fbpx
MOTIVAR encabezado diarios
HomePosts Tagged "perro"

Esas mascotas deben tener la identificación individual electrónica y el Certificado Sanitario Internacional expedido por el Senasa.

Este verano el Servicio Veterinario de Uruguay requerirá a quienes ingresen con su perro la identificación individual de su mascota con un dispositivo electrónico (microchip), según informó el Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (Senasa) de la Argentina.
El propietario o responsable del animal, previamente al viaje, deberá presentar en la oficina del Senasa el ejemplar original y una copia del certificado de la identificación del animal por microchip efectuada por un profesional veterinario matriculado. En esta constancia, debe figurar la fecha de realización de la implantación, los datos del animal, el número de microchip, la firma y el sello del profesional actuante.
Este nuevo requisito se suma a los ya establecidos para ingresar al país vecino con una mascota.
Desde la citada fecha, en los distintos pasos de frontera uruguayos (terrestres, marítimos y aéreos), además de verificar la identidad del animal mediante la documentación habitual pertinente, se realizará la lectura del microchip.

Características del microchip
El microchip debe cumplir con las normas ISO 11784 y aplicar tecnología HDX o FDH-B. El mismo se leerá con un lector compatible con la norma ISO 11785. En caso de que el dispositivo colocado no cumpla con las normas precedentes, el responsable deberá proveer de un lector que permita la lectura del microchip para ingresar en Uruguay.

Web con vídeo explicativo: https://www.argentina.gob.ar/noticias/desde-el-1deg-de-octubre-para-ingresar-uruguay-los-perros-deben-tener-un-microchip

Las plazas y los parques son puntos de encuentro y de disfrute para personas y animales. Por eso es importante conocer y prevenir los factores de riesgo para la salud que existen en los espacios públicos como la contaminación del ambiente urbano y la transmisión de enfermedades zoonóticas.

El Colegio de Veterinarios de la Provincia de Buenos Aires trabaja bajo una perspectiva integral que comprende que la salud comunitaria, el ambiente y las zoonosis son áreas inherentes al campo de la promoción, prevención y educación para la salud. Por ello, reflexionar sobre la convivencia entre animales y seres humanos y su interrelación en función de las enfermedades que afectan tanto a la salud individual de las personas como la colectiva es tarea de todos los días.

En las ciudades, la materia fecal animal permanece en los espacios públicos. Los programas de control son deficientes y en países de todo el mundo, la superpoblación canina y felina sigue siendo preocupante. La contaminación ocasionada por materia fecal canina está relacionada con los hábitos culturales de la población, que favorece la dispersión de heces en lugares públicos que contienen huevos y quistes de parásitos que son un factor de riesgo para niños y adultos.

Todo comienza al pisar y percibir su aroma. Las enfermedades del tipo parasitarias que se contraen por entrar en contacto con las heces de los animales, muchas son zoonóticas y están producidas por quistes, huevos o larvas de protozoarios (organismos unicelulares) y gusanos. Estos parásitos penetran en nuestro organismo por ingestión de los huevos debido a la manipulación de calzados, juguetes, objetos, etc., que estuvieron en contacto con los excrementos.

Si las heces no se recogen pronto, los huevos o quistes presentes en ellas pueden transformarse en formas infectantes y representar peligro para las personas o niños que llegan a jugar al parque. La lluvia disipa las heces y aunque a simple vista no se perciben, las formas infectantes permanecen en el ambiente.

Las zoonosis engloban a todas las enfermedades comunes y transmisibles entre animales y humanos. La mayoría de las enfermedades emergentes y re-emergentes, preocupan a todas las autoridades sanitarias del mundo. El incremento de perros vagabundos, la falta de control médico veterinario y el escaso conocimiento y tenencia responsable son factores determinantes que derivan en factores de riesgo.

Algunas de estas enfermedades que se encuentran ocultas en los espacios públicos son:

-La hidatidosis, es una enfermedad mortal que se adquiere al ingerir productos contaminados con excrementos de perros o por contacto directo con las heces del animal infectado. Generalmente presente en el medio rural.

-La toxoplasmosis, transmitida por los gatos que son los portadores de esta enfermedad. Además también se puede transmitir por el consumo de carne cruda o mal cocinada.

-La toxocariosis o Larva Migrans Visceral se produce por la ingestión de huevos de Toxocara canis que se encuentran en suelos contaminados por heces, y por la ingestión de legumbres y hortalizas contaminadas. Se presenta, principalmente, en niños de 1 a 4 años.

-La Campilobacteriosis Afecta a numerosas especies animales. El contacto con humano se produce a través de las heces de los animales infectados.

-La Amebiasis es una parasitosis intestinal que se contrae vía fecal-oral. La infección es por ingesta de quistes a través de las manos, verduras, moscas, cucarachas, agua, etc., contaminados con heces de perros o roedores infectados. También se transmite por contacto sexual.

-La giardiosis se contrae principalmente por medio del agua o los alimentos que están contaminados por su contacto previo con materia fecal, tanto humana como animal.

El Colegio de Veterinarios de la Provincia de Buenos Aires trabaja constantemente en la promoción de la Tenencia Responsable, la clave para cuidar la salud de los animales y la de todos. La prevención es la recomendación clave para evitar estas enfermedades.

– Desparasitar periódicamente a los animales. Se debe consultar al veterinario para saber que antiparasitario utilizar, según el peso, edad del animal.
-Deben ser vacunados bajo supervisión veterinaria.
-El medio ambiente debe mantenerse saneado, evitando la acumulación de basura, para eso es necesario implementar botes o cajas especiales para las heces caninas. Al salir a caminar con una mascota, también se deben llevar guantes, bolsa o una pala para recoger las heces.

Prevenir los riesgos, es cuidarnos entre todos.