fbpx
MOTIVAR encabezado diarios
HomePosts Tagged "Laboratorio Azul"

En el marco de lo que fue la Cumbre de la Industria Veterinaria Argentina CIVA MOTIVAR 2018, un grupo de profesionales veterinarios compartieron su impresión sobre el rol de Periódico MOTIVAR a lo largo de sus 16 años en el mercado.

Hace más de 16 años que Periódico MOTIVAR deja impresos los acontecimientos más destacados de la industria veterinaria argentina en su publicación mensual y a diario, a través de www.motivar.com.ar.

En el último encuentro por su aniversario, el pasado 25 de octubre, en la Cumbre de la Industria Veterinaria Argentina CIVA MOTIVAR 2018, reunió a más de 300 referentes del sector sumado a otras más de 500 personas que lo siguieron en vivo por el canal de Facebook.

En ese marco, se lanzó la campaña #YoLeoMotivar donde los más de 5.500 suscriptores de todo el país son invitados a sumarse a aportar su visión sobre lo que significa para ellos Periódico MOTIVAR compartiendo un breve vídeo en las redes Ig: @motivarok y Facebook: @pmotivar como ya lo hizo Sebastián Ramón, de Laboratorio Azul (Azul, Buenos Aires).

Entrevistamos a Ramón Noseda y a Alfredo Martínez, referentes del Grupo Laboratorios Azul, quienes destacaron el rol preponderante del diagnóstico temprano a campo en la prevención de problemas sanitarios.

Desde siempre nuestro objetivo fue ayudar a mejorar la eficiencia sanitaria de los rodeos”. Así iniciaban su diálogo con MOTVAR los Dres. Alfredo Martínez y Ramón Noseda, socios fundadores del Grupo Laboratorios Azul, radicado desde 1975 en la región centro de la provincia de Buenos Aires.
Con más de 400 clientes activos, uno de los primeros laboratorios privados dedicado al diagnóstico veterinario avanza en sus objetivos, logrando consolidar también sus unidades de Diagnóstico humano; Producción de reactivos; Evaluación de productos biológicos (servicio para el cual está habilitado por el Senasa) y Producción de animales de laboratorio.
“Nos entusiasma ver la evolución en nuestros cuadros internos. Hemos incorporado profesionales jóvenes, con aspiraciones y formaciones interesantes, que van a hacer que la empresa siga su rumbo”, nos explicó Noseda. Y resaltó: “Percibimos y fomentamos el recambio generacional interno”.
En ese contexto, el laboratorio ofrece diversas áreas de diagnóstico veterinario para bovinos de carne y leche, porcinos, perros, gatos y equinos: serología; síndromes bovinos (vaca vacía, del aborto y diarreico del ternero, entre otros); virología, microbiología; evaluación de semen; parasitología (HPG, entre otros) y controles químicos.
Si bien los interesados en conocer más detalles sobre las propuestas pueden visitar laboratorioazul.com.ar, vale recordar que la empresa habilitó en 2006 su laboratorio de biología molecular, ofreciendo diagnósticos por PCR para Bacillus Anthrasis, leptospira, Neospora, campylobacter y también trichomoniasis foetus. “En este último caso, hemos incorporado la PCR como alta rutina: sobre las pruebas positivas en cultivo, se determina si se trata de foetus o no. En caso de serlo, esto le sirve al productor para volver a enviar esos animales al rodeo sin ningún problema”, describió Martínez.
A su turno, Gustavo Combessies –responsable técnico de la empresa- se sumó a la conversación, dejando en claro el rol estratégico que cumplen en la actualidad.
“La responsabilidad del laboratorio es utilizar medios, métodos y reactivos confiables, los cuales sumados a los antecedentes clínicos aportados por el veterinario, permitan arribar al diagnóstico definitivo de las enfermedades en el campo”, explicó el profesional.
Y avanzó: “Es clave el control permanente de enfermedades. Siempre existen situaciones particulares que afectan a los rodeos, como en estos últimos años han sido las inundaciones, por ejemplo”.
Vale decir también que Laboratorio Azul fue reconocido en 2003 por la OMS y desde 2004 genera el informe anual “Situación del Carbunclo Rural en Argentina”.

La actualidad
“En todas las etapas de la producción ganadera, desde el entore y hasta el destete, se producen pérdidas que muchas veces llegan al 15%. Sin dudas que debemos resolver esto, para lo cual el primer paso es conocer en qué situación nos encontramos”, explicó el Dr. Martínez, destacando la importancia de avanzar en medidas estratégicas en los campos, de la mano de los veterinarios.
Y agregó: “En los últimos años se ha mantenido estable la presencia de brucelosis, trichomoniasis y campylobacter en la zona núcleo para la cría en Buenos Aires. Esto nos preocupa porque, justamente, son las principales enfermedades que afectan a la productividad de esos establecimientos. Quienes pretendan ser más competitivos deberán fundamentalmente trabajar puertas adentro”.
Frente a esto, Combessies fue contundente: “Debemos ser constantes en el diagnóstico para lograr una prevención efectiva”. Mientras que Noseda aportó: “Es en los campos libres en los cuales más énfasis se debería realizar, controlando y diagnosticando de manera temprana a los animales que ingresan al rodeo”.
Y subrayó: “Defender la no presencia de enfermedades es lo que más nos cuesta”.
Corresponde aquí mencionar que las herramientas para llevar adelante estas tareas están disponibles. Tal es así que Laboratorio Azul mantiene desde 1991 un programa de transferencia de tecnología y asistencia técnica, por medio del cual generó una red de laboratorios que emplean sus mismos reactivos y técnicas en provincias como Buenos Aires, Córdoba, Entre Ríos, Corrientes y Santa Fe.
“Esto nos permite también expandir el uso de los antígenos y reactivos específicos que producimos desde 1982, los cuales son comercializados en el país y el exterior bajo las marcas Trico Azul y Campy Azul”, aportó Ramón Noseda, quien también destacó el compromiso de la empresa con la gestión de la calidad en todos sus procesos, hoy certificada bajo ISO 9001 2008 y ya trabajando sobre una actualización para el corto plazo.

¿Y a futuro?
Frente a la situación anteriormente descripta, desde el laboratorio son optimistas en cuando a los planes municipales y provinciales que instan a los productores a sumar programas de control de enfermedades en los campos.
“Si esta tendencia avanza, puede ser que muchos problemas se puedan evitar”, opinó Martínez. Y enfatizó: “Hay un grupo de productores que tiene una actitud de control de enfermedades y ve los beneficios. Para otros, se trata de un hecho fortuito; situación que generalmente deriva en un incremento de los riesgos y una intervención tardía que no logra los resultados esperados”.
Atento a la entrevista que MOTIVAR realizó en la ciudad de Azul, Gustavo Combessies también dio su visión respecto del tema: “Trabajamos sobre enfermedades complejas, como pueden ser DVB, Neospora, Campy y otras. Una vez que tenemos el diagnóstico, llega la etapa de avanzar en medidas reales de control y seguimiento. Ahí es donde tenemos inconvenientes para avanzar”.
Ya culminando nuestro encuentro y luego de destacar el trabajo que la empresa se encuentra realizando en materia de difusión de contenidos y materiales a través de sus distintas redes sociales, Ramón Noseda se sumó al debate: “Para avanzar es clave que se tomen datos a campo y se evalúe la información procesada. Es aquí donde debe hacer más hincapié el veterinario. Un veterinario que muchas veces, cuando trabaja en programas de IATF, sí lo hace”.
Y concluyó: “Ofrecemos servicios para el productor a través del profesional y por eso es clave que sean éstos quienes nos demanden más tecnología”.

