fbpx
MOTIVAR encabezado diarios
HomePosts Tagged "Rabia"

La rabia es una enfermedad viral presente en más de 150 países y regiones, especialmente en las regiones del mundo con mayor pobreza: Asia y África, donde la vacunación de los animales domésticos no es una práctica del todo frecuente, y el tratamiento post exposición es limitado. Alrededor de 160 personas mueren cada día en el mundo a causa de esta enfermedad, la mitad de los cuales son niños, y en el 99 % de los casos, las mordeduras de los perros a las personas son la causa de transmisión.

Un virus que afecta a mamíferos

El virus afecta al sistema nervioso central de los animales mamíferos, incluyendo a los humanos. En los animales, los principales síntomas son cambios en el comportamiento (más agresivos) y parálisis progresiva (signos de fatiga injustificados). En humanos, los primeros síntomas incluyen fiebre, dolor de cabeza, ansiedad, dilatación de pupilas, sensibilidad a la luz y el sonido e hidrofobia (reacción negativa al agua). El virus de la rabia se transmite entre animales, mediante el contacto cercano con la saliva del animal infectado, vía mordeduras, rascaduras y lameduras en piel lastimada y mucosas. Los humanos también pueden contagiarse de animales con rabia, incluyendo a sus propias mascotas.

Esta enfermedad acaba siendo mortal en casi todos los casos una vez que han aparecido los síntomas clínicos, tanto para humanos como para animales. Primero causa parálisis, luego el coma y finalmente, la muerte.

El diagnóstico de la rabia basado únicamente en síntomas clínicos es difícil y en muchas oportunidades, poco confiable. La enfermedad se puede diagnosticar por la historia clínica de una persona que ha sido mordida o ha tenido contacto con un animal del que se sospecha que padece rabia, o por la detección de síntomas muy tempranos de la rabia. Sin embargo, al igual que en los animales, el diagnóstico confirmatorio solo se puede realizar post-mortem.

La vacunación de las mascotas, clave en la prevención

Durante años Boehringer Ingelheim ha unido fuerzas con veterinarios, dueños de animales, entidades gubernamentales y otras organizaciones para concientizar a la población sobre el peligro de la rabia.

Según Rosario Ares, Veterinaria MN 9549, “La rabia es una enfermedad mortal en el 99,9 % de los casos, pero es a la vez 100 % prevenible si tomamos los recaudos necesarios, relacionados principalmente a la vacunación, que es un método seguro y de bajo costo. Al prevenir la enfermedad, a través de la vacunación de perros y gatos, protegemos a estas poblaciones de posibles contagios por parte de otros animales (como los murciélagos, el principal vector, y además evitamos el contagio a las personas. Con el cuidado responsable de nuestras mascotas protegemos nuestra salud y la de nuestras familias. Prevenir la Rabia es una responsabilidad de todos”. En este sentido, los dueños de mascotas y los veterinarios son jugadores clave en la lucha contra la rabia.

Por su parte, Jean-Luc Michel, Responsable de la Unidad de Negocio de Animales de Compañía de Boehringer Ingelheim, comentó: “El problema de la rabia y su eliminación es un tema muy cercano a nuestros corazones y siempre presente en nuestras mentes. Además de ser líderes en vacunas, llevamos la herencia de Louis Pasteur, cuyo discípulo fue fundador de nuestro predecesor, el Instituto Mérieux, dónde se produjo la primera vacuna de cultivo celular disponible en el mundo”.

Además, el CEO de la Global Alliance for Rabies Control, a cargo de la coordinación del Día Mundial de la Lucha contra la Rabia, dijo que el mundo se orienta hacia la eliminación de las muertes a causa de la rabia para el 2030.  “El elemento principal de todo programa para la eliminación de la rabia es la vacunación de animales y personas, y esto se refleja en la temática de este año del Día Mundial de la Lucha contra la Rabia: Vacunar para eliminar la rabia.”

Sobre el Día Mundial de la Lucha contra la Rabia:

El Día Mundial de la Lucha contra la Rabia es el 28 de septiembre. La Global Alliance for Rabies Control lanzó la iniciativa en el 2007 con el objetivo de crear una oportunidad para que las personas de todo el mundo se unan en una campaña de concientización sobre la prevención de la rabia. Hemos crecido año a año, miles de personas han participado de eventos e iniciativas locales y regionales. Conoce más en:  http://rabiesalliance.org/world-rabies-day/

 

Sobre la Global Alliance for Rabies Control:

La Global Alliance for Rabies Control (GARC) es una entidad sin fines de lucro cuyo objetivo es eliminar las muertes humanas causadas por la rabia transmitida por el perro para el 2030. Para ello trabajan con entidades gubernamentales, expertos en medicina veterinaria, salud pública, educación y con las comunidades para facilitar cambios en las políticas y lograr recursos para eliminar la rabia en aquellos lugares más afectados por la enfermedad. Conoce más en: http://rabiesalliance.org.

Referencias

1https://www.who.int/es/news-room/fact-sheets/detail/rabies

Boehringer Ingelheim

Mejorar la salud y la calidad de vida de los pacientes es el objetivo de Boehringer Ingelheim, una empresa farmacéutica enfocada en la investigación. El objetivo es investigar sobre aquellas enfermedades para las cuales no existe actualmente una alternativa terapéutica. Boehringer Ingelheim se concentra en desarrollar tratamientos innovadores que logren prolongar la vida de los pacientes. En salud animal, Boehringer Ingelheim promueve la prevención avanzada.

Boehringer Ingelheim, empresa familiar fundada en 1885, es una de las 20 principales compañías de la industria farmacéutica. Alrededor de 50.000 colaboradores aportan valor a través de la innovación diariamente en las tres unidades de negocios: productos farmacéuticos para medicina humana, salud animal y biofármacos. En el 2017, Boehringer Ingelheim alcanzó una venta neta de alrededor de 18,1 billones de euros. La inversión en I&D, que excedió los tres billones de euros, representa el 17 % de las ventas netas de la empresa.

