HomePosts Tagged "Néstor Roldán"

La división Veterinaria del grupo empresario de capitales nacionales, que también actúa en la industria farmacéutica humana, logró el reconocimiento oficial del Senasa a fines de mayo.

Nicolas de la FuenteNICOLAS DE LA FUENTE
redaccion@motivar.com.ar

Optimistas. Carlos Montagna y Néstor Roldán, a cargo de la firma.

Optimistas. Carlos Montagna y Néstor Roldán, a cargo de la firma.

Tras concretar una inversión de casi US$ 2 millones en su planta de Avellaneda (Buenos Aires), la división Veterinaria de Microsules Argentina certificó las normas GMP para las áreas de depósito, control de calidad y elaboración de productos inyectables estériles y no estériles (exceptuando aquellos en cuya formulación existan principios activos hormonales y/o betalactámicos). Vale decir que la certificación oficial fue otorgada tras una auditoría realizada por el Senasa hacia fines de mayo, motivo por el cual MOTIVAR entrevistó a los responsables de la firma.
“Este reconocimiento le brinda un nuevo impulso a nuestra unidad de elaboración de inyectables para terceros, disponible para aquellos laboratorios que requieran de un proveedor que garantice la calidad de sus productos, los entregue en tiempo y forma (a precios competitivos); y que no cuente con línea propia que compita con ellos en el mostrador de las veterinaria”, explicó Néstor Roldán, gerente comercial de la división Veterinaria de Microsules Argentina.

Capacidad. En la planta se pueden elaborar 4 mil frascos al día.

Capacidad. En la planta se pueden elaborar 4 mil frascos al día.

“En esta misma planta producimos Glicerolformal, materia prima que buena parte de la industria ya emplea en algunas de sus formulaciones; con lo cual la apuesta central radica en que logremos agregarle valor a esta unidad de negocio, ofreciendo directamente a los clientes elaborar los productos terminados que contienen este ingrediente en su formulación, posibilitándoles optimizar sus costos”, avanzó el Dr. Carlos Montagna, gerente de planta.
“Vale recordar que históricamente nuestra sede estuvo montada junto con las áreas de farmacéutica humana. Sin embargo, hace unos años decidimos trasladarnos a esta planta de Avellaneda ya que en Garín (Buenos Aires) se está finalizando la construcción de una moderna planta de productos oncológicos”, agregó el Dr. Montagna.

Historia y trayectoria

El origen de Microsules Argentina en el área veterinaria comenzó hace ya más de 40 años, enfocado hacia la síntesis de materias primas estratégicas: Albendazol, Fenbendazol, Closantel y Enrofloxaxina, a los cuales se les sumó oportunamente la hidrogenación de la Avermectina. “Luego y en base al avance de los mercados asiáticos (China e India), decidimos dejar de competir en estos rubros”, narró Roldán. Y completó: “No obstante, seguimos adelante con la síntesis de materia prima, abasteciendo al mercado local (y regional) con nuestro Glicerolformal, producto de origen vegetal que se utiliza como excipiente en formulaciones inyectables, y pour on, de una extensa gama de especialidades veterinarias para combatir ectoparásitos y endoparásitos en animales de medio y gran porte”.
Más allá de esto y resaltando el perfil innovador de la firma, Montagna recordó que “en 1995, por ejemplo, desarrollamos y lanzamos al mercado el primer Bencimidazol inyectable, en base al desarrollo del Sulfoxido de Albendazol (metabolito activo del Albendazol) comúnmente conocido como Ricobendazol”.
“Esta presentación fue revolucionaria en todo el mundo y nos permitió avanzar en su comercialización, en asociación con empresas multinacionales a nivel regional, durante un largo tiempo”, aportó Roldán.
Cabe mencionar también que –entre los años 1985 y 2000- la firma se expandió bajo la figura de Microsules regional por toda América Latina, con una planta en Uruguay, desde donde se comercializaban productos terminados.
“Esta situación quedó en el pasado: Microsules Argentina se desprendió de todas estas filiales y quedó a cargo solo de la producción y abastecimiento de Glicerolformal y la comercialización de sus productos (a traves de extensiones de registro) desde Argentina, sumándose ahora la producción de inyectables exclusivamente para terceros”, detallaron nuestros entrevistados.

La planta

Construida sobre un total de 850 metros cuadrados distribuidos en dos niveles, la misma contempla un área productiva de 300 metros cuadrados y capacidad para elaborar alrededor de 4.000 frascos por día.
Además, las instalaciones disponen de un depósito de otros 300 metros (114 posiciones), al cual se suman un área de control de calidad y oficinas.
“En una primera etapa, montamos la estructura productiva de Glicerolformal para luego iniciar las inversiones en el área de inyectables”, sostuvo el Dr. Montagna.
En cuanto al equipamiento, Microsules Argentina cuenta con equipos de frío, reactores vidriados y equipos de acero inoxidable (entre otros), con la posibilidad de manejar volúmenes de 250, 500 a 4.000 litros.
Vale decir también que allí se desempeñan 20 personas, las cuales distribuyen sus tareas en las áreas de garantía de calidad, control de calidad, producción, depósito, microbiología y gerencias.
“Fue muy interesante contar con el apoyo de todo nuestro equipo de trabajo, el cual se mostró absolutamente comprometido con el objetivo de lograr la certificación de las normas GMP”, subrayó el gerente de planta de la empresa.

Propuestas para la industria

“Nuestros servicios a terceros incluyen una amplia gama de posibilidades en lo que respecta a la elaboración de inyectables que no contengan en su formulación principios activos hormonales, ni betalactámicos: Ricobendazol, Ivermectina, Cobres, Doramectina y Enrofloxacina”, sostuvo Roldan, destacando también la reciente incorporación de productos como Ketamina, Diazepam y otros más específicos. “También brindamos servicios de control físico químico y controles microbiológico, a los que se suma a la posibilidad que tienen los clientes de acceder a los registros que tenemos activos”, aportó el gerente de la planta.

Las expectativas

Culminada la recorrida de MOTIVAR por la planta de la división Veterinaria de Microsules Argentina, sus responsables adelantaron la posibilidad de seguir apostando por el sector con una inversión destinada a construir una planta exclusiva para la elaboración de productos betalactámicos y destacaron las principales fortalezas en los servicios que brindan.
“Somos una empresa seria, con trayectoria y conocimiento del mercado”, aseguró Roldán. Y concluyó: “A esto le hemos sumado el valor agregado del área de inyectables y la planta en general certificada bajo normas GMP por el Senasa, hito en base al cual esperamos profundizar nuestros vínculos con los laboratorios radicados en nuestro país”.