Sobre el cierre de la jornada realizada en Azul y tras escuchar la presentación sobre el nuevo sistema de identificación del ganado, fueron diversas las opiniones de los veterinarios sobre las complicaciones que esto les generará en los trabajos en la manga.

 

Botón - botón. Es obligatorio en la oreja derecha.

Botón – botón. Es obligatorio en la oreja derecha.

Inclusive desde la FEVA se habló, por un lado, “de las demoras para los que hacen invernada en leer todas las caravanas al recibir la tropa y, por el otro, de las dificultades que se plantean en la lectura en las ventas de gordos”. Pero vayamos por partes.
Tal como resalta el Senasa, “la Resolución simplifica y agiliza el sistema de identificación del ganado bovino, bubalino y cérvido”, situación en la que coinciden los representantes de las entidades rurales.
Vale decir que el principal cambio en la normativa que entra en vigencia el 1 de julio, es la utilización -en los campos situados en la zona libre de fiebre aftosa con vacunación- de una única caravana amarilla tipo botón – botón obligatoria en la oreja derecha de cada animal, aplicada de modo tal que la numeración quede visible en la cara externa del pabellón auricular de la oreja derecha.
¿Otras modificaciones? Sí.
La norma establece la aplicación de la caravana al primer movimiento de salida del predio. En ese sentido, el titular del ganado deberá completar con la fecha de aplicación la planilla de identificación, que es una declaración jurada.
Por otro lado y ante la pérdida o la imposibilidad de leer la caravana amarilla, ya no será necesario reidentificarlos con una de color celeste, sino que se deberá colocar una nueva caravana del tipo “botón – botón”, correspondiente a la unidad productiva donde se localice el animal. Los interesados en solicitar la Resolución completa pueden hacerlo vía redaccion@motivar.com.ar

Las alternativas
Como se dijo, los principales reclamos de un grupo de veterinarios apuntan no solo a la ubicación de la caravana, sino también a su tamaño y a los posibles errores que pueden generarse en los no siempre “cómodos” lugares de trabajo donde los profesionales vacunan o toman muestras de brucelosis y tuberculosis, por ejemplo.
Frente a esto, vale aclarar que la normativa del Senasa sostiene que, opcionalmente, el productor podrá colocar una caravana tarjeta complementaria en la oreja izquierda (binomio botón-tarjeta), manteniendo la misma información de la caravana botón, “de considerarlo necesario para su manejo dentro del establecimiento”.
¿Pedirán los veterinarios a sus clientes que se invierta en esto para darle mayor eficiencia a sus operaciones? Parecería ser que sí.
También de manera optativa, se puede incluir tecnología de identificación por radiofrecuencia, una vez que –en el corto plazo- el Senasa homologue los sistemas correspondientes y podamos comenzar a hablar en nuestro país animales “microchipeados”, por los cuales los compradores estén dispuestos a pagar un plus.

Sobre el cierre de la jornada realizada en Azul y tras escuchar la presentación sobre el nuevo sistema de identificación del ganado, fueron diversas las opiniones de los veterinarios sobre las complicaciones que esto les generará en los trabajos en la manga.

 

Botón - botón. Es obligatorio en la oreja derecha.

Botón – botón. Es obligatorio en la oreja derecha.

Inclusive desde la FEVA se habló, por un lado, “de las demoras para los que hacen invernada en leer todas las caravanas al recibir la tropa y, por el otro, de las dificultades que se plantean en la lectura en las ventas de gordos”. Pero vayamos por partes.
Tal como resalta el Senasa, “la Resolución simplifica y agiliza el sistema de identificación del ganado bovino, bubalino y cérvido”, situación en la que coinciden los representantes de las entidades rurales.
Vale decir que el principal cambio en la normativa que entra en vigencia el 1 de julio, es la utilización -en los campos situados en la zona libre de fiebre aftosa con vacunación- de una única caravana amarilla tipo botón – botón obligatoria en la oreja derecha de cada animal, aplicada de modo tal que la numeración quede visible en la cara externa del pabellón auricular de la oreja derecha.
¿Otras modificaciones? Sí.
La norma establece la aplicación de la caravana al primer movimiento de salida del predio. En ese sentido, el titular del ganado deberá completar con la fecha de aplicación la planilla de identificación, que es una declaración jurada.
Por otro lado y ante la pérdida o la imposibilidad de leer la caravana amarilla, ya no será necesario reidentificarlos con una de color celeste, sino que se deberá colocar una nueva caravana del tipo “botón – botón”, correspondiente a la unidad productiva donde se localice el animal. Los interesados en solicitar la Resolución completa pueden hacerlo vía redaccion@motivar.com.ar

Las alternativas
Como se dijo, los principales reclamos de un grupo de veterinarios apuntan no solo a la ubicación de la caravana, sino también a su tamaño y a los posibles errores que pueden generarse en los no siempre “cómodos” lugares de trabajo donde los profesionales vacunan o toman muestras de brucelosis y tuberculosis, por ejemplo.
Frente a esto, vale aclarar que la normativa del Senasa sostiene que, opcionalmente, el productor podrá colocar una caravana tarjeta complementaria en la oreja izquierda (binomio botón-tarjeta), manteniendo la misma información de la caravana botón, “de considerarlo necesario para su manejo dentro del establecimiento”.
¿Pedirán los veterinarios a sus clientes que se invierta en esto para darle mayor eficiencia a sus operaciones? Parecería ser que sí.
También de manera optativa, se puede incluir tecnología de identificación por radiofrecuencia, una vez que –en el corto plazo- el Senasa homologue los sistemas correspondientes y podamos comenzar a hablar en nuestro país animales “microchipeados”, por los cuales los compradores estén dispuestos a pagar un plus.

Durante un encuentro organizado por Laboratorio Azul, funcionarios del Senasa expusieron su visión sobre los programas nacionales de lucha contra Brucelosis y Tuberculosis, sus exigencias, novedades y resultados.

DE LA REDACCION DE MOTIVAR
redaccion@motivar.com.ar

Reunidos. Representantes oficiales, junto al equipo de Laboratorio Azul.

Reunidos. Representantes oficiales, junto al equipo de Laboratorio Azul.