Boehringer Ingelheim, siendo una compañía familiar, piensa en las próximas generaciones y se concentra en el éxito a largo plazo, más que en las ganancias a corto plazo. La empresa apunta al crecimiento orgánico con sus propios recursos y a su vez  está abierta a sociedades y alianzas estratégicas de investigación. En todo lo que hace, Boehringer Ingelheim actúa de manera responsable frente a la humanidad y el medio ambiente.

Para más información sobre Boehringer Ingelheim visite nuestro website:  www.boehringer-ingelheim.com o lea nuestro informe anual: http://annualreport.boehringer-ingelheim.com

 

Unidad de Negocios Boehringer Ingelheim Animal Health

Boehringer Ingelheim es la empresa de salud animal número dos del mundo. Su compromiso es generar bienestar animal a través de un amplio portafolio de productos y servicios avanzados para cuidado de la salud. Las ventas netas de la empresa alcanzaron los 3,9 billones de Euros, con alrededor de 10.000 colaboradores en todo el mundo y con presencia en más de 150 mercados. Para más información cliquea aquí.

Los veterinarios de provincia de Buenos Aires instan a extremar recursos y esfuerzos ante el alerta sanitaria rábica, debido a que el sistema de salud carece de vacunas para tratar a personas en riesgo de padecer un accidente potencialmente rábico.

“Hoy más que nunca debemos actuar con responsabilidad y extremar recursos y esfuerzos”, señalan desde el Colegio de Veterinarios de la Provincia de Buenos Aires, frente a la falta de vacunas humanas para la rabia.
La rabia es una enfermedad prevenible mediante vacunación que afecta a más de 150 países y territorios; en su gran mayoría, según señala la Organización Mundial de Salud, las muertes por rabia en el ser humano tienen como fuente principal de infección al perro.
En este sentido, la principal forma de prevenir esta enfermedad es vacunando a los perros y gatos y evitando sus mordeduras. En este punto, los profesionales veterinarios tienen un rol primordial, y deben extremar los esfuerzos para que la mayor cantidad de animales sospechosos sean controlados según protocolos. “Lo ideal será el control clínico y en caso de muerte del animal, su diagnóstico post mortem”, señalan veterinarios bonaerenses.
Por otro lado, es necesario reforzar la vacunación de felinos y caninos; y exponer, en su justa medida, el riesgo que pueden padecer las personas. Es así que las autoridades del Colegio de Veterinarios manifiestan que “en las actuales circunstancias de control de la rabia urbana, el mayor peligro está representado por la disminución de la percepción del riesgo por parte de la comunidad, incluidos los médicos veterinarios y las autoridades”, lo que conlleva la disminución de las dos primeras medidas sanitarias.
La actual situación epidemiológica con el aumento de la detección de murciélagos infectados por el virus rábico (siendo ellos los reservorios naturales del virus), aumenta la alarma sanitaria y expone a la población ante la falta de vacunas.
En este contexto, frente a la falta de vacunas preventivas para el tratamiento de la rabia humana el Colegio envió una carta a la Gobernadora de la Provincia, Lic. María Eugenia Vidal, con el objetivo de presentar la situación, exponer los riesgos y solicitar las medidas necesarias para la prevención de esta zoonosis.
Cabe señalar que, la decisión de vacunar o no a una persona es potestad de la medicina humana, pero las evidencias sobre las que se toma la decisión se las brinda la profesión veterinaria. “Entonces, somos copartícipes en la preservación de la vida de las personas; máxime en las actuales circunstancias”, señalan los profesionales.

Compartimos la siguiente información de Senasa acerca del establecimiento de un área de vacunación inmediata y obligatoria en un radio de 10 kilómetros alrededor de la zona afectada por rabia, en la localidad de Castro Barros.

El Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (Senasa) adoptó las medidas sanitarias preventivas ante la detección de un brote de rabia paresiante en un establecimiento productivo en el Puesto 25 de Mayo, en la localidad de Castro Barros, a 205 kilómetros de la ciudad de La Rioja, en el límite con la provincia de Córdoba.

El caso se detectó tras el análisis efectuado en muestras tomadas a un animal con sintomatología compatible con la enfermedad, que fueron enviadas al laboratorio por profesionales de la Oficina La Rioja, jurisdicción del Centro Regional Cuyo del Senasa.

Tras la confirmación del diagnóstico, el Senasa estableció un área de vacunación obligatoria en un radio de 10 kilómetros alrededor del predio afectado, en el cual se debe inocular de inmediato contra la rabia a la totalidad de los animales de las siguientes especies: bovinos, equinos, porcinos, caprinos, ovinos y caninos.

Asimismo, el Organismo interdictó los establecimientos ubicados en esta zona para evitar que animales enfermos o incubando rabia entren en contacto con personas, tanto en prácticas de manejo como en la faena y el consumo. Esta acción se levantará 30 días después de haber completado el esquema de vacunación antirrábica.

La rabia paralítica o paresiante es una enfermedad epidémica y recurrente causada por el virus rábico transmitido por el vampiro común Desmodus rotundus, que afecta principalmente a bovinos y equinos, y con menor frecuencia a otras especies domésticas, a las personas y a algunos animales silvestres.

Por último, el Senasa recomienda evitar el contacto con animales muertos o con sintomatología nerviosa y dar aviso inmediato a la oficina del Senasa más cercana, a fin de dar intervención de manera preventiva y analizar sanitariamente cada situación. Además, toda aquella persona que haya estado en contacto con el animal positivo deberá concurrir al centro de salud más cercano, para ser evaluado por un médico.

Los casos positivos a rabia detectados durante los primeros tres meses del año en Buenos Aires no solo alertaron a la población, sino que causaron demoras en la provisión de vacunas para abastecer una demanda inédita.

