envío de vacunas a otros países afectados por la enfermedad, sino también cooperando en materia de vigilancia epidemiológica y planes de control y erradicación”, aseguró nuestro entrevistado. Y avanzó: “Esta situación nos permitirá posicionar al Senasa como referente sanitario a nivel global, estimulando la confianza de terceros países en los productos alimenticios que aquí producimos. Podemos exportar tecnología y conocimiento, tal como ya estamos haciendo en China, Vietnam y Corea del Sur. Hace un mes tuvimos una excelente oportunidad en Camboya en donde disertamos sobre nuestro programa de control y erradicación ante servicios oficiales de países asiáticos, generando mucho interés por nuestro trabajo”. De esta manera se podría estar ante la posibilidad de “vender nuestro conocimiento”, no solo del SVO, sino también de los productores, veterinarios privados, industria y el personal oficial provincial, y nacional (INTA y el propio Senasa).

Manejo de virus exóticos
Uno de los puntos en los cuales sí ya hay consenso entre los 13 países miembros de la Cosafa está ligado a que –con las condiciones de bioseguridad que cumplen actualmente buena parte de las empresas elaboradoras de vacuna antiaftosa en la región- se permitirá el ingreso de cepas exóticas para poder preparar vacunas destinadas a la exportación.
“Sin dudas que se llevarán adelante estrictos controles de bioseguridad, a cargo no solo de las autoridades del país en cuestión sino también de una comisión regional que auditará las correctas condiciones de los laboratorios habilitados para el manejo de estos virus”, aseguró Jorge Dillon.

Lo sostiene el MV Mariano Bacci, coordinador General de Programas y Planes Sanitarios de Senasa. La plaga llegó a Brasil el año pasado, y podría ingresar al territorio nacional generando graves problemas.

# EL NUMERO #

$40
millones

Es el valor mínimo que invierten los productores en hacer al menos una cura anual de las colmenas contra el ácaro que produce la varrosis.

La aparición del pequeño escarabajo de las colmenas en el hemisferio norte causó estragos y ya despertó señales de alerta en Sudamérica.
El escarabajo comenzó a bajar y después de presentarse en algunos países de Centroamérica, desembarcó, sin escalas, en Brasil, en marzo del año pasado.
“Es la mayor amenaza que tiene la producción local; hay muchas probabilidades que ingrese a la Argentina”, afirma el MV Mariano Bacci, coordinador General de Programas y Planes Sanitarios de Senasa.
“En los Estados Unidos se combatió con un fosforado bastante común en varios productos veterinarios, a partir de preparaciones terapéuticas que hacían con el mismo. Sin embargo, rápidamente desarrolló resistencia y no existe otro principio activo inocuo para la abeja y letal para el escarabajo. A raíz de eso, se empezó a probar algunas otras iniciativas biológicas o físicas, como una trampa para escarabajos”, explica quien participó durante años en el programa nacional de producción apícola. “En Brasil y Centroamérica su impacto no fue tan grave por el perfil de abejas que ellos poseen, más resistentes”, agrega.
Un problema endémico
Una colmena, en su apogeo, puede contener una colonia de hasta 70.000 abejas. Sin embargo, después de la cosecha, ese número cae a una decima parte y la presencia de ácaros puede representar una amenaza importante.
“El Varroa destructor, que produce la varrosis, es el acaro que atenta contra las colmenas y es el principal inconveniente sanitario del sector”, afirma el MV Alfonso Lorenzo, técnico del área de Coordinación Apícola del Ministerio de Agroindustria de la Nación. “Succiona la hemolinfa tanto de las larvas como las abejas adultas y esto debilita la colonia. Es una enfermedad endémica en el país y afecta a todas las colmenas, aunque hay zonas, sobre todo en el norte del país, donde hay abejas africanizadas que son más resistentes que aquellas con genética europea, especie más diseminada en la producción local”, argumenta Bacci.
Este problema endémico se trata con una cura anual después de la cosecha y se refuerza con una segunda cura previa al inicio de la primavera. El costo por cura asciende a unos $20 por colmena, estiman distintas fuentes del sector, lo que en base al número de colmenas en actividad, representa una inversión en pesos que oscila entre 40 y 80 millones cada año.
Los problemas sanitarios del sector apícola no se resumen a un ácaro.
Para el funcionario de Senasa, la sanidad apícola no es buena en ningún lugar del mundo donde se desarrolla está industria. “En algunos países los problemas sanitarios son muy graves, como en el hemisferio norte, donde, en algunas ocasiones tanto en España como en Estados Unidos patologías apícolas y situaciones ambientales que no son propicias para las abejas generaron la perdida de hasta un tercio de la población, síndrome conocido como despoblamiento o colapso de las colonias”, asegura Bacci y agrega: “hace algunos años se llegó a la conclusión que la falta de nutrientes en el medio ambiente, a partir del avance de la agricultura y el uso de agroquímicos, es lo que reduce los espacios de captura de polen y néctar por parte de las abejas”.
En este sentido, el coordinador General de Programas y Planes Sanitarios de Senasa, aporta: “en el hemisferio sur estas problemáticas existen, pero con menor intensidad, se cree por el aún menor uso de agroquímicos. Incluso hay zonas de la Argentina donde todavía se produce miel orgánica”.
“En la industria local también deben atenderse enfermedades bacterianas conocidas como Loque europea y Loque americana; Nosemosis; Tropilaelaps; y virales. Existen 18 tipos de virus, pero aún no están listados por la OIE, debido que aún no tienen un gran impacto en la producción”, analiza Bacci y completa: “está situación, obliga a que los productores estén monitoreando las colmenas y -más allá del uso de productores veterinarios- hagan un manejo integral de la explotación. El Senasa también propone una atención especial a la nutrición de las colonias, el recambio de las abejas reinas y la mejora constante en la genética”.

Más obligaciones
Lorenzo sostiene que, a partir de su área se fijan las políticas públicas del sector y se ejecutan con la colaboración de entes descentralizados, como INTA y Senasa. “Ahora se está trabajando en la mejora de la trazabilidad de la miel para asegurar la inocuidad ya que el grueso de la producción se exporta y los estándares internacionales son dinámicos”, afirma.
“Además de las regionales del Senasa, repartidas por todo el país, a partir de 1996, el servicio capacitó a inspectores sanitarios apícolas que pueden ser profesionales o especializados en apicultura donde se delegan varias tareas de campo. El INTA también colabora con sus asesores técnicos. Así se creó un amplio cuerpo de asesores, tanto oficiales como extraoficiales, con alrededor de 600 inspectores acreditados, donde no solo hay veterinarios, sino también agrónomos y biólogos”, cierra Bacci.