Con el objetivo de aunar criterios y trabajar en la instrumentación efectiva de las reglamentaciones vigentes, el Laboratorio Azul Diagnóstico realizó una jornada de actualización sobre el funcionamiento y la situación actual de los programas nacionales de Control y Erradicación de Brucelosis y Tuberculosis bovina, en el Campo Experimental del Senasa en Azul, Buenos Aires.
El encuentro tuvo lugar en mayo, contó con el apoyo del Círculo de Médicos Veterinarios local y recibió a más de 100 asistentes, entre representantes de los entes sanitarios, laboratorios de red, veterinarios privados, acreditados por organismo oficial y ganaderos de la provincia de Buenos Aires.
“Hay normativas que se han ido actualizando aquí y en el mundo, en las cuales los veterinarios tenemos que integrarnos”, sostuvo uno de los responsables de Laboratorio Azul Diagnóstico, el Dr. Ramón Noseda. Y agregó: “El objetivo es encontrarle entre todos una solución real a los problemas que tenemos”.
La jornada, de la cual participó MOTIVAR, abordó también la presentación del nuevo Sistema de Identificación Bovina, por medio de un representante de la Dirección de Control de Gestión y Programas Especiales del Senasa, quien destacó en qué consiste el nuevo sistema oficial, su fecha de entrada en vigencia y los nuevos requisitos para los establecimientos UE.
Este no fue un tema menor y puso en evidencia una serie de opiniones encontradas no sobre la practicidad de la implementación del “botón – botón” como elemento identificatorio, sino de su impacto en el manejo de la hacienda y también de la información que a los veterinarios acreditados el organismo sanitario les exige recabar e informar (Ver nota adjunta).

Visión oficial
La representación del Senasa además contó con Jorge Hart, jefe del Programa de Brucelosis y Nicolás Venditti, del Programa de Tuberculosis. También participó Mariano Bacci, coordinador general de programas sanitarios.
“Debemos fortalecer los lazos entre el Senasa y los veterinarios acreditados, quienes -junto a los laboratorios de red- son parte indispensable del sistema, fundamentalmente en lo que hace a la notificación de enfermedades”, comentó Bacci. Y agregó: “Estamos trabajando en un nuevo sistema on line, al cual los veterinarios podrán ingresar para informarse de las últimas normativas y legislaciones. También servirá para actualizar la información con la que contamos de los profesionales que trabajan en los programas nacionales”.

Vigilancia y vacunación
A su turno, el jefe del Programa Nacional de Brucelosis, Jorge Hart, repasó pormenores de la Resolución 150, mediante la cual se avanza tanto en rodeos de carne, como de leche, en estrategias de vacunación, saneamiento, vigilancia epidemiológica y control de movimientos.
De más está decir que los interesados en acceder a la normativa vigente y demás información vinculada al Programa pueden solicitar este material vía redaccion@motivar.com.ar.
“Mientras que el 66% de los tambos están certificados como libres de brucelosis, en el caso de la cría bovina este indicador no supera el 1%”, describió Hart. Y puntualizó: “Si bien no es obligatorio que lo hagan, está claro que debemos avanzar de alguna manera hacia una situación superadora”.
Más allá de esto, resaltó que fue en 2014 cuando se realizó el último estudio de prevalencia de la enfermedad en los rodeos bovinos nacionales, dando como resultado una prevalencia del 12,35% en establecimientos y del 0,8% en animales. “Es claro que se deben seguir corrigiendo desvíos, pero lo cierto es que estamos en una etapa de control avanzado de la enfermedad”, aseveró el veterinario, al tiempo que destacó el rol de las vacunaciones en ese proceso.
“Las vacunas son la razón por la cual se mantienen bajos los niveles de prevalencia. El año pasado se vacunaron más de 7 millones de terneras, un muy alto porcentaje sobre el potencial total”, sostuvo.
En este marco y tras ser consultados respecto de la posible incorporación de la vacuna RB51 al plan oficial, los representantes del Senasa explicaron que efectivamente las pruebas se están realizando.
“Se ha planteado la posibilidad de aplicarla básicamente como refuerzo de la vacunación oficial con la cepa 19”, aseguraron.
Promediando la mañana, los asistentes también intervinieron en la jornada solicitando al Senasa más herramientas para que los productores que aún no lo hacen, cumplan con sus obligaciones; así como también en lograr unificar el discurso y las exigencias de la mano de las oficinas locales.
Frente a ello, Jorge Hart dejó en claro que “no resulta sencillo” plantearles obligaciones de cumplimiento a los establecimientos y graficó la situación con lo ocurrido entre 2014 y 2015 cuando no prosperaron las modificaciones que se esperaban realizar en el control de los movimientos de hacienda.

Responsabilidades
La jornada organizada por Laboratorio Azul contó también con la exposición de Nicolás Venditti, representante del Programa Nacional de Tuberculosis, quien repasó la normativa vigente (pueden solicitarla a redaccion@motivar.com.ar) y ubicó en 63 millones de dólares las pérdidas económicas que la presencia de la enfermedad genera en el campo.
Más allá de esto y destacando la responsabilidad que los distintos actores del sistema sanitario tiene en el avance contra la enfermedad, Venditti explicó que en Argentina son cerca de 4 millones los bovinos certificados como libres de tuberculosis. “Si bien aún nos resta involucrar a más productores en el sistema, no podemos perder de vista que la prevalencia actual en animales es del 0,3%”, comentó el representante del Senasa.
Asimismo, destacó la importancia de los programas regionales que están en funcionamiento en Santa Fe, Córdoba, Entre Ríos y Neuquén. “Es clave comprender la responsabilidad que conlleva ser veterinarios acreditados, son la única herramienta que tenemos entre la enfermedad, el productor y el programa nacional”, concluyó Venditti.

Sobre el cierre de la jornada realizada en Azul y tras escuchar la presentación sobre el nuevo sistema de identificación del ganado, fueron diversas las opiniones de los veterinarios sobre las complicaciones que esto les generará en los trabajos en la manga.

 

Botón - botón. Es obligatorio en la oreja derecha.

Botón – botón. Es obligatorio en la oreja derecha.