 

LUCIANO ABA
luciano@motivar.com.ar
@aba_luciano

Hasta el 23 de marzo pasado se habían confirmado 16 casos positivos de rabia en murciélagos insectívoros en distintos municipios de la provincia de Buenos Aires (Ver Gráfico Nº 1). Sin embargo, para Zoonosis Urbanas, este relativo aumento se debe a un incremento de la remisión de muestras para vigilancia epidemiológica. “La prevalencia de la enfermedad se mantiene en un 5% de los murciélagos estudiados en la provincia. Por lo que la situación se encuentra dentro de los parámetros habituales”, aseguraron las autoridades, al tiempo que argumentaban: “Se observa cierta estacionalidad en el número de casos positivos a la variante 4 del virus rábico, con un aumento en primavera – verano y principios de otoño, que corresponde con el inicio y fin de la etapa reproductiva y la mayor oferta de alimento, para luego disminuir a fines de otoño – invierno”.
Claro que esto no es todo, tal como venimos alertando desde MOTIVAR, lo que pocos creían que podía pasar en el siglo XXI, ocurrió: no solo se informó que a inicios de este año un murciélago positivo moridó en Mar del Plata al niño que intentó evitar que se ahogara sino también un gato positivo localizado en Pinamar durante el período vacacional. Estos casos no dejan de poner sobre el tapete eso que para muchos sigue pasando desapercibido: la rabia es una enfermedad zoonotica mortal que se puede prevenir principalmente a través de la vacunación obligatoria de perros y gatos de manera anual a partir de los tres meses de vida.

Estándares y normalidad

Gráfico Nº 1. Municipos donde se confirmaron casos de rabia en murciélagos insectívoros.
Fecha Municipio
02/02/2018 San Miguel
11/02/2018 La Plata
15/02/2018 La Plata
15/02/2018 Gral. Pueyrredón
26/02/2018 San Pedro
27/02/2018 San Nicolás
27/02/2018 Tandil
09/03/2018 San Pedro
09/03/2018 Tandil
09/03/2018 Tandil
09/03/2018 San Pedro
09/03/2018 San Pedro
12/03/2018 Olavarría
16/03/2018 Tapalque
21/03/2018 La Plata
23/03/2018 Olavarría
Fuente: Ministerio de Asuntos Agrarios de Buenos Aires

La situación anteriormente descripta puede alertarnos pero no sorprendernos. La baja adopción de la vacunación antirrábica en perros y gatos, sumada a la poca trascendencia que muchas veces inclusive los profesionales le dan al tema son llamadores de atención que hace tiempo exponemos en este medio.
Vale aquí destacar que no se trata de alarmar, pero sí de tomar los recaudos necesarios y actuar a tiempo. Sobre todo, teniendo en cuenta que inclusive frente a la situación actual, las autoridades oficiales señalan una y otra vez que la misma se encuentra dentro de los “estándares normales” y fijan un concepto que fue replicado por las entidades profesionales: “No estamos en una epidemia”.


Te puede interesar: ¿Qué nos falta hacer como profesionales veterinarios?


Importante es mencionar que frente a esto, el Colegio de Veterinarios de Buenos Aires reiteró las expectativas existentes por una carta enviada a la gobernadora María Eugenia Vidal, donde propone un modelo de gestión para los Centros de Zoonosis, a partir de un trabajo multidisciplinario y cuyo objetivo prioritario es el control de las enfermedades zoonóticas.

¿Qué pasó con las vacunas?
“La aprobación de vacunas antirrábicas se realiza en tiempo y forma”.  Así intervino el Senasa en lo que fue uno de los temas del primer trimestre de este 2018: “Una vez que el veterinario promueve la vacunación y la gente lo acepta, no hay vacuna”, podría haberse lamentado algún profesional frente a un episodio de la misma película que suele repetirse con el paso del tiempo.
Para ser bien claros: más allá de ser una zoonosis y exigirnos como sociedad el máximo esfuerzo por erradicarla, la rabia también representa un negocio para aquellas empresas que elaboran o importan la vacuna. Ninguna compañía producirá mucho más de lo que podría vender; ni siquiera un profesional en su clínica apostaría por terminar tirando mercadería que no se vendió. ¿No?
Los laboratorios veterinarios realizan sus estimados de venta para la vacuna antirrábica lógicamente en base a su rendimiento del año anterior y no sobre el potencial de vacunar a más de 10 millones de perros y gatos.
Y fue por esto que, tras un diciembre en el cual se debieron hasta tirar dosis sin comercializar y ante la difusión de los casos positivos en la provincia, la gente acudió a la veterinaria a vacunar a sus mascotas y comenzaron las demoras en la entrega de vacunas.
Desde los laboratorios se sostiene que la antirrábica no es una vacuna económica para fabricar y que la misma debe pasar altos controles de calidad por parte del Departamento de Rabia y Enfermedades de Pequeños Animales de la Coordinación de Virología del Laboratorio Nacional del Senasa, que se encarga de realizar los controles de inocuidad y potencia a todas las series; en tanto que la Coordinación de Bacteriología controla su esterilidad.
Asimismo, referentes contactados por MOTIVAR explicaron que una vez que se quiebra el stock no pasan menos de tres meses para aprobar nuevos lotes (entre el tiempo de producción y los dos meses que demora el organismo sanitario), situación que se extiende todavía más en el caso de vacunas importadas, con largas demoras inclusive en el arribo de las mismas al país.
En ese marco y hasta el 8 de marzo se habían controlado oficialmente 9 lotes de vacunas por un total de 311.461 monodosis. Al 26 de marzo, se encontraban en control otros 5 lotes por otras 313.894 monodosis, que fueron paulatinamente liberándose a medida que finalizaba las pruebas (30 días). “Las cantidades de dosis controladas en 2018 implican casi un 73% del total aprobado en todo el año pasado, las cuales sumaron 19 lotes de vacunas por 858.697 monodosis. Un claro aumento en la producción”, sostuvieron también desde el Senasa.
Si bien a estos datos restaría sumarles las dos millones de dosis de vacunas antirrábicas licitadas por el Estado en 2017 (pocos conocen su destino en cantidad y ubicación) y otras tantas que elabora el Instituto Pasteur, queda claro que el potencial de animales a vacunar para evitar la situación actual, es bien lejano.
Finalmente nos quedamos con otra declaración emitida desde el Senasa: “son los laboratorios productores de vacunas antirrábicas los que deciden la cantidad de dosis que envían para analizar y los responsables de abastecer al mercado”.
Sería interesante debatir la conveniencia de tomar el tema por las astas y generar un programa que incluya la conformación de un banco de vacunas o acuerdos específicos que garanticen no solo la provisión constante del biológico, sino también un compromiso en la difusión de la importancia de vacunar contra la rabia las mascotas, tanto desde el Estado, como también de la profesión privada.