Inclusive desde la FEVA se habló, por un lado, “de las demoras para los que hacen invernada en leer todas las caravanas al recibir la tropa y, por el otro, de las dificultades que se plantean en la lectura en las ventas de gordos”. Pero vayamos por partes.
Tal como resalta el Senasa, “la Resolución simplifica y agiliza el sistema de identificación del ganado bovino, bubalino y cérvido”, situación en la que coinciden los representantes de las entidades rurales.
Vale decir que el principal cambio en la normativa que entra en vigencia el 1 de julio, es la utilización -en los campos situados en la zona libre de fiebre aftosa con vacunación- de una única caravana amarilla tipo botón – botón obligatoria en la oreja derecha de cada animal, aplicada de modo tal que la numeración quede visible en la cara externa del pabellón auricular de la oreja derecha.
¿Otras modificaciones? Sí.
La norma establece la aplicación de la caravana al primer movimiento de salida del predio. En ese sentido, el titular del ganado deberá completar con la fecha de aplicación la planilla de identificación, que es una declaración jurada.
Por otro lado y ante la pérdida o la imposibilidad de leer la caravana amarilla, ya no será necesario reidentificarlos con una de color celeste, sino que se deberá colocar una nueva caravana del tipo “botón – botón”, correspondiente a la unidad productiva donde se localice el animal. Los interesados en solicitar la Resolución completa pueden hacerlo vía redaccion@motivar.com.ar

Las alternativas
Como se dijo, los principales reclamos de un grupo de veterinarios apuntan no solo a la ubicación de la caravana, sino también a su tamaño y a los posibles errores que pueden generarse en los no siempre “cómodos” lugares de trabajo donde los profesionales vacunan o toman muestras de brucelosis y tuberculosis, por ejemplo.
Frente a esto, vale aclarar que la normativa del Senasa sostiene que, opcionalmente, el productor podrá colocar una caravana tarjeta complementaria en la oreja izquierda (binomio botón-tarjeta), manteniendo la misma información de la caravana botón, “de considerarlo necesario para su manejo dentro del establecimiento”.
¿Pedirán los veterinarios a sus clientes que se invierta en esto para darle mayor eficiencia a sus operaciones? Parecería ser que sí.
También de manera optativa, se puede incluir tecnología de identificación por radiofrecuencia, una vez que –en el corto plazo- el Senasa homologue los sistemas correspondientes y podamos comenzar a hablar en nuestro país animales “microchipeados”, por los cuales los compradores estén dispuestos a pagar un plus.

El próximo martes 9 de mayo se realizará un nuevo encuentro organizado por Laboratorio Azul y el Círculo de Médicos Veterinarios de esa localidad bonaerense.

En Azul, provincia de Buenos Aires, en el marco de una nueva jornada de actualización, se abordará el Programa de Control y Erradicación de la Brucelosis y Tuberculosis bovina.
El encuentro tendrá lugar el próximo martes 9 de mayo y contará con la participación de los siguientes disertantes:

  • Dr. Jorge Hart – Programa Nacional de Control y Erradicación de Brucelosis
  • Dr. Nicolás Venditti – Programa Nacional de Control  y Erradicación de Tuberculosis

La jornada que comenzará a las 9 de la mañana en el campo experimental del Senasa (Azul) es impulsada por Laboratorio Azul y el Círculo de Médicos Veterinarias de esa localidad bonaerense. Además, contará con el auspicio del Colegio de Veterinarios de la Provincia de Buenos Aires.

Grupo Laboratorios Azul anunció el lanzamiento de su nueva imagen on line, a la cual se puede acceder desde laboratorioazul.com.ar.

laboratorio-azulDestacándose ya por su presencia en las redes sociales a través de Facebook y Twitter, el Grupo Laboratorios Azul anunció recientemente el lanzamiento de su renovada página Web a la cual los interesados podrán ingresar desde laboratorioazul.com.ar.
Allí la empresa comparte informaciones técnicas y novedades del sector, por medio de un índice que involucra los siguientes temas: Diagnóstico Veterinario; Evaluación de Productos Biológicos; Reactivos de Diagnóstico; Animales para Laboratorio; y Diagnóstico Humano.
Además, desde la Web se puede acceder a la versión digital de la revista “Noticias” de la empresa y conocer más información sobre la red diagnóstica que abarca el Grupo.
A su vez, están ya disponibles los audios y videos de las últimas charlas y disertaciones que organizó la empresa, con la participación de destacados oradores de calidad nacional e internacional.

La negligencia de los productores de no vacunar y la de los organismos de control de no fiscalizar adecuadamente el cumplimiento de las leyes vigentes continuará manteniendo esta zoonosis en forma endémica.

DR. RAMON NOSEDA
OMS-WHO-CSR/C8-370-37
Laboratorio Azul Diagnostico
rnoseda@laboratorioazul.com.ar

El periodo 2015 finalizó con cinco brotes de carbunclo bovino en los partidos bonaerenses de Alvear (marzo y septiembre), Dolores, Laprida y Saladillo.
Vale decir que todos y cada uno de ellos se dieron en rodeos que no habían cumplido con la vacunación obligatoria impuesta por la Ley 6703/61.
Por su parte, la distribución porcentual de la enfermedad en bovinos muertos súbitamente se mantiene (desde el quinquenio 2002 – 06) en el 11%.
En 2015 fue del 7%, después de evaluar 70 muestras de animales muertos súbitamente; en 5 de los cuales se aislaron e identificaron Bacillus anthracis (+2 puntos porcentuales respecto de 2014 y de igual magnitud para el quinquenio 2007 – 11). Asimismo y evaluando el periodo 1977 – 2015, el total de muestras analizadas fue de 4.130 y los aislamientos positivos a Bacillus anthracis: 460.

Tabla Nº 1 – Vacunas anticarbunclosas bovinas – 2015.
Laboratorios elaboradores Dosis aprobadas Diferencia con 2014
9 27.660.485 +3.302.000

La distribución porcentual estacional muestra los meses de verano con 14% (para un histórico de 18%) y otoño con 7% (histórico del 10%).
Los meses de temperaturas frías marcaron un invierno de 5% versus un histórico del 8% y una de primavera sin brotes (histórico de 7%).

Zona de alerta y respuesta

La misma fue creada por Decreto Nº 661 de la Municipalidad de Azul en 2004 para resguardar la salud de la población rural expuesta a reiterados brotes de carbunclo bovino y al manipuleo de los cadáveres en forma desaprensiva por falta del conocimiento adecuado.
Además, se apuntó a proteger la salud animal de sus 599.000 bovinos (patrimonio ganadero) y coordinar acciones sanitarias inter-institucionales. En el periodo 2004 – 2015 se identificaron 67 brotes de carbunclo bovino; se produjeron 19 alertas veterinarias y se vacunaron simultáneamente Aftosa/Carbunclo en un periodo de 11 años: 1.498.008 bovinos, sin demostración de ningún accidente vacunal.
Vale decir que el Partido de Azul en la campaña 2015 y según información de Fundazul, manifiesta un total de 599.800 bovinos, siendo la población blanco susceptible (mayores a 8 meses) de 385.920 bovinos. Se vacunaron 277.303 (72%), mientras que en 2014 se habñian vacunado 328.000 (85%): 13 puntos porcentuales menos en el periodo.

 

En Buenos Aires

Continúa vigente la resolución 115/14, prevista en el marco de la Ley 6703.
Al momento de producir el cierre de este documento, COPROSA disponía de la siguiente información: “59 son los partidos que informaron, de los cuales se desprende que 7.484.279 son los animales pertenecientes a las categorías en condiciones de recibir vacunación, según informe de campaña primavera 2015.
Los animales vacunados son 4.731.071 (63%). Estos datos no están completos ya que se presume que en 41 partidos de la provincia se ha vacunando contra carbunclo pero esa información aún no se ha logrado obtener en forma fidedigna”.
Información no oficial de 2014 declara vacunación en: 10.397.167 (83%) de la población bovina estimada. Lo que demostraría 20 puntos porcentuales menos de animales vacunados.