Compartimos la siguiente información de Senasa referida a la aprobación de vacunas antirrábicas.

Dice Senasa que en el transcurso de este año, su laboratorio aprobó 311.461 monodosis hasta el 8 de marzo y está analizando otras 313 mil.

El Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (Senasa) cumple al ritmo habitual con los tiempos de análisis estipulados y aprobación de vacunas antirrábicas que realiza en su Laboratorio Nacional ubicado en Martínez, provincia de Buenos Aires.

En ese marco, hasta el 8 de marzo de 2018 el Laboratorio del Senasa controló 9 lotes de vacunas por un total de 311.461 monodosis.

Actualmente se encuentran en control otros 5 lotes de vacunas por un total de 313.894 monodosis, que se irán liberando a medida que finalicen las pruebas, en el transcurso de los próximos 30 días.

Las cantidades de dosis controladas en 2018 a la fecha implican casi un 73% del total de las dosis aprobadas en todo el año 2017, que sumaron 19 lotes de vacunas por un total de 858.697 monodosis. Lo que deja en claro un aumento en la producción de estas vacunas.

El Departamento de Rabia y Enfermedades de Pequeños Animales de la Coordinación de Virología del Laboratorio Nacional del Senasa se encarga de realizar los controles de inocuidad y potencia a todas las series de vacunas antirrábicas que se comercializan en el país; en tanto que la Coordinación de Bacteriología controla su esterilidad.

Cabe señalar que son los laboratorios productores de vacunas antirrábicas los que deciden la cantidad de dosis que envían para analizar al Senasa y los responsables de abastecer al mercado.

Fuente: Senasa

Compartimos la información del Colegio de Veterinarios de la provincia de Buenos Aires, con la problemática de la zoonosis, ya que en lo que va del año se reportaron 8 casos de murciélagos con rabia en la Provincia de Buenos Aires.

Pinamar, Valeria del Mar, Mar del Plata, La Plata, Tandil y San Pedro, entre otros, son lugares donde se detectaron murciélagos infectados durante 2018. En 2017, según los informes de Situación Epidemiológica del Ministerio de Salud de la Provincia de Buenos Aires, se registraron “varios focos de Rabia en ganado, transmitido por murciélagos hematófagos (variante 3) en las provincias de Jujuy, Formosa, Chaco, Córdoba, Corrientes y Salta. También, casos positivos de Rabia en murciélagos insectívoros (variante 4) en las provincias de Santa Fe, La Pampa, Buenos Aires y CABA.” El principal riesgo que existe es la posibilidad de que se traslade a perros y gatos, principalmente en las zonas urbanas, y de ahí a los humanos.

Es sabido que esta es una enfermedad viral mortal que puede prevenirse a partir de la vacunación de perros y gatos. Puede ser transmitida al hombre y a otros animales de sangre caliente, mediante una mordedura, por la saliva, o arañazos. Afortunadamente, gracias a los controles realizados, actualmente no se han detectado casos en humanos. De hecho, según los datos de la Organización Panamericana de la Salud (OPS) de la que nuestro país es miembro “(…) el último caso de rabia humana trasmitida por perro se registró en 1994 en la provincia de Tucumán. En el año 1997 se notificó un caso por el variante murciélago (Desmodus rotundus) en la provincia de Chaco y en la provincia de Corrientes en el año 2001 se registró el último caso humano debido a un accidente por mordedura infectante a virus rábico de murciélago (Desmodus rotundus).”. A estos datos debe sumarse el caso de 2008 en la provincia de Jujuy donde un niño de ocho años contrajo rabia al ser mordido por un perro y falleció tras permanecer internado con “muerte cerebral” en el Hospital.

El Colegio de Veterinarios de la Provincia de Buenos Aires, ha expresado e informado recientemente, según datos de la autoridad sanitaria en lo que respecta al monitoreo de la rabia, que los casos positivos informados en lo que va de 2018, no implican una epidemia sino “un aumento del envío de muestras motivado por la detección reciente de dos casos positivos: 1 gato positivo en Pinamar y 1 murciélago positivo en Mar del Plata, este último, tuvo contacto con un niño (…) hechos que provocaron la toma de conciencia por parte de la población, lo cual generó una demanda en los Centros de Zoonosis…”, demanda que muestra que los murciélagos no pasan inadvertidos. Es que no se trata de alarmar, sino de tomar los recaudos y actuar a tiempo.

Aún así la enfermedad no está erradicada, por ello se debe seguir reforzando la vigilancia epidemiológica por parte de las autoridades sanitarias; y los profesionales veterinarios, desde su lugar de agentes de salud pública, deben informar, educar,explicar la conducta ante los hallazgos de murciélagos, fomentar la Tenencia Responsable de Mascotas y sensibilizar a la población para que se comunique inmediatamente con las autoridades sanitarias ante la presencia de murciélagos heridos o muertos. En este sentido, la labor de los Centros de Zoonosis de la Provincia es indispensable para una pronta respuesta ante estas situaciones. Debe asumirse esta problemática con seriedad, ya que uno de los principales factores de riesgo es la falta de percepción popular del riesgo de contraer la enfermedad.

En este sentido, el Colegio reitera nuevamente la carta enviada a la señora Gobernadora de la Provincia de Buenos Aires, donde propone un modelo de gestión de los Centros de Zoonosis a partir de un trabajo multidisciplinario y cuyo objetivo prioritario es el control de las enfermedades zoonóticas.

Cómo actuar en caso de encontrar un murciélago

– Si se encuentra dentro de un domicilio, se debe intentar que salga solo. De no ser posible, debe aislarse y llamar a Centro de Zoonosis del Municipio al que pertenecen.

– Aunque parezca muerto, no se debe tocar: se debe evitar la exposición a mordeduras. Alejar a los niños y mascotas del lugar.

– Quienes encuentren murciélagos de día, heridos o muertos, deben aislarlos y comunicarse inmediatamente con el Centro de Zoonosis para que puedan realizar las pruebas pertinentes.

– Enseñar a los niños sobre el riesgo de jugar con murciélagos: no son una mascota, no se debe tratar de alimentar ni de manipular. No es habitual que estos animales estén visibles de día y menos en el piso, siendo en estos casos muy probablemente un animal enfermo, con altas probabilidades de tener y contagiar rabia.

– Si el murciélago mordió a una mascota, debe llevarse de urgencia al Centro de Zoonosis del Municipio más cercano o consultar con un profesional veterinario.

– Si el murciélago mordió a una persona, debe concurrir inmediatamente a un hospital.

La mejor manera de prevenir es informándose sobre la Tenencia Responsable de Mascotas, vacunando a perros y gatos a partir de los tres meses de edad y repitiendo la vacunación una vez por año.

Compartimos una serie de iniciativas de impacto nacional que se desarrollaron en los últimos meses del año pasado y que están próximas a lanzarse.

Rabia: más cerca de la vacuna

Investigadores argentinos realizaron un avance preliminar para la producción nacional de una vacuna contra la rabia, enfermedad transmitida por la mordedura de perros y otros animales que causa cerca de 60.000 muertes humanas por año en el mundo, según publicó la Agencia CyTA, de la Fundación Leloir.
En nuestro país existen problemas en la producción de vacunas antirrábicas.
“El alto costo de importar vacunas hace imprescindible que se investigue en el desarrollo de vacunas eficaces contra la rabia y que sean económicas, ya que esta enfermedad se encuentra mayormente en países pobres”, indicó a la Agencia CyTA-Leloir Leandro Picotto, del Centro de Investigación y Desarrollo en Fermentaciones Industriales (CINDEFI), dependiente del CONICET y de la Universidad Nacional de La Plata (UNLP).
En la práctica, el equipo argentino insertó un gen en una levadura (Pichia pastoris) para que produzca una proteína del virus de la rabia.
Una vez logrado ese paso los autores del estudio realizaron cultivos en un biorreactor de pequeña escala que se basan en aumentar la cantidad de masa de levadura hasta lograr el producto deseado en escala de laboratorio.
“Si se obtienen los resultados esperados, buscaremos producirla en gran escala para que pueda ser considerada como una vacuna alternativa a la actual”, afirmó Picotto, quien trabajó a la par de Hernán Sguazza, Marco Tizzano, Carolina Vita y Marcelo Pecoraro, de la UNLP, así como Sebastián Cavalitto, del CONICET y de la UNLP.

Nuevo centro de investigación en reproducción animal

El Centro de Reproducción y Biotecnología Animal del INTA Castelar es una iniciativa que comenzó como el desafío de dos grupos de reconocidos científicos pertenecientes al INTA y a la Universidad Maimónides quienes desarrollarán investigaciones para generar Organismos Animales Genéticamente Modificados (OAGM).
Se concretó a través de un convenio firmado en 2016 con el objetivo de sumar la experiencia público y privada.
De esta forma, la Universidad Maimónides realizó una inversión de US$ 6,5 millones para renovar los boxes de alojamiento de animales y corrales; acondicionar un nuevo quirófano y salas de transferencia embrionaria, un mini tambo y espacio para acopio de material, una sala de necropsia con un horno pirolítico, un laboratorio de Fisiología Animal y oficinas para los investigadores, que funcionará en el campo experimental del Instituto de Patobiología del INTA.

Hidatidosis: Trabajo entre el Senasa, la UBA y el Conicet

En Henderson (Buenos Aires), referentes regionales y representantes del ámbito local Senasa, y los responsables de salud del ámbito municipal y provincial, acordaron estrategias de trabajo para la prevención de hidatidosis. Esto se realizó luego de que se detectaran, en inspecciones de frigoríficos de la región, hallazgos compatibles con esa enfermedad en animales provenientes de campos del mencionado partido bonaerense. El supervisor de Inocuidad del Senasa, Damián Tursi, señaló que en los establecimientos el organismo “inspecciona sanitariamente los animales con destino a faena, y los hallazgos compatibles con la enfermedad encontrados son reportados en un sistema informático, que también permite visualizar la unidad productiva de donde provienen y, así, llegar al campo de origen de esos animales”.

Lucha mundial contra la Brucelosis

Comerci. Investigador del CONICET.

Comerci. Investigador del CONICET.

Representado por Diego Comerci, Juliana Cassataro y Juan Ugalde, investigadores independientes del Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (CONICET) en la Universidad Nacional de San Martín, el IIB-INTECH es una de las 10 entidades del mundo que competirá para desarrollar y patentar una vacuna contra la Brucella melitensis. Cabe destacar que la Brucelosis es una enfermedad que afecta a personas, cabras y ovejas en algunas regiones de África, Asia, América y Medio Oriente. La convocatoria proviene de AgResults, un consorcio integrado por la fundación Bill y Melinda Gates y los Gobiernos de Australia, Canadá, Estados Unidos y el Reino Unido. “Esta clase de logros no se alcanza solo con conocimientos y vocación: nuestro equipo tiene toda una infraestructura por detrás que se construyó con planes e inversiones”, sostiene el biotecnólogo de la UNSAM, Comerci sobre la decisión del consorcio internacional AgResults, que será implementada por GALVmed, de otorgarle US$ 100.000 al equipo que dirige en el marco de una competencia internacional para el desarrollo de una vacuna contra la Brucella melitensis.

Profesionales del Senasa trabajaron en el departamento de Santo Tomé, Corrientes, al confirmarse por laboratorio un nuevo brote de rabia paresiante en herbívoros en las cercanías a la localidad de Garruchos el 22 de noviembre.