 

En Santa Fe
Continúa vigente el plan de vacunación obligatorio: las principales entidades referentes de la Salud Pública acordaron recomendar a la COPROSA, la implementación de un plan superador de lucha contra el carbunclo que incluya la vacunación obligatoria en conjunto con la fiebre Aftosa.
Durante el 2014 se vacunaron 4.899.152. el 73% de su población objetiva, mientras que en 2015 la vacunación alcanzó 5.786.092 (86%): 13 puntos porcentuales más de animales que el pasado año.

Conclusiones
La negligencia de los productores de no vacunar y la de los organismos de control nacional y/o provinciales de no fiscalizar adecuadamente el cumplimiento de las leyes vigentes continuará manteniendo esta zoonosis en forma endémica. La intervención de los focos activos por la autoridad competente, la eliminación eficiente de los cadáveres y la vacunación obligatoria, son las únicas herramientas para su control.

Opinión

Adriana Soutullo - InmunologiaSonia Ricotti1,2, Maria Inés Garcia2, Carolina Veaute2, Alejandra Bailat2, Eduardo Lucca3, R. Frank Cook4, Sheila J. Cook4 y Adriana Soutullo (foto)1,2
(1) Laboratorio de Diagnóstico e Investigaciones Agropecuarias. Sub- Dirección de Ganadería y Sanidad Animal. Ministerio de la Producción de Santa Fe. (2) Laboratorio de Inmunología, Cátedra de Inmunología. Facultad de Bioquímica y Ciencias Biológicas. Universidad Nacional del Litoral. (3) Cátedra de Infectología. Facultad de Ciencias Veterinarias. Universidad Nacional del Litoral. (4) Department of Veterinary Science, Gluck Equine Research Center, University of Kentucky, USA.

Recientemente, un equipo interdisciplinario conformado por profesionales del Laboratorio de Diagnóstico e Investigaciones Agropecuarias del Ministerio de la Producción de Santa Fe y docentes investigadores de la Universidad Nacional del Litoral y la Universidad de Kentucky, Estados Unidos, ha descripto una nueva situación epidemiológica, al haberse demostrado que el Virus de la Anemia Infecciosa Equina (VAIE) puede infectar caballos y mantenerse sin ser detectado, ocultándose en “silencio serológico”, al no haber anticuerpos antivirales que lo delaten, durante al menos dos años.
La Anemia Infecciosa Equina es una patología infecciosa que afecta más del 20% de la población equina santafesina y constituye una situación problemática a nivel mundial, con especial inquietud en equinos deportivos.
La única estrategia sanitaria para su control es la eliminación de los animales infectados, los que son diagnosticados mediante la tradicional técnica serológica, Test de Coggins, capaz de detectar anticuerpos antivirales, como modo indirecto de poner en evidencia la presencia viral.
Estos anticuerpos suelen estar presentes generalmente a partir de los 45 días de infección; es decir, este periodo de “silencio serológico” solo estaba definido frente a una infección de reciente evolución, generalmente acompañada de signos clínicos característicos.
Lo novedoso del hallazgo consistió en encontrar 9 caballos, en apariencia sanos, infectados por el VAIE sin anticuerpos anti-virales, durante al menos dos años, período en que fueron evaluados. Por otra parte, estos animales tuvieron la particularidad de tener su sistema inmune intacto y el haber convivido durante muchos años con caballos asintomáticos pero persistentemente infectados (virus y anticuerpos específicos presentes).
La presencia viral en sangre fue puesta en evidencia aplicando tres técnicas de genética molecular (PCR) diferentes, desarrolladas por este equipo de investigación, mediante las cuales se logró amplificar distintos sectores del genoma viral; en tanto que fue posible demostrar la ausencia de anticuerpos empleando técnicas de mayor sensibilidad, tales como los ensayos serológicos del ELISA y Western Blot.
Si solo se hubieran realizado estos ensayos serológicos, sin haber detectado al virus por genética molecular, los animales en cuestión hubieran sido erróneamente diagnosticados, como no infectados.

Lo que viene

Este hallazgo explicaría una situación recurrente y anteriormente descripta por los médicos veterinarios, al observar que muchos caballos asintomáticos y en apariencia sanos, no lograban “infectarse” (sin anticuerpos específicos antivirales), aun a pesar de estar conviviendo durante mucho tiempo con animales crónicamente infectados, en un mismo establecimiento rural.
Es probable, bajo este nuevo concepto, que podría tratarse de equinos serológicamente “silenciosos”, es decir sin anticuerpos pero con el virus en su sangre (portadores virales, negativos a los test serológicos).
Lo que aun no se sabe es si estos podrían ser capaces de transmitir la infección a equinos sanos y determinar la casuística de este fenómeno.
En definitiva y por primera vez en el mundo, se describe que puede haber equinos naturalmente infectados al haberse puesto en evidencia el VAIE como ADN proviral, que serían portadores asintomáticos sin anticuerpos específicos, al menos durante dos años.
Por lo tanto, es posible que exista un “silencio serológico”, ocultando la infección por el VAIE, similar a lo que se ha descrito para otras infecciones virales como con el Virus de la Hepatitis B, Virus de la Hepatitis C y Virus de la Inmunodeficiencia Simia.
Esta nueva situación epidemiológica tiene significativas implicancias para el diseño de futuras estrategias en los programas de vigilancia de las infecciones por VAIE y pueden añadir una nueva dimensión en la comprensión de la epidemiología de este importante virus equino y de otros lentivirus.
Estos descubrimientos permitieron al grupo de investigación publicar sus resultados en una prestigiosa revista internacional y ser presentados recientemente en el X Conferencia Internacional de Enfermedades Equinas, en Buenos Aires, a la vez de ubicar a Santa Fe y Argentina como pioneros en hallazgos de esta índole.

El dato surge de la disertación que el Dr. Anselmo Odeón (INTA Balcarce) llevó adelante en el marco de la jornada de actualización para veterinarios organizada por Laboratorio Azul Diagnóstico.

Nicolas de la FuenteNICOLAS DE LA FUENTE
redaccion@motivar.com.ar

La intención base de un buen asesor veterinario es la que propone siempre que prevenir es mejor que curar. Con este concepto en mente, las autoridades del Grupo Laboratorio Azul desarrollaron una jornada de actualización orientada a la pronta detección de la Diarrea Viral Bovina el pasado 18 de marzo. El encuentro tuvo lugar en el Círculo Médico de Azul, provincia de Buenos Aires, y contó con la participaron de más de 80 profesionales privados.

ESCUCHA LAS CHARLAS COMPLETAS POR INTERNET

1 Anselmo Odeón

1 – Anselmo Odeón

2 - Demían Bellido

2 – Demían Bellido

3 - Gustavo Combessies

3 – Gustavo Combessies

Aquellos interesados, podrán acceder a las disertaciones completas desarrolladas en la jornada de actualización en Diarrea Viral Bovina que Laboratorio Azul Diagnóstico concretó el pasado 18 de marzo. Para hacerlo, deberán ingresar en la sección “Charlas” disponible ya en hablandodelonuestro.com.ar bajo el título: “La DVB genera pérdidas anuales por más de US$ 100 millones en Argentina”. Allí podrán escuchar la presentación del Dr. Anselmo Odeón, (1) del INTA Balcarce -Medidas de control para evitar el ingreso de la infección al campo-, así como también del representante de Vetanco, Demían Bellido (2) -Nueva vacuna para el control de la DVB, Proteína de fusión- y Gustavo Combessies, (3) desde Laboratorio Azul Diagnóstico -Diagnóstico serológico, su aplicación práctica en la detección de animales persistentemente infectados-.
Más información en info@hablandodelonuestro.com.ar.

Vale aclarar que las disertaciones del Dr. Anselmo Odeón (INTA Balcarce), Demián Bellido (investigador de Vetanco) y Gustavo Combessies (responsable técnico de Laboratorio Azul) fueron transmitidas en vivo –vía Internet- por MOTIVAR Radio, a través de la plataforma disponible en hablandodelonuestro.com.ar (Ver Recuadro).

Los temas del encuentro

La denominada Diarrea Viral Bovina se caracteriza por ser una enfermedad progresiva que produce diarrea incontrolable y fétida, deshidratación y enflaquecimiento progresivo, descarga nasal y ulceraciones en las mucosas de la cavidad oral y del tracto gastrointestinal en bovinos.
Esta breve descripción fue el puntapié inicial de la presentación a cargo del Dr. Odeón, quien también describió distintas acciones que los veterinarios privados pueden desarrollar a campo: “Hace más de 50 años que conocemos la enfermedad, pero es la primera vez que contamos con dos herramientas importantes para su control: pruebas de diagnóstico eficientes de animales infectados y vacunas que prometen una protección a largo plazo”, afirmó el especialista. Y subrayó ante los profesionales: “En Argentina, las pérdidas ocasionadas por los perjuicios de la DVB rondan los US$ 100 millones al año”.
Por su parte, Demián Bellido repasó las principales características de una nueva vacuna que llega al mercado local para controlar la enfermedad. “Trabajamos por más de 10 años con pruebas a campo y estamos satisfechos de anunciar los resultados que se logran por medio del uso de este producto”. Y recordó: “La aplicación de dos dosis (entre el destete y la primera parición) y una revacunación anual es suficiente y efectiva para avanzar en el control de la problemática junto con las medidas de manejo que los profesionales consideren apropiadas”.
Culminando el encuentro, fue el Dr. Combessies quien presentó los kits y metodologías de trabajo que Laboratorio Azul ofrece para que los veterinarios privados puedan realizar el correcto diagnóstico serológico de la enfermedad. “La técnica a la que nos referimos se lleva adelante por medio de un ELISA de antígeno, a través de la piel, lo cual facilita la tarea del profesional cuando se trabaja con una cantidad importante de animales (también se puede hacer en sangre)”, le explicó el profesional a MOTIVAR Radio. Y agregó: “Nuestro camino seguirá siendo el de trasmitir conocimientos y actualizaciones técnicas porque estamos convencidos de que cuanto más se conozca y entienda a la enfermedad, más alternativas podrá ofrecer el veterinario a sus clientes.
En el cierre de la jornada, dialogamos con Ramón Noseda, co-director de Laboratorio Azul, quien destacó el nivel de las disertaciones, el impacto de la diarrea viral bovina en el país y el rol que juegan tanto el diagnóstico, como los profesionales veterinarios en su control.

Frente a las pérdidas ocasionadas por la enfermedad a campo, se describe aquí una herramienta práctica para el control de la infección en los rodeos de carne y leche.

M.V. GUSTAVO COMBESSIESGustavo Combessies
Laboratorio Azul
gmcombessies@laboratorioazul.com.ar

La Diarrea Viral Bovina (DVB) provoca importantes pérdidas reproductivas en los bovinos por infertilidad, mortalidad embrionaria, abortos, muerte perinatal, nacimiento de terneros débiles o malformados y, finalmente, muerte de animales de mayor edad con el cuadro de enfermedad de las mucosas. El virus fue aislado en nuestro laboratorio en el 4% de los fetos ingresados para el diagnóstico de causa de aborto bovino en el período 1992-2014. El 74% de las vacas analizadas con pérdidas reproductivas tienen anticuerpos frente al virus de DVB, indicando una alta diseminación de la infección en nuestros rodeos.
Existen varios métodos disponibles para el diagnóstico de la infección aguda o transitoria y la infección persistente del vDVB. Para el caso de la detección del virus, son: el aislamiento viral en cultivos celulares, captura del virus mediante la técnica de ELISA (ACE), ensayo de Inmunohistoquímica (IHQ) y RT-PCR (reacción en cadena de la polimerasa transcriptasa reversa). Asimismo, los métodos serológicos, que detectan la respuesta inmune humoral generada por la infección, son: la seroneutralización viral (técnica de referencia) y el ELISA para la detección de anticuerpos.

Captura del virus por ELISA

El diagnóstico de los animales persistentemente infectados (PI) es la clave para controlar la enfermedad en el rodeo o tambo.
Es necesario utilizar un test de alta sensibilidad y alto valor predictivo negativo (VPN) para evitar dejar en el rodeo animales falsos negativos, que son los que mantienen la infección en el mismo.
La técnica de ELISA de captura (ACE) sobre muestras de piel de oreja es la que demuestra mayor sensibilidad y mayor VPN. En los animales detectados como positivos, se debería repetir el ensayo tres semanas después para corroborar la infección y el estado de PI.
Esta técnica se puede utilizar con muestras de piel de la oreja (earnotch), sangre con anticoagulante, también suero o plasma.
La muestra de piel de oreja tiene la ventaja que, el resultado, no es afectado por la presencia de anticuerpos calostrales ni de infección natural, así que se recomienda el muestreo en terneros a partir de los tres meses de edad, aprovechando el momento del caravaneado, utilizando un sacabocado o un señalador. Los terneros son la categoría con mayor probabilidad de encontrar los PI e, indirectamente, estamos controlando la madre, ya que se asume que un ternero PI negativo proviene de una madre PI negativa.