Al corroborar el diagnóstico, los profesionales del organismo establecieron un área de trabajo, con vacunación de ganado bovino, porcino, equino y rumiantes menores en un radio de 10 kilómetros alrededor de los animales afectados.
En ese sentido, se realizaron inspecciones de posibles refugios de vampiros que dieron como resultado la localización de uno en la zona, donde se capturaron varios ejemplares de vampiro común. Sobre los murciélagos capturados se efectuó un tratamiento para bajar la población en la colonia originaria –a partir de lo cual queda el refugio como centinela, que será monitoreado en el futuro–.
A su vez, el jefe del Programa de Rabia del Senasa, Gabriel Russo, brindó una charla instructiva en las instalaciones del municipio de la localidad de Garruchos, en la cual participaron autoridades del municipio, productores y alumnos de los colegios de la localidad. Habrá otras reuniones informativas a productores ganaderos, escuelas y a la población de las zonas afectadas.
La rabia paresiante es una enfermedad endémica y recurrente causada por el virus rábico transmitido por el vampiro común Desmodus rotundus, que afecta principalmente a los bovinos y a los equinos, y con menor frecuencia a otras especies domésticas, a los humanos y a algunos animales silvestres.

En un comunicado oficial, el Consejo Veterinario del Chaco informó que el 26 de septiembre el Centro Antirrábico de la provincia notificó a la Dirección de Epidemiología el diagnóstico positivo de un caso de rabia canina perteneciente a un área rural de la localidad de Laguna Blanca.

El canino afectado fue atendido en una veterinaria de Resistencia, en donde permaneció internado hasta su fallecimiento.
“Este caso de rabia se presenta en momentos en los que, en el Chaco, se discute la posibilidad de desregular el monitoreo y acciones veterinarias en ciertos lugares donde se hacinan perros y gatos, como así también otros animales, con el enorme riesgo sanitario y epidemiológico que esto significa. Por esta razón, advertimos sobre la importancia de los controles veterinarios en campañas masivas de castraciones (muchas veces ilegales), establecimientos que expenden medicamentos sin asesor técnico, lugares en donde se concentran animales, como peluquerías caninas, guarderías, desfiles y exposiciones”, sostuvieron desde el Consejo Veterinario el Chaco.
Y concluyeron: “En los últimos años detectamos una peligrosa banalización de la cuestión zoonótica, poniéndose de moda la consulta a adiestradores, animalistas, falsos veterinarios y “encantadores de animales”, destacándose también los “Auxiliares veterinarios”. Los únicos profesionales con preparación científica sobre la medicina animal, como así también su comportamiento, son los Médicos Veterinarios”.

El día 26 de septiembre se notificó a la Dirección de Epidemiología desde el Centro Antirrábico del Chaco, el diagnóstico positivo de un caso de rabia canina perteneciente a un área rural de la localidad de Laguna Blanca. El canino afectado fue atendido en una clínica veterinaria de Resistencia, en donde permaneció internado hasta su fallecimiento.

La situación propició la actuación en forma inmediata del equipo de Sala de Situación, Programa de Inmunizaciones y Centro Antirrábico coordinados por la Dirección de Epidemiología, que inició la investigación y acciones pertinentes. El Consejo Veterinario del Chaco fue notificado por las autoridades sanitarias, y comenzaron las tareas de difusión entre los veterinarios y a toda sociedad, recordando la importancia de la vacunación de nuestras mascotas. El protocolo también incluye acciones sobre todas las personas y animales que estuvieron en contacto con el animal afectado, por lo que el operativo se desarrolló sobre una gran extensión.

Importancia de la consulta Veterinaria
El Médico Veterinario es un elemento esencial en la protección de la salud de la comunidad, ya que constituye una barrera entre las enfermedades de animales que pueden ser transmitidas a las personas (zoonosis). Este caso de rabia, se presenta justamente en momentos en los que, en el Chaco, se discute sobre la posibilidad de desregular el monitoreo y acciones veterinarias en ciertos lugares donde se hacinan perros y gatos, como así también otros animales, con el enorme riesgo sanitario y epidemiológico que esto significa. Por esta razón, venimos advirtiendo a la sociedad sobre la importancia de los controles veterinarios en campañas masivas de castraciones (muchas veces ilegales), establecimientos que expenden medicamentos veterinarios sin asesor técnico (pet shop), lugares en donde se concentran gran cantidad de animales, como peluquerías caninas, guarderías, desfiles y exposiciones. En los últimos años detectamos una peligrosa banalización de la cuestión zoonotica, poniéndose de moda la consulta a adiestradores, animalistas, falsos veterinarios y denominados “encantadores de animales”, destacándose también, últimamente los denominados “Auxiliares veterinarios” . Los únicos profesionales con preparación científica sobre la medicina animal, como así también sobre el comportamiento de los mismos, son los Médicos Veterinarios.

La Rabia
La rabia es una enfermedad vírica infecciosa que acaba siendo mortal en casi todos los casos una vez que han aparecido los síntomas clínicos. En hasta el 99% de los casos humanos, el virus es transmitido por perros domésticos. No obstante, la enfermedad afecta a animales tanto domésticos como salvajes y se propaga a las personas normalmente por la saliva a través de mordeduras o arañazos.
Se trata de una enfermedad presente en todos los continentes excepto en la Antártida, pero más del 95% de las muertes humanas se registran en Asia o en África.

Recomendaciones:

  • Evitar la deambulación de perros en la vía pública.
  • Vacunación anual de perros y gatos a partir de los 3 meses de edad.
  •  Evitar mordeduras de cualquier animal.
  • Evitar tomar contacto con murciélagos
  • Notificar inmediatamente casos sospechosos.
  • No adquirir animales silvestres.

Si usted sufrió una mordida:
Lavar inmediatamente con abundante agua y jabón. Acudir a un centro médico. Denunciar dentro de las 48hs en un centro antirrábico o en el centro de zoonosis más cercano. Realizar una denuncia policial. Realizar un control antirrábico del animal mordedor durante 10 días por un profesional veterinario.