Control de la infección mediante detección de terneros PI

Existen varias alternativas para iniciar el control. Básicamente y una vez detectada la infección en el rodeo o tambo, se deben muestrear todos los terneros mayores de 3 meses de edad; realizar la detección de PI en muestras de piel de oreja y descartar los animales PI. Los terneros menores de tres meses y todos los nacidos hasta 9 meses después de eliminado el último ternero PI deben ser muestreados y analizados; si es PI debe ser descartado.
Toda vaca madre de ternero PI debe ser muestreada y si es PI debe ser descartada, se asume que la madre de un ternero PI negativo es PI negativa.
Luego del muestreo, toda vaca abortada (y sin ternero al pie) debe ser descartada si es PI positiva; lo mismo con los toros del establecimiento.
Posteriormente, es necesario establecer un programa de seguimiento del estado de la infección del establecimiento y evitar el ingreso de un nuevo PI.
Por lo tanto, se recomienda muestrear todo animal ingresado y tener especial cuidado con una hembra preñada seropositiva, ya que puede tener el feto infectado. En este caso, debería estar separada hasta el nacimiento y posterior comprobación de que el ternero no es PI.
Se recomienda también implementar un plan de vacunación del rodeo.
En este caso se podría realizar el control del estado inmune y de una posible reintroducción de la infección a través de grupos de terneros centinelas no vacunados. Si bien la elección del test a utilizar es importante debemos evaluar si el esquema de monitoreo que vamos a emplear en el rodeo o tambo se adapta a las necesidades.

Entrevistamos a los Dres. Alfredo Martínez y Ramón Noseda, quienes destacan la permanencia de la empresa en el rubro y plantean desafíos de cara al futuro.

PATRICIO JIMENEZ
patricio@motivar.com.ar

Trayectoria y cumplimiento de las normativas. Laboratorio Azul cuenta con más de 800 clientes veterinarios y cumple con las Normas ISO 9001, 2000 y 2008.

Trayectoria y cumplimiento de las normativas. Laboratorio Azul cuenta con más de 800 clientes veterinarios y cumple con las Normas ISO 9001, 2000 y 2008.

Llenamos un espacio, motivados por los propios veterinarios; ofreciendo un abanico de servicios que facilitaba el trabajo de los profesionales a campo, ofreciendo siempre una calidad superadora”. De esta manera iniciaba su diálogo con MOTIVAR Radio el Dr. Alfredo Martínez, presidente del Grupo de Laboratorios Azul, en el marco de una entrevista concretada con motivo de cumplirse los primeros 40 años de vida de esta empresa en el sector.

Así y a través de la emisión ya disponible en hablandodelonuestro.com.ar, el profesional detalló el camino transitado desde el 3 de julio de 1975 por parte de uno de los primeros laboratorios privados dedicados al diagnóstico veterinario en nuestro país, el cual -ubicado en la región centro de la provincia de Buenos Aires- registra más de 800 clientes veterinarios y cerca de 12 mil establecimientos ganaderos para su evaluación epidemiológica.

“El primer análisis que realizamos fue un diagnóstico coproparasitológico”, recordó Martínez, dejando en claro que con el paso del tiempo y la expansión de una red de laboratorios ubicados en distintas regiones, el laboratorio logró consolidar un servicio integral de calidad.

“En ese entonces éramos reconocidos por nuestro trabajo en la FCV de La Plata, lo cual llevó a que muchos de nuestros alumnos se fueran convirtiendo en clientes”, aportó el vicepresidente de la firma, Dr. Ramón Noseda. Y agregó: “La estructura original se modificó a partir del sistema de gestión de la calidad que instrumentamos, el cual llevó a que Laboratorio Azul Diagnóstico se divida en áreas de diagnóstico humano y veterinario; contando con una unidad para la cría de animales de laboratorio, otra de producción de reactivos y la más reciente, ligada a la evaluación de productos biológicos”. Respecto de este último servicio, destacó que se avanza en pruebas de inocuidad, esterilidad y potencia de vacunas bacterianas y virales.

Trayectoria y cumplimiento de las normativas. Laboratorio Azul cuenta con más de 800 clientes veterinarios y cumple con las Normas ISO 9001, 2000 y 2008.

Trayectoria y cumplimiento de las normativas. Laboratorio Azul cuenta con más de 800 clientes veterinarios y cumple con las Normas ISO 9001, 2000 y 2008.

Dejando en claro que la base histórica de los laboratorios de diagnóstico veterinario han sido la trichomoniasis, campylobacter y brucelosis, el Dr. Noseda compartió su visión en cuanto al futuro de estos servicios.

“Sin dudas que deberemos estudiar con mayor detalle la realidad en cuanto a neosporosis y leptospirosis”, expresó el profesional. Y agregó: “Además, el futuro planteará un desafío en materia de diversas enfermedades zoonóticos que se convertirán en una limitante para la producción de carnes en nuestro país, como pueden ser escherichia coli y síndrome urémico hemolítico”.

 

Lo que viene

“Tenemos muy buenas expectativas en cuanto al futuro de nuestro grupo”, sostuvo el Dr. Martínez, dejando en claro la idea de institucionalizar las acciones para que los profesionales que conforman Laboratorio Azul (José María Cordeviola, Gustavo Combessies, Juan Enrique Martínez y Sebastián Ramón, entre otros) puedan continuar desarrollando el proyecto en el tiempo.

“En cuanto a los desafíos, se deberá avanzar en la incorporación de tecnologías y en la automatización de los procesos, más allá de que muchos análisis siguen realizándose de forma personalizada con microscopio”, explicó.

Por otra parte, Martínez sostuvo que con el paso del tiempo se percibe una mayor utilización de los servicios de diagnóstico a campo.

Trayectoria y cumplimiento de las normativas. Laboratorio Azul cuenta con más de 800 clientes veterinarios y cumple con las Normas ISO 9001, 2000 y 2008.

Trayectoria y cumplimiento de las normativas. Laboratorio Azul cuenta con más de 800 clientes veterinarios y cumple con las Normas ISO 9001, 2000 y 2008.

“Los veterinarios deben asumir un rol más activo dentro de la empresa agropecuaria, haciéndose notar como un agente de cambio dentro de la misma”, opinó el especialista. Y subrayó: “Son los profesionales los que deben influir sobre las decisiones técnicas que toman los productores, en base a números, estadísticas y también resultados biológicos, que permitan aprovechar las tecnologías que tenemos disponibles en el país”.

Futuro. “Los servicios de diagnóstico serán cada vez más demandados”, Alfredo Martínez.

Futuro. “Los servicios de diagnóstico serán cada vez más demandados”, Alfredo Martínez.

Con foco en la calidad

Culminando ya la entrevista concretada con MOTIVAR Radio, el Dr. Ramón Noseda hizo hincapié en las mayores exigencias que deberán ir cumplimentando los laboratorios de diagnóstico veterinario de cara al futuro inmediato. “Nosotros ya hemos certificado la norma ISO 9001 2000 y 2008, a las cuales se suman las nuevas normativas del Senasa, orientadas a ofrecer servicios de calidad”, explicó el referente. Además, sostuvo que distintas provincias se encuentran estimulando la figura del corresponsable sanitario, situación que “también llevará a un mayor y mejor uso de estos servicios”.

Por último, y tras recordar en este momento especial la trayectoria y el trabajo realizado en la empresa por parte del fallecido Juan Carlos Bardón, Noseda hizo alusión a la obligatoriedad de vacunar contra el carbunclo a los bovinos tanto en las provincias de Buenos Aires, como de Santa Fe: “Sin dudas que ha cambiado la actitud política de los ministros responsables de estas áreas; ahora debemos esperar para evaluar los resultados”.

ACTUALIZACION TECNICA EN LEPTOSPIROSIS

“Es clave caracterizar las pérdidas reproductivas”

El 6 de julio y con motivo de celebrar sus primeros 40 años en el rubro, Laboratorio Azul Diagnóstico concretó una jornada de actualización técnica en leptospirosis bovina, a la cual asistieron referentes de la actividad privada y contó con el apoyo del Colegio de Veterinarios de la provincia de Buenos Aires, a través de su Distrito XIV.
Moderadas por el Dr. Carlos Campero (ex INTA), las exposiciones estuvieron a cargo de reconocidos profesionales. Así, la investigadora del INTA Castelar, Dra. Bibiana Brihuega, describió la situación epidemiológica de esta zoonosis en Argentina, enfatizando en la etiopatogenia, su diagnóstico y correcta interpretación. Posteriormente tomó la palabra el Dr. Germán Cantón, del INTA Balcarce, quien presentó un análisis de la casuística con la cual cuenta la estación experimental en la cual se desempeña, realizando un especial hincapié en el impacto económico que genera la leptospirosis a campo.
“Una de las claves es, sin dudas, caracterizar el origen y los momentos en los cuales se generan las pérdidas reproductivas”, explicó.
Del encuentro también participaron los Dres. Jorge Bolpe (jefe del departamento de Zoonosis Rurales de Azul, dependiente del Ministerio de Salud de la Nación) y Exequiel Scialfa (laboratorio de leptospirosis del DZR), quienes abordaron un enfoque epidemiológico de la enfermedad.
“Es clave que los profesionales veterinarios entiendan la importancia de emplear las prácticas de protección personal en el campo”, explicó Scialfa. Y profundizó: “De una brucelosis se sobrevive, pero de un síndrome pulmonar por leptospira, complicado con una hemorragia pulmonar, no siempre”.
Por último y en representación de Biogénesis Bagó, el Dr. Ariel Koval expuso su visión en relación a las medidas de prevención y el tratamiento de la leptospirosis en la producción bovina.
Si bien en la próxima edición de este Periódico MOTIVAR publicaremos un informe específico sobre este encuentro, aquellos interesados pueden acceder a los videos de todas las presentaciones, con solo ingresar en el Canal de YouTube de Laboratorio Azul Diagnóstico.

Compartimos un extracto del informe generado por el Dr. Ramón Noseda (Laboratorio Azul Diagnóstico) sobre la actualidad de la zoonosis.

DE LA REDACCION DE MOTIVAR
redaccion@motivar.com.ar

Grafico 1Hacerse el distraído con esta enfermedad causada por el Bacillus anthracis es ser negligente”. Este es uno de los tantos conceptos que podríamos destacar del informe denominado “Situación del Carbunclo Rural en Argentina 2014”, enviado por el Dr. Ramón Noseda (Laboratorio Azul Diagnóstico) a este Periódico MOTIVAR.

“La Resolución Nº 115 del Ministerio de Asuntos Agrarios de Buenos Aires, así como la Resolución 1007 del Ministerio de la Producción de Santa Fe, cambió la historia para este indicador de decadencia de la ganadería argentina”, enfatiza el documento y detalla: “Se demostraron importantes avances preventivos: ambas provincias vacunaron más de 17 millones de bovinos, obteniendo una efectividad de vacunación estimada sobre la población blanco del 83% y 79%, respectivamente”. Si bien el informe completo puede solicitarse a redaccion@motivar.com.ar, compartimos algunos aspectos centrales.

 

Distribución del carbunclo

El área de evaluación de carbunclo rural en la provincia de Buenos Aires está constituida por 30 partidos del interior productivo, representando el 32% de los suelos ganaderos y donde está radicado el 30% del rodeo bovino de cría provincial.

Tabla Nº 1. Vacunas anticarbunclosas bovinas aprobadas en 2014.
N° de laboratorios elaboradores Dosis aprobadas Diferencia con 2013
11 24.358.000 +7.709.470

 

Allí se aislaron 455 cepas de Bacillus anthracis sobre un total de 4.060 muestras evaluadas, demostrando una distribución porcentual del carbunclo (Gráfico Nº 1), en bovinos muertos súbitamente entre 1977 – 2014 del 11%.

El año pasado, con cinco brotes esporádicos (5%), tuvo tres puntos porcentuales menos si se lo compara con 2013 (8%) caracterizados por ocho brotes epidémicos y seis esporádicos.

Por su parte, la distribución porcentual estacional evidenció que el verano, con el 18%, y el otoño con el 10% son las estaciones calientes más productivas de carbunclo bovino. Mientras que el invierno – primavera, por ser más frías y menos húmedas, expresan un 8% de los brotes, observandose una diferencia de seis puntos promedio menos de aislamientos entre los periodos calientes y fríos en estos 35 años de evaluación.

 

Vacunación obligatoria

La misma se realizó de manera simultánea (aftosa – carbunco) de acuerdo a la Resolución 115/14 del Ministerio de Asuntos Agrarios, tal cual se venía realizando desde 2004, totalizando entre las 9 vacunaciones voluntarias y esta obligatoria: 1.540.705 bovinos inoculados. El partido de Azul posee un total de 544.328 bovinos, siendo la población blanco susceptible (mayores a ocho meses de edad) de 385.920 bovinos. Según cifras no oficiales, se vacunaron: 328.000 (85%) de la población estimada, Habitualmente no se superaba de manera voluntaria el 40% de dicha población.

 

Producción de vacuna

Las 11 plantas elaboradoras de vacunas habilitadas y controladas por Senasa produjeron y aprobaron 24.358.480 dosis de vacuna cepa Sterne anticarbunclosa de uso veterinario (Tabla Nº 1). Comparado con igual periodo de 2013, se produjo un aumento en la producción / aprobación de 7.0709.470 de dosis influenciado por la obligatoriedad de vacunar en Buenos Aires y Santa Fe.

Cuadro Nº 1. Casos de carbunclo humano SINAVE 2014.
Provincia Notificados Obs.
Buenos Aires 2
Santa Fe 3 1 óbito
Total 5

 

Este desafío para la industria argentina deberá avanzar sobre programas de Buenas Prácticas en la Elaboración de biológicos para dar mayores garantías de calidad.

 

Casos en humanos

El Boletín Integrado de Vigilancia Epidemiológico de la Dirección Nacional de Epidemiología del Ministerio de Salud de la Nación (SINAVE) en su semana epidemiológica 46 del año 2014 notificó cinco casos de carbunclo dérmicos, dos ocurridos en Buenos Aires (Cuadro Nº 1) y tres en Santa Fe, uno de los cuales finalizó con el óbito del paciente, al que se aísla e identifica una cepa de Bacillus anthracis.

Este paciente, oriundo de San Jerónimo del Sauce, manipuló cuero de una animal muerto por igual causa.