Fuente: Sebastian Robledo, presidente Consejo Veterinario del Chaco

Las últimas denuncias por presencia de la enfermedad en Santa Fe, Córdoba y Buenos Aires son un llamado de atención no solo para los veterinarios privados y los responsables estatales, sino para la sociedad en su conjunto.

La tendencia es contundente. Durante el último tiempo se percibe en nuestro país una caída en los niveles de uso de biológicos destinados a prevenir la aparición de enfermedades (zoonóticas) en los más de 10 millones de perros y gatos que habitan la Argentina. Y sin dudas uno de los casos más elocuentes es el de la vacuna contra la rabia, la cual –en teoría- es obligatoria en estos animales a partir de los tres meses de edad, con una revacunación anual.
Vale recordar que este tipo de decisiones no son azarosas y tienen que ver con que la rabia transmitida por perros causa unas 59.000 muertes por año. Algo así como 160 personas son las pierden la vida diariamente alrededor del planeta (principalmente niños) por una enfermedad que puede ser prevenida.
Claro que para ello, es indispensable que –al menos- el 80% de la población susceptible de contraerla esté efectivamente vacunada, situación que contrasta a las claras con lo que actualmente ocurre en nuestro país.
¿Por qué decimos esto? Vale con hacer un breve repaso de lo que ocurre, por ejemplo, con la provisión actual de la vacuna. Como se dijo, para darle cobertura a la mencionada población animal, se requerirían (al menos) unas 8 millones de dosis, las cuales deberían suministrarse en buena parte desde el Estado con la compra de multidosis y, en menor medida, por medio de las veterinarias privadas.
Vale decir que la última licitación oficial se concretó en febrero de 2017 y fue ganada por un laboratorio nacional, el cual recibió recién a fines de junio la orden de compra para hacer efectiva (en el plazo de 60 a 90 días) la adquisición de solo 2 millones de dosis, que se suman a las que la industria comercializa a través de los veterinarios privados y de las cuales hasta abril de 2017 no habían sido aprobadas por el Senasa más de 300 mil.
En resumen: Inclusive considerando que exista un remanente de vacunas del año 2016 (con vencimientos cortos), hoy no habría vacuna para aplicar a más del 30% de los perros y gatos susceptibles de contraer la rabia en Argentina.
¿Y si las hubiera? ¿Se aplicarían? En las condiciones actuales, seguramente no.

¿Hay o no hay rabia?
En los últimos meses se han declarado una serie de casos que vale la pena mencionar, comenzando por uno al que se dio trascendencia desde las redes sociales e involucró a un perro de 4 meses, oriundo de Coronel Moldes, Córdoba, el cual no estaba vacunado y tenía antecedentes de posible contacto con murciélagos que se alimentan de insectos.
Ya sobre fines del mes pasado, el Ministerio de Salud de Buenos Aires denunció la detección de la enfermedad también en murciélagos en zonas urbanas como Luján, La Plata, Vicente López, Ameghino y Pergamino, los cuales (de manera azarosa) no tomaron contacto con perros, gatos, ni personas.
Misma situación se viene viviendo en distintos puntos de Santa Fe, principalmente en Esperanza, los cuales llevaron al Colegio de Veterinarios a reforzar entre la comunidad profesional y la sociedad en general la importancia de volver a incluir la vacunación antirrábica en los planes básicos de vacunación.
Un dato interesante, por medio del cual se pretende derribar aquello de que “no recomendamos vacunar porque no hay rabia”, es el vivido ante la detección del primero de estos casos. Es que puestas en marcha las medidas de rutina en los 200 metros alrededor de la vivienda donde se encontró el murciélago, el Municipio detectó la friolera de 15 animales que no estaban vacunados. Y los vacunó, quizás con las últimas dosis que en la provincia quedan a disposición de los organismos estatales (esperando la tardía licitación mencionada, ni en tiempo y –como se dijo- difícilmente en forma, por las cantidades involucradas).
La misma gravedad tuvo el otro de los reportes, en el cual fue una persona la mordida por el murciélago en cuestión, estando hoy fuera de peligro gracias al tratamiento suministrado localmente.
Frente a esta realidad y tras intentos fallidos para dialogar con las autoridades del Ministerio de Salud de la Nación y del Instituto Pasteur, MOTIVAR tomó contacto con el Dr. Enrique Trabattoni (Esperanza Distribuciones), quien en el último tiempo compartió una serie de actualizaciones sobre la enfermedad y la metodología para estimar la cantidad de perros y gatos en Argentina, las cuales ya están disponibles en motivar.com.ar. “Estamos a la espera de confirmar la presencia de la Variante 1 o 2 (“rabia urbana”) en el caso canino ocurrido en Moldes, mientras que ya se ha corroborado la Variante 3 en murciélagos hematófagos (“rabia paresiante”) en los registrados en bovinos de Córdoba”, explicó. Y agregó: “También está claro que ha sido la Variante 4 en murciélagos insectívoros (“rabia silvestre”) la actuante en los seis casos registrados este año en Esperanza y Recreo (Santa Fe), uno en Santa Rosa (La Pampa) y otro en Tolosa (Buenos Aires)”. Frente a esto, Trabattoni destacó la necesidad de que la profesión se comprometa en lograr una mayor articulación con las autoridades comunales, municipales y provinciales.
“Será clave insistir en la vacunación de perros y gatos tanto en forma privada en el consultorio veterinario, como pública en las campañas oficiales que deberían realizarse”, agregó.
Y detalló: “Como agentes de la Salud Pública no debemos olvidar que nuestro aporte en la lucha de la enfermedad es crucial para responder al desafío de lograr una localidad, una provincia, un país libres de una zoonosis mortal que hasta el día de hoy sigue siendo una amenaza”.
Nuestro país ha logrado en las últimas décadas un reconocimiento global en el control de una enfermedad (la rabia) asociada a los animales pero de alto riesgo para las personas. Esperamos seguir por este camino, reforzando medidas de control que ya han demostrado eficacia. ¿Se podrá?

El Senasa estableció un área de vacunación de ganado bovino, porcino, equino y rumiantes menores alrededor de la zona afectada.

Alerta. Este año se produjeron distintos brotes de la enfermedad.

Alerta. Este año se produjeron distintos brotes de la enfermedad.

El Senasa fortaleció las medidas sanitarias adoptadas preventivamente ante la confirmación de un foco de rabia paresiante en bovinos en un establecimiento cercano a San Marcos Sierra, provincia de Córdoba.
Luego de confirmado el diagnóstico se estableció un área de vacunación de ganado bovino, porcino, equino y rumiantes menores en un radio de 10 Km alrededor del predio afectado.
La rabia paresiante es una enfermedad endémica en algunas regiones del país, causada por un virus transmitido por los murciélagos hematófagos o vampiros, que se alimentan de sangre de bovinos y equinos, aunque también pueden atacar otras especies, incluido el hombre.
El Senasa recomienda evitar el contacto con animales muertos o con sintomatología nerviosa y dar aviso inmediato a su oficina más cercana.

Estableció un área de vacunación de ganado bovino, porcino, equino y rumiantes menores en un radio de 10 kilómetros alrededor de la zona afectada.

El Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (Senasa) fortaleció las medidas sanitarias adoptadas preventivamente ante la confirmación de un foco de rabia paresiante en bovinos en un establecimiento cercano a la localidad de San Marcos Sierra, en el departamento Cruz del Eje, provincia de Córdoba.
Recibida la denuncia, agentes del Centro Regional Córdoba del Senasa realizaron la correspondiente toma de muestras del ternero con sintomatología nerviosa. La misma fue enviada a un laboratorio habilitado para realizar el análisis respectivo y establecer el diagnóstico.
Luego de confirmado el diagnóstico el Senasa estableció un área de vacunación de ganado bovino, porcino, equino y rumiantes menores en un radio de 10 kilómetros alrededor del predio afectado. Este radio abarca parte del departamento Cruz del Eje y Punilla.
La rabia paresiante es una enfermedad endémica en algunas regiones del país, causada por un virus transmitido por los murciélagos hematófagos o vampiros (Desmodus rotundus), que se alimentan de sangre de bovinos y equinos, aunque también pueden atacar otras especies, incluido el hombre.
Actualmente, técnicos del Senasa atienden denuncias y responden consultas de la población relacionadas con la enfermedad. Además, se prevé la organización de futuras conferencias informativas a productores ganaderos y a la población de la zona afectada.
En tal sentido, el Organismo recomienda evitar el contacto con animales muertos o con sintomatología nerviosa y dar aviso inmediato a su oficina más cercana para intervenir de manera preventiva y analizar sanitariamente cada situación.
El Senasa trabaja con los ministerios de Salud de la Nación y de las provincias en la contención de brotes emergentes en lo que respecta a esta zoonosis.

Se vieron afectados 2 bovinos y 1 equino en un establecimiento cercano a la localidad de Machagai.

Malo. Más problemas en el Norte.

Malo. Más problemas en el Norte.

Hacia fines de febrero, el Senasa detectó un brote de rabia paresiante que, en un primer momento, afectó a dos bovinos y un equino, en un campo cercano a Machagai, departamento 25 de Mayo, provincia de Chaco.
Tras confirmarse los casos, el Centro Regional Chaco – Formosa procedió a la interdicción de los campos que se encuentran en diez kilómetros a la redonda: quedaron suspendidos por 30 días lsus ingreso y egreso de animales.
La rabia es una enfermedad de denuncia obligatoria, por lo que ante su presencia se debe concurrir a la Oficina del Senasa más próxima.
El veterinario tanto oficial como privado, deberá extraer una muestra para diagnóstico, sin delegar a terceros.

El Colegio de Veterinarios de Buenos Aires compartió el testimonio del Dr. Enrique Trabattoni ante el caso de un murciélago positivo.
El 17 de diciembre se encontró un murciélago vivo en el piso del ingreso de un garaje en un edificio del centro de Esperanza, Santa Fe. El Laboratorio de Análisis del Dr. Enrique Trabattoni recibió una consulta ante el hallazgo, e indicaron que lo coloquen dentro de un recipiente hermético y que se mantenga refrigerado hasta la llegada al laboratorio. Desde allí se remitió al Laboratorio Central de Rabia de la ciudad de Santa Fe.
El 20 de diciembre la Dra. Lili Dallafontana notificó el resultado a la prueba de Inmunfluorescencia directa que resultó positiva. Luego, el Trabattoni recibió una llamada del Director del Programa de Zoonosis (Dr. Colombo) y del Médico responsable del Nodo de Salud del departamento santafesino (Dr. Mautino), a los efectos de evaluar la estrategia a seguir. El caso fue denunciado en la página web del SIA, Sistema Integrado de Alerta de Santa Fe. Trabattoni resaltó que el sistema sanitario funcionó correctamente.

Comunicado de prensa emitido desde la Dirección de Epidemiología de una provincia donde la frecuencia de ocurrencia se vuelve preocupante.

La Dirección de Epidemiología de la provincia de La Pampa informó que se ha recibido la notificación desde el Instituto “Luis Pasteur” de un caso de virus rábico en un murciélago encontrado en un domicilio del Barrio Ranqueles VII, de la ciudad de General Pico.
Ante este nuevo caso, la Municipalidad de General Pico realizó -a partir del 24 de febrero- las acciones de bloqueo correspondientes, establecidas en el Manual de Normas y Procedimientos para la prevención y control de la Rabia.
Dichas acciones contemplan la vacunación obligatoria de perros y gatos que no estén vacunados; acción desarrollada junto a profesionales veterinarios.
Además de esto, se recomendó a la población: Vacunar a sus mascotas; no tomar contacto con murciélagos muertos o con conductas extrañas; ante cualquier agresión sufrida por un perro o gato lavar la herida y concurrir a un centro de salud; y brindar al médico tratante toda la información posible sobre la mascota que produjo la herida.